Pastel

15 comentarios
Titulo: Pastel
Autora: Gabee
Parejas: YooSu
Género: Slash
Extención: Oneshot
-----

-Vamos a salir, ¿vienes con nosotros? –pregunta Yunho, asomando la cabeza detrás de la puerta de su habitación.
-Eh... No, gracias. Creo que me quedaré a terminar con las canciones que me faltan... Que son varias, por cierto... –resopló mientras se frotaba los ojos con el dorso de su mano, intentando disipar el poco sueño que se apoderaba de él por ratos. -Lo más probable es que regresemos tarde, Chun. ¿No tendrás hambre?
-Sé utilizar el microondas, hyung...
-Vale. Nos vemos luego, entonces.
-De acuerdo. Diviértanse.

Un imperceptible sonido al cerrarse la puerta y luego, silencio. El aterrador silencio. Ese que le envuelve cada noche, desde hace casi cinco años, cuando se dio cuenta de lo inevitable.
Estaba enamorado.
De su mejor amigo.
¿Complicado? “Complicado” es poco... Era... aterrador.

-¿Chunnie?

Aquella voz que lograba ponerle la piel de gallina. Aquella sutil voz que alcanzaba notas que él solo podría soñar con alcanzar. Aquella que le despertaba por las mañanas seguida de unas cuantas cosquillas en los costados. Aquella que le hipnotizaba. Que le enamoraba.

-¿No vas a venir con nosotros? Pero, si eres el primero en querer salir en los días libres... ¿Te encuentras bien?
-Sí, Su, estoy bien –contestó con voz queda. Perdido en la blancura de la almohada frente a él.
-¿Estás seguro? –preguntó el pequeño con voz preocupada mientras avanzaba en su dirección-. Te noto raro...
-Estoy bien, no te preocupes... Es el estrés, ya me conoces –soltó una ligera sonrisa, intentando aminorar la preocupación de su amigo. Aquella palabra le estrujó el corazón.

Sintió la mirada del pequeño en él, y levantó la propia, encontrándose con aquellos pequeños ojos marrones que le miraban aún preocupados. Interrogantes.

-No te creo –susurró Junsu con la mirada clavada en él-. Te conozco. Tú mismo lo has dicho. Yah, cuéntame... Prometo no reírme.

Yoochun casi estalla en carcajadas al oír aquello último. ¿En serio no se reiría? ¿En serio no? Sin darse cuenta, su expresión se había tornado triste, parca, apesadumbrada.

-¿Ves? Tienes algo. Te conozco, Park Yoochun –sonrió Junsu mientras posaba una mano en la rodilla del chico pelinegro-. ¿Qué ocurre?
-Nada. Ya te lo he dicho. No insistas. Por favor... –terminó con el tono más suplicante que había utilizado en su vida. Le dedicó una sonrisa un tanto apagada y volvió a recostar la cabeza en su almohada-. Te están esperando. Ve.
-No me esperan –respondió el otro con simpleza.
-¿Eh?
-Min dijo que estaba apurado. Se fueron antes de que haya terminado de ponerme algo presentable.
-¿Te han dejado?
-Dicho con otras palabras, sí –sonrió Junsu con desgano-. No importa, Chun, me quedaré contigo. Hagamos algo, ¿qué dices?
-Bien, juguemos a las escondidas. Tú escóndete, yo te busco –murmuró Yoochun contra las almohadas, haciéndose el dormido.
-¡Yah! ¡No seas aburrido, Chun! –Junsu empezó a jalonearle la bota del pantalón-. ¿Quieres que te haga cosquillas?
-De acuerdo. Hagamos algo –suspiró el mayor-. ¿Qué quieres hacer?
-Un pastel.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

-Chun, se supone que bates los huevos, no que los salpicas en la mesa –se burló el más pequeño.
-Cállate, Junsu, estoy haciendo lo mejor que puedo así que no... –salpicó el batidor en la cara de Junsu-, te... –otro salpicón-, quejes, ¿de acuerdo?
-¡No me salpiques el huevo, caray! Luego tengo que bañarme...
-¡Yah, cochino! ¡No te bañas!
-¡Pero para qué me voy a bañar dos veces seguidas en un mismo día! ¡Es ilógico!
-No es ilógico, es asqueroso. Vale, luego hablamos de tus anécdotas anti-aseo, ¿sí? –suspiró Yoochun mientras dejaba el bol en la mesa-. ¿Ahora qué?
-La harina. Creo.
-¿Crees?
-Oye, no soy chef, ¿de acuerdo? es la primera vez que hago un pastel... compréndeme –hizo un puchero, y por primera vez desde que empezaron a “hacer” el pastel, Yoochun recordó por qué se había enamorado de él.

Por sus pucheros tiernos. Por sus sonrisas cohibidas y por las confiadas. Por sus carcajadas estridentes. Por sus pláticas en medio de la madrugada. Por sus bromas.
Por todo.

-¡CHUN! ¡TE ESTOY HABLANDO!
-¿Eh?
-Te estoy diciendo que me pases el limón.
-¿Y limón para qué? –el mayor enarcó una ceja.
-Para aventártelo en la cara. ¡No seas bruto! Para echarle un poco de ralladura a... a esto –agregó señalando la inconsistente masa frente a él.
-¿Junsu, qué se supone que es eso? –señaló Yoochun al bol.
-¡¿Qué te importa?! Pásame el limón.
-Ten...

Yoochun observaba con una sonrisa todo lo que el menor hacía. Tenía un par de bromas para hacerle, pero, ¿para qué estropear su intención? Se veía perfecto. Hermoso.
Se veía...

-¿Qué tanto me ves, eh? –preguntó Junsu con una sonrisa de medio lado.
-Tienes harina hasta en el cabello –suspiró el mayor mientras le sacudía el cabello para retirar la harina-. A menos que sea suciedad. O caspa. ¿Qué crees que sea?
-Ay, idiota... –murmuró el pequeño intentando no reírse-. Bien, ahora la levadura.
-¿Y eso qué es?
-Pues no sé, pero Jae siempre le echa. Anda, busca en el repostero.
-Aquí no hay nada con ese nombre, Junsu –dijo Yoochun mientras husmeaba en los santos reposteros de Jae-. Ah, no, espera, creo que éste paquete... Ah, sí, esto es.
-Ok... Échale.
-¿Cuánto?
-No sé. ¡Ya te dije que no soy chef! –chilló el pequeño.
-Pues yo tampoco, te cuento. ¿Cuánto crees que sea apropiado? –Yoochun examinó el paquete con cuidado.
-¿El paquete completo?
-¡¿Tanto?!
-Oye, no grites en mi oído....
-Aquí dice: “Echar el contenido completo en la masa, blah blah...”
-Entonces el paquete completo, ¿no?
-Caray, qué ingenioso –rió Yoochun mientras abría la bolsita.
-Cállate y échale la levadura, ¿quieres? –sonrió Junsu con pereza.
-Ok... ¿Y ahora?
-Amasamos.
-¿“Amasamos”? Disculpa, pero de eso te encargas tú.
-Amasa y no fastidies.

Y así, entre risas compartidas, empezaron a “amasar”. Aunque la mayoría de veces, el pedazo de masa se les quedara pegado en el rodillo. Y en la mesa. Y en las manos.

-Jamás en mi vida volveré a hacer un pastel contigo –suspiró Yoochun luego de cerrar el horno.
-Bien que te has divertido –rió Junsu mientras se lavaba las manos.
-Me he divertido... Viéndote hacer el tonto.
-Oye, deja de burlarte de mí. Te has metido conmigo toda la tarde. Ya no te quiero-Junsu hizo un puchero de niño pequeño y engreído.
-¿En serio ya no me quieres? -Yoochun sonrió triste. Aunque sabía que iba en son de broma, de alguna forma esas palabras le dolieron.
-No. Ni un poquito –y ahora era Yoochun quien hacía el puchero-. Vale, vale, tal vez un poquitititito.
-Pero yo te quiero mucho, Su –murmuró desviando la vista, sintiéndose de repente, atrapado.
-Yo sé que me quieres, Chun –respondió el más pequeño, sonriendo tímidamente, sintiéndose cohibido por las palabras de su compañero-. Y tú sabes que yo también te quiero.

Yoochun sonrió con desgano y se tumbó en el piso, recostándose en la puerta de debajo del lavadero. Junsu tomó asiento a su lado, separados por la puerta del horno, donde su “pastel” empezaba a calentarse.

-Yo... Te quiero de forma diferente –habló Yoochun con un hilo de voz. Ya había empezado, ahora debía terminar su confesión-. Diferente, Junsu, ¿comprendes?
-Chun...
-No sé cómo, ni porqué, y no quiero saberlo. Lo descubrí hace mucho, pero callé por miedo. No quiero que las cosas cambien entre nosotros, Su... Aunque tal vez no pueda hacer nada si es que ya n~

Un par de labios posándose sobre los suyos, le hizo callar de golpe. ¿Era un beso? No, no era un beso. Era el beso. Los labios de Junsu, junto a los suyos. Sin moverse, sin presionar. Un leve roce. Uno que le hizo llegar hasta las mismas estrellas. Y no se dio cuenta de que el pequeño se había apartado hasta que sintió sus tersos labios sobre su mejilla.

-Hablas mucho, Chunnie, ¿lo sabías? –sonrió con ternura. Yoochun le devolvió la sonrisa, aún confuso por lo que acababa de ocurrir.
-Ya me lo han dicho... –atinó a decir-. Su, ¿por qué me has besado?
-Porque... –un ligero sonrojo cubrió sus mejillas, y desvió la mirada, avergonzado de lo que pronto diría-. Yo también te quiero... diferente.
-Su, yo no te quiero –sonrió el pelinegro tomando su rostro entre sus manos-. Yo te amo.

La sonrisa de Junsu se ensanchó mucho más. Y también la del mayor al verlo acercarse y darle un nuevo beso en los labios. Uno un poco más... entregado.

-Yo también te amo, Chunnie –murmuró luego de que el beso terminara. Ambos se pusieron de pie, para volver a besarse. Ya se habían vuelto adictos a los labios del otro.

Junsu enredó sus manos en el cabello del mayor, deleitándose con lo suave que era. Yoochun, por su parte, apresó la delgada cintura del más chico entre sus brazos, meciéndose de lado a lado, como si arrullara a un bebé.

-Junsu... –murmuró contra los labios del pequeño-. Junsu...
-¿Mhmm?
-Trae el extintor... –volvió a murmurar mientras intentaba separarse, sin poder conseguirlo pues sus labios se rehusaban a hacerlo.
-Caray, ¿tan fogoso eres? –se quejó Junsu con picardía oculta en su voz.
-No soy el único “fogoso” –replicó el pelinegro mientras señalaba el horno-. Nuestro pastel se está incendiando...
-¡Mierda! ¡Mi pasteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeel!


FIN

15 comentarios:

  1. Miyu-chan7/11/2009

    Ohhh pero que amor *-------------------*!!!!!!!!!!
    Esta muy adorable xB!... <3

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/11/2009

    *00000000*
    está muy muy lindo *-*
    pero... no sabía que los pasteles se amasaran n.nU

    YooSu 4ever *---*

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/25/2009

    UoU....... pobre pastel... parecia que hiba a estar rico..... Felicidades... te quedo muy bonito... el fic jijiji no el pastel ahhhhh....
    gracias por este yoosu tan lindo sin lugar a duda nacidos para estar juntos jajajajaaja que cursi sono eso... insisto Felicidades!!!!
    Gracias por escribir....
    YOOSU 4EVER FIGTHING!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8/26/2009

    ahhh que hermosooo!! ah q bello es el amor ahh como se les pudo olvidar el pastel xD si hasta a mi se me olvido

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10/22/2009

    hhHAHAHAH yo cocino muy mal pero enserio q si cocinando mal llegas a algo asi feliz hago diez mil pasteles XDD hahah

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2/01/2010

    jajjaja XD me encantooo *0*
    seee te quedo hermoso!
    son puro amor estos niños !
    hahha yo queria probar el pastel :(
    hahahah XD

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4/01/2010

    hermosoooooooo.lo.ameeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  8. jajajajaja casi me da algo xD
    Muy lindo ;)
    YooSu... No me canso de ellos ^^

    ResponderEliminar
  9. Hahahahaa
    Que bonito~

    ResponderEliminar
  10. Que hermoso!

    ASDASDASD Fue tierno & Lindo~


    Gracias por escribir x3!

    ResponderEliminar
  11. AYYYYYYYYYYYYYYYYYYY
    QUE LINDOOOOOOOOOOOOOOOO
    AYYYYYYYYYYYYYYYYYYY n////////////n
    Demasiado cuchiii!! <3
    Lo amé!
    Te felicito! *O*
    ... Jum, se me antojo un poco de pastel *O*

    ResponderEliminar
  12. MarLLy4/13/2011

    jajaja el final fue LOL!!! xD
    creo q si me reia ain taparme la boca...
    despertaba toda la cuadra!! jaaaa
    amo cuando son tan "ELLOS" e___e

    ResponderEliminar
  13. que tiiiiernoooo *----* ♥

    ResponderEliminar
  14. Anónimo7/13/2011

    hahaha ame el final! >w< <3 *--* yoosu yoosu en el aire ~ -va de lado a lado feliz- >o<

    ResponderEliminar
  15. lindo muy lindo
    k manera de narrar me fascino ..
    me fascinooooo
    *ADRILOVEYOU*

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD