Eres mio

7 comentarios


TITULO: Eres mio
AUTOR: ItkaBeauty
PAREJA: YunJae
GENERO: Lemon
EXTENCION: Oneshot 

“Puedo notar su temor, puedo sentir su angustia, su respiración es agitada y voltea constantemente de derecha a izquierda desorientado, a veces grita, a veces maldice… Nunca llora. Quiero provocar su llanto y su dolor, ya que no puedo conseguir su amor, necesito saber si siente algo por mí, necesito saber que no me ve como otro de sus pacientes… No quería llegar a este punto… O tal vez si, él tuvo la culpa, me provocó, nunca debió tener novia, ese fue su error, él hizo que este otro lado de mi persona no pudiera seguir siendo retenido por más tiempo. No esperare a que Yunho se fije en mí. Yo tomaré lo que me pertenece. Jung Yunho es mío”

*************************

Yunho miro el techo de la habitación, trataba de mantener su respiración estable, con todas sus fuerzas intentaba tranquilizarse. Suponía que estaba en una cabaña alejada del mundo… Sólo se escuchaba el ruido de aves, todo era mortalmente silencioso.

— ¡Maldita sea! ¡Sal ya hijo de puta, si vas a matarme hazlo! No te tengo miedo. —Gritó y lo único que obtuvo como respuesta fue su respiración agitada…
¡Mentira! Yunho estaba muerto de miedo… No entendía que diablos pasaba, el silencio, la espera, lo estaban matando. Llevaba alrededor de cuatro horas en ese sitió, sus muñecas estaban irritadas y despellejadas debido a todas las veces que había jalado de la cuerda que las ataba. Odiaba los lugares cerrados, odiaba la soledad, odiaba la oscuridad. ¿Quién diablos lo había secuestrado? ¿Qué querían de él?

***********************

“Con que muy valiente… Bueno… Ya veremos si puede seguir manteniendo la fachada… No tiene ni idea de lo que le espera.

—No voy a matarte Yunho. —Digo mientras salgo de las sombras, fue satisfactorio ver como sus ojos se agrandaron por la sorpresa.

— ¿Ja-jae-Jaejoong? —Susurra temblorosamente y yo sonrío, seguramente fue de ese tipo de sonrisas perturbadoras porque Yunho tragó saliva.

No contesté… Simplemente caminé hacía él. Puedo notar su vista fija en mi, su mirada hambrienta sobre mi cuerpo. Eso si lo había notado anteriormente, sé que me desea, a pesar de que intenta negarlo porque sabe que no es correcto.

—Si Yunho. Soy Jaejoong… ¿No esperabas esto? Claro que no. —Me respondí.

— ¿Pero qué es esto Jaejoong?—Dice removiéndose y jalando las cuerdas de sus muñecas.

— ¿Por qué me haces esto?... Creí que éramos amigos…

No puedo evitarlo, el escucharlo decir esa maldita palabra acabó con mi control… Si es que aún había algo con ese nombre dentro de mi cuerpo. Sin ser totalmente consciente de mis actos alcé la mano y le di un puñetazo con fuerza… El Jaejoong tonto y enamorado de mi interior gimió inconforme, pero ahora yo soy el que tiene el control, no él. Yo no soy tan idiota ni masoquista… Yunho me pertenece, nos pertenece y si este es el único modo de conseguirlo… Que así sea.

— ¡NO VUELVAS A DECIR ESO! —Grite fuera de mí. — ¿Acaso no lo ves Yunho? ¿No sabes lo que siento?

Me acerco hacía el interruptor y prendo la luz.”


*********************************

Yunho observo incrédulo su alrededor, había fotos de él por doquier, en su casa, en el gimnasio, caminando por la calle, era obvio que quien las había tomando lo seguía a todos lados. Volteo a ver a Jaejoong, ahora lo veía totalmente diferente.

— ¡Estás enfermo! —Dijo entre cortadamente.

Recibió otro golpe como respuesta. Esta vez uno más fuerte y doloroso.

—Tampoco digas eso… No uses esa palabra, no es bonita. —Hizo un puchero. —No es enfermedad Yunho… Es amor.

— ¡Estás loco! —Escupió algo de sangre cuando otro golpe llegó.

—Yunnie, si sigues siendo tan grosero te lastimare aún más, y no queremos eso ¿Verdad?.........… ¡No! Ya no lo lastimes más…………….. ¡Oh cállate! Hago esto por nuestro bien.

Realmente Jaejoong estaba loco… Ahora hablaba consigo mismo ¿Cómo fue que nunca había notado el grado de enfermedad mental en él? Tal vez el cariño lo había segado. Debía salir de ahí.

—Jae… Escucha… No tienes porque hacer esto… Yo puedo ayudarte…

—Yunho… De hecho si hay un modo en que me puedes ayudar.

Jaejoong se acerco a Yunho y antes de que el otro lo viera venir lo besó con rudeza en la boca… Yunho no sabía bien que hacer, muy en el fondo siempre quiso besar a Jaejoong, pero sería enfermo de su parte aún desearlo, aún sentir algo por una persona enferma como él… Eso lo convertiría en alguien enfermo también ¿No?

— ¿Qué sucede? ¿No quieres besarme? —Una lagrima rodó por la mejilla de Jaejoong.

— ¿Po-porque no puedes quererme como yo te quiero Yunho?

La expresión de Jaejoong era suave y llena de pena y tristeza, no parecía el hombre que anteriormente lo había golpeado. Este se parecía más al Jae que conocía, el que siempre buscaba estar a su lado y platicar con él. Era el Jaejoong que él siempre había apreciado y sí, deseado, deseado aunque sabía que era imposible.

—Yu-yunho… Por favor… Sólo uno —Susurro tembloroso. —Siempre he querido que me beses.

—Jae no…

—Porfavor.

Yunho no pudo continuar conteniéndose. Mucho menos cuando Jaejoong lo miraba de ese modo y acercaba esos llenos y carnosos labios a su boca. Con un gemido de rendición capturó su boca ardorosamente. Jaejoong gimió y sentándose sobre sus piernas lo abrazo pegando todo su cuerpo al suyo mientras Yunho saqueaba su cavidad con la lengua.

—Jaejoong quiero tocarte…. Muero por tocarte.

—Yu-Yunho ah.

Jaejoong volvió a besarlo vorazmente. No podía liberarlo, anhelaba sentir sus manos sobre su cuerpo… Tal vez… Si lo dejaba libre Yunho no se iría, tal vez si lo amaba tanto como él.
Yunho contuvo el aliento cuando Jaejoong comenzó a deshacer el nudo que lo mantenía prisionero. Lo lamentaba pero no podía manejar la situación, sin importar que el beso hubiera removido algo en su interior debía salir de ahí, debía escapar.

— ¡No! No puedes hacerlo, es una trampa. —Habló Jaejoong con la voz dura y alargada, la misma voz que usó cuando lo golpeó. —No… Yunho no haría eso. —Esta vez la voz era algo más dulce, esa era la voz que él conocía a la perfección. —Sí, lo haría, se está aprovechando de tu estupidez para escapar…. ¿Es… Es cierto eso Yunho? —Esta vez era claro que Jaejoong le hablaba a él. — ¿N-no quieres tocarme, ni quieres besarme realmente?

*****************************

“El silencio de Yunho es como una daga que se clava en mi corazón. No lo entiendo… Fui bueno, intente dejar de ser cruel y grosero, necesitaba saber si tal vez de ese modo podía gustarle, estaba dispuesto a ser como él quisiera sólo para que me amara… Pero… Aún no soy suficiente para él, ni siquiera me desea lo suficiente como para querer besarme sin pensar en traicionarme. En ese momento la furia me invadió. ¡Bien Yunho! Si no te puedo tener a tu manera, será a la mía.

Salgo del cuarto, dejándolo solo nuevamente, pero no por mucho tiempo.

Unas tres horas después entré sigilosamente en la habitación… Yunho está dormido. ¡Maldito! Creí que no podría dormir… ¡Oh! Se ve tan tranquilo y apuesto dormido… Podría observarlo por horas.... Tan despreocupado, tan sereno… ¡Odio que este tan relajado! Por suerte no estará así por mucho tiempo… Levanté la cubeta de agua que había dejado en el suelo y se la eché encima. Una sonrisa malévola cruza mi rostro cuando Yunho comienza a ahogarse… Tal vez porque el idiota duerme con la boca abierta… ¡Agh solo se atraganto un poco! Maldito Jaejoong humanitario y estúpido que no deja de gimotear en mi cabeza.
Cuando Yunho abre totalmente los ojos y sus ojos me miran con cólera y resentimiento una parte de mi muere pero otra retoza de placer.

— ¿Qué mierda quieres ahora? —Dice enseñándome los dientes.

—No puedo dormir… Así que vine a que me hicieras una mamada.

Yunho simplemente se me quedó viendo como si hubiera perdido la cabeza… Y lo gracioso e irónico es que tiene razón.

Me quito el pantalón mientras él me observa incrédulo, comienzo a amar esa expresión, pero me gustaría más ver sus lágrimas. Camino hacía él totalmente desnudo de la parte inferior de mi cuerpo y con mi pie lo empujo hacía atrás… La expresión de angustia que se formó en su rostro cuando estaba cayendo sólo me excitó más. Su cabeza azota un poco en el piso, nuevamente sentí un poco de remordimiento pero lo enterré con rapidez
.
Me siento a horcajadas sobre su rostro y como él no abre la boca fuerzo su mandíbula con los dedos.

—Abre la puta boca. —Digo enfadado.

Yunho me mira con odio y sí, hay algo de temor en su mirada… Comienza a saber de todo lo que soy capaz. Lentamente Yunho separa sus labios y yo introduzco mi miembro en su húmeda cavidad. Oh se siente tan… ¡Agh mierda! Me mordió. No lo suficientemente fuerte para lastimarme pero claramente fue una advertencia.

—No vuelvas a hacer eso. —Digo jalando con fuerza de su cabello.

Yunho vuelve a abrir la boca tal vez para maldecirme y yo aprovecho para meter mi miembro de un solo golpe hasta el fondo de su garganta, provocándole una arcada y por reflejo volvió a morder mi pene un poco más fuerte, claro que no puedo quejarme, esta vez yo fui el culpable… Y no me arrepiento de nada…

—Bien Yunho… Estamos a mano… Bueno en realidad  me debes una pero dejémoslo así… Ahora pórtate bien, te juro que si me muerdes de nuevo… Te arrepentirás. —Como no contesta jalo de nuevo su cabello.

 — ¿Entendiste?

A regañadientes asiente con la cabeza y vuelvo a acercar mi miembro a su rostro, inmediatamente él lo atrapo con la boca y lo succionó con avidez, haciéndome gemir, casi colapso sobre él pero logre sostenerme con las manos, Yunho me está dando la mamada de mi vida… Sus labios se amoldan alrededor de mi pene como si hubieran nacido para estar ahí.

—Yu-Yunho ah. —Jadeo su nombre mientras él continua dándome placer con la boca. —Mmm… Se siente bien…Creo que voy a… Voy a….

Suelto un grito entrecortado cuando me corro con fuerza dentro de su boca, cuando se trata de Yunho no tengo resistencia. Respiro entre cortadamente y trato de estabilizar mi respiración.

—Ya obtuviste lo que querías… ¿Te puedes quitar de encima?

El tono de voz que usa no me gusta. Me pongo a la altura de su rostro pero él lo desvía.

—No quiero besarte… Me repugnas. —Dice taladrándome con su mirada. —Claro que si me obligas tendré que hacerlo.

No sé muy bien como contestar, me matan sus palabras, pero no debo demostrárselo, me encantaría borrar esa mirada de su rostro pero solo se me ocurre golpearlo y ¡Maldita sea! No quiero que me odie más.

—Bueno… Tú te lo pierdes.

Esa noche llore en mi habitación, yo nunca antes había llorado, Jaejoong cobarde llora, Jaejoong estúpido y bueno llora… No yo. Maldito Yunho, lo haré pagar por esto.

***********************

Yunho no sabía cuánto tiempo llevaba ahí, tal vez una semana, lo único que sabía era que le dolía la mandíbula, Jaejoong lo obligaba cada noche a practicarle sexo oral… Lo más enfermo era que en realidad sólo le molestaba la forma en que le hablaba y le ordenaba, si Jaejoong fuera más amable seguro él gustoso haría lo que quisiera, siempre había tenido ese efecto en él. Lo suyo era una rutina. Jaejoong lo forzaba, Yunho accedía y al final usaba la frase “Me repugnas” Jaejoong se encogía de hombros y se iba… Para colmo últimamente Jaejoong le había estado ofreciendo sexo como pago por el oral y obviamente Yunho tenía que rechazarlo aunque se muriera por tomarlo, por liberarse en su interior y escuchar sus gemidos y gritos, seguro serían más intensos que cuando lo tomaba con la boca.

Bueno, por lo menos había algo bueno… Estaba limpio, era fanático de la limpieza y había rogado por un baño, claro que para lograrlo había tenido que dejar que Jaejoong lo bañara… Ese día al terminar de asearlo le había aplicado el mejor sexo oral de su jodida vida, pero eso ya no se había vuelto a repetir, al parecer Jae bueno le había ganado a Jae malo en ese momento (era un cliché llamar a sus trastornos así pero él no era muy ingenioso, y estar encerrado no ayudaba mucho)
Escuchó la puerta entreabrirse y la cabeza de Jaejoong se asomó por la rendija, miró fijamente a Yunho por unos segundos y después entró decididamente por la puerta. Yunho esperó ser empujado al piso, como siempre, pero en lugar de eso Jaejoong se sentó en sus piernas y comenzó a masajear su erección sobre el pantalón.

—Ahhh… Mmmm… —Gimió Yunho. —Jaejoong… Que…

—Yunho… Déjame complacerte…No me rechaces. —Susurro contra su boca.

Jaejoong enterró los dedos su mano libre en el cabello de Yunho y lo beso apasionadamente, hambriento de su sabor. Yunho intentó resistir pero los movimientos de la hábil mano de Jaejoong y su lengua empujando insistentemente entre sus labios le impedían razonar. Con un jadeo ahogado abrió la boca y permitió que Jaejoong explorara por completo su necesitada cavidad, había extrañado sus besos urgentes y devoradoras, aunque no pudiera expresarlo abiertamente.

—Yunho. —Dijo Jaejoong alejando un poco su boca. —V-voy a desatarte… Lo he estado pensando mucho, una parte de mi no quiere pero… En algo coincidimos, anhelo sentir tus manos sobre mi cuerpo, tus dedos enredándose y tirando de mi cabello al besarme…E-eres libre de hacer lo que quieras, confiare en que tu deseo sea tan grande como el mío… Si no es así, estaré a tu disposición.

Antes de que pudiera arrepentirse Jaejoong bajo del regazo de Yunho y tomando un cuchillo de la mesa corto las cuerdas de un tirón. Se quedo con la vista baja, esperando un golpe, anhelando un beso… Pero en lugar de eso escuchó a Yunho respirar entre cortadamente para después salir corriendo lejos de él.

Yunho corrió lo más rápido que pudo, alejándose de Jaejoong, tratando de olvidar su mirada esperanzada, el deseo y el amor en sus ojos…Debía huir de ahí, por fin era libre, si volvía sería un maldito enfermo también.

— ¡Ahhh mierda! —Dejó de correr y respiro agitadamente, tratando de ordenarle a su cuerpo que siguieran corriendo… ¡Eso! Volvía estar en movimiento, lamentablemente no era la dirección correcta… Aunque si la que deseaba.

Al volver a la cabaña encontró a Jaejoong sollozando en posición fetal en el piso de la habitación. Se acercó a él sigilosamente.

********************************

 Maldita sea… Estoy llorando de nuevo… Los sollozos entrecortados salen de mis labios sin que pueda hacer algo para contenerlos, Amo a Yunho, lo amo tanto que por primera vez hice lo correcto por su felicidad, deje que mi otro lado ganara. ¿Me arrepiento? ¡Mucho! Y no me haré la persona ejemplar diciendo que todo lo hice por buenos motivos, en realidad egoístamente desee que Yunho me eligiera a pesar de mis defectos y que me poseyera. Solo espero ser lo suficientemente fuerte para no ir tras él aunque esté muriendo por dentro.

Siento que alguien tira de mi brazo, al voltear veo a Yunho. Antes de que pueda articular palabra alguna me toma del cabello con una mano y estampa con fuerza mi boca contra la suya, abriéndose paso con la lengua. Esta es la primera vez que él es activo en un beso, siempre deja que yo lo explore pero no hace nada por querer probarme a mí, jadeo conmocionado y temblorosamente lo tomo del cabello moviendo desesperadamente mi boca contra la suya, me aferro con fuerza a él, tal vez le estoy clavando de más las uñas en la cabeza pero no puedo evitarlo, tengo miedo, temo que se vaya nuevamente, él pareció entender mi temor porque me llevó contra la pared y pegó todo su cuerpo al mío, puedo sentir su erección contra la mía y casi estoy seguro que siento el latido desbocado de su corazón contra el mío que también late frenético.
Yunho me toma del trasero y lo estruja con fuerza, lastimándome un poco pero ¡Joder! Se siente tan bien sentir sus manos sobre mi cuerpo, me alza en vilo e inmediatamente enredo mis piernas alrededor de su cintura mientras continuamos besándonos locamente, el beso es tan desordenado y desesperado que siento un hilillo de saliva correr por mi barbilla, pero no me importa, sólo quiero que Yunho me bese por siempre. Siento que mi playera es arrancada de mi cuerpo y gimoteo apasionadamente contra la lengua de Yunho, necesito sentir su piel también así que también desgarro su camisa mientras él comienza a embestir mi cuerpo duramente, haciendo que me arquee contra él.

Yunho deja de besarme, estoy a punto de quejarme pero mi reclamo muere con un grito ahogado cuando siento sus dientes, lengua y boca trabajar en mi cuello, succionando y mordiendo con fuerza.

—Yu-yunho ah…Penétrame, penétrame ¡Ahora! —Demando.

—Eres un mandón de lo peor, pero lo siento, esta vez yo tengo el control. —Sonríe ladinamente. —Ruégame, ruégame que te folle.

— ¡Si! ¡Oh si! Por favor… Por favor fóllame Yun… Por favor.

Bien, he perdido todo rastro de orgullo, pero ¡Carajo! Enserio lo necesito.

Yunho bajó su lengua por mi pecho por mi abdomen, marcando mi piel visiblemente en cualquier lugar donde su boca pasó hasta finalmente llegar a mi pantalón, con un movimiento ágil y rápido me quita lo que aún tengo encima y me vuelve a cargar, chupa dos dedos dentro de su boca y sin contemplaciones los mete dentro de mi cuerpo, me retuerzo de dolor, pero al parecer soy muy masoquista porque se siente bien.

—Jaejoong no creo poder seguir conteniéndome… Deja de gemir así. —Jadea contra mi cuello.

—No te contengas… ¡Oh por favor hazlo Yunho! Te lo su… ¡Ahhhh!

Mi suplica se pierde con mi grito entrecortado cuando Yunho me penetró profunda y duramente de una sola embestida. Algunas lágrimas resbalan por mi rostro por el dolor tan intenso de su entrada. Yunho lame el rastro pidiendo disculpas, no quiero que se disculpe, quiero que me posea por completo. Él es mío… Y yo soy suyo.

—Yun…Yunho estoy bien… Tan solo muévete, muévete.

Me aferro a él y rasguñando su espalda mordiendo con fuerza su hombro mientras balanceo mis caderas contra su cuerpo… Yunho comienza a penetrarme con más rapidez y profundidad así que yo me adapto a su ritmo. Él busca mi boca pero volteo el rostro, antes necesito algo…

—Yunho ah… Di que eres mío… Compláceme solo esta vez, necesito oírlo.

Puedo notar su reticencia, yo no soy de los que ruegan, bueno, sólo cuando se trata de sexo pero no suplicare más por otra cosa.

—Jaejoong…. Soy tuyo…. Soy tuyo.

Susurra un segundo antes de volver a besarme con delirante ardor, robándome el aliento sin dejar de penetrarme. Lo único que puedo hacer es jadear su nombre, de manera incomprensible claro porque mi boca está ocupada.

—Yunho te amo. —No sé si él lo entendió, pero tenía que decirlo nuevamente.

Después de unos minutos más del frenético vaivén de caderas sentí el inminente orgasmo, mis músculos internos apretaron con más fuerza a Yunho en mi interior y con lo poco de energía que me sobraba aprieto aún más para provocar su orgasmo también, Yunho jadeó y con un gruñido sexy se corrió en mi interior. Se siente cálido, muy cálido.

Los ojos me pesan, me estoy quedando dormido, pero tengo miedo….

—Yunnie… Por favor no te vayas, no me dejes.

Él no contesta, simplemente me observa con la pena marcada en sus facciones, me va a dejar lo sé, pero no puedo hacer nada, el sueño me vence.

*********************************

—Lo siento Jaejoong.

Susurró Yunho y besando la frente de Jaejoong se vistió rápidamente. Él se removió levemente, saliendo del sueño ¡Joder! Por su reticencia a irse se le había hecho tarde. Se puso la chamarra y salió corriendo por segunda vez… Sólo que esta vez hubo una pequeña diferencia.

— ¡NO DEJARE QUE TE VAYAS! —Escuchó la voz de Jaejoong a la distancia. —ANTES TE MATO YUNHO, ERES MIO, SÓLO MIO.

Ok, eso sí daba miedo, parecía de película de terror, no debió regresar.

—Eres un estúpido Yunho. —Se dijo a sí mismo sin dejar de correr.

En un momento dado dejó de escuchar las maldiciones de Jaejoong y sus gritos a la distancia, volteó a su alrededor, sólo había arboles y más arboles. Definitivamente si parecía de película de terror. Y no era gracioso, realmente estaba asustado. Se quedo quieto y cuando escucho la rama de un árbol quebrarse volteo justo cuando Jaejoong aparecía con un cuchillo en su mano.

—Eso no fue muy amable de tu parte Yunnie… Me follas y luego me abandonas, no es de hombres.

—Habló tranquilamente Jaejoong.

—Jae-Jaejoong baja eso. —Susurro Yunho nerviosamente. —Puedes hacerte daño.

— ¡JODIDO MENTIROSO! Sólo te preocupa tú bienestar, no el mío. —Gritó Jaejoong. —C-creí que sentías algo por mí.

—Y-y lo siento Jaejoong, pero esto no es sano… Tú tienes un problema… Déjame ayudarte… —Yunho se acerco lentamente a Jaejoong. —Por favor.

— ¡NO! No te acerques o no respondo. —Lo apuntó con el cuchillo y su mano temblaba. —No quiero lastimarte Yunho, no quiero pero sólo así estaremos juntos por siempre.

—Jaejoong… Tan solo escúchate… No tiene sentido.

—De hecho tiene mucho sentido mi amor. —Dijo con una mueca perturbadora. —Te matare y como no podre vivir sin ti… Me mataré también, sólo así podremos ser felices.

—No Jaejoong, no hay necesidad de eso… Dame el cuchillo… —Por favor dámelo.

—Di que me amas Yunho…

—Jaejoong.

—Lo siento…. Así tiene que ser.

En un movimiento rápido Jaejoong intento alcanzar el pecho de Yunho con el cuchillo y éste intento esquivarlo sin lastimarlo, aunque Jaejoong alcanzó a rozar su brazo y la sangre comenzó a brotar.

— ¡NO! ¡NO! Y-YUNHO…. —Las lagrimas comenzaron a correr por el rostro de Jaejoong y su voz era dulce. —No quiero, NO QUIERO…. —Su voz volvía a ser golpeada y alargada. —Es necesario… ¡No!!!! No puedo lastimarlo, lo amo, lo amo demasiado…

Jaejoong jadeo y corrió lejos de Yunho, nuevamente Yunho tuvo la oportunidad de irse… De huir pero en lugar de eso lo siguió, tenía un mal presentimiento, el corazón le latía desbocado, aterrado, pero no por él, sino por Jaejoong.

—Jaejoong espera, ESCUCHAME. —Grito Yunho desesperado.

— ¡NO! ¡NO LO LASTIMARE! Antes prefiero morir yo…

***************************

“Sujete temblorosamente el cuchillo, seguía debatiendo, pero maldita sea, eso era lo mejor, había estado a punto de matar a la única persona que supo aceptarme, con todo y mis problemas, además es el hombre que amo

—Adios Yunho. —Susurré quedamente y esta vez sollocé con más fuerza, no quiero dejar a Yunho, lo necesito, pero seguramente Yunho prefiere verme muerto. —Esto es por nosotros, tal vez no pudimos ser felices en otra vida, ruego porque en otra estemos juntos por siempre.

Escucho el grito de Yunho pero no hago caso, lanzo una última mirada en su dirección. ¡Maldita sea! Ni siquiera podre llevarme el recuerdo de su rostro, las lágrimas que inundan mis ojos hacen mi vista borrosa… Bueno, tal vez era lo mejor. Cerré los ojos con fuerza y me corté la muñeca, justo donde estaba mi vena, la herida fue profunda, bien, así moriría pronto.”

****************
— ¡NO JAEJOONG! —Gritó Yunho pero no pudo hacer nada para evitar lo que el otro hizo. — ¡MIERDA!

Llegó a su lado justo cuando el otro caía al suelo, inmediatamente un charco de sangre comenzó a extenderse a su alrededor.

—JODIDO IDIOTA, NO PUEDES HACERME ESTO. ¡NO PUEDES DEJARME!

—Yu-Yunho… Por fin te hice llorar… E-eso me ha-ce feliz. —Susurró Jaejoong entre cortadamente.

—Jaejoong, por favor no mueras…. Yo… Te amo, te amo… ¿Por qué lo hiciste Jaejoong? —Yunho no podía contener las lágrimas que se derramaban y mojaban el rostro de Jaejoong.

— ¿M-me amas?

—S-Si. —Jadeó. —Te amo…

—Y-yo también… No… No lo olvides Yu-yunho… Eres mío…

Sonrió una última vez a Yunho y dejó que el olvido lo alcanzara. Lo único que se escucho fue un grito tortuoso y lleno de dolor en aquel bosque.

************************************************
“—Vaya, despertaste. —Escuche que una voz me hablaba. Esa voz… ¡Yunho! Abro los ojos de golpe y si, ahí estaba él, con su sonrisa amable y cariñosa, esa que amo, sólo que esta vez había otra cosa… Había reproche en su mirada—Hace mucho que no te lastimabas Jaejoong, creí que habíamos progresado.

— ¿D-de que  hablas? Como fue que sobreviví… Recuerdo que morí en ese bosque…

—Más bien ¿Tu de que hablas? Seguro fue tu imaginación. ¿No recuerdas lo que ocurrió en nuestra sesión?

— ¿Se-sesión?

—Sí, la que tenemos todos los viernes… Estabas tranquilo y de repente comenzaste a gritar y a llorar, intente tranquilizarte pero me lastimaste el brazo con un vidrio que obtuviste cuando rompiste un florero… No debí tener objetos de ese material en mi oficina, en realidad fue un regalo de Boa, ni siquiera lo había visto.

— ¿Tu novia? —Pregunte frunciendo el seño.

—No es mi novia, es una amiga… Tal vez ella tenga ideas románticas pero yo ya le deje claras las cosas.
En ese momento recordé todo. Soy Kim Jaejoong, llevo 3 años encerrado en un loquero, claro que Yunho diría que no debo usar esa palabra, él lo llama “Centro de ayuda” Yunho es mi psiquiatra, ha estado conmigo desde que estoy aquí. Dependo de él y si, mis sentimientos no han cambiado, lo amo, siempre lo voy a amar y él es mío.

—Creo que tendremos que tener nuevamente tres sesiones a la semana. — ¡Mejor! Así lo veré más tiempo.

—Me diste un susto de muerte Jaejoong, creí que te per… Que morías.

Lo voltee a ver. ¿Habrá sido también mi imaginación lo que él me dijo antes de morir? Supongo que sí, ¿Cómo podría amar Yunho a un loco?

—Yunho…. Gracias por traerme al hospital.

—De nada… Sólo dime Jae… ¿Que fue lo que soñaste? Estábamos en un ejercicio de meditación y de repente te quedaste dormido, luego despertaste totalmente alterado.

—N-no…. No importa… —Susurro bajando la vista. —Tan sólo no me dejes Yunho… No me dejes nunca. 

—Sé que es egoísta de mi parte pedirle que esté por siempre con una persona como yo… Bueno, mi lado bueno piensa eso… Yo quiero que me jure que estará por siempre conmigo.

—Nunca Jaejoongie, siempre estaré contigo…

— ¿Enserio? ¿Me lo prometes?

—Sí, te cuidare por siempre si es necesario para que estés bien.

Tomo su mano y sonrio enlazando nuestros dedos, tal vez lo dijo por compromiso, tal vez me cuida por lastima pero eso me hace feliz.”

******************

Yunho observaba a Jaejoong dormir, menos mal que estaba bien, si algo le hubiera pasado no habría sabido que hacer, tal vez lo hubiera seguido a la tumba, era profesionalmente incorrecto, no entendía como había pasado pero se había enamorado de Jaejoong y sabía que el otro le correspondía, el problema era que estaba mal, Jaejoong aún estaba enfermo, pero a pesar de todo lo aceptaba y lo necesitaba en su vida, si el único modo en el que podía estar a su lado era en una relación de psiquiatra-paciente… Estaba bien, Yunho no mentía, estaría con Jaejoong por siempre.


FIN

7 comentarios:

  1. Anónimo3/10/2014

    esto es algo bastante diferente
    a lo que he leido..me sorprendio gratamente
    gracias a la autora por compartir y espero
    saber mas de ella y sus creaciones en un futuro
    k-ede

    ResponderEliminar
  2. si me imagina a Jaejoong cuando cambaba de personalidad y resulta todo un sueño que no quita que de verdad se quiera de esa forma tan cruel!! gracias

    ResponderEliminar
  3. hermoso un amor de locura pura y desquiciante
    los amo y amo su locura de el uno por el otro

    ResponderEliminar
  4. Aigo!~

    Que hermosa historia que gran susto cuando lei como el suicidio de Jae crei que moriria :( cielos! pero despues a mi ♥ volvio a respirar con normalidad despues de ver lo que paso y sin quierer sonrei >u< muy buen fic

    ResponderEliminar
  5. Apesar de que no soy fan del yunjae esta historia me encanto,muy diferente a los demas y bien redactado. Y casi muero de algo por jae menos mal que no fue real ♥ (Hablo de su muerte) estuve genial C:

    ResponderEliminar
  6. Gracias chicas! *-* Me alegro que les haya gustado... Tampoco estoy acostumbrada a escribir de este tipo de temática pero me alegra saber que no quedó mal xD

    ResponderEliminar
  7. Wow! Es la primera vez que leo un fanfic asi. Pobre de Jae que sufre de personalidad doble. Por la enfermedad de Jae Joong no pueden estar juntos de la manera que desean pero al menos YunHo esta dispuesto a pasar toda su vida con el cuidandolo.
    Me gusto mucho, me saco la lagrima al final :')

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD