Lonely Heart - Cap. 7

4 comentarios
POV Jaejoong
Deseos


Una semana completa paso y ni rastros de yunho. Luego de aquella noche que nos besamos en mi dormitorio, ya no me ha buscado más. Ya no viene a mi cuarto a dormir, o a despertarme para hablar a media noche. Ya no me dice que me siente junto a él en las comidas ni que comparta con él sus ratos de ocio. Nada. Tan solo lo veo jugando con sus amigos, charlando con ellos pero de mi nada. Me hace sentirme triste.

Estoy seguro de que le molesto eso del beso o si no, ya no me evitaría. Yo no sé ni porque lo hice, solo fue algo que surgió en el momento, algo que quería experimentar…pero tal parece que él no lo tomo así. El debe creer que yo estoy enamorado de él y por eso es que se está alejando de mi, ya que el obviamente no es gay.

Enamorado de él…la verdad no lo sé. Nunca me he enamorado en la vida y sé que hacerlo de un hombre cuando ya eres uno, está muy mal, pero no lo puedo evitar. Tal vez él si me gusta y me siento culpable al saber que él me ofreció su amistad y yo este aprovechándome de eso de esta manera.

No sé porque pero quiero volverlo a besar y que él me bese, quiero volverlo a abrazar y que él me abrace, pero desafortunadamente a él le gustan las mujeres y yo no puedo ser capaz de cambiar eso. No puedo competir contra una mujer, eso es ridículo.

Tal vez debo renunciar a él y solo verlo como amigo, o tal vez pueda luchar por él y hacer que él quiera estar conmigo. Pienso en eso y me siento estúpido. Yo no sé coquetear, a duras penas puedo mantener una conversación con alguien, así que es totalmente risible la idea de que yo haga eso, aunque siempre puedo intentar. Hace unos meses no me atrevería ni siquiera a pensarlo, pero yunho me ha dado tanta confianza y me siento tan libre con él que siento que soy capaz de llevar eso a cabo, aunque temo que si lo intento puedo perderlo para siempre. Su amistad es lo más valioso que hay en mi vida, no quiero arriesgarme, pero tampoco quiero guardar todos esos sentimientos para mí. Quiero que salgan.

Bueno recapitulando esto creo que si me gusta, o tal vez si estoy enamorado de él. Que dilema.

Salgo en horas de la tarde a leer un libro al jardín trasero y veo a yunho solo recostado sobre un árbol, fumando un cigarrillo. Mmm, no sabía que yunho fumaba, nunca lo había visto haciendo eso. Me detengo y creo que es una buena oportunidad para hablar con él, ya que es extraño que yunho esté completamente solo. Normalmente siempre está con todos sus amigos y es difícil abordarlo cuando están unos cuantos otros al lado de él.

Con un poco de nervios, camino hacia él sentándome a su lado cuando finalmente llego al árbol. El me nota pero hace como si yo no estuviera ahí, fumando su cigarrillo con la mirada puesta en otra parte. Eso me duele.

- Yunho – lo llamo suavemente con precaución de no molestarlo.

¿Qué hago? ¿Debería confesarle lo que siento o disculparme por lo que hice?

- ¿estás enojado? – opto por preguntarle eso.

- No – me responde serio. No soporto esa actitud ¿Dónde está el yunho amigable y divertido que conozco?

- Entonces deja de evitarme así – me recuesto sobre él con ganas de llorar. Siento como él me aparta sutilmente con uno de sus brazos y yo me vuelvo a sentar a su lado totalmente confuso. Creo que no debí hacer eso.

- ¿acaso estuvo mal lo que hicimos? – se que estuvo mal, pero…

- Somos hombres jae, amigos.

- lo sé, pero solo quería – tomo una pequeña respiración – solo quería que tú me enseñaras, yo no sé hacer eso.

El bufa frustrado y se voltea para dejar salir una nube de humo de su boca. Su boca.

- Se que tienes experiencia en eso y yo, solo quería probar, solo quería…- Mis palabras salen casi como un susurro lastimero.

- Esta bien. Bien. Yo accedí de todos modos – me dice resignado, mirando hacia al frente como si estuviera rechazando mi presencia ahí.

¿Ahora estamos bien? Mmm no lo sé. Siento como si una barrera si hubiera interpuesto entre nosotros. Noto como yunho está más relajado sobre el asunto pero de todas formas no es lo mismo que antes. El no me dice nada y yo no le digo nada. Tan solo permanezco arrodillado a su lado viéndolo fijamente a la cara, esperando por alguna acción de él.

Y entonces, no sé porque lo hago, pero me inclino hacia su rostro y deposito un suave beso en su mejilla.

- ¡Hey! ¿Por qué haces eso? – yunho gira enfadado, colocando una mano en su mejilla.

- No quiero que sigas enfadado conmigo – le respondo honestamente.

- No lo estoy, ¡ahora déjame en paz! – su voz me asusta, el nunca me ha hablado así.

Aun así no me detengo y le planto otro beso en la misma mejilla. En realidad no sé lo que me pasa.

- ¡Jaejoong!

- Yunho, dame un beso, como el que me diste hace unos días.

- No.

Yunho tira su cigarrillo en la hierba en un claro signo de enojo. Lo estoy haciendo enojar con lo que estoy haciendo, pero yo solo quiero calmarlo, solo quiero demostrarle afecto y cariño. Quiero demostrárselo de esta manera.

Al ver que su boca ya está libre de ese cigarrillo, me acerco un poco más y esta vez le planto un beso en su boca, uno rápido.

- Jaejoong te dije que no – el me dice en un tono de voz serio pero yo no le hago caso y de nuevo planto un beso en sus labios, seguido de otro, otro y otro más.

- uggg nouu – logra decir entre besos. Yo me cuelgo de sus hombros y sigo repartiendo besos en sus labios, es lo único que se me ocurre hacer para tratar de calmar su ánimo.

Luego siento como con ambas manos agarra mi rostro y me detiene, sosteniéndome fuertemente – si lo vas a hacer, entonces hazlo bien – me dice mirando directamente mis ojos para después acercarme, juntando nuestras bocas de nuevo – como te enseñe – me dice sin apartar completamente sus labios de los míos.

Empiezo entonces a chupar sus labios de la manera en la que él me indico, suave pero al mismo tiempo rápido. Cierro mis ojos fuertemente al notar como el traslada sus manos a mi espalda, apretándome, haciendo que no haya distancia entre nuestros cuerpos. Su aliento huele un poco a cigarrillo pero da igual, no me importa. Siento como su respiración empieza a aumentar y besa mis labios de una manera más apasionada. Trato de seguirle el ritmo pero el va muy rápido, no me deja ni tiempo para pensar. Su lengua abre paso entre mis labios y entra a mi boca, no sé cómo manejarla. Siento como si él estuviera desesperado por besarme, aunque sinceramente, yo también lo estoy. Esto me gusta mucho.

Nos separamos cuando el aire comienza a faltar, quedando un hilo de saliva conectando nuestras bocas – ¿lo hice bien? – le pregunto sintiendo mi rostro sonrojar.

- si – responde en un susurro, aun mirando mis labios.

Una sonrisa se forma en mi cara, ¿Yunho ya no está enojado conmigo? ¿Yunho ya me perdono? ¿Yunho…me sigue queriendo? Creo que la respuesta es sí. Al acercar de nuevo mi boca para otro beso, entiendo que no es así, ya que siento como él me aparta bruscamente y se levanta del suelo, dejándome a mí tendido sobre la hierba.

- No me vuelvas a pedir esto jaejoong – dice en el tono más frio que he escuchado – voy a estar con los demás si me necesitas – la forma en que lo dice no es ni de lejos amigable.

A continuación, el se voltea y camina hacia la casa. Sin nada más que hacer me incorporo un poco y me recuesto sobre el árbol detrás de mi espalda. Ya hasta se me quitaron las ganas de leer el libro que traía entre mis manos.




Ya es de noche.

El día se paso demasiado rápido para lo aburrido que fue. Me la pase prácticamente en mi cuarto, ya que no tenía ganas de salir para ver a yunho conversar con los demás e ignorarme por completo.

Pienso en él y miles de cosas vienen a mi mente, dándome hasta nauseas. ¿Cómo es posible que me guste un… chico? Dios, estoy tan confundido. No sé qué es lo que siento. ¿Acaso por ser él el único que se acerco a mí, pienso que estoy enamorado de él? Tal vez solo estoy malinterpretando mis sentimientos. Tal vez solo lo quiero mucho y por eso piense que me gusta. No sé mucho sobre el amor, solo lo que he leído en los libros, prácticamente yunho es la única fuente que tengo de amor, así que creo que estoy confundiendo mi amor fraternal que tengo hacia él con otra cosa. Por eso, debo arreglar las cosas.

Con esto en mente, salgo de mi cuarto en busca de yunho a su habitación. Siento que estoy desesperado. Abro su cuarto y me reciben unos fuertes ronquidos provenientes del compañero de habitación de yunho. Yunho tiene razón, ese hombre hace un gran escándalo por la noche.

Me dirijo hacia la cama de yunho y observo como duerme boca arriba. Su posición más que ternura da risa, ya que sus brazos y pies no están bien colocados sino se encuentra posicionado de una forma extraña. Lo veo dormir y pienso si lo que voy a hacer es correcto o no.

Sin darle más vueltas al asunto, me siento en su cama jalándole el hombro para despertarlo.

- mhhgg – se queja incomprensiblemente y se aleja de mi toque. Lo intento, lo intento y lo intento una y otra vez pero él no se despierta. Más bien me aleja inconscientemente.

Harto de esto me monto cuidadosamente sobre él a horcajadas al ver si con eso se despierta. Y lo logro ya que el abre los ojos inmediatamente al notar mi peso encima suyo.

Veo como se asusta y pone una cara casi como de enfado ¿estaré en problemas?

- ¿Qué haces aquí? – susurra silenciosamente con cuidado de no despertar a su compañero de cuarto.

- ven a dormir a mi cama. Te extraño, yo quiero arreglar las cosas – le digo dejando mi timidez a un lado, apoyando mis manos sobre su pecho y moviéndome un poco sobre él. En esos momentos, yo no estoy consciente lo que esa acción provoca en él.

- ¡quítate! – susurra molesto tratando de apartarme.

- Yunho no…

- ¡quítate! – repite

- yo quiero…

- ¡Déjame!

En ese instante lo comprendo. Por dios ¿Qué estoy haciendo? Yo no soy así. Empiezo a llorar silenciosamente por lo frustrado que me siento. Estoy obligando a yunho a algo que obviamente no quiere. Soy un desastre en esto de las relaciones. Mis lágrimas parecen tener algún efecto en yunho ya que suaviza su expresión y acerca una de sus manos a mi cara, limpiándome las lágrimas con su pulgar.

- Shhh. Silencio – me susurra suavemente pero yo no puedo parar de gimotear.

Luego siento como me levanta y me carga hasta el baño de su habitación. Yo procuro no caerme sujetándome de su cuello. Luego en el baño me deja sentado en el inodoro y se mete la mano a sus pantalones, tocándose rápidamente mientras que con la otra mano se apoya en una de las paredes del baño. Yo desvió la mirada avergonzado al tener que ver semejaste escena.

- Eres un calienta pollas ¿lo sabías? – me recrimina enfadado mientras se sigue tocando, pero yo no logro entender a que se refiere.

- déjame ayudarte – le digo suplicante aunque en realidad no sé cómo podría ayudar.

- No jae – el aleja mis manos – deja así – veo como su cara se vuelve roja y como sus expresiones son tan marcadas que parece como si estuviera sufriendo. Me siento mal al ver que yo provoque todo esto.

- mmmm – oigo como yunho empieza a gemir y su rostro se comienza a tornar más suave. Ahora parece disfrutarlo.

Yo no sé ni que hacer. Si verlo, si ignorarlo o si salir de aquí. Me propongo a hacer lo último pero él me detiene con su mano libre y me obliga a sentarme de nuevo en el inodoro.

Veo que ahora él mantiene su mirada fija en mi mientras se toca y yo no puedo sentirme más incomodo ante sus ojos observándome fijamente. Junto mis manos y las coloco sobre mi regazo mientras que mi cabeza sigue en dirección al suelo.

- jae ayúdame… – me susurra en voz lastimera arrodillándose frente a mí, agarrando una de mis manos e introduciéndola en sus pantalones. Brinco al sentir su pene, caliente y grande, rozándolo con mis dedos.

Siento que todo mi cuerpo aumenta de temperatura y que mi mente se pone en blanco. Jamás había hecho esto. Ni siquiera me he tocado a mí mismo. Agarro su pene entre mis manos y comienzo a batirlo de arriba a abajo, ya que es lo único que se me ocurre hacer.

- ¿así? – le pregunto inocentemente y el sonríe asintiendo. Parece que lo estoy haciendo bien.

Echa su cabeza hacia atrás suspirando leves gemidos mientras que yo sigo el ritmo de mi mano.

- Mas rápido – vuelve a introducir su mano en sus pantalones, agarra la mía y me enseña a cómo hacerlo de una manera más rápida.

Esto es muy vergonzoso pero el ver como yunho disfruta, me hace feliz.

- no, no es suficiente – yunho niega con la cabeza mientras se incorpora del suelo – necesito tu boca.

- ¿mi boca? – pregunto temblando.

- Si.

Se baja los pantalones y puedo ver como su pene sale inmediatamente de ellos. Esta grande y rojo, es como si casi tuviera vida propia. Volteo la cara ya que lo siento muy cerca de mí pero yunho gira mi cabeza poniéndola de nuevo en su lugar.

- jae por favor – me ruega acercándose más a mi cara.

- pero…pero... ¿cómo lo hago?

El agarra su pene con su mano derecha y con la izquierda se apoya en la pared que está delante de él – piensa que es como un helado.

Lo dudo un poco pero cuando yunho acerca su pene a mi boca, no lo pienso dos veces y le doy una rápida lamida. Luego vuelvo a hacerlo, a hacerlo, y a hacerlo otra vez. Él lo empuja más cerca y yo abro la boca permitiendo que entre en ella. Siento que se va expandiendo conforme entra a mi boca y que su temperatura va aumentando. No me resulta asqueroso en realidad me parece que se siente bien.

Su mano pasa por mi cabeza mientras guía el ritmo con el cual quiere que lo chupe, por otro lado mis manos siguen en mi regazo ya que no sé muy bien cómo utilizarlas.

Los sonidos húmedos se escuchan por todo el baño pero tratamos de ser lo más silenciosos posibles para no despertar al compañero de yunho.

- Mmmm jae…- susurra yunho con los ojos cerrados.

Siento que me falta la respiración y debido a eso, aparto mi boca de su pene, tratando de tomar un poco de aire.

- tómalo – yunho hace que mis manos tomen su pone y me dispongo de nuevo a chuparlo, esta vez mas apasionadamente. Quiero que yunho vea que también puedo hacer estas cosas y que no soy un niñato ingenuo.

- Jae mas rápido…me estas matando.

Obedezco a yunho aumentando el ritmo de mi chupada. El también me ayuda moviendo sus caderas hacia adelante y atrás.

- Jae me vengo arggg- gime yunho, sacando su pene de mi boca y veo como de este sale un liquido blanco. Supongo que es el semen.

Retrocede un poco respirando agitadamente de arriba a abajo, mirando en alguna parte de la pared, recapacitando que es lo que acaba de hacer. Yo me quedo callado en el inodoro.

- yunho – lo llamo incorporándome frente a él.

- Jae – dice con aliento demacrado – ¿Nunca te has tocado, verdad? – me dice y yo volteo avergonzado. Yunho a veces me conoce tan bien.

- Yo seré el primero – me dice sentándose esta vez en el inodoro (aun con los pantalones abajo) y llamándome para que me siente encima de el. Mi rostro se torna rojo como un tomate.

- Ven – me llama con una mano. Yo me le acerco y él aprovecha esto para bajar un poco mis pantalones. Yo trato de luchar un poco ya que no quiero desnudarme frente a él pero yunho es demasiado fuete.

Se ríe – No tienes nada que yo no tenga – dice tratándome de tranquilizar. En lugar de eso, me pone aun más nervioso.

Finalmente los baja y se me queda mirando un buen rato con aquella sonrisita en el rostro. Al sentirme tan observado decido hacerle caso, me volteo y me siento justo en su regazo, con mi trasero aplastando su pene ya flácido.

Hace que me recueste completamente sobre él, y con su mano derecha coge mi pene comenzando a bombearlo. Su otra mano acaricia mi pecho por debajo de la blusa de mi pijama. Cierro los ojos al sentir esta nueva sensación. Se siente bien…y que yunho me lo haga es aun mejor.

- Así es como te masturbas – me susurra sensualmente al oído.

Comienzo a gemir por estas nuevas sensaciones que mi cuerpo está experimentando.

- Shh silencio.

Pero no puedo guardar silencio. Es demasiado. Yunho al ver que no me callo tapa mi boca con la mano que tenía en mi pecho. Todos mis lamentos y quejidos mueren en su mano.

- Jae muévete sobre mí – me susurra al oído.

Yo comienzo a moverme lentamente sobre él al mismo ritmo de su mano en mi pene, y al parecer esto le gusta, ya que también se mueve conmigo, respirando fuerte. Jamás pensé que estaría con un hombre de esta manera y que él me estuviera tocando. Siento como su

mano se vuelve más ruda sobre mi pene y como yo lanzo mis gemidos más altos, silenciados únicamente por su mano aprisionando mi boca.

- Te ves hermoso. Me encanta ser yo el que te enseñe esto.

A mí también me encanta que seas tú el que me enseñe esto.

El quita su mano sobre mi boca para poder acariciarme las tetillas pero gracias a esto yo vuelvo a dejar salir mis gemidos audibles sin ningún obstáculo.

- Espera – dice deteniéndose y del mesón del baño coge una especie de tela que enrolla en mi cabeza, amordazándome la boca.

- Grrrfgv….- protesto con el ceño fruncido pero el solo se ríe y vuelve a su labor de masturbarme.

- así te ves mas provocativo ¿no te parece?

- Grnfdg.

Arrugo la frente molesto. Yunho es un pervertido.

Mi brazo izquierdo lo paso detrás de su cabeza, reposándolo en sus hombros, para tener una mejor vista de su cara. El también tiene una mejor vista de la mía de esta forma.

Luego siento un dolor punzante en mis regiones bajas. Esto es muy extraño, quiero que acabe ya. Al notar esto yunho aumenta las bajadas y subidas de su mano por mi pene. Siento que voy a explotar.

Luego siento que se me va el aire por un segundo y como un gran alivio y placer recorre mi cuerpo. Esto es maravilloso.

El semen resbala por los dedos de yunho y yo me dejo caer completamente sobre este, recobrando un poco la conciencia mientras el acaricia lentamente mis piernas desnudas.

Hace que me levante y me sube el pantalón de la pijama, mientras yo estoy en la labor de quitarme la mordaza que yunho me ha colocado en la boca.

Luego de arreglarme a mí y arreglarse él mismo, veo como deja salir un gran suspiro y se queda mirando fijamente al suelo, con una expresión desalentadora en el rostro.

- Ven jae vamos – me dice agarrándome de la mano, pero su tono de voz se oye débil. Su estado de ánimo cambio de un segundo a otro. Temo lo peor.

Cuando finalmente llegamos a mi habitación, pasa algo que rompe mi corazón.

Yunho me abraza apretadamente, escondiendo su cabeza en mi hombro. La humedad en mi hombro y el pequeño vibramiento de su cuerpo, me hacen saber que esta sollozando. No dios yunho. Jamás lo he visto llorar, ni siquiera cuando se pone en modo melancólico extrañando a su familia y a su vida fuera de este lugar. Me hace sentirme aun peor.

Luego de varios segundos, el retira su cara de mi cuerpo limpiándose unas pocas lagrimas en su rostro.

- Jae lo siento, no debí hacerte esto, debes estar asustado de mí…

¿Qué? No lo estoy. Si fuera otra persona quien me lo hubiera hecho, lo estaría, pero extrañamente con yunho no siento eso.

- No lo estoy – susurro.

- Yo debo ser tu amigo, te lo prometí – menciona esto, y se echa a llorar silenciosamente una vez más. No puedo soportar ver a yunho sufrir. Me encanta verlo alegre, como siempre es él.

- Es mi culpa – confieso mirando hacia el piso – yo provoque que hicieras eso, mis acciones…

- ¡Dios en que estaba pensando! – exhala sin siquiera colocarme atención, y camina en círculos por el pasillo, como si meditara en qué hacer.

- Yunho tranquilo…

- ¡No jaejoong! – se voltea furiosamente hacia mí.

- Shh yunho se despertaran – trato de calmarlo al ver que todo su ánimo empieza a elevarse.

- ¡No me importa! – grita haciéndome retroceder un poco por la forma en que lo hizo. El parece notarlo ya que se serena un poco y baja su tono de voz -Jae es mejor que me vaya, y te lo voy a repetir no me vuelvas a pedir esto.

Ahora si me siento ofendido - ¿ah? ¿Pedir que? Yo no te pedí nada, tú fuiste el que lo hiciste yunho.

- ¿Crees que ir a mi cuarto a media noche es no pedir nada?

- Yo solo fui a reconciliarme contigo, tú fuiste el que me hiciste…eso – me sonrojo en la última palabra.

- ¡Es eso Jaejoong! ¡Es precisamente eso!

- ¡¿Es que?! – dejo salir una exclamación adolorida ya que mis ojos comienzan a agolparse de lagrimas. No me gusta pelear y menos con yunho, pero es que es tan estresante ver como hace una cosa y luego se arrepiente, enojándose conmigo.

El no responde nada y yo decido que es mejor entrar a mi habitación – hasta luego yunho, ya no quiero hablar más.

Y antes de que el pueda evitarlo, cierro mi puerta con llave, escuchando como él la golpea reclamándola que la abre. Sin embargo, no lo pienso hacer.

Me siento mal, solo quiero acostarme a dormir. No sé si es tristeza, rabia confusión o otra cosa, solo sé que me siento mal y quiero acostarme a dormir. Es lo único que sé.

..

4 comentarios:

  1. Anónimo9/24/2013

    tonto yunho
    que molesto es
    se que esta confundido
    pero daña JJ y eso no es bueno para
    ninguno de los 2
    gracias por la actu
    k-kede

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/24/2013

    tonto yunho
    que molesto es
    se que esta confundido
    pero daña JJ y eso no es bueno para
    ninguno de los 2
    gracias por la actu
    k-kede

    ResponderEliminar
  3. kiaaaaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡q mala como lo dejas ahi osea q? primero mori de emociones me crei jaejoong jajaja pobre va todo tierno como una ovejita queriendo clamar todo y el lobo de yunho se lo come .... y todavia le hecha la culpa osea yunho quien te mando a pensar demas eh? aunq a jae bien q lo disfruto q emocionante casi lo mato jae porq cierras la puerta? si tiene q pasar q pase de una vez jajaj wiii prometi no leer mas lemon ni nada prometi saltarme esas escenas pero unnie no pude .....q hermoso esta tu fic muak besos tu lectora fiel no dejes de publikr la historia sino en sueños te mato jaja mentira no lo dejes *___*

    ResponderEliminar
  4. Santo siwon !!!!! Como esta eso.? Osea yunho esta confundido o que ? Que pasara con jae jae ;^; gracias por actualizar.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD