Provocativa inocencia - Cap. 5

6 comentarios
HAY CICATRICES QUE TARDAN EN DESVANECERSE, OTRAS NO LO HACEN.


YUNHO POV

Soy un completo, total y estúpido imbécil de mierda. ¡Joder! ¿Cómo pude ser tan cobarde e idiota? Lastime irremediablemente a la persona que mas me importa en esta vida… Lo amo, amo a Jaejoong, lo amo tanto que sin él mi vida no tiene sentido. Soy tan animal que tarde dos semanas en darme cuenta. ¿Cómo no lo note antes? ¿Por qué me cerré de este modo a mis sentimientos?

Pase una navidad de mierda sin él, y no fue el hecho de que sus cenas siempre son fabulosas y él adorna la casa, no, porque no es que lo necesite por lo que hace por mí, sino por lo que hace en mi… Y fue justo en esa fecha que me di cuenta de que lo amo, lo amo porque ya no veo mi vida sin él en ella, necesito escuchar su voz, su risa, ver sus pucheros, su sonrisa. Solo quiero estar a su lado… Y eso no es de un momento a otro, siempre me he sentido de este modo, creí que me aferraba a él debido a que siempre hemos estado juntos pero no es así, no es dependencia, es amor. ¿Por qué hasta ahora abrí los ojos? Las señales siempre han estado presentes. Aquella vez en el bar no pude besar a la rubia, fingí que lo hacía para que Jae viera que no estaba sólo al pendiente de él, quería que supiera que lo nuestro había terminado pero el simple hecho de sentir esos labios llenos de labial rojo contra los míos fue un martirio, únicamente deseo los rosados de Jae, solamente deseo sentir su lengua contra la mía, sus brazos rodeándome, sus gemidos resonando en mi oído, sus músculos apretando mi polla.

“Prefiero los coños” ¿Cómo pude decir eso? Estaba asustado, me sentí acorralado por la estúpida pregunta de Kim Hyun Joong y el hecho de que Jae exteriorizara de ese modo sus sentimientos, hable sin pensar. ¡Cobarde! ¡Soy un cobarde de mierda!

Para colmo Jae ha desaparecido. No sé nada de él. Intente preguntarle a Hyun Joong pero sólo recibí dos puñetazos en la cara cuando toque el timbre… Y los tenía bien merecidos. Hable a casa de su madre pero ella dice que no sabe nada de él, aunque tengo un presentimiento… La madre de Jae no sabe mentir y cuando marque parecía nerviosa y cortante conmigo, conozco al hombre que amo y sé que tiene mamitis cuando está en problemas o se siente mal. ¡Basta de ser cobarde Yunho, lucha por la persona que amas! No pienso darme por vencido, recuperare su amor cueste lo que cueste.




***************************************


No me esperaba esto, ahora sé lo que se sintió Jae cada vez que me veía con otra chica, siento como si el fino tacón de una zapatilla se estuviera presionando con fuerza en mi pecho… Jae si está escondido en la casa de su madre pero luce estupendamente bien, no como una persona a la que le rompieron el corazón y esta sufriendo, siendo sincero yo me veo terrible, no he dormido, no he comido bien y me molesta un poco que él se vea radiante y feliz… Pero hay algo peor, no está solo, eso es lo que mantiene apretado mi pecho, a su lado se encuentra un muchacho tal vez un año menor que nosotros. Jaejoong parece muy cómodo con él por la forma en que le sonríe, además llevan casi todo el día juntos… ¡Siiii! Estoy aquí desde hace cinco patéticas horas, espiándolos de lejos detrás de esta roca como un jodido enfermo acosador, ya no siento mis piernas por estar tanto tiempo en cuclillas…

Volviendo al tema importante, primero Jae y el otro sujeto estaban dentro de la casa platicando despreocupadamente con la Señora Kim, cuando ella salió a no sé donde ambos salieron al jardín, jugando y sonriéndose como dos tortolos… Siento el impulso cobarde de irme, pero… Sin importar que ahora Jae esté con alguien más tiene que saber lo que siento, me romperá el corazón que diga que ya no me ama, que me vaya... Pero me lo tendría bien merecido, yo lo deje ir primero, yo lo lastime tal vez irremediablemente, tan sólo quiero decirle acerca de este sentimiento tan fuerte que me carcome por dentro, nunca me había enamorado anteriormente y jamás imagine enamorarme de un hombre, por eso me amedrente… Ahora he abierto los ojos. Quiero estar con él, y si veo alguna señal de que aún siente algo por mi sin duda alguna luchare y si ya no es así por lo menos no me iré sin intentarlo.

Tomo aire con nerviosismo, mis manos sudan, quiero salir corriendo pero ya no huiré nuevamente de mis sentimientos.

— ¡Hola! —Dice una voz algo aguda detrás de mi y en un acto reflejo lanzo un puñetazo en esa dirección.

— ¡Ahhhh! —Grita un muchacho tapándose la nariz mientras me mira acusadoramente. —Pero que mier…

Tapo su boca con rapidez porque Jae y el otro tipo escucharon el grito y justo ahora están volteando en todas direcciones, alertas.

—Shhh. —Digo contra su oído. —Lo siento… Me asustaste.

—Me dolió. —Dice con ojos acuosos y siento el absurdo impulso de abrazarlo y consolarlo… Me provoca un sentimiento casi protector y eso que el muchacho también ha de ser más o menos de mi edad, pero se me hace como un niño necesitado de protección y afecto. Han de ser esos ojos de cachorro perdido.

—Enserio lo siento. —Me siento peor al ver que su nariz sangra, busco veloz en mi chamarra papel y lo pongo contra su nariz. —Si quieres puedes golpearme también.

El chico sonríe entre lágrimas, menos mal, enserio me siento fatal.

— ¡Que tonto eres!

— ¿Puedo preguntar qué haces aquí? —Cuestiono sin dejar de sostener el papel contra su nariz.

—Lo mismo que tu. —Dice viéndome seriamente. —Ese maldito cara de niña, ¿Cree que puede quitarme a mi hombre? Ya le enseñare.

—Oye, ese cara de niña como tu le dices se llama Jaejoong, y es el hombre que amo. —Lo miro mordazmente y caigo en la cuenta de que he dicho frente a otra persona que amo a otro hombre y el cielo no se cayó, no fue tan difícil. — Más respeto en cómo te diriges a él… En todo caso el que hace mal es ese pelinegro de frente enorme… ¿Dices que es tu novio no?

—No tiene frente enorme —Dice el chico viéndome enfurruñado, claro que en lugar de parecer amenazador se ve adorable. — ¡Es perfecto! Y bueno… Ya no somos novios, peleamos pero… Es tu novio el que se le mete hasta por los ojos.

—Esto… Jae tampoco es mi novio, yo…Fui un idiota y lo lastime, por eso estoy aquí, quiero recuperar su amor.

—Entiendo eso. —El chico me mira y la culpabilidad esta en sus ojos, supongo que así me veo yo también. —Me llamo Junsu por cierto.

—Yunho. —Digo con una sonrisa amable al chico de cabello castaño con rayos güeros.

— ¿Somos patéticos no crees? Aquí… Escondidos… Mis piernas me duelen por estar en cuclillas tanto tiempo. ¿Sabes? Llevo una hora más que tú, te vi llegar pero vacilaba en acercarme, creo que sabía cómo terminarían las cosas. —Dice con sarcasmo.

—Enserio lamento lo del puñetazo. —Sin poder contenerme me rio por la situación y ahora es Junsu quien me tapa la boca, lo que me provoca más risa. —Parecemos dos vándalos escondiéndonos, seguro nos vemos ridículos.

—¿Yunho?

¡Oh no! Esa voz. Junsu y yo seguimos en cuclillas detrás de la roca, volteamos asustados y justo a un lado están Jaejoong y el frente enorme.

—Ho-hola Jae.

—Junsu ah… que… ¿Qué te paso?

El frente enorme se acerca a nosotros horrorizado y en ese momento soy consciente de que aún sostengo el papel manchado de sangre contra la nariz de Junsu.

— ¿Qué te hicieron mi amor? —Dice tomándome de la chamarra y alejándome de Junsu para arrodillarse a su lado.

—No soy tu amor Yoochun, ya no. —Dice Junsu dándole un manotazo e incorporándose.

Con que se llama Yoochun, bien, siendo objetivo… No es feo, ni su frente es tan enorme, además, puedo ver que realmente quiere a Junsu, empieza a agradarme un poco.

—¿Tu le hiciste esto a mi Susu?

Yoochun se incorpora y antes de que lo vea venir me tumba de un puñetazo. ¡Joder! ¿Y yo dije que me empezaba a caer bien? Como ya he dicho odio los golpes a traición, no puedo quedarme así.

—Yunho ah. —Dice Junsu acercándose preocupadamente (Demasiado preocupado de hecho) a mí. — ¿Estás bien?

Sé que lo hace a propósito para molestar a Yoochun, lo que no sabe es que por la mirada asesina que tiene su “no novio” ese gesto y esa forma de pronunciar mi nombre tal vez me cueste una pelea en toda forma. Volteo a ver a Jaejoong y su rostro es inexpresivo pero aprieta los puños. ¿Estará celoso?

—Estoy bien Junsu ah. — ¡Siiii! También lo llamé así a propósito. Me incorporo velozmente y cargar contra Yoochun, ambos caemos en el piso, él se ha llevado la peor parte porque fui yo el que arremetió y lo derribo. Logro darle dos puñetazos ya que mi contrincante aún está algo adolorido y distraído por la caída.

—Chunnie. ¡Deja de pegarle ya salvaje!

Junsu se lanza sobre mi espalda y comienza a jalarme del cabello.

— ¡Ahhh! Espera Junsu.

Bueno, no puedo culparlo, está enamorado. Haría lo mismo si se tratara de Jae pero ¡Mierda! Duele. Para colmo a pesar de todo no quiero lastimarlo y si me incorporo puedo tirarlo, suficiente fue lo que le hice en la nariz.

— ¡Ya me cansaste rayitos!—Hace acto de presencia en ese momento Jae y me quita de encima a Junsu. —Decídete por uno.

Yoochun y yo aun no estamos satisfechos pero al parecer es más grande el amor que sentimos por Junsu y Jae porque cuando ellos empezaron a pelearse también ambos nos levantamos para ir a separarlos.

Tomo a Jae por la cintura mientras él se retuerce en mi agarre tratando de agarrar a Junsu, está lleno de tierra de la cabeza a los pies y tiene los dientes algo descubiertos amenazadoramente en dirección al castaño, hasta haciendo esas muecas se ve atractivo. El tenerlo en mis brazos me hace respirar plenamente de nuevo. Lo estrecho un poco más y aspiro su aroma.

—Jaejoong te amo. —Susurro en su oído.

Las palabras escapan inconscientemente de mi boca pero tampoco me importa ni me avergüenza decirlo. Él se tensa en mis brazos y se aleja de mí, lo dejo ir, no quiero presionarlo.

—Yoochun, suéltame… ¡Te odio! —Junsu empieza a gimotear y golpea el pecho del pelioscuro. — ¿Por qué me haces esto? ¿Tan pronto ya me olvidaste? ¿Qué haces con ese cara de niña?

— ¿Cara de niña? —Dice Jae ofendido e intenta lanzarse de nuevo sobre Junsu pero vuelvo a tomarlo del brazo para detenerlo.

—Tú terminaste conmigo Susu, además Jae es sólo mi amigo.

—Estaba enojado… No sabía lo que decía. —Dice Junsu abrazando a Yoochun. —Te amo Yoochun ah, no me dejes.

—También te amo Junsu ah… Mucho… —El pelioscuro levanta el rostro de Junsu y lo besa con fervor.

—Patéticos. —Dice Jaejoong entre dientes y camina rumbo a su casa.

Este no es el hombre que robo mi corazón, Jae siempre ha sido un sentimental cursi de lo peor, me destroza pensar que yo lo transforme en otra persona.

Lo sigo, como sea Yoochun y Junsu están en lo suyo, sólo hago mal tercio.

—Yunho… Tengo cosas que hacer. ¿Qué quieres?

—Yo… Jaejoong… Lo siento… Lo de aquella vez…

—Yunho, eso ya paso, he entendido que de algún modo me encapriche contigo, no sé, siempre convivimos juntos, supongo que me confundí, por eso me fui… Y paso justo lo que pensé, al estar lejos ese sentimiento que creí que era intenso ha desaparecido. No tienes que sentirte culpable, yo ya estoy bien.

Sus palabras me lastiman, me duele pensar que ya no soy nada para Jaejoong, pero lo conozco, puede ser muy buen actor pero puedo notar el temblor en su boca al hablar, eso lo delata.

—Tal vez para ti fue un capricho, pero no para mí… Te amo Kim Jaejoong, y si es cierto que nunca me amaste haré que te enamores de mi realmente.

—Yunho, seguro tu también estas confundido…

—No lo estoy. Te amo, y lo repetiré todas las veces que sea necesario hasta que lo creas. Te amo. Te amo.

—Tan solo vete Yunho, no te hagas esto, ni me lo hagas a mí.

Abre la puerta y me indica que salga, en el patio aún están Junsu y Yoochun dándose un buen atascón. Aún recuerdo cuando Jae y yo hacíamos eso. ¿Por qué tuve que arruinar todo?

—Jae… No pienso irme… Me quedaré afuera de tu casa hasta que muera entumecido (Estamos a finales de diciembre y realmente hace mucho frio) o hasta que me creas y escuches todo lo tengo que decir.

—Haz lo que quieras.

Salgo de su casa y él cierra la puerta detrás de mí con fuerza. Al escuchar el ruido Junsu y Yoochun voltean y al notar mi presencia ambos se sonrojan levemente dejando de besarse (Si es que todo lo que estaban haciendo puede llamarse beso).

—Yunho… Ammm… Lo sentimos. —Dice Junsu nervioso.

—No hay problema. —Digo sonriendo ladinamente.

Yoochun voltea a verme entrecerrando los ojos y se acerca a mi ¿Acaso quiere continuar las cosas donde las dejamos? Por mi bien, justo ahora me siento con ánimos de patear y que me pateen el trasero.

—Escucha… Jae es mi amigo, es un buen hombre y tú casi lo destruyes. No permitiré que vuelvas a lastimarlo.

—Chunnie. —Junsu se acerca y lo toma de la mano. —Eso es problema de ellos, no deberíamos inmiscuirnos, además ¿Por qué te preocupa tanto ese? —Puchero.

— ¿De nuevo los celos baby? Por eso peleamos la última vez. —Yoochun mira suplicante a Junsu y cuando éste le sonríe a manera de disculpa su vista se dirige una vez más en mi dirección.

—Se… Sé que lo lastime. —Le sostengo la vista para que vea la sinceridad de mis palabras. —Me arrepiento, no puedo regresar el tiempo pero… Lo amo y lo necesito a mi lado. Tan solo quiero que el sepa lo que siento, si no puede corresponderme… Me iré, haré lo que él desee.

—Bien… En ese caso... ¡Suerte! —Dice Yoochun. —La necesitaras… Hay cicatrices que tardan en desvanecerse, otras no lo hacen. Pero… Siempre hay pomadas y remedios para desaparecer esas. Nada es imposible en esta vida.

—Solo una cosa… ¿De dónde conoces a Jaejoong?

Intento sonar neutral pero por la sonrisa de Yoochun sé que no lo logre. Junsu también escucha con cara de poker pero puedo notar que tiene la misma curiosidad que yo.

—Nos hicimos buenos amigos en el trabajo. Yo también me crié aquí, mi casa esta a unas cuadras a la izquierda, lo curioso es que nunca supimos que fuimos vecinos hasta que comenzamos a tratarnos en el ámbito laboral, después de algún tiempo mi padre se puso enfermo y decidí volver por unos días, me quede aquí definitivamente cuando volví a ver a Junsu… Y bueno, ya sabes lo que paso después. —Mira con amor al castaño y éste lo besa en la mejilla. — ¡Ah! De hecho los cuatro fuimos al mismo colegio, sólo que no frecuentábamos los mismos lugares, Junsu y yo somos un año más chicos que ustedes… Como sea, me estoy desviando de la pregunta… Veamos… ¡Oh si! hace unas semanas llegó Jae, se enteró de que yo estaba aquí y me busco, en ese momento ambos teníamos el corazón roto así que nos consolamos mutuamente y… ¡Ni se les ocurra pensar mal! —Añade cuando Junsu y yo fruncimos el seño. —Sólo somos amigos y los dos necesitábamos hablar y que alguien nos escuchara, eso fue todo.

—Entiendo. Lo siento. —Digo avergonzado. —Nunca había sido tan celoso, no sé qué me pasa con Jaejoong.

—Es el amor. —Dice Yoochun.

— ¿Entonces no me amas? —Junsu mira con tristeza a Yoochun. —Tú nunca te pones celoso Chunnie.

—Claro que si baby, pero eres muy despistado para notarlo… Es fácil esconder mis celos contigo.

Junsu le saca la lengua y Yoochun truena un beso en su boca como respuesta.

—Yunho, debemos irnos. —Dice el pelinegro viendo con ardor al castaño. —Lo mejor de las peleas son las reconciliaciones.

— ¡Chunnie! Eres tan pervertido. —Junsu se sonroja.

—Pero así te gusto ¿Verdad?

— ¡Bien! Ya escuche suficiente. —Digo riéndome. —Fuera, fuera de aquí calenturientos.

Ambos sonríen y se van, volteo a verlos justo cuando Yoochun le da un pellizcón a Junsu en el trasero y éste le da un manotazo… Me agradan… Tal vez podamos ser buenos amigos, aunque primero lo primero. ¿Qué hago? En mi maleta solo eche ropa, viaje en bus porque no quería que nadie advirtiera mi llegada. ¿Por qué pensé en todo menos en el hecho de que probablemente tendría que dormir afuera unos cuantos días?

Levanto la vista a la habitación donde siempre durmió Jaejoong, hay una pequeña rendija entreabierta en la cortina. Sonrió y lanzo un beso en esa dirección, inmediatamente la rendija desaparece. ¡Oh mi Jaejoongie! Siempre tan obvio…Un segundo, eso fue raro, hacía mucho que no pensaba en él con ese diminutivo, cuando ambos éramos niños yo le llamaba así y él a mi Yunnie… Suena bonito. No sé porque deje de decirle así.

— ¿Yunho?

Volteo para encontrarme frente a frente con la mamá de Jaejoong, quien me mira recelosa pero curiosa.

—Señora Kim… Ammmm hola. ¿Co-como ha estado?

—Escucha, no me gusta andar por las ramas. Se lo que sucedió, no todo pero sé que jugaste con Jaejoong y no te permitiré…

—Con todo el respeto que le tengo señora voy a corregirla. Yo no jugué con Jae, me asuste, soy culpable de ser un maldito cobarde pero todo fue verdadero, aunque tarde en darme cuenta que era, es y siempre será amor… Todo fue real… Y si a usted no le parece no me…

— ¡Ey! Tranquilo mocoso. No olvides que yo fui la que te limpio el culo después de ir al baño muchas veces cuando eras un niño... Tu y mi hijo crecieron juntos, siempre supe que esto pasaría, no sólo yo, tu madre también… No te desapruebo Yunho, siempre quise tener una linda nuera pero tampoco me importa tener un apuesto yerno. El problema es que siendo sincera… No creo que tengas las cosas sencillas con Jaejoong, él…

—Lo sé. Justo ahora acaba de echarme. Pero no me importa. Esperare aquí afuera todo el tiempo que sea necesario hasta que me escuche.

— ¡Oh! Los jóvenes. Tan románticos y estúpidos a la vez. ¿Cómo crees que te quedaras afuera? Morirás de frio antes de que anochezca tonto. —Suspira. —Anda Romeo, deja el drama y ve por tus maletas, puedes dormir en el cuarto de mi hija en lo que ambos deciden si lo suyo tiene salvación o no.

—Gracias Señora Kim. Enserio se lo agradezco mucho. —Digo haciendo una reverencia, voy corriendo por mis maletas no sin antes escuchar a la mama de Jae decir “De cuando acá tan educado”

6 comentarios:

  1. Anónimo3/22/2014

    que buena la mamá
    de jae
    de cuando aca tan educado
    se nota que lo conoce bien
    espero que la cosa mejore
    gracias por la actuuuuuuuu
    nus vemus
    k-ede

    ResponderEliminar
  2. que lindo el romeo de jae lo busca y lo quiere reconquistar espero y jae lo perdone pronto
    y que bueno que yunho entro en razón y acepta que ama a jae y lo puede decir abierta mente

    ResponderEliminar
  3. Ohhhh...... me cae bien su mama .... no deve de dejar que el futuro esposo de su hijo muera de frio ... Jae perdona a yunhno , te hizo daño pero ahora esta arrepentido y luchara por tu amor .... continuenla ......

    ResponderEliminar
  4. Ayer la lei, pero hoy recien puedo comentar,esta genial me gusta como lo relatas, xfavor continuacion pronto ;)

    ResponderEliminar
  5. Hola, encontré este fic ya empezado hasta este capi, leí todos los capitulos de un tirón, me encantó.
    Me conmovió como Jae lo amó a Yunho durante tanto tiempo en silencio y simulando ser hetéro no por el que dirán sino por Yunho, para no asustarlo conociendo sus prejuicios sobre la homosexsualidad, pero logró conquistarlo, bueno es nada menos que Jae, yo creo que Jae puede convertir en homosexsuales hasta a las piedras, jaja.
    Me gustó mucho la aparicion de Junsu,¡ es tan encantador !, y Yoochun como lo afectó verlo lastimado. Y Jae que se hace el indiferente pero lo defendió a Yunho cuando Junsu lo atacó jaja. Largué un carcajada con lo de la rendija abierta en la ventana de Jae y cuando Yunho tiró un beso en esa dirección, qué seductor y caradura a la vez jaja.
    Ojalá Jae pueda perdonar al idiota de Yunho, pero que primero se haga rogar (me encanta cuando Yunho le ruega a Jae y le demuestra cuánto lo quiere)
    Ojalá agregues algo más de yoosu (adoro a ese par)
    Espero ansiosa la continuación

    ResponderEliminar
  6. Esto se puso interesante.. ...ahora hasta Yoosu ......me encanta.. ....

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD