Curso Avanzado - Cap. 2

2 comentarios
¿Qué cosas decía Changmin?

Ambos eran hombres y aún más, el tenía novia.

La mano derecha de Junsu se apoya en pecho de su menor, para alejarlo, pero aquel cuerpo se mantenía firme.

-Minnie…-

Changmin apoya una de sus manos sobre la ajena posada sobre su pecho. El mayor no hacía suficiente fuerza para alejarlo, no pareciera realmente negado ante la situación. El menor avanzó, acortando la distancia entre ambos rostros. Jamás nadie había mirado a Junsu de aquella forma tan apasionada, jamás supo con claridad el tono de color de aquellos ojos que lo observaban con intensidad, hasta el momento.

-Minnie… tus padres…-

-Grita si quieres.-

La lengua de Changmin, acariciaba sin pudor el lóbulo de Junsu. Aquello estimulaba aún más la entrepierna del mayor, a sí mismo, intentaba controlar lo que pudiera salir de entre sus labios. El más alto sabía que el cuerpo de su ajeno se encontraba tenso, por lo tanto, una de sus manos se deslizó hacia abajo, acariciándolo sobre la ropa.

-Changmin no…-

Aquellas palabras fueron acompañadas por jadeos. Pero nada iba a ser suficiente para detener las acciones de su menor.

Los ojos de Junsu se abrieron considerablemente al sentir como una de las manos frías del ajeno, tomar su erecto y caliente hombría por debajo de sus prendas inferiores. Aquello lo encendió aún más, y el calor subió hasta su rostro, y la delgada línea entre la cordura y la locura estaba en riesgo de ser cortada.

La mano de Changmin empezó a moverse de manera atrevida y aquello incomodaba a Junsun.

-Changmin no, somos hombres… Tengo novia…-

-Aléjame si puedes…-

Las respuestas deChangmin eran rápidas, no quería hacer mal gasto de tiempo.

La lengua del menor delineaba con delicadeza, la quijada del rostro ajeno hasta llegar a sus cerezos y atreverse a la lamer aquellos. Si existía debilidad en el cuerpo de Junsu, sin duda era que saboreaban de tal forma sus belfos.

-No quiero.-

El tema del curso avanzado de hoy, era como hacerle el amor de un hombre a otro.

*

“Pareciera que lo tenía planeado”

Piensa Junsu, mientras observaba como Shim Changmin, se desprendía el botón de su jeans para más tarde bajar el cierre, dejando ver la tela de su ropa interior. El torso del menor ya se encontraba desnudo.

¿Desde cuándo el cuerpo del menor se había puesto tan masculino?

Junsu recorrió con su mirar desde aquella atractiva nuez de Adán, pasando por sus pectorales, encantándose con aquel abdomen trabajado, hasta aquellos vellos que nacían en su ombligo y se escondían debajo del bóxer.

¿Desde cuándo era tan seguro de sí mismo?

Estaba seguro de que Junsu ya no se resistiría más, y que no podría escapar. Notaba lujuria en como lo miraba, estaba seguro que su amigo comenzó a desearlo. Así que sin esperar más, Changmin metió una de sus manos dentro de su propio bóxer y de forma impúdica, sacó su virilidad hinchada y húmeda a la vista. Las venas que recorrían su falo, y la húmeda punta, mostraban una hombría desesperada por un poco de tacto. Changmin, deseaba con locura a Junsu.

-¿Lo ves Junsu ah?-

Al inclinarse un poco, mira directo a los almendrados ojos de su mayor, que se encontraba nervioso pero decidido.

¿Desde cuándo Changmin sentía aquello por Junsu?

-Solo tú me pones de esta manera.-

Y por primera vez, los labios de Changmin, se apoyaron sobre los de Junsu, en un beso que pareciera no terminar, los labios del menor se movían con calma sobre los gruesos ajenos, buscando, con sus pares capturarlos y marcarlos como suyos.

“Pareciera enamorado…”

Las manos de Changmin se colaron por debajo de la blusa de Junsu, y su piel ardía en el trayecto que las ajenas hacían. El cuerpo del mayor respondía en sensaciones extrañas a las atenciones del contrario. ¿Por qué?

El pantalón de Junsu comenzó a ser retirado, y la brisa que acariciaba su piel, hacían que la situación lo apene aún más.

-Minnie…-

No hay respuesta del otro lado, pero empieza a descender y apoya por un momento sus labios sobre el ombligo de su mayor.

-Te necesito, hyung.-

Sintió como aquel niño apoyaba su nariz sobre sus vellos púbicos.

-Cha…changmin ¿Qué…?-

Su respiración se interrumpió al sentir como toda la masculina lengua de su menor, lamía y recorría su duro falo, como si se tratara de un dulce. Un ronco gemido escapó de sus labios mientras sus manos tomaron los cabellos de aquel muchacho pervertido. No podía sacarlo de allí, su cuerpo pareciera estar desconectado y solo respondía a los estímulos. Aquel niño abrió su boca, y metió toda la hombría del mayor dentro de su cavidad.

“Más…”

Su lengua golpeaba sin piedad aquella virilidad para luego dar pequeñas succiones, buscando de alguna forma rápida, que el mayor se corriera dentro de su boca.

“Changmin…”

La respiración de Junsu comenzó a agitarse aún más al sentir como la lengua del menor acariciaba aquel apretado anillo, intentando que alguna reacción de dilatación se haga presente.

“…Te quiero…”

Changmin regresó en busca de los labios de su hyung, necesitaba ahogar los gemidos que querían escapar con solo imaginar. Tomó con una de sus manos su propia virilidad y sin pudor, comenzó a acomodar su glande entre las nalgas de su mayor y así luego, apoyarse sobre la pequeña entrada, frotando su intimidad para estimularse aún más.

“…dentro.”

-Joder, Junsu…-

Las manos pequeñas, sin control de Junsu, recorrían aquella piel de color miel. Luego sus manos se formaron en puños, rasguñando la célula del menor al sentir como el hinchado y caliente glande, ingresó a su ser.

-D…duele…-

Gimotea.

-No te preocupes, yo seré tu primera y tus muchas veces más… te acostumbrarás…-

¿Acostumbrar?

El cuerpo de Junsu se dobla a medida que la entrepierna de su menor ingresaba por completo a su interior. El dolor era insoportable, respirar se le hacía una actividad imposible y arriesgada a darle más dolor. Changmin quedó quieto, abrazado a Junsu, para que éste se acostumbrara a su tamaño, pero no por mucho tiempo, ya que su cuerpo necesitaba descargar la tención que llevaba su intimidad.

¿Cómo es que podía estar abrazado a Changmin tan tranquilamente? ¿Cómo es que no sentía culpa por estar siendo infiel? ¿Por qué era como si fuera que siempre estuvo enamorado de aquel niño? ¿Niño? Changmin se había vuelto aún más masculino que todo el grupo junto.

-Espero estés listo…-

Changmin no deseaba lastimar a su hyung, pero su cuerpo estallaría en cualquier momento si no se apasionaba. Así que sacó la mitad de su erecto falo y volvió a introducirlo con suavidad. Junsu jadeó. Pasó unos segundos realizando aquella calmada acción, al sentir una corriente eléctrica en su intimidad, comenzó a moverse con más prisa. Junsu estaba cegado de placer; sus manos estaban aferradas a la formada y sudada espalda de Changmin, y sus piernas atrapaban su cuerpo. Podía tocar el cielo con las manos y podía ver las estrellas a pesar de aquel día nublado, y todo eso lo lograba el cuerpo del menor, con sus rápidas y brutas embestidas.

La hombría de Changmin atacaba aquel punto que haría estallar de placer a Junsu; su cuerpo al chocar en cada movimiento, realizaba chasquidos debido al sudor.

-Changmin…-

Estaba exaust, dolorido pero sobre todo extasiado; luego aún más apenado, su semen se exparció sobre el abdomen del menor.

-Lo… lo siento mucho.-

Changmin dibujó una dulce sonrisa sobre sus labios.

-Hyung idiota.-

Sus fuertes brazos rodean el pequeño cuerpo de Junsu y lo alza para que quede sentado sobre él. Una vez sintiendo cómodo a su mayor, deja de resistirse y así, escapa su espeso, blanquecino y caliente líquido, inundando el interior de su mayor. Una de las fantasías de Changmin, era poder tomar de forma posesiva, las llamativas nalgas de su hyung. Y así fue. Sus manos se posaron allí y las apretó con fuerza.

-Mío…-

Junsu brincó del asombro, estaba avergonzado, más aún por la voz ronca de Changmin atacando su oído, con aquella palabra posesiva, aparentemente propia de él.

La razón, la veguenza, la culpa y el disentimiento atacaban la mente de Junsu, regresando después del placer.

*

Pasaron días de aquel episodio de su vida. Changmin se había declarado a su mayor con sus acciones.

Junsu no volvió.

Ni un mensaje.

Ni una llamada.

Tomó aquel curso y se esfumó.

¿Hubiera sido mejor callar? ¿Hubiera sido mejo que Junsu se acostara finalmente con esa chica?

“Mierda”

Lo había aruinado todo, su amistad, su secreto y lo peor, a Junsu. La rabia lo estaba consumiendo, empezaba a odiarse a sí mismo con intensidad, intentando ahogarse con una almohada, tirado en su cama.

Suena su celular.

Un mensaje.

Era Junsu.

[SMS]

Ha pasado unos días sin verte,
iré a verte.
Hyung te extraña.

[De: Junsu hyung]

FIN

2 comentarios:

  1. Junsu termino cediendo y rogando por mas, y no solo eso, tanto Changmin como el estaban enamorados.....pense que Junsu no regresaria, y que a pesar de querer a Changmin, su moral (?) o su novia lo frenarian de ir con Min .... Pero al final, ese mensaje awwwww ..... Quiero mas!!!! ... Muchas gracias :) ... Mas MinSu please :)

    ResponderEliminar
  2. Minsu que linda historia junsu no pudo aguntar al tener tan serca a minnie por favor continuala para saber si se quedan juntos ^_^

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD