Dicen que el amor es ciego - Cap. 16

1 comentarios
PRIMERA VEZ
POV´S Yunho

Llevo seis meses con mi jongie y ya no puedo resistir el estar a su lado, cada vez que lo toco, que lo beso hay momentos donde no puedo detenerme; yo lo deseo tanto quiero tenerlo entre mis brazos pero no sé si me estoy apresurando… no quiero que el piense cosas que no son.

Hoy es nuestro aniversario, voy a recogerlo a su casa y vamos a salir a cenar, he hecho una reservación y acabo de comprar dos collares a juego uno para mí y otro para él.

……………………………..

POV´S Jaejoong

Aish… esto es tan frustrante, es la segunda vez que quemo la cena, ya me corte varias veces cuando preparaba la ensalada y ahora se ha quemado otra vez; es definitivo soy un desastre en la cocina pero solo por mi yunnie lo intentare una vez más.

Cumplimos seis meses así que estoy preparándole una cena y una pequeña sorpresa, dentro de poco va a llegar a recogerme y lo voy retener en mi habitación hasta el día de mañana.

…………………………….


Jaejoong se encuentra esperando, la cena esta lista, la sorpresa esta lista y solo falta que su novio llegue.

Minutos después tocan la puerta y él está completamente seguro que es su novio y es por eso que decide abrir.

 -Eres tu amor –abre la puerta- aún estaba bañándome así que no me he cambiado todavía, tendrás que esperarme dice.

-Si…so o oy yo

Yunho se quedó completamente sin habla, su novio estaba vestido solo con una toalla, pudo ver como por su torso desnudo caían pequeñas gotitas de agua porque aún no había terminado de secarse la cabeza. Era la imagen más sexy que había visto.

Así que no pudo resistir, lo acorralo contra la pared y lo beso ansiosamente, mientras sus manos recorrían el contorno de su cuerpo.

Jaejoong correspondió al beso iniciando una lucha entre sus lenguas sintió los dedos de su novio como llamas sobre su cuerpo; mientras se besaban Jaejoong le quito la chaqueta y arrastró a su novio hasta su habitación, había estado deseando hacer esto hace muchos días.

Yunho se dejó arrastrar y cuando estuvo a punto de tirarlo a la cama no pudo hacerlo porque lo que vio lo dejo sin palabras. La habitación de su novio estaba decorada con velas, en la cama había un corazón hecho por rosas y desde la cama hasta fuera de la habitación había un camino de rosas, estuvo tan anonadado que no reacciono sino hasta que su novio le hablo.


-Entiendo si todo esto te desconcierta… si no quieres está bien, yo voy a cambiarme… espérame un momento y salimos dijo apenado.

Yunho logro agarrarlo del brazo antes de que saliera y lo jalo abrazándolo –me has sorprendido tonto yo pensé que si te preguntaba ibas a creer que estábamos yendo muy rápido le dijo

-Yo… también quiero estar contigo de esa manera

Yunho se emocionó tanto al verlo sonrojado –Te amo Jaejoong- le dijo y volvió a besarlo.

El beso esta vez surgió lentamente ambos cerraron los ojos al sentir la lengua contraria abrirse paso en sus bocas, mientras palpaban las comisuras de sus labios, se unían y compartían el aliento.

El beso empezó a intensificarse y las manos de Yunho se encargaron de moverse a través del torso de Jaejoong empujándolo a la cama, mientras que este le quitaba la camisa que aun llevaba encima, desprendiendo a punta de caricias los botones de la ropa que se abrían por si solos, mostrándole la piel desnuda de su pecho.

Jaejoong jadeó al sentir la lengua que se paseaba por sus pectorales y se hundía en sus tetillas, Yunho mordía y tiraba de uno mientras presionaba con sus dedos el otro. Jaejoong sentía todo tan cálido que empezó a gemir levemente.

Era cierto que había tenido relaciones sexuales antes, pero era la primera vez que tenía sexo de esta forma. Se sentía tan caliente con apenas un par de caricias.

Yunho retorno hasta los labios de Jaejoong volvió a besarlo y luego se deslizo hasta su cuello mordiéndolo, lamiéndolo y succionándolo, con las manos aun presionándole las tetillas, mientras Jaejoong se desbocaba en jadeos aun mordiendo sus labios, sin poder contenerse, sus manos tocaban el cuerpo de Yunho, sus tetillas, sus pectorales de una manera indecisa.

-Ah… no…-se quejó Jaejoong al sentir como una de las manos de Yunho había liberado su tetilla bajado por su torso colándose rápidamente por la toalla, tomando su despierta intimidad y rozándola con sus dedos, en un movimiento torpe.

- ¿Por qué no? -Susurró Yunho a su oído- Yo ansió tocarte.

Yunho lamió el lóbulo de la oreja de Jaejoong, mientras mantenía una mano en el miembro de este moviéndolo lentamente, Jaejoong no cesaba de gemir mientras trataba de quitarle el pantalón a Yunho.

- ¿Nunca te has tocado, pensando en mí? -Susurró de nuevo, haciendo que las mejillas y todo el cuerpo de Jaejoong ardieran por completo- Porque yo sí,  estas últimas semanas solo he pensado en tocarte de esta manera.

La voz de Yunho se escuchaba segura y es por eso que cada palabra que dijo hizo estremecer y estimular el cuerpo de Jaejoong quien empezó a tocar por encima del bóxer la intimidad de Yunho.

Sus bocas se entreabrían por el aire que salía pesado y caliente de sus pulmones, aunque tratase de morder sus labios para callar los vergonzosos sonidos estos seguían surgiendo.  Su cuerpo tenso por las caricias que Yunho le daba con su lengua, con sus dedos, no había lugar que tocara que no lo sintiera arder en llamas. De la misma manera Yunho con las pocas e indecisas caricias de Jaejoong sentía que ardía en llamas.

Yunho se deshizo de la única prenda que cubría a Jaejoong y se deslizo hasta la intimidad de su amado mientras seguía masajeando con sus manos, empezó a dar besos cortos por la longitud de la intimidad, lo lamio y succiono vigorosamente. Jaejoong se retorcía sin saber que hacer consigo mismo, jadeando incontrolablemente mientras el grosor de su intimidad iba en aumento.

Yunho continuó besando, lamiendo y bombeando hasta que sintió el cuerpo de Jaejoong estremecerse. En algún punto las caderas de Jaejoong empezaron a levantarse haciendo más intensa la felación mientras las manos de este tiraban del cabello de Yunho.

Jaejoong se disculpó en voz baja al no poder controlarse y al hacer que Yunho hiciera algo como esto, Pero Yunho no parecía incomodo, contrario a ello, ahuecaba sus mejillas buscando facilitar la tarea para Jaejoong.

-Uh Yunni… m-me ¡ah!-

Jaejoong se quejó como advertencia pero Yunho no se alejó, continuó succionando aun cuando la descarga de Jaejoong se avecinó con fuerza, tomando hasta la última gota de su semilla, y tragándola. Jaejoong ahogo un grito cuando echó la cabeza hacia atrás y suspiro, sintiendo el pecho contraerse por la respiración rápida y el calor que se propagaba en su interior.

Yunho beso sus labios sin apartar la mano de su miembro, sonriendo aun en el beso. Dejo su boca para mirar aquel rostro cubierto por las finas gotas de sudor que caían hasta su cuello.

Volvió a besarlo esta vez con mucha más fuerza, mientras que los dedos impregnados con la semilla de Jaejoong viajaron al trasero de este, tanteando suavemente aquel lugar, acariciándolo con las yemas muy delicadamente. Se introdujo rápido al ritmo que su lengua penetraba el espacio en su boca.

Jaejoong dio un respingo al sentir aquello perforándolo, pero se concentró en el beso ignorando la incomodidad. El dedo de Yunho salió y volvió a entrar, repitiendo el mismo movimiento hasta que la molestia desapareció y aquel vaivén parecía encantar el cuerpo de Jaejoong, su entrada estrecha succionaba, pidiendo más. Se sentía extraño, pero no era insoportable, y siguió de la misma forma cuando el segundo y tercer dedo entro, solo molesto al principio pero luego, se sentía bien.

Inconscientemente las caderas de Jaejoong se movieron, tenía los ojos cerrados y los apretaba cada que los dedos entraban y salía, gimiendo en suspiros, respirando entrecortado.

Yunho demoro la preparación ya que sabía que era la primera vez de su jongie y cuando creyó que ya estaba listo,  se ubicó entre sus piernas, elevándolas un poco al tiempo que con su mano empujaba lentamente su despierta intimidad contra el reducido espacio de la entrada de su amante, mordiéndose los labios cuando sintió aquel espacio succionarlo y apretarlo.

Jaejoong acompaño la intromisión con un quejido, al sentir aquello que poco se asemejaba a los dedos que acaban de perforarlo, tan caliente, ni siquiera tenía idea de que algo de ese tamaño pudiera entrar por ahí.

 - ¡ah! -Yunho jadeó entre respiraciones al empujar con fuerza para poder entrar por completo, sintiendo como temblaban sus piernas. Ya estaba al límite.

Espero antes de comenzar a moverse, estaba sudando a cantaros, y Jaejoong seguía con los ojos cerrados, clavando las uñas en la espalda de Yunho mientras este le repetía que se relajara.

Yunho empezó a moverse primero lentamente para no dañar a Jaejoong y cuando sintió que Jaejoong empezaba a gemir no de dolor sino de placer acelero sus embestidas, sentía que el interior de Jaejoong lo succionaba, era tan estrecho, que poco a poco iba perdiendo la cordura embistiendo con más fuerza. Jaejoong por su parte una vez que se acostumbró no dejo de gemir cada que Yunho daba en cierta parte de su entrada, con cada embestida que recibía masturbaba su intimidad que había sido dejado de lado una vez que Yunho se había vuelto loco de placer penetrándolo. Ambos estaban jadeantes perdidos de placer.

Yunho abrazó el cuerpo de Jaejoong de nuevo para darle más firmeza, lo embistió con toda su fuerza sintiéndose estremecer cuando llego su orgasmo y termino dentro de Jaejoong. Acabó en un gemido fuerte, que se ahogó en los labios de Jaejoong mientras que este también era bombardeado por su segundo orgasmo derramando su semilla en el torso de ambos.

Luego, solo las fuertes respiraciones de ambos se escuchaban. Yunho sonrió y se pegó al cuerpo de Jaejoong abrazándolo con fuerza, esta vez era real, sentía el olor de su cabello impregnado por el olor a sexo de su cuerpo, su respiración sobre la piel sensible de su cuerpo, no era uno de los tantos sueños que ya habia tenido, esta vez era real.

Minutos después Yunho beso a Jaejoong lo cubrió con la sabana y salio del cuarto

-amor…donde vas rezongo Jaejoong
-Espera un momento

Pronto regreso con una cajita en las manos se sentó en la cama, volvió a besar a su amado y saco uno de los collares.

-Esto es como prueba de mi amor y de lo que hemos vivido hoy –poniendo el collar en el cuello de Jaejoong- Te amo mi jongie

-Yo también te amo yunnie –dijo mientras le ponía el otro collar.

Se volvieron a besar, primero despacio y luego el beso se fue intensificando, se acompañó de caricias por doquier, la intimidad de ambos volvio a depsertar y los dos desidieron entregarse nuevamente al placer de sentirse uno solo.

Tal como lo dijo Jaejoong esa noche Yunho no salió de la recamara sino hasta el día siguiente.

1 comentarios:

  1. que hermoso por fin tuvieron intimidad después de tanto esperar
    y a lo que ley se la pasaron de lo lindo pobre jae como caminara a otro día si era su primera bes y se la paso toda la noche en el acto a de caminar como bambi recien nacido que bellos los dos
    GRACIAS por actualizar te espero para el próximo no tardes bye

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD