Time - Cap. 3

3 comentarios
 - Always your side -


Quisiera ser el viento y envolverte en mis brazos
Quisiera volar al mundo en el que estás
Quiero verte, quiero verte
Siempre te esperaré
porque simplemente no puedo olvidarte

- THSK - Wasurenaide – 


Su corazón se siente tranquilo desde que ya tiene claro que ama al pelirrojo y nunca dejara de amarlo, sus sueños se han tornado en imágenes de un futuro compartido al lado de junsu. Preguntadose que hubiera sido de ambos si en un par de años contaran con una familia. En sus sueños aparece un pequeño de no más de tres años con su cabello negro azabache y sus ojitos de color caramelo idénticos a los de su umma. Entre tanto recordar cada mínimo detalle de aquel precioso sueño su sonrisa ha mutado a aquellas que se mostraba débiles y tristes desde la partida del pelirrojo a unas radiantes y su mirada demuestra que aunque no ha superado por completo la muerte de junsu tiene la esperanza que en un futuro cuando su vida llegue a su fin podrán reencontrase con el pelirrojo y que entre cantarines ángeles le susurrara cuanto le ama y podrán estar al fin juntos.

Como cada día se dirige al lugar donde su amado duerme eternamente dejando sobre la lapida un ramo de flores de distintos tipos, arranca del suelo las pequeñas hierbas malas que han crecido dándole una fea apariencia al lugar de reposo del pelirrojo, seca con el dorso de la mano el sudor que se acumula en su frente, es un día caluroso pero no por ello dejara de visitarle como lo ha hecho desde su partida. Relata los sueños que ha tenido constantemente, le habla sobre su pequeño hanuel, aquel pequeño que nunca nació pero que solo en sueños lo ha conocido, la prueba perfecta del amor que se tienen y pronto las lagrimas empapan su rostro aun desea con fervor que junsu esté vivo y no en aquel eterno sueño.

Se despide cálidamente de su pelirrojo mientras seca los restos de lágrimas, la vida del pelinegro ha vuelto a su andar normal. La casa donde ambos vivirían ha sido vendida junto con aquellos obsequios del día de su boda. También ha vuelto a componer y las palabras fluyen en cada una de sus composiciones, tan solo recordar al pelirrojo le hace volar y escribir canciones llenas de amor así también como tristes melodías de un amor no correspondido o uno donde su alma gemela pierde la vida así como le sucedió a él.

La señora Kim a diario le visita para merendar o a la hora de la comida y en un cómodo silencio ambos se reconfortan para no dejarse vencer.

“porque para una madre la pérdida de un hijo es irremplazable que no tiene nombre el sentimiento que provoca… Y para un hombre enamorado la muerte de su alma gemela es la misma propia muerte donde el mundo se vuelve su infierno personal y vivir una vida sin el amor del otro es un calvario que a diario le espera al abrir los ojos “

Yoochun conoce a la perfección que no existirá otra persona que logre capturar su corazón como lo hizo junsu. También sabe que una vida de soledad y recuerdos del pelirrojo le espera mas no importa cuando las arrugas en su cuerpo que llegan con la edad o quizás en un par de años la muerte le alcance podrá hacerle compañía a su pelirrojo esposo.

Porque sí junsu es ahora y por siempre su esposo, su complemento aunque el muy tarde se haya dado cuenta.

Sus días transcurren con total normalidad, cada noche el pelinegro espera ansioso que Morfeo le atraiga en un profundo sueño y así le pueda ver…tocar y estar junto a junsu.

“Porque para Yoochun un nuevo día comienza cuando el sol se oculta y la noche le hace paso”

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

-Yoochunnie…yochunnie – escucha murmuros y los ojos comienzan a pesarle una sonrisa se curva en sus labios y se abandona a la cálida voz que llama su nombre

-appa….¡appa! – grita un pequeño mientras corre por todo el jardín en tanto busca con la mirada al hombre que le ha dado la vida

-haneul, si encuentras a appa te voy a dar doble ración de postre – comenta el pelirrojo a su pequeño notando como el menor grita emocionado “¡yupi!”, la algarabía y felicidad de comer su postre favorito en doble cantidad hace que se esfuerce, busca de un lado para otro hasta que por fin consigue ubicar su objetivo.

El cuerpo del pelinegro descansa bajo la sombra de aquel frondoso árbol de cerezos, aun las pequeñas flores no comienzan su caída natural así que cubren por completo el árbol. Escucha pasos acelerados pero no hace caso continuando con su relajante sesión de sueño y antes de siquiera abrir un ojo un pequeño bulto se lanza contra su cuerpo. Solo se escucha un “ouch” por parte del pelinegro el pequeño hanuel le ha sacado el aire con tan repentina acción.

-¡omma!… ¡omma! ¡Lo encontré! – grita lleno de contentura hacia el pelirrojo que camina a paso lento

-¿a qué juegan? – pregunta el pelinegro ya recuperado

-omma dijo que si te encontraba…me da postres así – dice abriendo sus pequeños brazos para demostrarle la cantidad de postre que recibiría como premio

-mi pequeño encontró a appa ahora ve con la abuelita – pide el pelirrojo a su hijo y este parte no sin antes besuquear a su appa y darle un beso a su omma corriendo a la casa donde su abuela le espera para darle un merecido baño sorpresa porque el pequeño se dice alérgico al agua con tal de no bañarse

-yoochunnie ¿Qué haces aquí? – pregunta con tranquilidad sentándose al lado del pelinegro – oh my god sun! ¿No me digas que lo has olvidado? - le vuelve a preguntar antes de que el pelinegro le responda la primera pregunta

-solo quería un momento a solas junsu – pasa el brazo sobre la espalda del pelirrojo – nunca olvidaría nuestro aniversario baby – responde y besa castamente sus labios sonriendo al ver al pelirrojo dejar de fruncir los labios en tan lindo puchero

Se quedan unos minutos más en completo silencio, el pelinegro tomando de la mano a junsu y rozando con el dedo la del pelirrojo donde se encuentra el anillo de bodas. Cuatro años juntos y bendecidos con un pequeño. Sus rostros giran lentamente hasta quedar uno frente al otro, la distancia se reduce hasta que sus labios se topan, se besa con total armonía y la palma del pelinegro abandona la mano de junsu y se sitúa en su mejilla. Ambos se dejan llevar disfrutando y ansiando un poco más de contacto

El pelinegro atrae por la cintura a su esposo recostándolo sobre el verde pasto una pequeña flor cae sobre la frente del pelirrojo y yoochun sonríe ante la imagen de su amado ligeramente sonrojado por la posición. El pelirrojo se siente nervioso al saber que su omma podría salir a buscarles y encontrarlos en tremenda situación. La pequeña flor es retirada, siendo nuevos besos quienes llenen el rostro del pelirrojo. Yoochun besa cada palmo de la nívea piel del pelirrojo bajando lenta y tortuosamente por su cuello donde muerde, lame y chupa trocitos de piel dejando una que otra marca que tal vez mas tarde llegue a notarse demasiado. Yoochun quiere más y sin pudor levanta la camisa de junsu dejando ver su cuerpo delgado, se relame los labios y alza la mirada encontrándose con la de su esposo que le mira con amor y un brillo en los ojos sabe que junsu también desea que siga y le ame sin importar que se encuentren en el jardín. El pelinegro deposita un beso debajo del ombligo del pelirrojo y otro más en la pequeña cicatriz que apenas y se ve. La marca de la cirugía de cuando nació su pequeño hanuel y tan solo recordar ese día especial hace que su corazón brinque de felicidad. Y cuando está a punto de subir a uno de los rozados pezones del pelirrojo…

-¡junsu…yoochun entren o no querrán llegar tarde! – el grito de la señora kim les sorprende, y es junsu quien de inmediato baja su camisa e incorporándose de inmediato, casi los pillan y sus rostros adquieren un tono rojo por la sangre que se ha agolpado en ambos

-¡yoochun babo! – atina a decir y sale corriendo a casa escuchando como el pelinegro solo ríe a carcajadas por la actitud de junsu y del placentero momento que ambos disfrutaban. Ama a su suegra pero les ha arruinado su candente sesión de amor y también ha hecho que se quede con un problema entre las piernas, quien el único que puede aliviarle a huido y solo le queda la otra opción una ducha fría y su mano amiga quien le ayude a alivianar el dolor que le causa al caminar

Cerca de las siete de la noche la pareja se encontraba preparándose para partir, junsu le se ponía de acuerdo con su madre sobre el pequeño hanuel que divertido miraba la televisión, por su parte yoochun miraba por el reflejo de de la ventanilla del auto que no hubiera alguna mancha o arruga en su pulcro traje negro. Ambos se despidieron de la señora kim muy sonrientes cuando el coche estaba a punto de partir el pequeño salió a despedirles, agitaba su pequeña mano y también les mandaba un sin fin de besito a los cuales junsu respondía con el mismo gesto. El viaje no duro ni una hora ambos charlaban de todo y nada. A veces sumidos en un tranquilo silencio a veces cantando y en otros momentos riendo a pulmón porque junsu a querido una atmosfera romántica mientras llegan al restaurante y ha puesto el CD con las canciones infantiles que le gustan a su pequeño hanuel, el pobre de junsu muere de vergüenza por haber olvidado marcar ambos discos compactos para así diferenciarlos además quiere golpear a su esposo por reírse de él, pero su risa es contagiosa que le acompaña.

Su lugar de destino este a unos cuantos metros y junsu queda con la boca abierta yoochun ha hecho reservación en el hotel del cual le hablo con ensueño hace tiempo, su amado Yoochunnie le ha traído al Lotte Hotel de Seul, un lugar con excelente atención, habitaciones minimalistas pero con un gusto estético, bueno eso es lo que había escuchado del turista que apareció en televisión y sus ojos no dejaron de ver el sitio, ese día le platico a yoochun sobre aquel hotel y la maravillosa comida que ofrece su restaurante. Es por este motivo y por muchos más que junsu lo ama, pareciera que yoochun no le presta atención más sin embargo le demuestra que cada una de sus palabras son bien escuchadas y no importa si este cansado o muerto de sueño, yoochun siempre prestara la absoluta atención a su esposo.

A la entrada del hotel el valet parking los espera para llevarse el auto al estacionamiento, mientras tanto ellos entran directo al restaurante el cual no se compra con los demás comentarios que había escuchado, el lugar desprendía elegancia y sofisticación, sus mesas bien decoradas y un ambiente relajado.

-reservación a nombre de park yoochun – dijo el pelinegro al recepcionista el cual busco en la computadora la reservación que este hubiese hecho días antes

-por aquí – le indico y les guio a la que sería su mesa

La cena transcurrió de los más tranquilo, de entrada había ordenado unos rollitos de berenjena los cuales acompañaron con una botella de deliciosa champagne bollinger, junsu casi dio el grito en el cielo puesto que esa marca es costosa y de plato principal El cerdo Cordon Bleu. Yoochun ib por la cuarta copa de champage pero junsu aun no terminaba la primera, lo que confundió al pelinegro pensando tal vez que a junsu no le gustaba el lugar.

-me encanta este sitio chun – le dice con una sonrisa que le derrite por completo – gracias…

-baby te he traido para celebrar nuestro aniversario pero tal parece que no te agrada – le dice con sinceridad porque su plato esta casi lleno y su copano ha bajado de la mitad

-ahh~ - suspira – que voy a hacer contigo park yoochun – lo mira regalándole una sonrisa mas y aleja su plato, es que simplemente esta sensible y los olores le dan nauseas – yoochun, esto es más de lo que esperaba…

-pero junsu… - junsu le toma la mano indicándole que guarde silencion

-park yoochun no puedo tomar alcohol por indicaciones del médico – y siente como es ahora yoochun le aprieta la mano con preocupación – no es nada malo chunnie sino un segundo milagro – le dice con total calma y un delicada sonrisa surca sus labios y yoochun no cabe de sorpresa felicidd y amor, porque su amado le acaba de decir que tendrán un lindo y precioso bebe

-¿Cuánto? – pregunta el pelinegro con una sonrisa de oreja a oreja

-apenas ocho semanas, amor – contesta con algarabía y jubilo

La alegría del pelinegro es demasiada, llama al mozo y pide la cuenta. Se dirigen a la recepción del hotel y yoochun pide la llave de la habitación donde dormirían esa noche. Junsu por su cuenta sabe que no conciliaran el sueño hasta muy entrada la madrugada y eso es lo que quiere, que yoochun le haga el amor como el solo sabe hacerlo, que le acaricie y recorra cada palmo de su cuerpo con sus habilidosas manos. Porque solo yoochun es el único hombre con quien ha intimado y que también es dueño de sus pensamientos más oscuros donde el deseo y placer son compañeros mutuos además de yoochun hacen a combinación perfecta para que su libido alcance niveles altos y lo único que se le apetece es el pene de yoochun enterrado en su interior.

Es cuestión de minutos y las puertas del elevador cerradas para que sus bocas se encuentren. Yoochun ha empotrado al pelirrojo contra la pared, sus cuerpos se rozan mientras la habida lengua de yoochun explora la cavidad bucal de su esposo y lo sostiene de la cintura cuando las piernas del pelirrojo comienzan a flaquear, ese es el efecto que tiene yoochun sobre su cuerpo. Las mano del pelinegro corre peligrosamente cuesta abajo rumbo al trasero de su esposo y cuando está a punto de alcanzar su objetivo, el elevador se detiene y el pelinegro solo chasquea la lengua es la segunda vez que su adorado esposo se salva.

Corren por el pasillo como adolecentes en su primera noche, las risas inundan el camino y un camarero que pasa a su lado les mira conociendo de antemano que sucederá al cerrarse la puerta número 303 del afamadísimo Lotte Hotel de Seul. Y dicho y hecho las ansias de poseer el cuerpo de su amante han hecho que lo lleve en brazos hasta la amplia cama que les espera. junsu no espera así que mientras su esposo lo lleva en sus fuertes brazos él se dedica a besar su rostro, cuello y oreja provocando deliciosos escalofríos en el cuerpo del otro que ya comienza a jadear y la sangre acumularse en un punto al sur de su cuerpo. Se detiene a un paso de la cama y baja a su esposo sonriéndole con tanto amor y es el propio yoochun quien le comienza a desnudar, le quita el saco con extremada calma admira el sonrojo que cubre las mejillas de junsu y lo besa transmitiéndole cada uno de los sentimientos que albergan su corazón mientras tanto sus manos abren botón por botón su camisa dando paso a la blanca y suave piel que roza sus nudillos cada que un botón es liberado. Llega al borde del pantalón y también lo desbrocha con calma sin tocarlo una sola vez porque lo que yoochun quiere es hacerle el amor con calma y sin prisas, por inercia el pantalón cae hasta los tobillos del pelirrojo y con una rápida mirada, junsu ya sabe que hacer así y se quita los zapatos, después le siguen los calcetines y por ultimo saca los pies del pantalón, quedando solamente con un bóxer negro ajustado que delinea cada una de sus curvas y hace al pelinegro salivar por lo bueno que esta su baby aparte esa vista a la parte superior de su cuerpo que luce encantadoramente sexy a la vista de sus ojos le estremece de placer y su miembro más que erguido clama por atención.

Con delicadeza le retira la camisa, lo recuesta sobre la cama con sumo cuidado y le deja ahí postrado para que pueda ver como el mismo se desnuda ante sus ojos. Yoochun no se desnuda tan lento como lo hizo con junsu y en un santiamén se encuentra a la par de su esposo besando sus carnosos labios mientras su mano recorre su aun plano estomago donde aquel pequeño intruso crece lentamente y ellos le esperan para darle todo el amor así como su hermano mayor y su linda abuela consentidora. El bebe que viene en camino es una nueva luz que iluminara su vida.

Deposita beso por aquí otros tantos por allá, los jadeos de junsu resuenan en su oído y yoochun quiere más, baja a los motecitos rosas que están ya duros por la excitación peor la boca ávida de yoochun le pone más a tono escuchando por primera vez del día un agudo gemido de su esposo que por el embarazo esta sensible. Chupa, lame, succiona y los gemidos de junsu se vuelven a escuchar, se retuerce ante las caricias de su pelinegro y pide más, yoochun nunca le negara algo y baja por su estoma dando besos, deteniéndose en su vientre sonriendo por su hijo no nato susurrándole cuanto lo ama y junsu no puede ser mas dichoso al escucharlo hablar de tal manera. Después de unos segundos el pelinegro vuelve a la marcha para quitar por completo la última prenda, mostrando el miembro de junsu erecto con la palma de la mano lo acaricia y junsu gime fuerte el nombre de yoochun, las mejillas se colorean de carmesí, su cuello y parte del pecho adquieren un color rosado por la temperatura que ha aumentado en su cuerpo.

-baby… elige ¿mano o boca? – le pregunta con voz ronca sin dejar en ningún momento de estimularlo

-chun … - y la vergüenza se apodera otro poco de el

-elige junsu – le ordena juguetón

-boca – murmura y cuando iba a seguir hablando la boca de yoochun se hizo de su miembro primero jugó con la rojiza punta, su lengua se movía en círculos, después llegaron las lamidas desde la base hasta la punta y de regreso, con la mano libre yoochun masajeaba los testículos del pelirrojo que también se encontraban ya hinchados casi al punto de reventar – mas….- y cuando el pelirrojo le rogo su boca engullo por completo su pene haciéndole gritar con desbordante placer, la caliente y bien instruida boca del pelinegro subía y bajaba por toda la extensión dándole la atención que su baby pedía

yoochun no podía seguir consintiendo a su esposo, el también necesitaba atención, ya deseaba introducirse el contraído pasaje de su pelirrojo, dejo el miembro de junsu y le abrió un poco más la piernas así tuvo acceso a ese lugar al cual le encantaba perforar. Lamio alrededor escuchando el chillido de su esposo que le pedía que parase porque eso era muy vergonzoso mas sin embargo el pelinegro no le hizo caso alguno, siguió con su labor e incluso metía la punta de la lengua dilatándolo un poco, ya cuando estuviera húmedo el primer dedo invasor se adentro sintiendo las paredes del interior contraerse más se aflojaron cuando yoochun le pidiera al pelirrojo que se relajara.

Uno, dos, tres dedos entraban y salían del dilatado anillo con rapidez, los gemidos de junsu parecían un coro angelical a oídos del pelinegro y su entrepierna sí continuaba sin atención se correría con un gemido mas del pelirrojo. Detuvo toda acción y a cambio obtuvo un gruñido por parte de su baby. Situado en medio de las piernas de junsu la punta de su miembro rozaba su entrada jugando con la paciencia del pelirrojo que cada que le tocaba este se empujaba contra su erguido miembro para tenerlo de una santa vez en su interior

-¡park yoochun hazlo ya! – fue lo que el pelirrojo le ordeno algo exasperado

- parece que mi baby está impaciente – le dice con burla recibiendo un golpe en el brazo como castigo – ouch!

-te lo mereces ba…- no termina de decir la última palabra porque yoochun le calla con su boca, besándolo desesperado mientras tanto su hinchad miembro se hace paso por el estrecho espacio sintiendo como el interior de junsu lo aprieta y quiere moverse, partir en dos al pelirrojo pero que a sabiendas de su estado debe ser gentil. Permanece unos minutos estatico dando cortos besos en la boquita de su esposo que exhala profundamente acostumbrándose al pedazo de carne que se resguarda en su estrecho pasaje, conoce a la perfección de la incomodidad presente pero en cuanto se acostumbre el mismo cielo tocara. Y es el mismo junsu quien mueve la cadera con las manos sobre los hombros de yoochun se empuja para enterrase un poco mas sintiendo como la punta rojiza toca lo profundo de su interior. Sus cuerpos van adquiriendo un tono perlado por el sudor que emana de sus cuerpos, sus bocas siguen buscándose y entre besos se dicen cuanto se aman, lo mucho que se necesitan y una que otra palabra obscena por parte del pelinegro.

Yoochun jala una de las almohadas y la coloca debajo de la espalda baja de junsu elevándolo un poco y logrando llegar más profundo. La cadera del pelirrojo es fuertemente agarrada y es seguro que después tendrá las marcas de manos, yoochun lo embiste clavándose todo lo que puede sintiendo como los músculos de su cuerpo se contraer debido al placer que siente y le otorga a su esposo, el calor se ha concentrado en su bajo vientre, su miembro exuda gotas del transparente pre-semen, admira con deleite el rostro contraído de junsu, sus labios entre abiertos que gimen su nombre como si fuera un mantra, baja las vista por su pecho y nota el subir y bajar de este por la respiración agitada que lleva y un poco más al sur nota el miembro de su esposo ha disminuido de tamaño por la falta de atención y el no quiere disfrutar solo sino que ambos deben hacerlo, escupe en su mano y toma su miembro por la base subiéndola hasta tocara la punta, sube – baja, los estruja y poco a poco el pene de junsu adquiere de nuevo su forma y tamaño, los gemidos de junsu aumentan y sus embestidas igual, en un hábil movimiento yoochun jala por las caderas a junsu quedando ahora recostado con su esposo encima cabalgándole y el pelinegro le ayuda flexionando las pierna y elevando la pelvis empujándose contra el estrecho pasaje primero lento después rápido, volviendo loco a junsu por la dispareja velocidad que yoochun imprime a sus embestida. Junsu pide, ruega, lloriquea por mas y solo gana esas sonrisas seductoras de su esposo que le provocan a besarlo y morder sus labios los cuales están rojos e hinchados como los suyos.

-yoochun…ah~ - gime ronco mordiéndose el labio y un corrientaso de placer le recorre la columna – yo voy…

-hazlo baby….dámelo todo – le pide acelerando sus embestidas

Y con esas palabras el pelirrojo se corre liberando su semen sobre el estomago de yoochun entre espasmos y palabras sin sentido se deja llevar por el orgasmo tan placentero que acaba de tener. Unas cuantas embestidas mas, su vientre se contrae llegando por fin al clímax de su desenfrenada pasión llenando el interior de su esposo con su propio y caliente semen dando un par de embestidas más para que toda su esencia termine de liberarse. El atrae en un cálido abrazo mientras ambos recuperan el oxigeno faltante, se gira dejando a junsu a su lado retirando su miembro de aquel lugar especial donde minutos antes llego a la gloria, un jadeo escapa de los labios del pelirrojo y su inigualable puchero aparece para después ser besado por el pelinegro, con los pies empuja la almohada que utilizo antes pues ya es incómoda para el pelirrojo y se cubre a ambos con las mantas.

-te amo chun…- murmura el pelirrojo y le da un casto beso en su pecho del lado del corazón

-y yo ati junsu – contesta besando la frente de su esposo – te amo con toda mi alama junsu

La sonrisa de junsu se expande y le regala un último beso antes de comenzar a quedarse dormido mientras tanto el pelinegro agradece a la vida por haberlo puesto en su camino porque para yoochun , junsu es su preciado y mayor tesoro junto a la hermosa familia que le espera en casa. El sueño le vence y abrazado al amor de su vida sus ojos se cierran debido al cansancio quedándose dormido con una suave sonrisa en sus labios.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Despierta con un agradable sentimiento, mira por la ventana comprobando que ya es de día después fija su vista a su entrepierna, retira la cobija que le cubre luego levanta su pijama junto a su roba interior notando que esta manchada por su semen, ese sueño había sido uno de los mejores y quisiera soñar una vez mas que le hace el amor a junsu.

“porque solo en sueño lo puede tener y sí yoochun durmiera para toda la vida no tendría que despertar añorando la noche para ver el rostro del pelirrojo”

-tarde o temprano te volveré a ver, junsu ah y ese día no te aparatare de mi vida – murmura con un dejo de tristeza, esta renuente a olvidarlo porque ha sido complicado darse cuenta de sus sentimientos para que a la primera le de vuelta a la pagina sabiendo que es imposible borrar el pasado, el presente y el futuro que lo ata a junsu, porque su amor va as allá del tiempo que los separe, en una vida u otra ellos se encontraran y al final podrán decirse “te amo”.

De nueva cuenta le visita a su lugar de reposo, le habla sobre su sueño y lo mucho que desea se convierta en realidad, deja un ramos de rosas blancas sobre su lapida y cortas las pequeñas ramitas de hierba mala que comienza a aparecer, esta vez no llora, no se echa la culpa, solo sonríe y repite a cada tanto cuanto lo ama que su amor por él nunca va a cambiar aun si así viva su vida en la soledad pero con solo su recordándole hará sentir que no se encuentra solo y eso llenara su vida.

Recibe una llamada de la señora kim pidiéndole ayuda a mover unos muebles y yoochun se despide de su amado, recordándole que mañana también le visitara como es ya costumbre. Camina de regreso al hogar de su suegra saludando en el camino a todos sus conocidos, sonríe radiante, feliz porque en su mente solo se repite el sueño que ha tenido, esas imágenes claras y tan reales, los gemidos de junsu que con solo recordar comienzan a hacer estragos en su cuerpo. Tan sumido en sus pensamientos que no se da cuenta que al cruzar hacia el parque un auto va a alta velocidad hasta que el claxon de este resuena por toda la calle pero es demasiado tarde el duro metal ha impactado contra su cuerpo, levantándolo por el aire y cayendo estrepitosamente al duro asfalto, el coche no se detiene sino que aumenta aun más la velocidad desapareciendo entre las calles de aquel pequeña comunidad. La gente se acumula alrededor del pelinegro todos queriendo ayudar pero mas no pueden hacer nada temiendo a moverlo y lastimarle más de lo que ya esta, su respiración es lenta y pausada apenas logra abrir los ojos y nota la gran multitud pide ayuda pero parece que nadie le escucha y entre toda la gente cree ver al pelirrojo que le sonríe y cuando los vuelve a abrir el ya no está. La ambulancia llega en menos de diez minutos inspecciona sus heridas y rápidamente lo montan sobre la camilla sus signos vitales están muy bajos y las heridas causadas son severas necesita atención urgentemente. Las sirenas de la ambulancia se encienden y los coches a su paso se abren. Los paramédicos tratan de mantenerlo estable pero es una labor difícil.

Llegan al hospital más cercano, yoochun necesito de una operación de urgencias para controlar las hemorragias internas de su cuerpo. La señora kim y el tío de junsu esperan en la sala de espera con miedo indescifrable ¿porque cuando el pelinegro estaba saliendo adelante esto le ocurría? se preguntaba la señora kim. En quirófano los médicos trataban de hacerlo todo lo posible, a lo lejos yoochun solo escuchaba suaves murmuros es voz le era tan conocida

-no tengas miedo… yo estoy aquí – le dijo aquel ser al que no podía ver pero sentía una calidez y sonrió – chun- ah estoy aquí….toma mi mano – una lagrima rodo por su mejilla cuesta abajo ningún médico o enfermera se dio cuenta de ello, las respiración del pelinegro se hizo más lentas y el pitido de la maquina del electrocardiógrafo sonando aquel pitido conocido.

“park yoochun había muerto”

Flores blancas de distintos tipos rodeaban su ataúd, la señora kim lloraba la pérdida del pelinegro al cual consideraba su hijo, min ah estaba presente llorando contra el pecho de su pareja pues apreciaba a yoochun y la historia entre ambos era fuerte. El tío de junsu solo apretaba los puños mientras con silenciosas lagrimas le lloraba yoochun era como el hijo que nunca tuvo. El ataúd poco a poco bajaba por aquel agujero donde reposaría por la eternidad la familia había decidido enterrarlo al lado de su esposo. Al lado del pelirrojo que ocupo la mente y el corazón del pelinegro hasta su ultimo latido. Flores fueron lanzadas como un último adiós y la tierra fue cubriendo la caja de madera donde el cuerpo de un pelinegro descansaba para por fin estar al lado de su amado. Mientras terminaba el sepelio una ligera lluvia cayó sobre los presentes los cuales se quedaron para despedir a su amigo, hijo, nuero, alguien especial para todos. Cuando el ataúd por fin quedo cubierto de tierra la gente se marcho poco a poco hasta que la señora kim era la única en el lugar, sus lágrimas habían cesado, sus ropas se encontraban húmedas debido a la lluvia.

-mis niños ahora me he quedado sola, pero ustedes por fin están juntos como debió ser- decía con los ojos llenos de lagrimas pero suspiraba hondamente para retenerlas

Lluvia de arroz caía sobre aquella pequeña comunidad, la gente salía para ver con sus propios ojos ese “milagro”, la señora Kim extendió la palma de la mano donde unos cuanto granos cayeron sobre ella y recordó el día de la boda de su querido hijo.

-Mama, el arroz… olvide el arroz es de mala suerte no lanzar arroz a los novios – comentaba junsu preocupado.

El cielo mandaba una lluvia de arroz para que la pareja fuera feliz en el lugar donde sus almas ahora se encontraban juntas de nuevo, dándoles la bendición a una vida juntos en el cielo porque la muerte les había separado y ahora la misma muerte les unió.

“porque que iba a ser de un park yoochun sin la existencia de kim junsu”

Porque antes de morir las únicas palabras que su mente formo era dedicadas a su pelirrojo y mado junsu

-Junsu ah, gracias por enseñarme a amar….


3 comentarios:

  1. Anónimo5/26/2013

    No lo puedo creer este fanfic es realmente hermoso.... habia leido otros pero... no no no no nunca uno como este... :') me hizo derramar lagrimas... me imagine todo (TODO) lo de este capitulo <3
    Gerardo

    ResponderEliminar
  2. No me podia ir de aqui sin no dejar un comentario de verdad lo intente pero no pude xDD
    Hermoso <3

    De verdad no me gusto yoochun al principio, y es verdad se dio cuenta muy tarde, pero junsu es hermoso <3 y su amor tambien.
    Hermoso fic. Y en verdad oye, junsu debe decir denada por enseñarlo a amar.

    ResponderEliminar
  3. Pobre de mi Chunnie fue lindo que su anhelo por Junsu fuera tal que desencadenó ese sueño tan bello y conntanta entrega. La vida de amor que les fue negada él la vivió en un sueño, y eso es justo lo triste, por que a finnde cuentas al despertar la magía de esa entrega, las sensaciones no existen y creo que la sencacion de vació es muy lamentable cuando amas así. O por Diooos cuando alguno de ellos muere me parte el alma, pero mi kokoro no soporta que miamado Chunnnie muera sea como sea, lloro a mas no poder.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD