El Secreto de Yunho - Cap. 7

0 comentarios
Yunho revela su secreto, pero ¿Qué esconde Changmin?


Después del SMTOWN Yunho había salido corriendo del lugar donde fue el concierto, aunque no conocía bien esa ciudad, China le era familiar y también desconocida, pero no le importó porque lo que quería era despejar sus ideas y dejar de pensar en Changmin y lo que pasaba a su alrededor, necesitaba desintoxicarse y demostrarse a él mismo que no era Gay, que todos se equivocaban


—Parece que no hay fans siguiéndome —dijo tranquilo, las calles estaban casi solas y las personas con las que se topaba no parecían reconocerlo—


Sin darse cuenta Yunho llegó a un barrio sospechoso, no se veía de muy buen ver, pero siguió caminando para distraerse, cada vez que se adentraba se ponía más feo, había personas que lo miraban feo, pero otras no, mujeres y algunos hombres le lanzaban miradas de gran interés


—Creo que regresaré —pensó seriamente— Changmin ya debió haber vuelto al Hotel con los demás


—Hola guapo —escuchó Yunho a su lado derecho y volteó, una mujer que parecía prostituta se acercó a él, Yunho no entendió lo que decía porque no hablaba Chino, solo entendió el Hola—


Yunho hizo un gesto para responderle y se dio media vuelta, caminó para huir de ese lugar, regresaría por donde había llegado, al final de cuentas solo caminó derecho, no había modo de perderse


—Espera, no te vayas —dijo la mujer de nuevo en Chino y lo siguió, caminando a su lado—


Yunho volvió hacer un gesto y caminó más rápido para alejarse, pero ella también caminó a mayor velocidad para mantenerse a su lado


—Ya entiendo —sonrió— No hablas Chino —dijo en su lengua natal— ¿Eres Japonés? —preguntó en el idioma nombrado, Yunho entendió y caminó más lento—


—No, soy Coreano —dijo en Japonés— Y tengo que irme, buenas noches —dijo de nuevo en Japonés y volvió a caminar rápido—


—No te haré nada guapo, a menos que quieras ¿te hago algo? Hago cualquier tipo de servicio —dijo la mujer con desesperación, ambos siguieron hablando en Japonés—


—Gracias pero no —sonrió nervioso—


—Por favor, no he comido en treinta y un horas, hay poco trabajo —dijo con tanta desesperación que impresionó a Yunho—


  • ¿De verdad? —preguntó preocupado— Eso no está bien —dijo Yunho seriamente— Espera


Yunho con su característica humanidad sacó su cartera del pantalón pero se dio cuenta que no tenía yuanes, solo wons


—Gracias —dijo ella encogiéndose de hombros y le dio la espalda a Yunho, alejándose, entonces Yunho vio sus tarjetas de crédito y guardó su cartera, siguió a la mujer y la alcanzó pronto—


—Espérame —la detuvo y ella volteó—


  • ¿Qué sucede?


—Vamos, te invito a cenar —dijo con una sonrisa—


  • ¿De verdad?


—Sí, pero donde se pueda pagar con tarjeta de crédito —contestó Yunho, ella sonrió y se agarró del brazo de Yunho—


—Sígueme —lo jaló y caminaron por algunas cuadras, llegaron a un restaurante promedio, no era elegante pero tampoco un bodrio—


Se sentaron en una mesa para dos y les llevaron dos menús, pero Yunho no tenía hambre, así que cuando llegó el mesero solo pidió un entremés y una bebida, pero ella pidió cuatro platillos y agua. Yunho vio sorprendido después como la mujer devoraba la comida, comía rápido y con desesperación, Yunho notó que realmente no había comido en muchas horas


—Despacio, te hará daño —dijo Yunho sorprendido—


—Lo siento, realmente tenía hambre —contestó ella mientras acababa—


—Pide lo que quieras, no te limites ¿Te llenaste? ¿Quieres más? —preguntó preocupado—


—Sí, estoy llena —respondió contenta— Muchas gracias —sonrió y se levantó de la silla, se acercó a Yunho y le besó en los labios, él no se quitó pero la miró fijo—


—De nada —contestó y ella volvió a su asiento—


—Ahora tú ¿puedo hacer algo por ti? —preguntó de forma coqueta, se quitó uno de los zapatos de tacón que traía puestos y estiró su pie por debajo de la mesa, tocando la entrepierna de Yunho, él se sobresaltó y la miró confundido—


—No lo hice por eso —dijo avergonzado, agarró el pie de la mujer con discreción y lo bajó—


—Como quieras —sonrió y volvió la pierna a su lugar, colocándose de nuevo el zapato— Vamos a beber —dijo emocionada—


—Esto no es una cita —dijo sonriendo— Y debo volver a mi Hotel, mañana sale mi vuelo


—Por favor, te ves tenso, vamos a relajarnos, no voy a violarte —dijo divertida— Además tengo ganas de un poco de alcohol ¿tú no?


—Está bien, vamos a beber —dijo con una ligera sonrisa— Pero vamos a un buen lugar, y antes de eso necesito un disfraz


—No te preocupes, vamos —dijo emocionada y salieron de aquel lugar después que Yunho pagó—


—Debo estar loco —pensó Yunho divertido mientras se probaba unos lentes y una peluca, luego se probó una ropa extraña y ella también, Yunho le compró todo lo que ella quiso, la miraba conmovido, parecía una niña mientras agarraba cosas para que se las compraran—


Yunho la miró fijamente y determinó que no tendría más de veinticinco años, sintió tristeza de pensar que era una prostituta a esa edad, se preguntó por qué estaría haciendo eso, seguro no tenía familia aunque le pareció curioso que hablara un japonés tan fluido


Fueron a beber disfrazados y realmente bebieron mucho, platicaron de tonterías y en ningún momento Yunho mencionó que era estrella y ella tampoco lo notó, nadie a su alrededor lo notó. A Yunho se le olvidó que ella parecía tan joven y que no tenía deseos de acostarse con ella, bebió tanto que todo eso se le olvidó, cuando ella volvió a coquetearle no la rechazó, dejando que discretamente le tocara la entrepierna y que introdujera su lengua al oído


Del Bar fueron a un Motel. Al entrar en la habitación se comieron a besos, tropezando por todos lados, pero no les importó, se quitaron rápido la ropa, como si les apresuraran a hacerlo, fueron directo a la cama, sobre ella había preservativos de cortesía y Yunho los usó.


Despertó de repente y se sobresaltó, la luz encendida de la habitación del motel lo dejó ver la escena, Yunho seguía muy borracho aún, estaba muy mareado, a su lado en la cama ya no estaba la mujer, pero escuchó la llave del agua en el baño, así que fue hasta allá, la chica se estaba bañando, al ver a Yunho sonrió


—Ven —dijo sonriendo— Métete conmigo


—No —dijo Yunho, aturdido salió del baño y regresó a la cama, se sentía muy mareado—


La mujer salió del baño secándose el cabello, completamente desnuda, Yunho la miró atentamente y notó que su cuerpo era más delgado y pequeño de lo que recordaba, ahora que no tenía tacones y la ropa provocativa le pareció mucho más joven. Yunho miró su rostro ahora sin exceso de maquillaje y casi parecía una niña, sintió escalofríos


  • ¿Qué edad tienes? —preguntó aturdido, dirigiéndose a su ropa—


—Dieciséis —contestó ella indiferente, pero Yunho se sobresaltó, casi se le pasa la borrachera al oír la edad—


  • ¿Qué? —preguntó asustado—


—En tres meses cumplo los diecisiete —dijo con orgullo—


Yunho estaba atónito, miraba horrorizado a la prostituta, él que creyó que tenía más de veinte cuando la vio por primera vez, ahora sabía que había tenido sexo con una menor de edad, y él casi en sus treinta años, se sintió tan sucio que estaba decepcionado de sí mismo


—No puede ser —dijo asustado, vistiéndose rápido—


La mujer se puso la ropa lentamente y peinó su cabello, miró a Yunho seriamente


—No te sientas culpable, me he acostado con hombres de cincuenta o más años —dijo con desinterés, lo veía tan normal que a Yunho eso lejos de consolarlo le hizo sentirse de lo peor, él era como esos horribles y pervertidos hombres que habían pagado por una jovencita— Tranquilo


—Soy horrible —pensó con tristeza, todo le daba vueltas, quería vomitar


—No te ves bien ¿te traigo alguna medicina? —preguntó preocupada, Yunho se terminó de vestir como pudo y se tiró de rodillas al suelo, agarrándose con fuerza del colchón de la cama— Es por tu novia ¿verdad?


—Novia… ¿cuál novia? —preguntó confundido, levantó la mirada y ella se acercó a él, a su lado se colocó de cuclillas—


—Chanmi o algo así, así me llamabas la segunda vez —contestó despreocupada—


—La segunda vez ¿segunda vez? ¿Changmin? ¿Nombré a Changmin? —preguntó confundido, la cabeza le dio vueltas de nuevo, quiso pararse y no podía, le temblaban las rodillas—


—Sí, lo hicimos dos veces ¿de verdad no te acuerdas? —preguntó preocupada— No creí que yo aguantara más alcohol que tú —dijo sonriendo impresionada—


—No puede ser, no puede ser ¿por qué?


—Me preocupa que te sientas tan culpable, anímate, fuiste lindo conmigo —sonrió conmovida— incluso aunque me tomaste por atrás, no fue tan rudo como otros lo hacen —dijo con otra sonrisa, pasándose el cabello por detrás de la oreja—


—Yo… ¿Te tomé por detrás? —preguntó horrorizado—


—Sí, pero solo la segunda vez, y no dolió tanto, ya te dije que fuiste lindo —dijo moviendo los hombros y sonriendo, luego se puso de pie— Ya deja de pensar que estuvo mal ¿sí? Tuvimos sexo porque estabas muy borracho, yo sé que no querías, solo estabas siendo lindo conmigo, así que no te odio, no te odies a ti mismo —dijo con voz tierna, se agachó y besó la mejilla de Yunho— Gracias por la cena


Yunho agachó la cabeza, miró el suelo, sumido en la depresión y sintiéndose muy mal, moralmente y también físicamente, aunque ella le hubiera dicho todas esas cosas para hacerlo sentir mejor él no podía sentirse así, jamás iba a perdonarse haberle hecho eso a una chica tan joven, se sentía un mal hombre


Pasaron unos minutos hasta que Yunho reaccionara de nuevo, mareado se puso de pie y notó que ya estaba solo, la mujer se había ido, seguramente cuando le dio el beso en la mejilla, en verdad no lo notó. Yunho salió de la habitación y fue a recepción del Motel, tenía una tarjeta de presentación del otro Hotel y pidió un taxi que lo llevara, por fortuna pudo pagarlo con la tarjeta de crédito. Yunho miró su reloj y era de madrugada


Llegó al Hotel y al caminar por los pasillos no escuchó que hubiera compañeros de la SM aún despiertos. Entró en su habitación y no encontró el interruptor de luz, así que tropezó con muchas cosas para poder llegar a su cama. Yunho se tambaleaba y tiró una de las lámparas, eso despertó a Changmin, el maknae encendió la luz con el control remoto que había junto a la cama


—Yunho ¿qué demonios? —preguntó Changmin enojado, con los ojos semi abiertos—


—Perdón, vuélvete a dormir —susurró como si temiera que los oyeran— Estoy bien, estoy bien


—Apestas a alcohol ¿dónde estabas? Tuve que decirle al manager que un primo tuyo estaba aquí y que fuiste a cenar con él —dijo enojado Changmin— ¿Estás borracho?


—No —dijo Yunho disimuladamente, después se rió un poco—


—Estoy bien, mira —se levantó y quiso pararse en un pie pero se cayó, Changmin lo miró con más desagrado que antes—


—Y esa ropa ¿de dónde la sacaste?


—Se la quité a un vago —contestó Yunho de broma—


—Ven, date un baño —dijo Changmin, se agachó para ayudarlo a levantarse, al hacerlo lo jaló con fuerza y Yunho le cayó encima, los dos en la cama, Yunho sonrió—


—Que fogoso —dijo divertido—


—Quítate —dijo Changmin enojado—


—Changmin, te quiero mucho —dijo con seriedad e intentó darle un beso, pero olía tanto a alcohol que Changmin se sintió asqueado—


—Estuviste con alguien —dijo Changmin con tristeza— Hueles a alcohol y a perfume barato de mujer


—Yo no quería —dijo con tristeza Yunho, pero Changmin no le creyó, lo empujó con fuerza y se levantó de la cama— Ella debería estar estudiando, no prostituyéndose —dijo de nuevo con tristeza, Changmin no entendió nada—


—Necesitas un baño —dijo Changmin decidido, se acercó a la cama y jaló a Yunho del brazo—


—Quiero dormir —contestó Yunho— Quiero olvidar lo que hice


—No entiendo ¿de qué hablas? ¿qué hiciste?


—Soy el peor de los hombres —dijo convencido— No merezco nada bueno, merezco que me castigues como lo haces


—No te castigo, ¿de qué me estás hablando? Ya ven, necesitas bañarte


Changmin agarró a Yunho del brazo y lo llevó hasta el baño, le quitó la ropa y lo aventó a la regadera, con agua fría, Yunho gritó pero Changmin le tapó la boca para que no llamara la atención de los demás


—Changmin ¿Por qué eres tan malo conmigo? —preguntó con voz baja—


—No soy malo contigo, y enjabónate bien —contestó Changmin al verlo enjabonándose el mismo brazo desde hace un tiempo—


—Eres malo, pero ¿sabes qué? ¿Sabes qué hice? Yo no pensé en ti, lo hice con una mujer y ¿sabes qué? Pensé en mujeres, porque yo no soy Gay, no soy como tú —dijo convencido, Changmin lo miró con tristeza, como si viera a otra persona que no era Yunho—


—Bien por ti —dijo decepcionado— Termina de bañarte solo —dijo Changmin y se alejó un poco—


—Espera Changdoll, debo decirte un secreto —dijo Yunho en voz baja— Ven, ven —hizo señas chistosas y Changmin se acercó a él—


—Dime


—Acércate más


Changmin obedeció y se acercó más a Yunho, él dejó el jabón en el porta jabón y sujetó el rostro de Changmin con ambas manos, sacando la cabeza del chorro de agua


—Me gustas —dijo sonriendo, después se rio infantilmente—


—Demuéstramelo —contestó Changmin—


Yunho intentó besarlo pero Changmin volvió a percibir el aliento a alcohol de Yunho y apartó la cabeza, Yunho hizo un puchero—


—Eres malo ¿viste? —dijo con tristeza y soltó su rostro—


—No me lo demuestres con un beso ahorita, demuéstrame que te importo, que me deseas —dijo con un pequeño brillo en su mirada—


—Changmin ¿cómo es eso? ¿Qué más quieres de mí?


—Lo quiero todo ¿qué no te has dado cuenta? Desde que te dije que soy Gay ¿No te das cuenta que todo lo he hecho por ti? —preguntó un poco alterado, luego apretó los labios como si hubiera dicho algo que no debía—


—Estoy confundido y asustado, pero sé lo que quiero —dijo Yunho mirándolo fijo a los ojos— Te quiero a ti —sonrió— ¿Te digo un secreto? —preguntó a Changmin y el asintió callado— Creo que me estoy enamorando de ti —rió traviesamente y se llevó un dedo a los labios para indicarle a Changmin que se callara— Pero no se lo digas a Seohyun —dijo convencido, moviendo su cabeza a los lados—


Changmin sonrió con una mezcla de ternura y compasión, no le importó que trajera ropa puesta y entró en la regadera con Yunho, se abrazó a su cuerpo, acariciándole la espalda, Yunho lo rodeó con sus brazos


—Deja a tu novio, quédate conmigo —pidió con urgencia Yunho, Changmin sonrió, se apartó del cuerpo de su líder y sin importarle el aliento a alcohol lo besó—


Se besaron con ternura bajo el chorro de agua, Changmin se comenzó a quitar la ropa de dormir que tenía puesta, un short y una camisa. Se dieron besos dulces y suaves, se abrazaron y se acariciaron pero no tuvieron sexo. Changmin ayudó a Yunho a enjabonarse, pasó el jabón por su cuerpo con delicadeza.


—Solo quiero que sea mi olor el que esté impregnado en tu cuerpo —dijo Changmin en un susurró, con seriedad, mirando atento a Yunho— Quiero que seas solo mío y yo ser solo tuyo —dijo con firmeza—


—Soy tuyo —afirmó Yunho y volvieron a besarse—.


Sin importar el agua que destilaba por sus cuerpos se fueron a la cama de Changmin, las sábanas ahí ya se encontraban revueltas, Yunho acostó con delicadeza a Changmin y se subió en él, se besaron y acariciaron mucho antes que Yunho le besará todo el cuerpo, explorándolo entero, el maknae se separó un poco para cambiar su posición, se subió en Yunho y fue penetrado por él, se miraron profundamente, Changmin sujetó los hombros de Yunho y se balanceó lentamente, descendió sin detenerse hasta alcanzar la boca de Yunho, se besaron suavemente, Yunho sujetó las caderas de Changmin mientras él se movía y el maknae rodeó el cuello del líder con sus brazos.


Pecho con pecho, unidos por la penetración, besándose entre gemidos calmados y casi silenciosos, conscientes de estar en el Hotel, con todos sus compañeros alrededor en otras habitaciones.


Se separaron y Changmin se levantó, Yunho lo giró sobre la cama y cambiaron la posición, las piernas de Changmin rodeaban la cintura de Yunho, volvieron a besarse con profundidad, con suavidad, abrazados. Yunho penetró a Changmin con suavidad y se agarraron de las manos, entrelazando sus dedos.


Changmin se entregó a Yunho como nunca se había entregado a ningún otro hombre, con esa profundidad y rendición, deseando que el momento durara para siempre.


Tuvieron que bajarse de la cama para no hacer mucho ruido, los golpeteos sonarían fuertes si continuaban ahí buscando culminar el acto. Changmin inclinado hacia la pared, sujetándose de ella y Yunho atrás de él, penetrándolo más intensamente que arriba de la cama. Yunho le besó la espalda, sujetándole las caderas. Yunho movió su mano derecha y agarró la entrepierna de Changmin, masturbándolo.


Changmin se mordió la lengua para no gritar, sus gemidos no lograban salir por sus cerrados y apretados labios, Yunho lo besó por la espalda y el cuello, acelerando su mano y sus vaivenes hasta que le terminó dentro. Yunho gimió y suspiro sobre la piel de Changmin, después Changmin también terminó en la mano de Yunho. Los dos se estremecían aún después de algunos segundos después del orgasmo.


Yunho se salió de Changmin y el maknae se giró hacia Yunho, se besaron sutilmente, Yunho bajó y le besó el cuello, luego el pecho, le besó las tetillas y volvió a subir hasta su cara, le besó los labios. Se besaron hasta el cansancio.


—Me perteneces —dijo Yunho con voz suave y le dio un último beso en la boca a Changmin, le agarró la mano y caminaron a la cama de Yunho, la otra estaba mojada, se metieron bajo las sábanas y se abrazaron, el líder de TVXQ se inclinó hacia el maknae y le besó en la frente, Changmin sonrió enormemente y se abrazó con más fuerza a Yunho—


—Soy tuyo, todo tuyo —dijo Changmin con dulzura, pero Yunho no lo escuchó, se quedó dormido rápido, Changmin lo miró y sonrió— Estamos a un paso del final —susurró emocionado el maknae, miró de nuevo a Yunho y le besó sobre un párpado— Descansa mi amor.

Changmin también cerró sus ojos y se quedó dormido. Esa noche durmió en total tranquilidad, todo lo que había hecho en los últimos meses estaba rindiendo esos maravillosos frutos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD