Lonely Heart - Cap. 5

2 comentarios
POV Jaejoong
Valentía


Eso fue un error. Dejar dormir a yunho en mi cama fue un error. La primera vez que paso, fue hace unos meses en el día en que cumplí años. Le permití dormir ahí ya que era demasiado tarde y además el se había comportado muy amable conmigo esa vez, pero nunca sospecharía que lo tomaría como rutina. Ahora yunho tiene la costumbre de irse a dormir a mi cama cada vez que quiere, alegando que su nuevo compañero de cuarto es muy ruidoso y no lo deja dormir con sus ronquidos. No me molesta que duerma en mi cama por el hecho de ser yunho, sino por el hecho de que él es demasiado grande y casi no cabemos en la cama. En algunas ocasiones, hasta me toca dormir casi encima de el.

Durante el paso del tiempo me fui dando cuenta de la personalidad de yunho. Además de sociable y divertido, también era confianzudo, imprudente y desordenado. Ahora entraba a mi cuarto sin tocar, dejaba su ropa sucia por toda mi habitación e incluso llegaba a media noche para querer hablar cuando yo ya estaba dormido.

Aparte de esos defectos, creo que yunho tiene más virtudes que defectos. Él es quien me ha acompañado en todo este tiempo, me ha brindado su apoyo y cariño, y yo le estoy eternamente agradecido por eso. Ahora he cogido más confianza con él, se que lo puedo buscar cuando quiera y el estará ahí para escucharme. Es genial.

Los chicos de acá parecen respetarlo y quererlo mucho, ya que él es gracioso y bueno con todos. Esa es otra cualidad de yunho, su bondad. Los chicos lo siguen a donde vaya, lo obedecen cuando les ordena algo y escuchan sus comentarios cada vez que abre la boca. Creo que se ha vuelto como una especie de líder aquí y eso me hace sentir bien, porque me siento más seguro a su lado.

Otra de las cosas que me gustan de yunho es que siempre me trae más libros para leer. No sé como lo hace, pero cada semana viene con una tanda nueva de libros. Lo más probable es que los robe de algún lugar afuera (ya que ahora es experto en escaparse). No me gusta que hurte, está mal, pero sé que él me quiere ver feliz, así que nunca le pregunto acerca de cómo consiguió esos libros.

Algunos chicos me siguen molestando, sobre todo ky hyun, jin y sus demás compinches, pero creo que como saben que me he vuelto amigo de yunho lo han hecho menos notorio. Se burlan de mí pero solo cuando yunho no está. Yunho siempre me dice que le cuente cuando suceda algo, pero yo no quiero ser un soplón, no quiero que yunho se preocupe o se meta en problemas, así que es mejor dejar las cosas así.

Podría decir que yunho es casi perfecto, pero a pesar de todo lo que ha hecho para que yo consiga ser más sociable con los demás, yo no lo puedo lograr. Solo me siento bien con yunho y con nadie más. Solo con él. Solo puedo hablar con él porque cuando llegan otros tan solo me quedo callado. No tengo la confianza suficiente y eso me hace sentir mal, ya que se que yunho quiere que sea más abierto con las personas. Perdóname.

Me ha enseñado a jugar baloncesto y futbol, y a pesar que soy mejor que antes, aun me siento como un inútil haciéndolo, sobre todo cuando me pide jugar con los otros chicos.

Es una mañana de mayo y me despierto con mi cuerpo casi totalmente recostado sobre yunho. El duerme desplegado en mi cama con la boca completamente abierta y echada hacia atrás. Antes me daba mucha vergüenza dormir con yunho, así que evitaba el contacto con su cuerpo, pero creo que eso lo he ido superando. Aun así aun me siento bastante incomodo, dos hombres no pueden dormir en la misma cama, no es correcto.

Me levanto mirando hacia la ventana, la mañana esta nublada a pesar de que ya casi es verano. Yunho se despierta ya que siente que baje de su cuerpo.

- ¿te molesta que duerma aquí contigo jae? – me pregunta unos minutos después de habernos levantado. El se encuentra ordenando alguna ropa que dejo aquí y yo tan solo estoy sentando en mi cama. “jae” es como me llama ahora.

- No – le digo – bueno es que eres muy grande y no cabemos en la cama. Me toca dormir encima de ti.

- Pero a ti te encanta dormir encima de mi – me dice con una sonrisa en la cara y yo me ruborizo, no entiendo porque. Esta es otra de las cosas de yunho, le encanta molestarme.

- No es cierto – protesto fingiendo enfado, aunque en realidad no esté enfadado.

El se ríe y vuelve a la labor de doblar su ropa.

- deberías decirme más a menudo las cosas que te molestan – dice después de un rato mientras termina de doblar la ultima prenda de ropa – no es bueno que te quedes con eso.

Me quedo pensando en eso. Nunca me ha gustado quejarme de las cosas, bueno si me quejo, pero solo en mi mente ya que nunca me ha gustado molestar a las personas con mis problemas.

- No quiero molestarte - le digo en voz baja – es mejor así.

El termina de doblar su ropa y se acerca a mi – No debes guardarte las cosas por temor de querer molestar a las personas, no es bueno para ti. Las personas no se enojaran contigo si dices lo que te molesta. Yo no lo hare.

Bajo la mirada, no quiero hacerle frente a esto.

- ¿te siguen molestando, verdad? – yunho se inclina y me pregunta directamente. Yo no lo quiero mirar - dime – me obliga y agarra mi rostro del mentón haciendo que lo mire. Esto se siente raro.

- algunas veces… - logro decir – ky hyun y sus amigos me siguen diciendo come libros, maricon y todo eso…me empujan o me pegan sutilmente.

- ¿Por qué no me lo dijiste antes? – me pregunta con cara seria.

- No quiero molestarte con eso.

- ¿Por qué entonces no los enfrentas?

Me quedo callado. Soy lo suficientemente cobarde como para eso.

Al ver que me quedo callado yunho se levanta y me dice “ven”. Yo me quedo mirándolo desde la cama por unos segundos antes de levantarme y pararme frente a él.

- Te enseñare a defenderte – me dice.

Yo trago saliva.

- ¡Hey mariquita! ¿Por qué no te vas a esa biblioteca de mierda a leer tus libros? ¿Eh? – yunho imita a los acosadores mientras me empuja suavemente en uno de mis hombros, haciendo que retroceda.

Yo no hago nada sino solo mirarlo.

- ¡Hey que acaso no tienes boca o que! – me grita empujándome esta vez con las dos manos haciéndome caer en la cama.

Yo caigo mirándolo con los ojos bien abiertos.

- ¡No lo estás haciendo bien! – se queja yunho con su tono normal de voz.

Me levanto diciéndole - ¿Qué quieres que haga? No me estas enseñando tan solo me estas acosando – le digo mientras “aliso” mi ropa con las palmas de mis manos.

- ¡eso es! ¡Así! ¡Quiero que respondas altaneramente como lo hiciste hace un momento! – dice con una felicidad repentina que hasta a mi me asusta.

No digo nada sino solo lo miro.

- A ver jae – dice – dime que no quieres que siga durmiendo en tu cama.

- no quiero que duermas en mi cama.

- eso sonó muy monótono, sin pasión. Necesito más emoción – dice yunho haciéndome sentir como si estuviera en alguna lección de actuación.

- No duermas en mi cama – digo más alto.

- más furia – me presiona.

- ¡No duermas mas en mi cama! – le grito.

- ¡¿y que si quiero dormir en tu cama?! – me grita adentrándose en el papel de maton.

- ¡No lo harás porque es mi cama y es mía! ¡Solamente mía!

Me agarra del borde de mi pijama pero yo lo empujo fuerte. Creo que demasiado fuerte.

- ¡No me toques! – le grito y el cae al piso. ¿Acaso lo lastime?

Sin decir nada yunho se levanta aplaudiendo con sus manos en señal de triunfo.

- ¡Así! – Exclama emocionado – así es como quiero que les grites a esos imbéciles que te molestan.

Me mantengo en pie con la respiración agitada, de arriba a abajo. Creo que me emocione mucho. Mi mirada permanece firme y enojada, como si quisiera matar a alguien.

- Y bien, bien – dice – ya no dormiré en tu cama.

Cambio mi ánimo de un momento a otro. Pasando de uno desafiante a otro más amable – pero me gusta dormir contigo – no sé ni porque digo eso, pero “eso” sale de mi boca en forma de puchero.

Yunho voltea a mirarme con esa sonrisita suya dispuesto a molestarme – ahh, así que si te gusta – se me acerca, acunando mi cara entre sus manos, apretando mis cachetes.

- ¡Hey! Déjame – le digo apartándome de él, haciéndolo reír. Me rio con él mientras dejo que juegue con mis cachetes. Te lo permito solo esta vez.

_____________________________________




En el almuerzo yunho me convence para que me sienta junto a él en la mesa de sus amigos. Ya lo he hecho antes, pero en realidad no me gusta. Me siento muy indefenso y extraño, viéndolos a todos hablar mientras yo no digo nada. Prefiero comer solo con yunho.

Yunho habla hasta con la boca llena, nunca se calla este hombre. Estoy sentando al lado de él, demasiado cerca, creo yo, como si estuviera escudándome con su cuerpo. He traído uno de los libros nuevos que me ha regalado yunho para no aburrirme mientras como.

- Supongo que seguiré trabajando en el taller cuando salga de aquí – oigo decir a yunho sacándome de mi lectura.

Le miro intrigado ¿yunho trabajaba en un taller? Nunca me ha contado mucho sobre su vida, solo algunas cosas de su familia tales como que su madre vende droga o que su hermana es menor que él. Cosas simples como esas.

El voltea cuando siente que tengo la mirada fija en el – y tú que, jaejoongie, ¿Qué harás cuando salgas de aquí?

Me siento totalmente perdido en la conversación ya que tenía toda mi atención en el libro - ¿Qué? – le pregunto.

Vuelve a repetir su pregunta y yo volteo a todos los demás quienes están sentados en la misma mesa. Tienen su mirada fija en mi, esperando mi respuesta, se que algunos de ellos ni siquiera me conocen la voz. El comedor se queda en total silencio.

- No lo sé – bajo la mirada al sentir toda esa atención sobre mi – tal vez estudiar – digo a riesgo que alguien se ría de mi por ser tan iluso.

Volteo a yunho y él me mira con ojos afectuosos, es como si le hubiera dado ternura mi respuesta.

- ¿estudiar qué? – me pregunta uno de los chicos. Uno nuevo tal vez porque no lo conozco.

- ¿serás escritor? – me pregunta yunho – bueno ya que te gustan mucho los libros y todo eso.

Me quedo pasmado. Nunca se me había ocurrido esa idea. No tengo una idea fija de lo que quiero estudiar, me gustan tanto tantos temas, pero ahora, creo que yunho me ha dado una idea de lo que puedo ser cuando salga de esta casa hogar, a pesar de que nunca he escrito nada en mi vida.

- Me gustaría – le respondo y él me sonríe.

- También me gustaría estudiar pero… - continúa otro chico y todos los demás se acomodan en su silla reanudando la conversación, volviendo todo a la normalidad. Ninguno hizo un comentario ofensivo ni una mueca desagradable, tan solo me escucharon con total tranquilidad. Es la primera vez que no me siento un bicho raro dentro de un grupo de personas y eso me alegra. Sonrió levemente y al parecer yunho lo nota, ya que pasa una mano detrás de mi espalda, frotándola de modo amigable.

De pronto toda esa paz momentánea se ve interrumpida cuando llega a la mesa ky hyun y sus secuaces. No sé porque yunho sigue siendo amigo de esa gente. Se sientan y me miran de una manera poco amistosa. Ellos me odian y no entiendo porque.

En algún punto de la conversación, yunho se levanta diciendo que irá al baño y yo me tenso al escuchar eso. No quiero que se vaya y me deje aquí con ellos.

Justo en el instante en que yunho sale del comedor, empieza ky hyun con sus comentarios.

- Dame esto – ky hyun se inclina y roba de mi plato un poco de carne. Se la engulle en la boca sin ni siquiera un poco de modales.

- y a mí esto – menciona jin agarrando mi jugo, tomando un poco y escupiendo dentro de el, devolviéndolo a su lugar.

- yo quiero esto – dice otro de sus amigos siguiéndoles el juego, agarrando un pedazo de lechuga, lamiéndolo y devolviéndolo a mi plato – comételo – me ordena.

Todos sus compinches se ríen y yo tan solo bajo la cabeza. Tengo que ser fuerte y enfrentármeles, pero esto es más duro de lo que parece. Los chicos restantes en la mesa no hacen nada, tan solo bajan sus cabezas y otros se van llevando sus bandejas terminadas al mesón.

Jin vuelve a molestarme y rapa de mis manos los palillos que estoy utilizando para comer. Los mira un rato y ante mis ojos los lanza lejos haciendo que se estrellen contra una pared.

- permíteme – dice en tono burlón ky hyun y me arrebata el plato de las manos, deslizándolo hacia su puesto. Yo no lo puedo soportar más y hago lo mismo que el, arrebatándole el plato y volviéndole a poner donde estaba. El me mira sorprendido.

Vuelve a arrebatarme el plato y yo lo vuelvo a coger para ponerlo en su lugar.

- Damelo – susurra amenazante pero yo no quiero hacerle caso.

- Nouuu – logro decir aunque la palabra ni siquiera sale bien de mi boca.

- Te dije que me lo des – ahora está enojado, puedo notarlo.

- No.

- ¡Damelo!

- Esta bien – digo aflojando el ajuste de mis manos, el sonríe victorioso – tómalo - digo y prácticamente le boto el plato en su cara.

Oigo un fuerte “uhhhh” alrededor y gracias a eso se que vienen los problemas. Ky hyun se limpia un poco el rosto y levantándose de su silla, rodea la mesa y va directamente hacia mí con una mirada maniática. Yo tan solo me quedo estático en mi silla preparándome para lo peor.

Furioso llega hasta mi silla y me levanta de la nuca, apretándome el cuello desde atrás. Chillo por el dolor que me está provocando. Es demasiado. Yunho te necesito.

- Mira niñato – me amenaza – si tu….arggg – me suelta y caigo al suelo.

Miro hacia arriba y veo que yunho lo sostiene a él de la misma manera en la que él me sostenía a mí. El lloriquea tratando de zafarse, pero yunho no lo suelta. Está violento.

Yo me incorporó del suelo al mismo tiempo en que yunho suelta a ky hyun del cuello.

- ¿Qué le estabas haciendo? – pregunta firme yunho a ky hyun. Hay una pizca de enojo en su tono de voz.

- ¡A ti que te importa, Jung yunho! él es solo un don nadie que…- no acaba de terminar su frase ya que yunho le impacta un puñetazo en su cara y este cae encima de la mesa en donde anteriormente estábamos comiendo.

Me aparto de la mesa, esto va a empeorar, lo sé. Los demás chicos hacen un círculo mirando ansiosos la pelea entre yunho y ky hyun pero yo solo quiero que termine todo esto. No quiero que yunho salga lastimado por mi culpa.

Ky hyun se levanta, confundidó y asombrado de que yunho se haya atrevido a golpearle. Se lanza hacia yunho y ambos caen al suelo, repartiendo patadas y puños a diestra y siniestra. Todo el comedor se convierte en un ring de pelea, con los demás chicos subiéndose a las mesas, gritando y animando la lucha entre yunho y ky hyun.

Debería separarlos (ya que nadie lo hace) pero soy demasiado débil, y estoy seguro de que mi cuerpo frágil no podrá detenerlos.

Veo como yunho se revuelca en el piso con ky hyun. Nunca había visto a yunho así, tan enojado y furibundo, parece que da toda su fuerza en cada golpe. Se ve un poco aterrador. Oigo como se insultan uno al otro pero es poco entendible lo que dicen gracias al dinamismo de la pelea.

Siento que si nadie para esto se van a matar. No lo puedo soportar.

- Yunho… ¡Yunho!

Trato de llamarlo pero no me hace caso. Esta muy concentrado en destrozarle la cara a ese idiota.

- ¡Que está pasando aquí! – el gran grito del director retumba por todo el comedor haciendo que tanto los escandalosos chicos como yunho y ky hyun se detuviesen al instante.

Todos los presentes se quedan callados mirando con ojos temerosos al imponente director y yo aprovecho esto para ayudar a levantar a yunho y acercarlo a mí. Puedo ver que tiene rota una esquina del labio y por su nariz baja un hilito de sangre. Me siento culpable, lo siento yunho.

- Así que estos son los del problema – dice el director caminando lentamente hacia el lugar del conflicto. Yo me agarro del brazo izquierdo de yunho mientras ky hyun se apoya en la mesa totalmente agotado - ¿Quién inicio esto?

Yo fui el que inicio todo esto. Yo le avente el plato lleno de comida a ky hyun en primer lugar. Debo dejar mi cobardía y ser valiente así sea solo una vez.

Me propongo a dar un paso al frente y proclamar que fui yo el que inicio la pelea pero yunho se me adelanta y frente a todo el mundo declara que él tuvo la culpa.

- Así que tú…- el director lo mira – y debo asumir que tú también estas metido en esto – le dirige la mirada a ky hyun.

- Yo no lo hice, ¡el me ataco!- se excusa ky hyun negando su implicación en el hecho. Cobarde, es por eso que todos quieren más a yunho que a ti, por lo menos el puede asumir lo que ha hecho y no esconderse detrás de excusas baratas.

- ¡Silencio! – le grita el director harto de los quejidos de ky hyun. Parece funcionar ya que él se queda callado como un niño regañado.

- acompáñenme los dos – les dice a ambos y sale del comedor con pasos firmes y claros. Yunho y ky hyun se miran antes de seguirlo. Dejo ir el brazo de yunho mirando a su espalda mientras que sale por una de las grandes puertas del comedor.

______________________________________




Estoy recostado en mi cama con la cena que pedí, reposada exactamente sobre mí estomago. No he comido nada porque no tengo hambre, no tengo hambre porque no dejo de pensar en yunho y en el castigo que le habrán dado. Así de sencillo. No lo he visto por el resto de la tarde y eso me preocupa. Escuche en el comedor que ambos, yunho y ky hyun fueron llevados al salón del castigo después del regaño que les propino el director, y que no saldrían de ahí hasta mañana por la mañana. Me preocupo aun más al escuchar eso. Ese salón de castigo, como lo llaman, más parece una cárcel que un salón, ya que es oscuro y casi subterráneo. La única luz que se ve entra por una pequeña ventanilla con barrotes, ubicada en la parte superior de la pared, la cual por el otro lado se puede ver en la parte inferior de la pared de uno de los pasillos de la casa. Estoy seguro de que yunho está incomodo en ese lugar, con frio, con hambre y sin un lugar en donde poder recostarse.

Volteo mirando hacia mi ventana y puedo ver que la noche está completamente oscura. Suspiro y sin dejar de darle más vueltas al asunto, me levanto, me pongo los zapatos, empaco mi cena, llevo mi almohada y salgo por la puerta de mi cuarto hacia ese salón cárcel de castigo.

Con mucho cuidado camino vigilando que nadie me descubra y cuando finalmente ubico la ventanilla de aquel salón, corro apresuradamente hacia allí.

Llego me arrodillo frente a la ventana con barrotes, exclamando el nombre de yunho en voz baja. Los chismes eran verdaderos, efectivamente yunho se encuentra ahí.

Al verme puedo ver que en su rostro se forma una gran sonrisa y corre hacia la ventanita por la cual le estoy saludando. Su estatura no alcanza la altura de la ventana así que tiene que apoyarse en algo (no se en que) para poder hablar conmigo.

- Jae – dice sacando una mano entre los barrotes y agarrando la mía, acariciándola - ¿Qué haces aquí?

- estaba preocupado por ti – respondo con sinceridad.

- alguien podría verte – me susurra en voz baja – es mejor que te vayas.

- yo quería verte – saco el valor para decirle eso. Creo que suena demasiado romántico pero no me importa. El me sonríe de forma comprensiva al oír lo que le acabo de mencionar.

Me recuesto boca abajo sobre el piso, elevando mi cara (obviamente) para tener una mejor visión de yunho y estar así mas cómodo.

- ¿Comiste algo? – le pregunto.

- Nos mandaron acá sin cenar.

- Ten – le ofrezco mi cena pasándosela por los barrotes de la pequeña ventanita – esta es mi comida, pero yo no tengo hambre, puedes comértela tu.

- jae tu no…- lo silencio colocando mi dedo índice en su boca. Se lo que va a decir, pero no lo voy a aceptar.

- Gracias – me dice cuando retiro mi dedo de sus labios.

- También te traje esto – le señalo mostrándole el cojín – para que puedas dormir bien y no estés incomodo toda la noche – paso el cojín por las rejas pero le toma más tiempo el entrar ya que es demasiado abultado y los barrotes están demasiado juntos. Con un poco de esfuerzo el cojín logra pasar al otro lado.

- Gracias – repite – eres muy lindo jaejoongie.

Sonrió avergonzadamente ante el cumplido. Nunca nadie me ha dicho eso.

- Ahora ve, no quiero que nadie te encuentre.

- Esta bien – decido obedecerle.

Justo cuando me voy a parar del suelo, el coge mis mejillas y con algo de dificultad acerca mi cara a los barrotes plantando un suave beso en ellas. Yo me ruborizo al instante. ¿Por qué hizo eso?

- Te quiero mucho – me dice.

Me quedo estático viéndolo. Eso me cogió por sorpresa.

- Yo también te quiero – finalmente le respondo, cogiendo su cara e imitando su anterior acción pero esta vez con un beso en la frente.

Me levanto del suelo y salgo corriendo a mi habitación. Cuando llego a ella me dispongo a dormir pero hay algo que no me deja hacerlo.

Esta noche no dormiré, pienso frustrado al recordar ese tierno beso dado por los labios de yunho.

2 comentarios:

  1. Anónimo8/19/2013

    Buuuuaaa q bonitoo cuando dicen te quiero y bueno ese kyu y no s q mas es un mal chco un matón m imagine tirandole el plato tmb puchis yo esperaba un beso en la ok pero creo q no son tan rápidos como yo jaja mentira me voy a leer el otro ca pi

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/05/2013

    Esto es duper buling pobresito y lindo jae jaja yunho y su afán de dormir con el ojala y adelante se de pero de otra forma waaaaaa ya kiero ver ese momento de seguro sera mágico y como reconocerá yunho q lo ama wiii estaré esperando actu y tu inspiración
    Yeoby

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD