No me separaré ahora

5 comentarios
Titulo: No me separaré ahora
Autor: LoveChan (Iloveakame y Momiji)
Pareja: HoMin
Género: Slash
Extensión: Oneshot
-----




El beso que comenzara tímidamente de apoco se transformaba en apasionado, Yunho metía sus manos debajo de su ropa con deseo. Segundos después estaba sobre él completamente desnudo…

La luz del sol llegaba directo a sus ojos, no tuvo otra opción que despertar. Se sentía acalorado, no precisamente por el sol. Había tenido un sueño con Yunho el sueño había sido tan real. La parte del beso tímido realmente había pasado, en esa época, Min sin pensarlo lo había besado temerosamente, Yuhno le había respondido con un poco más de seguridad el beso, pero se habían separado inmediatamente segundos después, asustados de aquel gesto impuro entre dos seres del mismo sexo. Sentían que era incorrecto y eso había estancado el progreso de la relación de amistad que tenían. Ninguno de los dos volvió a tocar el tema del beso e hicieron como si no hubiera pasado nada, sentían vergüenza de reconocer sus verdaderos sentimientos y esto produjo que su relación se deteriorara lentamente.

Se levantó, no tenía tiempo para recordar cosas del pasado. Tampoco era agradable que durante el poco tiempo que dormía (por estudios y trabajos), tuviera ese tipo de sueños, menos con un profesor de Fotografía.

Salió de su departamento con dirección a ver a su familia, era el único tiempo libre que tenía, y sus padres demandaban que los viera de vez en cuando.

El cielo se nubló violentamente, como preludio de que algo no iría bien. Se sentía molesto, molesto por no poder sacarse de la mente ese sueño, molesto por dormir tan poco, molesto por el exceso de trabajo y estudio.

No tendía a tener problemas con su familia, pero como parecía que todo estaba mal últimamente, tuvo una discusión con su padre, al parecer él tampoco andaba de buen humor y fue una mala combinación. Min debió irse antes de querer y poder arreglar el problema, porque tenía un trabajo en grupo. Se fue enfadado, pensando en lo que había pasado en su casa. Comenzaba a llover.

El trabajo lo hacía sentir bien, sólo debía concentrarse en el y hacerlo bien, así podía mantener su mente alejada de cosas desagradables y olvidarse un poco del cansancio que experimentaba su cuerpo últimamente.

Se fue antes de acabar el trabajo porque tenía algunos otros por terminar y como ese estaba prácticamente acabado se lo dejó a los demás….total lo había hecho casi todo el.

Llegó tarde a su departamento, aún llovía, se veía tan solitario, siempre había sido así, pero en momentos como aquel era cuando sentía lo vacío que estaba. Al sentarse en el sillón los problemas volvieron a su mente, sintió deseos de llorar… sabía que eso sería peor y terminaría sintiéndose patético, sería lo último que le faltaba.

Encendió la televisión para tener algún ruido de fondo mientras revisaba los trabajos del día siguiente.

Sonó su teléfono, lo tomó y vio un nombre que no esperaría jamás ver en la pantalla…

“Jung Yunho”.

- ¿Si?
- Si… ehh... habla Yuhno…
La voz de Yuhno sonaba insegura.
- Hola profesor….
- Este… lla-llamaba porque… en la clase, se te quedó la cartera…y… la recogí.
- Pensé que podrías estar preocupado… o algo.
Ni siquiera lo había notado…. Nunca esperó que el profesor lo llamara por algo así.
- Gracias por recogerla… y por avisarme…

Hubo un silencio incómodo, podía escuchar la respiración de Yuhno al otro lado del teléfono. Abrió la boca para despedirse, pero antes de poder hacerlo Yuhno lo interrumpió hablando apresuradamente.

- ¿Estás bien? Te escuchas raro… triste…
Lo tomó por sorpresa esa pregunta.
- Me siento solo… y cansado.

Casi podía sentir la sorpresa de Yuhno ante su confesión. Él mismo estaba sorprendido, el cansancio había bajado su guardia permanente.
- No es na…- Min no alcanzó a terminar.
-¿Quie… quieres que baje a verte?
-¿Eh?

Se congeló por un momento, la idea le emocionó enormemente y su corazón latió más rápido de lo habitual, pero no podía…

- Gracias por preocuparte, pero en serio… no es nada, a demás eres mi profesor… sería raro que estés en casa de un alumno aunque viva en el mismo bloque que tu –intentó sonar despreocupado.

- Ok… nos vemos pronto…
- Nos vemos.

Cerró el teléfono con el corazón aún latiéndole rápidamente, eso había sido inesperado y extraño. Aunque ahora más que antes, sentía la soledad de su departamento.

Le costó concentrarse nuevamente, así que apagó la televisión. Aún así, la conversación telefónica con Yuhno seguía dando vueltas en su mente repetitivamente. Una parte de él estaba diciéndole de todo por haberle dicho que no a Yuhno ¿Por qué iría a verlo después que él le dijera que se sentía sólo? Actualmente no eran nada más profesor y alumno. Había sido la mejor decisión negarse, aunque la idea de que pudo haber estado acompañado de Yunho nuevamente le hizo sentirse ¿feliz? y ahora que estaba solo lo hizo sentirse peor, realmente había sido otro día horrible. Lo mejor era irse a dormir

Apenas terminó de guardar todo, sintió que alguien llamaba a la puerta… pensó en Yuhno, pero era imposible, era tarde y… no, no había razón para que fuera él, además él mismo le había dicho que no fuera.

Abrió la puerta con el corazón latiéndole a mil.

Una parte de él tenía razón, al otro lado de la puerta, estaba Yuhno con su cartera en la mano.

Min se quedó congelado en el marco de la puerta sin poder creerlo, la emoción hizo que sus ojos se empañaran levemente, Yuhno le sonrío nervioso.

- Entra……


Min fue a su habitación a ponerse unos pantalones puesto que solo estaba en boxers, aún estaba en shock por haber visto a Yuhno aparecerse ante él en el marco de su puerta, no podía más de la emoción.

Cuando volvió a la sala del departamento, Yuhno le cogió la mano y con la otra le entregó la cartera.

- Gracias.
Mientras Yuhno se sentaba, Min preparó café.

- Toma, hace frío –le dijo pasándole la taza.
- Gracias –bebió un sorbo.

Se sentaron uno frente al otro, el silencio era incomodo, por lo que Yuhno sólo bebía café. Min no sabía como empezar una conversación que fuera agradable para ambos.

- No debes preocuparte tanto por las notas… -dijo de pronto Yunho. –Tú… lo haces bien.
- Gracias…
- ¿Es eso lo que te tiene así?
- ¿Así? ¿Así cómo?
- No te ves bien, no eres el mismo de siempre… Ya no hablamos tanto…. Esto...yo… aún me... preocupo -su voz se apagó en la última palabra, haciéndola casi incomprensible.

A Min le conmovió aquella confesión, se sintió en confianza para poder desahogarse un poco.

- No he dormido mucho, tengo demasiados trabajos… me siento cansado –Min comenzó a sentirse más triste a medida que decía en voz alta lo mal y cansado que se sentía. –Pero no sé qué es lo que quiero… me… me siento solo.

Su voz se quebró en esa última frase, cerró los ojos, no quería que se llenaran de lágrimas, no sabía porque se sentía tan vulnerable.

Sintió unos brazos rodeándolo. Yuhno no pudo soportar ver a Min a punto de llorar, no sabía qué decirle así que sólo lo abrazó. Min se aferró a él con fuerza y dejó caer unas lágrimas. El cuerpo de Yuhno estaba frío, pero sentía a la calidez con la que lo envolvía.

A pesar del tiempo, a pesar de todo, Yuhno estaba ahí para él.
- Yuhno…si tienes algo que hacer…
- No tengo nada que hacer.

- Gracias… por estar aquí para mí.
Yuhno lo abrazó con más fuerza, Min apoyó una de sus manos en su pecho, podía sentir que el corazón de Yuhno estaba latiendo rápido y con fuerza, eso le dio confianza. Levantó la vista para mirarlo a los ojos, Yuhno le devolvió la mirada.


Min decidió arriesgarse, no estaba seguro de si Yuhno sentía lo mismo que el, pero estaba cansado de añorar tiempos pasados y de sentir aprisionado su pecho cada vez que sus miradas se encontraban en clases, que se intensificaba con cada roce o pequeña conversación que tuvieran. Si Yuhno lo rechazaba, se desprendería de sus sentimientos de una vez y para siempre.

Se acerco y cerró los ojos para besarlo suavemente, esperando en cualquier momento ser rechazado, pero nada pasó, Yuhno no lo apartó, pero tampoco le respondía. Abrió los ojos con miedo a la reacción de este, pero se encontró con que Yuhno tenía los ojos cerrados. Se atrevió a acelerar un poco el beso y al primer contacto de sus labios, por fin le respondió el gesto.

Min rodeó el cuello de Yuhno con sus brazos, el profesor ya estaba totalmente relajado y entregado a él.

-Te he echado mucho de menos Min.

-Y yo también a ti Yuhno….

-Ahora ya no podrás separarme de ti…..ya no más…

-No, ya no más.

Fin

5 comentarios:

  1. ohh q lindo
    por eso a que arriegarse xD

    ResponderEliminar
  2. mori...entre profe y alumno *-*

    q romantico el final aunk me kede con ganitas de mas *¬*

    ResponderEliminar
  3. me encanto
    awwww
    cuanod hay amor nada es impuro e incorrecto
    u.u
    me gusto el fanfic
    profe-estudiante buena conbinación x3

    ResponderEliminar
  4. Aawww....fue super tierno TwT Gracias x el aporte (^///^) Sigan escribiendo asi (^w^) Fue muy lindo <3 Felicidades (^3^)!!!

    ResponderEliminar
  5. awwwwwwwwwwwwwwwww
    ke liindoooo
    viva el HoMin *-*

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD