You and I, against the world - 4

1 comentarios
Six

Jaejoong podía afirmar fácilmente que adoraba a Changmin enojado, o celoso. Peleaba como un animal enjaulado y feroz, lo insultaba incluso hasta que se le quebraba la garganta, se retorcía hasta rabiar si quería tocarlo.

Y después cuando estaba calmado, se dejaba estrechar por sus brazos y respiraba tan bajito, tan suave, que le gustaba darle pequeños besos allí en el pecho, tan cerca del corazón como fuera posible.

Le encantaba encolerizado, sin embargo cuando estaba como una laguna quieta, lisa, y lo besaba cerrando los ojos, enredándole el cabello en la nuca con la punta de los dedos… era asombroso. Simplemente le fascinaba sentirlo sosegado.

─ Hyung ¿Me estás oyendo? ¡Estoy hablándote desde hace diez minutos! ─ El mayor lo miró, notando el encantador ceño fruncido y los labios apretados. Era tan hermoso. Tan suyo.

─ Te amo ─ afirmó en voz alta, sacándolo de orbita.

Las orejas se le tiñeron de un vibrante tono rojizo y abrió la boca, dispuesto a soltar un improperio, más de ellos no salió nada. Oh, estaba furioso. Podía notarlo en la forma en la que tensionaba los puños y resoplaba por la nariz. Estaba furioso, pero no por ello dejaba de amarlo como el mayor lo amaba a el. El pensamiento le hizo sonreír. Changmin también lo amaba.

─ ¿Escuchaste lo que estaba diciendo? ─ Preguntó con ese tono letal, que le advertía que estaba dispuesto a asesinarlo si le daba una negativa.

─ Cada palabra ─ afirmó el pelinegro, regalándole una sonrisa. ─ Solo que una parte de mi se distrae cuando te tengo cerca.

Estiró los brazos en una silente invitación y aunque un poco reticente, él termino cediendo, acercándose y sentándose en su regazo, escondiendo el rostro sonrojado en su cuello. Era tan imposiblemente lindo que le daban ganas de no soltarlo nunca, por nada del mundo.

─ ¿Ves? Si te tengo en mis brazos ya no me distraigo pensando en lo mucho que quiero tenerte así. Tienes toda mi atención ─ Prometió en tono solemne pero juguetón.

─ Eres un idiota de primera ─ Murmuró Changmin anclando sus manos en la espalda de ese tonto hyung, con posesividad. Y es que  Jaejoong era un idiota, si, pero era suyo. De nadie más, con nadie estaba dispuesto a compartirlo.

Se quedaron en silencio, los dedos del mayor acariciándole la espalda, provocándole una agradable sensación que lo recorría hasta la punta de los pies. A Changmin no le gustaba admitir sus debilidades, pero la más grande era él, quien le rozaba la frente con su aliento cálido, haciéndolo olvidar de cualquier otra cosa.

─ Yo también te amo ─ Agregó pasados varios minutos, con los ojos cerrados.

Y Jaejoong sonrió. Tan solo sonrió.

1 comentarios:

  1. Shim Ji Jyung9/09/2014

    He leído no sólo éste, sino también los drabbles anteriores y debo decir que me parecen hermosos y prefectos.

    Una redacción pulcra y elegante, es como un poema en prosa.

    La expresión de los sentimientos y su peso pero a la vez fluidez crea una conexión invaluable entre Jaejoong y Changmin.

    Sólo tengo halagos para lo que escribes y espero poder seguir disfrutando de esta colección y cualquier otra historia que escribas.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD