Love letter - Cap. 6

0 comentarios
Tener miedo es normal, más que normal, pero para Changmin se había vuelto una situación casi insostenible, habían pasado dos días y poco o nada era lo que había logrado conciliar en cuanto a sueño; Pesadillas inundaban sus sentidos y ni siquiera el sonido envolvente de sus antiguos cds de Jazz lograba hacerle pasar una noche completa, el hecho de que Yunho anduviese para todos lados tratando de arreglar las cosas y evitar un castigo mayor no ayudaba en nada. El panel directivo de la compañía estaba molesto por la forma tan abiertamente especulativa en que habían manejado la situación, después de todo ir a verles en tales ‘circunstancias’, no había sido la idea más brillante que hubiese pasado por sus cabezas, de hecho, no era nada brillante si es que Changmin se permitía pensarlo con más detenimiento, aunque cuando tienes a Hyukjae[1] histérico hablando por teléfono sobre como Junsu y los demás se habían probablemente matado en la carretera, el sentido común pasa a segundo plano y solo te queda la adrenalina y el miedo, un miedo terrible.



            Suspiró mirando de reojo su teléfono móvil, aquella mañana le había llegado un mensaje bastante molesto de Junsu, uno que hablaba de muerte agonizante y terrible si es que no se ponía de vuelta sus pelotas y hablaba de una buena vez con Jaejoong. Como si fuese tan fácil.



-De hecho, es fácil... Pero tú lo has vuelto complicado.


            Su propia conciencia le jugaba en contra en los peores instantes, Changmin suspiró resignado ¿De qué le valía ser tan inteligente si  a la hora de utilizarlo le pasaban este tipo de cosas? De nada, esa era la respuesta correcta.

Sus manos se perdieron entre las cuerdas de su guitarra acústica sin embargo no pudo sacar satisfactoriamente siquiera una nota, necesitaba hablar con Jaejoong y ya iba siendo hora de que se pusiera sus ‘pelotas de vuelta’, como le había recordado amablemente su ex compañero, y lo hiciera de una buena vez.

Suspiró levantándose para sacar una chaqueta y sus documentos. Si, ya era hora.




***





-El asunto es sencillo Jung, hacer un movimiento tan irrisorio fue perjudicial para la imagen que tienen las fans de la compañía. Si antes estas acusaban poco más que un secuestro hacia ustedes dos, ahora muchas han confirmado tal descabellada idea.





            Yunho miró de reojo a su manager, luego al director de marketing y suspiró, tenían razón, había sido una estúpida, muy estúpida idea, pero el solo pensar en la posibilidad de jamás ver nuevamente a los otros tres se había vuelto insostenible, en especial cuando las cosas no habían sido aclaradas entre ambas partes con antelación.



-Bueno, no puedo hacer más que pedir disculpas.

-No es una buena actitud la de pedir disculpas en lugar de hacer las cosas bien desde un principio, pensé que te había enseñado eso hace mucho tiempo- Exclamó el hombre mirándole fijo, cierto aire algo paternal en sus ojos que mantenía a Yunho sereno. -Pero es entendible, de hecho creo que muchos en la compañía sostuvimos la respiración al enterarnos de la noticia.


            A Yunho al menos le conciliaba en algo que la gran mayoría de las personas que trabajaban allí aún tuviesen cariño por los otros tres, no necesariamente ejecutivos pero si el staff, después de todo él no creía en mezclar las cosas, quizás su grupo no había salido del todo indemne pero esto no debía ser utilizado como escusa para generar controversia alrededor, aunque ciertamente... Mucha, pero mucha controversia se había generado.


-Como sea, ya no hay nada que se pueda hacer. No podemos seguir retrasando su comeback indefinidamente, así que proseguiremos con los ensayos y las grabaciones ¿Está bien? Quizás con esto baje en algo la especulación, de todos modos este gran escándalo ayudará a la promoción del disco, aunque suene brutal. De ahora en adelante, supongo que ustedes manejarán su relación con Jaejoong, Junsu y Yoochun, sin embargo ¿Queda más que claro que no queremos muchas sorpresas cierto?


            Yunho asintió sintiendo como un peso se alzaba de su pecho, tenían permiso implícito para hablar con los otros en público y llevar una vida relativamente normal, como con cualquier amigo, eso era más que suficiente.



***


            Se escuchó un golpe en la puerta, rayando en lo tímido y si no hubiese estado poniendo atención probablemente habría pasado desapercibido, por ello mismo Hyunjoong la abrió sin mayor pensamiento de por medio más que el saberse paranoico o quizás dar medio-medio con alguna de las hermanas de Jaejoong, ellas solían anunciar así su llegada. Por todo esto, fue que sus ojos abrieron algo consternados cuando notó que la persona con la mano en el aire y duda en los propios no era otra que ‘desaparecido en acción’, nickname que había estado utilizando para el menor estos últimos días al conversar con su amigo.


-Changmin-sshi.

-Hyunjoong-sshi.


            Un silencio incómodo les envolvió y el menor tuvo que aclarar su garganta un par de veces para que no les consumiera del todo, jamás había sido muy bueno entablando conversación especialmente con el otro, este solo suspiró.


-Quizás deba volver cuando no interrum—

-No, quizás no. Ven acá antes de que hagas algo estúpido.

 Le tomó por un brazo y le hizo entrar en la habitación cerrando la puerta tras él y así evitando su huida. Jaejoong permanecía dormido sobre la cama, inmóvil salvo por el movimiento acompasado de su pecho y un rostro más pálido de lo que Changmin hubiese recordado haberle visto la última vez que le había visitado.


-Jaejoong...-  Comenzó dudando mientras contemplaba al otro con algo de irresolución.  - ¿Está bien...  supongo?

-Sí, pero hace un par de horas le dieron su medicina así que ha dormido bastante, debería ya estar por despertar...


            Changmin prefirió no preguntarse el porqué el otro permanecía junto al mayor si este se encontraba dormido desde hacía horas. Changmin no era un hombre celoso, pero su grado de suspicacia tenía de vez en cuando. Hyunjoong lanzó una pequeña risa.


-Podrías hacerlo un poco más obvio y quizás se enteren en china.

-¿A qué te refieres?

-Me refiero- Tomó aire haciendo ademán de sacar algo de su bolsillo pero pronto desistiendo de ello como si tuviese de golpe una idea –Mierda... cierto que acá no se puede fumar.


            El menor permaneció a la espera por unos diez segundos, Hyunjoong no podía ser así de disperso... ¿Cierto? Pero el amigo de su ex compañero no pareció retomar su recriminación y tampoco lucía como si lo fuese a hacer en un futuro inmediato, volvió a aclararse la garganta esperando lograr algo con ello, el otro le contempló sonriendo de buena gana.


-Esperaba no tener que hacerte pasar por una obviedad incómoda, pero al parecer lo quieres así.

-¿A qué te referías?

-Me refiero, a que desde que soy amigo de Jae, que pones esos ojos.


           Changmin sintió algo nauseabundo recorrer su estómago, Hyunjoong... Era amigo del otro desde hacía mucho tiempo, mucho antes de que él mismo descubriese sus sentimientos por su compañero de banda, antes de las dudas, el miedo, la aceptación personal... Si Hyunjoong sabía ¿Quién más sabía con él?

-Pensé que quizás eras arisco- Continuó el otro al ver el silencio de su interlocutor. -Y no es que no lo seas Changmin-sshi, de hecho creo la reputación te antecede- Sus ojos vagaron por la habitación y posaron sobre el cuerpo dormido de su amigo. –Pero luego me di cuenta, de era más bien como si estuviese robando un dulce a un niño y ese niño no supiera que tenía el dulce en primer lugar.

         
            A Changmin jamás le había gustado sentirse como un niño sin que lo provocase por premeditación, nunca, Hyunjoong en estos momentos le estaba recordando aquel ser imberbe y perdido que fuese en sus ‘locos’ años de adolescencia, no era agradable. El otro pareció entender su incomodidad, lanzó una carcajada algo aspirada de esas muy similares a las de Jaejoong, Changmin se preguntaba si lo estaba haciendo a propósito o no y tomó su chaqueta del respaldo de la silla en un movimiento sutil.


-Como sea. Pasan las horas y la tarde aún es joven ¿No lo crees? Además, tú tienes muchas cosas que aclarar, o mejor dicho ustedes.


            Con ello y sin mediar otro comentario caminó fuera de la habitación. Changmin sintió el pequeño golpe al cerrar la puerta y de pronto los nervios comenzaron a carcomerle, sus ojos viajaron raudos hacia el cuerpo del otro, este continuaba dormido y eso le calmó un tanto, lo último que necesitaba es que Jaejoong hubiese escuchado el diálogo entre ambos. Caminó lento hacia el otro y demoró un par de segundos decidiendo si tomar o no asiento en la silla a su costado algo francamente estúpido, sintiéndose un idiota, dejó escapar el aire en sus pulmones y tiró de la silla para situarse a un costado, Jaejoong no hizo ademán de abrir los ojos.





***





-A veces me pregunto, si es o no un camino que deseo para Jaejoong Hyung.



         

            Yoochun contempló a Junsu con algo más de interés del que había logrado captar hasta el momento por su parte. Su compañero lucía contemplativo y para alguien tan simple como lo era el otro en su diario vivir, el adentrarse con tanta fuerza en un pensamiento terminaba por abstraerle por completo y dibujarse con claridad en sus facciones, para Yoochun, una persona que no gustaba que los demás se adentrasen tan íntimamente en sus emociones sin su permiso, el ver a Junsu así siempre le causaba sentimientos confusos.



-¿A qué te refieres?


            Preguntó tratando de no parecer tan obviamente interesado en lo que su compañero tuviese que acotar.


-A que... ¿Y qué tal si las cosas con Changmin no prosperan?


            Yoochun le miró fijo esta vez, el rostro de Junsu podía decir tantas pero tantas cosas sin que el menor quisiera exteriorizarlas, tantas que hacía sencillo el sacar información.


-Eso no es a lo que te refieres Susu- Si su compañero se sintió ofendido con la implicación, lo cierto es que este no dijo nada.  –¿Piensas en cómo será si les llegan a descubrir?

-Tener una pareja del mismo sexo... Bueno, contra más lo pienso, más difícil parece ser y no es como si Jaejoong no haya estado antes con alguna chica.

-Sí, eso es cierto, pero ¿Lo has visto tan feliz como lo era con Changmin antes de la demanda?

         
            No, Junsu jamás había visto a Jaejoong sonreír así, al menos no en lo que respectaba a una posible pareja o estar enamorado. Yoochun le había implicado sutilmente que su preocupación si bien tenía fundamento, carecía de empatía para con los sentimientos de su otro amigo.


-Es un camino difícil.

            Exclamó con aire algo melancólico, el otro no pudo evitar pensar que Junsu ahora parecía hablar de alguien más, o quizás... De él mismo. Prefirió no hacer ningún comentario al respecto, Junsu terminaba por hablar de las cosas que le aquejaban y si no era él, entonces a Yoochun no le competía inmiscuirse, apoyó su mano en el hombro de su amigo y sonrió bobaliconamente, como solía hacerlo cuando trataba de sacarles una sonrisa a los otros dos.

-Si... Es un camino difícil, pero a fin de cuentas ¿Cuál camino no lo es?




***





-Sabes, cuando ustedes se fueron, te odié.





            Changmin había pasado más de veinte minutos sin decir siquiera una palabra antes de esto, sus manos firmes la una en la otra haciendo esfuerzos inhumanos por no acercarlas al brazo descubierto de Jaejoong, en momentos así sus reacciones comunes se transformaban en algo mucho más tímido e íntimo, una persona vulnerable que el menor no deseaba fuese vista por cualquiera.


-Te odié tanto- Prosiguió. –Que comprendí todos aquellos clichés sobre querer y detestar algo al tiempo. Todas y cada una de las canciones de amor y desamor.


            Por fin se decidió a tomar la mano de Jaejoong entre las suyas, con algo de recelo y centrado en esta, mirándola como si fuese un objeto extraño que mereciera su total atención en lugar de aquel rostro, que si bien permanecía con sus ojos cerrados aún le provocaba algo de pudor contemplar en tal situación.


-Te odié, porque a pesar de todo, a pesar de todo Jaejoong, siempre creí que tendrías las pelotas suficientes como para decir tus sentimientos antes de que fuese demasiado tarde- Frunció sus labios en aquella sonrisa de medio lado que hacía forzosamente. –Quizás te tenía demasiado alto sobre el pedestal-Dejó escapar una bocanada de aire contenido haciendo una ligera pausa. –En especial... Cuando yo los correspondía.

-Estás siendo injusto... Tú tampoco me dijiste nada.


            Los labios de Jaejoong se movieron mientras apretaba las manos del otro con ligereza, las propias de Changmin titubearon un tenue segundo, mas no parecía sorprendido por la respuesta súbita del otro.


-Debiste permanecer en silencio hasta que terminase ¿Acaso tienes que llevarme siempre la contraria?

-¿Siempre hago eso?

-Más a menudo de lo que estás dispuesto a aceptar.


            Changmin dejó escapar de sus labios otro suspiro y pronto su frente tocó el pecho del mayor, la posición era algo incómoda, pero el suave vaivén parecía reconfortarle. Todo lo ensayado en su camino al lugar, había sido borrado de su memoria.


-Chang—

-Por más de un segundo... Mucho pero mucho más de un segundo, pensé que jamás volvería a ganarte. Que jamás--


            Los labios de Jaejoong curvaron en una sonrisa melancólica, sus ojos repletos de lágrimas silentes que no deseaban escapar, que él mismo no quería dejar ir y pronto el cuerpo del menor fue asido para caer en un abrazo algo incómodo, sin embargo si alguno de los dos lo sintió así, ninguno hizo algo al respecto.



-Jamás... Es una palabra que no me gusta mucho que digamos.


            Y Changmin sonrió, porque quizás... Quizás podrían arreglar todo esto.





Continuará...





***





[1] Hyukjae: Eunhyuk, miembro de Super junior y uno de los mejores amigos de Junsu, por no decir el mejor fuera de su hermano gemelo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD