Cuando Dices Annyeong: Cap 8 (I)

0 comentarios

— Sí, sé lo que debo de hacer — contesto Yoochun con cierta desgana en sus palabras.
— Aún no te he explicado bien que es lo que debes hacer, ¿Cómo dices saberlo? —

Yoochun suspiro fuertemente. Aquello estaba siendo más difícil de lo que un principio parecía ser.  Volver a repetir todos aquellos momentos en el trabajo, se hacia mas pesado de lo que en un principio le parecía. Lo bueno, quizás, es que ya sabia lo que debía hacer, sabia lo que le iban a pedirle antes de que cualquiera del equipo abriera su boca. No es que tuviese un don extraño, solo el simple hecho de estar viviendo aquellos pasados días le hacia a Yoochun obtener esa ventaja y esa indudable "repetición", aunque solo fuese en el área del trabajo y el nuevo papel en el que estaba trabajando, pues todo lo demás había resultado un gran desastre.

Nada era exactamente igual, eso en gran parte le tranquilizaba, pues ¿no era ese el paso que debía hacer una persona para cambiar un acontecimiento?
Intentar cambiar completamente los hechos, y poder formar un nuevo camino era la opción mas lógica si tuvieras la extraña e irreal opción de volver atrás en el tiempo.
En cambio, Yoochun ni tan siquiera había pensado en ello, cambio muchos de los momentos apenas sin darse cuenta, y muchos de ellos de manera equivocada.

¿Cómo había sido capaz de hacer todo aquello a Junsu? Se había precipitado hacia él por un extraño impulso y nueva curiosidad, tal y como si de nuevo lo volviera a conocer. Aún se preguntaba el porque se comporto así, y no podía parar de preguntarse aquello con mas frecuencia esos días en los que apenas había sabido nada de Junsu desde lo sucedido.
Habían pasado solo unos pocos días desde ese último encuentro, pero a Yoochun aquello le parecían interminables horas y una perdida de tiempo irremediable.
En lugar de pasar el tiempo perdido con Junsu, perdía el tiempo lamentándose de lo que había sucedido.

¿Tan enfadado está Junsu? Desde que había salido sin un "Adiós" de su casa, no lo había vuelto a ver. Tampoco quería llamarlo, no se veía con las suficientes palabras para hacerlo. Sus caminos estaba algo alejados, ahora que cada uno tenia proyectos temporalmente separados, por lo que era mas complicado para Yoochun, ya que no había ningún modo de encontrarse con Junsu por cuestiones de trabajo, y aquello le separaba aún mas de él.


~~~~~~~


"He empezado a tachar los días. Señalarlos en el calendarios como perdidos.
Puede que se vaya aproximando mas al funesto día marcado en rojo, no sé que haré cuando este se aproxime aún más.
Por el momento, paso mis días en el estudio pensando en que hará Junsu. Siento haber cometido un error por extrañarlo ...
Ojala pudiera contarle a alguien todo esto ... No quiero que Junsu deje de ser mi amigo, ahora que sé lo que es perderle completamente.
Debo coger valor y enfrentarme a él, aún con todo lo sucedido ... Pero, aún no se como."

Yoochun dejo aquella negra y elegante pluma sobre el escritorio tras escribir aquello en el pequeño bloc, en el cual extrañamente se había puesto de pronto a escribir nada mas llegar a su hogar. Pero dejo de hacerlo cuando el sonido de la puerta le alerto por completo.
Yoochun casi se levanta de un gran salto de la silla en la que estaba sentado, y a causa del susto su corazón se sobresalto. Cuando escuchaba su teléfono o la puerta sonar tenia la extraña sensación de que se traba de Junsu, aunque siempre había fallado, <<. Pero alguna vez tendría que tratarse de él .>> o eso es lo que todos dicen cuando esperan algo.

— Tengo unas tremendas ganas de arrancar el timbre de la puerta, y lanzar el teléfono lo mas lejos posible — bramo Yoochun nada mas abrir la puerta y ver la inmóvil figura de Jaejoong tras ella — ¿Qué os pasa a todos? — pregunto molesto. De nuevo había fallado en adivinar de quien se trataba ...
— Algo me dice que no era lo que esperabas — murmuro Jaejoong abriéndose paso, para entrar al interior del apartamento sin invitación.
— No es eso. Estoy realmente cansado de que me molesten — Yoochun respiro extenuado y observo como Jaejoong le miraba de pronto preocupado:
— Yoochun, estas increíblemente irritable hoy, mal momento para hablar contigo ... —
— Lo siento, Jaejoong. Pero ... ya que has pasado, quedate si quieres — le comento al observar que Jaejoong ya se introducia del todo en la casa y se acomodaba sin previo aviso en el sillón de la gran sala. Mantenía sus pies descalzos encima del sillón y comenzaba ha hablar cómodamente mientras peinaba con sus dedos su ordenado cabello.

— ¿Porque tan distante? — le pregunto
Yoochun contesto con un simple: — Por que estoy trabajando — mientras seguía en pie, distraído.
— Junsu recibió sus cosas.  — tal y como si Jaejoong dijese unas palabras mágicas, capto por completo toda la atención de Yoochun, quien lo miro con cierto interés  — Le di las cosas que se dejo aquí, tal y como me dijiste ¿Lo recuerdas?.— Yoochun asintió con la cabeza, silencioso y atento en las palabras de Jaejoong — Pregunte a Junsu si había discutido contigo — su curiosidad incremento, dando una señal a Jaejoong para que continuara — Junsu negó con la cabeza, tomo sus cosas, y tan rosado como un melocotón, se entro en su casa sin una palabra más. Pero después, él se comporto como siempre conmigo, pero creo que no habéis vuelto a hablar desde entonces ¿verdad, Yoochun? —
— Verdad, verdad ... — contesto desganado. Y por eso estaba tan nervioso aquellos días, con una verdadera incertidumbre.

Jaeoong lo miro aún mas intranquilo, y Yoochun le tranquilizo: — Él no tendrá el tiempo suficiente, y yo tampoco lo tengo ... —
Jaeoong hizo un gesto de incredulidad, y comento con voz autoritaria:  — ¿Me vas a servir algo?, o ¿no me invitaras a nada? —
Yoochun bufo cansado— Ah, realmente maleducado ... — y se dirigió a la cocina por si con suerte encontraba algo que ofrecer al exigente Jaejoong, quien parecía haberse instalado allí por un lago rato.

Cualquier cosa liquida que mantuviese húmeda la garganta de Jaejoong, valdría la pena para calmarlo por un tiempo.
Pero Yoochun, al volver a la sala, observo que Jaejoong parecía estar demasiado ocupado como para tomar algo.
El hermoso hombre con pies en alto, se mantenía hablando por teléfono. <<. ¿Desde cuando se a puesto ha hablar por el celular? .>> se pregunto Yoochun extrañado, mientras observaba sorprendido como Jaejoong hablaba con cierto entusiasmo por aquel aparato.

— Ya, sí ... verdad — se le escuchaba comentar con la persona que se encontraba tras aquel opulento celular — Sí — Jaejoong dirigió una mirada hacia Yoochun, y al ver que este había traído unas cervezas tan frías como llamativas, los ojos grandes de Jaejoong se llenaron de un brillo resplandeciente  — Oh, Oh — exclamo emocionado,  dejando de lado su propio celular y conversación. Pasando de súbito aquel aparato a Yoochun, sin ni siquiera cortar la llamada.

Yoochun incrédulo por la actitud de Jaejoong se llevo el celular a su oído y escucho la voz que procedida del receptor, la persona con quien Jaejoong estaba hablando  unos segundos antes.
#— ... no es exactamente eso ... —# se escuchaba  tras el teléfono esa sutil voz, tan singular como reconocible, de aquella persona que continuaba conversando sin saber que Jaejoong ya no era quien le atendía.
— ¿Junsu? — pregunto Yoochun sorprendido.
#— ¿Y-Yoo-Yoochun?—# no podía ver el rostro de Junsu, pero su voz parecía igual de sorprendida que la suya propia #— ¿Cuanto tiempo llevas ahí? —# pregunto preocupado.

La voz alta de Junsu sorprendió de nuevo a Yoochun, hacia unos días que no lo escuchaba y tenia miedo de escucharlo de nuevo, pero era lo que había deseado hasta ese momento. Poder hablar de nuevo con él tras su último “desafortunado” encuentro.

— Ahora mismo, Jaejoong paso el celular y ... — Yoochun contesto con un hilo de voz, observo a Jaejoong que se había llevado aquella refrescante bebida a los labios y le miraba con una sonrisa triunfante.
<<. Jaejoong-ah, ¿Estás son tus ideas? .>> pensó Yoochun en aquel instante.

#— Ah ... —#
Aquel simple "Ah" procedente de Junsu tras el celular, hizo a Yoochun temer el silencio entre ambos: — Junsu ... —
#— ¿Huh? —# contesto levemente.
— ¿Estas enfadado conmigo? — le pregunto Yoochun, incapaz de poder aguardar más aquella pregunta.
#— Es extraño ... —#
— Sí ... — afirmo avergonzado. Recordó claramente aquel momento, y los labios de Junsu apretados sobre los suyos.
#— No me gusta recordarlo —# contesto de pronto tras el teléfono. Yoochun intento que su rostro no reflejara aquel desengaño por aquella contestación #— Es extraño lo que Yoochun hizo —# Junsu sonó tímido.
— Lo siento mucho — se disculpo Yoochun.
#— No quiero evitarte, en verdad se siente también extraño si no puedo hablar contigo —# tras aquella frase la risa de Junsu se hizo sonora en el celular, y Yoochun se sintió mucho mas tranquilo al escuchar aquello.
— ¿Verdad? Yo también sentía algo extraño al no poder hablar contigo, Junsu. Sentí que hice algo mal, y tenia desconfianza de volver a hablar. Como si fuese un adolescente — se sincero.
Junsu se empezo a reír fuertemente: # —Pero ya no eres un adolescente, es mas … estás mas mayor que antes — empezó de nuevo reír tanto que parecia que el celular estallaría,  y el mayor sintió un alivio aún mayor al escuchar las bromas de este tras el telefono.

 # —  Siento haberme ido sin aviso ese dia, y no ponerme en contacto contigo estos pocos días. Se sentía tan ... vergonzoso hablar contigo — #
— Cree un atmósfera extraña entre nosotros. Lo siento — se disculpo de nuevo, y no pudo evitar escuchar la leve risa de Jaejoong quien escuchaba con atención sus palabras.
#— ¿Por qué hiciste aquello? —# Junsu lo pregunto con una voz segura, y Yoochun quedo sin contestación hacia la pregunta, pues él mismo se realizaba aquella misma pregunta  #— Ah, lo siento. No es un buen momento para mi el hablar ahora —# dijo de pronto Junsu, con rapidez en su voz #— ¿Sabes donde esta el teatro? En el que ensayo ... ¿Te parece bien pasarte? Puedes explicármelo entonces ... ¿Sí? —# pregunto por último.
Yoochun no negó la invitación, pues bien espera por ella, y entonces no cometer de nuevo otro error.

Tras terminar la conversación, Yoochun dejo sobre las manos de Jaejoong el celular
— Uno se siente mucho mejor tras hablar las cosas, ¿verdad?. — le pregunto Jaejoong sonriendo —Era agobiante la situación para mi, y te vi tan preocupado ... —
— Jaejoong, sinceramente  no sé si darte las gracias o echarte de mi casa — ambos no pudieron evitar reír.
El humor de Yoochun había subido más que la espuma de aquella bebida....

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD