Life is not easy - Cap 1

4 comentarios
¿Qué es la vida?

La vida no es fácil. No solo la mía, si no la de nadie. Cada quien se ahoga en sus propios problemas. Algunos se joden la mente porque sus amigos y familia los ignoran, otros  porque sus padres se están peleando, hay casos nefastos en donde crees que se te está acabando el mundo porque se te olvido hacer la tarea y otros extremistas en donde abres la nevera y no tienes nada que comer. Cada quien se jode su vida a su manera. Cada quien se frustra a su manera. Cada quien se va matando a su manera. Pero no importa porque sea... el sentimiento de querer morir es el mismo y como cualquier persona yo tengo el mío. Puede no ser extremista e incluso puede ser nefasto. Pero para mí es morir.
Para mí no es fácil.
Había empezado otro día. Entre las blancas y frías paredes de mi cuarto. Alejado de la sociedad, de la mirada de los  demás. Donde la gente no me viera la cara, sin ver la luz sentía que mi vida se apagaba otro poco. A veces... no a veces, todas las mañanas me pregunto porque tenía que haber nacido así... solo tal vez si yo hubiera sido normal pudiera haber intentado hacer sentir a mis padres orgullosos y solo talvez la historia fuera otra. La historia fuera historia y no un cuento de horror.
Estire un poco mis brazos en la dura cama y abrí mis ojos, sumergido en total negrura trate de levantarme, siempre me costaba pero con los años todo se aprende. Levante mi brazo buscando la pequeña lámpara para que se hiciera la luz, la poca luz que mis ojos conocían. Cuando el cuarto se ilumino lo primero que alcance a ver fue mi silla de ruedas. Mi fiel y única acompañante de toda mi vida. Vieja y que le falta aceite. Así mismo mi martirio y la causa de muchos problemas. Parpadee un poco porque el sueño sigue en mí. Bostece y me frote los ojos. Cuando escuche que llamaban a la puerta.
- Junchan ¿Estas despierto? - Dijo una voz varonil al otro lado de la puerta.
- No aún sigo durmiendo... - Dije mientras me estiraba para espabilar el poco sueño que quedaba.
- Ah... entonces te dejo... el desayuno está listo - Dijo con voz cantarina.
- Estoy despierto bobo... - Dije mientras me ponía una camisa verde arriba de la camiseta que tenía puesta...
- Ohhh... lo siento Junchan ¿Necesitas ayuda? - dijo Jaejoong tratando de abrir la puerta.
- Este bien Jae - Esta vez me estire un poco más para alcanzar mi silla de ruedas. Apoyándome en el mango de la silla para sentarme en ella. La fuerza que no tengo en mis pies, juro las tengo en mis brazos.
- Seguro... Seguro... - Dijo Jae más ansioso que la vez pasada.
- Seguro - dije mientras me movía con la silla y abría la puerta... - Ves que estoy bien - Sonreí un poco para él.
- Lo estas... - El me sonrió dejándome ver un poco la cicatriz que cruzaba su rostro. Su cabello largo negro le tapaba la mitad izquierda de su cara. Aun puedo apostar toda mi porción de comida a que Jaejoong es el muchacho, humano, más bello de la porquería de lugar en donde estamos. No solo por su delicado rostro, si no también por su hermosa alma. Jaejoong fue el único que me ayudo cuando entre aquí.
- Bueno vamos - Dije mientras veía como él tomaba el mando de mi silla de ruedas.
- Sabes hay un rumor... lo escuche de Yunho... Bueno no lo escuche... él lo escribió... a tu entiendes... - Yunho era un chico que no podía hablar. El había sufrido un shock o algo así cuando era solo un niño. Él es una de las pocas cosas buenas que hay en este lugar. - Me dijo que escucho a una maestra decir que hoy llega un chico nuevo... - Dijo jae con algo de curiosidad en su voz - Me pregunto cómo será... - lo que realmente Jae quiso decir fue... ¿Me pregunto qué mal tendrá? Tanto que lo hizo parar en este lugar.
Llegamos al comedor, que más que comedor parecía un mercado de verduras. Veías todas clases de cosas allí. Personas normales que venían al comedor solo para comer porque sus padres no tenían dinero para alimentarlos, los huérfanos y nosotros niños, adolescentes marginados socialmente porque una parte del cuerpo de nosotros no era normal. Muchos de nosotros fuimos abandonados por nuestros padres en la calle donde las personas supuestamente se apiadaban de nosotros y nos traían aquí. En mi caso fue así, me abandonaron como un perro recién nacido en una cajeta porque me faltaba una pierna. El caso de Jaejoong fue algo mas drástico, algo que sinceramente no quiero recordar, pero que los demás vivían por recordárselo. Las risitas en las otras mesas no se hicieron de esperar. Solo las ignore y le pedía a Jae que siguiera caminando acercándonos a la mesa donde se encontraba el chico mudo y el huérfano, que yo no recordaba su nombre.
- Buenos días muchachos - Dijo Jae con unas de sus sonrisas.
- Eran - Dijo el muchacho huérfano mirando hacia mi dirección.
- Si vas a ser de esa manera por favor muévete hacia otra mesa - dije señalando hacia la mesa en donde hace un rato habíamos escuchado las risitas, donde se encontraba las basuras más grandes, los descarriados de este lugar.
- Tampoco así... - Dijo riendo mordiendo el pan que se encontraba en el centro - Solo bromeo Junsu sabes que te amo con todo y tu carácter jodido.
- Disculpa se me olvido tu nombre - dije volteando hacia donde se encontraba Yunho y Jae. Al parecer Yunho estaba terminando de escribir algo.
- Xq C Yvan Tan mal -
- ¿Qué es eso? Jeroglíficos... Aprende a escribir - Dije mientras agarraba un pan y se lo metía a la boca.
- Es nuestra forma de darnos amor, tranquilo - Dijo el huérfano riendo y palmeando la espalda de Yunho, que al parecer buscaba agua por el pan que le había metido en la boca.
- Iré a buscar agua... - Dijo jaejoong parándose de la mesa de 5 en donde nos encontrábamos.
- Espera voy yo... - No permitiría que Jaejoong pasara de nuevo por esa mesa de delincuentes y le hicieran algún daño. Como dije la fuerza que no tengo en mis pies las tengo en mis brazos.
- ¿Porque lo tratas bien a él y a mí no? - Dijo Chang min... o ya recordé como se llama. Inflando los cachetes, después de todo era un niño.
- Porque a él si lo quiero - Dije moviendo mi silla del lugar para dirigirme a la fuente con un vaso. Dejando a Chang min parloteando algo y a Yunho y Jae riendo.
Moví mi silla con algo de rapidez entre las personas formando fila para llenar el vaso. Mientras formaba la fila, al parecer a todo el mundo le dio sed cuando decidí buscar agua. Escuche las molestosas risas de los pandilleros esos.
- Eres nueva bebe - Escuche como uno de ellos le hablaba a alguna pobre alma - Muy linda para ser cierto ¿Que te trae por este lugar? - ya era mi turno para llenar el vaso de agua así que me incline un poco para tratar de alcanzar la fuente - A caso otra ¿Muda? Lástima... la vez pasada no pude escuchar los gritos de la muchacha de la que abusaba... - Escuchar eso me hizo girar la cabeza y ver que un tumulto de esas cosas. Estaban rodeando a lo que parecía ser una chica. La muchacha estaba en una esquina con los ojos fuertemente cerrados. La ley de este lugar siempre había sido, si no te metes con lo mío, no me meteré con lo tuyo. Pero había veces como ahora en la que ese estatuto se rompía. Vi como ese animal se acercaba peligrosamente a la chica y como esta se ponía roja y un par de lágrimas salían de sus ojos. Pasando su lengua por uno de sus cachetes y viendo como las personas de alrededor se hacían los de ojos ciegos y oídos sordos. Agarre la escoba que estaba alado de la fuente y comencé una carrera hacia ellos. El vaso que llene de agua termino encima de uno de ellos y la escoba partida en la cabeza del que había intentado besarla.
- Rápido, sostente en mí - En un rápido pero torpe movimiento la acerque a mí y la senté en mis piernas. Empezando otra carrera hasta mí cuarto. Que por primera vez le daba las gracias a Dios no se encontraba tan lejos. La muchacha se aferró a mis hombros y escondió su cabeza en mi cuello. Sentí su acelerada respiración rozándome la piel y escuche el griterío que se había formado en el comedor. Cuando llegue a mi puerta así mismo de rápido como la abrí la cerré con seguro. Cerré los ojos y trate de coger todo el aire que se me había escapado cuando hice esa fiera acción, digno de un príncipe que rescata a su princesa en un cuento de hadas.
En cambio ella se aferró más a mí. Comenzando a llorar y así nos mantuvimos por varios minutos, 10 o 15 más o menos. Ella solo llorando y yo allí, tenso... porque era la primera vez que alguien se acercaba tanto a mí y también porque cuando saliera de la habitación seria mi fin, seguro y me arrancarían la otra pierna que tenía. Cuando sentí que su respiración se regulaba la separe un poco de mí y delicadamente la guie hasta la cama. Vi sus ojos perdidos tratando de encontrar el colchón, ella moviendo sus manos en el aire y maldición no puede ser cierto... ella es ciega. La primera ciega en este lugar de mierda... ¿Cómo es que un ciego puede parar aquí? Debería estar prohibido... habían tuertos e incluso sordos. Pero ellos se podían defender! ¡Qué puede hacer un ciego, que ni bastón tiene! Maldecí en silencio. Mientras ella se acomodaba en la cama y se pegaba a la pared, moviendo la boca como tratando de decir algo. Escuche un golpe en la puerta.
- Yunho casi muere por tu culpa sabes... Jamás trajiste el agua... el pobre termino vomitando la poca vida que le queda en el baño - Dijo Chang min detrás de la puerta. Se me había olvidado por completo el agua. - Por otra parte... que hiciste allá afuera, si uno de esos buenos para nada te agarra en el almuerzo - Se escuchó un golpe fuerte en la puerta de madera - Estas muerto Kim Junsu - Dijo Changmin con la voz un poco baja.
- Chang... Min tiene razón Junchan... Déjame entrar... - Dijo jaejoong tratando de abrir la puerta. Mire a la muchacha que tenía la cabeza gacha y me acerque a la puerta para abrirla. Recibiendo una bofetada de Chang min y un Jaejoong alterado.
- Esto no es nada con lo que esos malditos te harán por quitarle a su jueguito - Dijo Changmin apretando sus puños en sus costados. Yunho solo negó con la cabeza escribiendo que él hubiera hecho lo mismo.
- Yo también lo hubiera hecho... - Dijo Jaejoong entrado al cuarto, observando a la muchacha frente a el - Debes estar muy asustado... nosotros no te haremos daño... - Dijo Jaejoong acariciando el cabello de la muchacha... Espera que... dijo asustado - No se como pudieron haberte confundido con una niña... eres un muchacho muy lindo solo eso... - Pude observar la confusión en el rostro de Jaejoong por un momento y después como subía una de sus manos a su rostro en signo de frustración -   Oh rayos. Es  ciego... - Pude ver la cara de susto de Jaejoong, a Yunho confundido y a Changmin como cambio su rostro de rabia a uno de total lastima. Y yo aun seguía sin entender porque le había llamado como un hombre.
- Que carajos hace un ciego aquí... - Changmin arrugo la cara y entro a mi cuarto con Yunho, este último cerrando la puerta con llave - Eso no debería estar permitido... Él no debe estar aquí... - Changmin se agacho y quedo a la altura de bueno esa persona.
- Es... Es... hombre? - Pregunte. Aun incrédulo de que esos malhechores estuvieron a punto de violar a un muchacho...
- ¿No te habías dado de cuenta? - Dijo Jaejoong volteando hacia mí y diciéndole a Yunho que buscara un vaso de agua para él… bueno muchacho ciego... Yunho salió rápido hacia el comedor, que ya debería estar vaciándose porque la hora de cerrarlo se acercaba - Se le nota... Mira aquí... - Dijo Jaejoong mientras agarraba una liga roja que tenía puesta en la mano e intentaba amarrarle el cabello al chico, cabello que caía largo y abundante hasta sus hombros. El chico al sentir que Jaejoong le tocaba el cabello al principio tembló asustado.
- No lo toques mucho... - Dije tratando de acercarme para parar a Jaejoong...
- Espera... tranquilo ¿Si? - Dijo mientras le daba palmaditas en la espalda al muchacho, mientras el parecía perderse en la nada. Jaejoong siguió amarrándole el cabello en una coleta alta, sacando a relucir el bello y fino rostro del muchacho que extrañamente hacia contraste con sus ojos grises y perdidos. Chang min soltó un silbido y Jae solo puso cara de aterrado. Yo por mi parte no pude despegar mi vista de él y que hace unos momentos ese lindo niño estuvo abrazado a mí, en como su respiración rozando mi cuello me altero en su momento. Eso me hizo ruborizarme, si Chang min no estuviera entretenido viendo al muchacho seguramente ya se hubiera dado cuenta de mi bochorno y me estuviera molestando. Jaejoong se movió hacia nosotros, bajando de la cama y acercándose.
- Mira su cuello... es un niño - Dijo señalando hacia él, mientras el trataba inútilmente de arreglarse el cabello que se salía de la coleta. Primero me fije en sus ojos grises por la falta de visión, baje hasta su perfilada y elegante nariz, para pasar a sus labios, aun rosados porque había estado llorando. Baje hasta su níveo cuello, largo y elegante para toparme con lo que lo identificaba como hombre. Su pronunciada manzana de adán subía y bajaba signo de su nerviosismo constante, me ruborice aún más... porque yo no pude evitar seguir bajando mi vista hasta su plano pecho y de allí recorrer con mis ojos su cuerpo entero.
- Es muy lindo... Ese es el problema... - Dijo Jaejoong algo asustado
- Van a abusar de el - Dijo Chang min subiendo una mano hasta su cabeza, frustrado...
- No lo permitiré - Dije en un susurro...
- ¿Que harás lisiado? - Me miro molesto...
- Puedes salir por esa puerta si no estás de acuerdo... - Esta vez no hable yo... Jaejoong había hablado alto y claro... - Lo protegeré contigo Junsu... - Jae me miro y pude ver determinación en sus ojos... a la misma vez lagrimas... Este chico a Jaejoong le recordaba su pasado... lo pude notar en sus ojos nublados. Chang min rodo sus ojos e hizo una mueca de fastidio.
- Me largo... - dijo dándose la vuelta y estrellando la puerta.
Mire a Jaejoong y después el me miro a mi. Y nuestras miradas pararon en el pequeño niño con la cabeza gacha. Iba a preguntarle su nombre cuando pude escuchar un grito de parte de Chang min. Pidiendo que abriera rápido la puerta. En un rápido movimiento Jaejoong ya había abierto la puerta dejando entrar a un ensangrentado Yunho siendo cargado por un colérico Chang min. Jaejoong se asustó mucho, sollozando un poco y Chang min gritando diciendo que esta vez esos desgraciados se la iban a pagar. Yo solo voltee y pude escuchar un Lo siento de parte del pequeño niño. Un lo siento... que me partió el alma en dos, un lo siento que por primera vez en mi asquerosa vida me hizo querer tener mis piernas y llevarme lejos a ese pequeño niño. Lejos de la asquerosidad de este lugar.
-----------
Jaejoong me había dicho que él había planeado quedarse cuidando al niño, yo había estado de acuerdo, porque nadie mejor que Jaejoong para cuidarlo y atenderlo. Era ciego después de todo y necesitaba cuidado especial. Pero cuando Yunho apareció bañado en sangre que curiosamente no era de él, sino más bien de aquellos pandilleros que quisieron amenazarle para que el dijera donde me encontraba, el no tuvo otra más que pelear para defendernos, saliendo un poco triunfante, solo con un ojo morado y un par de rasguños, nada fuera de lo normal según el, pero Jaejoong había insistido en cuidarle toda la noche, descubriendo que no solo tenía heridas más graves si no también el tabique lesionado, cosa que arreglo Chang min apretándole la nariz y moviéndola a un lado. La pelea que había tenido Yunho supongo iba a ser suficiente para que esos pandilleros se quedaran quietos por un par de días. El problema ahora es que yo tenía que cuidar del niño...  jamás había cuidado de nadie y cuando intente cuidar de mí mismo, acabe en una cajeta debajo de un puente. Me iba a ser difícil.
Cerré la puerta, poniendo todos los seguros y candados que había puesto para mi seguridad y que ahora era por la seguridad de los dos, ya que él se iba a quedar en mi cuarto esta noche. En la fundación en donde estamos pocos eran los que tenían cuartos propios, habían cuartos que hospedaban a 5 personas e incluso 7. Pero había gente como Jaejoong y yo que teníamos más tiempo de estar aquí y teníamos cuartos propios, Chang min y Yunho compartían uno. Me voltee y lo mire, el seguía en la misma posición en la que había llegado.
- Hola... - Dije acercándome un poco... - ¿Tienes hambre? - Tenia un par de botanas, cortesía de Chang min profesando su extraño amor por mí.
El alzo la cabeza y pareció buscarme con la mirada.
-Junsu... - Dijo con la mirada perdida, mientras parpadeaba lindamente.
- Dime - Conteste inmediatamente, embelesado por su voz, como me la imaginaba así de preciosa como todo es él.
- Yoochun - Escuche en un susurro... - Ese es mi nombre - Despego sus manos de sus rodillas e intento alcanzarme, siguiendo mi voz, pegue mi silla de ruedas a la cama y agarre sus frías manos impulsándolo hacia mí, el me apretó las manos y se impulsó. No tuve tiempo de reaccionar, ni de mucho menos respirar y agarrar el aire que me iba a faltar en los próximos minutos. El en un movimiento rápido y torpe como él es, se había sentado de nuevo en mí, puso sus brazos alrededor de mi cuello y me abrazo. El lloro, lloro y lloro. Mi corazón mientras se paralizo, él se aferró más a mí y sujeto mi camisa por detrás, llorando y sollozando. Mis manos que no sabían que hacer poco a poco fueron subiendo hasta su espalda, dándole apoyo, no me atrevía a moverlas, solo sentí un pequeño temblor y como el dejaba de lloriquear. Pasando los minutos él se tranquilizaba. ¿Cuánto tiempo habíamos estado en esa posición? No lo sabía... Sentí como su respiración se regulaba y como se derretía en mis brazos. Hasta que poco a poco su cabeza quedo en mi pecho y sus manos en mis costados. Yo olía su cabello y sentía su respiración en mi pecho, me pregunto si el estando durmiendo soñó con mis presurosos latidos. Debía ser muy tarde así que yo solo también caí dormido, por primera vez en toda mi corta vida me sentí querido, me sentí un poco feliz.
Lo que venga no importa, mientras este contigo todo lo superare. Porque cuando estas con alguien, aunque te falte una pierna y no puedas caminar, vas a creer que puedes correr y yo contigo incluso volare y te haré ver que siempre hay que mantener la fe. Algún día saldremos de aquí.

Que la vida es un poco más sencilla cuando tienes con quien compartirla.

4 comentarios:

  1. (O_O) !!!!!! Asi me quede! .... Wow! Es la primera vez que leo...ya sabes fic asi, los cinco con discapacidades o problemas como el de Jae, del que no se que le paso, pero lo intuyo. Junsu sin una pierna y no poder caminar, Changmin es huerfano :( ... Yunho mudo ...y mi Chunnie ciego.... Y mas leer que es Junsu quien protege a Chun .... Ahhh enserio me agarro fria jajajaja . Temo por ellos, los que podrian pelear serian Yunho y Changmin .... Pero igual, me da miedo que busquen lastimarlos... Sobretodo a Chun que es cieguito y lindo...y Susu que puede tener la garra para defenderse pero con la discapacidad es mas complicado. Wowwww bueno, me gusto...aunque me dio pena, tristeza, me encanto :) .... Actuuuu!!! GRACIAS!

    ResponderEliminar
  2. QUE TRISTE ,QUE VA A PASAR CON MIS CHIQUIS TAN INDEFENSOS,ESPERO SE UNAN Y SE DEFIENDAN QUE NADIE LOS LASTIMEN.......GRACIAS

    ResponderEliminar
  3. Este fic esta fuera de los común, me deja sin palabras, con el corazón llenos de punzadas solo de imaginar la condición de cada uno, el corazón de me hizo anicos con la idea de Mi Chunnie Ciego, llore en este primer Capitulo y no descarto que así sera en el Segundo. Estoy muy conmovida por que en medio de todo el infortunio que cada uno vive, no dejas que desdibujen su alma calida y fraterna. Y vemen sigo llorando(¡.¡), No quiero que nada así les pase.

    ResponderEliminar
  4. Este fic esta fuera de los común, me deja sin palabras, con el corazón llenos de punzadas solo de imaginar la condición de cada uno, el corazón de me hizo anicos con la idea de Mi Chunnie Ciego, llore en este primer Capitulo y no descarto que así sera en el Segundo. Estoy muy conmovida por que en medio de todo el infortunio que cada uno vive, no dejas que desdibujen su alma calida y fraterna. Y vemen sigo llorando(¡.¡), No quiero que nada así les pase.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD