Shadow - Cap. 6

0 comentarios
No supe cómo reaccionar ante su pregunta, pero me esforcé en no mostrar reacción alguna, fingí no saber a qué se refería.

-No llegué a tiempo a ver el acto de Yunho, si a eso se refiere- respondí.

-No, no…sabe que no me refiero a eso…-dijo sin dejar de sonreír- Es espejo no sólo muestra el interior de mi oficina, me permite ver quién está detrás de la puerta…

Palidecí, no podría negarlo más, no había excusa que me salvara, o tal si la había, pero no sabía cuál era.

-Le gusta Yunho, eso puedo verlo desde la distancia- dijo fríamente- Permítame decirle, que no me quedaré de brazos cruzados, no, Yunho es mío, me pertenece y no dejaré que un simple oficial como usted venga a rondarle.

Quería defenderme, pero no podía encontrar las palabras adecuadas.

-Él lo es todo para mí, soy muy posesivo con lo que considero mío, y Yunho está en la cima de mi lista, por su bien, espero que se aleje de él.

-¿Me está amenazando?- respondí seguro y enojado.

-Por supuesto, ¿no es obvio? Si quiere vivir tranquilamente su vida, lo mejor será que se aleje de él.

No le respondí, sino que me di vuelta y me alejé, dejándolo con su amenaza, a mí no me asustaba, pero me asustaba lo que podría pasarle a Yunho si Yoochun se enojaba mucho, no creo que sea capaz de herirle, pero no quería correr el riesgo. Salí del club demasiado furioso, manejé por las avenidas a máxima velocidad, quería golpear a Yoochun, quería sacar a Yunho de ese lugar, pero necesitaba pensar tranquilamente si quería que todo saliera bien.

Incluso al pasar los días mi enojo seguía sin bajar una línea, tenía que hacer algo, Yoochun ya me había confirmado lo que sospechaba, me gustaba Yunho, lo quería, tenía que pelear por él, no me rendiría hasta que el mismo Yunho me dijera que no quería nada conmigo.

Cuando llegué a mi edificio me encontré con la persona que menos esperaba en el estacionamiento, Yunho estaba recargado al lado de la puerta del ascensor, esperando, cuando me vio sonrió.

-Hola, Jaejoong.

-Yunho, ¿qué haces aquí?- pregunté sorprendido y feliz.

-Estaba esperándote, quería hablar contigo.

-Oh, claro, vamos a mi departamento para hablar- sonreí mientras presionaba el botón del ascensor.

Por fin las puertas se abrieron y ambos entramos, ninguno dijo nada, sólo nos quedamos en silencio mientras el ascensor comenzaba a subir, de pronto Yunho detuvo el elevador y se quedó de espaldas a mí, me asusté un poco, nunca me han gustado los lugares cerrados, son una de mis debilidades.

Yunho parecía tener una lucha mental, pues sólo escuchaba su respiración agitada y vi cómo apretaba sus puños.

-¿Yunho? ¿Estás bien?

Quise acercarme a él, pero apenas reaccioné cuando él se dio vuelta y me sostuvo fuertemente por la camisa, empujándome contra la pared del elevador, arrinconándome sin posibilidad de escape, iba a preguntar cuando sentí que me besaba ferozmente, abrí mis ojos demasiado sorprendido, Yunho parecía desesperado, no me dejaba moverme, dominaba el beso por completo, ni siquiera me dejaba tratar de corresponderle, porque eso era lo que quería.

Dejó de besarme y atacó mi mejilla y cuello sin piedad, lo único que podía hacer era suspirar y tratar de sostenerme para no caer, me sobresalté cuando sentí su mano en mi entrepierna, sabía cómo tocarme y dónde, no pude negarme, el volvió a besarme con la misma furia de antes sin dejar de tocarme, mis gemidos se ahogaban en su beso, no podía moverme, él me mantenía firme en mi lugar.

No pude evitar terminar en su mano, estaba cansado, sudoroso y mareado, pero Yunho no se detuvo ahí, me volvió a besar y comenzó a despojarme de mi ropa desesperadamente, pegándose a mí al instante, recorriéndome con sus manos expertas, entonces, sin darme cuenta, lo desvestí también.

Alzó una de mis piernas y la enroscó en su cintura, pegándose a mí al instante, podía sentirlo palpitar, y sin previo aviso, me tomó, pero lejos de lastimarme me causó el efecto contrario, comenzando a moverse contra mí, no pude hacer otra cosa que respirar, gemir y aferrarme a él para no caer.

Los movimientos desesperados de ambos continuaron por un buen rato, hasta que ninguno de los dos pudo más, caímos rendidos en el suelo, tratando de respirar, de volver en nosotros, fue cuando Yunho se alejó de mí asustado.

-¿Yunho?

-¿Qué he hecho?- dijo tomando su cabeza entre sus manos.

-¿Qué pasa?

Me acerqué a él tratando de calmarlo.

-Jaejoong…acabo de condenarte a muerte…-dijo temeroso.

-¿Ah?

-Si Yoochun se entera…..si él lo sabe…..¡Oh, Dios! Tu vida corre peligro ahora.

Suspiré aliviado.

-Yunho, no importa, no le temo a Yoochun, yo sé defenderme, también tengo mi forma de protegerme.

-Pero….

-Shh…todo está bien….

Yunho no parecía muy convencido, así que lo ayudé a vestirse y le invité un trago en mi casa, si llegaba con Yoochun en ese estado era seguro que tendría problemas, no quería que se fuera, pero necesitaba conocer bien a mi rival para poder sacar a Yunho de ahí, ahora ya tenía un motivo, Yunho sentía algo por mí y yo por él, la hora de luchar por lo nuestro había llegado.

-No amo a Yoochun- me dijo Yunho cuando le di una taza de té.

Me senté a su lado y esperé, yo también quería decir muchas cosas, pero Yunho necesitaba desahogarse.

-Le tengo afecto, cariño, pero nada más. Pero Yoochun se ha encaprichado conmigo, es muy posesivo conmigo, si sabe de esto….

-No lo sabrá- dije seguro.

Yunho sonrió tristemente.

-Lo sabrá, eso es seguro….

Miré a Yunho unos momentos, parecía conocer muy bien a Yoochun, debía confiar en eso para defendernos, tenía que confiar en las palabras de Yunho, Yoochun ya me había amenazado, aunque no me asustó sí provocó molestia en mi persona, incomodidad. Yunho continuaba absorto en sus pensamientos, pasé saliva nervioso y lo miré, tenía que preguntarle, tenía que saber, y era ahora o nunca.

-¿Por qué lo hiciste?

Yunho pareció herido, pero su mirada se puso firme conforme pasaban los segundos, en ningún momento dejó de verme, sus ojos analizaban los míos, buscando, no le aparté la mirada, quería que supiera, que no me importaba la respuesta que me diera, no me arrepentía.

-Entraste a mi vida de una forma común- comenzó a decirme- la primera vez que te vi mi corazón entristeció, me mirabas fascinado, como lo hacían los demás, pero eras diferente.

-¿Cuándo?

-La primer noche que fuiste al club.

-¿Me viste?- pregunté sorprendido, Yunho asintió.

-Cuando salí a bailar, me sentía como un don nadie, todas esas personas estaban ahí sólo por mi apariencia, buscando una noche, sólo eso- Yunho se detuvo un momento- Entonces sentí tu mirada, la busqué poco tiempo, cuando vi tus ojos viéndome sentí que te conocía, sabía que te conocía, pero no recordaba de dónde, sólo que verte me hacía sentir especial, me hacía sentir feliz, me hizo creer tener una razón para existir, por primera vez sentí que podía ser importante para alguien.

Pensé en Yoochun, él lo había cuidado mucho tiempo, claro que era importante para alguien.

-Yoochun me cuida bien, si es lo que piensas- me dijo- pero detrás de eso yo sé que al final de cuentas, es como los demás, pero amable. Me sentí vacío cuando no volviste los otros días, como esperaba, entonces llegaste a la oficina, al principio quise parecer indiferente, quise pensar que sólo eran paranoias mías, que en realidad no me veías más que un empleado del lugar- Yunho sonrió- Pero te sonrojabas cuando me mirabas, tartamudeabas cuando me hablabas, no perdías ninguno de mis movimientos, sabía que querías preguntarme más aparte de mi edad, tu expresión lo gritaba- me sonrojé- justo como ahora- me dijo sonriendo- no me di esperanzas, causo ese efecto en las personas…cuando Yoochun entró hiciste una mueca, vi en tus ojos algo parecido a la rivalidad….

Desvié la mirada, yo había creído ser discreto, creí haber guardado bien mis sentimientos, pero era un total desastre en ello, Yunho me lo estaba echando en cara.

-Y entonces me dijiste que te gustaba….

-¿¡Qué!? ¿Cuándo?

Yunho sonrió ante mi reacción, era obvio que se burlaba de mí, como siempre.

-Debo confesar, que me siento…mal…pésimo…

-¿Por qué?- pregunté curioso.

-Por lo que viste

¡Oh, no! Yunho también sabía que yo sabía que….

-Yo…este…-tartamudeé apenado.

-Lo siento- se disculpó, yo sólo pude negar con mi cabeza- pero escuchar a Yoochun decir que sabía que yo te gustaba…eso me hizo feliz…

-¿Feliz?

-No lo negaste, no dijiste nada para negarlo- Yunho tomó mi mano-Así como no te niego que también me gustas, que has conseguido ser alguien especial en mi vida, que te has vuelto el centro de mi universo…me he dado cuenta, que quiero cuidarte…que quiero hacerlo por mucho tiempo…

-Yo…

-Pero para tener confianza en mí mismo, necesito que tú me digas, necesito escucharlo….quiero saber qué es lo que sientes por mí…

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD