Provocativa inocencia - Cap. 4

5 comentarios
TODO TIENE UN PRINCIPIO Y UN FINAL… ¿NO?


YUNHO POV.

Debería estar molesto, realmente debería dejar a Jaejoong con las ganas esta noche pero ¡Dios! Estoy a punto de explotar… Y él sube las escaleras de un modo tan sensual. ¡Yunho deja de pensar con la polla! Recuerda que puede haber cámaras, puede haber alguien bajando o subiendo las escaleras... Bajar… Subir… Jaejoong… A él le encanta montarme y realmente es sexy la forma en que sube y baja sobre mi miembro. ¡Ohhhhh joder! ¡A la mierda todo! Me acercó rápidamente a él y lo acorralo contra la pared, pegando mi polla contra su cuerpo. Aunque… Tal vez eso le traiga malos recuerdos, todas las veces que hemos estado juntos después de aquella vez del cine (Que han sido muchas como para contarlas) siempre lo hemos hecho de frente, mejor le doy la vuelta… Jaejoong ríe provocativamente y con una de sus manos aprieta mi culo con fuerza para pegar mi erección más estrechamente contra él, restregándose contra ella. Ahora he conocido otro lado de él. Jaejoong es realmente descarado y justamente ese es el motivo por el que debo estar enojado.




—Mmmm… Yunho ah… ¡Tómame ya!

—No, creo que hoy no… Fuiste un niño malo. —Digo colocando mis manos encima de su cabeza y embistiendo con fuerza contra su trasero una sola vez, el gime ahogadamente y continua rozándose contra mí, buscando que vuelva a moverme.

—Mmm… ¿Te gusto no?

—Ese no es el punto Jaejoong… No debiste masturbarme así delante de mi jefe… Pudo darse cuenta. —Digo contra su cuello, haciendo que se estremezca.

—Él estaba del otro lado de la mesa, no pudo darse cuenta —Dice él volteando el rostro en mi dirección y dándome un mordisco juguetón en el mentón. —Además fuiste muy silencioso cuando te corriste. —Añade sonriendo orgullosamente.

¡Oh si! Esa es la otra cosa que me molesta, me corrí realmente rápido, las manos de Jaejoong son realmente mágicas, pero no me gusta sentir que él tiene tanto dominio sobre mí, quiero borrar esa expresión orgullosa y altanera de su rostro. Antes de que me mueva él se adelanta, me empuja levemente para que lo libere y arrodillándose entre mis piernas desabrocha mi pantalón y ágilmente saca mi pene del bóxer.

—Déjame limpiarte. —Dice coquetamente y un segundo después mete mi erección hasta el fondo de su boca.

— ¡Oh mierda!

Esta no es la primera vez que mete mi polla en su boca pero si es la primera que me toma del culo y me insta a que me mueva, no me hago del rogar, lo tomo firmemente pero sin lastimarlo del cabello y gruñendo su nombre comienzo a meter y a sacar mi miembro de entre sus carnosos y apetecibles labios. ¡Dios! No solo su mano es mágica. Continuo entrando y saliendo de su boca mientras el aprieta más los labios alrededor de mi miembro. Estoy a punto de correrme. ¡Y en las jodidas escaleras! Intento retirarme pero él me toma con ambas manos del trasero, mamando con más rapidez y fuerza mi pene. ¡Mierda! No puedo contenerme más. Con un gemido incoherente me corro con su boca y él absorbe ávidamente mi semilla.

Jaejoong se incorpora y se relame incitadoramente los labios, nuevamente no me hago el difícil, lo estrecho entre mis brazos y lo beso con violencia en los labios. Probando mí esencia en su lengua. Él me devuelve el beso con desesperación, aferrándome con una mano del cuello, con la otra vuelve a acomodar mi polla dentro de mi pantalón.

—Una carrera a la puerta —Dice riendo y comienza a correr, alejándose de mi ¡Qué diablos! Jaejoong es impredecible, actúa como si no acabara de hacer que me corriera con fuerza en su boca. ¡Oh bueno! En realidad ese aspecto de su persona me gusta mucho, como ya he mencionado es inocente y provocativo a la vez, rio interiormente y lo persigo alcanzándolo justamente cuando está cerrando en mi cara la puerta del departamento, meto el zapato en medio y utilizando todo mi peso empujo, al ver la inminente perdida Jae deja de empujar y se quita haciendo que caiga al entrar, ríe burlonamente y cerrando la puerta corre hacía su cuarto, esta vez reacciono antes y levantándome rápidamente lo atrapo justo cuando iba a cerrar la puerta de su habitación, él vuelve a reír, pero esta vez es una sonrisa provocativa y llena de deseo sexual, le doy la vuelta dispuesto a saciar sus oscuros anhelos… Y los míos, de nuevo me estoy poniendo duro y me siento más excitado de lo normal.




¡Tiiiiik tooooook!




El ruido del timbre hace que ambos brinquemos levemente… ¡Mierda! ¡Mierda! ¿Por qué siempre tienen que interrumpirnos?

—No abras Yunho ah… —Dice Jae lamiendo mis labios. —Te necesito… Ahora… Ahora…

Me vuelve loco ese modo de decir mi nombre, sólo habla así cuando está demasiado excitado… Al diablo, no pienso abrir…

—Jung Yunho… Sabes que odio que me hagas esperar… —Dice una voz jodidamente familiar para mí, esa voz que de pequeño me hacía estremecer cuando usaba ese tono.

— ¡Tu madre! —Dice Jaejoong e inmediatamente el tono rojizo de la ansiedad en sus mejillas es reemplazado por una palidez inusual.

—Calma… —Digo tranquilizador. —Justo ahora te ves como un hombre enfermo del estomago en un aburrido miércoles… ¿Yo como me veo?

—Bi-bien… Tú siempre te ves bien. —Dice rodando los ojos como si eso le molestara de algún modo. — Y si tu mamá…

—No nos vio. —Digo cruzando los dedos interiormente. —Tan solo no pongas esa cara de cachorro atrapado in fraganti, todo saldrá bien Jae.

—Si… Si… Lo siento… —Dice mordiéndose nerviosamente el labio y sin poder evitarlo me acerco para darle un pequeño beso pero él recula inmediatamente evitándolo.

— ¡No! No es seguro ahora.

— ¡Kim Jaejoong! También se que estas ahí, no pueden huir de mi…




¡Oh mierda! ¡Lo sabe! No hay otra explicación para que mi mamá este en la puerta del departamento tan insistente en vernos ¿Y ahora que haremos? Aún ni siquiera sé qué tipo de relación tengo que Jae, sigue siendo mi mejor amigo, como siempre compartimos todo… Sólo que a diferencia de algunos años atrás ahora compartimos también nuestros cuerpos. Quiero pensar que esto es solo sexo, como aquellas locuras que muchos hacen en la adolescencia, esas ansias de querer experimentar distintas formas de placer que hacen que chicas se enreden con chicas y chicos con chicos, pero luego pasa esa curiosidad y todo vuelve a la normalidad. Jae y yo no pasamos por eso, supongo que nos ha llegado más tarde, y que mejor modo de conocer diferentes formas de placer que con mi mejor amigo.

Aún no sé qué decirle a mi madre… Pero no puedo posponer más las cosas, trago saliva y me acerco nervioso a la puerta. Bendito Jae que cerró la puerta cuando entramos al departamento, de lo contrario no quiero ni pensar en que situación pudo encontrarnos mi madre.

—Hola omma. —Digo con una sonrisa radiante al abrir la puerta.

—Hola omma. —Dice remedándome con voz burlona mientras me abraza, luego retrocede dos pasos y viendo mi atuendo me mira reprobadoramente— ¿Acaso piensas llevar esa ropa arrugada a la cena?

Miro mi atuendo y si, esta todo desordenado, la camisa esta desfajada y mi pantalón arrugado, obviamente por las manos inquietas de Jaejoong… Un momento…

— ¿Cena? ¿De qué hablas omma?

—Me lo prometiste Yunho. —Dice mirándome enfadada. — ¿No te hagas el desentendido ahora?

— ¿Prometer?…. De que…

Miro más allá de mi madre, hay dos hermosas señoritas que me observan con algo de recelo, curiosidad e interés femenino. ¡Oh! Ahora recuerdo.

—Jae… Querido ¿Cómo estás? —Dice mi madre pasando de mí y entrando a la casa.

—Bien Señora… ¿Cómo está usted?

—Estaría mejor si ambos estuvieran presentables ya… Tu también estas todo desordenado hijo… ¿Qué nadie plancha su ropa?

—Presentables ¿Para qué? —Dice Jae ignorando el segundo comentario.

—Esto… Jae… —Digo aclarándome la garganta… —Olvide decirte que hace una semana mi madre me pidió de favor que si podíamos acompañar a las hijas de un amigo en una cena.

No le dije porque ambos estábamos enojados y por el modo en que Jaejoong hace una mueca sarcástica él sabe realmente porque se entera hasta este momento.

—Bueno… Pues…. Supongo que en ese caso debemos subir a arreglarnos Yunho. —Dice viéndome resignado, seguramente la misma mirada que tengo yo.

—Oh! No pongan esa cara… —Mi madre sonríe de oreja a oreja. —Será divertido.




Si claro…… ¡Yuuuuuuhuuuu!




*****************************************


Juro que si esa tipa vuelve a pegarse a Jaejoong de ese modo tan incitante... ¡Agh! No puedo hacer nada, en primer lugar soy un hombre, no peleo con mujeres, eso ya es caer bajo, y en segundo lugar…. Mi madre me matara si ofendo a alguna de sus protegidas.

Después de unos cinco minutos que se me hicieron horas Jae y la chica de vestido rosa cuyo nombre no recuerdo y ni me interesa recordar vuelven a la mesa, ella está pegada a su brazo como mosca, aprieto la mandíbula con fuerza y mi mirada se encuentra con la de Jaejoong, el parpadea dos veces algo confundido y luego sonríe, como si encontrara algo agradable en mi mirada, me siento expuesto, así que mejor desvío la vista hacia otro lado.

—Yunho oppa… —Dice la de vestido morado. (Mi acompañante cuyo nombre tampoco recuerdo) — ¿Bailamos?

Estoy a punto de negarme cuando vestido rosa habla.

—Jaejoong oppa… ¿Podemos ir por algo para tomar? —Acaricia su brazo. —Tengo mucha sed.

¿Jaejoong? No me gusta que le diga así… Solo yo puedo decirle Jaejoong.

—Es que…

Empieza a decir Jae pero vestido rosa hace un puchero y mi amigo con su corazón noble no puedo rechazarla.

— ¿Vamos también oppa? —Me dice vestido morado usando la táctica del puchero pero eso no funcionara conmigo.

—No…. —Mirada reprobadora de mi madre ¡Mierda! Eso si funciona —Err… Si, vamos a bailar.

Ya en la pista volteo a ver a Jae y frunzo el ceño porque vestido rosa le da de comer algo en la boca, él a su vez me está viendo y estrecha su mirada sobre mi acompañante… ¡Oh! Ha de ser porque vestido morado está rodeando mi cuello. Bueno por lo menos no soy el único celoso… Siento otra mirada penetrante en mi costado, se que a quien pertenece, dirijo la vista hacía la mesa y ahí está mi madre, viéndome calculadoramente para después desviar su vista hacía Jaejoong… ¡Mierda! Debo disimular mejor.

Esta noche será muy larga…




*******************************************************


Después de ir a dejar a casa a mi madre y a las dos molestas y resbalosas golfillas me quedo a solas con Jaejoong en el auto, doy la vuelta y comienzo a manejar de regreso a nuestro departamento, volteo a ver a mi acompañante y parece bastante molesto, bien, yo tampoco estoy de buen humor... Sobre todo porque el motivo de mi malestar son los celos, ardientes y devoradores celos, no se supone que deba sentirme así, esto es sólo sexo. No debo ser tan posesivo con Jaejoong…Pero ¡Joder! El solo hecho de recordar esas femeninas manos sobre su pecho, ese contoneante y curvilíneo cuerpo contra el suyo, esa redondeada boca tan cerca de la rosada de Jae... Me hacen querer poner un letrero en su frente donde diga que es mío.

Siento su mano sobre el volante y de repente me hace dar una vuelta brusca, casi choco contra el muro pero logro hacerme del control del coche y terminamos dentro de un callejón sin salida.

—Pero qué demonios…

No termino de hablar porque Jaejoong se acerca a mí y colocándose a horcajadas sobre mis piernas me sujeta con fuerza del cabello y me mira con furioso ardor.

—Eres mío Jung Yunho… Sólo mío.

Y un segundo después tengo su lengua hasta el fondo de mi garganta. ¡Oh si! Esto es lo que ambos necesitamos. El carro se mueve levemente hacía atrás por el movimiento y con rapidez lo apago y pongo el freno al mismo tiempo que mi ansiosa lengua busca fundirse con la de él.

Tomo a Jae por el culo y nos arrastro a ambos al asiento trasero del coche, es un lugar bastante incomodo pero tiene que funcionar porque ya no puedo parar. Nos desvestimos rápidamente y cuando por fin estamos desnudos hago que se voltee, Jaejoong pone sus manos contra la ventana mientras jadea con fuerza y su aliento empaña los vidrios, bueno, no solo el de él, yo también estoy bastante agitado. Me acerco a su espalda y lamo su columna vertebral hasta llegar a su hombro y mordisquearlo.

Vuelvo a bajar y aprieto su culo mientras observo su linda y apretada entrada… Meto dos dedos dentro de mi boca para humedecerlos y poder prepararlo, pero tenerlo en esa postura sumisa hace que la parte más pervertida de mi aflore, sin detenerme a recapacitar acerco mi boca y mi lengua a ese pequeño orificio que pide a gritos ser probado.

— ¡Yunho ah!

Grita Jae al sentir mi húmeda lengua que intenta introducirse en su cuerpo. Eso solo me pone más caliente, lo tomo de las caderas y literalmente entierro mi rostro entre sus glúteos, uso mi lengua como si fuera mi polla y dilato poco a poco su estrecha entrada mientras él gruñe y gimotea roncamente debido al placer que eso le provoca.

—Mmmm… Si Yun… Fóllame… Fóllame con la lengua.

Continuo preguntándome ¿Dónde quedo ese Jae tímido que se avergonzó encantadoramente cuando metí por primera vez su miembro en mi boca? Su personalidad es bastante compleja, a veces se sonroja cuando de la nada me acerco a él y digo cosas depravadas en su oído, o cuando me meto con él en la ducha de improviso… Pero cuando lo poseo es totalmente desinhibido, realmente me fascina esa forma de ser… Y él también ha sacado otro lado mío, ese lado sexoso, depravado y corrompido que jamás imagine tener.

Quiero ver su rostro, necesito ver su rostro mientras lo lamo, así que meto los brazos debajo de su cuerpo y le doy la vuelta, tomo ambas piernas de Jae y las pongo contra sus hombros, entendiendo lo que quiero que haga él las sujeta con ambos brazos mientras yo bajo y vuelvo a penetrar su intimo pasaje con voracidad.

—Yunho aaah…

Se retuerce entre mis brazos, su cuerpo esta bañado en sudor, más que el mío, el brillo de su cuerpo me hipnotiza, no puedo soportarlo más, me incorporo y busco su boca mientras mi polla se entierra con una embestida certera hasta el fondo de su dilatada entrada… Jaejoong grita de placer pero yo ahogo el sonido con mi boca mientras me entierro una y otra vez dentro de él. Sus músculos internos se contraen con fuerza y cada vez que me retiro levemente me apresan intentando retenerme.

—Jaejoong ah. —Digo contra su boca… Quiero decir más, siento que necesito decir otra cosa pero no se qué… Así que vuelvo a estampar con fuerza mis labios contra los suyos sepultando mi lengua en su boca.

Aumento el ritmo de las embestidas y nuestros movimientos se hacen tan frenéticos que tenemos que separar nuestras bocas para no lastimarnos. Jae entierra las uñas en mi espalda cuando es atrapado por un intenso orgasmo, se contrae en mis brazos y yo también me corro con fuerza, mordiendo su cuello y clavando los dedos en su cadera. Mientras ambos respiramos agitados tratando de recuperarnos del demoledor clímax, uso mi lengua para limpiar su barbilla y sus hombros, ya que con la fuerza de su liberación salpico su propio cuerpo…Me encanta su sabor… No es ningún tipo de sacrificio.

Él me abraza estrechamente, y juguetea con mi cabello mientras besa mi mejilla, nunca nos ponemos cariñosos después de follar, me gusta pero… No se… Se siente raro… Aunque tampoco quiero rechazarlo. Siento que su agarre se hace más débil y lo escucho suspirar adormilado. Después de una buena ronda de sexo Jae siempre duerme, pierde energía con facilidad. Lo miro inconscientemente con ternura y acaricio su rostro… Es adorable cuando duerme, él sonríe en sueños y dice dos palabras que me hacen estremecer, lo peor es que sé el motivo de ese repentino temor.

—Yunho… Te amo.




JAEJOONG POV.



Yunho esta raro, desde aquella vez que lo hicimos con furia en el coche siento que me ha estado evitando. Tal vez fue precipitado decirle “Eres mío” pero no pude contenerme, ver la forma en que la del vestido morado le coqueteaba y lo miraba fue más de lo que pude soportar… Claro que….Si recapacito un poco…. A pesar de que llevamos más de dos semanas follando Yunho sigue comportándose igual que siempre, en pocas palabras coquetea hasta con las escobas, él nunca ha sido mujeriego ni promiscuo, pero aprovecha su atractivo viril para encandilar a cualquiera, es más, creo que hasta lo hace inconscientemente, el cree que sonríe con amabilidad pero lo hace seductoramente, cree que es caballeroso pero es encantador… En realidad amo eso de él pero también sufro porque quisiera que sus sonrisas sólo sean para mí.

Justo ahora no sé lo que pasa por su cabeza pero sospecho que su actitud tiene que ver con lo que sintió en aquella cena, él no es celoso, no lo ha sido con ninguna de sus novias por lo menos y conmigo ya es la segunda vez que pierde el control debido a su posesividad, lo conozco desde hace mas de 10 años y sé que eso le asusta… ¿Sera que aunque no lo admita siente algo mas fuerte por mí que simple deseo? No quiero ilusionarme pero a veces pienso que es así, a veces me mira casi con amor, pero todo queda dentro de las paredes de nuestro departamento, en el exterior sigue siendo el hombre modelo 100% hetero… Además nunca ha sido cariñoso conmigo, tal vez un poco cuando me hace suyo pero seguro lo hace inconscientemente. ¡Ahgggg! ¿Qué mierda pasa por tu cabeza Yunho? Pagaría por saberlo.

Me siento nervioso, tengo un mal presentimiento… ¿Y qué hago cuando me siento así? Cocino, eso siempre me calma. Pero antes debo sacar la basura sucia. Abro la puerta y choco contra con un cuerpo masculino, el impacto casi me hace caer pero soy sujetado del brazo.

—Cuidado Jae…

¡Oh! Es Kim Hyun Joong… El vecino, es bastante agradable y siempre ha sido amigable con Yunho y conmigo, aunque sinceramente más conmigo. Sospecho que no es del todo heterosexual.

—Lo siento. —Me disculpo y me agacho para recoger la bolsa que se me cayó cuando colisionamos pero él es más rápido.

— ¿Vas a tirar basura? Yo también, si gustas te puedo ayudar con esta.

—No te preocupes, yo puedo solo…

— ¡Oh! No lo hago porque no puedas, lo hago por mi orgullo, mira lo que yo llevo a tirar, me sentiré como un fracasado debilucho ante los vecinos —Observo la pequeña bolsa que tiene en las manos y sonrió burlonamente sin poder evitarlo. — ¿Ves? Daré pena ajena, ayúdame a parecer fuerte y masculino.

—Bien, bien. —Digo riendo. —Puedes ayudarme con esa bolsa, así ambos llevaremos algo sustancioso en las manos.

Sonríe complacido, siendo objetivo tiene una sonrisa bonita, pero Yunho la tiene más hermosa… Bien, tal vez no sea objetivo del todo pero sólo Yunho logra que mi pulso se acelere y mis piernas tiemblen cuando sonríe.

Vamos rumbo al carro de la basura entre bromas y risas. Hyun Joong es muy gracioso y alivia un poco mi orgullo herido notar la forma en que me mira, y no es que él me interese de otro modo, como ya he dicho sólo un hombre me gusta, pero es refrescante saber que soy atractivo para hombres y mujeres, es como un curita para mi corazón enamorado e ignorado.

—Deberás Jae. —Dice Hyun cuando vamos subiendo las escaleras de camino a nuestros respectivos departamentos después de tirar la basura. —Hoy voy a salir con algunos amigos y amigas, ya sabes, actividades educativas y recreativas. ¿Te gustaría ir? Bueno tú y tu… amigo…

El tono en que dice amigo es raro, algo sabe… A mí no me importa pero no creo que a Yunho le guste.

—Supongo que esas actividades serán en un bar ¿Verdad?

—No hay lugar más educativo que un bar. —Dice sonriendo ladinamente y lo miro reprobadoramente, pero no puedo mantener la farsa porque una carcajada se me escapa, soy mal actor.

— ¡Oh! Hola vecino.

Hyun Joong sonríe complacidamente a alguien que está detrás de mí así que yo también me volteo para saludar, pero las palabras mueren en mi boca al ver a Yunho, no parece molesto pero esta mortalmente serio.

—Buenos días. —Dice él sin dirigirme una sola mirada.

—Le estaba diciendo a Jae que me gustaría que hoy salieran conmigo y unos amigos a tomar unos tragos. Somos vecinos desde hace algunos años y nunca hemos convivido. ¿Te parece la idea Yunho? Mis amigas son hermosas… —Hace una pausa y me mira intensamente. —…Y también mis amigos.

Kim Hyun ríe al decir eso como si estuviera bromeando, pero es obvio tanto para Yunho como para mí que hizo ese comentario a propósito… Mató dos pájaros de un tiro, por un lado nos dijo que sabe lo que hay entre nosotros y por el otro me coqueteo descaradamente.

—Suena divertido. —Dice Yunho sin inmutarse. —Y si hay mujeres hermosas y necesitadas de afecto que mejor.

¿Qué es ese sonido? Es mi corazón partiéndose en dos… ¡Ahhhhh me escucho como una chica! Me doy miedo.

—Llamando a tierra a Jae. —Dice Hyun moviendo su mano de derecha a izquierda sobre mi rostro.

— ¿Qué? Ahhh lo siento, me distraje.

—Decía que si tu también estás de acuerdo.

—Ammm si… Suena divertido.

—Perfecto. Entonces paso por ustedes en la noche. Hasta entonces.

Se despide pero dirige su sonrisa únicamente en mi dirección. Estoy enojado así que correspondo con una sonrisa tímida y continuo subiendo las escaleras sin prestar atención a Yunho...

— ¿Qué fue eso? —Pregunta él pero lo ignoro. —Parecías colegiala tratando de llamar la atención del futbolista popular y guapo. Como sea, no me importa si coqueteas con el vecino… Pero tenemos que hablar.

Asiento sin voltear a verlo y ambos entramos al departamento.

—Jae… No sé por dónde empezar… Eres mi mejor amigo... Y no sé cómo fue que llegamos a esto…

—Define “esto” Yunho. Hemos llegado demasiado lejos como para no ponerle nombre. Follamos. Eso es “esto”.

Eso es, parezco maduro y serio, Yunho no ha notado que mis manos tiemblan y que mi corazón late aterrado.

—Tienes razón. —Dice dejando de lado la incomodidad y poniéndose serio. —No fue mi intención intimar hasta ese extremo contigo. No sé cómo sucedió, sólo sé que te desee… Aún lo hago pero… No creo que este bien… Tú eres un hombre y yo también, no tengo nada en contra de los homosexuales, pero yo no soy uno, sólo me pasa esto contigo. Creo que ambos estamos confundidos… O algo pasa… Por lo mismo sería mejor que esto muera aquí y ahora, Zumni es una buena mujer, y bueno, si aún están juntos creo que debes seguir con ella. No quiero perder tu amistad a pesar de todo Jae… ¿Crees que las cosas puedan volver a ser como antes?

—No se Yunho… Tú lo dijiste, hemos llegado muy lejos como para que todo pueda ser como antes.

¡TE AMOOOO! ME ENTREGUE A TI CON TODO LO QUE TENGO ¿COMO JODIDOS PUEDES PEDIR SOLO MI AMISTAD? ¡Joder! Estoy enfadado, me duele corazón y siento que soy como un pedazo de mierda embarrado en el piso. Yunho. ¿Estas huyendo o realmente no sientes nada por mi? No sé ni que pensar.




************************************





¿A qué hora pasara Kim por nosotros? Esta tarde ha sido infernal. Después de que Yunho termino oficialmente con nuestros encuentros ambos hemos intentando ser maduros y hemos estado torturándonos al estar en presencia del otro. Llevamos ya una hora sentados “viendo la tele” sin decir nada… Para colmo es obvio que ninguno presta atención a la tv, ni siquiera en comerciales despegamos la vista. ¿Y Yunho quiere que volvamos a ser amigos? Jaaaa. Buen chiste.

¿Pero qué es eso? ¡Estamos viendo una película de barbie y ni siquiera me había fijado! Estiro la mano para cambiar el canal y mi mano topa con la suya, al parecer Yunho planeaba lo mismo que yo. Siento una corriente eléctrica con solo tocar su mano, levanto la vista y me encuentro con sus ojos oscuros fijos en mi, de un modo penetrante y casi anhelante. ¿Es mi imaginación?

Tiiiiiik toooook

¡Oh! Esta vez el timbre es oportuno, me levanto de un salto y casi corro a la puerta para abrir.

—Jae. —Dice Kim sonriendo radiante. —Te ves muy guapo, pensándolo bien debería dejarte aquí, seguro encandilaras a todas mis amigas.

— Estamos listos ¿Nos vamos? —Siento el aliento de Yunho en mi cuello y un estremecimiento recorre mi cuerpo. ¡Lo odio! Odio lo que provoca en mi cuerpo.

—Claro… Yunho… Tú también te ves muy bien por cierto. Ahora me siento opacado.

Barro a Kim Hyun Joong con la vista y ruedo los ojos… Esa modestia es fingida, él sabe que se ve espectacular.

— ¿Te gusta lo que ves vecino? —Dice Kim Hyun pícaramente y nuevamente ruedo los ojos.

—He visto mejores. —Digo con un movimiento despectivo de mi mano, no necesita que nadie lo halague de más. Además soy patético, solo me interesa el cuerpo de Yunho.

Kim ríe y nos hace una seña para que lo sigamos.

—Nosotros tenemos coche. —Dice Yunho con voz helada.

—Lo sé pero será mejor si nos vamos todos en el coche de mi amigo que será piloto designado.

—Por mi bien. —Digo encogiéndose de hombres, me quiero embriagar hasta quedar tirado en el piso… No pienso manejar.



*******************************************


Llegando al bar Yunho fue detrás de una hermosa y curvilínea rubia, creí que mi corazón ya estaba roto. ¿Por qué diablos me sigo sintiendo destrozado? Para colmo de vez en cuando voltea a verme, ¿Que quiere? ¿Qué busca de mí?

—Hola Jae. ¿Te diviertes? —Dice Hyun Joong, que ya esta ebrio por el olor de su aliento.

—Como nunca. —Digo sarcásticamente.

—Oye… Yunho es un idiota, demuéstrale que no te importa.

—No sé de qué…

—No te hagas el tonto, se lo que hay entre ustedes y te puedo decir que él siente algo por ti pero es cobarde, por lo tanto no vale la pena. ¿Sabes? —Se acerca más a mí. —No me importaría que me uses para darle celos.

—No soy de los que dan celos por ardor. —Digo alejándome un paso.

—Pues parece que Yunho si es de esos. —Dice viendo fijamente el lugar donde esta Yunho con la rubia.

¡Oh no! No debo voltear, no debo… ¡Mierda! Ya lo hice… Y por supuesto me tope con lo que temí. Yunho está explorando las anginas de la rubia. Es tanto el dolor, coraje y frustración que siento que sin detenerme a reflexionar tomo a Hyun Joong de la camisa y estampo con fuerza mi boca contra la suya. Él intenta entreabrir mi boca con su lengua pero… Pero… Mis labios se niegan a abrirse. Sólo permiten el acceso a Yunho. Realmente patético, aunque, puedo fingir, muevo la cabeza como si estuviera dando un beso apasionado, mi acompañante ríe burlonamente y deja de intentar besarme apasionadamente, simplemente se mueve como yo y me toma de la nuca, nuestros labios ya ni se rozan, al parecer perdió el interés de besarme y prefirió hacer enojar a Yunho, claro que no creo siquiera que él se haya dado cuenta, probablemente continua besando a la oxigenada esa y… Una mano me toma bruscamente del brazo y soy arrastrado de la silla en que estoy sentado, para no caer me pongo de pie y me encuentro con un Yunho iracundo, sin miramientos me vuelve a jalar con violencia del brazo y para que no me lo disloque lo sigo por el pasillo, me arrastra hasta los baños y me arroja dentro.

Me volteo furioso pero antes de que pueda insultarlo me empuja con fuerza contra los lavabos y apretando dolorosamente mi trasero embiste mi boca con la suya, es demasiado brusco y muerde mis labios buscando acceso a mi cavidad, intento resistir pero mi boca traidora se abre gustosa, aceptando de buena gana la intromisión de su lengua que se interna hasta el rincón más profundo, un poco más al fondo y seguro me provocara una arcada.

—Sólo mi lengua puede entrar en tu boca Jaejoong. ¡Joder! Odio lo que me haces, odio la manera en que muero de celos cuando de ti se trata. Odio este sentimiento que oprime mi corazón.

No me da tiempo a decir algo, simplemente vuelve a besarme con menos violencia y más ardor y yo me derrito. Por unos segundos de debilidad me dejo besar, lo amo, lo necesito… Pero cuando percibo un olorcillo esquivo pero presente en su ropa vuelvo a pensar racionalmente, huele a perfume de mujer, de la mujer que hace tan solo unos cuantos segundos estaba devorando. Lo tomo del cabello y jalo con fuerza para alejarlo de mi boca. Él gruñe enfadado e intenta besarme de nuevo, pero haciendo uso de toda mi fuerza lo empujo haciendo que se tambalee un poco hacía atrás.

— ¿Qué mierda quieres de mi Yunho? Estoy jodidamente cansado. ¡Me tienes harto! ¡Carajo! —Exploto gesticulando exageradamente con las manos. —Dices que esto es solo sexo, luego me andas celando… ¿Qué quieres de mi? ¿Acaso no ves que me lastimas? Te amo, te he amado desde hace diez malditos años. Todo ese tiempo he sufrido cuando te veo con chicas, mi corazón se quebró un poco cada vez que me contaste lo bueno que estuvo el revolcón con fulana o sutana, tuve que hacer comentarios como “¡Oh bien por ti amigo!” “¡Que envidia!” Cuando lo que realmente quería hacer era sacudirte y preguntarte “¿Por qué Yunho? “¿Por qué no puedes amarme?” “¿Por qué no te das cuenta que me lastimas cada vez que me cuentas de tus proezas sexuales?” —Tomo un respiro para continuar, debo sacar todo esto. —He tenido novias y he estado con mujeres solo para que tú no te des cuenta de lo que siento por ti, para que no te asustes, para que no te alejes porque soy tan patético que con el simple hecho de poder estar a tu lado como amigo me conformaba… Pero ya no mas Yunho… Yo… —Mi voz se quiebra un poco pero no me importa. —…Ya… Ya no puedo seguir así, esto me lastima… Si no me quieres como yo a ti déjame ir, deja de ilusionarme. No quiero ser tu amante Yunho, quiero ser la persona que ames.

Espero que él diga algo pero se queda callado, su silencio me enfurece y me lastima a la vez.

— ¡Di algo maldición!

Pasan tal vez 30 segundos que se me hacen eternos, pero he entendido, Yunho no sabe que decir porque no me ama, no quiere estar conmigo. Duele. Duele mucho. Tal vez será mejor irme.

Se abre la puerta del baño repentinamente

—Vine a cerciorarme de que no hay homicidio. —Dice Hyun Joong asomando la cabeza por la puerta.

— ¡Lárgate! —Dice Yunho volteando y viendo fijamente a nuestro vecino.

— ¿Por qué ha de largarse? —Digo retadoramente. —Aquí no está pasando nada, él puede pasar al baño si lo desea, me voy.

—No. —Yunho me toma de la mano y me mira con impotencia.

—No tenemos nada de qué hablar. —Me suelto de su agarre. —Yo ya dije lo que tenía que decir y al parecer tú no tienes nada que decirme.

—Jae tiene razón Yunho… ¿Te molesta que él bese a otro que no seas tú? ¿Acaso son pareja como para que tengas derecho a enfadarte? ¿Qué sientes por Jaejoong, Yunho?

Yunho se congela a mi lado. Temo su respuesta pero también necesito que diga algo. De su respuesta depende todo.

—Soy hombre… Yo… Prefiero los coños.

Un segundo después sale por la puerta del baño y siento que lagrimas silenciosas corren por mis mejillas, debería avergonzarme ya que Hyun Joong está a lado mío, pero justo ahora mi dignidad es en lo último que pienso. Siento un nudo en mi garganta y apenas si puedo respirar… Mi vecino se acerca y me abraza, no con deseo, simplemente como un amigo ofreciendo consuelo a otro, no me hago del rogar, simplemente me derrumbo en sus brazos con sollozos que estremecen mi cuerpo, el dolor en mi pecho es intolerable, no es un dolor físico pero se siente como si lo fuera, lo único que me queda es llorar para aliviar un poco mi alma, tengo que dejar que todo el dolor salga para después poder pasar a la etapa de la resignación y finalmente la sanación, aunque dudo poder recuperarme de esto, lo he amado por tanto tiempo que ya ni siquiera recuerdo como vivía antes de él.

—Jae… Yo… Lo siento… Creo que presione de más. —Dice él y realmente suena arrepentido.

—Lo amo, lo…. amo tanto. —Digo miserablemente, ni siquiera sé si se entiende lo que sale de mi boca

—Lo sé… Lo sé… Él es un estúpido.

—Lo odio… Re-realmente lo o-dio.

—Eres algo contradictorio. —Dice con una sonrisa que parece forzada.

No sé cuánto tiempo llevamos así, dejo de llorar cuando no tengo más lagrimas ni fuerza, me siento débil y miserable, sacar el dolor mediante lagrimas no ayudo, sigo sintiéndome fatal.

— ¿Te llevo a tu casa?

—Por favor. —Dijo sin mirarlo. —No, mejor… Mmm… ¿Puedes llevarme a otro lugar? Esta como a unas dos horas de aquí. Te pagare la gasolina.

—Claro.

Debo alejarme de aquí, no soporto esto, llámenme bebe pero necesito que mi mama me abrace y me diga que todo estará bien, que un corazón roto tiene remedio. Necesito alejarme de Yu… De él… ¡Ah mierda! Ahora estoy furioso, tengo que olvidarlo, no merezco esto, lo he idealizado por mucho tiempo pero Yunho no es como yo pensé, es un desgraciado cobarde, no merece mi amor, yo le entregue mi corazón y él lo tiro al suelo para después pisotearlo sin contemplaciones, por un lado me alegra que Hyun Joong lo presionara, así pude darme cuenta de que a Yunho le importa más lo que piensen de él que lo que siente por mí. Esto es el final, no pienso volver a mendigar su amor, a partir de hoy iniciare una nueva vida, sin él. ¿Todo tiene un principio y un final no? Sobreviviré a esto.

5 comentarios:

  1. Ohhh..... me gusto mucho , ese Yunho , por que no le dice que lo ama , ahora Jae piensa lo peor de el y se quiere alejar ...
    Me gusta la historia , sigue asi cassie ....

    ResponderEliminar
  2. Jae, claro tu sobreviviras, estoy segurooo!!!............Yunho se va arrepentir x darle importancia a lo q digan los demas y dejar a un lado al amor q siente x ti!!!.......continuacion xfavor

    ResponderEliminar
  3. o pobre jae si que se aleje un tiempo de yunho para que le de tiempo de extrañarlo y sienta yunho cuanto lo necesita y lo importante que es jae en su vida y así termine por aceptar que a el que ama y necesita a su lado es a jae y no a una tipa de esas

    ResponderEliminar
  4. Humm Yunho que cobarde.. .....detesto que anteponga el que diran por lo que el siente y quiere. ......pobre de mi Jae, al menos ya lo dijo todo.. .....todo depende de Yunho.. .....en este momento estoy enojada con el.. .....

    ResponderEliminar
  5. POR QUE SIEMPRE LE TOCA SUFRIR A MI JAE ESE TONTO DE YUNHO NUNCA QUIERE ACEPTAR QUE MUERE POR EL.......

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD