Shy Boy (YM)

6 comentarios
Título: Shy boy
Autor: Aemin.
Pareja: YooMin
Extensión: OneShot
Género: Lemon
Nota: basado en I’ll protect you teokbokki como continuación, y en el video YooMin Shy Boy.
Dedicatoria: A mi BFF en su cumpleaños el día de hoy. Mucha suerte, sabes que te quiero~~

Mi nombre es Park Yoochun. Y en este momento estoy enamorado.


Perdidamente enamorado. Tener un amante menor que uno….no, tener un novio menor que yo, es increíble, y ventajoso en muchos sentidos. Curioso en otros.

Nos conocimos hace…veamos…hoy es 2012… hace 8 años. Más o menos. Vaya, soy pésimo con las cuentas, pero es algo entre 8 y 7 años. Pero nuestro romance empezó exactamente en febrero del dosmil…..aja, 2007. Estábamos en Japón.

Su cara de sorpresa cuando lo mencioné en escenario. Las luces bajaron de intensidad y empezó a sonar el “Happy birthday” de fondo. En ese entonces él aún se comportaba como un niño. La mayor parte del tiempo. 

-´¿De quién? ¡Changmin! – dije, contento. Llevaba mi sombrero favorito para la ocasión.
-¡Changmin! – asintió Yunho.
-¡Changmin!- coreó Jaejoong hyung.

Tan tierno, nos miraba entre sorprendido y confuso, con su pelo castaño y largo atado en una media cola melenuda. Junsu entró con el pastel y la verdad los más emocionados éramos nosotros cuatro, hyung mensos. Mientras el cumpleañero seguía mirando alrededor. No era exactamente su cumpleaños, era el 10 de febrero, faltaba una semana, pero sus hyung queríamos celebrarlo en público. Bueno, yo quería que lo festejáramos con pompa y circunstancia. ¿Está bien dicho, circunstancia? En fin… Después de que habíamos estado jugueteando en el cumpleaños de nuestros hyung (aun me duele el alfiler que me enterró con un moño en el cumpleaños de Jae), pensé: merece que su cumpleaños sea aún mayor que estos. Así que el suyo no sería en camerinos, oh no.

Le cantamos y appa y omma le pusieron la banda de cumpleañero que ya antes habían estrenado ambos. Mi Changminnie seguía consternado, mirando al pastel, al público, a los hyung, a Junsu y a mí, al pastel, a los lados, al pastel. Finalmente aplaudió un poco. No sé si le daba pena que lo hubiéramos hecho así, o si no le pareció. Mientras se decidía me entretuve acomodando las velitas, aunque no era necesario. Junsu dijo algo que no recuerdo, Changmin respondió otra cosa, luego habló la MC, y finalmente sopló las velitas. Jejung fue el primero en abrazarlo y casi salté sobre la mesa para ser el segundo. Bueno, exagero.

-Ah, gracias…- dijo. Yo sabía que sí estaba apenado.

Después de eso seguimos con el show. Tras bambalinas ya procedimos a disfrutar del pastel. Todos los hyung tomábamos bocados y los acercábamos a su boca. Creo que la pasó bien a pesar de todo…
Ah, ahora que lo pienso…ya desde entonces le daban pena este tipo de cosas… siempre ha sido así. Se abre sólo en privado…y creo que en ambos sentidos aunque no iba por ahí en un principio jajaja. Es más, cuando ya había desaparecido la mitad del pastel, Yunho intentó volver a darle un bocado frente a las cámaras y Min huyó saltando fuera del sillón. Ah pero como decidimos entonces molestar a Junsu en lugar de a él, regresó a reclamar. Amo esa bipolaridad en él.

Es tan especial…


Es irresistible. Cuando me despertó esa noche en el departamento de Japón, para ir a buscar algo de comer, un bocadillo de madrugada, no pude negarme. Me sacudí el sueño dandome golpesitos en las mejillas y lo seguí en pijama. Abrió el refrigerador en la cocina y se inclino para usmerar su contenido. Su complexión tan fina, delgada y larga...que para mi sorpresa se siguió alargando y alargando, jeje, yo crei que no sería más alto que Yunho... los extraño...


Entonces....estábamos en la cocina, yo observando a Changmin saborearse de antemano lo que iba a comer. Yo con pan y agua para la noche estaba perfecto, pero Changmin....su paladar era...es, de gourmet. 
Me le acerqué, despacio, y me incliné sobre él, observando lo que él veía.

-¿Qué vas a comer, Changminnie?
No pude terminar la oración porque, sorprendido, se enderezó, chocando mi barbilla con su cabeza. Me aparté sujetándome la quijada como si se me fuera a caer y Changmin se dobló, sobándose la cabeza. Luego volteó a verme y al verme lastimado se me acercó presuroso.
-¿Estás bien, Yoochun?
-Sí…

Lo miré a los ojos. Él me miró a mí. Y la electricidad se encendió. Besé sus labios y sin contemplaciones empecé a acariciarlo. Tardó unos segundos en corresponderme, pero cuando lo hizo sentí como se me erizaba la nuca y mi piel se calentaba. Sí, seguramente para muchas fans les parecerá ingenioso o irónico, pero sí, nuestra primera noche de pasión fue en la cocina. Sobre la mesa. Tras haber hecho a un lado todos los utensilios que nos estorbarían.

Entre besos nos desnudamos y lo senté en la mesa. Besé sus hombros y lentamente fui bajando por su clavícula hasta su pecho.

-Aahhh…

Era aún inexperto, aunque su cabecita estuviera llena de imágenes pornográficas, su cuerpo todavía no experimentaba lo suficiente.  Aún no conocía hasta donde podía sentir su piel, hasta qué punto podía gozar sólo con caricias, las miles de formas en que puede llegarse al orgasmo… y yo se lo iba a enseñar con gusto. Pero no en una noche, y no esa vez.

Esa vez me limité a explorarlo, un poco apresurado, y él cedió a mis caricias, proporcionándome las suyas también. Besé su pecho, apreté sus pezones con mis dedos y besé su abdomen y luego volví a sus labios. Me abrazó, deseoso, y quedamos recostados sobre la mesa. Acariciando sus muslos me fui abriendo camino hacia su intimidad y finalmente me decidí a tocarlo directamente, a estimularlo. Es verdad…¿cómo terminamos sin ropa? No recuerdo…creo que solo nos quitamos el pantalón…

Se estremecía bajo mis manos. Creo que incluso tenía algo de miedo. Lo besé con mucho amor, tratando de convencerlo con mis labios de que no le haría daño, y de que lo deseaba realmente. Poco a poco se fue relajando y cuando lo creí oportuno, y cuando más lo necesitaba yo, me adentré lentamente en él.

Fuimos uno entre cucharones y botes vacíos. Tratando de disimular nuestros gemidos de placer y deleite. Devorándonos la boca para ocultar lo que sentíamos. Terminé arqueándome y él terminó manchándome el vientre. Jadeando lo abracé y le sonreí, mirándonos a los ojos. No necesitamos más. Con mirarnos, con habernos disfrutado así, lo sabíamos. Que teníamos algo. Que éramos más que amigos a partir de entonces.



Así había sido esa vez. Nuestra primera vez. Y se había repetido siempre que habíamos tenido oportunidad. A veces me daba pena Junsu, teniendo que aguantarnos y a Yunho y Jaejoong. ¿Por qué nos habíamos dividido justamente así? ¿Qué habíamos estado pensando?  Y ahora…

Estaba aquí. En mi puerta, después de tres años.

-¿Changmin?

Me acerqué a él desde mi sala, vistiendo mis pants dado que ese día no tenía nada que hacer ni nada planeado, con una sorprendida expresión que después se volvió sonrisa. Cómo había cambiado, se veía…más hombre que nunca.

-¿Cómo llegaste aquí?
-Yunho…me dio la dirección…
-Ah, es verdad…
Nos  miramos a los ojos por un momento. ¿Estábamos indecisos?
-Bueno…
-Bueno…
-Pasa, siéntate como en casa, ¿quieres algo de beber?
-No, gracias…

Nos sentamos en la sala. Viendo hacia el frente como dos extraños. La ciudad de Seúl zumbaba tras nosotros, tras la ventana.

-Y…uhm…¿cómo va todo?
-Bien. Acabamos de ir a otra gira.
-Sí, me enteré. Felicidades.
-Gracias. Igual felicidades por…todas tus novelas.
-Gracias.
Algo no encajaba. Quizás estábamos hablando de más. ¿Qué decirle ahora?
-Perdona.
Volteó a verme.
-¿Por qué?
-Por haberme tardado…en volver a contactarme contigo.
Sonrió, lentamente, como si le costara sonreír. Changmin, ¿acaso te había perdido?
-No pasa nada. Habría sido complicado que me encontraras de todos modos.
Lo miré a los ojos.
-Te extrañé. Créeme.
-Yo también.
Necesitábamos romper el hielo….pero, ¿cómo?
-¿Tienes hambre?
Se sonrojó. Había conseguido algo que sólo yo podía hacer con facilidad. Asintió.
-Un poco…
-Pediré algo, ¿qué se te antoja?
-Comida china…

Fui al teléfono y llamé a un restaurante que conocía.
-Sí…serían diez guisos, todos con arroz extra…aja…


De pronto sentí sus brazos. Abrazando mi cintura. Y su boca besando atrás de mi oreja. Me mordí los labios.  Del otro lado de la línea la encargada me preguntaba cuál sería el cuarto guiso.
-¿Eh? Sí…el agridulce…ah…no, sin picante… -traté de contener mi risa; Changmin continuaba besando mi oreja y mi cuello, mientras yo trataba de ordenar su comida, - y un arroz frito con verduras…uhm… ¿cuánto va a ser? – ahora sus manos acariciaban mi abdomen. Finalmente colgué y justo cuando iba a voltearme para besarlo, se alejó.

-¡Yah!
-¿Qué? – volteó a verme desde la sala, - yo sólo te sugería lo que quería comer primero.

¿Primero? ¿Comer? ¿A mí? Sonreí y volví a su lado y lo encaré. Me miró con intensidad y lo besé.


Me correspondió con desesperación y lo desnudé de igual manera, completamente. Sujeté sus manos y las pegué al sillón, recostándolo debajo de mí. Luego besé su cuello, despacio.

-Ahhh…uhmmm…

Mordisquee el lóbulo de su oreja y se estremeció, tal como recordaba que hacía. Sus orejas eran de sus puntos más sensibles.

-Sólo tenemos media hora antes de comer…
-Me basta…por ahora…ah…

Luego volví a descender y recorrí su piel morena a besos. Del niño que había sido, al que podría decir que había estrenado y pervertido, físicamente quedaba muy poco. Pero del Changmin que me había enamorado…

-Yoochun ahhh…

Estaba la misma entrega, la misma pasión, el mismo gusto y el mismo deseo mutuo. Cuando terminé de besar su abdomen volví a sus labios y sin dejar de saborearlos me desnudó. Me empujó y me recostó, lamiendo y besando mi piel, haciéndome gemir y morder mis labios. Se hincó ante mí y…¡Dios! Hacía tiempo que no me hacían uno tan bueno…perdí mis dedos entre su cabello y me vine poco después, con fuerza. Nadie me provocaba como él, lo tenía claro.

-Changminniee…uhmmm…

Sonriendo, con esa expresión traviesa y un poco malvada tan suya, se sentó en mis piernas y volvimos a besarnos. Acaricié su espalda y bajé hasta su trasero, apretándoselo. Estaba más duro y firme que antes.

-Aaahhh…Chunnieee…
-Min….ahh….
-No pares…no pares…
-Ungghh….

Tras un rato de acariciarnos, besarnos, lamernos, mordernos, incitarnos uno a otro, nos entregamos una vez más por completo a nuestra intimidad. Lo penetré despacio y disfruté la sensación de poseerlo de nuevo, de redescubrir a mi maknae, a mi Changmin. Abrazó mi cintura con sus largas piernas y nos balanceamos por lo que pareció una eternidad, hasta que los labios nos ardieron de tanto besarnos y mi aliento se confundía con el suyo. Y cuando por fin nos unimos en un orgasmo de éxtasis, sentí que mi alma estaba completa de nuevo.


Después de eso comimos, sonriendo. Le platiqué de mis proyectos y él me contó algunas anécdotas. Nunca había sido muy hablador, pero me gustaba que me escuchara y escucharlo si tenía alguna vez algo que decir. A parte de “uuuung”.

-Vendré más seguido – dijo, sonriendo mientras terminaba su porción de guiso.
-Más te vale – le respondí, juguetón.
-Será mejor así, que yo te busque.
-O encontrar otros puntos de reunión.
-Está bien.

Terminé de comer y lo observé deleitarse con lo que quedaba de guisado agridulce. Esa expresión de dicha mientras comía a veces me daba envidia, aunque fuera hacia un plato de ramen común y corriente. Eran esas rarezas las que me hacían amarlo. Todavía. Cuando terminó puse mi mano en su muslo y me volteó a ver.

-¿Quieres conocer mi habitación?  - sugerí, alzando mi ceja. Sonrió de lado y asintió.
-Vamos.


Y volvimos a hacerlo, una y otra vez. No salimos de mi habitación ni de mi cama en toda la noche y parte de la mañana siguiente. Cuando terminamos exhaustos lo abracé y le susurré al oído:
-Changmin ah…saranghae…
Sonrió, sonrojándose, con esa sonrisa de ojo torcido tan característica y estrechó mis manos en las suyas.
-Yo igual…
Mi Changmin. Mi Shy boy, no sabes cuánto te sigo y seguiré amando.


FIN

6 comentarios:

  1. ahhhh amo esa sonrisa xD.. deos gracias T_T que bonito regalo de cumpleaños!! siempre es 1 placer leer tus historias, te quiero mucho pri n.n!! *mega hug* por cierto, mi parte fsvorita fue cuando no se decian nada xD y cuando yoochun ordenaba la comida :9, gracias otra vez

    ResponderEliminar
  2. aafsfghsad
    Voy a leerlo~~
    Termino y te comento
    pero gracias ;;;_;;;; ♥

    ResponderEliminar
  3. ohh que tierno me gusta saber que min siempre sera el amor de chun aunque pase el tiempo

    y que genial que su primera ves sea en la cosina jajaja no hay mejor lugar que ese para min jejeej

    muchas gracias por el fic aemin enserio GRACIAS

    ResponderEliminar
  4. Hermoso,hermoso ;_;
    me gustó las últimas lineas.
    Adoro que el YooMin sea así
    aunque un ChangMin timido es demsiado♥
    gracias y gracias que mi pequeño video te haya inspirado ♥

    ResponderEliminar
  5. Que hermoooosoooo¡¡¡ ni la distancia logró separar el amor que se tienen, no te voy a mentír, sentí miedo de que hubiera un reclamo, o la revelación de un desamor cuando ninguno de los dos hayaba la manera de romper la tensión, pero como era de esperarse, Mi Yoochun tenía en la mano el codigo secreto "comida para mi lindo magnae" dios Chunnie que bello que sepas entregarte así a Minie¡¡¡ quiero ver el videooooo¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Que hermoooosoooo¡¡¡ ni la distancia logró separar el amor que se tienen, no te voy a mentír, sentí miedo de que hubiera un reclamo, o la revelación de un desamor cuando ninguno de los dos hayaba la manera de romper la tensión, pero como era de esperarse, Mi Yoochun tenía en la mano el codigo secreto "comida para mi lindo magnae" dios Chunnie que bello que sepas entregarte así a Minie¡¡¡ quiero ver el videooooo¡¡¡

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD