Odio - Cap. 7

6 comentarios
Si lo extraño, es demasiado.
Ha pasado una semana.

Tan corta y espaciosa por igual que si se sienta a pensar, los espacios de la culpa no se han alojado todavía, no tiene la intención y sin embargo, la presencia de Jaejoong late con fuerza contra él.

“¿Has ido ya a comer? Procura alimentarte bien.”

No parecía él. En ningún confuso sentido mientras le enviaba mensajes como esos, durante aquellos siete días que se encontró fuera del país, Yunho observaba su celular y parecía desfallecer mientras pensaba que lo mejor era dejarlo atrás.

Pero estaba otra vez ahí, mirando esas pocas letras en la pantalla del celular, el remitente de Jaejoong se asomaba sin identificación todavía, no se había atrevido y por consecuencia, sin intentarlo siquiera, se sabía ya su número de memoria.

“¿Por qué haces todo esto?”  Le respondía en ocasiones  “Sinceramente creo que lo mejor para ambos es mantener las distancias otra vez.”

Jaejoong entonces dejaba de escribirle por horas, largas y tediosas en las que él se ocupaba de su caso en particular. Junsu se había hecho cargo de conseguir las pruebas y estaban a punto de acabar con todo el problema legal y social ante la empresa para los dos actores.

Pero Kim volvía, como un huracán dentro de su vida. Lo sacudía todo otra vez, y le escribía como si ni siquiera hubiera leído su mensaje anterior.

“¿Sabes Yunho? Hoy vi a dos muchachos peleando como idiotas por la calle, reían y todo. Supongo que de habernos conocido mejor, hubiéramos sido buenos amigos.”

Así que la exasperación llegaba a Yunho en límites insospechados, ¿cómo podía comportarse como si nada hubiera pasado? Se acercaba a los límites de su paciencia, y en un sentido aún más extraño empezaba a creer que el pasado podía quedar atrás. Que sus tetras de adolescentes, eran solo estupideces, que si se lo proponía, Jaejoong podía llenar su mundo otra vez.

—Deja esa cosa Yunho— Goongsu sonó molesto, con su entrecejo arrugado y la comida a punto de entrar en su boca –Últimamente tienes mucho trabajo ¿no?— Él levanto la mirada confundido y su amigo rio divertido –El celular— aclaró –Suena a cada rato.

—Oh, si…— No parecía convencido, pero de todas formas sonrió –Es que estamos tratando dos casos muy importantes por igual. Pero uno de ellos… Ya está por terminar.
—Eso es bueno, Namin me han contado que casi no han salido esta semana.

—Sí, se nos han cruzado un poco los horarios.

Goongsu asintió, moviendo los tallarines en su plato un instante más. El celular no volvió a sonar e interiormente Yunho se lo agradeció a Jaejoong. Aunque se sintiera culpable, sabía que no había nada malo en su accionar.

Aunque su consciencia lo traicionara todavía.




—¿En serio te tiene que gustar demasiado?

Yoochun sonrió bebiendo un poco de agua, notando la manera en que Jaejoong se sobresaltaba con su voz y daba un pequeño respingo, guardando de inmediato el celular.

—No sé de qué hablas.

—Oh, vamos— Se burló el menor –Te la pasas escribiéndole todo el maldito día cada que tenemos un descanso en las grabaciones. Solo ten cuidado Kim Jaejoong— Dijo serio esta vez –Las fans suelen ser en ocasiones demasiado posesivas.

Jaejoong bufó sentándose otra vez, con las manos en sus bolsillos, perdiendo la mirada por aquella zona de césped en la que se encontraban.

—¿Dos personas que se han lastimado, pueden estar juntas de nuevo?

—Así que se trata de un viejo amor…— La voz reflexiva de Yoochun ni siquiera lo incomodó –Pero supongo que mientras ambos estén dispuestos a reconstruir todo está bien. Solo ten cuidado, el problema con eso, es que a veces las personas cambian. Cambian sus perspectivas, sus propósitos, sus formas de amar. A veces las personas que los rodean no son las que tú conocías. Asegúrate de no salir lastimado. Fíjate que no esté amando a alguien más.

Los hombros de Jaejoong se encogieron un poco más.

—En realidad lo que me preocupa ahora, es su rechazo a tenerme en su vida.
—¿Qué le hiciste?— Preguntó divertido –No es normal que una chica rechace a un viejo amor que de paso se ha  vuelto más apuesto y además es famoso.

Jaejoong sonrió.

—Da igual. De todas formas lo que le preocupa es la confianza. Cree que no podremos confiar mutuamente, aunque en realidad nunca he podido saber lo que pasa por su cabeza.

—Las relaciones son así, uno nunca sabe si es el malo, el bueno o la víctima en la historia. Supongo que cada uno asume un rol con el que más cómodo se siente.
—No estamos hablando de actuación, Yoochun.

—El mundo es un escenario Jaejoong. Lo que sucede es que las personas se lo toman demasiado en serio en ocasiones.

Los pasos de Yoochun de repente estuvieron en el suelo otra vez, quitándose el abrigo y acercándose donde el director que lo llamaba otra vez. Kim solo lo vio marcharse de ahí y suspiró.

“Llegaré a Seúl a las siete de la noche. Pasa por mí”

Se había acostumbrado a no preguntar cuando se trataba de Yunho, porque si le daba la oportunidad, Jung daría un paso hacia atrás. Miró el celular una vez más y luego de pensarlo un poco. Presionó enviar.



—Sorpresa.

Presionó su cintura desde atrás y Namin giró sorprendida, con una sonrisa en el rostro y asombrada por el ramo de rosas que Yunho traía en sus manos. Con esa sonrisa encantadora que solía ponerle y aún lograba estragos dentro de ella.

—¿Qué haces aquí?
—Bueno, hace mucho que no salimos a cenar. Y hoy vine dispuesto a que te dejes secuestrar.

Ella sonrió un poco más, aspirando el aroma fresco de las rosas y sus mejillas se sonrojaron en cuanto notó las miradas de los demás sobre los dos.

—No es tan fácil.
—Lo es— Yunho sacudió un poco su mano –Ya hablé con tu jefa.

—¡Yunho!
Sin embargo Jung solo la apretó con fuerza contra su cuerpo –Oh, vamos. Quería hacer algo lindo por ti. No te molestes~

Namin se intentó liberar, que el enojo le durara un poco más. Pero el abrazo cálido de Yunho era fuerte y su sonrisa la hacía borrar cualquier rastro de indignación. Finalmente suspiró y lo abrazó.

Porque Yunho seguía ahí, dispuesto a tomar su mano una y otra vez.
Debía borrar las inseguridades, porque Yunho estaba ahí, y no parecía dispuesto a huir.



—¿Sigues aquí?

Yoochun salió de la zona de espera, mirando sorprendido como Jaejoong escribía en su celular, con las maletas a sus pies y el entrecejo arrugado.

—¿No es obvio?— Refutó molesto —¿Por qué haces preguntas estúpidas?
Yoochun bufó –Haber querido amigo, que te hayan dejado plantado no es mi problema. Así que si no soportas al resto de la humanidad mejor me largo.

Jaejoong respiró hondo, llevando el celular a su oreja, marcando el número de Yunho otra vez.  Pero las tonadas lo mantuvieron sin mucha estabilidad, Yoochun rodó los ojos y empezó a caminar, entonces su mano lo tomó del brazo, y harto de que no le contestaran pidió perdón.

—Chun, lo siento. En verdad esto me puso de mal humor.
—¿Quieres que te lleve a tu departamento, verdad?
—¿Puedes?

En cuanto los ojos de Jaejoong parpadearon repetidamente, Yoochun bufó, soltándose del agarre y empezando a caminar de nuevo.

—Agh, eres realmente molesto.

Pero esta vez los pasos de Jaejoong se reanudaron junto a los suyos, mirando incesante el celular todavía.




Yunho estaba encendiendo el auto, cuando Namin se empezó a colocar el cinturón. Sus ojos estaban fijos en los espejos, cuidadoso de salir sin problemas del parqueadero.

—Cierto— Recordó Namin –Necesito decirle a una compañera que el paciente de una habitación cambió de lugar. ¿Me prestas tu celular?
—Claro está ahí.

Las manos de Yunho señalaron en el pequeño espacio que los dividía y los dedos de ella colocaron la clave sin problema, abriendo sus ojos sorprendida mientras el auto empezaba a andar.

—Vaya…— Susurró —¿Quién te ha estado llamado tanto?

Yunho regresó la mirada de inmediato. Namin parecía preocupada y su corazón traicionero latió acelerado, preocupado y culpable.

—No lo sé… Si no está registrado debe ser de algún cliente nuevo o algo así.
—Pero parece importante. ¿Por qué no le devuelves la llamada?

Yunho la miró de refilón, conduciendo lento e identificando ese número mientras Namin le enseñaba la pantalla del celular.

—No es importante— Sonrió –Si tanta urgencia tenía, volverá a llamar.

Namin se desentendió del problema entonces, realizando su corta llamada y haciendo que Yunho sintiera un escalofrío recorrerlo por completo. Había decidido no leer más los mensajes de Jaejoong. Seguramente el motivo de sus llamadas radicaba en una molestia injustificada.

Y las mentiras empezaban a acumularse.
No quería hacerlo, pero tampoco quería la mirada de Namin repleta de inseguridad.
Jaejoong podía esperar.




Esta canción se ha convertido en la más triste del mundo

No tiene final, incluso cuando la canto hasta la última melodía

Siguiente

6 comentarios:

  1. Yunho aunque quieras disfrazarlo e ignorarlo, lo lograrás?...

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. yunho me enferma con la actitud que tiene al igual que la tonta de su novia e amigo del instituto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, es tan desesperante q sigan siendo tan cobardes de aceptar la realidad, ella es tan frustrante y patética pues mira q estar con alguien x 5 años sabiendo q sólo eres un sustituto , deja mucho q desear además jamás la quiso como pareja y se pegó como chicle. El amigo es un criticón de lo peor y sólo x q la ama a ella juzga y permite q yunho sea mas idiota.... Yunho se lleva las Palmas x imbécil, también odio q culpe a jae cuando los 2 hicieron cosas para dañarse y sobre todo fingir q él es veloz con esa boba cuando ni él sw lo cree. Grrr me frustra esta historia espero qq jae sea feliz al menos él reconoce las cosas

      Eliminar
    2. *Feliz (lo siento x el coraje escribi mal) \(^¤^)/

      Eliminar
    3. *Feliz (lo siento x el coraje escribi mal) \(^¤^)/

      Eliminar
    4. Exacto, es tan desesperante q sigan siendo tan cobardes de aceptar la realidad, ella es tan frustrante y patética pues mira q estar con alguien x 5 años sabiendo q sólo eres un sustituto , deja mucho q desear además jamás la quiso como pareja y se pegó como chicle. El amigo es un criticón de lo peor y sólo x q la ama a ella juzga y permite q yunho sea mas idiota.... Yunho se lleva las Palmas x imbécil, también odio q culpe a jae cuando los 2 hicieron cosas para dañarse y sobre todo fingir q él es veloz con esa boba cuando ni él sw lo cree. Grrr me frustra esta historia espero qq jae sea feliz al menos él reconoce las cosas

      Eliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD