Sí me tenías - Cap. 3

7 comentarios
Amargo primer amor


Y ahí estaba yo


Tratando de no hacer quedar mal a papá, mostrando la mejor de mis caras ante todos por la llegada de mi hermano, tragándome el orgullo y el dolor porque guardar las apariencias era casi mi especialidad.


A pesar de que sentí su mirada culpable sobre mí, yo seguí adelante


Porque después de todo era solo Yoohwan, mi hermano menor y posiblemente la persona que más amaba en el mundo.


Ciertamente mi estúpido corazón necesitaba saber de él ¿Acaso era cierto que era uno de los mejores estudiantes en América? ¿Había subido los kilos que le hacían falta? ¿Había mejorado su mal hábito de acostarse tarde?


Necesitaba saber tanto; sin embargo no pude preguntarle nada. Solo pude quedarme y escuchar las historias que papá le obligaba contar a todos. Después de eso pude inferir que él había estado bien todo ese tiempo así que me sentí aliviado porque mamá me había hecho prometerle que cuidaría de él. Por eso, verlo así de bien era reconfortante. Con eso sentí que al menos a ella no le había fallado por completo.


Yoohwan había puesto como excusa el largo viaje y eso había servido para que la reunión no se extendiera más de lo necesario, así que estuve feliz de regresar pronto a mi habitación; sin embargo, cuando ya estaba dentro, el sonido de la puerta me sorprendió. Supe en ese instante que era él.


– Yoochun…


No pasó mucho para ver nuevamente su rostro, mi hermano siempre había tenido la costumbre de anunciar que llegada, pero no esperaba el permiso necesario para adentrarse.


Arrugué el entrecejo mientras lo veía con una chaqueta en entre sus brazos.


– ¿Qué haces acá Yoohwan?


Le hablé despectivamente, no necesitaba fingir más. Yo lo amaba tanto, pero verlo también era doloroso. Para ser honesto, mi hermano no es alguien que quiera cerca, no por falta de amor, sino porque yo aún no tenía la capacidad de olvidar.


– Yo…No quería molestar. Compré esto para ti.


Yoohwan me extendió la chaqueta y yo atiné a sonreír de forma sarcástica, sin ánimo de pelear accedí a recibir la prenda porque quería estar solo nuevamente. No me tomé la molesta de ver siquiera el diseño, simplemente observé a Yoohwan con la esperanza de que entendiera que no lo quería ahí.


– Lo compré en Nueva York, apenas lo vi supe que sería para ti.


– Bien, ya me lo diste.


– Yoochun…


– Escuché que estás bien, mírame cómo estoy… Es suficiente ¿No lo crees? Ambos sobrevivimos, no tienes que venir con regalos.


– Siempre me ha gustado darte regalos


Dirigí mi mirada hacia otro lugar porque era cierto, mi hermano tenía esa rara obsesión de hacer de Santa y llenarme de obsequios cada que podía.


– Yo quiero pedirte perdón


– Eso ya está olvidado


Yoohwan se acercó más,  supe que debía mirarlo directamente, necesitaba hacerle saber que ahora era más fuerte. Él necesitaba saber que estos años no habían pasado en vano, que ya había aprendido a controlar mis emociones, que si alguien quería hacerme algo malo ya no me afectaría.


– No es cierto, nada entre nosotros terminó bien.


– Porque huiste.


– Era muy joven


– Lo sé.


Había pensado mucho en que él no había tenido toda la culpa, después de todo, fui yo quien lo trajo a casa. Yoohwan solo había sido un adolescente inconsciente.


– No pido que me perdones, yo solo vine a decirte que lo siento. He vivido con esto desde que me fui y lamento tanto haberte perdido, no tienes idea cuánto lo hago.


Entonces vi sus lágrimas y quise largarme de ahí porque sabía que era sincero, pero yo simplemente no podía olvidarme de todo así como así.


– Voy a salir


– Yoochun, es tarde…No quise


Y me había tomado del brazo cuando me vio coger las llaves de mi auto. Eso me llenó de ira, así que, me sacudí para gritarle  – ¡SOLO DÉJAME TRANQUILO!


Y me fui


Necesitaba desaparecer aunque sea un instante y olvidar que estaba nuevamente aquí.



~~~



– ¡Tengo buenas noticias!


Yunho había llegado contento a casa y se había dirigido rápidamente hacia la cocina, sabía que Jaejoong estaba ahí, así que solo atinó que sentarse en el mostrador que estaba al lado de la cocina, mientras que el mayor solo lo saludó agitando la mano para luego mover un poco aquellas verduras que eran parte especial de la dieta que el doctor le había recomendado hacer para el tío.


– Te veo contento ¿qué puede ser? – Sonrió ya más tranquilo –


– Mira esto.


Yunho le extendió el afiche del concurso a Jaejoong quien curioso dejó por un momento la cocina para leer las líneas amarillas que anunciaban qué pasos seguir para la inscripción.


– ¿Un concurso?


– ¡Sí! Solo debes regresar a la universidad y ya podrás participar, Jaejoong, el premio es muy bueno, podemos venderlo y sería suficiente para sobrevivir un par de meses.


– Nadie asegura que lo ganemos, Yunho.


Los ojos de Jaejoong lucían preocupados, fue entonces que Yunho se bajó desde donde estaba y se acercó para tomarlo de los hombros. Yunho estaba seguro que la voz de Jaejoong era la más hermosa que había escuchado. Jaejoong necesitaba confiar más en su talento.


– Nadie canta como tú. Eres el mejor y no lo digo solo porque me gustes, todos los que te han escuchado cantar lo saben.


Jaejoong había vuelto a la cocina, cuando Yunho era así de directo con él era tan vergonzoso.


– Yunho, no sé si sea buena idea. Yo sé que ahí hay muchos que son buenos…


– Jaejoong…


Yunho lo había tomado de uno de sus brazos haciéndolo girar nuevamente.


– ¿Qué tan buen músico crees que soy?


– Eres el mejor – los ojos de Jaejoong lo miraron fijamente. Yunho incluso se enamoró más. –


– Ambos somos buenos, Jae ¿No te das cuenta que es la mejor forma que tenemos para conseguir ese dinero? No creo que sea fácil, pero nada perdemos intentándolo.


– Yunho…


– ¿Qué dices? Eh, ¿vamos a ganar o nos quedaremos de brazos cruzados mientras otros disfrutan de nuestro premio?


Jaejoong había sonreído moviendo positivamente su cabeza. Él sabía que era riesgoso volver, pero necesitaba ayudar a su tío, eso era lo más  importante ahora.


– Bien, lo haremos


Entonces sintió sus brazos rodearlo por su cintura e inmediatamente después  su rostro ya estaba apoyado en ese hueco que existía entre su hombro y su cabeza


– Estoy feliz


Jaejoong solo reía por las cosquillas que provocaba la respiración de Yunho en él– Te saliste con la tuya, Jung Yunho–.


– No es por eso.


– ¿Entonces?


– Dijiste que soy el mejor…


Entonces Jaejoong no pudo evitar abrazarlo un poco más porque así Yunho no vería su rostro rojo y no sentiría su mirada esquiva por lo nervioso que estaba.


Jaejoong pensó que sentirse así era muy tonto


Pero también era lindo


Porque Yunho era tan genial y lo hacía sentir tan bien que se dio cuenta que todo había valido la pena, que venir con él a casa había sido lo mejor, que después de tantos errores, el conocer a Yunho  había sido casi un milagro.


Yunho era para Jaejoong como un hermoso regalo que Dios le había enviado para arreglar su vida caótica.


Por eso, cuando Jaejoong lo tenía así, tan cerca, incluso pensaba que olvidar era más sencillo



~~~



Las luces, la música alta y la cantidad de personas hacían que ese lugar sea realmente sofocante. A decir verdad, Changmin odiaba ir a bailar; él prefería más las citas que implicaban salir a comer o viajes donde pudiera conocer y hablar de temas interesantes; sin embargo, había perdido toda autoridad cuando esa noche  Minho había llegado a su casa con la idea de ir a divertirse y dos pases gratis a una de las discos más populares de la ciudad.


Así que Changmin no tuvo más remedio de aceptar y acompañarlo, pensó que les hacía falta salir a divertirse por la noche como cualquier otra pareja, él entendía que Minho era el tipo de persona que disfrutaba salir a bailar y tomar en discotecas, él en cambio, era un tipo que se conformaba con pasar el tiempo tomando algo tranquilo, pero también era un tipo que no podía decirle no  a su novio


– Nos vamos a divertir, ya deja de poner esa cara.


– Sabes que asistir a discos no es algo que me agrade mucho.


– Es lo malo de estar enamorado de un viejo aburrido.


Changmin rodó los ojos fingiendo molestia, Minho en ese instante lo abrazó por el cuello atrayéndolo a su cuerpo.


– ¿Te molesta saber que eres un viejo aburrido?


– Me molesta no tener el valor de dejarte aquí e irme a casa a tomar con mis amigos.


– Shim Changmin, si me dejas podré bailar con cualquiera que esté por aquí.


Minho sonreía mientras cerraba más ese abrazo  y movía el cuerpo de Changmin intentando seguir el ritmo de esa canción pegajosa que no paraba de sonar. Changmin apretó su cintura correspondiendo a su juego de tira y afloja.


– No te atreverías.


– No me retes.


Changmin acercó un poco más su rostro al de su novio, él no era celoso, pero Minho podía ser bastante molesto con ese tema. Minho soltó una risa al verlo actuar de esa manera.


– No puedes bailar con nadie, tú eres mío.


– Y tú mío. No me dejes por tus amigos.


– Nunca podría dejarte


Entonces Minho fue directamente a sus labios porque cuando Changmin decía cosas así, él podría derretirse.



~~~~


Hoy en definitiva, no tenía planes de regresar; sin embargo, entre mi padre y la llegada de Yoowhan necesitaba salir de casa. Es como si mi cuerpo me pidiera desesperadamente un trago para poder olvidar; así que, no lo pienso dos veces y pido un par de botellas de whisky para mi mesa.


No hace falta llamar a las chicas, ellas siempre están ahí.


Me sirvo el primer vaso y con eso celebro que oficialmente empieza mi noche. Una, en la que estoy decidido a divertirme y a no pensar en nada más que en mi propia felicidad.




– No puede ser…


Changmin había dejado de moverse en la pista de baile para soltar ese comentario. Minho no había entendido hasta que dirigió su mirada hacia la parte superior, justamente en la zona vip para darse cuenta de que la presencia del hombre pelioscuro y rodeado de mujeres era lo que había enfurecido a su novio.


– Changmin, que no te sorprenda que ese tipo viene aquí todos los días.


– No tengo ganas de verlo en mi fin de semana. Me lo arruina.


– Vamos que está en la zona vip, lejos de aquí.


Minho había sonreído transmitiéndole algo de tranquilidad a Changmin que había optado por soltar algo de aire para volver a inhalar más calmado.


– Tienes razón, vamos a divertirnos y que no importe que ese cretino esté aquí.






– La verdadera diversión está abajo, este lugar está lleno de tipas hambrientas de popularidad.


Para Yoochun esa había sido una gran verdad, así que cuando se dio cuenta que entre el público había un joven guapo, atlético y con una forma de bailar tan sensual, él había decidido bajar y tenerlo.


No le había importado atravesar a toda esa gente pegajosa gracias al sudor con el fin de llegar hasta él y tampoco había tenido reparos en tomarlo de la cintura a pesar de que él ya bailaba con otro chico que pareció furioso cuando el más joven fue apresado entre los brazos de Yoochun.


– No deberías moverte así, chico.


Yoochun había susurrado cerca de su cuello y Minho había sentido inmediatamente su olor a alcohol desagradable, incluso después de eso, Park se atrevió a besarle en uno de sus hombros. Minho, asqueado, lo había apartado y también fue a detener a Changmin, quien estuvo a punto de irse encima de Park.


– ¿TÚ ERES IDIOTA? No vuelvas a tocar a mi novio. ¡MINHO Y UN DEMONIO, SUÉLTAME!.


Changmin solo había podido gritar porque Minho lo estaba deteniendo de la camisa.


– Este tipo está ebrio, Changmin. No tienes que ponerte así, si hubiera estado consciente, yo mismo le reventaba la cara.


Yoochun solo había observado riendo, hasta que el menor de los tres le habló nuevamente.


– Park, es mejor que te vayas antes que yo mismo pierda la paciencia.


Yoochun tambaleó un poco, así que, tuvo que apoyarse de una de las barandas del lugar, Changmin miró a Minho asegurando que ya estaba mejor.


– No había notado que tenías novio.


– Ya lo sabes. Idiota, no te vuelvas a  acercar.


– Oye, chico, no seas tan intenso con eso del amor. Uno de estos días él te va a dejar por otro o tú lo harás, es así como funciona.


Yoochun se había sentado en la mesa de Changmin y no había tenido reparos de incluso servirse un poco de la cerveza que ellos tenían.


– ¿QUÉ CREES QUE HACES? YA TE ADVERTÍ QUE TE FUERAS – Changmin le había arrebatado el vaso a Yoochun, este solo había rodado los ojos.


– El hecho de que el amor sea así para ti, no quiere que decir que lo fuera para todos.


– Ustedes aún son bastante jóvenes – Yoochun le había arrebatado el vaso a Changmin y se había tomado hasta la última gota. Después de eso, su cara cayo frente la mesa.


– Este tipo está totalmente ebrio. Hora de irnos, Minho.


Changmin había tomado su chaqueta cuando escuchó lo que temió.


– Cariño, no podemos dejarlo así…


Oh no.


Y ahí estaba Changmin, en el auto que había robado de su padre, cargando con el tipo más detestable de la universidad, solo porque a su querido y buen novio le había dado lástima dejarlo tirado.


Y lo peor no había sido eso, sino que Yoochun en su etapa de ebrio los había invitado a ambos a su casa y Minho había insistido tanto en ir que Changmin  casi no podía creerlo


“¿No crees que los borrachos siempre dicen la verdad? ¿Qué podríamos hacer con un secreto de Park Yoochun?

Solo piénsalo cariño.



Changmin nuevamente se había quedado sin argumentos. A decir verdad, sería interesante conocer algo más del oscuro Park Yoochun, de repente les podía servir en el futuro.


– ¿Qué hacemos solos, Park? ¿No deberías invitar a alguien más?


– ¿A quién? Los idiotas de la universidad no me caen para nada bien. – el cuerpo de Yoochun había caído apenas al sofá, él casi no podía controlar su cuerpo.


– Era de suponer que no tuviera ningún amigo sincero – Minho le habló a Changmin, quien solo asintió dándole la razón, pues él sabía que los tipos ricos como él solo podían tener gente falsa a su alrededor.


– No es algo que me moleste, en realidad llevo varios años viviendo así. – se sirvió un poco más de esa botella de whisky que reposaba cerca al bar – y no digo esto para que me tengan lástima, solo les comento cómo funciona mi vida.


–  Park, tú tampoco eres muy amigable, es por eso que nadie bueno se te acerca. Por ejemplo, hace un rato besaste a mi novio. Tienes que saber que tampoco me agradas.


Yoochun había reído cuando decidió tomar un poco más. Changmin le parecía alguien tan familiar.


–  Descuida, destruir parejas no es algo que me agrade.


–  Sí, claro. – Changmin rodó los ojos–


–  De verdad, no separo parejas.


– Claro, para eso está Kim Junsu.


Después del comentario de Minho, Yoochun solo había atinado a sonreír y a tomar otro vaso. Changmin notó que sus ojos estaban rojos y brillosos. Estaba claro que el alcohol hacía efecto en su cuerpo cada vez más.


– Ya es tarde Minho, deberíamos irnos. No es como si me agradara estar aquí


Changmin se sentía incómodo. Sabía que el buen humor de Park solo radicaba por su estado etílico, él sabía que un tipo como Yoochun era hasta peligroso, así que haciéndole caso a sus instintos tomó la mano de su novio e intentó despedirse del mayor.


– Bueno, ya estás en casa. Ya no tenemos más que hacer aquí.


Y cuando ya ambos estaban sobre la puerta, lo escucharon


– Tengo la horrible costumbre de llamarlo cuando estoy ebrio. No se vayan.


Minho lo observó un tanto preocupado; sin embargo, no pudo hacer caso omiso a lo que su novio le decía, así que él solo mencionó desde la puerta.


– Nos tenemos que ir ahora. Ciertamente no es recomendable llamar a alguien cuando estás ebrio, pero en ocasiones el alcohol puede servir de impulso para ser más valientes cuando en la vida real somos cobardes.


Yoochun asintió antes de que se fueran. Las palabras del chico lo habían tocado.



~~~~



Quiero verte,

estoy justo frente a tu casa.



El celular que reposaba justo bajo su almohada había vibrado despertándolo.  Sus cabellos casi cubrían todo su rostro, así que atinó a despejarlos para encontrar el botón verde y poder leer por fin el dichoso mensaje.

A pesar de que no tenía su número grabado, lo conocía de memoria, sabía que ese mensaje había sido escrito por Yoochun; sin embargo, casi no lo pudo creer.

¿De verdad, era ese idiota?


No se percató del frío de la noche hasta que abrió y cruzó la pista para encontrarse con Yoochun. El pelinegro tuvo que estirarse para abrirle la puerta.


– Yo…Pensé que no saldrías…


Yoochun lo vio adentrarse al auto, tiritando de frío.


– Debí suponer que estabas borracho, dime qué quieres.


Los ojos de Yoochun estaban casi desorientados, sus manos estaban sudorosas y sus mejillas se sentían cada vez más calientes. Casi no podía pensar; sin embargo, se las arregló para responder.


– Junsu, quiero pasar la noche contigo.


Inmediatamente escuchó una sonora risa


Por supuesto que era Junsu.


– Park, me decepcionas ¿Dónde está el gran señor que se hace respetar por todos? ¿Vienes a rogarme que me acueste contigo?


– Pídeme lo que quieras, yo estoy dispuesto a darte cualquier cosa.


– Además literalmente estás aceptando que me estás rogando, Yoochun, antes eras incluso un poco más interesante.


Yoochun intentó respirar un poco,  pero eso no fue suficiente, él de verdad estaba desesperado por tenerlo, así que, aprovechando su fuerza, tomó del brazo de Junsu para inmovilizarlo y acercar su rostro hacia él.


– De todas formas eres de cualquiera ¿Por qué no puedes ser mío?


Sin duda, Yoochun no se había esperado ese golpe en el rostro. Junsu estaba furioso, así que de un puño le arruinó la vista de un ojo.


– ERES UN IDIOTA, JAMÁS PODRÍA ESTAR CONTIGO. ADEMÁS YO YA ESTOY ENAMORADO


El pelinegro no había terminado de recuperarse del golpe en el ojo derecho y ya había recibido otro de forma verbal


¿Junsu estaba enamorado? Eso era imposible


Entonces, con toda la furia que había contenido, lo tomó de sus brazos para abalanzarse ante él


– ¿QUIÉN ES? DIME ¿QUIÉN ES?


– ERES IDIOTA SI PIENSAS QUE LO HARÉ, AHORA SAL DE ENCIMA DE MÍ, ESTÚPIDO.


– ¿NO ENTIENDES QUE NO PUEDES ESTAR CON NADIE? Junsu, no puedes.


Junsu había visto pocas veces llorar a Yoochun


Yoochun lucía débil, con el rostro rojo y las mejillas hinchadas. Un panorama totalmente distinto del que todos conocían de él, a Junsu la sorpresa del llanto del mayor no le duró poco, pues al encontrarlo menos agresivo, empujó su cuerpo para liberarse y volver a su asiento.


Después de eso, Park solo había atinado a cerrar ambos ojos.


– Deberías entender que lo nuestro nunca va a poder ser. No debiste venir.


– Yo te amo.


Junsu supo que era hora de irse de ahí.


Él podía soportar sus confesiones por teléfono, pero nunca verlo así.


– Solo vete de aquí


Junsu estuvo a punto de salir cuando sintió la mano de Yoochun tomar la suya y decir


– Yoohwan ha vuelto.

7 comentarios:

  1. Uhhhh! Esto es interesante continualo por favor!

    ResponderEliminar
  2. Ahhhh WHY?!!! ... justo en lo mas interesante ;-; sabia que junsu tenía algo que ver con ellos dos y se que Jae también esta involucrado con los hermanos park... ahh las ansias me ganan, la curiosidad me va a matar(?) hahaha
    Gracias por compartir, actualiza pronto por favor.

    ResponderEliminar
  3. creía que Yoochun al tenerlo se enamoraría de Junsu pero no ya esta enamorado de el y al parecer perdida mente
    pero imposible para Junsu que le quite a Jae a Yunho por que lo que e leído Yunho se enamora mas y mas de Jae solo espero que Jae le corresponda y sea feliz con el
    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  4. Awww~ dios amo ver a Changmin celoso por su Ranita ♥seguro terminaran siendo muuy buenos amigoa de Yoochun..... Espero que Yunnie y Boojae ganen el concurso ya que les ayudaría en mucho a ambos aun que no será facil si el yoosu compite seguro Jae terminara por aceptara que esta completamente enamorado Yunho ... awww me partió el corazón ver a Chunnie en ese estado se que Junsu aun que sea algo frió lo amaaa y mucho asd muero de ancias por conocer mas sobre ellos ...Muchas!!! Gracias! ! Esperare con ancias actu *0*! Hermosoo

    ResponderEliminar
  5. Awww~ dios amo ver a Changmin celoso por su Ranita ♥seguro terminaran siendo muuy buenos amigoa de Yoochun..... Espero que Yunnie y Boojae ganen el concurso ya que les ayudaría en mucho a ambos aun que no será facil si el yoosu compite seguro Jae terminara por aceptara que esta completamente enamorado Yunho ... awww me partió el corazón ver a Chunnie en ese estado se que Junsu aun que sea algo frió lo amaaa y mucho asd muero de ancias por conocer mas sobre ellos ...Muchas!!! Gracias! ! Esperare con ancias actu *0*! Hermosoo

    ResponderEliminar
  6. Awwww esto esta demasiadoo intrigante! No puedooo parar de leer! Necesito los otros capitulos x.x
    Yoooowhaaaan nooo algo me dice que el se metio en algo que no debio.
    Ayyy y ojala la relacion de Changmin y Minho no se dañe!!!
    Actu! La esperare con ansias! Escribes super bien!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8/26/2016

    que junsu se vaya a freir pepinos...
    espero que el yunjae gane y se queden juntos!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD