Lonely Heart - Cap. 6

6 comentarios
POV Yunho

Confusión


Creo que he creado a un monstruo. A un monstruo hablador. Estamos a mediados de julio, con un calor impresionante y tengo tantas ganas de tirarme a una piscina en este momento, pero en lugar de eso, estoy aquí con jaejoong en el jardín trasero viéndolo hablar sin parar. Es difícil creer que el jaejoong que esta acá, hablándome sin cesar, es el mismo que hace unos meses tan solo respondía con una palabra. Mm como cambian las cosas.

No es como si no me gustara hablar con jaejoong, solo que siento que se extiende demasiado en los temas. Me habla y me habla acerca de sus libros, de la trama, los personajes, la acción y todo eso. Hasta ya me ha recomendado unos libros y me ha dado unos para que los lea, pero yo todavía no lo he hecho. Ya saben, leer no es lo mío.

Verlo hablar de esos libros de “novelas” no es tan aburrido pero verlo hablar de libros educativos por minutos y minutos, en realidad es bastante estresante. Justo ahora, me está contando sobre una planta que se encuentra a nuestro lado en el jardín, diciendo que le gusta y que leyó acerca de esta en algún libro de botánica. A veces ni le pongo atención a lo que dice, solo me dedico a observar su rostro emocionado cuando me cuenta todas esas cosas. Sea como sea, jaejoong es tan adorable que es imposible enojarme o aburrirme de el.

Y a pesar de que parece una maquina con exceso de energía cuando está conmigo, con los demás sigue siendo tan parco como siempre. Bueno creo que estoy exagerando, en realidad ha mejorado bastante su relación con los demás y ya hasta opina cuando nos juntamos todos a charlar, pero de todas formas, aun queda un largo camino por recorrer. Por lo menos ahora trata de jugar con nosotros y se sienta en la misma mesa que nosotros, eso es un avance.

- ¿Yunho? ¡Yunho! – me grita sacándome de mis pensamientos.

- ¿Qué? - Le respondo imitando el tono con el que me grita.

- ¿Me estas poniendo atención?

- Mmmm…

- ¡Yunho! – Me reprocha – a veces no sé porque gasto tanto mi saliva contigo – desvia la mirada y cruza los brazos enojado.

- no te pongas así – trato de animarlo retirándole un mechón de la cara. El me evita.

Nuestra atención se desvía a un chico que sale de la casa, gritando algo acerca de que su familia ha vuelto y que ahora puede largarse de aquí, o eso es lo que alcanzo a comprender. Hablando de familia, no he recibido ninguna noticia de mi madre o de mi hermana en meses, y eso ya me está comenzando a inquietar. No me preocupo tanto por mi madre, ella se sabe defender, me preocupo por mi hermana menor, la cual está en un orfanato femenino, tal vez asustada o triste.

- ¿Qué te pasa yunho? – me pregunta jae ya que creo que noto mi semblante triste.

- pienso en mi hermana – le respondo sinceramente jugando con la hierba verde debajo de mis dedos – me pregunto cómo estará.

- Si es como tú, estoy seguro de que estará bien. Tu eres fuerte – me dice tratándome de animar.

Le dedico una sonrisa al ver como intenta subir mi ánimo. Jaejoong se preocupa mucho por mí y eso me hace feliz.

- tengo miedo de que la adopten – digo después de un rato de silencio.

-¿la adopten?

- sí.

- ¿Cuántos años tiene ella?

- 12 – le respondo mirando hacia al frente.

- No creo que la adopten – me dice y yo volteo a mirarlo – ya está muy grande para que la adopten, además sin ninguna autorización de la madre no pueden hacer eso.

Bueno supongo que tiene razón. Sus palabras me tranquilizan aunque sea un poco.

- ¿jaejoong ah…- pregunto lo que tengo en mente hace ya bastante tiempo – por que a ti no te adoptaron?

Veo que se tensa ante mi pregunta. Esto debe ser un tema muy difícil para él. Baja la mirada y comienza a responderme del modo en que lo hacía unos meses atrás, con voz bajita y casi como balbuceando.

- Bueno, no sé, cuando bebe – dice mientras que con sus dedos roza el césped debajo de nosotros – supongo que era demasiado feo.

Me rio ante su comentario ¿Quién consideraría a jae feo? Espera… ¿Por qué estoy pensando en eso? Silencio a mi mente y más bien, vuelvo a poner atención a su explicación.

- Luego cuando niño no me gustaba salir afuera y en lugar de eso me quedaba en los rincones más recónditos jugando con mis amigos imaginarios – dice esto y se tapa la boca riéndose como si estuviera recordando aquellas épocas tan vergonzosas – los padres siempre adoptaban a los niños mas vivaces, a los que veían jugar o a los que se les acercaban a hablarles. A mí nunca me notaron porque yo no hacía nada de eso así que nunca me tuvieron en cuenta. Luego me volví demasiado viejo…

- ¿demasiado viejo? – pregunte ¿un chico de 16 años dice que está demasiado viejo?

- los padres siempre quieren bebes o niños muy pequeños, no les atraen los más grandes – me explica y yo pronuncio un fuerte “ahhhh” señalando que entendí - así que por eso no fui adoptado – finalmente levanta su rostro terminando su historia.

- Mmm veo – le digo – pero que estúpidos – jaejoong me mira con ojos asombrados al ver que digo eso – si yo pudiera, yo te adoptaría mil veces – le digo de forma divertida y salto encima de el haciéndole caer de espaldas en el césped mullido.

- ¡Yunho! – se ríe tratándome de alejar. Yo le agarro los brazos impidiéndole que se mueva.

El se queda quieto y yo lo miro más detalladamente. Jaejoong tiene una cara hermosa, eso he notado. Si fuera más espontaneo seguro que sería un hit entre las chicas gracias a su aspecto de “flower boy”. Bueno, de todos modos, no es como si tuviéramos chicas acá. Pensándolo bien, no he visto una en un largo tiempo. Lo único cercano a una chica que tenemos acá es a jaejoong. Es delicado y frágil, cuidadoso y gentil, delgado y apuesto, muchas de las cualidades que una chica posee.

- Yunho me aplastas quitate de encima – me dice jaejoong y me doy cuenta de que me había quedado mirándolo como un tonto por lo menos 15 segundos.

Me quito de encima avergonzando y él se incorpora, sentándose en cruz, limpiando su ropa de verano con ambas manos.

- ¡Yunho! – me grita sun woo (otro de mis tantos amigos aquí) y se acerca corriendo, bajando la velocidad de sus pasos cuando ya está a una distancia cercana a mi – ¿quieres ver una película esta noche?, los chicos y yo nos reuniremos así que... – hay algo en su voz que me parece extraño pero de todas formas lo dejo pasar.

- Si – le contesto de inmediato - ¿Quieres venir jae? – me volteo hacia jae y el tartamudea no logrando encontrar la palabra que desea. Dirijo mi mirada de nuevo a sun woo y el hace un gesto como si no quisiera que jaejoong fuera, no entiendo el porqué.

- Esta bien – logra decir.

- Biiienn – sun woo corre las palabras – los espero entonces esta noche en la sala de tv.

Le asiento con una sonrisa y él se va.

- ¿No te gustan las películas? – le pregunto a jae apenas sun woo se va.

- Si – me responde – pero no hay nada como un libro.

Sonrió y le espicho afectuosamente la mejilla. Ese jae y sus libros. Creo que eso nunca se lo podre quitar, aunque, pensándolo bien, no quiero que cambie eso tampoco. El es tan educado y sabe sobre tantas cosas gracias a los libros, que lo hace una persona diferente y única.

Me recuesto en la hierba con ambas manos apoyadas detrás de mi cabeza y jae se recuesta a mi lado, contándome de nuevo sobre aquella plata que tanto le gusta.

________________________________




Cuando mencionaron “película” jamás imaginaria que se trataba de una película porno. Ahora se porque sun woo no quería que jae viniera. Jae a pesar de saber tantas cosas de tantos temas diferentes, es todavía muy ignorante en esto del sexo y las parejas, y temo que se pueda asustar o traumar viendo esta película. Si lo sé, lo trato como si fuera un niño, pero es que quiero cuidarlo y no quiero que sus inocentes ojos se manchen viendo esto.

- ¿Esta o esta? – pregunta uno de los chicos levantando dos películas para que elijamos cual queremos ver. Honestamente las dos se ven igual de peores.

- Esta – elije Yong – las americanas son mejores.

- Listo – entra el disco en el dvd y le da play – silencio, recuerden que nadie sabe que estamos acá y mas viendo una película porno.

Supongo que la metieron al orfanato a escondidas, como otras cosas que meten tales como el alcohol o los cigarrillos.

Me tenso al ver que comienza la película y miro disimuladamente a jaejoong quien está sentado junto a mí, ambos en el suelo, apoyados en la parte delantera del sofá que no da abasto para más gente. Jaejoong no parece del todo incomodo, tan solo mira y mira sin mencionar ni una sola palabra. Arrrgg ¿por qué lo traje aquí?, pienso.

La película se pone más caliente, mostrando a dos chicas completamente desnudas teniendo sexo (anal y vaginal) con un hombre. Los gemidos se escuchan por toda la sala y yo no puedo evitar sentirme más incomodo. Palabras obscenas también se dejan escuchar.

Luego se presenta una orgia de todos teniendo sexo con todos. Esto no es una película, más bien es como una tanda de videos sacados de alguna página de internet. No es que no me guste el porno, lo disfruto mucho y ya me hacía falta ver uno, pero verlo con jaejoong me parece muy vergonzoso.

Otra vez lo volteo a mirar y veo que él se está casi que comiendo la uña de su pulgar con las mejillas totalmente rojas. Su mirada sigue fija en la tv.

Luego se presenta una escena gay y no comprendo de donde llego tal escena entre un montón de videos heterosexuales. Son dos hombres teniendo sexo oral y anal en una especie de cama. Mirando bien, uno de ellos se parece a jaejoong, bueno por lo menos en el pelo y la contextura.

- ¡Hey quiten eso! – dice molesto ky hyun desde el otro lado de la sala. El y yo ya no nos volvimos a hablar desde nuestro incidente hace unos meses en el comedor.

El chico encargado trata de quitar los videos pero no puede así que no queda más remedio que seguir viendo la escena. Veo la escena y no dejo de pensar que el que está ahí es jaejoong. Eso lo hace aun mas incomodo.

-Mmmmmm yeahhh– el chico salta desesperado encima del otro chico mientras veo como su pene entre en el ano de este.

De un momento a otro jaejoong se recuesta en mi hombro apoyando una de sus manos cerca a mi entrepierna. Esto me hace perder el control. Sentir a jaejoong tan cerca me descontrola, no lo sé, una repentina erección aparece en mis partes bajas. Trato de ocultarla agarrando un cojín y poniéndolo en mi regazo. Sigo y sigo mirando la escena hasta que me imagino que somos jaejoong y yo teniendo sexo en aquella cama. Espera… ¿Por qué pienso esto? Debo estar demasiado necesitado para imaginarme haciéndolo con jaejoong.

Pasa la escena gay y todos se alegran aliviados, al igual que yo, ya que no soportaba tener que aguantar todo ese calor recorrer mi cuerpo. ¿Me estaré volviendo gay aquí encerrado? Un pensamiento estúpido atraviesa por mi cabeza.

Las escenas siguen y siguen, algunas más asquerosas que otras pero todas igual de calientes. Miro a jaejoong por enésima vez y veo como se muerde los labios. Voltea a mirarme ya que siente que lo estoy observando y yo me pongo rojo como un tomate.

Luego de unas escenas más apagamos la tv y nos vamos a nuestras respectivas habitaciones. Es algo aburrido mirar porno sin tocarse y creo que más de uno pensó igual que yo, así que todos acordamos en dejarlo hasta ahí por hoy.

Subo a la habitación de jaejoong obviamente con jaejoong junto a mí y nos adentramos a su dormitorio. Jaejoong no dice nada sino solamente se sienta en cruz en su cama mirando por la ventana hacia afuera. La única luz que nos ilumina es la de su pequeña lámpara ubicada al lado de su cama.

- Bueno ¿te gusto? – intento entablar una conversación de la manera más natural posible.

- Estuvo entretenido –me responde jaejoong pero no se oye muy convencido. Tal vez no le agrado del todo.

Me siento en su cama al no tener más que decir, es la primera vez que me pasa esto.

- ¿Yunho, alguna vez has tenido novia? – me pregunta de repente. Su pregunta me parece extraña.

- Sí, ¿Por qué?

- No por nada.

Se calla y vuelve ese silencio incomodo que no se cómo apagar.

- ¿Alguna vez hiciste “eso” con ella? – vuelve a preguntar y yo me sonrojo.

- Si…. Bueno… con dos en realidad. Con la que tuve mi primera vez y con la última que estuve – digo y jaejoong abre los ojos sorprendido ante mi declaración. Es demasiado inocente.

- ¿Las besaste también? – por dios, si es demasiado inocente.

- Pues claro – le contesto riéndome de su pregunta.

Se queda callado de nuevo y temo que mi risa lo haya ofendido.

- Yunho yo quiero aprender – me dice con voz lastimera.

Arrugo la frente - ¿Qué?

- Aprender, enséñame a besar – me pide y yo no sé qué contestar – por favor – ruega agarrando mi camisa.

- ¿Por qué? – le pregunto confundido.

- Por favor, no quiero ser un desastre.

- Pero, tú eres…

- Por favor – me ruega.

Jaejoong es tan irresistible que no puedo decirle que no a lo que me pida. Bueno solo será un beso, jaejoong es lindo y delicado, no será difícil imaginar que se trata de una mujer. ¿Acaso lo hare?

- Bueno – me acerco levemente – ¿quieres que te bese? – le pregunto para confirmar si eso es lo que quiere o en realidad me está pidiendo una clase teorica.

El abre los ojos y ante eso me hace pensar que más bien se trata de la segunda opción. Luego entrecierra los ojos, acerca su rostro y susurra cerca de mis labios - si.

Bueno aquí voy. Pego mis labios con los suyos moviéndolos lentamente intentando abrir su boca mas sin embargo jaejoong es demasiado inexperto. Me aparto y me acerco de nuevo intentándolo otra vez pero esta vez pongo mi pulgar entre sus labios para así poder sorber sus labios. Succiono lentamente su labio inferior indicándole a jaejoong que así es como se hace. El parece comprenderlo ya que succiona mi labio superior con la misma armonía con la que lo hago yo. Esto es rico, ya necesitaba sentir un beso así de nuevo.

Nos separamos mirándonos a nuestros ojos y enrollo a jaejoong entre mis brazos, abrazándolo acercándolo más a mí. El hace lo mismo. Parece que ambos queremos esto y no podemos detenernos de hacerlo. Yo no puedo. Volvemos a besarnos esta vez más intensamente y aunque jaejoong todavía es muy novato en esto, en realidad no lo hace para nada mal. Sus besos son muy húmedos pero me gustan.

Nos recostamos en la cama, con el debajo de mí, y nos abrazamos más fuertemente como si no quisiéramos tener ningún espacio entre nosotros. El beso se vuelve más desesperado y frenético, lo sé porque la cama se empieza a mover y comenzamos a movernos justo encima de ella. Nos separamos por un poco de aire y luego volvemos a retomar el ritmo. Estar con jaejoong aquí en esta cama, abrazándonos y besándonos me hace sentir eufórico. Me hace sentir bastante adrenalina en el cuerpo ya que las circunstancias son extrañas. Ambos somos hombres, en un orfanato, yo con el chico mas tímido y cerrado que he conocido en mi vida, creo que a cualquiera eso le excitaría, o eso pienso yo. Comenzamos a medio gemir entre besos y me pregunto si jaejoong esta imitando a los actores de la película porno.

Pareciera como si estuviéramos desesperados ya que el beso comienza a tornarse salvaje. Jaejoong me aprieta muy duro desde la espalda y yo hago lo mismo. Adentro mi lengua en su boca y el acaricia con su lengua la mía a pesar de que no ha hecho esto antes. Solo hace lo que sus instintos le mandan.

En medio de esta rica y apasionante sesión de besos, oigo unos pasos acercarse a la puerta. Jaejoong y yo nos separamos asustados, y yo me levanto quedándome parado en el suelo. Si descubren que estoy aquí estaremos en problemas. Los pasos se alejan y suspiramos sabiendo que no hay peligro, pero de todos modos decido que es mejor irme a mi propia habitación.

- Chao – le digo rápidamente no queriendo hacerle frente de lo que acaba de suceder y salgo por la puerta sin decir nada más.

¿Qué paso aquí?

_________________________________




Me levanto la mañana siguiente con un mar de confusiones en mi cabeza. Sé que no soy gay, me gustan las mujeres, mas sin embargo el beso que compartí con jaejoong fue uno de las mejores que tuve en mi vida. Es muy confuso. No sé cómo darle a jaejoong la cara hoy, me siento muy apenado por lo que paso ayer.

Trato de respirar lo mas tranquilamente cuando el entra por la puerta del comedor, preparado para tomar su desayuno. Lo miro y él me mira pero no me saluda. Se sienta otra vez solo en aquella mesa alejada de todas las demás. ¿Estara enojado? Pero si él fue quien me pidió que hiciera eso. Tal vez me excedí mucho, debe ser eso.

Jaejoong parece desayunar a la velocidad de la luz ya que se traga prácticamente toda la comida frente de él y sale apresuradamente del comedor. No quiere enfrentarse a mí, estoy seguro.

Cuando voy a buscar a jaejoong a su habitación (ya que no lo encuentro ni en la biblioteca ni en los jardines de la casa) me abordan en el pasillo jeon guk y yong, justo en frente de la puerta de la habitación de jaejoong.

- Yunho…- me dice yong – ¿recuerdas esa vez que te dijimos que hacíamos un trato con uno de los encargados de acá?

Acá me hablan de tantas cosas que no logro recordar a que exactamente se refieren. La puerta del cuarto de jaejoong se abre relevando a un tranquilo jaejoong, quien al verme justo frente a su puerta se tensa y se queda petrificado en su lugar.

- El encargado dijo que hoy llevaría a un grupo de chicos al burdel que queda cerca – deja salir jeon guk con una sonrisita en el rostro - ¿quieres venir?

Ah era eso. Me habían contado eso recién llegue acá y yo siempre me preguntaba porque durante todo este tiempo nunca hicimos “ese” tipo de salida.

- ¿Y bien? – me pregunto yong al ver que no decía nada.

Volteo hacia jaejoong queriendo ver su reacción ante esto, el solo baja el rostro en el momento en que lo miro. Obviamente había escuchado eso. ¿Le molestaría? ¿Por qué debería? Jaejoong solo es un amigo. Un amigo hombre. Y lo que paso ayer nunca debió haber pasado.

Tal vez ir a un burdel me convenza de que no soy gay y que en verdad me gustan las mujeres. Ahora me parece una buena idea llegada en el momento justo.

- Si iré – digo decidido, ellos sonríen.

Jaejoong cierra su habitación y sale de ahí no se adonde. Tengo el impulso de seguirlo pero me parece que es mejor dejar que las cosas se calmen. Alejarme un tiempo de jaejoong para poder ordenar mis pensamientos.

____________________________________




Por la noche vamos el encargado, jeon guk, yong, otros dos chicos y yo, al tan hablado prostíbulo. Al salir tenemos cuidado que nadie se dé cuenta y montamos el auto del encargado.

No sé porque me siento un poco mal por jaejoong. No debería.

Llegamos al famoso burdel, entrando por la puerta delantera. La sala principal tiene una especie de recepción donde se encuentran las llaves de todos los cuartos. También hay un enorme sofá de terciopelo rojo puesto justo en la pared principal de la sala. Todo se ve rojo, tal vez por las luces y las paredes cubiertas de terciopelo rojo que hacen que el ambiente se torne de ese color. Nuestro encargado llega y saluda, como si ya estuviera mas que familiarizado con el lugar. Escoge a una chica (que supongo es su favorita) y sube con ella a uno de los cuartos. Algunos chicos también escogen una chica y a los demás nos dan como una especie de catalogo para que elijamos cual queremos.

- Esta – le indico a la recepcionista, (que ya esta pasadita de años y kilos), la chica que deseo.

La manda a llamar y ella aparece. En realidad creo que se veía más bonita en la foto pero no está nada mal. Tiene buena delantera y trasera, el cabello largo y una cara pequeña, está bien. Nos dan la llave de la habitación y subimos a esta.

Entramos a la habitación y yo me acuesto en la cama. Diciendo la verdad jamás había estado con una prostituta, no lo necesitaba, pero ahora viendo las condiciones en las que vivo, encerrado en una casa con un poco de chicos, creo que ahora si lo necesito.

Ella tiene una especie de baby doll que le deja al descubierto las piernas, los brazos y parte del pecho.

- ¿Qué quieres? – me pregunta.

- Todo – le respondo no sabiendo bien que decir.

- ¿Eres menor de edad? – me pregunta.

No le quiero responder pero ella se da cuenta de que la respuesta es sí, gracias a mi falta de respuesta. De todas formas no le interesa y va a lo suyo.

Se trepa sobre mi cual gata en celo y empieza a lamerme el cuello. Yo la cojo de las cinturas posicionándola bien sobre mí. Luego baja mis pantalones y pone al descubierto mi pene. No estoy nervioso, en vez de eso estoy muy ansioso. Ella comienza a chuparlo y yo me retuerzo ante sus caricias.

Pero de repente algo extraño pasa. Una imagen de jaejoong viene a mi cabeza. Abro los ojos y me concentro de nuevo en ella pero la misma imagen de jaejoong sigue apareciendo. Jaejoong leyendo un libro, jaejoong comiendo, jaejoong durmiendo, jaejoong dándome un beso, ni siquiera son imágenes tan provocadoras pero me hacen excitar a niveles imaginables.

Bajo la cabeza mirando hacia mi entrepierna pero en vez de verla a ella, veo a jaejoong haciéndome una felación. Me remuevo y ella se detiene, pero vuelve a comenzar de nuevo cuando ve que me tranquilizo.

¿Qué me está pasando?

Trato de relajarme y dejar de pensar en el, pero es imposible. Luego hago todo el esfuerzo para pensar en ella pero me doy cuenta que no es tan placentero como parece. Vuelvo a pensar en jaejoong y me excitación vuelve a subir. Sin tratar mas de pelear con mi cabeza, dejo que el invada mi mente, ya que su imagen y la boca de ella me están dando un placer inigualable.

Me vengo en su boca con un sonoro gemido pronunciado el nombre de jae. Ya ni siquiera me importa si estoy pensando en un hombre, eso me hace sentirme bien y eso es todo lo que importa.

Siento que ella se sube en mí nuevamente pero algo no me hace sentir bien. No quiero estar con ella, yo quiero estar….con él. La aparto diciéndole que no puedo, ella hace una mueca de confusión y yo salgo por la puerta.

Bajo a la sala y me siento en el sofá, tratando de oxigenar mi mente mientras que espero por los otros chicos.

- ¡Vaya! Eso fue rápido… - murmura entre dientes la señora de la recepción y yo me ofendo ante su comentario con doble sentido.

Pasa media hora, 40 minutos y por fin van saliendo los chicos, sudados y con cara de felicidad de cada una de las habitaciones.

- ¿Come te fue? – me pregunta uno pasando un brazo por mis hombros.

No le respondo. De alguna manera me siento enojado conmigo mismo por ser tan homosexual y rechazar a una mujer. Esto no debería ser así.

El último en salir es el encargado quien gentilmente paga por todos en el cuarto y salimos juntos de nuevo hacia la casa hogar.

Al llegar cada uno se va con una mueca de satisfacción a sus respectivas habitaciones. Yo voy a la mía pero algo me sorprende en cuanto llego. Jaejoong se encuentra sentado en el piso frente a la puerta de mi cuarto, y por su apariencia cansada y somnolienta deduzco que ha estado esperando ahí por mucho tiempo.

- ¡Yunho! – rápidamente se levanta asustado viéndome a la cara.

- Hola – le contesto fríamente. De alguna manera estoy enfadado con el por provocarme estas cosas.

- ¿Cómo te fue? – pregunta en una posición temerosa. Al parecer de dio cuenta de mi estado de ánimo.

- Me fue bien – le respondo no encontrado otra respuesta que ofrecer.

El asiente y mira el piso. Yo abro mi habitación y espero a que él se largue. La verdad no tengo ganas de hablar, solo quiero acostarme a dormir.

- Bien, hasta mañana yunho – se despide y antes de que yo pueda encerrarme en mi cuarto, se cuelga a mi cuello y deposita un beso justo en mis labios. Luego se va corriendo.

¡Maldita sea! ¿Por qué hace eso? ¿Por qué me quiere confundir más?, cierro la puerta de mi cuarto y me echo sobre la cama sin ni siquiera molestarme en cambiarme la ropa.

6 comentarios:

  1. Anónimo8/19/2013

    Náaaaaaaa q bueno estubo el capital buuuuu q emoción el beso así kisiera q m lo enseñen yunho acepta lo jae es tu 1amor q lindo el último be sito morí pero q hacia ahí dentro jae pensé q le diría " tubist relaciones con ella ; enseña me por favor " baja yunho hubira colapsado

    ResponderEliminar
  2. pobre jae tan inocente primero creo que la película que vio fue la primera de ese sentido que a visto luego le dan su primer beso y después lo deja para ir con las mujer suelas yo creo que el se a enamorado de yunho y yunho de el pero yunho no se a dado cuenta de eso todavía yunho despierta jae es tu felicidad no lo hagas sufrir por tu abandono vuelve a el y as lo feliz

    ResponderEliminar
  3. Omg !!!!!! Jae ya tiene un poco mas de confianza pero este ultimo capitulo no me deja tranquila, es que siento que yunho no querra aceptar que es gay y jae va a sufrir y wawwwww ese beso me impresiono al fin jae fue valiente ♥ quiero mas estare esperando la conti gracias por actualizar.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9/05/2013

    Wáaaaaaaa muero favor actu m gusta mucho tu trabajo porfis bonita sigue la bye
    Yeoby

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9/05/2013

    Con ese pro fe vualquiera se vuelve hot

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9/05/2013

    Q beso para mas bueno espero actua lo leo. Desde mi celu sorry autora x mi comen corto

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD