Blind - Cap. 25

2 comentarios
Entonces soltó sus manos, giró lentamente y se alejó. Ella no lo vería porque no quería que él la viera. Ella no quería que él viera el profundo dolor que trataba de esconder. Ella ya podía sentir el fuego en sus piernas y si su cuerpo no estuviera tan cerca de la muerte, el dolor físico sería mucho más intenso de lo que ya lo era.

Yoochun se puso de pie y dio la vuelta. Quería regresar en ese mismo instante, volver atrás. Pero no lo hizo. No quería ir en contra de los deseos de su madre.

Corrió, corrió y corrió.

Corrió lo más rápido que sus débiles piernas le permitieron.

La casa había sido completamente engullida por el fuego, quemando todo y a todos a su paso.

Probablemente nadie lo descubriría hasta la mañana siguiente… o quizás en un par de días. Era una pequeña y olvidada casa en las montañas (a unos 30 minutos desde el pueblo.) no había papeles de propiedad, no había algún dueño porque había estado abandonada por décadas hasta que la Familia Park llegó a habitarla.

Su padre había perdido la casa que tenían en el pueblo en una apuesta. Se quedaron sin nada por lo que toda la familia se mudó a la abandonada (con rumores de estar embrujada) casa en las montañas a sugerencia de sus otros estúpidos ‘amigos’ apostadores. Tendrían un lugar en donde quedarse y ahí los prestamistas no serían capaces de encontrarlos tan pronto.

Y mucho mejor para el monstruo, porque ahí no habría vecinos que se quejaran acerca de las peleas que sucedían constantemente día y noche.

Pero… ¿Por qué eso ya no importaba ahora?

Yoochun dejó de correr. Ya estaba suficientemente lejos pero aun así no dio la vuelta para ver atrás. Respirando fuertemente, cayó sobre sus rodillas. No importaba que las rocas rasparan sus rodillas. Era el menor dolor que podía sentir en ese momento.

Entonces su cuerpo entero cayó pesadamente hacia delante quedando boca abajo en el rocoso suelo. solo su pesada respiración daba señales de que seguía vivo.

Cuando no lo soportó más, se acurrucó en el áspero suelo y lloró. Solo quería llorar.

[E.n.d.F.l.a.s.h.b.a.c.k]


Yoochun suspiró y aunque sus ojos seguían cerrados, una pequeña lagrima logró escaparse y caer desde la esquina del ojo derecho.

Era un gran avance. Después de tantos años, solo era una simple lágrima. Definitivamente un gran avance a diferencia de aquellos días cuando se escondía en algún lugar apartado y lloraba a mares.

Después de llorar tanto en las montañas, Yoochun eventualmente retomó su camino al orfanato en el que había dejado a Kyuhyun. Todo el mundo le preguntaba qué había sucedido después de que amablemente llamaron a un doctor para ayudar a Yoochun con sus heridas. Yoochun no dijo una sola palabra, no dijo nada hasta que Kyuhyun preguntó…


[F.l.a.s.h.b.a.c.k]

Yoochun había dejado la habitación que compartía con los niños del orfanato y estaba sentado afuera en el jardín. Miraba fijamente a las estrellas, pero no estaba viendo nada.

Entonces sintió calor humano y de pronto su cuerpo entero se tensó ya que podía imaginarse una vez más el fuego quemándolo.

Pero sus nervios se relajaron cuando se dio cuenta que era su hermanito sentado junto a él, muy cerca de él.

“Hyung” el pequeño Kyuhyun de siete años murmuró mientras miraba a su hermano con ojos tristes.

Era la primera vez que Kyuhyun hablaba desde el regreso de su hermano. Todos los encargados rodeaban a Yoochun y Kyhyun no pudo acercarse a él en ese momento. Pero cuando por fin lo logró, cuando por fin pudo acercarse a su hermano no tenía nada que decir; no tenía nada que decir… hasta ahora…

“hyung” continuó “¿Qué sucedió?”

Yoochun suspiró y miró una vez más las estrellas. No tenía el valor para ver a los ojos a su hermanito. No quería que su hermanito lo viera llorar.

“Umma tiene que ir a un lugar muy muy lejano. La volveremos a ver algún día… pero no por ahora. Solo debes saber que ella quiere que le prometamos siempre ver el lado positivo de las cosas y vivir la vida sin ningún remordimiento. La vida es muy corta para tener remordimientos.”

“Hyung… ¿Umma está en el cielo?”

El pequeño de diez años parpadeó y miró a su hermano, su hermano que ahora estaba llorando. “Kyuhyunnie…”

“¿Ella es feliz ahí arriba, hyung? ¿Es más feliz que cuando estaba con nosotros?” el pequeño de siete años sollozó.

Yoochun trató de no llorar mientras rodeaba a su hermanito con los brazos. “ella será feliz si nosotros somos felices, Kyuhyunnie. Tenemos que ser felices para que ella pueda ser feliz.”

Kyuhyun asintió apoyado en el brazo de Yoochun. “pero… ¿está bien si lloro un poco más? Ella…ella… ¿se enojará conmigo?”

Yoochun mordió su labio inferior. “No, no, ella no se enojará. Lloraremos esta noche, solo esta noche.”

[E.n.d.F.l.a.s.h.b.a.c.k]

Y así Yoochun trató, trató de mantener la promesa a su madre.

Kyuhyun mantuvo su promesa.

Yoochun no pudo mantener su promesa. No más. Rompió la promesa cuando conoció a Kim Junsu.

Después de la muerte de su madre, Yoochun pudo terminar la secundaria con la ayuda del orfanato.
A lo largo del tiempo, hizo muchos trabajos. No era difícil encontrar un trabajo como lava-platos o como conserje en algún bar. Los dueños estaban dispuestos a contratar a un menor que trabajara y pagarle cualquier cosa ya que no tenían por qué pagar el salario mínimo establecido por la ley.

Fue capaz de conseguir mejores trabajos después de graduarse de la secundaria y así poder comenzar a ahorrar un poco de dinero para la educación de Kyuhyun. Más de una vez fue rechazado a causa de la cicatriz en su rostro.  El primer par de trabajos de los que Yoochun fue rechazado, se sintió tan herido. Dolía demasiado.

Quería darse por vencido, solo rendirse. Tenía dieciocho, pero aún se ocultaba en un parque y lloraba.. Quería rendirse porque estaba demasiado cansado, física y mentalmente.

Kyuhyun lo encontró en el parque.

[F.l.a.s.h.b.a.c.k]

A Yoochun casi se le sale el alma del cuerpo cuando sintió unos brazos abrazándolo desde atrás. Pero pronto reconoció a su hermano de dieciséis años, relajándose al instante.

“Hyung, puedes detenerte ahora. Déjamelo a mí, yo puedo comenzar a trabajar…”

“No,” Yoochun lo interrumpió. “tienes que concentrarte en la escuela. Tienes que entrar a la universidad.”

“¡Tú tuviste que trabajar desde que tenías diez! ¡Yo tengo dieciséis! ¡No es nada justo para ti!” exclamó Kyuhyun, apretando más el abrazo y apoyando su barbilla en el hombro de su hermano.

“Estoy trabajando duro, pero tú estás trabajando aún más duro. Tus calificaciones son excelentes. Perdóname por gritarte ayer.”

Yoochun estuvo a punto de estallar en llanto el día anterior cuando le gritó a Kyuhyun por obtener una “B” en su examen. Yoochun se sintió culpable cuando vio las lágrimas de Kyuhyun mientras corría fuera de la habitación. Kyuhyun se quedó en su habitación ahogándose en su propia culpa.

“Es mi culpa. Me lo merezco. Estaba tan enfermo y cansado de estudiar que solo… me rendí, lo siento, prometo nunca volverlo a hacer.”

“No, no debí presionarte tanto, A ‘B’ está bien. Yo no podría hacerlo tan bien…”

“Porque tú estabas muy ocupado con tus otros trabajos,” murmuró Kyuhyun tristemente.

Yoochun cerró los ojos permitiendo que sus lágrimas cayeran. Después se liberó de los brazos de Kyuhyun y se dio la vuelta quedando frente a frente con su hermanito, “qué tal esto, ¿ nos prometemos el uno al otro el seguir trabajando duro? No más pensamientos de darnos por vencidos. Y si algún día nos llegamos a sentir así nos lo diremos”

Kyuhyun sonrió  y asintió, “superaremos todo juntos. Tenemos que ser fuertes, como Umma lo quiso. Siempre hay un lado bueno al cual ver.”

Yoochun sonrió porque Kyuhyun aun recordaba las palabras de su madre. El mismo casi las había olvidado por estar tan distraído por el pensamiento de rendirse.

[E.n.d.F.l.a.s.h.b.a.c.k]

Así que no se rindió, no pudo.

Yoochun preguntó a los cuidadores del orfanato y descubrió que era ilegal que los encargados lo rechazaran con base en su apariencia física. Usó esa amenaza en algunos empleados y consiguió varios trabajos en lo que solo duró algunos meses. Afortunadamente, encontró un trabajo donde solo le pedían trabajar en la cocina donde ningún cliente lo vería. Al mismo tiempo, se las arregló para conseguir otros cuantos trabajos que requerían turnos nocturnos.

Tantos años viviendo con la cicatriz y tantos trabajos en los que había estado, Yoochun se había acostumbrado a los ojos discriminantes. Con tiempo, ya no importaba ni dolía. La mayoría de las veces incluso había sido capaz de ignorarla.

Pero entonces tenía que ir y correr frente al auto de Kim Junsu. Ese fue el comienzo de su ruina.

Conoció al hermoso y atractivo Kim Junsu y el nivel de autoestima de Yoochun decayó varios niveles. Se enamoró con el hermoso y atractivo hombre y su autoestima cayó tocando fondo. Como si eso no fuera lo suficientemente malo, Yoochun se había convertido en un cobarde. Solo podía correr e imaginar lo peor.

No más ‘ver el lado bueno’ no más ‘vivir al máximo.’

‘la vida es muy corta para lamentarse.’

Aun así Yoochun estaría siempre agobiado por ese único gran remordimiento por el resto de su vida. Se lamentaba el no tener el valor ni la fuerza suficiente para tan solo TRATAR.

[F.l.a.s.h.b.a.c.k]

“Me pregunto por qué me enamore de el en primer lugar. Él es malhumorado, superficial, egoísta, arrogante…”

“¿Realmente no lo sabes?”

“Tal vez por su apariencia,” Yoochun trató de encontrar alguna excusa, “lo que es algo bueno, porque si una persona se enamora de otra basado en la apariencia entonces el amor no durará.”

“Entonces significa que su amor por ti DURARÁ…,” señaló Jaejoong.

“¿Qué?”

“… ya que él ni siquiera sabía cómo eras cuando se enamoró de ti. Estoy seguro de que él se enamoró de ti cuando él era aún ciego,” el hombre mayor le recordó.

[E.n.d.F.l.a.s.h.b.a.c.k]
-------------------------------------------------------------------------------
Hasta aquí el capítulo 25, un capitulo lleno de recuerdos donde las cosas se ponen cada vez más interesantes :D
gracias por seguir leyendo y se agradecen sus comentarios

Cap. 26: “mis planes funcionan el 80% de las veces.”


2 comentarios:

  1. Insisto... Yoochun merece ser feliz pero a la de Ya!!!!!

    a sufrido demasiado como para no ser recompensado con una nueva vida feliz.

    Espero que Junsu recapacite o mejor dejelo y hagase a un lado para que Yoochun encuentre a alguien que realmente lo ame sin importarle si tiene cicatrices o no.

    ResponderEliminar
  2. Abigail5/27/2013

    Wooo gracias amo este fic estan genial lo amodoro *-*
    Chunie deja de sufrir amor >.<
    Junsu nalgon ya acepta a mi chunie :S jjajjaa muy bueno gracias por la actu :)

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD