Labios del Pecado. Cap 13

6 comentarios
Sentimientos nuevos y viejos.


¿Sera que podre acostumbrarme a vivir independientemente? No estaré tan solo, porque tendré a Yoochun pero ya no estaré con papá ni mi abuelo y no veré a mi madre.

- Animo Yunho. Alejarnos de todo aquello, nos hará bien.
- Si Yoochun.

Estábamos en el autobús, nos llevaría al pueblo de Han , que quedaba a cuatro horas de nuestro pasado. Porque eso sería de ahora en adelante nuestro pasado.

- Uhm…Yoochun… ¿Junsu…
- No quiero hablar de él.
- Pero no le dijiste que vendrías conmigo.
- ¿Para qué iría a decírselo? No creo que le importe.

Me daba mucha tristeza que hayan terminado así. Los veía muy contentos juntos, Yoochun siempre atento con el torpe de Junsu. Me dio mucha pena dejarlo, creo que ahora más que nunca se va sentir solo. Y cuando se entere que Yoochun vino conmigo, no sé que como vaya a reaccionar.

- No creo eso. Junsu te quiere Yoochun, simplemente Changmin lo confundió.
- No sé qué haya pasado entre ellos. Pero parece que fue muy fuerte.
- Si fue fuerte o no, la cuestión era que Junsu y tú se quieren.
- Yo lo quiero. Pero él…lo dudo.

Aún quedaba tres horas de viaje. Llegaríamos al anochecer, gracias al cielo, él patrón de “La corbela” nos consiguió ese trabajo porque quería a chicos de confianza. Ya que según nos contó, hubo irregularidades dentro de la empresa. Trabajaríamos en una empaquetadora de granos, propiedad de nuestro ex patrón.

Y siendo mucho más generoso, nos consiguió un lugar donde quedarnos. Hospedaje que sería pagado los dos primeros meses por él, pero luego nosotros nos empezaríamos a hacer cargo de nuestros gastos.

- ¿Y tú Yunho?
- ¿Qué pasa conmigo?
- ¿Cómo fue la despedida con tu familia?
- ¿Te refieres a Jaejoong?

Asintió.

- Le dije que lo quería. Bueno eso intente.
- ¿Enserio? Y ¿Qué dijo?
- Nada, solo entro a su habitación.

Realmente vi que movió sus labios, pero no pudre descifrarlo.

- ¿Te conté sobre mi borrachera?
- ¿Te emborrachaste? ¡¿Tu?!
- Sí, yo. Paso algo con Jaejoong. La verdad no estaba tan borracho, fingí por buen rato.

Lo recuerdo y esbozo una amplia sonrisa. Fue un momento bastante divertido para mí.

- Eres un bastardo. ¿Qué le hiciste a tu hermano?
- Nada lo juro. B-bueno quise robarle un beso.

Yoochun me dio un palmazo en la cabeza. Reprochando mi actitud.

- ¡Hey! No aguantaba. Quiero mucho a Jaejoong y lo sabes.
- ¡Pero es tu hermano! Aunque sigo pensando que no lo es.
- Si pero así sea o no mi hermano, igual tampoco podría tener algo con él. Primero por mis padres, porque somos una familia, extraña, pero familia a fin y al cabo. Y Segundo porque Jaejoong no siente nada por mí. Aunque cuando intente besarlo, él se quedó quieto.
- ¡Claro! Como no. Estaría asustado el pobre, imaginando seguro que iba ser violado por un ebrio.

Ahora fui yo quien le propino un golpe bajo. Soltando ambos muchas carcajadas.

- No iba a hacerle eso Yoochun. Además dudo mucho que haya estado asustado, si tiene relaciones con Changmin.
- Es cierto. Que extraño.
- ¿Extraño?
- Si. Relaciones sexuales entre hombres. Nunca lo experimente.

No pude contenerme, la expresión con que lo decía era demasiado graciosa. Tenía pose de depravado total.

- Cuando lleguemos al hospedaje…deberíamos intentarlo.
- ¿Contigo? … Qué asco.
- Pero si soy atractivo y tu…b-bueno…yo soy muy guapo.

Qué bueno fue venir con Yoochun. Definitivamente el serenaba el mal momento, me divertía demasiado y veía mis tontas penas y preocupaciones de un lado divertido.

- Anda anímate Yunho.
- Jodete Yoochun. Para eso tienes manos.
- ¿Y si me da un calambre?

Y así pasamos las horas restantes. Riendo y pasándola muy bien. Gracias a Yoochun. Que aunque sé que por dentro le dolía el hecho de que ya no vería a Junsu por quien sabe cuánto tiempo, tenía el don de hacer sonreír a las personas con mucha facilidad.




Cuando llegamos al pueblo, parecíamos dos niños buscando a nuestras madres. Era de noche, hacia frio y todavía teníamos que llegar al hospedaje.

Un hombre, que nos dijo que había sido avisado para esperarnos, nos ayudó a llegar al hospedaje. El cual era pequeño, pero agradable. Nuestras habitaciones estaban frente a frente lo cual era genial.

Ambos nos acomodamos y luego yo fui al cuarto de Yoochun, buscando compañía.

- ¿Qué paso Yunho? ¿No qué no querías?
- No vine a eso animal.

Ambos nos recostamos en su cama, y hubo un silencio acogedor.

- Querido Yunho… ¿Sera que empieza una nueva vida?
- Ojala Yoochun.
- Pero sabes qué. Yo no quiero olvidar a Junsu.
- Yo tampoco.
- Somos un par de idiotas.

Y de pronto, como celebración por habernos dado cuenta que somos idiotas. Decidimos buscar alcohol.

A lado del hospedaje había un pequeño puesto. Si teníamos suerte encontraríamos algo para tomar.

Bajamos y entramos al pequeño local, pero que tenia de todo. Comida chatarra, bebidas y etc.

- Señora ¿Tendrá algo de vino?

Ella nos sonrió y asintió. Nos indicó donde y vimos que estaba muy arriba, en un estante donde por cierto había varias botellas.

- Son nuevos por aquí. ¿Verdad?
- Si, llegamos hoy. Hace unos minutos.
- Pues bienvenidos. Hace falta chicos guapos por este lugar.

Yoochun se me acerco y me susurró “Te dije que era guapo y tú que no quieres” Le di un codazo en el estómago y él, acto seguido fue a bajar el vino.

Cuando me di cuenta, la señora ya no estaba.

- ¡Señora! ¿Dónde está?

Comencé a llamarla. Ella salió luego pero acompañada.

- Miren ella es mi hija. Se llama Hye Mi Go.

La verdad, era bastante bonita. Cabello lacio, suelto, y algo extraño por estos lares, de color dorado.

- Hola, soy Yunho.
- Yo soy Yoochun.

Ambos le dimos la mano.

- H-hola.

Sus mejillas se sonrojaron y Yoochun y yo nos miramos sin saber qué hacer.

- B-bueno, nosotros ya nos vamos. Un gusto señora. Adiós Hye.

Nos despedimos y salimos con tranquilidad.

- Creo que la señora quiere emparejarnos con su hija.
- Sí, eso es evidente. Es guapa pero...bueno, no vamos por ahí.
- Si, pobre. Pero, Yunho, podemos ser sus amigos ¿no?

Pensándolo bien. Tiene razón. A simple vista, se ve que es una chica noble y tímida. Es posible que no tenga muchos amigos.

Llegamos, esta vez, entramos a mi cuarto.

- Bueno…a tomar…

Gritó Yoochun. Destapo el vino y caímos en cuenta que no teníamos vasos.

- Un sorbo tú y uno yo.
- Bueno que queda.




Pasamos toda la noche y parte de la madrugada platicando y tomando la botella de vino, que obviamente se terminó rápido.




Al día siguiente, teníamos que prepararnos para nuestro primer día de trabajo. Teníamos anotado la dirección. Íbamos bajando del hospedaje y nos encontramos con la chica de anoche.

- ¡Hola Hye!

Saludó Yoochun, haciéndola asustar. Me reí por lo bajo, ya que realmente se asustó. Yoochun es bastante escandaloso.

- H-hola chicos.
- ¿Cómo estás? ¿A dónde vas a estas horas?

Le pregunte con tono amigable, para que se sienta cómoda.

- A trabajar a la fábrica.
- ¿Qué fabrica?
- Empaquetadora.

Y que sorpresa nos llevamos. Ella también trabaja ahí. Que bueno saberlo.

- ¿Enserio? Nosotros también vamos a trabajar ahí ¿Verdad Yunho?

Ella sonrió aliviada.

- Vámonos juntos.
- S-sí.

Que suerte, así no tendríamos que andar buscando la dirección. Al ir con ella, ya llegábamos sin problemas.

Y quedaba relativamente cerca. Por lo que tendríamos que caminar sin necesidad de tomar movilidad.

Al llegar a la fábrica, había inmensas máquina que aún no estaban prendidas.

Hye, se encargaba de verificar cuantas toneladas de granos salían de la fábrica y hacia dónde. Pienso que es un trabajo agotador ¿Y si se confundía en algo? Realmente yo estaría estresado.

El día pasaba sin novedades, Yoochun y yo estábamos cómodos con nuestro puesto, de manejar las maquinas, aunque era un poco complicado, pero le agarramos ritmo muy rápido. Veíamos de vez en cuando a Hye caminar por los alrededores.

En nuestro momento de descanso, ella seguía verificando las labores.

- Una mujer al mando de todo.

- Si, y es extraño. Es tímida pero aquí tiene que ser una mujer de carácter. Más cuando está rodeada de tanto hombre.

- Si.

Teníamos 15 minutos de descanso. De pronto mientras comíamos un fiambre, vimos algo extraño.

- Yunho mira.

Yoochun me aviso, y nos percatamos que un chico se acercó a Hye y se mostraba bastante insistente.

- ¿Crees que la esté molestando?

Vimos un poco más, y lo siguiente que paso si nos hizo acercarnos a donde estaba ella. Aquel chico se estaba acercando mucho a Hye y ella parecía bastante incomoda.

Yoochun y yo nos acercamos rápido, fingiendo que pasábamos por ahí.

- Hye ¿Todo bien?

Aquel chico que a nuestro lado, era más bajo y parecía ser extranjero. Se alejó y puso una cara de disgusto y molestia. Se fue sin antes echarnos una mirada a ambos.

- ¿Quién es ese tipo? ¿Te estaba molestando?

Preguntó Yoochun.

- N-no.
- Hye, hablamos luego.

Era lo mejor, porque me percate que aquel chico nos estaba mirando desde su puesto.




El día pasó rápido. Realmente era agotador manejar esas máquinas. Cuando salimos vimos que Hye estaba afuera. Ya comenzaba a anochecer.

Nos acercamos a ella y nos fuimos juntos.

Aprovechamos y le preguntamos lo que pasaba con aquel chico.

- N-no quiero que tengan problemas con él.
- Solo dinos lo que pasa. No te preocupes.

Le dije tratando de que nos tenga confianza.

- Él se llama George, es de Dinamarca, vino aquí de supervisor pero lo relevaron a usar las máquinas. Desde que llego, me sentí incomoda porque me miraba extraño.

Caminábamos y escuchábamos atento lo que nos decía.

- Llego solo hace dos meses. Él no tiene respeto con nadie, es maleducado, altanero y muchas veces se sobrepasa conmigo. Se me acerca mucho y no puedo hacer nada porque tengo miedo, que pueda pegarme.
- ¿Te pega?

Ella bajo la cabeza mucho más. Es una chica frágil y delgada, cualquier hombre podría hacerle daño.

- Una vez me levanto la mano.
- ¿Por qué?
- Por qué quiso besarme a la fuerza.

En el camino nos siguió contando como era su vida ahí. Realmente tenia valor de regresar casa sola, teniendo un acosador tras ella. De ahora en adelante, le prometimos, que regresaríamos con ella.

.-.-.-.

Ya casi era medianoche, alguien toco mi puerta y era obvio que era Yoochun.

Abrí la puerta y entro campante.

- Yunho. No me acostumbro a dormir solo.
- Creo que yo estoy igual. Recién va un día y extraño a mis papás.
- Y a tu hermanito.
- Si, también. Y supongo que tu no solo extrañas a tu familia.

Que podíamos hacer. Habíamos tomado una decisión, que se supone nos alejaría de todo aquello que nos deprima. Aunque ya habíamos aceptado que no queríamos olvidar a ciertas personas.

Toda la noche platicamos de trivialidades, de cosas obscenas y más. Yoochun termino por quedarse a dormir conmigo.




A la mañana siguiente, despertamos tarde. Tuvimos que salir disparados del hospedaje, Hye nos estaba esperando abajo y teníamos que correr.

Y así lo hicimos, corrimos y llegamos a tiempo.

Así seria nuestros días de ahora en adelante. Acostumbrarnos a la monotonía del trabajo, regresar a casar y repetir el habito día con día.




.-.-. 4 meses después.-.-.


Era increíble como el tiempo volaba. Ya pasaron cuatro meses, nos iba bien felizmente. Solo tuvimos una semana de descanso por año nuevo. Nos hicimos muy amigos de Hye y conseguimos otros dentro de la fábrica. Aunque él extranjero nos tenía tirria porque no podía acercarse a Hye a su gusto y antojo.

Esporádicamente mandábamos cartas a nuestros padres, no nos atrevíamos a mandarles uno a Junsu y Jaejoong. Pero ambos esperábamos que Jaejoong, por lo menos, este apoyando a Junsu. Ya que su amistad, cuando decidimos irnos, no estaba bien. Ojala haya mejorado su relación porque terminaron la escuela y posiblemente ya no se frecuenten mucho.




Hoy que era viernes, fin de semana, decidimos darnos un relajo nocturno con Hye. A unas cuantas calles, había un Pub o como se llame, donde no faltaba lo importante, el alcohol.

Cuando entramos al pub, había muchos jóvenes bailando muy pegados. Yoochun ni bien escucho la música, empezó a bailar solo. Hye lo miro y sonrió un poco.

- ¿Por qué no bailas con Yoochun?

Le pregunté a Hye, ya que veía que lo miraba.

- N-no. Que vergüenza.
- Si. Yoochun hace pasar muchas vergüenzas, te entiendo. Tampoco bailaría con él.
- No, no. No me refiero a eso.

Yo solté unas carcajadas porque evidentemente sabía a lo que se refería.

- Me daría vergüenza a mí.
- ¿Por qué?
- N-no se bailar.

Pero eso no era problema, Yoochun podía guiarla. Le pase la voz a él pero no me hizo caso.

- Entonces baila conmigo.
- ¿C-cómo?

La tome de la mano y la saque a bailar. Yoochun ya bailaba con otra joven, por eso no me prestó atención.

Hye estaba nerviosa, se notaba.

- Tranquila. Solo sigue a la música.
- S-si.

Y comenzó a moverse, y si que equivocada estaba. Si tenía ritmo y se movía bien para ser tímida.

- Mentirosa. Bailas bien.

Ella sonrió ampliamente y se dejó llevar por la música.

Y así la mayor parte de la noche bailamos juntos, hasta que Yoochun pidió bailar con ella.

En estos dos últimos meses, Yoochun se ha mostrado bastante atento con ella y la verdad se ven muy bien juntos. Pero él sigue diciendo que no olvida a Junsu y tampoco quiere. Aunque tengo ciertas sospechas de que Yoochun este sintiendo algo por Hye. O quizá solo sea ideas mías.

Estuvimos hasta las 3 de la madrugada, luego con unas copas encima, nos fuimos cada quien a su casa.




Pasamos sábado y domingo, descansando.

Yoochun dormía y yo aproveche para escribirle a Jaejoong. Me anime a hacerlo, que podía perder, no regresaría pronto. Creo que puedo hacer una vida aquí. Es un pueblo tranquilo, tenemos muchos amigos y ganamos buen dinero por la fábrica.

Tome un papel y comencé a escribir.

“Hola Jaejoong, espero que hayas culminado tus estudios con buenas calificaciones. También espero y estuve rogando, porque Junsu y tu hayan vuelto a retomar su amistad, realmente lo espero.

La última vez que no vimos, te dije algo que si lograste entender, pero yo no alcance a descifrar lo que dijiste. Quiero que sepas que sigo sintien…”

Me detuve y pensé si estaba haciendo bien. Francamente a él no le importo, me jalo lo cabellos para hacerme entrar en razón. Él tiene a Changmin, seguro que siguen juntos y yo no puedo quedar en pose de arrastrado o chico que no tiene dignidad. Para que decirle que lo quiero si no voy a recibir ninguna respuesta.

Tomé el papel y lo arrugue, tirándolo a la basura.

Deje caer mi cuerpo a la cama y sin querer desperté a Yoochun. Este se quejó, se volteó y volvió a dormir.

Y así también lo hice yo, porque al día siguiente teníamos que volver al trabajo.




Al día siguiente, estábamos esperando a Hye para ir al trabajo pero no salía de su casa. Tocamos y su mamá salió sonriente.

- Señora ¿P-porque…

Y sin terminar la pregunta, Hye estaba tras su madre escondiéndose. Y vimos por qué.

- Vaya, que guapa.

Dije al verla. Ya no tenía los cabellos dorados, había regresado a su color natural y se le veía mucho mejor. Con el nuevo corte más aún.

Cuando vi a Yoochun, simplemente tenia cara de embobado. Creo que mis sospechas son ciertas.

Le di un codazo para que diga algo.

- A-ah. Te ves muy bien Hye.
- G-gracias chicos.
- Bueno, pues vámonos.




El día paso sin novedades, Hye estuvo muy extraña hoy. Como distante, no lo sé.

Ya eran las 9 de la noche, me disponía a meterme a la cama y dormir. Pero alguien toca la puerta.

Creí que era Yoochun, pero él siempre hace escandalo desde fuera. Por lo que antes pregunte de quien se trataba.

- S-soy Hye.

Y eso me sorprendió. Abrí la puerta pero me olvide de ponerme la polera.

- Perdón. Espérame un momento.

Diablos, como se olvida ponerme algo encima. Rápidamente me coloque la polera y volé a la puerta.

- Disculpa.
- N-no te preocupes.

Yo simplemente sonreí pero ella no decía nada ¿Para qué habrá venido?

- ¿Te pasa algo?

No podía hacerla entrar. No sería lo indicado y lo correcto. Pero me ponía incomodo recibirla solo en la puerta.

- E-eh. Yunho.
- ¿Si?

Quizá vino para avisarme que el extranjero nuevamente lo molesto. Pero no me di cuenta. Rayos.

- Hye ¿estás bien?
- Yo, quería d-decirte algo…
- ¿Sobre qué? ¿George te volvió a molestar?
- N-no no es eso.

¿Entonces que podría ser? Esta chica a veces se pone muy rara.

- Solo dime.
- L-lo que pasa… es que y-yo…
- ¿Tu?
- Y-yo… ¡Te quiero Yunho!

Dijo y luego me dio un beso fugaz. Salió corriendo y yo me quede de piedra.

Cerré la puerta lentamente. Ese beso me dejo atontado y preocupado también.

Me preocupa por Hye y por Yoochun, que aunque no estoy seguro si él siente algo por ella, tengo una ligera sospecha. Y por Hye yo no siento nada, solo la miro como una amiga o hermana, pero no más de eso.

- ¡Demonios! ¡Qué estrés!

Dije con un grito ahogado. Regrese a mi cama y mil cosas daban vuelta en mi cabeza. Genial, ahora no podré dormir.

Me puse la almohada encima de la cabeza y trate de dormir.




Ya amanecía y yo seguía sin dormir. Miraba el reloj y eran casi las 5, creo que no dormiré nada. Lo peor es que se me venía a la mente el beso de Hye y el beso de Jaejoong. Mi cabeza está hecha un lio.




Solo esperaba a que pasen las horas, el cielo se iba aclarando y decidí cambiarme. De pronto tocaron la puerta.

La abrí y entró Yoochun. Cuando volteo para mirarlo él se queda viéndome.

- Vaya, que ojeras.
- No dormir nada. ¡Nada!

Dije terminando de ordenar mi cama.

- ¿Por qué?

Me pregunto ayudándome a arreglar. ¿Sería bueno contárselo?

- Por cosas.
- ¿Qué cosas?

Si se lo digo me quitaría una duda de la cabeza. Pero tengo miedo, ya que si mis sospechas son ciertas, vaya a lastimarlo. Eso es lo que menos quiero.

- Tonterías Yoochun, no te preocupes.
- Uhm, bueno si tú lo dices.




Lo último que quería era ver a Hye, y bueno ella estaría igual. De todos modos no puedo escapar de mis obligaciones.

Bajamos del hospedaje y ella esperaba abajo. Decidí, por ella, actuar como si nada hubiese pasado.

- Hola Hye ¿Cómo amaneciste?

Le preguntó Yoochun.

- Bien gracias. ¿Tu como estas?

La verdad estaba alegre. Yo no podía decir lo mismo. Solo espero que no confunda las cosas.

Los tres comenzamos a andar y ella, sin esperármelo, se puso a mi lado y me tomo del brazo. Entonces me di cuenta que definitivamente estaba confundiendo las cosas.

Yoochun miró aquel detalle y no dijo nada, pero se vio incómodo.




Si le pedía a Hye que no haga eso, se sentiría mal y no quiero ser descortés. Maldición debería ser más relajado.

Así llegamos hasta el trabajo.

Fuimos hasta las maquinas con Yoochun, quien había estado en silencio. Cosa rara en él.

- Y-yunho. ¿Por qué Hye hizo eso?

Sé que me lo iba a preguntar, pero no había pensado que responder.

- N-no lo sé. Quizá le nació. Somos muy amigos…los tres ¿no?

Él no me creyó y francamente yo tampoco lo hubiese hecho.

Antes necesito saber algo.

- Yoochun… ¿A ti te gusta ella?
- ¿E-eh? Ese no es el tema.
- Si, lo es. Es importante que yo sepa eso.

Me miró extraño y se puso a trabajar.

- Vamos Yoochun dímelo.
- No lo sé Yunho, siento cosas por ella pero Junsu aparece también en mi mente y estoy confundido.
- ¿Te incomodo vernos asi?

Él lo pensó detenidamente.

- La verdad es que… sí.
- Entonces si estas comenzando a sentir algo por ella.

Él no está seguro pero si admite que ella no le es indiferente. Creo que es importante que sepa lo que paso ayer.

- Yoochun ayer Hye vino a mi cuarto.
- ¿Cómo?
- No la hice pasar, solo estuvimos en la puerta.
- Ah ¿Y qué quería?

Pienso que debe saberlo, antes de que lo que siente por ella se vuelva más fuerte.

- Me vino a decir que…m-me quería.

Vi en su rostro un poco de desilusión.

- Pero yo no siento nada por ella. Tú lo sabes.
- Si lo sé.
- …
- Es gracioso. Malditos triángulos amorosos.

Me alivie un poco de que haya tomado esto con humor. Pero sé que por dentro es otra su historia. Él no quiere olvidar a Junsu, pero la vida le puso una chica buena en el camino, él se comienza a sentir interesado pero a ella le gusto yo, pero yo aún continúo pensando en mi hermano.

Es cierto, malditos triángulos amorosos.




Llego la hora de salida del trabajo. Estábamos exhaustos, apagamos las máquinas y salimos al encuentro de Hye.

- Vámonos.
- Si.

Ella tomo la misma posición conmigo, como en la mañana. Vi a Yoochun y él solo me sonrió pero con desgano o resignación.

Me siento mal por él.

Así fuimos caminando hasta nuestras casas. Hye sonaba bastante animada, nos contó lo que hizo hoy y nosotros sola la escuchábamos.




En un momento yo me perdí en la conversación de Hye. Hasta que Yoochun me tomo fuerte del brazo.

- ¡Yunho! ¡Mira allá!

CONTINUARA…

6 comentarios:

  1. Anónimo8/25/2013

    Me gusta como va la historia, por favor actualiza seguido. Isabel

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/04/2013

    me encanta esta historia!

    yo te moleste mucho para que actualizaras u_u pero muuuuuchas gracias

    porfis podrias hacer que termine en MinSu esque me encanta esa pareja y su trama es muy interesante porfis pofis -se arrodilla-

    Gracias att: sherko

    ResponderEliminar
  3. oooooooooooooooooooooooooooo nooooooooooooo maldita sea que pasa acaso es jae que viene por yunho o junsu que bino por yoochun o son los dos que vienen al rescate de sus hombres espero y si por favor no demores en poner el siguiente capitulo creo que eres una escritora que le encanta hacer sufrir a sus lectoras pues demoras mucho en poner el otro por fissssss no nos tortures yo se que no comente en los de mas capítulos pero es que esta tan buena la historia que fueron mas mis ansias por seguirla que se me paso perdón pero esta muy muy buena continua por fa siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii GRACIAS

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7/16/2014

    ooooh esta muy interesante *0* Que pasa con el MinSu? ya han sufrido mucho, has que se amen :c y a Yoochun que se quede con alguna chica de por alli (? ahahahuwd saludos!

    ResponderEliminar
  5. Taemin7/16/2014

    Shan! quien era? jajaja actualiza pronto que muero por saber que pasa con el Minsu <3

    ResponderEliminar
  6. ¿Algun dia habra actualizacion? :c

    MinSu</3

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD