Componiendo el corazón: cap 8

1 comentarios
NOBODY KNOWS

La estancia en la mansion Park fue hasta cierto punto comoda, los padres de Yoochun habían sido amables y hospitalarios, despues de esa "prueba" de la Sra Park que asusto al rubio, todo había vuelto a la normalidad, después de la cena, el pelinegro llevo al rubio a conocer su habitación.

-Y esta es mi habitacion, ahora la siento tan grande y vacia, creo que no imagino dormir nuevamente sin que estes conmigo- dijo pensativo el pelinegro.

-Chun- murmura un poco mas enamorado ser ser posible -tampoco imagino dormir o vivir sin ti, te has vuelto el centro de mi universo.

-Eso suena hermoso, recordare ponerlo en alguna de mis composiciones- dijo recordando las palabras de su padre -si tuvieras que elegir entre seguir tus sueños y yo, ¿Me elegirias?- pregunto de pronto buscando ansioso la mirada del rubio.

-Una y mil veces Chun, mis sueños no son nada, nada valen ya si no puedo compartirlos contigo-lleno de una convicción que lleno al pelinegro de tranquilidad y amor, un amor que nunca creyo sentir.

-Nunca he traido a nadie a mi habitacion- acercandose con una sonrisa lacivia a Junsu que sonrojado solo esperaba sentir ese calorcito que siente en el pecho cada que Yoochun le ve de esa manera, con esa sonrisa -¿Te gustaria que bautizaramos este lugar? Quiero que cada noche que tenga que estar aqui tu recuerdo se clave en mi mente, quiero que al menos pueda entregarte mi primera vez aqui- acariciando esa mejilla que ha ganado mas color y aumentado en temperatura.

-Chun, tus papas, no creo poder, no creo ser capaz de nada estando ellos aqui- sonrojado de solo imaginar el hecho de que sus suegros les escuchen.

-Solo dejate llevar- besando tiernamente ese sonrojo, rozando sus labios con los del rubio que se abrian de anticipacion, por esos labios que ansiosos le exploran cual si fuera la primera vez, en un acto que sigue siendo nuevo para ellos, un dia ha pasado de la primera muestra de amor que se han demostrado con la intimidad, las prendas perdiendose a su alrededor, una vez que logran deshacerse de ellas para poder sentirse aun mas, sentir piel con piel, y ese calor que sigue aumentando dejandoles con sed, sed de amarse una vez mas.

-Ch... Chun- y es que el pelinegro a comenzado a dilatar su entrada, aun siente esa parte un tanto sensible, pero quiere hacerlo, porque a pesar de ser tan solo una prueba de su suegra, le ha puesto nervioso, y dudoso de que de alguna manera logre separarlos, porque sintio esa sonrisa hipocrita.

Y se patea mentalmente, quiere ser uno con su novio, quiere sentirle marcandole de esa manera donde le deja mas que claro que le ama mas alla de lo fisico, mas alla de lo social. Y se abandona a esas sensaciones que le provoca el pelinegro que ahora mueve dentro de su cavidad tres digitos que entran y salen sin dificultad alguna, que le hace soltar esos jadeos de su garganta que amenazan con convertirse en sonoros gemidos que intenta cubrir con su brazo.

-¿Listo baby? - posicionado entre las piernas del rubio, perfilando su miembro en la entrada de ese que busca desesperadamente callar sus propios gemidos.

Y asi comenzaron esa danza erotica, llena de amor y pasion, ese vaiven de caderas que les vuelve locos, sus gemidos amortiguados entre besos donde sus lenguas buscaban liderar cual si fuera una accion de vida o muerte.
Y el pelinegro invierte posiciones, dejando a ese sonrojado rubio a horcajadas sobre sus caderas, profundizando mas, de ser posible, sus besos.

-Baby, es tu turno de tomar el mando, Montame- susurrando con esa voz grave que le derrite y le pone al limite.

-Chun, yo no... eso es demasiado... yo...- y cerrando los ojos comienza a tomar su propio ritmo, subiendo y bajando, arqueando la espalda al sentirle con mas profundidad, y el pelinegro cuela una mano entre sus cuerpos para masturbarle, llevarle al limite un tanto mas, hacerle perder el control como él siente lo pierde solo con su novio.
Y lo siente en su vientre, esta cerca del climax, Yoochun acelera el movimiento de su mano en la entrepierna del rubio, se siente desfallecer de placer y se arquea sobre el pelinegro que encuentra su liberacion en esas deliciosas contracciones de su novio, el rubio cae en su pecho completamente exhausto recibiendo susurros de palabras llenas de amor.

-Eso fue increible Su, debemos hacerlo muchas veces mas, aqui, en nuestra habitacion, tal vez en el baño y una vez que tengamos nuestra propia casa hagamoslo incluso en la cocina- le dice encantado con esos sonrojos que apesar de conocerse ahora en la intimidad siguen apareciendo con la misma, incluso mas frecuencia, retira su cabello sudado de la frente y deposita un beso en ella, ayuda a su novio para salir de su interior y se recuesta, cubriendose con una sabana, y arruyandolo tarareando esa melodia que ha estado componiendo solo para el.

***

Ha pasado ya un mes desde su visita a la mansion de la familia de su novio y tiene un mal presentimiento, ha estado las ultimas semanas sintiendose mal, nauseas matutinas, antojos extraños que su novio no duda en cumplir haciendole sentir un aprovechado, y su suegra aun mas cercana, llamandole casi diario para preguntarle de su relacion con Yoochun, diciendole que el ha negado estudiar composicion en una importante universidad en Estados Unidos por no dejarle a él y casi le convence de alejarlo, pero ese pelinegro besandole con cariño cada que puede, diciendole y demostrandole que le ama tanto como él.

***

Yoochun le llamo a su novio para que llegara a la habitacion que comparten, queria tener una sencilla cena romantica con el, ha preparado todo, la puerta suena y se pregunta quien podria ser.

-Yuri, ¿que haces aqui? No quiero ser grosero, pero mi novio no tarda en llegar y no quiero mas mal entendidos- dijo cortante y frio, estaba molesto con ella, por besarle aun sabiendo de Junsu.

-Sera rapido lo prometo, he hablado con tu madre y me ha dejado claro que apoya tu relacion, solo quiero hacer las pases contigo Yoochunnie, ¿Puedo pasar?- y entrando se sienta a escuchar las disculpas de la rubia.

Junsu abre la puerta y se siente morir, su novio desnudo, debajo de la rubia que en la misma situacion recorre ese cuerpo que consideraba solo suyo, y no soporta esa escena, corre a toda velocidad al unico lugar al que puede ir, aunque sabe que escuchara esos "te lo dije" que solo le romperan otro poco el corazon.

-Changmin ah- llega llorando desconsolado abrazando a ese que por primera vez no rechaza ese contacto del que siempre reniega.

-Junsu ¿que paso? - preocupado espera a que el rubio pueda contarle todo, y escucha a ese inocente y dolido chico que solo quiere desaparecer, huir de ese dolor que se hace sofocante y el morocho lo apoya, y promete ayudarle a desaparecer, olvidar esa estacion que se marcara en su vida por siempre, porque sabe no podra amar nunca a nadie de esa manera, no cree amar nunca de ninguna manera, esta decepcionado y herido, ha confiado y le han fallado y solo puede correr al baño, vomitar y esperar que con ello se vaya la sensacion de su pecho, que se abre como dinamina destruiria una construccion, se esta deshaciendo de la misma forma.

1 comentarios:

  1. Ya se me había olvidade el bautizo de la recamara jajaj.Según Junsu no podía inspirarse con los suegros ahí y no le dijo No a cada idea de mi Ratoncitoo jaja. Aiiishhh maldita mujer todo fue por tu culpaaaa>.<.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD