El Tren - Cap. 24

0 comentarios
- Yunho!!!! Yunho…….

- Jae boo……-Yunho sonreía satisfecho de que todo en su vida fuera tan perfecto, más aun cuando el hombre más hermoso del mundo, que era su pareja venía corriendo hacia él gritando su nombre, abrió sus brazos para recibirlo, sin embargo…-.

- Nada de Jae boo, dónde están Junsu y Changmin?, he visto a la arpía de su madre rondar por aquí…después de todo lo que le ha hecho a él y a Emily, tiene el descaro de presentarse…que rabia…-Jaejoong hacía pucheros y gestitos de lo más raros y tiernos, tanto que Yunho dejaba de prestar atención a las palabras y se perdía en lo apapachable que se veía-.

- Yo pensé que me ibas a felicitar por mi estupenda presentación…-hizo pucherito de niño abandonado, imitando al otro y luego ya pudo ponerse serio, la cara de Jaejoong ya no era tierna-…he visto a los padres de Changmin, por lo menos ellos, se veían felices...los he saludado.

- Uh…Junsu no contesta, y ese gigantón tampoco, crees que Yoochun los haya visto?...en realidad estoy preocupado.

Como si hubiera sido una orden Yunho sacó su teléfono y aplastando una tecla para marcación rápida, la cara de Yoochun sonriente apareció en la pantalla que ponía “llamando”.

- Hola, Yoochun ah?, …sí, bien…, gracias…aún estas en el teatro?...estamos en la entrada N°12 de la calle 63, puedes venir…está bien…-colgó el teléfono y miró a su hermoso amante preocupado-.

- Yoochun viene para acá, se escuchaba extraño…

- Ves, sabe algo…

No esperaron mucho por el hombre de frente olímpica, que llegó un poco sudoroso y con cara de asustado. Claro al ver a sus amigos, su hermosa sonrisa apareció de nuevo.

- Chunnie, sabes algo de Junsu y Changmin…

- Bueno…la verdad es que pasó algo increíble…-la expresión de la cara prometía un chisme genial-.

- Habla hombre me vas a matar…-reclamaba Jaejoong sin poner atención a los gestos-.

Mirando de lado y un poco al techo, empezó a hablar como para hacer memoria, de algo que obviamente había sucedido tan solo hace unos pocos minutos.

- En un fatídico momento, Junsu, su madre, su padre, Changmin, su madre, su padre, Emily y su esposo se encontraron en un mismo sitio…en el mismísimo centro del salón de recepciones.

- Noo!...- Jaejoong se agarró la cara y Yunho la cabeza al mismo tiempo-.

- Esa mujer la madre de Junsu sí que da miedo, su hipocresía me dio un poco de nauseas, ah sí además los padres del pequeño acaban de enterarse que es gay…

- Rayos, sí su padre estaba ahí, seguro que no le gustó, cómo es que el destino les arruina un momento así…deben haberlo desheredado definitivamente…

- La madre de Junsu miró a la bailarina y solo para fastidiarla, le dio la bienvenida a Changmin, se presentó muy amable, a pesar de la negativa del Sr. Kim…

- Qué dices?, o sea que no le disgustó que él sea homosexual…

- Es como te digo, creo que lo hizo por molestar a la chica, además miró a los señores Shim de forma muy interesada…Junsu advirtió las intenciones de su madre y le advirtió a Changmin, allí mismo y delante de su madre, en pocas ocasiones se puede observar esa parte firme de su carácter. Jajaja…

- No te burles, esto es muy serio…

- Y los padres de Changmin?, ellos también seguían molestos?, ya habían tenido problemas con ellos, recuerdan que nos lo contaron…-Yunho estaba desesperado de igual forma-.

- Eso fue lo único bueno que sucedió, los padres de Changmin han aceptado esa relación, el Sr. Shim ha invitado a Junsu a su casa, e incluso le ha felicitado por su acto. La madre de Junsu ha sonreído mucho.

- La madre de Junsu debe pensar que Changmin es un buen partido…sino no le hubiera aceptado…-dijo Yunho contrariado, pensando en su amigo-.

- Supongo y Emily?...-Jaejoong preguntó sin dejar de fruncir su ceño-.

- Pues reconocí a la muchacha de las fotos que me habían dado para buscarla, y por lo que sabía que ustedes me contaron, tras dejar las cosas claras con los padres de ambos, Changmin y Junsu se prepararon para salir agarrados de la mano y a penas de voltearon, allí estaban la muchacha y su marido, discutiendo…bueno eso no alcancé a escuchar, mucha gente se aglomeró para el espectáculo…

- Demonios es que no sabes contar completa una sola historia…

- Oye…no es mi culpa…

- No te preocupes Yoochun ah, al menos sabemos algo y luego pudiste ver más?...

- Ellos lograron salvarla y salir, porque después de un momento la multitud se dispersó, obviamente el show había terminado.

- Ah vaya…

- Hemos quedado en las mismas, no sabemos dónde están, si están bien o no…

- Créeme amor mío, que si algo malo hubiera sucedido ya lo sabríamos…

Yunho en su papel de marido consolador, abrazó a su hermoso amante y lo animó.

De la nada un muchacho alto y bien parecido llegó apresurado. Miró a la pareja abrazada y sonrió, desviando su mirada.

- Profesor Jung, lo estamos esperando en el salón de práctica N°2, acérquese, necesitamos su presencia, mmm, disculpe tal vez sabe dónde se encuentra el profesor Kim Junsu también deseamos que él venga.

Los tres adultos se miraron, sin saber qué hacer. Apenado soltó a su rubio para guardar las apariencias (que nadie tomaba en cuenta, porque todos sabían que eran pareja), Yunho en su calidad de responsable resolvió que sería mejor no dejar que los demás sepan.

- Minho, el profesor Junsu tuvo que resolver un problema urgente, supongo que no vendrá.

La expresión del chico fue de decepción, pero se repuso enseguida y llevó a todos al salón designado. Los alumnos de la academia se encontraban reunidos en este salón con sus padres. Apenas entró Yunho acompañado de Minho y sus amigos, la sala se llenó de sonidos de aplausos y risas.

El padre de Taemin hizo breve discurso a nombre de los padres familia para agradecer todo el esfuerzo inmenso realizado entre todos, y agradeció especialmente a Yunho y todo el equipo de maestros, además se le hizo entrega de un presente. Así mismo Yunho agradeció a todo el equipo, sus amigos y sus maravillosos estudiantes el interés y el incansable esfuerzo.

Enseguida empezó una ronda de abrazos y felicitaciones generales. Taemin se paseaba alucinado tomado fotografías de todo y de todos.

- Hey, Taemin ah…

- Sí, profesor Kim…

- Por qué tienes la cámara de Changmin…dónde está el…

- Changmin ssi me la dejó apenas se terminó el evento en el teatro, tenía cara de preocupación…pero no sé dónde está ahora, solo sé que me dejó esta belleza…-dirigiendo su mirada al instrumento-…

- Oh ok, gracias….ah sí, cuídala bien, de ellos dependerá que sigas viviendo para ser famoso…

El hermoso muchacho sonrió asintiendo y se marchó a seguir fotografiando a sus amigos.

Después de haber paseado por todo el salón los amigos se reunieron cerca de la puerta, fuera en el pasillo.

- He preguntado a todos los alumnos y algunas de las madres de familia observaron el escándalo, pero nadie sabe de ellos…

Frustrados los tres hombres decidieron que no había nada que pudiera hacer, se pusieron de acuerdo en que apenas supieran algo se llamarían y resolverían el problema. Se despidieron de todos y sin un enorme peso en los hombros Jaejoong y Yunho volvieron a su coche, azul eléctrico.

- Al fin se terminó esto, todo ha salido perfecto, es increíble.

- Sí, que gran maestro eres…

- Vaya, hasta que al fin recibo algo de atención de tu parte…

- No seas rencoroso, aún estoy preocupado por esos dos, pero es cierto, eres un líder excepcional…todas tus ideas dieron resultado…..la presentación fue perfecta. Tu cuerpo es una obra de arte moviéndose al son de mi música…Ahora que lo pienso debes estar muy, muy, muy sucio y sudado...-la expresión de Jae cambió de ser una de admiración a una de lujuria infinita, Yunho lo percibió y su alma se llenó de deseo-.

- Para el auto…

- Jaejonngie…estamos en la ciudad…no creo que…

- Ahora!...

- Esta bien…

- Es media noche, en este distrito no hay nadie, ese callejón está bien...tengo necesidad de felicitar a mi bailarín estrella…

Apenas el auto estuvo detenido, Jaejoong saltó sobre Yunho, se agachó un poco sobre el otro y bajó la palanca del asiento con el que se ajusta la posición y enseguida estuvieron casi horizontales.

- Si, así se está mejor profesor Jung…

- Jae…así que quieres jugar…-las manos del moreno se deslizaron necesitadas por el cuerpo febril de su amante, robando gemidos y calor.

Jaejoong desde su privilegiada posición, observó a su amante que lo veía con ojos satisfechos, besó su frente perfecta y húmeda, lamió con dedicación los restos salados, sus labios se divertían con el rostro, mientras mecía de manera obscena sus caderas sobre las otras, sin besarlo en los labios, solo gimiendo, solo rosándolo, podía empalmarlo.

Cuando el juego ya lo llevó a su límite, el experto bailarín, sujetó la nuca de nácar con fuerza y hundió su lengua hambrienta, en la cavidad que lo esperaba ansiosa, sumisa. Follar la boca de su amante era el cielo.

- Yunho, Yunho…ya prepárame…ya te quiero adentro…a ti y tus 23 centímetros…(esta frase la he robado, si alguien sabe de dónde que me lo díga).

El aludido al escuchar semejante alago a su miembro, sonrió satisfecho y se apresuró a bajar los pantalones que estorbaban su tarea, el otro no había perdido el tiempo y ya había expuesto el erecto y bien ponderado miembro que necesitaba.

Con maestría y picardía mientras se mordían los labios hinchados y húmedos, mirando directamente sus ojos, se montó sobre el castaño, penetrándose a sí mismo y suspirando mientras sentía su carne ser forzada, y estirada. El placer jamás se dejaría dominar por el dolor, la preparación había sido demasiado rápida, pero la necesidad del otro cuerpo era infinita, así que sin mediar un solo quejido de dolor empezó a mecer sus caderas, de manera delirante, rápido, quería que el otro se corriera gritando su nombre.

Yunho disfrutaba de todos los gestos que las penumbras le permitían observar, el hombre de tez transparente era un hábil amante, experto y alocado, le encantaba sentir como se amoldaba su cuerpo moreno al otro tan blanco, parecían ser las mitades de algo perfecto. Tuvo que dejar sus reflexiones para otro momento cuando los músculos internos de Jae, parecían succionar toda su alma a través del contacto de sus cuerpos. Jae ya no parecía tener fuerzas, ni cordura, contagiándose de ese estado de ánimo, Yunho lo tomó de las caderas para ayudarlo en su tarea, era un poco incómodo pero no importaba, la fuerza con la que embestía movía toda la estructura de coche.

Los gemidos se volvieron más rápidos, más erráticos. Cuando el placer absoluto del orgasmo redujo a Jae a un ente sin voluntad propia su espalda se arqueó, y su cabeza golpeó el techo del auto. Ni siquiera eso dolió solo se desparramó sobre Yunho, tan preciso, que lo hizo en el instante mismo que el otro derramaba su semilla dentro, gritando su nombre, con el placer rompiendo su voz.

Era tan agradable este amor que era toda una fuerza de la naturaleza…, arrollador…

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD