Unfazed - Cap. 7

4 comentarios
“Hey ¿Jae?” llamó Yoochun.

“¿Si Chunnie?” Preguntó Jaejoong, sin despegar sus ojos del monitor. La sesión de fotos había durado mucho más de lo esperado pero a pesar de la escasez de tiempo Jaejoong no escatimó en gastos. Sus diseños iban a ser exhibidos a nivel internacional y él era un firme creyente del dicho: una imagen dice más que mil palabras. Todo tenía que ser perfecto.

Mirándolo, Yoochun vio un destello del Jaejoong profesional, el Jaejoong que el resto del mundo estaba acostumbrado a ver. A diferencia de su Jaejoong, donde él pensaba que era el único que veía la torpeza de su mejor amigo. Sonrió al pensarlo y dijo. “Pegopa”

Suspirando, Jaejoong volteó hacia su mejor amigo. “Yoochun-ah, tu siempre estás hambriento,” causando un puchero en Yoochun. “Quince minutos y terminamos ¿okey?”

“¿No puedo tener un bocadillo?”

“No”

“¿Por qué?” Se quejó el actor.

“De la forma en que comes, arruinarás tu maquillaje.” Dijo Jaejoong con una sonrisa. Yoochun arrugó la nariz y desvió la mirada. “no seas así amigo, Ya casi terminamos, lo prometo.”

“Bien,” cinco minutos pasaron en silencio. Una vez más Jaejoong estaba demasiado concentrado en el monitor para notas que su amigo estaba muriendo de aburrimiento detrás de las luces y la cámara. “¿Jae?”

“¿Si Chunnie?”

“¿Tienes alguna idea de por qué Lizzie está diciéndome que no haga caso a ninguna palabra que tú digas?” Peguntó Yoochun al azar.

“¿Alguna vez tengo idea?”

“Buen punto. Pero ella ha sido especialmente irritante este último par de semanas. Desde la noche en que… bueno tu sabes. La noche de tu… y mi… agh. Sabes a lo que me refiero.” Ante la repentina timidez de su amigo, Jaejoong trió, resignándose a la idea de que su día de trabajo había por fin acabado. Una vez que comenzaban con temas personales en una conversación, no había manera de saber cuándo pararían. Ambos Jaejoong y Yoochun sabían muy bien eso.

“Tú, perro astuto. Bien. Podemos terminar por hoy. Vamos a conseguirte comida. La comida que ordené hace media hora ya debe estar en mi oficina.”

Yoochun sonrió “Me conoces muy bien Hyung.”

Lo que muy pocas personas se percataban de Hero & company era que la casa diseñadora era también los cuarteles generales para muchos artistas. Yoochun incluido. Y mientras Jaejoong se negaba a que su puesto de CEO de la firma interfiriera con sus deberes como diseñador, tenía un pequeño círculo de amigos que lo ayudaban gustosamente a manejar la compañía de tamaño moderado y tomaban ese puesto por él, por lo menos en algunas ocasiones. El hombre que se dirigía hacia ellos mientras entraban a la oficina de Jaejoong era uno de ellos.

“¡Jaejoong-ah! Que elegante verte aquí. Creía que estarías pegado a tu estudio por las siguientes semanas.” Dijo en una baja pero amigable voz.

“Bi Rain sunbaenim. Es bueno verte. Y si, lo estoy. Pero nos dio hambre así que pedí algo para comer en mi oficina. No puedo arriesgarme a dañar mis diseños.” Aclaró Jaejoong. “Bueno, no te distraeré, parece que estás en un apuro. Vaya usted Don CEO. Haz tu trabajo.” Bromeó.

“Tch. En verdad, ¿cómo dejé que me jalaras a este trabajo? Soy un cantante no un hombre de negocios.” Dijo Bi encarando a Yoochun. El joven actor simplemente sonrió divertido. “Muy bien, nos vemos chicos, disfruten su comida” se intercambiaron reverencias antes de separar sus caminos.

“Solo está medio bromeando, ¿sabes es verdad?” Yoochun presuntó entrando a la elegante oficina.

“Él me debe” Dijo Jaejoong mientras ambos hombres reían. Pero el mayor no estaba dispuesto a dejarse a engañar. Sabía exactamente lo que su dongsaeng quería preguntar. Pero esperó hasta que se sentaran en el cómodo y único sofá de toda la habitación y comenzó a devorar su comida China. “Adelante, pregúntame.” Le incitó.

“¿Qué paso esa noche entre tú y Lizzie? Y no digas que te empujó porque eso es obvio. Mi pregunta es ¿Cómo? Tú y yo, ambos sabemos que no importa lo torpe que seas y lo fuerte que ella sea, aun así no es rival para tu fuerza. Por el amor de dios, doblas su peso ¿Qué está pasando?”

Jaejoong se preguntó si realmente debía responder. No era la vergüenza la que lo retenía, o quizá solo un poco de ella. Pero como podía explicarle a su mejor amigo que su otro único amigo lo odiaba, no, lo despreciaba. No estaba seguro de tener el corazón para hacerlo.

“Vamos Hyung, tienes que dejar de pretender que no me doy cuenta de lo mucho que pelean, ¿Wae?”

El mayor suspiró, tomando una honda bocanada de aire antes de continuar. “Es debido a ti,” Notando el asombro de su mejor amigo, continuó. “Peleamos porque los dos tratamos de protegerte. Aunque, no podría estar totalmente seguro de que ambos estamos tratando de protegerte de la misma cosa.

“No soy un niño. Puedo protegerme por mi mismo hyung. Gracias a ustedes lo sé. Y tampoco soy una damisela en peligro.” Yoochun dijo severamente.

“Lo sé. Supongo que solo estamos posesos por la idea de competir entre nosotros mismos por tu atención, tanto que algunas veces nos olvidamos que tú realmente no necesitas tanta protección. Tú haces eso por ti mismo, a veces demasiado.” El hombre mayor aceptó. Yoochun asintió.

“¿Así que, cuál es el trato?”

“No lo sé Chunnie. Creo que el haber dormido con Lizzie fue un gran error. Desde ese día ella no solo te ha estado protegiendo del mundo exterior sino también de mí. ¿Pero sabes que es lo más raro de todo esto? Esa noche del accidente…” dijo Jaejoong apuntando a su aun enyesada muñeca “… ella me besó. Fue para distraerme, estoy seguro. Pero lo más gracioso es que funcionó. Estaba sorprendido. Y entonces me alivió el hecho de que por lo menos no me odiara lo suficiente como para causarle repulsión. Por supuesto sentí eso antes de que ella me empujara a la barandilla, pero ¿sabes a lo que me refiero?”

Una vez más Yoochun asintió. “Así que ella te besó antes de empujarte hacia el dormitorio. Mhm. Es algo romántico, supongo.”

Jaejoong no pudo hacer nada más que reírse. “Cállate, no es así.” Entonces ambos rieron.

“¿quieres que hable con ella?” preguntó Yoochun.

“No. Ella ya no confía en mí. Si haces eso ella pensará que te dije que lo hicieras y eso hará las cosas peores. Necesito hacer esto por mí mismo. Necesito saber por qué esa noche cambió muchas cosas para nosotros tres.”

“¿tú crees que ella cree que tú te aprovechaste de ella?” Yoochun preguntó repentinamente, mirando la enorme ventana-muro. “Me refiero a que, la noche en la que ustedes dos durmieron juntos, ¿no estabas demasiado perdido?” y entones Jaejoong se dio cuenta.

“Maldita sea. Podrías tener razón. Pero yo si traté de hablar con ella una vez y ella me ignoró. Ella parecía repelida más que ofendida.” Dijo Jaejoong.

Yochun pensó por un momento. “¿Qué dijiste exactamente?”

“Primero, me disculpé por salir corriendo esa mañana.” Contestó.

En eso los ojos de Yoochun se abrieron completamente. “Espera ¿huiste en la mañana? ¡Hermano! Eso es horrendo. Eso es como decir ‘Hey eso fue lindo, te llamare’ pero sin realmente tener la intención.”

Era ahora el turo de Jaejoong de estar sorprendido. “¡¿Qué?! No. No era eso, es solo que me asusté. Ya sabes por ser la mejor amiga de mi mejor amigo y aparte ser colegas de negocios. Aparte, nunca fuimos realmente cercanos. No sabía que decir y ella estuvo callada todo el tiempo. Entré en pánico.”

“Oh por dios, para dos de las más inteligentes personas yo sé que ustedes dos han creado el malentendido más grande del siglo.”

Dijo Yoochun antes de estallar en risas.

“Cállate.”

“¿o qué?” lo retó Yoochun.

“O….o… no te ayudare a evadir al chico Xia.” Terminó Jaejoong. “¿y quién eres tú para hablar de todas formas? Estas haciéndole a Xia lo mismo que yo le hice a Lizzie.”

“No es cierto.” Protestó el actor.

“Sí, claro que sí. ¿Por qué otra cosa lo evadirías? Él es virtualmente perfecto para ti. Pero tú eres el único que está huyendo porque estas demasiado asustado como para darle una oportunidad. Como dije antes, estas demasiado protegido.” El mayor dijo sin ninguna pista de remordimiento.

Pero entonces Yoochun se puso serio. “Joongie, y que tal si el solo está jugando conmigo. Tú sabes que él tiene una reputación. Y algo sobre él simplemente me tiene inquieto, como si tuviera que saber algo más.”

Jaejoong también se puso serio. “Lo sé.” Aceptó. “pero entonces una vez más, yo también. Y mira como eso resulto. No puedes creer en todo lo que escuchas Chunnie. Las personas en este negocio no son siempre lo que parecen. Solo tendrás que tomar la oportunidad. Está en ti decidir si lo vale o no.”

“Sí, es cierto.”

“Aun así, si resulta ser un completo idiota, tienes a dos excesivamente protectivos amigos detrás de ti. Solo respira hondamente y sigue adelante. Estaremos aquí para ti… yo estaré aquí para ti.” Terminó.

“Gracias Joongie.”

Jaejoong sonrió de una manera que solo algunos han visto; ojos brillosos, mejillas altas y sonrojadas con sus labios apretados y simétricamente alineados revelando una perfecta y perlada dentadura. “Siempre, Chngu, Siempre.”

--------------

Una disculpa por la demora.

Cap. 8: “Tu, ¡miserable hijo de perra.!”

4 comentarios:

  1. ajajajajaajajajaa ese titulo del capitulo siguiente .....wiii no sabes la emocion q me dio al ver la actu de este hermoso fanfic y de tu muy valorado esfuerzo en verdad GRACIAS por continuarla casi grito de la emocion jijiji wiii se aacosto con lizi jajajaja me da mas risa osea jaejoong no es gay? o es bi? y yunho? y junsuu q esara haciendo? ya sé - pensado en chunni....byeeeee

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. pameonigiri4/04/2014

    kyaaaaa amo este fic cada vez mas interesante...chunnie tiene miedo a q xia le lastime....y ahora ya sabemos porque lizzie no le aguanta a jae...

    ResponderEliminar
  4. pucha yoochunn por que no les das la oportunidad a susu de demostrate que quiere de ti¡¡

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD