Love is a Force of Nature. Cap 43

0 comentarios
“Resolución”

Estoy justificado
Estoy purificado
Estoy santificado
Dentro de ti…
[Sanctified, Nine Inch Nails]


Las coordenadas brindadas por el líder de la colonia de hombres lobos del bosque trajeron a Changmin y a Ji Hae directamente a la sede de la Resistencia, organización de licántropos que regía por todo el mundo. La Resistencia de licántropos se reunía en un imponente edificio de piedra negra, alejado de toda la parafernalia del centro de la ciudad de Seúl. Changmin ajustó su capucha contra su rostro y le hizo un ademán a Ji Hae con la cabeza para que avanzaran; ella inmediatamente lo siguió con pasos raudos hasta la enorme entrada tallada con madera. Las puertas se abrieron y un licántropo corpulento los recibió, con más aspecto de guardia que nada. Changmin se levantó la capucha para dejar expuesta la piel de su hombro, la marca de la colonia del bosque forjada y enrojecida cual hierro ardiente sobre su piel: la silueta del lobo aullante. El licántropo bajó la cabeza en reconocimiento, cediéndoles el paso.
“Señor del bosque” fue lo que le dijo al cerrar las puertas tras de sí. “Es un verdadero honor tenerlo en nuestra humilde sede. Haga el favor de seguirme y lo llevaré a hablar con el Lobo Mayor”
“Su líder” Changmin lo interrumpió, arqueando una ceja, no queriendo ver a nadie entre medios y sobre todo cuando venía a discutir asuntos de gran urgencia.
“Cho Kyuhyun. Necesito verlo con urgencia”
“Estoy seguro que el Lobo Mayor podrá atenderlo perfectamente, señor. Yo tan sólo soy un humilde servidor” bajó la cabeza e inmediatamente se puso en marcha. Changmin lanzó un bufido y le siguió el paso con Ji Hae caminando a su lado de cerca. El licántropo los guió por pasillos estrechos dignos de parecer laberintos hasta que llegaron a la galería principal. La llamaban ‘el Salón del Fuego’, y era una cámara larga donde hasta el más mínimo sonido hacía eco, adornada por una seguidilla de antorchas de hierro alumbradas por un fuego resplandeciente que cada año se hacía cambiar de color en artilugios de lobos que se creían hechiceros, el consejo del líder. En esa ocasión era un fuego azul, y las llamas parecían danzar en torno, reflejándose contra el mármol negro del suelo y bañando las paredes con un brillo de zafiros resplandecientes. La enorme mesa de centro tenía sillas para una considerable cantidad de personas; cada silla poseía diseños de lobos tallados en madera en el respaldo y la particularidad de la mesa era que estaba grabada como si fuera un enorme mapa del mundo: continentes y países grabados sobre la madera, resplandeciendo sobre el barniz. Justo en la cabecera, el lugar que le correspondía a Kyuhyun, Changmin recordó, se encontraba un joven tarareando una canción con un montón de escritos acumulados en pilas a su alrededor. Changmin no lo reconoció, después de todo, hace más de veinte  años que no visitaba la sede de la Resistencia, pero parecía tan sólo un muchacho, con rasgos finos y delicados, el pelo crespo enmarañado de un color castaño claro. Le costaba creer que un mocoso como él pudiese ser realmente el Lobo Mayor, mano derecha del líder. Al parecer no se había percatado de la intromisión, demasiado absorto en el papeleo, por lo que el licántropo que los guiaba tuvo que forzarse a hablar.
“Disculpe, gran Lobo Mayor” la voz lo sacó de su trajín. El joven alzó la cabeza y posó sus dulces ojos miel sobre el licántropo en la entrada. ‘El diablo se lo lleve,’ pensó Changmin, cabreado. ‘Apenas un adolescente es el Lobo Mayor. Kyuhyun me va a tener que explicar mucho…’
“Tengo a mi lado a una visita desde las entrañas del bosque ancestral, en la dimensión oculta. El señor es líder del bosque—”
“Mi nombre es Shim Changmin” Changmin lo cortó, bajando la cabeza en reconocimiento al joven en la mesa. “Soy el líder de la colonia del bosque, Lobo Mayor. Hemos venido desde la dimensión oculta a tratar un asunto con urgencia con nuestro líder, Cho Kyuhyun”
“Vienes a ver al Malvado” el joven lanzó una risita. ‘Por lo menos algunas cosas no han cambiado’…Changmin pensó al recordar el apodo de Kyuhyun; ganándose semejante apodo por sus malvadas bromas. Lo conocía de la juventud y entrenó con él para convertirse en alpha allá en la colonia del bosque. Kyuhyun postuló a lobo de la Resistencia cuando apenas tenía dieciséis años y con el transcurso del tiempo fue ascendiendo hasta llegar a la grandeza mientras Changmin ascendía a su vez en la propia colonia. Habían pasado muchos años desde la última vez que lo vio, pero Kyuhyun había hecho un trabajo excelente con la contención de los chupasangre aquí en la tierra.
“Soy Taemin, Lee Taemin, el Lobo Mayor. Su Excelencia Kyuhyun me dejó a cargo de la sede, está atendiendo un asunto de suma urgencia con otros líderes de la Resistencia, así que lo que sea que tengas que decir me lo tendrás que decir a mi” le sonrió, y realmente a Changmin tan sólo le parecía un niño, pero por lo visto Kyuhyun había dejado bastante peso sobre sus juveniles hombros y no estaba en condiciones de protestar.
“Tomen asiento, por favor” les hizo un gesto con la mano. Changmin y Ji Hae se aproximaron a la gran mesa; Changmin tomó la silla que estaba a su izquierda, sentándose mientras Ji Hae se apresuraba a tomar asiento a su lado.
“Eres muy amable, Lobo Mayor. Es curioso que tengas semejante título considerando que no te  ves para nada mayor” Changmin lanzó una risita seca. No pudo aguantar el comentario, estaba sorprendido y descolocado con el joven de facciones dulces en semejante cargo. O estaba…involucrado con Kyuhyun en algún aspecto; ‘como calentarle el lecho por las noches’…o realmente era una lumbrera.
“Me halagas, líder del bosque” Taemin tamborileó los dedos en la mesa, aún entre risitas.
“Tengo más años de los que aparento, te lo aseguro. Pero bueno…si has venido de tan lejos de seguro no fue para indagar más sobre el Lobo Mayor” le arqueó una ceja, divertido, y Changmin asintió.
“¿Puedo saber…el paradero de Kyuhyun?” se arriesgó, pero realmente lo descolocaba más su ausencia.
“Se ha producido una afrenta directa al tratado, una verdadera abominación” Taemin dijo con brusquedad, el tamborileo de sus dedos haciendo eco en la sala, retumbante.
“Nos llegaron noticias desde Europa, directas de las tierras de Rumania, Transilvania para ser más específicos. Ha habido casos de horribles asesinatos, cadáveres muertos sin una gota de sangre, cuerpos desmembrados y regados por los campos a su suerte, e incluso animales de granjas, todos desangrados. Se dice que son…vasallos de Drácula, el vampiro que dio tanto trabajo siglos atrás; aún hay vampiros fanáticos que siguen su legado, pero según mi pensamiento son tonterías. Es tan sólo un grupo de vampiros errantes que se ha salido de control, pero de todas formas necesita ser controlado. Kyuhyun asistió a una reunión donde todos los líderes de las Resistencias del mundo se reunieron y ahora se encuentra por las tierras, rastreando e indagando más sobre los asesinatos”
Changmin escuchó las palabras, aún consternado ante los asesinatos y macabros sucesos. Los de vasallos de Drácula le hacía más sentido que al Lobo Mayor, pero decidió no rebatirle nada.
“¿Y tienes una idea de cuándo podría regresar? Lo que te estoy por confesar también es un asunto grave” la expresión de Changmin se tornó sombría miembros el dulce rostro de Taemin se comprimía, frunciendo el ceño.
“La verdad es que no. No se sabe realmente cuánto tiempo les podría tomar en semejantes cacerías. Es como jugar al detective, ya lo sabrás. Pero puedes confiar en mí, mandaré un aullido a Kyuhyun con su recado, si el asunto me parece lo suficientemente grave como para interceder”
“Y lo parecerá, te lo aseguro. Después de todo tiene que ver hasta con el fuego que adorna esta morada” movió la cabeza hacia una de las antorchas y Taemin se rio.
“Soy todo orejas, Changmin del bosque” una sonrisa juguetona adornaba su rostro. El joven tenía más de adolescente que de mano derecha, eso estaba seguro. Changmin lo maldijo entre dientes, parecía que se estaba burlando de él o algo, y se dio el impulso para hablar.
“¿Qué sabes, Lobo Mayor, de la profecía que susurran los lobos sobre el legado de nuestro padre Akela?”
“Un poco de historia, veo” lanzó otra entrecortada risita, dejando descansar la espalda en el respaldo de la magnífica silla.
“Akela fue asesinado por traición; su visión se salió de control y se quemó en el propio fuego de su poder al dejarse nublar por la lujuria. Habló algo de que la semilla era fuerte, pobre lobo…fue tan grande y tan lamentable su final”
“La semilla de Akela, los híbridos” Changmin señaló y Taemin bufó, al parecer queriendo que fuera al grano, pero Changmin tenía que hacerlo ver conectar los puntos antes.
“Están en la dimensión, y probablemente camuflados en las tierras de los mortales, los que han tenido más suerte. Lo que estoy por contarte tiene relación con la semilla de Akela, y con…el fuego, el poder que se relata que tenía y que llevó a los licántropos a contener a la oscuridad”
“Te estás yendo por las ramas, Señor del bosque, y mi tiempo es limitado” frunció el ceño, ladeando la cabeza y posando los ojos color miel en el rostro de Changmin, tamborileando los dedos en la mesa con más ímpetu, impaciente.
“Lobo Mayor, vengo a la sede de la Resistencia de Seúl a pedir ayuda porque he visto con mis propios ojos a un…híbrido, con ojos disparejos: uno plateado y el otro oscuro, hacer aparecer un fuego oscuro como si fuese de su propia sangre”
Taemin, el Lobo Mayor, escudriñó el rostro de Changmin por unos momentos antes de romper en una melodiosa risita.
“Oh, por favor, Líder del bosque. Si has venido con cuentos de brujerías y hechizos, créeme que ya tengo suficiente con el consejo del líder, el trío de lobos viejos que se creen dueños de la magia, qué estupidez. Pero Kyuhyun dice que tienen más sabiduría que todos los lobos juntos, por lo que no queda más que aceptar. Pero escucharte decir…semejante pachotada simplemente es hilarante”
“No es ninguna estupidez, ni ningún invento” Changmin masculló, comenzando a indignarse con la reacción del niñato. Podrá ser Lobo Mayor, pero Changmin también posee un título y no se iba a dejar ridiculizar.
“Estoy seguro que si pones más atención a lo que andan rumoreando los lobos en sus reuniones…ya lo están comentando. Lo llaman el Lobo de Fuego, y da la casualidad que fue mi Alpha. Tengo a su mismísima hermana a mi lado, para confirmarte mis dichos” señaló a Ji Hae con la cabeza, ella bajó a su vez la cabeza en reconocimiento, pero Taemin cortó cualquier intervención.
“¿Pretendes que crea que existe una especie de reencarnación de nuestro padre Akela o algo?” su voz restalló cual estruendo de tormenta, bufando.
“Kyuhyun autorizó tu preciada guerra, líder del bosque, porque la afrenta al tratado era directa. Pero tan sólo nos llegaron un montón de excusas de un incendio y la pérdida de varios lobos allá en la dimensión paralela. Nadie…habló de alguna revelación”
“El gran Lobo Mayor no estaba presente en la reunión, de lo contrario sabrías de quién te hablo: Jung Yunho, el alpha que se presentó como violentado por el chupasangre…provocó el incendio y escapó con un vampiro en brazos, que da la casualidad que es el mismo que lo había atacado”
“Kyuhyun no ha comentado nada” balbuceó de pronto. “No hay ningún rumor rondado por nuestras tierras”
“Debe ser porque no han sabido escuchar” Changmin le espetó, cansado de la testarudez del lobo. “Escúchame, Taemin” lo miró directamente a los ojos. “Se vienen tiempos negros y si…el Lobo de Fuego me derrota en la colonia del bosque no tardará en llegar hasta acá. ¿Sabes lo que pretende? Pretende expandir su legado de híbridos, pretende que los híbridos sean respetados y que la unión sea prácticamente una opción”
“Eso es imposible” Taemin abrió la boca, horrorizado de pronto. “No puede proponer algo así, es una afrenta a la sangre, a nuestro linaje, a—”
“Lo sé, por eso debemos evitarlo” asintió, el ceño fruncido en evidente señal de desaprobación.
“El Lobo de Fuego me ha arrebatado el mando de mis dos colonias hijas. Ha revolucionado a todos mis lobos subordinados, y ya lo aclaman prácticamente como un rey. Será…cuestión de días, quizás semanas…para que venga a amenazarme o de un golpe directo en contra de la colonia. Necesito el resguardo de la Resistencia, necesito que Kyuhyun interceda….él es el único que puede interceder para sacar las cadenas, ya sabes…las antiguas cadenas que fueron usadas contra Akela”
“Espíritu Santo” musitó Taemin, ojos abiertos en sorpresa. “El eslabón de cadenas forjadas con la sangre de licántropos puros de corazón durante cien días y cien noches, las únicas capaces de someter las mismas llamas de su sangre. Líder del bosque…no sabes cuánto siento no haberlo visto antes. El asunto…es más grave de lo que había imaginado. Kyuhyun debe saberlo”
“Agradezco su comprensión, Lobo Mayor. Tenemos…el tiempo en contra, y un levantamiento directo necesitará la aprobación de los otros líderes, sobre todo para interceder por…Espíritu Santo”
“Eso no será problema” Taemin hizo un ademán con la mano y cogió un lápiz, comenzando a escribir en un papel blanco que tenía al lado.
“Kyuhyun está con los demás líderes en Europa, podrá comentar el asunto en el instante”
“Confío en que así lo haga. No me gustaría volver a hablar antes ustedes como rehén del Lobo de Fuego…o peor aún, no volver a hablar con ustedes del todo” hizo una mueca retorcida, llevando una mano a su cabello y revolviendo los mechones en un gesto nervioso. La idea le revolvía el estómago; las fuerzas de Yunho eran mayoría, y crecían como verdaderas llamas incitadas por combustible. Necesitaba los refuerzos con urgencia.
“El asunto será resuelto a la brevedad. Danos algo de tiempo, líder…estoy seguro que el Lobo de Fuego tendrá interferencias y le costará coordinar tanta fuerza. Kyuhyun intercederá y nos volveremos a ver muy pronto” la frase sonó más a sentencia, cortando todo tipo de discusión. Taemin se había sumido en sus escritos, por lo que Changmin percibió que era tiempo de retirarse. Se levantó con Ji Hae, algo apenado por la muchacha que tuvo que quedarse silenciosa como sombra durante toda la conversación, pero ella era pilar fundamental en esto y la necesitaba como prueba. Taemin movió una campanilla y el licántropo que los guió al principio no tardó en aparecer, bajando la cabeza y conduciéndolos por el laberinto estrecho de pasillos, dejando al joven lobo atrás para recorrer el camino a la salida; la esperanza de refuerzos iluminando el sombrío rostro de Changmin, ennegrecido por momentos al saber que todo estaba tornándose en su contra…hasta ahora.



xXx

Con el considerable descenso en las persecuciones, los híbridos volvieron a salir a la superficie sin tanto peligro rondando; Yunho teniendo informantes por todo el bosque como verdaderos pajarillos, y centinelas del sur y del norte alertas a cualquier cambio en la colonia del bosque. Era la primera vez en siglos que actualmente se veían híbridos pasearse sin ninguna consideración alguna por la represión, el cambio latente y evidenciándose en los rumores que rondaban las calles de la metrópolis y todos los alrededores: con el Lobo de Fuego al mando la época de represión se había acabado, la gente de ojos plateados había emergido desde las cenizas, con la cabeza en alto y sin nada a que temerle. Yunho a diario salía a recorrer el bosque, la única libertad que tenía realmente al sentir la húmeda tierra contra sus patas cuando trotaba con velocidad. Estaba en la obligación de hacerse notar ahora que estaba en boca de hasta la última criatura residente en las tierras. Siempre encontraba híbridos que querían acompañarlo en su recorrido; enormes formas de lobo y veloces vampiros a su lado, sólo el fulgor plateado de sus ojos uniéndolos como hermanos…o bueno, lo fue hasta que el ojo plateado de Yunho perdió su fulgor plateado y se oscureció por completo, dejándolo con dos orbes tan oscuras como estanques de sombras. Hina percibió el cambio en Yunho al instante; al estar más en contacto con su lobo interno y con Junsu lejos de su lado…era evidente que su lobo interno ganaría la batalla al sentir el vínculo desvanecerse, tomando la ocasión perfecta para retomar el control. Yunho le explicó que no había repudiado a Junsu, pero Hina adució que probablemente Junsu a su vez estuviese queriendo dejar atrás su nueva naturaleza, en palabras simples: Junsu lo había repudiado a él. Yunho se encogió de hombros ante ello, tenía más sentido considerando las circunstancias…sólo le quedaba aceptar.

Un par de meses pasaron prácticamente volando y su estado anímico no lo había ayudado nada. Yunho prácticamente se había encerrado en su madriguera apenas podía hacerlo, comunicándose al exterior a través de híbridos mensajeros que llevaban su palabra, sus indicaciones y le transmitían la situación de ambas colonias. Al parecer Changmin no había movido ni un músculo…pero Yunho intuía que estaba resguardando algo para contrarrestar. Siwon le había dicho que en uno días más estaría listo para una revuelta, y del sur…bueno, Yunho sólo sabía que estaban entrenando y a sus órdenes.
Se sentía vacío, solo, desolado, perdido y sin fuerzas…ni ganas para continuar. A diario recordaba a Junsu, sus gestos, sus palabras, su risa…su tacto y su conexión, bueno…su antigua conexión, porque como Hina le dejó en claro, Junsu lo había repudiado y por ende había perdido su influencia. Y si era sincero consigo mismo, se esperaba algo como ello. Yunho le había dicho a Junsu que lo repudiaría en caso de que quisiese continuar con su vida, por lo visto él había tomado las  riendas de las cosas, como lo había hecho siempre. En realidad tan sólo se sentía miserable por haberlo traicionado y no ser corroído por la culpa; ‘Dios…estoy maldito.’ Sin olvidar que se encontraba a diario en pugna por disminuir la incomodidad que sentía con su bestia que estaba flor de piel y lo atormentaba, indómita. Quizás…con el tiempo, se acostumbraría a ello. Podría evocar su recuerdo con afecto, como una persona por la que dio hasta su vida…y que simplemente tuvo que dejar ir porque la situación los sobrepasó. Quizás era lo mismo para Junsu después de todo, quizás todo esto había sido una señal divina…para evitar que Yunho fuese destruido al igual que Akela. Realmente no lo sabía, pero de todas formas aceptaría todo lo que estuviese por venir. Yunho estaba al servicio de los demás después de todo, su fuerza de líder siendo necesitada ahora por toda la gente que había depositado su fe en él para un nuevo futuro.

“¿Líder, puedo pasar?” Dakho preguntó al pararse en la entrada de su madriguera. A Yunho le sorprendió el cambio en el trato que obtuvo luego de la pelea en el norte que ya casi le parecía lejana. Jamás se imaginó que todos comenzarían a tratarlo como su superior, pero nunca dijo algo al respecto.
Se encontraba sentado en el sillón de cuero grueso, sus ojos perdidos en el fuego de la hoguera cuando la voz de Dakho interrumpió su corriente de pensamientos. Giró el rostro hacia Dakho y le hizo un gesto con la mano para que avanzara.
“¿En qué puedo ayudarte, Dakho?” Yunho le preguntó, una media sonrisa impuesta dibujándose en su rostro.
“Hay alguien…en la superficie, llamando que necesita verlo con urgencia”
“¿Alguien?” Yunho arqueó una ceja, sus pensamientos divagando hacia Junsu…pero luego enterrando el pensamiento al estar consciente de que Junsu no tendría ningún problema para entrar nuevamente a la comunidad. La persona debía de ser un forastero.
“No me dijo su nombre, pero por su aspecto diría que es del sur”
Al escuchar la palabra ‘Sur’…Yunho sintió mucha más ansiedad de la que quizás debió haber sentido. Dakho se percató de ello cuando lo observó levantarse del asiento en un santiamén y caminar hacia él.
“Subiré” fue lo que dijo y él asintió, acompañándolo hacia las escaleras de piedra que indicaban el ascenso a la grieta. Con un leve temblor Yunho se percató de los rayos del sol al fondo que revelaban el cielo azul del bosque a su alrededor. Subió los escalones con el corazón en la garganta…y al estar cerca de la entrada lo percibió, la esencia que inundó sus  fosas nasales, casi aturdiéndolo al salir a la superficie y verlo de espaldas a su figura. Yunho inspiró una bocanada de aire cuando el temblor cerró nuevamente la grieta y Kim Heechul, su alpha en el sur, se dio vuelta para mirarlo a los ojos.
Yunho no fue capaz ni de reaccionar cuando Heechul prácticamente corrió hasta su cuerpo y lo envolvió en el abrazo. La sensación fue tan abrumante que Yunho sintió algo dentro de su cuerpo soltarse, cadenas quizás…cadenas de su bestia, realmente no estaba seguro, sólo sabía que tronaba por sus venas, tronaba como un verdadero rio de fuego, más fuerte y más intoxicante que nunca…
“Hijo de perra…” Heechul murmuró y Yunho lo sintió estrecharlo con más fuerza. Los brazos de Yunho automáticamente se cerraron contra estrecha figura, incapaz de decirle algo, mudo…pero infinitamente agradecido con el gesto. Lo necesitaba…cómo lo necesitaba…
“N-No sabes lo preocupado que me has tenido. Mi lobo no me ha dejado en paz, me ha dicho que me necesitas y que corra a ayudarte porque estás mal. Me estaba volviendo loco y tuve que venir…” Heechul prácticamente le vomitó las palabras, su preocupación evidenciándose en el tono de voz que utilizó. Yunho suspiró contra su figura, era evidente que si su bestia le reclamaba…la de Heechul hiciera lo mismo. Esta era la mayor consecuencia de la infidelidad, haber vuelto a sacar a la luz el lazo por el apego que ambos habían establecido.
“Gracias” Yunho musitó, voz apenas audible. “Pero si quieres que te cuente lo que ha pasado…será mejor que entremos”
“No, no” Heechul se separó de sus brazos, una media sonrisa adornando su rostro cuando escuchó a Yunho bufar ante la pérdida. “No sé cuánto tiempo te has pasado encerrado bajo tierra, pero definitivamente no es sano. Demos una vuelta”
Yunho frunció el ceño, pero Heechul no iba a aceptar un no como respuesta, ‘nunca lo hacía.’ Le dio la espalda y comenzó a correr hacia el bosque, su pelaje color rojizo resplandeciendo con la luz del sol al transformarse, el rastro perdiéndose al internarse entre las arboledas. Yunho inspiró su esencia, el dejo de su aroma prácticamente como una brisa magnética. Sonrió, tan sólo una pequeña curvatura de sus labios al transformarse a su forma de lobo e ir en su búsqueda, el viento acariciando todo su pelaje al internarse en las entrañas del bosque y comenzar a perseguir a Heechul por las interminables arboledas; el oscuro bosque abriéndose a su paso.

Yunho no apuró su trote, disfrutando el entorno y la emoción del juego, la persecución. Era casi como si Heechul lo hubiese traído de vuelta a los días en que ambos eran unos jovencitos y jugaban a diario en el bosque; persecuciones, peleas y cacerías en un mar de risas y bromas. Todo…era más fácil cuando se vivía joven, libre y sin preocupaciones. Yunho prácticamente fue transportado de vuelta a los días en la colonia, a sus comienzos, cuando todos…eran felices y no vivían con la presión ni el tormento de los rangos.
Cuando finalmente tuvo la figura de Heechul a su alcance se abalanzó contra él, una pequeña mordida juguetona en su lomo provocó que rodaran sobre su mismos, gruñidos y gimoteos en el tramo de la rodada hasta que ambos se detuvieron, sus cuerpos desfigurándose hasta volver a adoptar la forma humana con Heechul presionado con fuerza contra la figura de Yunho, quien tan sólo pudo explotar en una carcajada que vino de adentro, casi como si hubiese vuelto a la vida. Heechul le sonrió, riendo junto con él, sus manos yendo a desordenar todo su cabello mientras sentía los fuertes brazos de Yunho cerrarse contra su cintura; su risa resonando dentro, llena de vida.
“Tú sabías…” Yunho le susurró al terminar de reír, el goce del momento reducido a un minuto de silencio. “Sabías exactamente lo que me animaría”
“Jé” Heechul resopló, arqueando ambas cejas ante los ojos brillantes de Yunho, oscuros…ya no disparejos y ajenos, sino más bien…familiares.
“Podrán haber pasado años…pero sigues siendo el mismo lobo obstinado de siempre”
“No sé cómo lo haces” Yunho murmuró, sus ojos en búsqueda de los suyos. Heechul mirándolo con un destello brilloso en sus ojos, tentativo. “Siempre has podido leerme como un libro”
“No por nada soy tu Hyung” Heechul volvió a reír e hizo un ademán de levantarse, pero Yunho lo retuvo contra su figura, un suspiro escapándose de sus labios al encontrarse completamente aprisionado. Sólo en ese entonces Heechul se percató de la posición de sus piernas…estaba prácticamente a horcajadas de él producto de la rodada. Yunho le sonrió de medio lado cuando Heechul le lanzó una mirada cuestionante.
“Tranquilo…” Yunho susurró, su sonrisa tornándose depredadora. “No voy a hacerte nada”
“Ya no te ves tan deprimido” Heechul contrarrestó, sonriéndole y nivelándose hasta descansar su cabeza en el torso de Yunho, suspirando.
“No me gusta sentir que estás mal…no va en ti”
“¿Lo sientes, no es así?” Yunho preguntó al apoyar el mentón contra la cabellera de Heechul, sus yemas comenzando a trazar los costados de su estrecha figura.
“He estado en conflicto con mi bestia…Hina dice que si no soy capaz de calmarla no podré liderar”
“Le contaste a Junsu…” Heechul murmuró, voz baja y parca. No era una pregunta, sino más bien una afirmación. Heechul ya sabía que Yunho lo había hecho, estaba escrito en todo su rostro.
“No pude mentirle…no fui capaz. Nuestra relación ya se había quebrado producto de su creación y esto…bueno, fue el detonante. Junsu y su nuevo vampiro también han formado lazos, lazos que son inquebrantables porque Hyukjae le pertenece, comparten sangre. Creo que convirtiendo a Hyukjae Junsu ha descubierto realmente lo que significa ser un vampiro. Ha vuelto al mundo de los mortales…a cazar y beber sangre humana como uno más, y realmente…dudo que vuelva”
“¿Lo repudiaste?” Heechul odió como su lobo le aulló dentro…nunca tuvo la intención de ser el detonante en la nueva relación de Yunho, pero por sus palabras él le estaba haciendo entender que lo que pasó entre ambos no fue lo que provocó realmente el quiebre…su relación ya venía mal de atrás.
“Él me repudió a mi” confesó, encogiéndose de hombros. “Y quizás…es mejor así. Será más feliz como un vampiro, alejado de toda esta controversia. Yo…tengo un destino y no puedo darle la espalda, prefiero que tenga paz a que sea asesinado por mi causa” Yunho suspiró, sintiendo el calor del cuerpo de Heechul lentamente irradiando hasta el suyo, reconfortante. Su lobo interno gruñó bajo, en calma, cuando Yunho cerró los ojos y sintió el propio lobo de Heechul haciendo contacto con el suyo, ambas criaturas echadas una al lado de la otra en apoyo, consuelo.
“Heechul” Yunho le dio una palmada en la espalda. Heechul abrió los ojos, levantando un poco el rostro de su torso para mirarlo a los ojos.
“¿Keiichi…lo sabe?”
“Lo supo en cuanto vio las quemaduras en mis caderas…” Heechul bajó la vista, mordiendo su labio inferior y con un leve rubor tiñendo sus mejillas. “Yo…le pedí otra oportunidad, le pedí empezar de cero”
“¿Qué?” Yunho odió como sonó su voz, odió que parte de su bestia hablara por él al sacar su instinto posesivo y quiso acallarla pero no pudo, fue demasiado tarde. Heechul ya no le pertenecía, no podía siquiera cuestionarle algo…pero aun así…
“Keiichi es mi unión y alpha…” Heechul evitó a toda costa la mirada de Yunho, no podía mirarlo a los ojos porque sabía que se quemaría en el fuego de sus pupilas. Sintió ambos lobos en conflicto, abruptos gruñidos, y el amarre que Yunho tenía sobre su cuerpo se disipó. Heechul no dudó ni un segundo en levantarse; Yunho tan sólo se sentó en el suelo, siendo carcomido por dentro. ‘¡Pero tú sigues siendo la Sangre de mi sangre, maldita sea! ¡Eso no cambia!’…quiso gritarle pero se tragó las palabras, apretando los dientes y masticando su rabia.
“Yunho” Heechul habló con voz calmada, segura y casi dulce. Yunho odió el poder que Heechul ejercía sobre él, odió el momento en el que se permitió volver a sentir cosas…
“Yo sé lo que está pasando. Sé que…me quieres como reemplazo, quieres que esté a tu lado porque temes que Junsu te haya dejado, temes que no vuelva jamás…pero no puedo, no puedo convertirme en tu amante. Me dijiste que amabas a Junsu…no confundas lujuria con amor”
“No te quiero como reemplazo” Yunho masculló, las palabras de Heechul ardiendo más fuerte que cualquier veneno sobre su piel. ¿En qué momento permitió que Kim Heechul volviera a ser producto de conflicto en su vida? Estaba mal...todo lo que sentía estaba mal; maldito el día en que su bestia se entrelazó a la suya y lo tomó como su Sangre. Heechul era tan altanero y perfecto, la más codiciada de las joyas…Yunho nunca estuvo acostumbrado a obtener lo que quería, eso tuvo que mitigarlo en los tiempos de la colonia, cuando Heechul fue arrebatado de su vida ante su mirada impotente y se vio en la obligación de matar dentro toda las emociones y alejarlas de su cuerpo, pero una brecha…bastó que apareciera una sola brecha y todas las emociones volvieron de nuevo. No podía dejar que el sentimiento lo consumiera; lo que sintió por Junsu fue real, Yunho lo sabía, estaba consciente de ello, pero aún así…
“De hecho, te había dejado claro que no podíamos volver a vernos…y aún así, estás aquí” Yunho se levantó del suelo, avanzando hasta Heechul con pasos firmes. Heechul no fue capaz de subir la vista, la sola presencia de Yunho caminando hasta él fue capaz de intimidarlo, e inconscientemente retrocedió.
“¿Por qué viniste?” Yunho lo encaró, a pasos de su cuerpo. Había algo que lo inquietaba, algo en la mirada de Heechul…un destello en sus acciones, casi como un aire de atracción, el maldito gusto de tentar; y esa noción de saber que había algo más, que había algo oculto dentro de su visita lo estaba descontrolando. Heechul mantenía la vista en el suelo, tratando de mantener la distancia, inconscientemente dando otro paso hacia atrás pero viéndose impedido al golpear la espalda contra un tronco de árbol. Abrió los ojos de par en par cuando los dedos de Yunho se clavaron en el borde de su mandíbula, forzándolo a establecer el contacto visual con el fuego oscuro de sus ojos.
“Ya  te lo dije” Heechul le contestó, no queriendo mirarlo pero Yunho tenía su rostro firmemente sostenido, no dándole oportunidad de escape. “Mi lobo me estaba volviendo loco”
“Es factible…pero aún así no te creo” Yunho le sonrió de medio lado, presionaría todos sus botones y no le daría tregua, nadie…jugaba con Jung Yunho y vivía para contarlo. Heechul bufó, tratando de liberarse del amarre, girando bruscamente el rostro pero sólo consiguió que las yemas de Yunho se hundieran con más fuerza en la piel.
“Suéltame” Heechul se inquietó ante la opresión, la cercanía de Yunho lo estaba comenzando a perturbar. Vestigios de esa última noche azotaron su mente como un verdadero relámpago y él abruptamente cerró los ojos, no queriendo evocar los recuerdos.
“Puedo sentirlo” Yunho le susurró, y Heechul pudo jurar que sintió su aliento más cerca, pero aún así se rehusó a abrir los ojos, a pesar de que esa sola acción había ido directo a su miembro… “Dices que le pediste otra oportunidad a Keiichi, que es tu unión y tu alpha, pero tu esencia, tu sangre…reacciona conmigo. ¿Te excita que te tenga aprisionado…no es así?”
“¡Ya basta!” Heechul reaccionó, llevando los brazos hasta el torso de Yunho y empujándolo con fuerza. Yunho dio un paso hacia atrás, brecha que Heechul aprovechó para liberarse, pero no fue lo suficientemente rápido para escapar porque Yunho abruptamente tomó su brazo cuando él quiso pasar por su costado, jalándolo con fuerza y azotando su espalda de vuelta contra el tronco. Heechul se quejó con la fuerza; de un segundo a otro Yunho tenía su muñeca al nivel de su cabeza, su figura peligrosamente cerca…
“Deja de luchar contra mi” Yunho le espetó, trastornado, incrementando el amarre. “Cómo si no supiera que has venido por esto…”
Yunho fue incapaz de mitigar el fuego, incapaz de reprimir todo lo que su bestia le estaba reclamando; sólo así la calmaría...era la única manera. Sus ojos oscuros centellaron en el despertar al apegarse a su cuerpo, su rostro refugiándose al nivel de su cuello. El cálido aliento rozando la sensible piel de Heechul, la corriente eléctrica erizando todo su cuerpo.
“N-No…” Heechul murmuró cuando Yunho lamió su cuello con la punta de su lengua, incapaz de poner resistencia al sentir su cuerpo reaccionando ante él. No podía seguir mintiéndose a sí mismo, lo deseaba…deseaba sentir a Yunho de nuevo…a pesar de que había jurado que no volvería a caer, a pesar de que estaba consciente de que quizás tan sólo era utilizado como un juguete…dios, pero quería ser su juguete…si eso significaba que podía tenerlo nuevamente…así, como tantas noches lo tuvo años atrás…
Yunho percibió la perturbación en Heechul. Estaba excitado…él podía sentirlo, pero parte de él aún se estaba negando, probablemente la autoconsciencia del acto haciéndolo dudar. Su bestia estaba desesperada, el sólo hecho de tener a Heechul aprisionado contra su cuerpo había despertado todos sus instintos…pero Yunho no era tan inconsciente como para poner sus necesidades sobre las suyas. Heechul tenía razón…Yunho estaba confundido, dolido y solo…no tenía derecho a hacerle esto.
Se separó de su cuerpo sin decir más, dándole la espalda y alejándose unos pasos de su figura. Heechul parpadeó reiteradas veces, tratando de regular su agitado latido cardiaco ante semejante aumento en sus revoluciones.
“Lo siento” Yunho balbuceó, incapaz de voltear a mirarlo, el temblor que le provocó haberse separado de su cuerpo prácticamente aturdiéndolo.
“Creo que tú…sacas a flote mi peor parte, la parte que no piensa…”
Heechul se quedó allí, procesando toda la situación. Cuando su lobo interno clamó por el lobo de Yunho, sus aullidos abrumantes retumbando por su ser, ya no pudo soportarlo más y explotó cual volcán en erupción.
“¡¿Por qué no me buscaste, por qué?!” Heechul bramó de súbito, cansado del maldito tira y afloja entre ellos y finalmente liberando todo lo que por años tuvo atascado, incapaz de reprimir más. “¡Para mí no había acabado! Yo te esperé…te esperé por cinco años antes de que me alzara como líder y me forzaran a unirme a Keiichi para fortalecer a la colonia, y ahora… ¡Ahora es demasiado tarde!”
Yunho abrió los ojos de par en par al escuchar la confrontación, jamás había escuchado a Heechul tan sulfurado, y cuando volteó el rostro para mirarlo lo vio…aquella voraz determinación brillando con luces doradas en sus orbes, la misma voraz fuerza escondida tras sus ojos que sólo podía ser comparada con la suya…
“No te atrevas a decir que no lo intenté” Yunho masculló, clavando su voraz mirada para luchar contra la suya. “Yo quería escapar contigo Heechul, yo estaba dispuesto a correr el riesgo…pero fuiste tú él que tuvo miedo, fuiste tú él que me detuvo aduciendo que nos encontrarían y que tendríamos que vivir huyendo, pero aun así yo…lo hubiese hecho, si eso significaba no perderte lo habría hecho…” Yunho avanzó los pasos restantes hasta su cuerpo; el aliento de Heechul quedando atrapado en su garganta cuando observó el fuego en los ojos de Yunho encenderse, cuando vio las llamas danzando y el destello de depredador.
“Nunca es demasiado tarde para nada Heechul, tú sigues siendo mi Sangre y eso…aún no termina”
Yunho proclamó su resolución antes de llevar las manos a su rostro y azotar sus labios contra los suyos desesperado, desahuciado…y sediento, sediento de una sed por sus labios, su piel y su cuerpo. Heechul era su perdición, era el pecado original en forma humana…y con él a su lado Yunho sabía que pecaría una y mil veces; lo que sentía por él iba más allá de cualquier racionalidad: el lazo atándolos y atrayéndolos el uno al otro en un deseo puro, visceral y completamente bestial…


-o-


Koiko: Perdónenme por el atraso u.u estoy en las últimas y tengo que jugarme la vida con mis ramos así que puede que me demore más estas semanitas, es sólo una posibilidad no se alteren xd y bueno…o me aman o me odian con los giros que di, es así de simple. Estoy proyectando las reacciones que quería obtener y que da la casualidad que yo sentí con mi autor favorito al leer sus novelas :B otra cosa, por favor tengan en cuenta que la narración NO ES secuencial! Osea que Junsu no se metió con Hyukjae al día después de irse del lado de Yunho…los tiempos fluyen de distinta manera y las aventuras de Junsu con Sivela están a meses de diferencia. Sé que puede parecer confuso, pero al trabajar con dos dimensiones no puede ser de otra manera x)
Si siguen abordo denme amor y ténganme fe, tengo nuevos personajes y nuevas intrigas como siempre jeje e.e

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD