Mi gran boda - Cap. 1

4 comentarios
Couple: YunJae.

Él es Kim JaeJoong de 17 años vive con sus padres, hace tres meses conoció a su prometido Jung YunHo un joven abogado de 22 años que vive en el ciudad de Seúl, a través de un amigo en común que los presento y a los pocos días comenzaron a salir oficialmente como novios y hace un mes el joven Yunho decidió que era hora que juntaran su vida para siempre, así que pidió la mano de JaeJoong a sus padres que sin mucho objeción dijeron que sí; y de esta manera es que ambos jóvenes están a un mes exacto de la boda.

Pero quien está más estrazado por la boda es Jae ya que tiene que preparar todo lo relacionado con la ceremonia y la recepción; las invitaciones ya están listas no son más de 100 personas en total por parte de ambos novios; a un mes del tan esperado día aún no tiene el lugar para la recepción ya que les han cancelado los sitios que han apartado ya que se han enterado que son gitanos.

Jae se encuentra hablando con su madre por el problema del salón

JJ: me han vuelto a cancelar el salón – decía jae a su madre

M: se han vuelvo a enterar, es la tercera vez en menos de dos semanas – dijo viendo un catálogo de flores.

JJ: si, tendré que llamar a Yunho, esta vez tendrá que ser él quien lo busque, tal vez tenga algún amigo que nos ayude –dijo tomando el teléfono para marcarle a su prometido.

M: si claro, iré a ver a tu padre, recuerda que en una hora tenemos la cita con la modista de tu vestido –dijo para luego salir en busca de su esposo.

JJ: Hola, YunHo –respondió una vez que el tono del teléfono fue ocupado por la voz de su novio.

YH: Hola amor, como te encuentras –dijo cuándo reconoció la voz de su amado.

JJ: necesito un favor tuyo, veras, nos han cancelado el lugar para la recepción de la boda y ya no sé dónde ir – dijo algo nervioso por lo que el mayor dijera.

YH: de verdad? Está bien hare lo que pueda –dijo con tono un poco molesto – se han enterado que somos gitanos no?

JJ: no han dicho que reservado el lugar para ese día –mintió ya que no quería que su novio se enojara y se preocupara por nada de importancia.

YH: no me mientas –sentenció- sé que se han enterado, así que no me mientas, aunque creas que es mejor para mí, está bien?

JJ: está bien!, pero de verdad no te preocupes, solo ayúdame esta vez.

YH: veré que puedo hacer, te llamo luego cuando tenga alguna noticia, salúdame a tu madre, te amo –dijo con un tono meloso.

JJ: Gra… Gracias, esperare… Yo también te amo –dijo con vergüenza.

Una vez que la llamada termino, el pelinegro y su madre se dirigieron a ver a la modista que ya tendría su vestido terminado y se moría por ver como seria y si es como siempre se lo imagino. Media hora de camino llegaron a su destino; una vez al entrar los recibió la modista con una gran sonrisa expresando lo feliz que se encontraba porque al fin terminaba uno de sus grandes desafíos al diseñar el vestido para un gitano muy exigente con el diseño, ya que el pelinegro ha cambiado varias veces los bocetos del vestido.

JJ: cómo has estado Lory –saludo a su modista que no pasa de los 25 años.

LR: bien y tu Jae; estas preparado para ver tu vestido y si esta vez es como siempre lo quisiste? –dijo mientras se dirigían a la parte de la tienda donde estaban todos los vestidos.

Una vez Lory salió con un esmoquin blanco con adornos en piedras negras y rojas, en el pantalón los arreglos iban desde el muslo en forma de ramillete de flores, y en su saco en la parte de la espalda continuaba el ramillete pero daba la sensación que eran un par de alas que desprendían de su espalda. Una vez Jae lo vio no puedo resistir las lágrimas en sus ojos y se lanzó a los brazos de Lory abrazándola lo más fuerte que podía, de verdad se encontraba feliz.

JJ: es hermoso, me lo mediré –dijo tomando su esmoquin, yendo con el al vestidor; una vez lo tubo puesto salió del probador, robándose las miradas de las otras chicas que se encontraban allí y solo pudo ver la sonrisa de su madre, sabía que estaba realmente feliz y pero en el fondo sabía que estaba triste pues es su único hijo y en menos de unas semanas ya no será suyo y dejara su casa para ir con su esposo; el pelinegro al ver a su madre a punto de las lágrimas solo pudo ir y abrazarla. Sabiendo que todo su esmoquin era lo que quería pudo irse a su casa sin ninguna clase de cambio para su traje.

Después de unas cuantos días el moreno había podido conseguir un salón para la recepción de su boda, le había comunicado esta buena noticia a su pequeño amor que estaba todo listo y solo era cuestión que fuera y viera que todo fuese de su agrado; el pelinegro no espero mucho tiempo y se dirigió hacia el sitio, en un principio no le gustó mucho ya que no era lo que esperaba, pero al fin sabiendo que era esto no nada, decidió que era lo mejor que pudieran tener, lo más importarte es que se casara con su primer y único amor.

Para ambos novios para ambos novios el mes que los separaba de su boda y de vivir todo juntos, al fin había terminado y era el día de su boda, el salón estaba decorado con flores blancas y rojas en ramilletes, estaban por todos lados ya que era lo que los representaban, pureza y amor; durante la boda, la iglesia estaba igualmente adornada con flores, se encontraba llena de familiares que estaban en la espera de los novios.

Yunho lucía un hermoso esmoquin de color negro ceñido a su perfecto cuerpo, haciendo énfasis en sus hombros y espalda resaltado los con sutileza, pero a la vez se vía sexy, mientras que ingresaba a la iglesia se robaba los suspiros de muchas chicas y señoras de mayor edad, pero aun sabiendo que en los próximos minutos seria de un solo hombre; hombre que también hacia su entrada a la ceremonia vistiendo un esmoquin de color blanco con sus adornos en negro y rojo, que lo hacían lucir hermoso, el traje quedaba realmente ajustado a su cintura, haciendo relucir sus delgado cuerpo. Ambos novios no podían de la felicidad ya que desde que el padre de jaejoong lo entrego a yunho, no pararon de sonreírse y mirarse con amor, cuanto el padre les pregunto si se aceptaban ambos no tardaron el responder el acepto, ya que ni siquiera el padre había terminado la frase ya estaban contestando, cuando al fin dijo que se podían besar no se hicieron espera, ya que ambos nunca antes habían tocado los labios del contrario, esa era la sensación que ambos desde el día que se conocieron querían sentir y una vez que lo probaron no quieren dejar ir.

Una vez en la recepción ambos disfrutaron de todo lo que jae y su madre habían planea para su boda, gracias a yunho todo fue perfecto; para ya el final de la fiesta los novios se retiraban a pasar su primera noche juntos y al día siguiente partirían a su luna de miel, el pelinegro se despedía de su familia con su ojo totalmente llorosos, sabía que desde se momento ya no podría ver a su madre por las mañana y ayudar a su padre con su trabajo, ahora tendría que hacer su propia familia junto a yunho, ayudarlo en lo que necesitara y estar hay para él ese sería su nueva vida como esposo.

Una vez los recién casados se despidieron salieron rumbo a su nueva casa que sería testigo de su primera noche como esposos y de las aventuras que les espera a ambos.

4 comentarios:

  1. Omo, omo... quiero seguir leyendo... please actualiza pronto

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/19/2013

    por favor continualo

    ResponderEliminar
  3. mmm se esta bastan interesante, necesito leer un MinJae porfa espero que sigan las parejas y Termine con un hermoso MinJae jajajaj eperare lo demas cap. saludos......................

    ResponderEliminar
  4. lindo muy lindo y quiero continuación

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD