Yunjae en joseon - Capitulo 2

4 comentarios
Descubriéndome


-¡Yunho! –pude pronunciar liberándome de sus labios tan gruesos que encajaban perfecto con los míos, debía usar mis argumentos para detenerlo pero él ignora mi voz sellándolos de nuevo con esa caricia. 

Sin entender cómo o en qué instante, él me sube sobre una mesa no muy alta, sentándome y con sus manos toca mis rodillas para abrir un poco mis piernas pegándose más a mi pecho. El hanbok era lo suficientemente voluminoso que aun así él no podía sentir mi verdadera sexualidad. Me preocupé por esa situación pero al mismo tiempo me elevaba en ese beso tan húmedo, bastó con que su lengua tocara la mía una sola vez para entender cómo se dan esos besos profundos. 

Nos alejamos para respirar y quedarnos con el rostro tan cerca que podíamos escuchar nuestra respiración un poco agitada por el cambio de temperatura en nuestros cuerpos

-tres días me parecen una eternidad para que seas mi esposa –me dice mirando a mis ojos transmitiéndome mucho. Para mi es todo lo contrario, es el poco tiempo que tengo para sentir sus brazos rodear mi cintura con delicadeza. Rogaré a los cielos que mi madre haya acertado en su pensamiento y que Yunho se enamore de mí fácilmente. Antes pensaba en huir pero ya no deseo alejarme de él.

-lo siento, mi hermosa Jaena. Debes comprender que no me puedo controlar hasta nuestro día –no quise hablar. Podría ser peor –tu boca me ha hecho perder la cordura. ¿Me perdonas? –asentí con mi rostro. Acomode mi vestido y me alejé de la habitación.


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++ 


Todo parece indicar que le agrado mucho a Dae Na, ella no me quiere dejar solo en ningún momento. Siempre está conmigo hablándome de ella y sobretodo de Yunho. He aprendido tantas cosas de él, que debo admitir lo que paso en mi interior. Me enamoré. En estos pocos días que quedan haré lo necesario para que su amor hacia mi falsa identidad crezca. 

Esa noche era el cumpleaños de uno de los primos de Yunho y le celebramos juntos el comienzo de su nuevo año de vida. Había una mesa baja y alargada donde nos sentamos todos a disfrutar de la comida. Yunho se sentó a mi lado y todos le molestaron, mis mejillas se coloreaban y él me sonreía.

-Jaena-shi –habla Dae Na –te escuché cantar el otro día – ¡eso no era cierto! -deberíamos conocer tu voz -los familiares me animaban a hacerlo pero no me sentía cómodo ofreciendo ese espectáculo 

-quiero escucharte –fue la voz de Yunho en mi oído, se erizó toda mi piel con ese acercamiento y dije que si con tal de no sentir más aquella tortura.

Comencé con la primera línea de la canción y todos me aprobaron, les había gustado y me ayudaron con las palmas. Sin darme cuenta en qué momento canté la mitad de la canción y me alabaron por mi voz. Pronto terminamos la ceremonia y mi caballero me toma por la mano alejándome de la casa para internarnos en una calle a oscuras.

-¿a… a donde vamos? Se supone que no debemos salir –le hablaba y él se detiene aprovechando la poca luz que ofrecía el lugar para besarme.

-solo llevaremos este banquete a unos familiares –me muestra la canasta amarrada por una tela -y te presentaré con ellos –le sonreí aceptando su explicación y él se me acerca para besar mi mejilla –te amo –me confiesa de nuevo y quería decirle lo mismo pero en mi condición no era de visto bueno.

Llegamos a otra casa grande, muy parecida a donde vivía y entramos a la sala. Presentamos nuestros respetos a los ancianos y nos desearon lo mejor para nuestra unión. Teníamos su bendición y eso era lo más importante. Al salir nos encontramos con un joven de edad solo un poco más joven que Yunho. Igual de alto y podría decir que atractivo.

-así que te casaras –comenta este hombre mirándome detalladamente.

-buenas noches –le contestó mi caballero avanzando el paso.

-ni siquiera he recibido tu invitación –habló esperando que Yunho le mirara pero solo le daba la espalda.

-porque no quiero que tu presencia dañe el ambiente.

-¿mi presencia? Tan llamativo soy qué ¿le temes a eso? –Él se me acerca –es muy hermosa Yunho, has tenido suerte de nuevo –solo así mi caballero reaccionó alejando a ese hombre de mi frente y ubicándome detrás de él con su mano aprisionando la mía

-no quiero problemas –le dijo educadamente.

-¡Yoochun! –Gritó una mujer y él la mira -¡¿Qué haces aquí?! –él se mostraba sorprendido. Ella se nos acerca y su mirada y expresión se paralizan en cuanto ve a Yunho. Se miraron por unos segundos como si no lo creyeran y el que se llama Yoochun toma de la mano a la mujer para llevársela adentro y mi caballero me pide que regresemos a casa.

-¿Quién es ella? ¿La conoces? –no dudé en preguntar

-No. Es alguien que… no recuerdo –esa respuesta me asustó. Yo no miraría fijamente a alguien de la forma en que ellos lo hicieron si no significaba nada. ¿Qué podría ser? Creo que alguien si me responderá… Dae Na. 


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


Ya me restaba menos tiempo para compartir con mi caballero, mi hermoso y galante hombre. Como desearía que me aceptara en cuanto sepa la verdad sobre quién soy, estoy seguro que lo amo. No sabía qué era eso del amor hasta que con sus besos pude sentir lo mismo que mi hermana me expresaba cuando salía con ese caballero. Alguien toca a la puerta y me saca de mis pensamientos, por la hora de la mañana es seguro que sea Dae Na. Me acerqué a abrir.

-¡pero tu…!

-shhh!!! –la mano grande de Yunho ayuda a cerrar mi boca –me iré por hoy.

-¿Qué dices? –le pregunté en susurro para que no nos escuchara alguien cerca.

-hay una reunión urgente de ministros. Debo ir –él me miraba a los ojos como si grabara cada detalle de mi –no podía partir sin despedirme de ti .

-¿tardaras mucho?

-llego esta misma noche –sus manos tocan mis mejillas y acerca mi labios a los suyos. ¿Cómo negarme? Si él es perfecto en sus movimientos -¿me esperaras? –me dice sin alejarse por completo de mi. Asiento con mi rostro dispuesto a recibir un nuevo beso que no tardo en llegar. Minutos después salió de casa. 



++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++



-Dae Na-shi –íbamos caminando al centro de comercio del pueblo para hacer las compras –hay algo que quiero preguntarte.

-¿de mi hermano? ¿Ya te enamoraste de él? Siempre te digo cosas buenas de él y aun no me dices que te gusta un poquito… ¿no me tienes confianza? –así era ella, no me dejaba hablar. La miré con la intención de que se callara y me entiende cerrando la boca y haciendo un gesto de cerrarla.

-¿Quién es Yoochun? –ella se quedó callada y no me decía nada. Me pide que la siga y nos internamos un poco en la parte arboleada y buscamos una piedra grande para sentarnos a hablar.

-me dices que Yunho dijo que no la conocía –concluye de lo poco que paso anoche y que le relaté. Ella vuelve a ese silencio –está bien, creo que no pasa nada si te cuento… esa chica se llama Victoria Song, desde muy jóvenes nuestros padres acordaron la unión de las dos familias. Ellos estaban enamorados y felices con el casamiento –mi corazón se arrugo un poquito, hubo alguien antes de mi que ocupaba la mente de mi caballero –dos semanas antes de la ceremonia, Victoria se mudó con nosotros al igual que tú. En esos días Yoochun, nuestro primo, nos visitó e hizo que ella se enamorara locamente de él haciendo que el mismo día de la ceremonia, todos nos enteráramos de su decisión. Rechazó a mi hermano y confesó que incluso le había dado todo a Yoochun –eso fue una humillación –mi hermano, él sufrió mucho por ella –Dae Na se me acerca y toca mis manos –prométeme que no le causaras dolor a Yunho, es la primera vez que le veo sonreír luego de lo que pasó. Verás… todos amamos a mi hermano y queremos que sea feliz. Jaena-shi… todos confiamos en ti. 

Mis ojos se aguaron y de ellos brotaron algunas lágrimas, sentía dolor porque lo estaba engañando, les iba a defraudar a todos. Pero a lo que más le temía era a pensar en la reacción de Yunho. Debería desaparecer o quizás… era el momento de decirle que no podíamos casarnos porque no soy quien él cree. Hubiese deseado no enterarme de lo que pasó con mi caballero. Mi mente no estaría ordenándome que confesara todo antes de que fuera tarde. 

Luego de conocer esa historia, mi mente me sigue juzgando, me pide que haga lo correcto. Dae Na pudo percibir que mi cabeza estaba en otro lugar y sus palabras en vez de animarme me hacían querer salir corriendo a apagar todo el fuego que había encendido

-vamos a casa, debes verte hermosa para Yunho que llega esta noche –falsamente le sonreí. Estaba realmente preocupado.


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++



-¡ya viene Yunho! –gritaban los jóvenes primos. Mi corazón se acelero más de lo normal. No me apresuré en salir a la entrada para recibirlo. Era mejor que él me buscara en cuanto llegara, que su necesidad de verme fuese expuesta. Me quedé a esperarlo en la sala. El bullicio se detiene y segundos después mi caballero pasa a través de la puerta siendo ayudado por otros hombres a caminar, apoyando sus brazos en aquellos hombros de los jóvenes. Su pecho estaba manchado de mucha sangre y su rostro era lleno de dolor. Me quedé congelado al ver esa imagen, lo acomodaron en la primera habitación y yo aun no reaccionaba. Su madre se preguntaba en voz alta la razón de verlo así pero nadie respondía nada. Dae Na pasó por mi lado con toallas y agua limpia y la detengo

-yo lo haré

-Jaena-shi…

-¡entrégame eso!

Ingresé a la habitación y Yunho se quejaba del dolor, mi cuerpo quizás sentía lo mismo. Debía acabar con eso de inmediato. Alejo a su madre de él y me ubico a su lado.

-Jaena no… -pudo pronunciar con voz baja.

-yo me encargo, pueden dejarme a solas con él –sugerí y afortunadamente me hicieron caso.

-Jae…Na.

-shhh!!! –Coloqué mi dedo índice en medio de sus labios –yo te curaré. No hables ¡por favor! –mi caballero me escucha y cierra sus ojos mientras yo mojaba las toallas y limpiaba la herida en el estomago de Yunho. Con el tiempo descubrí que había sido una cortada pero no muy profunda de alguna daga, con las vendas logré cerrar la herida y enrollé esa tela varias veces en su pecho y parte del estomago para que la sangre no saliera más de su cuerpo. Su rostro también lo limpie y afortunadamente no tenía ninguna herida, solo estaba manchado de sangre. 

Le di algo de comer y le prohibí que me hablara. Luego le pedí que se durmiera y salí de la habitación. Todos me esperaban ansiosos por saber que había pasado con Yunho, les conté que mejoraría pronto y me gané aun más el apoyo y admiración de su madre. En ese momento solo me preocupé por cuidar de mi caballero pero ahora, todos mis cuestionamientos han regresado. No puedo decirle mi verdad mientras él esté así. Me necesita mucho más que antes. 

-¡Jaena-shi! –Me llaman a la puerta de mi habitación – ¡Yunho ha despertado! –seguramente ha preguntado por mí, me apresuro en llegar a su lado, ya no era tan extraño para nadie que mi caballero y yo estuviésemos a solas aun sin estar casados, algo que no me desagradaba. Me senté en la cama.

-¿te sientes mejor?

-ya no me duele nada, gracias –me dice y toma mi mano para besarla con la mayor delicadeza del caso. Él es tan romántico 

-pero ¿Qué te ha pasado? ¿Quién…?

-este pueblo está muy peligroso, quisieron robarme

-debiste… -me interrumpe.

–Debo decirte algo más importante –él me sonríe –debemos casarnos mañana a primera hora -¡¿Qué ha dicho?! Él comprendió que me hacia esa pregunta en mi cabeza y me contesta –en la reunión de ministros de hoy… me pidieron viajar a otra villa, tardare unos cinco días allí y no quiero esperar más tiempo. Si estamos casados podré llevarte conmigo y…Jaena… te amo.



¡Esta vez es el fin! Sé que me matará, estaremos los dos solos en quién sabe dónde y descubrirá mi verdad. Pensaba en todas las formas de reaccionar posible mientras ubicaba mis hanboks en una valija, al igual que otras cosas que llevaría conmigo a ese viaje. Mi temor aumentaba con el paso de las horas, en la madrugada solo pude dormir dos horas porque mi mente no descansaba de tanto pensar. 


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++


En la hora de nuestra unión, Dae Na me ayudó a verme decente para mi caballero, supo que no pude dormir nada y usando maquillaje logro recuperar mi rostro, ese que tanto le gustaba a Yunho. Debo confesar que había imaginado algo distinto, pero él hecho que él estuviese sentado en el piso frente al religioso esperando por mi llegada hizo que me sintiera muy feliz, y esa alegría la reflejaba en mi sonrisa. No dejaba de hacerlo y mi caballero tampoco. 

Esta vez por ser un viaje un poco más largo, utilizamos unas cabinas que eran llevadas por varios caballos al mismo tiempo. Su brazo rodeó mi cintura gran parte del viaje hasta que por segunda vez me dormí apoyando mi cabeza en su hombro. 

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++



-esposa –le escuché su voz a lo lejos, y poco a poco más cerca mientras regresaba de mi sueño

-¿ya llegamos? –el viaje había sido largo, ya era de noche.

-si –me alejo de los brazos de mi esposo y observo el lugar en que se detuvo la cabina. Era una casa mediana, solo… ¡para nosotros dos! Me asusté. Me congelé. Pensé en el fin de mis días. 

-¿es de tu agrado nuestro hogar? –asentí sin ser demasiado expresivo. Mi mente estaba preocupada por otras cosas. 

Con la ayuda de unos muchachos rápidamente trasladamos unas cuantas valijas que habíamos traído, iba a dedicarme a sacar y acomodar las cosas pero Yunho me toma de la mano y me lleva hasta una habitación que él había acondicionado con algunas dos velas dejando algo de la oscuridad de la noche y ubicó sobre el suelo una frazada muy cómoda. Él ya quería que “eso” sucediera y al ver todo ese escenario me regreso hacia la puerta para evitar que pasara, me choco con el pecho de mi caballero y me atrapa en sus brazos

-¿A dónde piensas ir?

-yo… -miraba hacia la frazada y le vi a él –tu… debes recuperarte de la herida… no creo que…

-Jaena –fue lo último que escuché luego de que sus labios se unieran a los míos, quedándonos así unos minutos. Me arriesgue a ser el primero en tocar su lengua y él me permitió jugar con ella, dejándome besarla y encerrarla entre mis labios. Estoy perdiendo mi capacidad de control, es muy difícil con sus manos recorriendo mi cuerpo a través del hanbok voluminoso. Escuché algunos gemidos en él y supe que era demasiado tarde. 

Avanzamos unos pasos así abrazados y Yunho me empuja suavemente por los hombros para sentarme sobre la frazada. Cayendo él sobre mi hasta acorralarme en el suelo quedando su cuerpo encima mío. Mis manos enrollaban su cuello pidiéndole que no se despegara de mi boca ni por un instante. Me estoy dejando llevar cada vez más de sus besos y mi cuerpo empieza a reaccionar ante eso. Logro cortar el beso y nos miramos a los ojos fijamente.

-¿te has enamorado de mi? –le pregunté 

-¿necesitas que lo demuestre? 

-¡no!... Necesito que me lo digas –Yunho comprendió que yo quería hablar y se hace a un lado apoyando su cabeza en su mano izquierda.

-te amo Jaena, te amo

-y si… algo en mi ¿te hiciera cambiar de opinión? 

-no lo creo, tu eres lo que he esperado por mucho tiempo. Una vez pensé que no llegaría a amar a nadie –lo decía por Victoria, no olvido esa historia que me contó Dae Na, pero ese no es el punto ahora –ya quiero amarte Jaena –nuevamente me besa y se ubica encima de mi cuerpo, esta vez rozando sus labios ligeramente por mi cuello y yo no le podía separar de mí, lo necesitaba aun más cerca de mí –quiero desnudarte… conocer tu cuerpo.

-¡no!... Yunho ¡no! –él no me escuchó y con un movimiento poco fuerte rasga mi vestido en dos partes, para luego él quitarse su camisón. Podía tocar su piel suave e hundir mis dedos sobre su espalda. Me seguía besando pero como loco y tocaba sobre mi vestido lo que quisiera de mí, me está volviendo loco. 

-te deseo –su voz es demasiado apasionante, no quiero que se detenga. Él introduce su mano por lo que quedaba de blusa para sentir mi torso. Tocó dos veces y se detiene para mirarme, yo estaba temblando de los nervios. Él me sube la tela por completo y mira mi pecho plano, baja la tela y se retira de mi inmediatamente .

-tu… ¡¿eres un hombre?! ¡Maldición! ¡¿Qué es esto?! –él simulaba limpiar su boca y el odio estaba presente en sus ojos.

-puedo explicarlo… Yunho escúchame.

4 comentarios:

  1. WAAAAA Siguee!!! Ohhh no, Yunnie, no puedes ser cruel, no puedes!!!! :'(

    ResponderEliminar
  2. T_T yuni no seas asi!!!! Boo te ama,y tu a el,no debio mentir pero ni modo,yuni!!!! Escuchalo y quierelo si ,conti x fa!!!!

    ResponderEliminar
  3. quiero leer mas ^^ esta bien chida la historia :D

    ResponderEliminar
  4. queeeeeeeeeeeeeeee?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????? en shok!!!! es un sueño verdad??? dime q si ..........tengo mello del otro capo asea hay jae tmb se deja llevar del todo pero ya es su esposo es logico q tenia q pasar felizmente yunho no toco otra cosa jajajaja wiiiii a leer el otro capo
    PDT. yoochun cuando cambiara?.........y mi junsu y Mine??

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD