Soledad - Cap. 4

3 comentarios
No voy a negarlo, me dolió, me dolió el hecho de que Changmin dijera que no me consideraba alguien en su vida, y solo pude enojarme con él, aunque realmente mi corazón se había encogido del dolor, y solo pude estarlo evitando para evitar que me viera de una forma deplorable, y así termine en un bar, ingiriendo cualquier tipo de líquido que contuviera una cantidad considerable de alcohol.

Regrese al departamento y para mi mala suerte Changmin estaba ahí…

-¿Hyung?- Si esa era su voz, por lo cual mire hacía donde estaba.
Y por mi estado no lograba enfocarlo bien, y cuando por fin mi mente capto el hecho de que si era su voz, entonces era él…

Por lo cual volví a fingir enojo y fruncí el seño, intente salir, pero mi gran salida fue frustrada, por culpa de mis piernas, quienes decidieron no obedecerme por lo cual caí al suelo, lo sentí acercarse a mí.

-Hyung, apestas a alcohol- ¿Ahora se preocupaba por mí?.

-Como si te importara-

-Hyung, no empieces- Sentí como intentaba levantarme, pero en mi estado su tacto solo hacía estragos en mi cuerpo, pude escucharlo bufar –Vamos Hyung, de verdad no fue mi intención-
Y aquello fue el último rastro de mi auto control…

Por lo cual me puse de pie y pude ver el sillón que estaba detrás de él, por lo que lo empuje con la fuerza suficiente para que callera sobre él, y me coloque sobre su cuerpo, y acerque mi rostro al suyo, que estaba desconcertado.

-Realmente no lo entiendes ¿Cierto?-

Y aquella mirada me hizo sonreír, más aún aquella actitud tímida, vi aquellos labios rosados, tan indefenso… no pude evitar querer besarlo y me acerque más… y mi conciencia despertó.
¿Qué era lo que estaba a punto de hacer?

Por lo que solo me quedo desviar mis labios y termine besando su frente y no pude mas, mi estado no era muy bueno y caí rendido por el alcohol.


--------------------------------------------


Al final, Yunho se volvió su novio, me deprimí, claro, pero Changmin y yo hicimos las paces, con aquello recordé cuando Changmin se le declaró a Yoochun en aquel rio, por lo que decidí decirle a Changmin lo que sentía, aunque no me correspondiera, porque ya lo había notado, Min amaba a Yunho.

Por lo cual decidí preparar algo diferente para poder declararme, estaba terminando de cocinar cuando…
-¡Hyung!- Escuche su grito.

Pude notar que estaba feliz, y de alguna forma aquello me puso nervioso.

-¿Qué paso Minnie?- Le pregunte para aminorar mis nervios.

Pero no contesto y en poco tiempo ya estaba en la cocina junto a mí.

-¿Qué es? Huele rico- No pude evitar reír un poco, Changmin se olvidaba de todo con la comida.
-Kimchi- Y pude ver como se le hacía agua la boca –Anda, tráeme unos platos y comemos.
-Si- dijo emocionado y en poco menos de 5 segundos me entrego los platos y salió corriendo hacía el comedor.

-Oye- Le dije al ver como prácticamente devoraba la comida, alzo el rostro y pude ver so confusión, no pude evitar sonreír un poco ante su expresión –Come con calma, te juro que la comida no se irá-
No pude evitar soltar una carcajada cuando su rostro se puso roo, y ante la vergüenza se oculto en su plato y siguió comiendo.

-Hyung-

-¿Si?-

-¿M… me puedes dar más?- Nuevamente reí, no tenía remedio y recibí un golpe

-Oye no me pegues-

-Y tú no te rías- Y ante aquello se me ocurrió una broma, cruce los brazos y sonreí.

-Claro que puedo, a menos que no quieras más comida-

Reí internamente al ver como fruncía el seño y me fulminaba con la mirada.

-Eres un chantajista-

-Velo como quieras- Y bufó, y yo solo pude volver a reír.

Y tuve que darle crédito, porque toda la cena aguanto mi burla, y yo era feliz verlo comer de esa forma.

-Por cierto Min- Le dije listo para decirle mis sentimientos.

-¿Si?- Y nuevamente el nerviosismo me gano, recordé que cuando llegó parecía que me iba a decir algo, así que por un momento desvié el tema.

-¿Qué me ibas a decir? Hoy llegaste muy feliz- Por un momento me miro confundido.

Pude ver como se regañaba mentalmente para qué después sus mejillas se colorearan de rojo.


-Si es que…- Estiro su mano y pude ver un anillo, era bonito, ¿Pero que tenía que ver con su felicidad?.

-Es bonito- El asintió.

-Yunho me propuso matrimonio-

Mi corazón se rompió con aquellas palabras, y al ver su rostro intente sonreír, intente fingir que estaba feliz por él, aunque por dentro me estaba muriendo.

-¿De verdad?- El asintió –Felicidades- Fue todo lo que pude decir.

Y sin más lo abrase, sentía mi cuerpo temblar ante la impotencia, porque ya no podía hacer nada, lo había perdido definitivamente.

-¿Hyung?- Lo escuche decir.

-Lo siento yo…- Mi voz se corto y las lágrimas no pudieron ser contenidas por más tiempo.

-Hyung ¿Por qué lloras?- Me separe de su cuerpo.

Y me observo, podía ver la preocupación en su rostro.

-Lo siento- Intente sonreír, no quería preocuparlo, pero fue inútil, porque las lágrimas salieron –Estoy feliz- y pude ver que no me creía –Me alegra que hayas encontrado a alguien con quien pasaras toda tu vida- “Aunque no sea conmigo” pensé.

-Pero ¿Por qué lloras?- Aún veía la duda y le volví a sonreír.

-Ahora que te cases, me dejarás solo- Pude ver como sonreía.

-Tonto Hyung- Me dijo acercándose a mí, y pude sentir su mano sobre mi mejilla y no pude evitar cerrar los ojos –Nunca te dejare solo- Abrí mis ojos lentamente –Siempre estaré ahí para ti, siempre serás mi mejor amigo-

Lo abrace, porque no quería que notara que aquellas palabras solo hacían un peso extra por que aquella amistad me pesaba cada día más.

--------------------------------------



Y así fue que tuve que hacerme a la idea de que Changmin solo sería mi amigo, en 2 meses era su boda y yo no podía estar más deprimido… ¿O sí?

Y así con su boda Changmin se iría a vivir con su esposo, dejándome solo en aquel departamento y suspire ante la idea, no me quedaba de otra más que resignarme a buscar un nuevo departamento y para mi mala suerte encontré uno bastante rápido para mi gusto, por lo cual tuve que comenzar a empacar mis cosas.

Aquel día Changmin había salido a darle la “buena” (nótese el sarcasmo) noticia de que ya tenía la fecha para la boda y yo ya tenía la mayoría de mis cosas empacadas, solo quedaba esperar… esperar a que el día de mi tortura llegara y mudarme.

Me senté sobre la cama, tomando en mis manos una fotografía donde salíamos Changmin y yo, ambos con una sonrisa, mientras que yo tenía uno de mis brazos sobre sus hombros.

Pase lentamente mi pulgar por su rostro, y sonreí melancólicamente, porque siempre lo iba a amar, pero él ya había escogido con quien pasar el resto de su vida.
El sonido de3l timbre hizo que saliera de mis pensamientos, así que con un suspiro me levante de la cama y camine hacía la puerta principal ¿Quién sería?
Cuando la abrí me encontré con un hombre de 1.85 (más algo que yo) tenía más o menos la altura de Changmin (¿Por qué tenía que ser tan alto?) con cabello negro y corto y su porte elegante.
-¿Sí?- Pregunte
-Disculpa, pero aquí vive Shim Changmin- ¿Quién era él?
-Sí, pero en este momento no se encuentra-
-Lo sé- Me dijo con una sonrisa y yo lo mire extrañado
¿Por qué preguntaba por Changmin si sabía que no se encontraba aquí? Y ¿Quién demonios era él?
Yo creo que vio (no estoy seguro cual) enojo o curiosidad en mi rostro, porque volvió a sonreír más ampliamente y siguió hablando.
-Changmin está en mi coche ahora-Dijo y aquello hizo que me confundiera más -¿Quieres ir por él?-
Aún dudoso asentí y lo seguí aún con un montón de dudas en mi cabeza.
Llegamos a un auto (bastante lujoso si me preguntan) y cuando el hombre abrió la puerta trasera mi corazón casi se sale de mi cuerpo.
-¡Changmin!-
Ahí sobre el asiento trasero de aquel auto, Changmin estaba recostado, pero fue su estado el que me preocupo, un vendaje rodeaba su cabeza, y podía ver la sangre mancharla, tenía varios moretones sobre su rostro y manchas de sangre, no me detuve a preguntarle a aquel hombre que había pasado.

Con cuidado cargue a Changmin y sin pensarlo 2 veces entre al edificio para llegar al departamento, en el camino pude escuchar los pasos de aquel hombre, pero en ese momento no me importo, solo pensaba en Changmin.

Entre al departamento, no importándome dejar la puerta abierta en el proceso, y no me detuve hasta que entre a mi habitación y lo recosté sobre mi cama.

Acaricie su rostro lentamente, y suspire.

-Está bien- Escuché la voz de aquel hombre –Solo necesita descansar-

-¿Qué paso?- Le pregunte sin girar a verlo, solo acaricie lentamente su rostro con mi pulgar.

-Un accidente- Suspiro –Lo golpee con mi auto-

-¡Qué!- Ante aquello inmediatamente gire y levante la cabeza en dirección a él.

-Oye, no fue mi culpa- Dijo en su defensa levantando los brazos, creo que no se esperaba mi reacción –Changmin cruzo la calle cuando el semáforo le indicaba alto, logre verlo y fue menos el impacto, pero no pude evitar golpearlo-

Suspire, y gire mi vista nuevamente hacía él, Changmin no tenía remedio.

-Gracias- Le dije en un susurro.

-Ya lo lleve al doctor, y como te dije antes, solo necesita descasar- Asentí –Dile que no se preocupe por sus clases, que cuando se sienta mejor regrese-

Nuevamente lo mire y el sonrió

-¿Lo conoces?- El asintió –Changmin querrá darte las gracias-

-Dile que en clase de finanzas lo reprenderé por no andar con cuidado-

Y sin más dio media vuelta y salió de la habitación, me puse de pie y lo seguí hasta la puerta.
-Gracias por traerlo-

-Tuvo suerte de haber llevado identificación Me dijo entregándome una tarjeta ID –Si no, no hubiera podido traerlo hasta aquí-

Cuando se fue el maestro de Changmin solo pude ir a la cocina para preparar algo para que cuando se despertara comiera.

En toda la noche Changmin no despertó y o solo podía ver como dormía, ver aquel rostro que tanto amaba, lo recorrí con mi pulgar lentamente hasta que sentí sus labios.

Aquellos labios algo gruesos que por alguna razón siempre se veían cuarteados y mi conciencia comenzó a jugarme sucio.

Comencé a escuchar una voz que me decía que estábamos solos, que Changmin se iba a casar, que era mi única oportunidad y que de todas maneras él no se iba a enterar.

Y ante aquello no pude evitar besarlo, solo fue un roce, pero solo eso basto para que mi corazón latiera como loco, quería profundizar aquel beso, y que Changmin me correspondiera.

Pero la realidad llegó como una bofetada e hizo que me separara de sus labios porque Changmin solo me veía como su mejor amigo, porque en un par de meses se casaría con alguien más.

El dolor recorría mi cuerpo, instalándose en mi pecho, tape mi boa para ahogar un sollozo que salió de mis labios, lo único que no pude evitar fueron las lágrimas que ahora corrían por mis mejillas.

-Te amo- Le susurre para besar su frente.

Porque era la única y última vez que podría decírselo.



----------------------------------------------


Abrí lentamente mis ojos y lo primero que vi fue a Changmin y fruncí mi seño, ese niño me iba a escuchar.

-¿Qué?- Preguntó y yo bufe.

-¿No lo recuerdas?- Y el negó.

-¿Dónde estamos?-

-Mi cuarto- Conteste –Hasta parece que nunca has entrado aquí- Pude ver algo de confusión en su rostro al recorrer la mirada por la habitación.

-¿Por qué me duele todo?- Nuevamente recorrió la vista por la habitación -¿Y esas maletas? Hyung ¿Saldrás de vacaciones?-

-Son muchas preguntas- Sonreí, ese niño no tenía remedio –Te duele el cuerpo porque te golpeo un auto ¿Por qué demonios cruzas la calle cuando el semáforo esta en rojo?- Le dije con molestia –Y no voy de vacaciones, me voy a mudar- Pude ver el miedo en sus ojos pero ¿Por qué?

-¡¿Qué?!- Se incorporo de una forma rápida -¿Por qué…- No  termino debido al dolor ¿Qué no me había escuchado?

-Hey, que parte de “Te golpeo un auto” no me entendiste- Lo reprendí mientras lo volví a recostar –Tuviste suerte de llevar identificación- Me miro con duda por lo cual continué –Quien iba manejando te llevo al doctor y luego te trajo aquí- Pude ver como bajaba la mirada –Además tienes suerte porque es alguien quien conoces, me dijo que era tu maestro de finanzas-

-Rain- Susurro.

-¿A sí se llama?- Pregunte, era un nombre bastante peculiar y él negó.

-No, así le dicen, pero en realidad no se cual es su nombre- Solo pude asentir –Hyung ¿Por qué te vas a mudar?-

-Oh, eso- Sonreí –Este departamento es para 2 personas, incluso podemos meter 3 o 4, pero para una sola es bastante grande- Creo que era bastante obvio ¿No? Pero aún así seguí con mi explicación, él me la había pedido después de todo –Una vez que te cases estaré aquí solo, así que pienso mudarme en 2 meses-

De repente bajo la mirada y apretó con fuerza las sabanas, y la verdad es que me preocupó.

-¿Min?- Escuche como empezaba a sollozar -¿Por qué lloras?-

Y lo siguiente que hizo me tomo totalmente desprevenido, porque cuando me quise dar cuenta Changmin me abrazaba del cuello, como si su vida dependiera de ello.

-No te vayas- Me dijo –No me dejes solo- ¿A qué se refería con eso?

-Min yo…- No me dejo terminar.

-Todo fue un engaño yo… Yunho solo me utilizo, todo era una farsa, una apuesta, no te vayas- Me tomo varios segundos procesar lo que me dijo.

Y cuando lo logre solo pude sentarme junto a él y abrazarlo y con una de mis manos acaricie su cabello para tranquilizarlo.

-Siempre estaré aquí para ti- Y ante mis palabras su llanto se hizo más fuerte.

Y con cada minuto que pasaba el enojo se apoderaba de mi cuerpo ¿Quién se creía ese tipo para lastimar de esa forma a MI Min?


-----------------------------------------------


Habían pasado un par de días y Changmin seguía en reposo, me había comunicado con Rain y el arreglaría lo de las faltas de Min.

Sin embargo aquel día me encontraba en la Universidad donde Changmin estudiaba, pero mis razones eran muy diferentes que ver lo de Min.

Estaba ahí porque ese imbécil me las iba a cobrar todas, Changmin me había contado tantas cosas de él y de alguna u otra forma aquella información me iba a servir de algo.

Sabía su nombre, incluyendo apellido, edad y carrera y no solo iba por el engaño, sino también por los golpes, porque Changmin me había contado que lo había golpeado cuando lo descubrió.

Y aquello solo me había enfurecido aún más y no pensaba quedarme con los brazos cruzados, porque nadie y repito NADIE lastimaba a MI Min.

Para mi desgracia no conocía su rostro, Min siempre me decía lo guapo que era, y como el conocería a sus “suegros” el día de la boda él también me lo presentaría hasta ese día.

En aquel momento no me molesto, porque mientras menos rápido conociera al hombre que robo el corazón de Changmin mejor, sin embargo ahorita era frustrante.

Me detuve cuando entre al edificio, ahora tenía qué preguntar por Jung Yunho.

Caminaba por los pasillos, pero estos estaban vacios, suponía que se encontraban en  clase y solo me quedo esperar.

Así las puertas de los salones fueron abiertas y los alumnos comenzaron a salir.

Estaba dispuesto a preguntar cuando alguien tomo mi brazo y me hizo girar, haciéndome chocar contra su pecho.

Aquel sujeto (quien quiera que fuera) me separo de su cuerpo y cuando vi su rostro, me sonrió coquetamente y yo fruncí el seño.

-¿Qué hace alguien tal lindo por aquí?- ¿Me había llamado lindo? Bufe para luego aventarlo y quitármelo de encima.

-Estoy buscando a alguien- ¡¿Y por qué demonios le contaba eso?!-

Intente alejarme de aquel tipo, sin embargo me volvió a detener, esta vez me tomo por la cintura acercándome a su cuerpo y nuevamente alzo mi rostro con sus dedos, ese tipo era realmente fastidioso y lo golpearía como no me soltara de inmediato.

-¿A quién buscas precioso?- Sentí un tic en mi ojo, y me calme cuando pensé que este tipo me ayudaría a encontrar a Jung.

-Busco a alguien llamado Jung Yunho- Le dije aún con mis instintos asesinos a flor de piel porque este tipo no se dignaba a soltarme

Pude notar como su sonrisa se ensanchaba más, si eso era posible.

-Y ¿Para qué alguien como tú me busca?- Me tomaron por sorpresa sus palabras.

-¿Tu eres Yunho?- El asintió con una sonrisa y yo sonreí a lo que ensancho la suya –A verlo dicho antes-
Y sin pensármelo 2 veces estampe mi puño contra su cara, haciendo que me soltara y trastabillara para luego caer al suelo.

Sonreí satisfecho al verlo en el suelo con la vista perdida, como si no supiera que es lo que había sucedido, y en poco tiempo otro chico llego corriendo para socorrerlo.

-Yunnie ¿Estás bien?—Alzo la mirada y me fulmino con ella, pero no me intimido -¡¿Qué te pasa idiota?!-

Pero no respondí, el chico intento reclamarme nuevamente pero Yunho lo detuvo y se puso de pie, me mostro una sonrisa tensa.

-¿Puedo saber a qué se debe el golpe?-

Yo solo sonreí lo mas hipócritamente que pude.

-Es solo un pequeño saludo por parte de Changmin-

-Abrió los ojos por la sorpresa y luego rio descaradamente.

-A ese imbécil ni me lo recuerdes- Dijo molesto –Por su culpa perdí mis vacaciones-

Yo solo fruncí el seño ante sus palabras

-No creo que debas insultarle- Le dije con calma y comencé a acercarme a él- -El no tiene la culpa de que seas un idiota- Acaricie su mejilla con delicadeza y pude ver con sonreía lascivamente –Solo te lo diera una vez- Le susurre en el oído –Si vuelvo a enterarme sobre algo más que le hayas hecho a Min, aré algo más que golpearte-

Di media vuelta insatisfecho por solo haberlo golpeado 1 vez, a lo que mucho dejaría una hinchazón, pero tampoco quería armar un escándalo.

Sin embargo nuevamente mi brazo fue sujetado con fuerza por Yunho.

-¿Y qué me aras?- Preguntó divertido –Lograste tumbarme, sí, felicidades, pero me agarraste desprevenido- Dijo apretando con más fuerza su mano -¿Crees que con ese cuerpo de niña podrás hacerme daño?-

Sonreí, aquel tipo se basaba en las apariencias, y aquello me daba ventaja, y una vez más le solté un golpe en la cara, cayó al suelo, y sin embargo había una gran diferencia, esta vez su nariz sangraba, se la había roto.

Me puse de cuclillas, Yunho sostenía su nariz y me veía enojado.

-Sabes, no deberías subestimarme- Le dije acariciando sus cabellos –Tu peor error es juzgar a la gente por su apariencia- Podía ver su mueca de dolor en sus facciones y me sentí satisfecho –Al igual que lo hiciste con Min, creíste que estaba solo e indefenso por ser ignorado en la escuela, sin saber que tiene a alguien para defenderlo, te lo repito- Le advertí, mientras tomaba con fuerza los mechones de su cabello, halándolos, sintiendo como le arrancaba uno que otro en el proceso, y sonreí cuando un quejido de dolor llego a mis oídos –Vuelves a hacerle daño a Min, o me entero de que le has vuelto a amenazar, y esto que estas sintiendo ahorita, será el cielo ¿Entendiste?-

Solté su cabello y me puse de pie, ignorando a todos los que me veían pasar, y quitándose de inmediato conforme avanzaba.

-Jaejoong- Gire ni rostro, para saber quién era, ya que aquí nadie me conocía y me encontré cara a cara con el profesor de Changmin, Rain -¿Qué haces aquí?-

-Vine a arreglar algo pendiente- Por un momento me miro con duda y luego sonrió.

-¿Cómo está Changmin?-

-Mejor, en un par de días regresa a la escuela.

-Cuídalo bien-

-Claro-

Y seguí mi camino.


-------------------------------------------------



Todos dirán que después de aquello me le declare a Changmin y que este me acepto y vivimos una situación cursi y blablablá

Pues se equivocan, este ultimo año mi corazón sigue sufriendo por él, porque ahora Changmin tenía el último año saliendo con Rain, sí, con su profesor.

Aquello me tenía deprimido y se preguntaran como es que terminaron saliendo, pues después de que Changmin volviera a la escuela, se volvieron más cercanos, y poco a poco se fue dando su relación. (Sí, yo también quiero llorar)

Y yo… yo sigo aquí esperando el día que se fije en mí…

Mis pensamientos fueron interrumpidos por el sonido de la puerta, siendo abierta y me preocupe cuando la puerta fue azotada y Changmin en lugar de ir directo a donde estaba (ósea a la cocina) y preguntarme que había cocinado.

Entre a su habitación, preocupándome cuando no encontré cerrado, Changmin cuándo estaba triste olvidaba cerrar…

-Changmin- Le llame y solo pude escuchar su llanto, me acerque lentamente y me senté a su lado, acariciado sus cabellos -¿Qué sucede?- Le pregunte calmado.

Verlo ahí llorando me encogió el corazón, quería abrazarlo, quería decirle que lo amaba, que no importaba que, siempre estaría ahí, junto a él.



-----------------------------------------------




Y ahí estaba de nuevo en los pasillos de la Universidad, sin embargo esta vez no buscaba al tonto de Yunho, ahora mi objetivo era Rain, ya había preguntado y así me dirigía a su oficina.

Changmin me había contado entre lágrimas que Rain había terminado con él, que le había dicho que no lo amaba, que su relación no era enserio, qué cómo podía tomar enserio una relación entre alumno y maestro.
Y la verdad ya estaba arto de todo esta situación, mientras yo buscaba su amor, Rain y todos los demás (entiéndase por Yoochun y Yunho) solo desperdiciaban ese cariño y amor que les daba, y estaba más que molesto, Rain me iba a escuchar.

Toque la puerta y escuche un “adelante” creí que se sorprendería ante mí presencia en aquel lugar, y sin embargo yo fui el sorprendido.

-Sabía que vendrías a buscarme- Sonrió mientras guardaba unas cosas en una caja y fruncí el seño.

-Rain, ¿Puedo llamarte así?- El asintió –Aún no entiendo porque le dijiste eso a Changmin en este tiempo logre conocerte y no te entiendo ¿Hay alguna razón cierto? 


-¿Descubrieron tu relación con él y te despidieron? Por eso guardas tus cosas- El solo ensancho su sonrisa.


-Vaya que eres astuto Jaejoong- Pero te equivocaste en algunos aspectos –Si, hay una razón por la que termine con Changmin- Dijo mientras seguía guardando las cosas –Y también hay una razón por la que ya no trabajo aquí-

-Entonces- Le dije impaciente.

-En primera, no me despidieron yo renuncie- Abrí los ojos sorprendido –Y en segunda, si amo a Changmin, y no, no nos descubrieron-

-Entonces- Volvía a insistir.

-Primero quiero que me prometas que no le dirás a Changmin, hasta que yo te diga- Asentí curioso- Estoy muriendo-

Dijo con una sonrisa triste, y yo sentí como el piso desaparecía, y todo daba vueltas.

-¿C… como?

-Tengo cáncer Jaejoong- Pensaba decirle sobre tratamientos, y se adelanto ante mis pensamientos- Estoy en fase terminal, ya fui a quimioterapia, probé varios tratamientos, y no funcionaron-

-Y ¿Por qué no le dice a Changmin?- Sentí mis ojos arder, me golpee mentalmente por lo que pensaba de Rain, aquello no era justo.

-No quiero que sienta lastima por mí- Sonrió –No lo quiero ver tiste, por eso quiero que le entregues esto- Dijo dándome una carta –Dásela cuando haya muerto, Jaejoong, no llores- Dijo sonriendo tristemente –Estoy feliz, porque tuve el amor de Min, por eso quiero que lo cuides, tu eres el único que puede hacerlo-

-¿Por qué lo dice?- Respondí con la voz cortada, definitivamente no era justo.

-Jaejoong, he vivido bastante para saber que estás enamorado de Min-

-Yo no…-

-Jaejoong- Me interrumpió –Cuídalo y amalo por mí- Yo solo pude asentir ante aquello.
Y aquel día fue él ultimo que lo vi….


--------------------------------------------------


Me mantuve en comunicación con él, sus instrucciones eran que el día que no recibiera un mensaje (dichos siempre con “bromas” que me encogían el corazón como “sigo vivo” “¿Te asuste? Solo quería asustarte Jajaja”) ese día significaba que había fallecido, y que esperara 3 días para confirmarlo, debido a que había días que se ponía mal y debía ir al hospital.

Y así después de 4 meses, no supe más de él y ahora mi labor era hablar con Changmin.

-Changmin ¿Puedo pasar?- Pedí abriendo su puerta y escuche un “pasa” –Changmin ¿Podemos hablar?-El asintió, en esos 4 años se había vuelto algo frio, y no lo culpaba –Toma- le dije entregándole aquella carta y él me miro curioso.

-¿Qué es?- Suspire aquí venia lo difícil.

-Rain me pidió que te lo entregara- Y frunció el ceño.

-Llévatela- Dijo regresándomela y volviendo a hacer lo que momentos antes estaba haciendo-
-Changmin, sé que no quieres saber nada de él, Y sé que jamás te pido nada, pero quiero que la leas-

-¿Estás de su lado?- giro a verme molesto.

-No estoy de lado de nadie, solo…-

-Olvídalo-

-Changmin-

-¡No quiero!- Al final me gritó con lágrimas en tus ojos -¡No quiero saber nada de él! ¡¿Qué no entiendes?!- Dijo con la respiración agitada ¡Quiero olvidarlo!- Suspire.

-Lo sé Changmin- Lo abrace y lloro en mis brazos –No lo hagas por él, hazlo por mí, porque te lo estoy pidiendo yo ¿Lo harás?-

-Eres un chantajista- Yo reí y tu suspiraste –Dámela, la leeré cuando pueda- Asentí.

-¿Quieres algo especial de comer?

--Lo que quieras Hyung- Asentí y sonreí.

Lo deje solo con aquella excusa, sabía que no aguantaría la tentación de leerla y la verdad no sabía cómo reaccionaría.

Changmin era impredecible, bien podía creer lo que estaba escrito en la carta, fuera lo que fuera, y por otra parte podría creer que aquello solo era una excusa, por lo que solo había que esperar.
Poco después Changmin salió de la habitación, lo veía bastante tranquilo, por lo que creí que no había leído la carta.

Se sentó en la silla y pude ver que si había leído, veía preocupación y angustia en sus ojos, y sin embargo no lloraba porque no estaba seguro de algo y que me preguntaría.

-Hyung-

-¿Sí?-

-Yo… ¿Cuándo te dio la carta Rain?-

-Hace unos 4 meses- Abriste los ojos sorprendido- Al principio no quise aceptarla- Y de alguna forma aquello era verdad, porque quería que Rain le dijera a Changmin personalmente –Y al final acepte, me pidió que te la entregara en un tiempo determinado-

-Jae, yo… yo no sé sí creerle-

-Sobre lo del cáncer-

-¿Lo sabías?- Me preguntó sorprendido y yo asentí -¿Por qué no me dijiste?-

-Primero, porque no querías saber nada de él, y segundo porque él me lo pidió- Y las lágrimas brotaron de sus ojos

-Entonces Rain… ¿Él está mal?- Yo negué –Pero si tiene cáncer…-

-Changmin- lo tome por los hombros y me miro a los ojos –Rain esta muerto-

-¡No!- Gritó y me empujo -¡No es cierto! Todo es una mentira ¿Cierto?-

-Changmin-

¡Y tú lo supiste todo el tiempo!-

No dijo más, salió corriendo del departamento….

Camine lentamente viendo a Changmin de rodillas frente aquella lápida.

-Changmin-

-Vete- Dijo cortante, pero no me moví de mi lugar -¡Que te vayas!- Gritó girando su cabeza.

Pude ver sus lágrimas, sus ojos rojos e hinchados, y su dolor.

-No- Respondí –No me voy a ir Min- Se puso de pie furioso.

-¡Lárgate! ¡Tú eres el culpable!-

-Yo no hice nada- Le dije calmado.

-¡Exacto! ¡Si me hubieras dicho que Rain!- Ahogo un grito -¡¿Por qué no me dijiste?!- Lentamente sus gritos se volvieron suspiros -¿Por qué no me dijo?- MUY al final se aferro a mi cuerpo -¿Por qué?-

-No quería verte sufrir por él-
Escuchaba su llanto, y gire la viste hacía la lapida, recordé sus últimas palabras que me dijo.

“Cuídalo y amalo por mí”
Y lo iba a cumplir, no solo por él, si no por mí, jamás, no importa que, jamás lo dejaría solo…



3 comentarios:

  1. Aigo! ~ que mal plan ahora tengo ganas de llorar u.u

    Cielos!~ este fico lo comenze a leer hoy y ya voy en el cap. 4 >u< kekekekekeke pero bueno que mal plan de Yunho :( hasta yo iria a golpearlo ¬ ¬ y pobre Jae que Changmin no se da cuenta o que con ganas de darles unos cocos en su cabezita :3

    ResponderEliminar
  2. Wiiiiiii. Osea q O.o tantas cosas q pasan y jae nada q le dice ?? Espero actu ...

    ResponderEliminar
  3. Abigail2/20/2014

    Wooooo cada vez mas bueno este fic me encantaaa
    Ayy Jae ya dile
    Nunca imagine que mi Yunho seria malvado >_< jum
    tampoco me imagine que changmin con rain >.<
    Muy bueno esperare la conti ^^

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD