Sí me tenías - Cap. 2

3 comentarios
Regresar a casa fue un error.

Para ser honesto, no había imaginado volver a saber  algo de él desde que se largó a Japón.


Sin embargo  estaba ahí, sonriente, al lado de un chico sexy como Yunho. Casi pude sentir mi sangre subir al cerebro al ver que su vida parecía seguir siendo la misma de siempre. Jaejoong estaba tranquilo, apuesto, radiante sin el menor esfuerzo. Claro que habían cambios evidentes como el de su cabello que ahora lucía con un tono natural, nada que ver con el rubio de hace un par de años, también había dejado de lado esos jeans rotos combinados con camisetas ajustadas por una camisa de color entero y pantalones oscuros. Se podría decir que incluso parecía alguien con clase.


Eso me pareció falso. Yo lo conocía bien.


Porque tras ese rostro perfecto y esa sonrisa brillante, se escondía un ser despreciable.


Jaejoong había sido el maldito culpable de todo.


Y por eso le haría pagar.


Cuando vi el rostro de Yunho mostrando la foto de ambos había tenido que fingir que todo estaba bien, le había dicho que conocía a Jaejoong, pero que nunca habíamos llegado a cruzar más de dos palabras y que si había gritado su nombre era solo porque no lo había visto en mucho tiempo.


Después de arreglar eso, Yunho me volvió a sonreír.


Pensé que era un idiota porque estaba enamorado del peor de todos.


– ¿Conoces a Jaejoong? genial


– Si, bueno, conozco a mucha gente ¿sabes?


Yunho asintió guardando la fotografía y se puso de pie frente a mí.


– Quizás lo veas en un par de días por aquí. Nos conocimos en Japón, pero decidimos volver a Corea para terminar nuestros estudios aquí.


– ¿Jaejoong quiere estudiar nuevamente aquí?


No pude evitar sorprenderme ¿Se atrevería a regresar a después de todo este tiempo?


– Sí, fue duro convencerlo, pero vamos a estudiar juntos.


– ¿Por qué tuviste que convencerlo? ¿Acaso no quería regresar?


Me puse de pie, el timbre había sonado y ya debíamos iniciar otra clase. Yo debía sacarle más información al tipo de vestimenta rara.


– Por alguna razón para Jaejoong fue difícil regresar a este lugar.


Ahora Sentía ganas de reír. Yunho no sabía nada, era un idiota.


– Si fue difícil, entonces ¿Por qué regresó?


– Tiene asuntos que resolver.


Llegamos al patio principal y estaba abarrotado de gente. Yunho estaba desorientado, así que pude provechar para tomar su brazo y acercarme más a él.


– Puedo enseñarte cómo es todo por aquí. Yunho, te encantará este lugar, a ti y a Jaejoong.


Vi su sonrisa nerviosa, no había duda que podía intimidarlo. Yunho era de esos tipos que me gustaban. Primero porque era el novio del idiota de Kim Jaejoong y segundo porque no sería un problema cuando el hombre era quizás el más sexy ingresante a la universidad.


Desde ese encuentro supe que Jung Yunho tendría que ser mío.


~~~


– ¿Presa fácil? No dices que está muy enamorado, no entiendo.


Key había dejado sus libros sobre la carpeta para mirarme curioso, yo atiné a rodar mis ojos. Me molestaba explicarle todo dos veces. Sabía que Key era un idiota, pero era fiel, así que eso bastaba para tenerlo cerca. Las personas confiables no abundaban y más si se trataba de mí. Yo sabía que todos se acercaban con un propósito.


No puedo confiar en las personas que solo quieren acostarse conmigo.


Key era algo joven; sin embargo, me conocía más que muchas personas que están a mi alrededor.


– Tienes que saber que cuando alguien está enamorado entra a las filas de los tontos ¿entiendes? Si Yunho es un tonto, es presa fácil para mí, como todos.


Sonreí  mirando hacia la ventana. Era Eunhyuk, habíamos tenido una noche estupenda el fin de semana; sin embargo, la voz de Key me interrumpió.


– Mi punto es que él no está enamorado o interesado en ti. Eso lo hace diferente a los demás.


Key sabía cómo sacarme de quicio, así que preferí sonreír confiado y le respondí con una sola frase antes de salir del aula. Eunhyuk ya estaba sobre el auto, nos fugaríamos nuevamente de clases.


– Eso lo veremos.


~~~


¿Ahora sí aceptas salir conmigo?



Jaejoong amaba cada uno de los mensajes que recibía de Yunho.


Él era tan genial que incluso sentía que no lo merecía, sin embargo, ahí estaba, dispuesto a todo. Yunho definitivamente había demostrado ser la mejor persona cuando dejó Japón por ir tras él para ayudarlo a cuidar a su abuelo enfermo. Jaejoong estuvo a punto de responderle cuando le llegó otro mensaje.


Con salir me refiero a comer, no lo malentiendas.

Ya sé que mueres por mí, pero no quiero crearte ilusiones

yo ya estoy enamorado de alguien más.



Jaejoong había optado por responder de forma corta.


Muy gracioso.

He cocinado, te esperamos aquí.



Había escrito algo corto porque el que no quería crearle ilusiones era él.


Jaejoong sabía que Yunho lo quería y de verdad se odiaba por no poder corresponderle.


Y sí, él había intentado alejarse para no hacerle daño pero era imposible decirle no a alguien como Yunho. Fue por eso, que Jaejoong había tenido que lidiar con aquello por mucho tiempo.


Él no estaba preparado para volver amar.


– ¡Por fin en casa!


Yunho había ingresado con una sonrisa, también evitó pisar algunas cajas que aún reposaban en el pasadizo hasta llegar al comedor en donde el abuelo de Jaejoong apenas abría la boca para ser alimentado por su nieto.


Yunho sintió que se enamoró más cuando lo vio así.


– Llegaste, perdón por no esperarte para comer, pero él tenía hambre. De todas formas, tu comida está lista. Si esperas un segundo puedo servirla.


– No es problema, sigue atendiendo al ahjussi.


Yunho se acercó y le acarició un poco la cabeza saludando al anciano sin obtener respuesta alguna.


– Me da gusto que disfrutes de la comida, pronto estarás más fuerte.


A Jaejoong le pareció que Yunho podía pecar de optimista, él sabía que no había marcha atrás. Su abuelo había enfermado más desde que le descubrieron ese problema al corazón. Los doctores habían dicho que lo mejor era estar con él todo el tiempo posible. Era por eso que había decidido dejar Japón y disfrutar de la persona que lo cuidó cuando sus padres murieron en un accidente hace ya más de veinte años.


Sin embargo era duro verlo apenas moverse.


Porque ya era viejo y la enfermedad había terminado por consumirlo.


De todas formas daba gracias por no estar solo, Yunho había sido de un gran apoyo incluso prestándole el dinero para viajar. La enfermedad era costosa y no era una posibilidad dejar de estudiar. Él se lo había prometido al anciano cuando todavía podía hablar de forma fluida.


– Fui a pedir informes a la universidad, dicen que no tienen problemas en volver aceptarte, parece que les encanta la idea de recibir jóvenes promesas de Japón.


Entonces Jaejoong movió la cabeza. Él no podía regresar, no estando Junsu y ese pasado del que había estado huyendo.


Él no quería que Yunho supiera, que nadie supiera.


~~~


– Cariño, tengo noticas importantes.


Yoochun había dejado de tocar para escuchar a Heechul quien había ingresado de forma abrupta en la sala de piano donde solía practicar.


–  Te he dicho millones de veces que odio que entren aquí cuando estoy practicando.


– Pensé que mi trabajo era decirte todo lo que ese tipo hace.


– Si tienes algo realmente valioso, incluso puedo premiarte. – Yoochun había tomado la cintura de Heechul y lo había instado a sentarse en sus piernas.


– Parece que el trasero de Kim Junsu tiene nuevo dueño.


Yoochun había reído un poco ante el comentario del tipo escandaloso, jugó  con su cabello antes de apretarle sus mejillas algo brusco.


– No es alguna novedad. Junsu puede tirarse a toda la universidad y eso no me sorprendería.


– Claro que lo sé, el extra de la noticia es que se trata de un tipo increíblemente ardiente que viene de Japón. Los vi esta mañana en el jardín trasero. Cariño, si yo lo tuviera me bastaría y no voltearía a ver a nadie más.


Yoochun había soltado una risa casi exagerada, enseguida tiró a Heechul de su piernas.


– Era de esperarse que Junsu salga con alguien, estamos iniciando el año, así que supongo que es el primero de muchos más.


– Nunca voy a entender por qué tu obsesión con él y por qué él se da el lujo de rechazarte ¿Nunca me vas a contar qué pasó entre ustedes?


Yoochun había cerrado sus ojos molesto y de forma brusca apartó a ese Heechul  para voltearse con más libertad y mirarlo desafiante.


– Te he dicho millones de veces que no te metas en mis asuntos. Confórmate con saber que Junsu muy pronto será mío y cuando eso pase lo tiraré olvidándome de él como la basura que es.


– Pero…


– Ahora solo busca la manera que concurse. Necesito ganar ese premio y viajar con él. Después de eso, todo con respecto a Junsu se acabará.


~~~


Lo tenía recostado sobre su pecho, no había mejor forma que pasar el tiempo que viendo películas en casa con Minho a su lado. Las palomitas ya se las habían terminado en la primera media hora y después de eso solo habían optado por comentar sobre la buena historia y los excelentes actores. Sin duda ambos disfrutaban de cosas simples como esas.


Después de eso cenaron juntos y caminaron un poco tomados de la mano. Changmin debía acompañar a Minho a casa.


– No creas que olvidé lo que te dije hace unos días.


– ¿Ah?


– Sobre ganar un concurso. Mañana empecemos con los ensayos.


Changmin ahora lo había tomado de su cintura, hacía algo de viento y lo necesitaba un poco más cerca.


– Es mejor que lo olvides, no logramos más que humillarnos al competir contra Park.


– ¡Hey! ¿No confías en mi talento para la guitarra? Yo pienso que eres el mejor cantante del planeta. Amor, si ensayamos Juntos podemos ganar y de paso podría aguarle la fiesta al odioso de Park Yoochun.


Changmin había sonreído ante la entusiasmo mostrado por el menor; sin embargo, solo pudo mover su cabeza y detenerse para decirle.


– Si tanto deseas participar podemos hacerlo, pero deberías saber que el padre de Yoochun no dejará que su primogénito pierda algo, así no sea justo. De todas formas, si quieres intentarlo lo haremos.


Minho le había sonreído feliz, si alguien debía tener la mente positiva sería él.


~~~


El abuelo por fin se había dormido y Yunho había caído rendido al sofá. Levantar las cajas de la mudanza le había tomado toda la tarde y parte de la noche; sin embargo, quería ayudar de alguna forma; ya que, después de almorzar el abuelo de Jaejoong había presentado algunas complicaciones y eso había tenido preocupado a su nieto quien no se había despegado del anciano hasta que el médico que los visitó le diga que todo ya estaba mejor.


– Siento que hayas tenido tanto trabajo por mi culpa.


Yunho observó que Jaejoong llegaba con poco de café para ambos


– Lo hago con gusto, además no ha sido mucho


– Igual gracias, si no fuera por ti…


Los ojos de Jaejoong estaban rojos, se notaba a simple vista que había llorado. Eso ya era una costumbre cuando hablaba con el doctor, siempre eran malas noticias. Yunho con la poca fuerza que le quedaba se acercó, tomó los dos vasos, los colocó en la mesa más cercana y acarició unos mechones que tenía en la frente.


– Debes ser fuerte.


Él no quería que lo viera llorar, sin embargo, era débil cuando lo tocaban como él lo hacía, por eso que casi se abalanzó para apoyar su rostro en su pecho. Jaejoong estaba con un dolor inmenso en el alma.


– Ya sé, pero me duele mucho verlo así.


Yunho cerró el abrazo en uno que pudiera tranquilizarlo, no había algo peor que un Jaejoong frágil, de pie frente a él llorando de esa manera.


– Es lo único que tengo.


Yunho lo apartó un poco para mirarlo a los ojos tomando su rostro.


– Vamos a cuidarlo más. Él ha sido muy fuerte hasta el momento. Cuentas con todo mi apoyo.


– Además es tan costoso todo que creo que me volveré loco.


– Podemos encontrar un empleo de medio tiempo, yo puedo ayudar, ya sabes que hemos prometido no dejar de estudiar, así que si ambos trabajamos medio tiempo y unimos todo ese dinero podremos mantenerlo bien. No tienes que afligirte.


Jaejoong sintió más ganas de llorar, Yunho era grandioso.


– Gra…Gracias…


Y Jaejoong no pudo evitar volverlo abrazar porque estar entre esos brazos daba algo de paz.  Algo que necesitaba desesperadamente desde hace muchos años.


~~~


– Tienes que ver esto.


Key estaba con una sonrisa radiante, había llegado algo agitado hasta donde yo estaba y me había extendido un afiche ya maltratado seguramente por él mismo mientras corría. Lo miré extrañó y leí lo que decía.


“DREAM CONCERT”





– No es algo que me interese.


Habría arrugado el papel sino fuera por Key y su habilidad para quitarme las cosas antes que las destruya. Después de mirarlo con cierto deprecio arreglé un poco mi cabello, esa mañana había casi volado de la cama y no podía permitir que Yunho me viera así. Su supone que debía seducirlo.


– No lo entiendo, tú eres el mejor cantante de por aquí.


– Claro que no.


– Claro que sí. Las veces que lo has intentado ha sido maravilloso y además yo sé que lo podrías hacerlo mucho mejor, te he escuchado cuando vamos a los karaokes y cantas ebrio. Pensándolo bien, creo que aún lo haces mejor.


– ¡He dicho que no!


–Junsu, no tiene sentido que estés estudiando música si no quieres cantar. De todas formas, incluso puedas hasta tocar aquella pieza sensacional de piano que te sabes tan bien.


– Tú no tienes que saber el porqué lo hago, déjame en paz Key, no estoy de humor. Mi reloj no me despertó y he venido horrible.


Observé cómo rodó los ojos. Key me conocía y sabía que estaba exagerando, así que sin más, caminé hacia adelante pidiéndole gestualmente al más joven que me acompañara. Key, por su parte, con mucha lástima arrojó el afiche al suelo y me siguió.


A decir verdad había sido una noche complicada tras la conversación con Jaejoong. Se había querido hacer el héroe, pero ahora estaba en grandes problemas, de verdad necesitaba conseguir un empleo o algo que les dé dinero, la situación estaba complicada, ambos con el sueldo de un viejo anciano enfermo no era suficiente para solventar todos los gastos. Además tenían que regresar a la universidad.


Yunho había comprado el periódico esa mañana, viajando en el metro hacia la universidad había tenido tiempo para dar un vistazo, pero nada le había convencido.  Ciertamente, él no era que tuviera habilidades para ser vendedor en una tienda de chicas o hacer de nana de un bebé recién nacido.


“¿Por qué no hay algo como gana dinero cantando?”



Yunho se había lamentado mientras caminaba por los pasillos de la universidad.


Entonces una voz extraña le había respondido.


– La hay.


Yunho trató de buscar a esa persona. Miró tras los casilleros de la primera planta y lo encontró. Le había parecido alguien extraño, delgado,  con el cabello naranja y con un atuendo bastante revelador. No podía dejar de mencionar por supuesto esa mirada provocadora con la que se acercó. A decir verdad, suponía que era alguien de la facultad de diseño por su solo aspecto alocado.


– Disculpa


– Mi nombre es Heechul.


La mirada de Heechul era incluso más extraña que él mismo. Yunho asintió con la cabeza y le mostró una sonrisa fingida.


– Soy Yunho, es un placer.


– Perdón por entrometerme así, pero escuché tu pedido y solo tengo una sugerencia ¿Has oído del dream concert?


Yunho arrugó un poco el entrecejo, nunca había escuchado algo así.


– No, lo siento ¿Hay algún problema?


– Para nada, lo que ocurre es que el dream concert puede ser lo que estás buscando – sonrió – solo debes inscribirte, subir al escenario y cantar o tocar maravillosamente y ganarás un viaje a Jeju que por supuesto puedes vender y ganar mucho dinero.


Yunho había mirado atentamente al hombre que le explicaba todo muy emocionado. Incluso se convenció más de lo dicho por el chico cuando le extendió el afiche y leyó la misma información.


– Esto…Suena genial…


Heechul había sonreído por dos razones.


Tener a ese tipo sexy enfrente y poder convencerlo para que se inscriba al dichoso concierto. Ahora solo quedaba hacer que Junsu se enterara que Yunho estaba dentro para que el tonto se inscribiera también.


Heechul era astuto y sabía cuáles podrían ser los siguientes pasos del idiota de Kim Junsu para conquistar al chico guapo.


Así que el plan había sido convencer a Yunho de entrar al concurso para que Junsu también lo haga, de esa forma, el señor Park haría que Yoochun y Junsu ganen y se vayan a juntos a Jeju.


Heechul sabía Yoochun estaría contento porque seguramente se lo terminaría tirando y por fin acabaría toda esa extraña obsesión.


Además Junsu le caía tan mal que estaba hacer cualquier cosa para molestarlo.


Incluso arruinarle el plan con el fabuloso de Jung Yunho que mientras más lo veía, más le gustaba.



~~~~


– Vamos a tener una cena familiar, así que prepárate.


Yoochun había cerrado los ojos disgustado, no sabía  el porqué de esas cenas hipócritas cuando notablemente todos se llevaban tan mal. Sus primos hablaban de él a sus espaldas y sus tías ni qué decir. Yoochun detestaba a su familia y su familia lo detestaba a él. Era recíproco el asunto; sin embargo, su padre siempre había insistido y eso lo hacía enojar demasiado.


Cuando estuvo por indicar que no asistiría su padre intervino.


– Viene YooHwan, así que no puedes faltar.


A Yoochun casi se le había cortado la respiración. No había podido pronunciar nada coherente, había sido mucho tiempo desde que su hermano no regresaba a casa.


– ¿Viene de visita?


– No, he decidido que YooHwan estudiará acá, lo necesito cerca ya que tú nunca quisiste estudiar algo productivo para ayudarme en la empresa. La presencia de tu hermano me da tranquilidad porque por lo menos sé que tengo un hijo al que puedo confiarle mi fortuna.


Yoochun había asentido sin poder contradecir en algo a su padre. Sin más que hacer se dirigió la puerta y salió.


Estando en su habitación Yoochun quería volverse loco de pensar que él regresaría


Porque se supone que YooHwan le había prometido que se quedaría en América y no regresaría a complicarle más la existencia. Yoochun se tiró a la cama y se cubrió el rostro con una almohada sin saber qué hacer y cómo reaccionar ante un hermano que hace unos años le había hecho tanto daño.


Había una mesa enorme elegantemente adornada y repleta de personas con las que Yoochun casi no había intercambiado ni el saludo. Yoochun estaba cansado de escuchar a su padre hablar de lo genial que era su hermano para los negocios y que sería un gran apoyo para él de ahora en adelante.
Yoochun solo quería acostarse antes de verlo llegar; sin embargo cuando estaba inventándose un dolor de cabeza como excusa para retirarse de ahí se escucharon la  señal de los empleados que un auto se había detenido. Fue entonces cuando las tías hipócritas de Yoochun se pusieron de pie y corrieron a la entrada para recibir al joven.


 Yoochun solo había intentado respirar un poco en su asiento.


El más joven había tenido una sonrisa fingida todo el tiempo, sabía que no debía estar ahí, pero su padre podía ser muy insistente con lo de regresar. Yoohwan estaba bien allá, lejos de Yoochun y de la culpa.


Por eso cuando entró a casa y su padre lo recibió lo abrazó afectuoso, él solo atinó a responderle contento. Su madre ya no estaba y hacerlo feliz estaba bien.


– Hijo, por fin estás aquí.


Su padre le había hablado cerca, él había atinado a responderle el saludo.


– Es bueno verte, papá.


– Eres todo un hombre ya, pasa, pasemos al comedor ¿Dónde está Yoochun? ¿Por qué no sale a saludar a su hermano?


Entonces el menor se tensó porque sabía que no merecía siquiera que Yoochun esté en el comedor esperándolo porque si hubiera sido él hace rato se hubiera largado dejando todo.


Porque lo de hace unos años había sido demasiado doloroso y poco tolerable por alguien.


Pero Yoochun era distinto.


Él se había quedado a enfrentarlo.


Así que cuando ingresó y lo vio sentado tomando algo de vino casi quiso llorar porque sentía el desprecio de Yoochun, ese que tanto había cuidado de él cuando eran niños.


– Yoochun…


El mayor había levantado el rostro mostrando aparentemente una tranquilidad impresionante. Yoochun había aprendido a fingir bien delante de todos. Yoochun podía morirse por dentro y nadie se daría cuenta.


–´Es bueno verte.


Yoohwan había dirigido su mirada al suelo porque era su hermano y sabía que estaba guardando las apariencias; sin embargo él no podía actuar como si nada pasara. A él se le daba más lo de tomar un avión y viajar al extranjero, así como lo había hecho hace unos años.


Porque pareciera que al final todos habían huido


menos él

3 comentarios:

  1. Ahhh hay demasiado misterio, muchas hipótesis se acumulan en mi cabeza... parece que en ese dichoso problema o suceso, tienen que ver los 4. Jae, Junsu, yoochun y yoonhwa... Estoy segura que Min va a intervenir en eso...Ahh me encanta la historia, me deja con muchas ansias.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. no creo que Yunho se enamore de Junsu pues esta enamorado de Jae y si lo tiene a su lado no puede fijarse en nadie mas y espero que Jae sienta lo mismo que Yunho pues en esa escuela esta corriendo peligro que otro se lo quite y se arrepentirá de eso si llega a pasar
    Yoochun me parece que terminara enamorado de Junsu si sigue con esa obsecion de tenerlo y no creo que después de que consiga lo que quiere de el si lo logra conseguir se aferrara mas a el y Heechul ya se puede ir despidiendo de Yoochun pues no creo que después lo tome en cuenta a el
    Gracias por el capitulo sigo

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD