Love is a Force of Nature. Cap 52

0 comentarios
“Padre”

Despierta
Y enfréntame…
[Passive, A Perfect Circle]


Cuando Yunho abrió los ojos, fue cegado completamente por el resplandor de luz de dónde se encontraba. Pestañeó reiteradamente, tratando de acostumbrar sus ojos a la luz y procesando todo lo que había pasado. Sus pupilas se dilataron y le concedieron la visibilidad: estaba en el bosque, tendido…pero todo a su alrededor se había teñido de blanco…hasta la más mínima hoja a su alrededor había perdido el color y todo poseía aquel brillante resplandor.

Se sentó sobre la maleza, extrañado y preguntándose si había muerto…cuando un par de siluetas salieron desde los matorrales incoloros y se pararon a su lado. Ellos tenían color…tenían color en semejante mar blanco: eran un hombre y una mujer, ambos vestidos igual de blanco. El hombre se paró a pasos del cuerpo de Yunho, poseía un ojo oscuro y el otro blanco…no plateado, sino blanco y tenía cabello castaño puntiagudo y piel canela, de contextura ancha y músculos fornidos. La mujer a su lado se quedó un paso más atrás de su figura, poseía una larga cabellera rojo sangre y ambos ojos brillaban en centellas albas.

“Yunho” el hombre articuló y a Yunho le costó encontrar su voz, casi como su hubiese olvidado cómo hablar.

“¿E-Estoy…muerto?” Yunho preguntó, escudriñando con la mirada a ambas figuras y luego los alrededores incoloros que lo rodeaban.

“No, tan sólo estás en trance…estás sanando” el hombre le contestó y el rostro de Yunho se comprimió en los recuerdos que lo azotaron en un flash de imágenes.

“La guerra” murmuró, abriendo los ojos de par en par. “Me encadenaron y oh, oh no...Heechul…” apenas tenía atisbos de imágenes: las cadenas, la niebla…esa voz y la advertencia. El vampiro de la Orden, el tal Kim Jaejoong había tomado como rehenes a Heechul y a Ji Hae. Se sobresaltó con los recuerdos y el hombre a su lado bajó a su nivel y le puso una mano en el hombro.

“Tranquilo” su voz era suave y Yunho no entendía por qué lo hacía sentir en calma. “Está bien, no ha muerto si eso es lo que te preocupa”

“¡Tengo que regresar!” Yunho exclamó, sacándose la mano del hombre de encima. “Tengo que despertar de lo que sea que esté ahora e ir en su búsqueda. Si algo le pasará yo—”

“Yunho, para regresar primero necesitas paz” volvió a articular, silenciando las palabras de Yunho.

“Estás en un estado de trauma. Las cadenas que te apresaron…no son cadenas comunes y corrientes, y estuvieron a punto de apagar el fuego de tu vida. Fueron las mismas que…me apresaron a mi” solo en ese entonces, Yunho se dedicó a mirarlo bien…a realmente verlo. Abrió los ojos de par en par al procesar todo de abrupto, al ver a la pálida mujer de ojos blancos a su lado…al verlos juntos…

“Akela…” susurró, estupefacto y el hombre a su nivel le sonrió. “Akela y Jezabel… ¿Realmente son ustedes? ¿Pero...cómo…?”

“Espíritu Santo estuvo a punto de drenarte, pero al perder su fuerza te liberó. Nuestra esencia vive dentro de ti y corre por tus venas, ahora mismo estás en un trance para sanarte y nosotros…hemos acudido para asegurar que cumplas con tu destino”

“Ustedes murieron…” Yunho apenas podía articular algo coherente, su mente era un verdadero caos tratando de procesar.

“Estamos arriba Yunho, en el cielo. Al morir sufriendo pudimos renacer y recuperar nuestras almas. Estábamos esperando el momento preciso en que la tierra pidiera el cambio y tú…naciste para brindarlo” la voz de Jezabel era el sonido más dulce que Yunho había escuchado en toda su vida, dulce como el susurro de una madre arrullando a su niño.

“No sé si…habré hecho bien…” Yunho murmuró, cerrando los ojos. De pronto el cansancio volvía a su cuerpo y sintió las pálidas manos de Jezabel situándose sobre sus hombros, lentamente volviendo a inclinarlo hasta la maleza.

“Tu vida ha estado llena de decisiones, Yunho…” ella le susurró y una de sus manos fue a acariciar sus mechones. Yunho suspiró al sentir la caricia, estaba tan cansado…

“La primera decisión fue dejar partir al amor de tu vida y aceptar tu destino. La segunda decisión fue volver a creer en el amor, la tercera fue mezclar tu sangre y renacer como otra criatura, oponiéndote a tu destino impuesto, y la cuarta fue luchar por el cambio. La quinta fue volver a tus raíces y al lado de tu unión del pasado. Y la sexta…bueno, la sexta la tendrás que descubrir tú solo…” Yunho la escuchó y prácticamente pudo revivir todo lo que había pasado desde que llegó a las entrañas del bosque. Un suspiro volvió a escapar de sus labios mientras dejaba que los recuerdos le relampaguearan la mente. La quinta decisión, la última…había sido la más difícil de todas: dejar ir a Junsu y volver al lado de su Sangre, Heechul…que ahora corría peligro por su culpa…

“Decidir lo que sentía…por Junsu y por Heechul fue una de las cosas más difíciles que me ha tocado en la vida” musitó, comenzando a tomar consciencia de sus actos, recopilando.

“Yo amé a Junsu y fui feliz a su lado pero…de alguna u otra forma nunca pude olvidar todo lo que ya había formado con Heechul, el lazo me seguía tirando y quizás…nunca deje de amarlo, no lo sé. ¿Habré hecho bien, tomé la decisión correcta…padres…?” Yunho había abierto su corazón, sacando a flote todas las dudas e inseguridades que poblaban su corazón allí, en semejante mar blanco, arrullado por las personas que le habían otorgado la fortaleza para el cambio.

“La vida te presentó dos caminos para elegir, y tú ya elegiste tu senda. Lo has hecho muy bien, Yunho” Akela volvió a hablarle, su voz solenme e omnipotente.

“Y ahora estás a pasos de lograr lo que tanto habíamos anhelado. La semilla es fuerte, y tú eres el vivo reflejo de ello. Cuando todo acabe habrás cumplido tu destino”

“¿Y qué…pasará conmigo…?” Yunho podía sentir su mente comenzando a divagar, y el pesar de su cuerpo comenzando a expandirse…

“Tendrás paz, Yunho…cuando todo acabe tendrás paz. Pero recuerda, la elección que hiciste te marcará y habrá costos…que pagar”

Fue lo último que pudo oír antes de que todo se oscureciera por completo.







xXx







“¿Está muerto?”

“¡No puede morir, es el Lobo de Fuego! ¡La reencarnación de nuestro Padre!”

“¿Quién va a guiarnos ahora?”

“¡No podemos quedarnos de brazos cruzados! Heechul, su Sangre corre peligro… ¡Hay que hacer algo!”

“¡Yunho no nos abandonará! Tengan fe”




Yunho oía el trajín a su alrededor, distante…apenas pudiendo procesar qué era lo que estaba pasando.

“¡Dejen espacio! ¡A un lado, a un lado o bloquearán mis energías!” era la voz de Hina, Yunho la reconoció al instante. Se alegró de que estuviera bien…pero cuando recordó lo que había pasado, la niebla y los rehenes, abrió los ojos de abrupto. Estaba tendido sobre la maleza, rodeado por un grupo de licántropos y gente de ojos plateados que formaban un circulo a su alrededor. Hina estaba a pasos de su cuerpo, con una mano entrelazada a la suya y los ojos centellantes.

“¿Qué…ha…pasado…?” Yunho apenas pudo articular. La garganta le dolía y sentía el cuerpo pesado. Murmullos de asombro y vitoreas comenzaron a escucharse apenas lo observaron despertar pero Hina siseó con fuerza para acallar la conmoción.

“Te hicieron una emboscada para drenar tus fuerzas con las mismas cadenas que apresaron y mataron a Akela. Hubo un percance y….la fuerza se vio interrumpida” ella bajó la mirada y Yunho inmediatamente balbuceó.

“La niebla. Kim Jaejoong ha tomado a Heechul y a Ji Hae como rehenes…lo recuerdo” hizo ademán de incorporarse pero aún se sentía débil y jadeó pesadamente con el esfuerzo, tan sólo consiguió sentarse y ya estaba exhausto.

“Tranquilo, no te esfuerces demasiado. Aún estás muy débil” Hina le puso una mano en el hombro para que volviera a recostarse pero Yunho negó con la cabeza.

“Tengo que ir. Tengo que enfrentarlo…de lo contrario Heechul y Ji Hae—”

“Irás, pero cuando estés repuesto. Dale algo de tiempo a mis energías…además que hay un plazo, por lo que podrás recuperarte” hizo un ademán con la mano y Yunho suspiró, derrotado.

“¿Qué pasó con Changmin y Taemin?” preguntó de abrupto al recordar las cadenas brillantes y la forma en que las tensaron contra su figura.

“Los encadenamos con las mismas cadenas que quisieron apresarte. Los lobos de la Resistencia están esperando tu orden para ejecutarlos” los ojos de Hina parecieron tornarse más sombríos aún con sus palabras. Yunho lanzó un suspiro, exhausto casi hasta para pensar en algo.

“Lo veré apenas me reponga. De verdad que no puedo hacer nada en este estado…” volvió a dejarse caer sobre la maleza y Hina ordenó que le dieran espacio, dispersando a la multitud de nuevos súbditos que esperaban las palabras de su líder. Se acomodó mejor a su lado, apretando su mano con suavidad para volver a transmitirle sus energías; vibraban por el torrente de Yunho en un agradable cosquilleo.

“Vi a mis padres…” Yunho musitó, adormecido y prácticamente dopado con las energías.

“¿A quiénes?” Hina le preguntó, observando el rostro desgastado de Yunho que poco a poco comenzaba a retomar el color…

“A Akela y Jezabel. Akela…se parecía algo a mí, con la piel tostada y el pelo castaño y Jezabel…tenía el pelo rojizo y los ojos blancos, blancos como los de Heechul cuando enciende su fuego. Me dijeron que…había hecho un buen trabajo y que obtendría paz…” su voz se fue apagando y Hina percibió que se había quedado dormido de nuevo. Sonrió de alivio al verlo volver a reaccionar y se quedó a su lado, transmitiéndole sus energías hasta que sus músculos le dolieron y su abrupto drenaje la obligó a parar. Cuando terminó a Yunho le había vuelto el color al cuerpo y Hina percibía el despertar de su propio fuego oscuro tronando por sus venas al haberle devuelto la vitalidad.

xXx




Heechul no podía ver absolutamente nada…estaba inmerso en una oscuridad total y por más que gruñera o se removiera en el contacto era completamente inútil. No supo en qué momento abandonó el bosque, tan sólo fue engullido por la niebla y de pronto su visión se borró hasta desaparecer por completo. Se sentía etéreo e impotente, transportado por una especie de energía sobrenatural e incapaz de defenderse. Trató de invocar su propio fuego, pero la presencia de Yunho se sentía tan distante…sus fuerzas cohesionadas se habían desmoronado y Heechul se encontraban débil e indefenso, dejado a su propia suerte en semejante oscuridad.

Cuando recuperó la vista el panorama fue aún peor. Ya no se hallaba sumido en niebla sino que estaba preso en una enorme jaula de barrotes que Heechul sabía que eran plata por la manera en que brillaban , y no sólo eso…estaban electrificados por una energía azul tan densa y maléfica que provocó que se le erizara el pelaje. Se encontraba en un enorme salón adornado por candelabros antiguos y muebles que databan de la época victoriana, las llamas que alumbraban la estancia siendo tenues y apenas brindándole algo de luz suficiente para escanear el lugar. No era el único atrapado…a su lado había otra enorme jaula con las mismas características y allí pudo distinguir el largo cabello castaño de Ji Hae: se había destransformado y tenía la vista fija en el par de siluetas que se alzaban de los sitiales para caminar hacia ellos. Heechul gruñó al destransformarse para tener algo más de movimiento en la jaula, y finalmente posó a su vez los ojos en sus anfitriones, distinguiendo ya a la perfección la sonrisa de enfermo de la sanguijuela que lideró las tropas de los vampiros en la batalla pasada: Kim Jaejoong. No estaba solo, a su lado caminaba un hombre de cabellos negros puntiagudos y ojos azules, helados y fríos como el hielo. Apenas se acercó lo percibió…era el dueño de las energías que electrificaba su prisión y que sólo podían corresponder a las de un demonio…

“La hermana del Lobo de Fuego. Eres la viva imagen de tu hermano…lástima que no poseas su fuerza” Jaejoong le lanzó una mirada despectiva a lo que Ji Hae tan sólo se dignó a responder con un gruñido, luego Jaejoong dirigió la mirada hacia la jaula de Heechul.

“Ah, aquí sí que cambia el asunto. Realmente es un honor tener al mismísimo Esposo del Fuego en mi humilde morada” la elocuencia con que hablaba incrementaba la rabia que Heechul sentía por él al haber caído en su trampa.

“Recuerdo haber visto tu forma de lobo en la batalla pasada…pero jamás tu rostro, debo admitir que eres una verdadera preciosidad” Jaejoong lanzó una risita y Heechul empuñó las manos, la abrupta furia tronando por su sistema.

“Cállate” masculló, frunciendo el ceño. “Puedes ahorrarte tu discurso, preferiría no tener que oír tus palabras”

“Auch, qué mal carácter. Por un segundo olvidé que eres tan bestia como los demás” hizo una moción vaga con la mano mientras comenzaba a caminar alrededor de la jaula de Heechul con el demonio siguiendo sus pasos con la mirada.

“Mira, si te soy franco…no tengo nada en tu contra y de hecho, me agradas” le sonrió, dejándolo vislumbrar atisbos de sus filosos caninos. Heechul pensó que verdaderamente era un enfermo con rostro de ángel, ya sabía por rumores los horrores que había cometido Kim Jaejoong…pero con semejante rostro nadie podría percibir sus asquerosas intenciones. Tenía la cáscara de ángel y el espíritu de un demonio.

“¿Agradarte? Por favor…” Heechul bufó, escudriñando el rostro de Jaejoong con sus ojos. Él tan sólo le asintió.

“Es la verdad, Kim Jaejoong no miente” se paró en seco al frente de su figura, ojos topacio brillando con las luces tenues del salón.

“Gracias a ti, el hijo de puta de Junsu se debe estar desangrando de dolor al saber que su tan amado Yunho lo ha dejado por otro de su misma sangre. Tú le has dado la lección que siempre quise darle…y por eso, tienes mi gratitud”

“No quiero nada que venga de ti” Heechul le espetó, ojos duros contemplándolo sin un dejo de simpatía. “Y lo que pasó no fue intencional, las cosas simplemente se dieron asi. Yo estaba unido a Yunho de antes, el vampiro tan sólo tuvo…mala suerte” a Jaejoong parecieron divertirle sus palabras porque simplemente sonrió ampliamente.

“Y es por eso que los vampiros jamás deben confiar en las bestias. En fin, lo quieras o no te estoy agradecido…le has provocado más dolor a ese vampiro del que yo podría haberle infringido con armas y con eso me basta. Además…tú también querías matar a Changmin, otra cosa que nos une” Heechul abrió los ojos de par en par. De pronto recordó su pelea con Changmin y cómo él había arrancado del lugar en cuánto Heechul se distrajo. Podía jurar que con una herida más lo habría herido de muerte…estuvo tan cerca…

“Changmin ha hecho mucho daño” fue lo que contestó, ignorando la sonrisa plasmada en el rostro de la sanguijuela.

“Si, a ti sobre todo…pobre criatura. Debió haberte dolido mucho haber sido arrancado del lado de tu amor tan brutalmente… ¿No es asi?” lo escuchó y el rostro se le desencajó. No entendía cómo era posible que la sanguijuela supiera tanto de su pasado. Aquí había algo que no encajaba, era imposible que estuviera al tanto de información tan precisa…

“¿Cómo…es que lo sabes?” se limitó a mascullar.

“Tengo mis modos” se encogió de hombros y lanzó una melodiosa risita al volver a situarse al lado del demonio.

“Kim Heechul…fuiste capaz de sacar a Junsu del camino y te alzaste ante todos como el Esposo del Fuego. Desafiaste a Changmin y lo heriste…lo habrías matado de no haber sido por la trampa que tenían en contra de tu unión. Ya eres…toda una leyenda, es una verdadera lástima que tenga que matarte, pero no temas…voy a lucir tu cabeza en vez de la de Changmin en mi mansión y le contaré a todos los vampiros de tus hazañas para que jamás se vuelva a confiar en una bestia” volvió a hablar con la misma elocuencia de antes y Heechul dio un abrupto paso hacia adelante en la jaula, su rostro prácticamente rozando los barrotes al articular.

“Yunho va a incinerarte…sanguijuela, y cuando me libere de estas cadenas vamos a bañarnos con tu sangre” le espetó y por un segundo Jaejoong pudo jurar que el avellano de sus ojos centelló en luces blancas…luego, Heechul giró el rostro y el brillo se había ido.

“Esto está por verse” contestó, señalando el reloj de arena que yacía en una mesita de café. “Tu Lobo tiene hasta el alba para venir a mi encuentro. Cuando la última pisca de arena caiga…tú y Ji Hae morirán por las manos de Hawthorne Roosevelt, de la Orden del infierno. Saluda a tus condenados, Roosy” Jaejoong se volteó, caminando de vuelta a su sitial de terciopelo escarlata camuflado en la oscuridad y el demonio de ojos helados apenas bajó la cabeza. Su energía era tan densa que impregnaba todo el ambiente al fluir por los barrotes, y pareció oscurecerse en un gélido destello cuando él se volteó para seguir el camino de Jaejoong.

xXx




Cuando Yunho volvió a despertar, se percató de que estaba en el mismo lugar, pero sentía su peso acolchado por una especie de cama hecha con hojas y malezas. La multitud se había dispersado pero pudo percibir la silueta de Hina a sus pies, hablando en susurros con hermanos de ojos plateados. Yunho se sentó y uno de ellos abrió los ojos de par en par y lo señaló, Hina inmediatamente volteó y le sonrió al verlo repuesto

“Me alegra tenerte de vuelta” susurró, tendiéndole una mano. Yunho la tomó y ella lo ayudó a pararse, sin duda la pesadez del cuerpo se le había ido y Yunho se sentía con energías de nuevo. Escaneó el panorama a su alrededor y se percató de que habían implementado lugares de sanación para hermanos de ojos plateados y hermanos de las colonias. Había lobos lamiendo heridas expuestas de otros lobos, y gente que iba y venía entre vaivenes por los matorrales con cuencos de madera con brebajes, vendas improvisadas y litros de agua. Hina le puso una mano en el hombro, devolviendo su atención hacia ella.

“¿Cómo te sientes?” preguntó, escudriñando sus facciones con sus grandes ojos magenta.

“Mejor. Siento que dormí un año…” Yunho llevó una mano a su cuello, pasando las yemas por los mechones bajos de su cabello sin dejar de observar el trajin de la gente.

“¡Yunho!” la voz de Siwon los interrumpió y cuando Yunho giró el rostro lo tenía al frente. Estaba desgastado y poseía cicatrices de arañazos y aguijones en el torso y muslos, pero a pesar de todo se veía estable.

“No sabes lo que me alegra verte bien. Por un momento pensé que te perdías…” bajó el rostro y Yunho lanzó una risita.

“Tengo más de una vida, Siwon…de seguro. ¿Fuiste a ver ya a Sooyoung?”

“Claro. Tenía que tranquilizarla, estaba bastante inquieta bajo tierra pero los norteños me necesitan para supervisar las curaciones” el rostro de Siwon se comprimió al hablar de pérdidas y Yunho suspiró.

“Es comprensible. A todos nos afecta hablar de perdidas…” murmuró y Siwon asintió.

“Bueno, volveré al campamento. Espero verte de vuelta muy luego con la cabeza de la sanguijuela y de la mano de Heechul” Siwon le sonrió y Yunho asintió a su vez, una pequeña sonrisa adornando su rostro.

“Y nos daremos un banquete con su sangre, sin duda alguna. Ve, hermano” Yunho bajó la cabeza en reconocimiento y Siwon hizo lo mismo, luego comenzó a trotar de vuelta a los matorrales y su forma de lobo apareció y se perdió en el verdor.

“Me alegra que Siwon esté bien” Hina articuló y Yunho asintió. “Bueno… ¿Estás listo para recibir a tu nueva gente?”

“Mientras antes mejor. Tengo que ir a cortarle la cabeza al desgraciado de Kim Jaejoong” Yunho contestó y Hina le sonrió. Le hizo una seña para que la siguiera y ambos comenzaron a caminar. Cruzaron el torrente del rio y Yunho se percató de que estaban regresando a la colonia del bosque con pasos acelerados. Muchos lobos se toparon con ellos en el camino y comenzaron a seguirlos de vuelta hasta que Yunho y Hina tuvieron una pequeña progresión a sus espaldas que se moría por escuchar las órdenes del Lobo de Fuego, nuevo líder de la licantropía.

Las entrañas del bosque revelaron finalmente la cueva que daba la entrada a la colonia, y al entrar y llegar al otro lado Yunho pudo percatarse de la conmoción. Estaba repleto de lobos de la Resistencia con sus rostros y cuerpos prácticamente hechos a mano. Al centro de la pequeña planicie verde yacían encadenadas dos figuras que Yunho reconoció apenas estuvo a metros: el Lobo Mayor y Changmin eran custodiados por un centenar de lobos de la Resistencia que los apuntaban con lanzas envenenadas.

“¡Abrid paso al Lobo de Fuego, Padre de licántropos y Lider del Nuevo Orden!” una voz articuló a espaldas de Yunho y la gente comenzó a dispersarse, las vitoreas con el nombre de Yunho siendo coreado prácticamente por todos los lobos que estaban refugiados dentro de la colonia. Yunho llegó finalmente al frente para vislumbrar los rostros congestionados y jadeantes de sus dos rehenes y los lobos se arodillaron a su alrededor. Sólo uno quedó en pie, parecía más macizo y corpulento, y tenía rostro de general. Se dirigió directamente a Yunho, sin subir el rostro ante él al articular.

“Jung Yunho, el Lobo de Fuego que derrotó a Cho Kyuhyun, ex líder de la Resistencia en legitimo combate. Qué Dios lo bendiga con su gracia y pueda guiarnos a un mejor futuro, desde ahora los lobos de la Resistencia lo serviremos con nuestra vida, Excelencia” se arrodilló a su vez y la palabra ‘Excelencia’ fue coreada nuevamente por la multitud. Yunho estaba tan sobrecogido que apenas podía articular palabra. Todo…había sucedido demasiado rápido y ahora no sólo gobernaba sobre las tres colonias de la dimensión paralela…ahora, además era regente de Seúl en la Resistencia. Sus hombros ya no podían estar más pesados…

“Arriba, hijos” fue lo que pudo articular luego de su silencio. “Me han honrado con el máximo honor y no puedo más que prometerles…que haré lo mejor que pueda para llevarnos a un futuro mejor, un futuro…justo” miró a Hina y ella le asintió, una pequeña sonrisa adornando su rostro mientras los lobos se incorporaban ante su presencia. El lobo con rostro de general volvió a hablarle.

“Excelencia, hemos apresado a la gente que usted consideraba como traidores. Shim Changmin conspiró en su contra y Lee Taemin, el Lobo Mayor lo ayudó. Esperamos sus órdenes para cortarles la cabeza” volvió a bajar la cabeza y entonces Yunho avanzó los pasos restantes hasta quedar a pocos centímetros de distancia de sus rehenes. Ambos tenían los labios amordazados y trataban de gimotear palabras pero les era imposible. Yunho se dirigió a Taemin primero, quitándole la mordaza de un sólo movimiento. El muchacho le abrió los ojos miel en sorpresa ante el gesto.

“Voy a aplicar un juicio justo ante mis hijos” Yunho articuló con el barullo que gritaban los lobos para azuzar su muerte casi como música para sus oídos.

“¿Sabes quién soy?” Yunho lo cuestionó, su voz restallando al alzarse con omnipotencia.

“E-Eres…el Lobo de Fuego, Padre de los licántropos”

“Y Padre de híbridos a la vez, ambos son mi progenie…mía y la de mi Sangre” Yunho articuló, finalmente cohesionándose con la nueva posición que le había sido otorgada, y todo lo que ello significaba.

“¿Y bien? ¿Qué tienes que decir en tu defensa?”

Taemin tragó saliva. De pronto, el eco de la voz de Kyuhyun llegó a sus oídos y prácticamente le retumbó dentro: ‘Si me matan, deberás jurarle lealtad al Lobo de Fuego, sin importar lo que pase. Se lo habrá ganado de todas formas, se habrá ganado el derecho por la fuerza de su combate…’

“Y-Yo…” murmuró, sintiéndose tartamudear ante el nerviosismo que le traía estar al borde de la muerte. “L-Lo…hi-ce…porque…h-abía hecho un…j-juramento. Le j-juré leal-tad a Kyuhyun has-ta…el fi-nal…”

“Tan leal que no podías desobedecer sus órdenes” Yunho frunció el ceño, escudriñando el rostro del joven. “Y habrías saltado de un acantilado si él te hubiese dado la orden entonces… ¿O me equivoco?”

“P-Por su-puesto” Taemin balbuceó su respuesta, los nervios carcomiéndolo por dentro.

“¿Y quién me asegura a mí que no intentarás cumplir su deseo de verme muerto? Eso también fue una orden que él dejó por cumplir” Yunho le contrarrestó y el barullo se hizo más intenso. Las palabras: ‘Muerte, Muerte, Muerte’, hacían un eco estruendoso en cada rincón de la colonia. Taemin de pronto se sintió enfermo al pensar en los lobos que alguna vez habían compartido su mesa como hermanos…y que ahora estaban exigiendo su cabeza.

“E-Excelencia” Taemin balbuceó con el rostro más congestionado que nunca. “Usted ha demostrado ser superior a Kyuhyun en todos los sentidos. Le suplico que me deje prestarle juramento y yo seré el servidor más leal que tendrá en toda su vida. Tan sólo le pido una oportunidad para demostrar que valgo” agachó el rostro y sintió las entrañas tensas al escuchar el nuevo estruendo que exigía su muerte. Sin embargo, fue la voz de la mujer maldita quién habló esta vez.

“El chico no es lobo común y corriente, Excelencia” articuló y Taemin inmediatamente alzó la mirada para contemplarla. “Es un lobo vidente y proviene de un ancestral legado de lobos conectados con la madre tierra. No sería prudente desperdiciar a un talento así”

Yunho la miró a los ojos algo descolocado y luego volvió a posar la mirada en Taemin, frunciendo el ceño.

“Nada me asegura que no intentará venga la muerte de Kyuhyun asesinándome mientras duermo” el ceño le comprimía las facciones y lo hacía parecer más mayor de lo que en realidad era.

“Pero…Hina jamás me ha dado un mal consejo y a ella le debo mi vida. Desencadénenlo, voy a dejar que preste juramento” Taemin abrió los ojos de par en par, completamente sorprendido, y al instante tenía a un par de lobos trabajando en sus cadenas. Lo soltaron y cayó al suelo con un fuerte sonido; inmediatamente se puso de rodillas ante los pies de Yunho.

“Juro que no lo defraudaré, Excelencia” murmuró contra el suelo, incapaz de levantar la mirada.

“Si lo haces estoy seguro que Hina ira personalmente al infierno a torturar tu alma” ella lanzó una risita al escuchar sus palabras.

“Arriba, Lee Taemin. Quiero escuchar tu juramento”

Taemin apenas subió el rostro para contemplar las facciones de Yunho, reuniendo las fuerzas para murmurar.

“Yo, Lee Taemin, juro dar mi vida por Jung Yunho, el Lobo de Fuego, Líder de la Resistencia y Padre de híbridos y de licántropos a la vez. Juro pasar mis días a su lado, a su servicio, velar sus noches y sangrar por sus heridas, y juro obedecer hasta la más minima de sus órdenes hasta el final de mis días”

“Levántate, Taemin. Desde ahora eres uno de mis hijos” Yunho le tendió una mano y Taemin la tomó con dedos temblorosos. Cuando se incorporó, hasta el aire parecía menos denso y las miradas y voces asesinas se habían acallado para recibirlo en la multitud sin una protesta. Yunho se dirigió entonces hacia Changmin, retirando la mordaza de su boca con un violento movimiento.

“Tú te quedas aquí hasta mi regreso” Yunho le dijo, girando el rostro para mirar a Hina.

“Estará a tu cargo, Hina. Confió en tu prudencia si tomas alguna decisión pero yo…no puedo perder más tiempo. Tengo que marchar a la mansión” Yunho articuló con la solemnidad característica de un líder, ignorando el resoplido de Changmin, y observando a Hina asentir.

“Le haré guardia hasta tu regreso, descuida. Confió en que…tus energías hayan regresado lo suficiente para un combate”

“Me siento bien y descuida, voy a incinerar a esa sanguijuela apenas la tenga a mi alcance” Yunho sentenció y luego se dio la vuelta. Las vitoreas y ecos de su nombre volvieron a hacerse audibles, los: ‘¡Larga vida al gran Yunho! ¡Que viva el Padre!’ que se coreaban al observarlo transformarse a su forma de lobo blanco y comenzar a trotar hacia la salida. Yunho sentía el pulso de su corazón haciendo eco en todas sus extremidades al saber que Heechul y Ji Hae corrían peligro…tenía que ser prudente, de lo contrario un paso en falso les podría costar la vida.


-o-


Koiko: Y nos adentramos entonces ya a la mansión de Jaejoong y a todo..lo que le espera a mi Yunnie allí dentro. ¿Qué pasara? ¿Jaejoong logrará su plan? ¿Cuánta sangre se derramará? Todo eso y mucho más lo podrán leer en el próximo capi jiji x) este capítulo ya es crucial, todo está a punto de explotar…
Quiero agradecer a todos los que me escribieron diciéndome que la redacción de la guerra me quedó bien, de verdad que era todo lo que necesitaba porque trabajé muy pero muy duro y créanlo, el fic aún no está terminado D: aunque ya me falta poco…estoy en las últimas pero no sé realmente cuántos capítulos serán al final, todo ya marcha viento en popa asi que…veremos cómo va mutando la historia :3 y como ya saben, mis lectores fieles tienen mi corazón, mi yelmo de batalla y mi cota de malla en sus manos! Ustedes hacen posible todo esto!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD