Provocativa inocencia - Cap. 7

11 comentarios
LOS FINALES FELICES Y EL AMOR ETERNO NO SON SOLO DE LOS CUENTOS Y NOVELAS.


YUNHO POV

Estoy desesperado, llevo ya una semana siendo tratado como un invalido, Jae y su mamá me consienten de más, solo es una torcedura de tobillo pero me tratan como si estuviera agonizando, claro que, es agradable tener a mi Jaejoongie preguntándome todo el tiempo si estoy bien, o si necesito algo. Lamentablemente nuestra relación no sé en qué punto se encuentra, ya no parece enfadado conmigo pero aún lo noto receloso. ¿Cómo puedo demostrarle que lo amo? ¿Peleándome con un tipo y dejando que me fracture un brazo? Conseguí un roce de labios por una torcedura. Tal vez una fractura valga por lo menos un beso de boca abierta… Aunque lo dudo, tal como estoy siendo tratado ahora en lugar de hombre Jaejoong me ve como un hermanito menor que necesita ser protegido. Me siento ofendido, quiero que me vea varonil, como su hombre, no como su hermano.

—Yunnie. ¿Cómo amaneciste? —Dice Jaejoong entrando con el desayuno.

—Mal. —Contesto huraño. —Quiero salir ya.

—Pronto, aún no estás bien. El doctor dijo que tenías que reposar 8 días, ya llevas 7...

— ¿Ni siquiera puedo levantarme para darte tu abrazo?

—C-creí que lo habías olvidado.

— ¿Cómo voy a olvidar tu cumpleaños?

—Si… Ammm… Debo… Debo ir con mi mamá por…unas cosas, cuando vuelva puedes darme e-el abrazo… Ya-Ya vuelvo.

Esta huyendo. ¿Ahora quien es el cobarde? Bueno, no importa, esto ayuda a mis planes, ya puedo caminar bien, no tengo que esperar otro día, quiero ir a comprarle su regalo y tal vez un pastel…Ya veré en el camino, debo apresurarme.




*************************************





Mi carma es pésimo, nunca pensé que una pequeña escapada traería tantos problemas, en primer lugar me robaron la billetera, claro que por lo menos ya tenía el regalo y el pastel de Jae, así que no importaba mucho, no me haría daño caminar… O eso creí hasta que fui atacado por un perro… Por suerte no me lastimo, aunque mi ropa quedo rasgada, bien hasta ahí, pero el colmo es que ha empezado a llover. ¡Y ni siquiera tengo chamarra! Me estoy congelando, el pastel sea moja y aún me quedan veinte minutos de recorrido, esas son las desventajas de vivir en un pequeño Pueblo, para buscar diversión, para hacer las compras, para lo que sea siempre hay que viajar más de 45mn en un camión… Tal vez si debí quedarme en casa…

Continuo caminando más por obligación que por animo, hasta que por fin veo la casa de la Señora Kim ¡Siii! ¡Lo logre! Espero que el pastel también lo haya logrado. Camino otro poco y alcanzo a ver a Jae en el porche, al acercarme otro poco noto que está hablando con su mamá, al parecer ninguno advierte mi presencia porque siguen en lo suyo.

—Entonces Yunho… —Empieza a decir la Señora Kim pero Jae la interrumpe.

—Yunho nada omma… —Contesta él gesticulando exageradamente, siempre hace eso cuando tienes muchas cosas que decir y no sabe por dónde empezar, o cuando está nervioso o cuando está muy enfadado. — ¡Nada! Ya no me importa… Puede hacer con su vida lo que le dé la gana, entiéndelo… No me duele, estaré bien, no siento amor, si este sentimiento tiene nombre es resentimiento… Aunque aún lo amara hay cosas que no se pueden superar… Creo que él hizo bien al…

Jaejoong continua hablando pero ya no escucho, mis oídos zumban, probablemente me protegen de algo peor. ¡Auch! Eso si duele… No pensé que Jae se sintiera de ese modo… Creí que… Tal vez con un poco de paciencia… Pero ya veo que no.

Intento dar la vuelta pero en ese momento la Señora Kim me ve y le hace señas frenéticas a su hijo y Jae voltea a verme con los ojos desmesuradamente abiertos por la sorpresa.

—Yu…

—Jaejoong. —Me sorprende que pueda hablar firmemente a pesar del nudo en mi garganta. —Perdón, sé que es de mala educación escuchar conversaciones ajenas… Toma. —Le doy el regalo y el pastel, como sea ya los compre y son para él. —Amm… ¡Feliz cumpleaños!

— ¡Yunho! Hijo… ¿Qué le sucedió a tu ropa? Esta rota y estas empapado—Dice la Señora Kim horrorizada.

—Ahh… Esto… Tuve un pequeño incidente. —Finjo una sonrisa. —Nada importante. Yo… Voy por mis cosas… Jaejoong… Re-realmente lamento lo que sucedió entre nosotros, so-solo quiero… —Me aclaro la garganta, ¡Genial! Se me sale lo nena llorona en el peor momento. —…Que seas feliz, ya no t-te molestaré más.

Dicho eso entro a la casa dejando a Jae con su omma, subo a mi habitación temporal y empiezo a guardar rápidamente mis cosas, tengo que salir antes de desmoronarme por completo, si voy a desahogarme tiene que ser cuando este lejos, varios kilómetros lejos de aquí. ¡Oh genial! Mi cabello gotea, estoy dejando todo mojado, hasta mi ropa… Es el cabello, es el estúpido cabello que también moja mi rostro…. ¡Demonios! ¡Es el cabello!

Escucho un toque inseguro en la puerta, seguro es la omma de Jae que viene a reconfortarme. ¡Aghh! No lo necesito, me da vergüenza que me vea así.

—Pase. —Digo y me doy la vuelta, fingiré que estoy ordenando mi ropa.

—Yu-yunho… ¿Podemos hablar?

¡Es Jaejoong! ¡Diooos! ¡No! No quiero hablar, ni siquiera estoy seguro de que la voz me salga bien!

—Sí. —Eso, usa una sola palabra, así no se notara nada extraño en tu voz Yunho.

— ¿E-escuchaste lo que dije?

—Algo. —Digo encogiéndome de hombros.

—Yunho… ¿Te tomo toda la tarde y la noche ir por mi regalo y el pastel?

— ¿Qué hora es?

—Son las 10 de la noche.

—Entonces sí.

¡Oh! Realmente me tomo mucho tiempo. Salí como a las tres de la tarde de la casa de Jae. ¿Sera porque tuve que caminar por unas tres horas para volver?

— ¿Po-porque tardaste tanto?

— ¿Importa?

—A mi sí.

—Tuve un percance.

— ¿Qué tipo de percance?

—Me robaron la cartera. —Digo lentamente. —No tenía dinero para volver.

— ¿Y-porque no me llamaste para recogerte?

—Porque se suponía que era una sorpresa ¡Joder Jaejoong! ¿Has acabado con el interrogatorio?

—S-si… Pero… Ahora quiero que me mires.

— ¿Para qué?

—Yunho… —No me di cuenta en qué momento se acercó… Jae toma mi rostro y lo voltea con firmeza en su dirección.

—Déjame Jaejoong. —Intento resistir pero él es tan terco que solo hace más presión hasta que me rindo y nuestras miradas se encuentran.

—Estas llorando. —Afirma

—Mi cabello escurre. — ¡Joder! Que excusa tan boba Yunho.

— ¡Oh! ¿Por qué me haces esto Yunho? —Dice mientras las lágrimas también se deslizan por su rostro.

— ¿Hacer qué? ¡Tú eres el que acaba de romper mi corazón!

— ¡Pero tú rompiste el mío primero!

— Así que es venganza… ¿Es eso Jae? —Digo decepcionado y enfadado. —Me ilusionas y luego me rompes el corazón tal y como yo estúpidamente hice.

—No es… ¿Qué? ¡Yo no te lo ilusione! Te alejaba y te trataba mal.

— ¡Lo hiciste! Fingiendo ruborizarte cada vez que te tomaba de la mano, fingiendo esa mirada temerosa y confundida cuando te decía “te amo”… ¡Me besaste! Tal vez para ti no significo nada pero significo todo para mí.

— ¡No fingí! Y tampoco beso a cualquiera, ¡Me conoces Yunho! En todo caso tú eres de los que besa a cualquiera más que yo.

—No lo sé Jae, besaste a Kim Hyun Joong.

—No es lo crees... Además… ¡Tú besaste primero a la rubia! Esa fue la única vez que actué cegado por el coraje y el dolor pero…

—No la bese… —Es momento de ser sincero. —Fingí que lo hacía, ni siquiera pude soportar el roce de sus labios… Sólo la sostuve cerca de mí para que creyeras que la estaba besando.

—No me dejaste terminar… En realidad tampoco bese a Hyun Joong, él me ayudo a fingir, aunque al principio si quería pero supongo que fue porque estaba muy ebrio.

— ¡Mentiroso!

—No miento, yo creo en tu palabra. ¿Por qué no crees en la mía?

— ¡Oh! No sé. —Digo sarcástico. — Tal vez porque ¡Yo tuve que ir a separarlos!

—Solo viste lo que quisiste. —Dice él a su vez enojado. —Yo te estaba dando la espalda… ¿Estas 100% seguro de que estábamos besándonos? ¡No podías ver nada!

¡Touche! No vi nada, en realidad sólo note lo obvio, las manos de Hyun Joong en el cabello de mi Jae, sus cabezas retorciéndose una contra otra… Pero cuando le di el jalón a Jaejoong no hubo sonidos de esos húmedos que hacen dos bocas al separarse de un modo abrupto…

—Bien, te creo. —Oculto el hecho de que me complace saber que no ha dejado que otro lo bese como yo… Además eso no cambia el hecho de que me odia. — Asunto resuelto. ¿Algo más? ¿No? Bueno, entonces me voy.

— ¡Oh! ¡Eres un imbécil! —Dice un momento antes de comenzar a llorar de nuevo. — ¡Te odio! —Ahora está dando puñetazos no tan suaves sobre mi pecho. — ¡Enserio te odio!

—Jae… Que… ¿Qué te pasa?

—Eres tan desesperante, no me entiendes, solo te haces el ofendido, yo… —Sollozo. —Creí… —Golpe. —Pero tu… —Sollozo —Y yo…

—Jaejoong… No te entiendo. —Digo frustrado.

— ¿Por qué me haces esto Yunho?

— ¿Hacer qué?

— ¡Esto! —Grita golpeándome de nuevo. —Pri-primero rompes mi co-corazón. —Su dedo índice se clava en mi pecho. — Luego regresas y gritas a los cu-cuatro vientos que me amas. —Vuelve a clavarme el dedo. —Yo no quiero dejarte entrar de nuevo, quiero pensar que puedo evitarlo pero… Pero… Tú te vas y yo pienso que no volverás y… Yo… Luego vuelves y te haces la víctima y me convierto en el villano ¡Yo soy la victima mierda!

— ¿Jae de que hablas?… Sólo salí un rato —Enserio estoy tratando de comprender.

— ¿Un rato? Saliste horas Yunho!

—Pero…

— ¡Creí que habías abierto los ojos y te habías ido! —Grita empujándome con fuerza. —Quise morir cuando creí que nuevamente salías de mi vida porque… ¡Entraste de nuevo Yunho! Yo no quería, pero… pero… ¡Entraste! ¡Maldito seas! ¡Me destruirás! —Me mira miserablemente. —Y esta vez no podre recuperarme.

—Jaejoong…. Yo… No llores… Fui un estúpido, lamento lo que dije aquella vez, me asuste, no quiero una mujer, te quiero a ti, te amo a ti, no me alejare nuevamente, no podría, no necesito abrir los ojos amor, ya los tengo abiertos. ¡Muy abiertos! Me tomo tiempo darme cuenta de que eres el amor de mi vida pero… Ya sabes, soy lento en algunas cosas. ¡Te amo! Si tu así lo quieres permaneceré siempre a tu lado. —Tomo su rostro entre mis manos y limpio sus lagrimas, veo sus ojos llenos de temor y… ¿Amor?

— ¡Mientes! Justo ahora piensas irte.

—Porque tú dijiste que ya no me amas, que no sientes nada.

—Lo-lo dije para que mi omma dejara de tener lastima de mi. —Dice soltando hipido encantador. — Para que creyera que estaría bien aunque tú te fueras.

— ¿Entonces si me amas?

—N-no lo sé Yunho… Al principio no quise venir a hablar, pensé que lo mejor era que creyeras que todo lo que dije era verdad, porque no quiero volver a sufrir y no sé si esto funcione, y…

—No Jae, no permitiré que nos hagas esto. —Digo viéndolo intensamente. —No dejes que el miedo te controle también mi amor, no me dejes tú a mi… Dame una oportunidad, permíteme demostrarte que he cambiado, que eres lo más importante en mi vida… Quiero estar el resto de mis días contigo, déjame hacerte feliz.

—Yu-yunho ah… Yo… Te amo —Dice con un susurro y mi corazón casi se me sale del pecho, nada puede hacerme más feliz que oír nuevamente esas palabras de Jae. —Nunca deje de amarte… No vuelvas a lastimarme, porque no sé si la próxima vez pueda…

—No habrá próxima vez mi amor. ¡Lo juro!

Acerco su rostro al mío, mis labios tiemblan ansiosos de sólo pensar que volverán a tocar los de él, nuestras bocas hacen contacto de un modo tierno, como si nos besáramos por primera vez, mi lengua explora su húmeda cavidad lentamente y la de él busca la mía, tocándola de un modo dulce y tímido, ambas se enzarzan en una pequeña danza nunca antes probada… Lo estrecho con fuerza entre mis brazos y continuamos besándonos tierna y profundamente.

—Jaejoongie. —Digo separando levemente nuestros labios. —Feliz cumpleaños.

—Yunnie. —Dice él sonriendo. —Gracias por el regalo y el pastel.

— ¿Ya lo abriste?

—Aún no. ¿Bajamos a ver y a comer pastel?

—Claro, si es que aún tiene salvación.

—Ya lo vi y estaba en perfecto estado.

— ¿Enserio? Entonces valió la pena todo lo que pase hoy.

— ¿Además de la billetera? —Pregunta poniendo su cabeza en mi pecho.

—Sí, me ataco un perro.

— ¿Estás bien? —Pregunta preocupado examinando mi ropa.

—Lo estoy, ni siquiera llego a morderme. —Mi tripa ruge. —Creo… Creo que en realidad se me antoja un pedazo de pastel.

—Entonces bajemos ya. —Dice riendo y tomándome de la mano.




JAEJOONG POV.

Yunho y yo estamos viendo una película, cuando bajamos nos encontramos con una nota de mi omma que decía “Salí. Pórtense bien. Regreso mañana” Como siempre es muy discreta. Eso fue sarcasmo por supuesto, probablemente está en casa de la omma de Yunnie contándole todo lo que sucedió.

Justo ahora me siento nervioso, me he acostado con Yunho infinidad de veces pero… Nunca hemos hecho el amor… Muero por sentirlo de nuevo, por tocarlo íntimamente, claro que él no parece tener la misma urgencia que yo, llevamos ya dos películas de la televisión y él ni siquiera me voltea a ver… Solo me tiene abrazado por la cintura y de vez en cuando juguetea con mi mano o besa mi mejilla. A veces puede ser muy lindo y cariñoso.

— ¿Yunnie?

— ¿Mmm? —Dice sin despegar la vista de la tv.

— ¿Me… <<.besas.>>… Pasas palomitas?

¡Genial! Soy un cobarde, me siento cohibido, nervioso e impaciente.

—Abre.

— ¿Cómo? —Digo volteando a verlo.

— ¡Di ah! —Sostiene la palomita sobre mi rostro.

—Ya soy grande Yunnie, solo dámela.

—Pero yo quiero ponerla en tu boca Jaejoongie—Puchero. —Compláceme ¿Si?

Separo los labios y Yunho mete la fritura en mi boca, observando atentamente como mastico.

—Mmm… Preferiría que no me veas…

—Pero me gusta verte.

—Pero es algo incomodo mientras mastico. —Digo viendo cualquier cosa menos a él.

Yunho sonríe y tomando mi rostro entre sus manos acerca el suyo, tronando un beso en mi boca.

—Eres adorable.

—No…

—Te amo.

No me deja responder porque vuelve a besarme pero esta vez lo hace bien, saquea mi boca con ansiedad y necesidad. ¡Oh si! Esto es lo que quiero. Yunho me besa como si estuviera muriendo por mi sabor, por absorberme completamente. Me falta el aire y jadeo ahogadamente en su boca, él intenta retirarse para dejarme respirar pero ¿Quién diablos necesita el aire? Lo aferro de los hombros y lo empujo a lo largo del sillón, colocándome encima de él.

—Yunnie. Te amo… Mucho.

El verlo jadeando debajo de mi hace que una idea entre en mi cabeza, en realidad ya está ahí pero la mando a dormir siempre que se asienta en mis pensamientos… No creo que Yunho quiera… Sería presionar demasiado, le costó trabajo reconocer que me ama, supongo que si le pido… No querrá…

—Jaejoong…. Yo… —Se muerde el labio nervioso.

—Yunho. —Comento sorprendido. —Te has sonrojado.

—Es que… Yo… Estaba pensando… Y…

— ¿Qué es mi amor? —Digo animándolo a que continúe.

—Amm… Quieroquemeposeas…tu… a…mi….

Habla con demasiada rapidez pero he entendido. Mi mandíbula cae. ¿Habrá notado mi anhelo? ¿Realmente quiere que yo lo penetre?

— ¿Po-por qué?

—Yo… No se…

—Yunnie… No tienes que demostrar nada. En realidad creo que me amas…

—No Jae. —Dice viéndome fijamente. —No quiero demostrar nada, es solo que… Se siente muy bien estar enterrado en tu interior. ¿No quieres probar? No se me hace justo que tú siempre seas el pasivo… Además… Lo que es más importante para mí, igual y únicamente yo me siento así pero… Quiero pertenecerte… Bueno ya soy tuyo pero no del mismo modo que tú me perteneces a mí… Quiero darte esto, solo a ti Jae… —Se sonroja aún más. — ¡Mierda! Ya no sé ni que digo.

— ¡Oh Yunho! Claro que entiendo… Yo… También anhelo poseerte del mismo modo en que me posees a mí. Tú eres mi primer y único, también quiero ser tu primer y único… Es sólo que nunca te lo dije porque creí que tú no querrías…

—Ha sido una de mis fantasías, claro que no me lo admitía ni a mí mismo, probablemente en el pasado habría dicho que no, pero no porque no quisiera sino para mantener las apariencias, pero he cambiado… Quiero esto Jaejoong.

— ¿Seguro?

—Totalmente.

— ¿Ahora?

—No sé. ¿Tienes ganas? —Pregunta nervioso.

No puedo evitarlo, me rio con fuerza por la situación.

—Yunho, esto es tan raro, casi parece que ambos estamos yendo al matadero. Mi amor, te amo, te deseo todo el tiempo, ardo por ti. ¡Es obvio que tengo ganas!

—Solo preguntaba para asegurarme… Yo también te deseo Jaejoongie… Mucho.

—En ese caso deberíamos subir a mi cuarto…

— No, ¡Aquí! Tu primera vez fue en el sillón… Bueno en realidad…

—Fue en el sillón. —Digo con firmeza, no dejare que Yunho continúe torturándose. —La otra ocasión no cuenta.

—Bueno… En ese caso también quiero que la mía sea en el sillón.

En el sillón de mi madre, suena enfermo pero taaan excitante… Si limpiamos adecuadamente todo estará bien ¿No?

No sé muy bien cómo empezar, caricias y besos. Si, así será entonces.

Lo tomo del cabello y lo beso con pasión, dictando los movimientos de nuestras cabezas y lenguas. Se siente bien tener el control, el beso se vuelve más ardiente y frenético conforme vamos tomando confianza y dejamos los nervios a un lado, Yunho enreda las piernas alrededor de mis caderas y tira de mi playera, como no quiero dejar de probar su deliciosa boca, en un movimiento sorpresivo la rasga y la arranca de mi cuerpo, inmediatamente sus uñas rasguñan mi espalda y yo jadeo ¡Mmm! Me gusta este Yunho desesperado. Su boca deja la mía y se pega a mi cuello, succionando con fuerza mientras clava los talones en mi culo.

—Yun…ho ah—Gimo contra su cuello. —Mmmm…

—Jae… Te quiero ya.

—Te preparare entonces.

Bajo por su cuerpo, y desabrocho ansiosamente su pantalón mientras él se quita la playera. Una vez que lo dejo totalmente desnudo acerco mi boca a su polla, lo lamo y lo succiono haciéndolo jadear con fuerza, creo que es momento de empezar a dilatarlo… Intento meter un dedo en su interior pero él inmediatamente se tensa.

—N-no duele tanto Jaejoong… Continúa…

Sé que le duele, la primera vez creí que moriría… Quiero hacer esto más fácil para él, pero… ¿Hasta qué punto está dispuesto a permitir que yo sea el activo? Supongo que lo descubriré en la marcha… Continuo chupando su miembro y de improviso rozo con mi lengua su entrada.

—Oohmm. —Gime ahogadamente.

Volteo a verlo a los ojos, su mirada esta clavada en mí, sus mejillas están sonrojadas y respira entrecortadamente, no parece que le haya disgustado lo que hice… Pero si parece algo indeciso, no quiero darle la oportunidad de arrepentirse, siempre ha sido una de mis más oscuras fantasías probarlo de este modo. Vuelvo a acercar mi lengua a ese apretado pasaje y suavemente comienzo a rodearlo, sondearlo poco a poco… Yunho se contorsiona sobre el sillón y gime sonoramente mientras continuo dilatándolo, parece que le gusta, y mucho, realmente es algo muy placentero, pervertido pero demasiado placentero.

—Jae…joong ah…Mhgg

¡Por dios! Es excitante oír a Yunho gruñendo en mi oído, pero lo es aún más escucharlo gimotear mi nombre de ese modo, a pesar de todo se escucha tan masculino, tan. ¡Oh no se! Pero definitivamente si continua emitiendo esos gemidos provocara que me corra en los pantalones.

Comienzo a meter poco a poco mis dígitos al ritmo de mi lengua, Yunho se queja levemente pero me pide que no me detenga. Entiendo esa sensación, es doloroso pero se convierte en indispensable. Él necesita esto, yo también.

Yunho me toma del brazo y me incorpora de un jalón, colocándome encima de su cuerpo, me besa con fiereza al mismo tiempo que me quita el pantalón.

—Ahora Jaejoong ah. —Dice mientras comienza a masturbarme con la mano. —Te necesito ahora.

—Pero Yun…

—Estoy listo. ¡Oh demonios! Solo hazlo.

Me posiciono en su entrada. ¡Enserio esto está pasando! Siento que es un hermoso sueño, Yunho gimoteando, Yunho retorciéndose debajo de mi, Yunho rodeando mi cintura con sus piernas… Tomo una de sus manos y entrelazo nuestros dedos, sin dejar de mirar sus ojos comienzo a penetrarlo poco a poco. Él grita de dolor y aprieta el agarre en mi mano, intento retirarme pero él se aferra con más fuerza a mi cuerpo. Sigo abriéndome camino poco a poco entre sus músculos internos y él cierra los ojos mordiéndose con fuerza el labio. Estoy empapado en sudor, no es fácil ir tan lento cuando Yunho me excita de una manera tan intensa.

No sé cuantos minutos llevamos así. Empujo otro poco y por fin estoy asentado en el interior de mi Yunnie. Ambos respiramos agitadamente, se que a él aún le duele demasiado, sus ojos están cerrados, con mi lengua quito un rastro húmedo que está en el rabillo de su ojo y beso dulcemente su boca.

—Yunho ah. —Digo contra su boca y él abre sus ojos. —Te amo.

—Yo también te amo Jaejoong ah. —Dice mirándome con adoración. —Mucho.

— ¿Aún te duele?

—Sí, pero está pasando… Yo… Ahora entiendo lo que sentiste la primera vez, lamento haber sido tan brusco…

—Yunnie, te he dicho que ya no pienses en eso. Es el pasado, esto es el presente y lo único que importa… ¡Oh dios! Se siente bien estar dentro de ti.

—A pesar de que duele, también me gusta sentirte en mi interior Jaejoong… Y si te movieras sería mejor.

—No quiero lastimarte.

—No lo harás. —Dice manoseando mi trasero y empujándolo contra su cuerpo. —Ya casi no me duele.

Sé que miente, puedo verlo en sus gestos, pero... ¡No puedo aguantar más!

Lo embisto con menos de delicadeza de lo que planee y el jadea lastimero, continuo entrando y saliendo de su cuerpo lo más lento y suave que mi lujuria me permite, acelero el ritmo cuando Yunho comienzo a gemir de agrado. Él es tan apretado. ¡Mmm! Es un placer delirante ser penetrado, pero también lo es estar enterrado en el cuerpo de Yunho.

—Ahhh… Se siente bien. —Jadea ahogadamente contra mi cuello.

Continúo penetrándolo, cada vez con más fuerza y mayor profundidad… Yunho comienza a gritar ahogadamente debido al placer y corcovea contra mi cuerpo. Siento que estoy a punto de venirme, y por los espasmos que presionan mi pene sé que mi Yunho también está a punto… Lamo el leve rastro de sudor en su cuello y succiono glotonamente esa piel morena… De pronto siento los dedos de Yunho buscando entre mis glúteos… ¡Oh! Mete un dedo en mi interior y yo gimoteo encima de él sin dejar de penetrarlo, él sigue estimulando mi entrada hasta que con un jadeo ahogado me derramo con fuerza dentro de Yunho, me siento exhausto, él me abraza e intenta que recargue mi peso en su cuerpo, no se ha corrido y aún así no me exige nada, claro que tampoco voy a dejarlo así... Siento que su mano se mueve para masturbarse pero lo detengo.

—No Yunho, dentro de mí. Quiero que te corras dentro de mí.

—No hoy… Estoy a punto de explotar… Puedo ser. —Jadea. —Brusco… ¡Rayos! Ahora entiendo porque hay tantos pasivos en el mundo.

Rio ahogadamente y salgo de su cuerpo con suavidad.

—No me duele Jaejoong… No tienes que ser tan comedido… Probablemente mañana no pueda caminar, pero justo ahora no me duele.

—Yunho… Por favor… Penétrame. Quiero sentirte.

—Pero…

—Por favor.

Meto dos dedos en mi boca y tanteo mi entrada, buscando excitarlo. Yunho me observa fijamente con ardor pero continúa resistiéndose. ¡Bien! Tengo un plan B. Le doy la espalda y colocándome sobre rodillas y manos vuelvo a acercar mis dedos a mi pasaje, pero esta vez me penetro lentamente, imaginando que son sus dedos los que están en mi interior… Hago eso varios segundos pero Yunho es muy testarudo, tal vez debería recurrir al plan C… De la nada siento que un cuerpo cubre el mío con un gruñido desesperado. ¡Lo logre!




YUNHO POV.

— ¡Jaejoong! Me has empujado al límite… ¡Por dios! Sabes que amo cuando te pones en plan sumiso. —Gruño en su oído y mordisqueo su hombro.

—Sí, lo sé… ¡Tómame Yunho ah! Tómame ya. —Jadea desesperado.

—Nunca lo hemos hecho en esta postura… Estas seguro que…

— ¡Sí! ¡Seguro! Escucha, ya que insistes en hablar de eso la otra vez no me gusto porque fue todo muy desapegado y solo una muestra de dominación pero… No fue tan malo, no todos fueron gemidos de dolor… Esta vez sé que me amas, no tengo miedo, de hecho es excitante sentir la forma en que cubres mi cuerpo y he escuchado que se alcanza mayor placer en esta postura.... ¡Ahhh!

Jae lanza un pequeño gritito cuando lo penetro de una sola embestida, llegando hasta el fondo, tiene razón, siento que esta vez llegue más profundo dentro de su cuerpo y por la forma en que jadea y se retuerce debajo de mi, le gusta... No estaría mal intentar esta postura invirtiendo roles nuevamente… Es jodidamente placentero ser penetrado, y no me avergüenza admitirlo, el hecho de sentir su lengua y posteriormente su miembro en mi interior fue… maravilloso, puedo decir que se iguala al éxtasis que experimento al penetrarlo. Dolió como el infierno pero así como la belleza cuesta el placer también ¿No?

Penetro a Jaejoong varias veces, rápido y profundo, no creo aguantar mucho, siento que estoy a punto de explotar, el hecho de sentir la forma en que pulsa mi aún sensible pasaje interno cada vez que embisto a Jaejoong es jodidamente bueno. Coloco mis manos encima de las suyas que se sostienen con fuerza de los cojines. Respiro tratando de controlarme.

—Yu-yunho ah… No te contengas por mí… ¡Mmm! Mierda… Se siente realmente bienn… Pero… Acabo de eyacular, no podre hacerlo nuevamente tan pronto. Tan solo deja que pase mi amor. Córrete… ¡Oh! Hazlo.

Como si me hubieran condicionado a la voz de Jaejoong, el escuchar aquella orden gimoteada de su boca fue el desencadenante de mi contención. Me corro con fuerza dentro de su cuerpo soltando un gruñido gutural. Como mis brazos no pueden sostenerme más caigo sobre su cuerpo, como él también está agotado cae también con mi peso aplastándolo, ambos reímos, él no se queja pero no quiero abusar… Reúno lo que queda de mi energía y salgo de su cuerpo con cuidado para no hacerle daño, acto seguido me dejo caer a su lado. Jaejoong rueda levemente y coloca su cabeza encima de mi hombro. Lo abrazo y beso su cabello.

—No, estoy todo sudado…

—Yo igual.

—Pero tu sudor es sexy. —Dice pasando su lengua por mi pecho, chupeteando por aquí o por allá.

—Mmmm… Tu también te ves muy sexy así… —Digo pasando mi mano por su espalda hasta llegar a su trasero, el cual aprieto levemente.

Nos quedamos en silencio algunos minutos. Pero es un silencio cómodo y agradable ya que aunque no hablamos ambos nos acariciamos y besamos con ternura.

— ¿Yunnie?

— ¿Si?

—Creo que hemos arruinado el sofá de mi madre.

—Lo sé… Tendremos que pagárselo y llevar este a nuestro departamento… Me gusta, siempre podemos volver a utilizarlo.

— ¡Eres un pervertido!

—Tú también lo eres.

—Pero solo por tu mala influencia. —Dice riendo ahogadamente.



Silencio.




— ¿Yunnie?

— ¿Si?

—Tengo una confesión que hacer, bueno, son dos —Habla contra mi pecho. —Pero promete que no te enojaras.

—No lo haré.

—Yo… Aquella vez de la chica… Ya sabes qué vez.… Yo… Fui…

— ¿Fuiste? —Lo animo.

—Fui… Fui yo quien te masturbo… Y… Amm… Terminaste en mi mano.

— ¿Enserio? —No logro ocultar mi sorpresa.

—S-si… Lo siento.

— ¡Oh! No lo sientas Jae… Ahora toca mi confesión… Yo… Cuando me estaba corriendo… Imagine que tú me masturbabas.

— ¿Enserio? —Dice incorporándose y clavando su mirada en mí.

—Sí. Me asustó mucho el sentimiento, en esa ocasión me di cuenta de que me sentía atraído por ti, por eso te evite todo el día siguiente…

—Yo creí que me evitabas porque te habías dado cuenta de mis sentimientos… —Jaejoong se vuelve a recargar en mi hombro y traza patrones en mi pecho. —Me complace saber que experimentaste lo mismo que yo en ese momento.

— ¿Cuál es la otra confesión? —Pregunto realmente curioso.

—Dejémoslo así…

—Jae. —Digo como un maestro exigiendo algo a su alumno.

—Esta bien… Yo… Mentí con respecto a Zunmi… Nu-nunca planee realmente pedirle matrimonio… Sólo… Sólo quería presionarte un poco para ver si sentías algo por mí…




Otros minutos de silencio




— ¿Jaejoong?

— ¿Si? —Contesto él temeroso.

—Cásate conmigo.

— ¿Hablas enserio? —Se incorpora de golpe por segunda vez.

—Claro que es enserio. —También me incorporo. — ¿Por qué mentiría? Te amo, quiero pasar el resto de mi vida contigo y no estoy dispuesto a aceptar que otros u otras te coqueteen, todo mundo debe saber que eres mío.

—Lo soy… Siempre y cuando tú también seas solo mío Yunho.

—Soy tuyo. —Digo solemne. — ¿Entonces? ¿Me darás el sí? —Lo veo fijamente a los ojos.

— ¡Sí! —Dice sonriendo cálidamente y dándome un beso profundo en la boca. —Te amo. —Se separa de mí y me mira con ojos acuosos. — ¡Oh dios!

— ¿Qué sucede?

—Es solo que… —Su voz se quiebra. —Siento que este es un sueño del que no quiero despertar, jamás imagine que realmente llegarías a corresponder mis sentimientos. Creí que esto solo pasaba en novelas y cuentos de hadas.

—No mi amor. —Digo con ternura. — Los finales felices y el amor eterno no son solo de los cuentos y novelas, también suceden en la vida real. No todos tienen la suerte de encontrarlo, pero egoístamente me alegro de que nosotros seamos de los afortunados.

—Yo igual Yunho. —Dice mirándome con adoración pero riendo disimuladamente. —Yo igual.

— ¿Soné muy cursi cierto? —Pregunto avergonzado

—Si… ¡Pero fue hermoso! Me haces muy feliz…

— ¿Jaejoong?

— ¿Sí?

—Fue buena idea lo de Zunmi, si no hubieras mentido respecto a eso no me habría embriagado y no te habría abordado en los baños… Y probablemente no estaríamos aquí en este momento… No quiero que te arrepientas de…

—No me arrepiento, te lo confieso porque me sentía algo culpable de mentirte, pero aunque estuvieras molesto no me arrepentiría… Lo volvería a hacer…

— ¡Eres un descarado! —Digo riéndome con ganas.

—Sólo cuando se trata de ti. —Se sube encima de mi cuerpo. —Creo que estoy listo para otra ronda…

— Creo que yo también… Pero esta vez hagámoslo en el cuarto que era de tu hermana… Seguramente sus peluches guardaran el secreto. —Digo besando su cuello.

— ¡Oh! Pervertido… —Gime en mi oído pero me toma de la mano y me conduce por las escaleras rumbo al cuarto de su hermana.




Y así fue como descubrí que el amor puede estar donde menos lo esperas, y en la forma en que menos lo imaginas… Yo lo encontré en Jaejoong, mi provocativo inocente, pero por culpa de mi temor y cobardía a lo desconocido estuve a punto de perderlo. Permití que el velo de los prejuicios y la aceptación de los demás nublaran mi vista. Por suerte abrí los ojos a tiempo y se me dio una segunda oportunidad, comprendí que soy afortunado de haber encontrado el amor, la felicidad estuvo todo el tiempo al alcance de mi mano, me arriesgue y por fin se lo que es realmente vivir, muchos se conforman y creen que viven. ¿Cuál de los dos eres tú?


FIN.

11 comentarios:

  1. Awww! Ternuras. Lei completo este fic, si bien estaba muy molesta al principio, Yunho demostró ser una buena persona merecedora del amor de Jaejoong.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/14/2014

    fue genial
    un epilogo
    porfissssssssssssssss
    que linda historia
    gracias por compartir
    y escribir
    quiero saber como les va a esos tortolos y como
    sera la boda y
    la luna de miel
    kajkajakjakja
    gracias
    espero leer mas de ti
    k-ede

    ResponderEliminar
  3. me encanto hermoso de verdad y que bueno que yunho acepto sus sentimientos asía jae y están juntos dándose todo el amor guardado

    ResponderEliminar
  4. Oh! ya termino... pero estuvo muy bueno! Me gusto mucho *O* Aclararon todas sus confusiones al fin! Todo quedo arreglado :3 Con ellos si se cumple el "felices para siempre" ^^ kyaaaa
    Muy bella historia, Muchas Gracias!!! (apoyo al coment de arriba, un epilogo por fa! ;) )

    ResponderEliminar
  5. Awwww que bonito final! Se van a casar! Me gusto mucho la historia :) gracias por compartir ! :3

    ResponderEliminar
  6. fue hermoso leer todo este fic de principio a fin, se que estoy en horario de trabajo,mmmmm pero... si uno tiene Internet gratis, que mejor que leer un buen fic para tener inspiración todo el día =D. me encanto!!!! el fina y las partes lemon!! fue tan pornoso hahahahha que no me puedo dejar de imaginas ayyy mi mente vuela con todo el YunJae que eh leído jejejeje pero soy una chica feliz!!! y mas que tengo tantas imágenes en mi mente!! ya me imagino como harán Yunho y Jaejoong!!! cuando tiene intimidad!!! hehehehe, aunque no estén juntos como grupo, se que están juntos como novios!!!

    ResponderEliminar
  7. Hermoso,como me gustaría que se casen de verdad,así vuelven a sonreír, siempre se los ve tristes.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Me encanto, me encanto.. .....simplemente hermoso.. ...Mil Gracias.. ....

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD