Pepero Game

0 comentarios
Título: Pepero Game
Autor: EunKyo
Pareja: YooSu
Género: fluff, Slash, Romance, Lime.
Extensión: One-Shot
Resumen: Un juego inocente nunca se había tornado tan indecente.

----

La semana de memership llego demasiado pronto, yo solo pensaba en que por fin podría estar cerca de Junsu, habíamos estado tan ocupados cada quien en sus proyectos, que no había reparado en cuanto lo echaba de menos.
Las fans estaban emocionadas de vernos por fin juntos, pero tristes porque Jaejoong no estaba. Las fans son tan geniales! Las amamos tanto, como ellas a nosotros, nos dan apoyo aun estando a kilómetros de distancia y me encanta hacerlas reír con alguno de mis gestos. Gracias a ellas somos quienes somos.

-Junsu-ah, ven acá baby~~ - lo estruje hacia mí, estábamos en los bastidores, todos sabían lo nuestro, lo supieron desde que dejamos a la SM, y nadie nos rechazó por ser pareja.
-Chunnie-ah, te he extrañado tantoow- dice el rubio con unos pucheros adorables en sus labios.
-Yo también mi cielito, porque siempre tenemos agendas ocupadísimas y tan lejos uno del otro? – dije acariciando su nuca, descendiendo por su espalda; rozando nuestras narices y lentamente creando un contacto con nuestros labios.

Fue apenas un roce y me hizo estremecer, al igual que a él. Sus brazos rodearon mi cuello y me dedico una ronda de pequeños besos. Tan tiernos como la mirada que me dedicaba.
Los miembros del staff siempre se burlaban de nuestro comportamiento, porque yo era un celoso, posesivo y solo quería a Junsu para mí; y de Junsu decían que era como ver a una colegiala con su primer amor.

Y fuimos nuestro primer amor, no hubo nadie antes de él, ni antes de mí para mi baby. Y creo que nunca existirá alguien más para mí. Después de sentir lo que es el paraíso, no lo dejaría ir.


-Vamos chicos apresúrense, tienen que salir en 2 minutos!!- nos gritó con timidez un chico nuevo en el staff, con las mejillas sonrojadas, asentimos y disfrutamos esa cercanía un poco más.


Todo estaba listo, las fans nos aclamaban y ahí estábamos frente a esas chicas que están locas, por nosotros. Todo transcurría con normalidad, un fanmeeting más. Hasta que…
-Chicos tenemos una petición de las fans, para ustedes… jugaran al peppero- nos dijo el mc
Ambos nos miramos, intercambiamos miradas cómplices y nos sonrojamos ligeramente. Aceptamos el reto. Aceptamos las consecuencias de dicho acto… pero como negarles algo a ellas?
Empecé yo, Junsu esperaba quietecito en el banco. Me acerque con nerviosismo, nos miraban muchas fans, (no era la primera vez que lo hacíamos, pero todo terminaba diferente cuando estamos solos) lo fui comiendo con timidez, lentamente y sonreí al mirar esas orbes avellana brillar tan intensamente como los reflectores que estaban sobre nosotros.

Las fans gritaban emocionadas al máximo. Nosotros sabíamos que les encantaba el fanservice, nos amaban como pareja… y ellas no estaban tan erradas. Su locura tenia parte de verdad.
El turno de Junsu, fue gracioso porque luego vi los vídeos que circulaban por internet y Junsu intento verse varonil, y por un momento lo logro.

Se acercó a mí, y coloco sus manos en mi cuello, por un momento creí que acabaríamos besándonos enfrente de todo mundo. Me gusta cuando se pone posesivo, cuando sus acciones toman fuerza.
Ambos estábamos hiperventilando; nos deshacíamos por dentro, solo quería salir del escenario y besar esos dulces labios. Junsu podría ser un hombre maduro en muchos aspectos de su vida, pero seguía siendo tan inocente, tan aniñado en muchas otras; que ese es su encanto natural… eso es lo que me tiene tan hechizado.

Por fin terminamos, por fin estábamos solos en nuestro apartamento… por fin pude besar con pasión esos pucheros, recorría su espalda… acariciaba sus cabellos rubios, danzábamos en medio de la habitación una inexistente melodía cadenciosa, tome sus caderas bajo sus ropas…guiando ese baile, en el que estábamos inmersos, me enloquecía sentir su tacto. Estaba ensimismado repartiendo besos por aquí y por allá… y Junsu dejándose hacer… que no vimos que habíamos llegado a la cama y tropezamos, cayendo yo de espalda en la cama con Su encima de mí.

Reímos en medio del beso, suspire al sentir sus labios en mi cuello; después de que interpretara a Drácula, se le quedo la manía de morder mi cuello (nunca se lo he dicho, pero me gusta que lo hiciera), desabotono mi camisa y sus besos descendieron por mi pecho, para regresar a mis labios ansiosos.

Yo le dejaba “tomar el control”, pero cuando menos lo espero ya estaba debajo de mí sin camisa y siendo torturado, al lamer sus montecillos rosados, deje algunas marcas rojizas en sus costados y en sus caderas. Adoraba el sabor de su piel, lo adoraba a él.
Luego de muchos besos, caricias, toques indecentes, consumamos nuestra entrega de amor. Junsu susurraba casi entre sueños, algo inteligible, pero aun así con una gran sonrisa en sus preciosos labios. Recostado en mi pecho, era el lugar favorito para estar de él. (Y para mí también) me gustaba sentir su calor y su corazón latiendo unísono al mío.

Antes de caer en los brazos en los brazos de Morfeo, recordé que en la alacena había una caja de pockys, tal vez mañana jugaremos un poco de nuevo… pero con otro final.



FIN.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD