Un momento de huida - Cap. 1

3 comentarios
— Señor Changmin, ¿por qué no toma asiento?, seguro que encontramos un modo de ayudarle — esa fue la repetida frase que aquella muchacha de uniforme apretado y falsa sonrisa había dicho tras el mostrador principal del lujoso hotel situado en uno de los puntos mas importantes de Corea del Sur.

— ¡Llevo esperando aquí más de una hora! ¡He esperado suficiente! No creo que estéis dispuestos a ayudarme — Changmin estrelló sus manos sobre el mostrador y la chica se sobresalto al instante por aquel hombre de mirada infante, labios rugosos y pelo perfectamente peinado que le miraba con odio e indignación.

— Le hemos comunicado que debemos tomar en cuenta un tiempo de espera para realizar su reclamación de desaparición. La señora Shim JunHee, es una persona adulta, no podemos alarmar a los demás clientes y huéspedes con una “desaparición” precipitada, señor Shim. Busque de nuevo a la señora Shim JunHee, nosotros tomaremos medidas pasado un tiempo ... —

Fue la respuesta definitiva de aquella recepcionista, que tan pronto como tuvo la oportunidad se alejó del inquieto Changmin, quien gritó:

— ¡La he buscado!. ¡Por supuesto que lo hice antes de reclamar! Casi recorro todo este maldito hotel. No puede decirme que espere más tiempo ... —

La joven recepcionista dio una pequeña reverencia como disculpa:
— No podemos hacer nada más ... — susurró alejándose.

Changmin estaba apunto de explotar, la corbata anudada en su cuello parecía ahogarle.

¡Ella había desaparecido! Pero nadie le hacia ni el menor caso, y estaba abatido por sus vánales intentos por recibir atención, por buscar a su prometida, para encontrarla....


Al voltearse, para alejarse de esa maldita recepción, Changmin chocó con un hombre que se presentaba tras él, firme como una roca.

— Siento haber sido demasiado grosero. Pero he escuchado su reciente conversación ... — dijo directamente aquel hombre al tropezar con un abatido Changmin.


Changmin alzó su mirada. ¡¿Qué era eso?! Era un hombre realmente apuesto, difícil de ver en aquel Hotel donde la mayoría eran personajes de conocidas empresas, con el suficiente dinero como para permitirse estar obesos, calvos, extremadamente adultos y lucir grandes trajes.

En comparación, aquel hombre con el que se acababa de encontrar era un joven, bastante alto (aunque no más alto que Changmin), tenía los ojos rasgados, aunque visibles y bastante intensos, de un color chocolate que hacían resaltar sus cejas. Estaba vestido de una manera muy común en aquel lugar: un traje oscuro color tierra, con unos pantalones anchos que resaltaban sus piernas largas, y una chaqueta que acentuaba su ancho cuerpo.

Demasiado perfecto para estar allí por casualidad...

— Sí, eres un impertinente — Changmin se sintió ofendido. Ese tipo se había entrometido en una conversación ajena. Echó un vistazo a aquel hombre entrometido y le gritó: — No debería estar escuchado las conversaciones que no le atañen — quería marcharse, pero aquel hombre parecía volver a hablar con tono servicial:

— Lo siento mucho ... pero "desaparición" es una palabra que sin duda, enseguida, capta mi atención — le explicó. Changmin le dirigió una mirada inquisitiva, preguntandose de que se trataba aquella extraña conversación. — Soy Jung Yunho — se presentó mientras sacaba del bolsillo interior de su chaqueta una tarjeta que ‘regaló’ a Changmin — También me hospedo en este Hotel. Quizás le sorprenda, pero formo parte de una agencia. —

Changmin miró aquella pequeña tarjeta de presentación:
— ¿Es usted detective, Jung? — preguntó sorprendido al leer que aquello decía dicha tarjeta.

— Oh, se puede decir de ese modo, si lo deseas. Pero, no soy detective de personas desaparecidas, ni llevo temas de asunto policial. Soy de ámbito privado —

Changmin guardó aquella tarjeta en su bolsillo y exclamó:— ¿Una casualidad? —

— Creo que sí ... — Yunho dejó salir una sonrisa de radiantes dientes blancos.

Era enigmatico, e incluso a Changmin le recordaba a alguien.

 — Me he visto interesado por su desesperación .... — Yunho parecía querer añadir su nombre, pero aún no se había presentado, por lo que aguardó a que terminara su frase:

— Changmin — le dijo — Shim Changmin — se presentó a la vez en la que extendía su mano para que Yunho la estrechase con fuerza.

— Changmin…, me soprendio el modo en el que hablabas a la joven empleada — comentó, recordandole la pasada situación con la recepcionista, y de la que sido testigo.

— Si, y tiene razón en una cosa…, estoy desesperado. — Changmin se llevó la mano a la frente y suspiró — Si le hablé de ese modo, es porque no toman en cuenta mis replicas ni mis preocupaciones. Mi prometida ha desaparecido en este mismo Hotel de forma precipitada — le explicó

Yunho se veía serio y bastante interesado:— ¿Cuándo sucedió eso? —

— Esta misma noche — contestó.

— Entonces es completamente comprensible que no tomen en cuenta tu reclamación. El tiempo que debe pasar para una desaparición tiene que ser más largo, sobre todo en adultos. No pueden considerarlo como tál. ¿Qué es lo que te hace pensar que es una desaparición involuntaria? —

Comenzaron a hablar, sin importarles estar en la zona principal del Hotel, cerca del vestíbulo.

— Principalmente, están todas sus cosas en la habitación. — comenzó a contestar Changmin, enumerándolo con sus largos dedos — No falta nada, todo esta intacto. Habíamos quedado en la habitación después de que ella realizaba un importante compromiso. Y no apareció desde entonces. Busqué en gran parte del Hotel, pero no hay rastro de ella.— explicó todo aquello con cierta desesperación y rapidez en su voz.

— ¿Le molestaría si lo comprobara?... Su habitación ... — propuso Yunho.
Él parecía extremadamente más prudente que al comienzo de la conversación.

— Eres la única ayuda que he recibido, así que ... está bien que me acompañe, Jung —

Changmin comenzó a caminar. No tenía otra opción, y aquel trajeado hombre de pelo oscuro parecía ser serio y de fiar. Además aquella tarjeta de presentación, que corroboraba sus palabras, era un punto a su favor.

— Llámame simplemente Yunho — le propuso siguiéndole los pasos.

— Está bien, Yunho — le nombró Changmin con cierta informalidad — acompáñame a la habitación que ocupo —

Para ello, deberían tomar los elegantes ascensores silenciosos, enormes y plateados que aquel lugar disponía. En lugar de subir las pesadas escaleras en forma de espiral.



~~~~~~~


La puerta hizo un ruido sordo cuando se abrió, y ambos entraron en la habitación de aspecto lujoso, de increíbles, profundos y arrogantes colores. Sólo con ver el brillo de aquel lugar se podía saber cuán valía...

Al fondo de la suite, un enorme ventanal mostraba unas irreales vistas de una noche oscura pero iluminada por la ciudad, con sus miles de edificios.

Aquello parecía una acogedora y “pequeña” casa de lujo, en lugar de una simple habitación.

— JunHee y yo estamos prometidos desde hace relativamente poco tiempo — comenzó a hablar Changmin — Ella es una mujer hermosa — añadió sonriendo con sus encías visibles.

— Lo sé — contestó Yunho convencido. ¡Oh! Changmin le dirigió otra de esas miradas de pregunta. — Os vi en la sala de actos, —  se apresuró a explicar — realizaron una entretenida animación en el salón la pasada noche — añadió.

Changmin hizo memoria de aquella noche en el Hotel de la que hablaba:
— Pensaba que te había visto antes, entonces ... debió ser durante esa velada—

— Sí — confirmó Yunho. — Es fácil de recordar algo así. Ella tenía una cara realmente hermosa, un cabello suavemente ondulado, y vestía con un vestido que marcaba su fina y recatada figura. Parece una estrella de cine, sin duda —

Sus masculinos zapatos resonaban mientras caminaba por la suite hasta llegar a la cómoda junto a la amplia cama, donde Yunho pasó sus grandes manos — ¿Erais una pareja feliz? ¿Cómo era su comportamiento la última vez que hablasteis? —

— ¡Por supuesto! Ella me amaba enormemente ¿Qué es lo que piensa? — enfatizó. De pronto abrió sus ojos: — Espera, espera, ¿No serás un detective privado de parejas infieles o algo así? — preguntó Changmin con cierta sorpresa.

— ¡Ding! — Yunho comenzó a reír, aquella era la respuesta correcta ...

— Ella no se marchó por voluntad propia — Changmin parecía indignado y removió sus castaños cabellos — Tiene todo lo que quiere o necesita — con su mano mostró su alrededor, después se dirigió con pasos agigantados al armario y lo abrió de par en par — Como puedes ver, Yunho, todo esta aquí, su teléfono, sus vestidos, sus joyas, incluso sus tarjetas de crédito ... ¡absolutamente todo! —

Era cierto, todo estaba allí. No faltaba nada, aparentemente…

— Todo esta aquí. Incluido tú — añadió Yunho echando un vistazo a Changmin, que era increíblemente alto, quizás más con aquel traje negro... — Sí, es extraño ... —

— Te lo estoy diciendo, una y otra vez .. ¡Ella no se fue por voluntad propia! — le repitió convencido. Después dio unas vueltas por la habitación, se acercó a Yunho y le miro intensamente a los ojos: — Si un periodista y un detective privado no logran averiguar esto, será realmente patético... — le dijo por último.

— Entonces repasemos lo sucedido, ¿Qué te parece, Changmin? —

— Está bien. — se sentó al borde de la cama conyugal, y comenzó a relatar: — Ella y yo nos prometimos y decidimos celebrarlo en este prestigioso hotel. Creo que es uno de los más reconocidos en Corea. Puedo permitirme este capricho ya que soy un periodista de prestigio, con un nombre bastante reconocido. — creíble tal puesto, Changmin tenia una mirada inteligente a pesar de su cara infantil. —Y este hotel es conocido por ella, ya que un amigo de ella trabaja aquí. Así que… me sugirió encarecidamente pasar un agradable momento en este lugar. — Changmin se rasco la sien pensando más datos: — La pasada noche fue fantástica, si estuviste en ese salón de actos, como me has comentado, sabrás que habia un bufet enorme y una increible animación. Ella estaba extremadamente feliz. Y no parecia tener intenciones de fugarse, o algo por el estilo —

— De acuerdo. Según he escuchado, la señorita JunHee tiene un amigo que trabaja en el Hotel ¿cierto? —

Ha Yunho no se le escapaba ningún dato, y parecía estar más atentó de lo que mostraba.

— Sí, pero ya le pregunte a él ... ¡No hay nada que no haya hecho antes!. Él dijo que no sabía nada de ella desde esta misma tarde — Changmin se veía agotado y aflojó suavemente su corbata.

— ¿De quien se trata ese amigo? — Yunho se sentó a su lado sobre la cama.

La presencia de Yunho junto a él era completamente fría y muy enigmática. — El se llama Kim Junsu, trabaja como maître, lo que significa que está siempre en el restaurante del hotel. Mantiene a todos con sus insufribles charlas, y no entiendo como puede tener ese puesto de trabajo... — Changmin movió su cabeza incrédulo.

— ¿Es como el mesero? — Yunho quedó un tiempo reflexionando.

— Es el responsable de los meseros —puntualizó — Increible ....— Changmin no pudo evitar reir.
Él siempre había pensado que Junsu no podía ser responsable de nada….

— Quiero hablar con él ... — Yunho se levantó de pronto.

— Ya hablé con él, también con el jefe de recepción y el gobernante de este piso, incluso con el servicio de catering.—

— Quiero hablar con Kim Junsu ... — volvió a repetir Yunho.

No había nada que le hiciera cambiar de idea….



~~~~~~~



Era de noche, pero el restaurante seguía tan en marcha como hacia unas horas antes.
Eso demostraba que aquella gente tenía sus estenticidades...

Fue justamente en ese momento en el que ambos hicieron su aparición en aquel lugar, cuando apareció un llamativo chico que rápidamente se acercó. Tenía un aspecto bastante jovial como para ser un trabajador serio. Vestía un uniforme sobrio, de colores blancos y negros. Su voz chillona se hizo eco en todo el restaurante cuando comenzó a hablar:

— ¡Hola de nuevo Changmin! ¿Ya encontraste a JunHee? — le preguntó.

Qué rostro más singular pensó Yunho al echarle un vistazo. Tenía el cabello de un color castaño, con un peinado demasiado extravagante y no muy formal. Sus labios eran gruesos, sonrisa amplia, y para añadir ... su trasero enorme.

— Por eso mismo estamos aquí — comenzó a hablar Yunho, sin dejar tiempo a que Changmin contestase (ambos uno junto al otro, como una singular pareja de investigación) — Soy Jung Yunho, y estoy al cargo de la investigación de la desaparición de la prometida de Shim Changmin, la señorita Shim JunHee —

Changmin intentó contener su risa y su rostro incrédulo. Yunho dijo aquello con tanta seguridad que parecía real. Pero nada de lo que había soltado esa boca era cierto…

— E-Encantado de conocerle, Jung. Yo soy Kim Junsu, amigo de la pareja — se presentó Junsu, y extendió su mano — No sabia que se trataba de una desaparición — dijo mostrando cierta preocupación en su rostro.

— Así es, una desaparición. — volvió a añadir Yunho con seguridad — Me gustaría que me dijeses todo aquello que te comentase JunHee, la última vez que hablasteis — Changmin pensó que a Yunho sólo le faltaba un blog de notas o pequeña libreta para parecer un detective de película.

— Le dije todo a Changmin — contestó Junsu con voz temblorosa. ¿Por qué era tan estúpidamente transparente?. Yunho sabia que ocultaba algo entre sus palabras.

— Eres amigo de la mujer de Changmin, debe saber algo más. Escúchame, Junsu ... — se acercó lentamente — ella está ahora desaparecida, me gustaría que dijeses la verdad — las manos finas de Junsu comenzaron a temblar sutilmente, Yunho parecía un hombre autoritario. Y tras esas palabras, Junsu habló bajando su mirada:

— En realidad…, hay algo que no conté a Changmin — confesó.

— ¡¿Cómo?! — preguntó Changmin vociferando. Yunho tapo su boca con la amplia mano.

— Tranquilo ... — le susurró volviendo a descubrir su boca, haciendo que Changmin se tranquilizara, pero también se ofuscara interiormente por haber sido acallado de esa manera...

— No quería herir a Changmin ... — añadió Junsu, con una bondad insólita.

— ¿De qué se trata? — le preguntó Yunho. Y ambos escucharon con atención:

— JunHee y yo somos cercanos, por lo que ella me habló de que se encontraría con un hombre hoy, pero no pensé que fuese algo grave...—

Changmin quedó petrificado tras aquella confesión.

— ¿Con un hombre? — preguntó Yunho sorprendido.

— Sí. Lo conoció en el hotel — Junsu parecía estar extremadamente seguro como para estar mintiendo en ello ¿verdad? — Ella quería encontrase con él —

— ¡Ah! ¡¿De qué demonios hablas?! — preguntó Changmin volviendo a alzar la voz. No parecía consciente de que podía armar un gran escándalo en un lugar público como aquel restaurante.

De nuevo, Yunho extendió su mano, y apoyo uno de sus dedos sobre los largos labios de Changmin para que silenciara, cosa que Changmin hizo para no ponerse en evidencia.

— ¿Cómo se llama él? — le preguntó Yunho.

Junsu pensó durante unos segundos: — Suele frecuentar mucho el restaurante y la sala de juegos. Creo que se llama Kim Jaejoong — dijo rascando su nuca — Sí, ella iba a quedar con él —

Changmin estaba apunto de estallar o desmoronarse, aún no estaba seguro que opción tomar.

Yunho realizó unas pequeñas preguntas: — ¿Cómo una cita o algo así? —

Junsu asintió con la cabeza.



~~~~~~~



— ¡Miente! — gritó Changmin mientras junto con Yunho caminaban directos a la sala de juegos del hotel. Era una zona privada, y llena de juegos no aptos para ludópatas.

Los grandes pasillos de iluminado color blanco parecían hacer en el rostro de Yunho una firme y masculina silueta, que difería mucho de la enfurruñada y enfadada cara de Changmin a su lado.

— ¿Por qué lo iba a hacer? ¿Por qué iba a mentirnos? — preguntó.

— Pero es imposible — Changmin detuvo sus pasos durante unos segundos. Se sentía un idiota. Quería pensar que aquello era una gran mentira, pero tenía miedo que la desaparición sólo quedase en una estúpida traición. — Sí eso es verdad…, ese tipo será el culpable. Ella no se fue por voluntad propia con él — dijo convenciéndose de esa nueva teoría, retomando el camino.

— Según la descripción física que nos ha comentado Kim Junsu, él es un hombre atractivo. Hombros anchos, cintura fina, cabello castaño claro y corto, ojos grandes y labios carnosos — comenzó a describir recordando una a una las palabras lanzadas por Junsu.— Parece la descripción de todo un mujeriego —

Changmin le dirigió una mirada casi asesina:
— Me pregunto como tendrá la cara después de que nos encontremos ... — amenazó.

Yunho sonrió: — Aún no sabemos si lo encontraremos, puede que ella se fugara con él ... —

— ¡¿Estás de broma?! —

— Solamente pensaba… que si eres periodista, deberías saber hacer más preguntas… —


~~~~~~~



La sala tenía un extraño color negro y rojo, difería de los tonos dorados del resto del hotel.
Parecía una zona en la que se gritaba, por su estética, que sólo tenían acceso las personas arriesgadas y adultas.
Los diferentes juegos de mesa parecían ser todos estrictamente legales, y daba la segura sensación de estar en un palacio de fichas rojas y blancas, pequeñas ruletas, y juegos de cartas en grupo de hombres trajeados.

Era un pequeño casino en un gran hotel.

Como pincelada al escenario, no podía faltar un pequeño bar, con su larga y negra barra en la que servían todo tipo de bebidas agrias. A pesar del aspecto más occidental de lo demás, sus bebidas eran en su mayoría marcas de licor coreano.

Changmin no sentía especial aprecio por aquella zona, le parecía que era prescindible en el hotel, pero ahora debía ir tras el rastro de un maldito mujeriego, por lo que su entrada allí fue completamente obligatoria.

Junto a él, aquel enigmático ‘detective’ al que acababa de conocer: Yunho, quedaba bien en cualquier escenario. Y no hubiese llegado a aquella pista sin su ayuda.


— ¿Por qué tengo la extraña sensación de que se trata de él? — preguntó Yunho, señalando la barra del bar donde se encontraba un hombre de lo más apuesto charlando sin parar con un grupo de elegantes mujeres.

Él era igual que la descripción.
Nadie más podía semejarse a ese hombre en aquella ensombrecida sala.

Changmin dudo si acercase o no, pero definitivamente siguió los pasos de Yunho hasta el individuo sentado sobre el alto taburete, mientras sostenía una pequeña copa en su mano.

— ¿Kim Jaejoong? — preguntó Yunho sin más preámbulos.

El joven hombre se giró sobre la silla y miró tras su hombro a Yunho. ¡Sus ojos eran enormes!
Changmin intentó no perder la calma, aquel tipo estaba allá sin su prometida… ¿No significaba eso un pequeño alivio?

— ¡Oh, Oh! ¿Me buscabas? — con aquello confirmó que se trataba de Jaejoong. ¿Quién sino iba a encajar a la perfección en la descripción? Las mujeres se dispersaron decepcionadas al verse ensombrecidas por los dos nuevos hombres de la sala. — ¿De dónde has salido tú? — le preguntó a Yunho, mientras le miraba de hito en hito.

— Soy Jung Yunho, investigo una desaparición — se presentó.

Changmin rodo los ojos, aquello iba a ser duro de digerir…

— ¿Un detective? Creo que estoy en desventaja ... — comenzó a sonreír de forma perversa — y además no vienes solo…— hecho un vistazo al joven alto y ofuscado que estaba a su lado. Changmin era incapaz de borrar de su rostro un odio irracional.

Jaejoong dio un trago a su licor de arroz, y señalo el asiento libre que estaba junto a él.

— ¿Por qué no os sentáis conmigo y os tomáis unas copas? — su tono erótico hizo que el vello de Changmin se erizase en un escalofrió que recorrió su espalda. <<. ¡Este tipo es idiota! .>> pensó.

Sirvieron una fuerte bebida que Changmin pronto se llevó a las manos. Sabía que lo necesitaría.

— La desaparición de JunHee. ¿Le suena? — preguntó directamente Yunho mientras tomaba asiento. Changmin hizo lo propio, y se sentó junto a Yunho, tomando distancia de aquel individuo de mirada minina, pero sin perder detalle de sus palabras.

— Déjame pensar ... — Jaejoong hincó los codos sobre la barra del bar. ¿Tenia tantas citas que era incapaz de recordar? Eso parecía… De pronto sus ojos se iluminaron, sonrió de forma diabólica en sus carnosos labios y contestó: — Mujer alta, pelo ondulado fino y brillante, con un vestuario hermoso, y una alianza en su mano. Sí, sé quien es… — tomó otro trago, pero no estaba ebrio.

Changmin sintió el deseo de agarrar a aquel imbécil de su traje y zarandearlo. Sentía que se iba a derrumbar al escuchar la descripción y también se llevó otra copa al gaznate.

— Sabia que algo no estaba bien en ella — añadió Jaejoong asintiendo con la cabeza.

— ¿A que te refieres? — aquella última frase dejó a Yunho aún más curioso.

Incapaz de soportarlo más, Changmin abrió desesperado su boca:— ¿Dónde esta JunHee? —

— Eso mismo me pregunto yo — Jaejoong encogió sus grandes hombros. Comenzó a hablar con demasiada seguridad…: — Nos conocimos por casualidad en este hotel. Ella pasó con su increíble silueta envuelta en satén, estaba perfumada hasta en las raíces de su cabello. Tuvimos un contacto visual, y pude notar lo que pensaba al verme ... ¡Qué descarada! —

Changmin apretó sus labios. Yunho sintió la extraña y dura tensión que se respiraba en la sala de juegos, y pasó su mano disimuladamente sobre el muslo de Changmin para que serenase durante aquel importante momento...

Jaejoong continuó ignorante: — Oh, cuando hablemos me dijo que se había desecho de su prometido durante ese tiempo, y nos pusimos a charlar — las mejillas de Changmin cambiaron del color rojo al intenso morado de la furia. Volvió a pedir otra copa de ese fuerte licor.

— Creí que sería interesante que llegáramos a más... ¿Por qué me iba a limitar simplemente a hablar? Ella parecía desearme completamente, así que comentó que de nuevo se ocuparía de entretener a su prometido para poder pasar un agradable tiempo en la suite esta misma noche — los ojos del menor no pestañearon — ¿Me entendéis verdad? — Jaejoong rió de manera molesta, presionando la situación.

Yunho tosió: — Entonces ¿Qué sucedió? —

— Ella nunca apareció ... — suspiró decepcionado, o más bien, humillado. — Si queréis podéis comprobarlo, creo que tienen cámaras de seguridad por la zona. Quede con ella a la puerta de mi habitación. La espere en el pasillo. Y ella nunca apareció. Así que no me sorprende que desapareciera. Sabía que no me había dejado de lado..., por así decirlo, ella estaba ardiendo en deseos de que la tocara —

Changmin estrelló sus manos en la barra al mismo tiempo en el que se levantaba.
¡NO PODIA SOPORTARLO! Todas aquellas palabras…

— Changmin … — susurró preocupado Yunho alzando su mirada.

— ¡Vete al infierno! — gritó Changmin a Jaejoong, con una voz tan masculina como amenazante.

Kim Jaejoong, quedó un tiempo en silencio, confundido…, completamente confundido. Sus pupilas redondas quedaron inmóviles mientras Changmin abandonaba la sala.

— Discúlpame. — Yunho se levantó del asiento apresuradamente — Es el prometido ... — le comunicó. Aquello fue suficiente para que Jaejoong comprendiera aquella reacción…



~~~~~~~



— ¡Changmin! — le llamó corriendo tras él.

— Déjame en paz, Yunho — parecía que sus piernas caminaban a una velocidad abismal. Pero Yunho pudo tomar su ritmo y quedar a su lado — Quería darle un buen puñetazo a ese tipo de ojos grandes y mirada erótica. ¡¿Que se piensa que soy?!. — ¡Se sentía completamente humillado! Quería llorar, pero a su vez se veía incapaz de hacerlo en mitad de los anchos pasillos del Hotel — Maldita sea, he sido engañado como un estúpido — Changmin intentó no recordar toda aquella historia, pero las palabras seguían en su mente junto al licor — Seguro que ese Jaejoong sólo era la punta del iceberg, seguramente ella tenia más encuentros sexuales con otros. ¿verdad? — Changmin paró de pronto, estaba cerca de su habitación.

— Estas ebrio, Changmin — Yunho le asió de los hombros.

— ¡Sí, estoy borracho! — exclamó apartándose. — ¡Y quiero estar solo! o mejor ... ¡Yo también quiero tener ese tipo de encuentros! — ¿Changmin tenia ese tipo de crisis? Parecía tan sereno… en cambio, ahora estaba fuera de si mismo. — Voy a beber todo lo que encuentre en la suite. — amenazó acercándose a la puerta de la suite para abrirse paso.

— Changmin, escúchame — Yunho se acercó de nuevo y le detuvo. — Quiero seguir esta investigación. Quiero saber donde esta ella, si eso te calma — su voz era reconfortante.

— Ahora no me importa — contestó Changmin abatido.

— Si que te importa… — Yunho le miró a los ojos, y durante unos segundos él parecía ser su única salvación — Pero no voy a poder encargarme de esto mañana. ¿Lo entiendes?. Tengo otros compromisos — le explicó sin más. “Otro compromisos”, parecía una frase tan enigmática como su aura — Nos encargaremos a la noche. ¿Está bien? — Changmin fingía no importarle — Mañana por la noche, apareceré — repitió, dando una rápida media vuelta.

Su traje oscuro pareció disolverse en el gran pasillo…

3 comentarios:

  1. Anónimo3/03/2014

    o emocionante me gusto mucho el misterio la trama que pasara en adelante que bueno que comenzaste un momento de huida la esperaba hace un tiempo gracias.

    ResponderEliminar
  2. Aigo!~

    Se ve interesante conti !!!!!! jajajajaja es que esta buena >u< Yunho de detective y Changmin periodista me gusta eso y Jae jajajajaja si me lo imagine >u< todo bien happy

    ResponderEliminar
  3. Waoo q bueno me encanto tooodo q rico jaejoong me lo imagine ha ha es q de por si el provok en fin kiero mas donde esta esa chica y con kien hay con yoochun? Jaja no creo pero q es yunho? Hay q hermoso le habla de una forma tan familiar a changmin q me emociona

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD