Yume

8 comentarios
Titulo: Yume
Autora: Kurishio
Parejas: HoMin
Género: Lemon
Extención: Oneshot
-----


El pequeño Changmin estaba, como siempre, sentado frente a su computadora, terminando de editar el video que estaba haciendo sobre el grupo; las imágenes que tenía en la pantalla, eran las de uno de los miembros más importantes, todos lo eran por alguna razón, pero él, quizás, lo era más que el resto… Le gustaba que se preocupase por él, todo y que últimamente debía compartir ese cariño con el resto del grupo, pues por un motivo u otro, todos llamaban la atención de su querido y amado líder; haciendo que Changmin se preguntase de dónde sacaba fuerzas para, después de estar batallando con Junsu, Yoochun, ayudando a Jae, enseñándole a él los pasos que se le atragantaban… ir a entrenar al gimnasio, haciendo ejercicio para tornear ese cuerpo, que cada día le parecía más perfecto al pequeño. “Lo que darían las fans por ver esta sensual espalda…” se decía a sí mismo, mientras contemplaba en la pantalla, como se marcaban todos y cada uno de los músculos de la mencionada de Yunho, mientras juguetonas gotas de sudor la recorrían.
No sabía decir por qué, pero últimamente se pasaba las horas muertas contemplando al appa del grupo, sobre todo cuando bailaba o hacía ejercicio, y la palabra “sensualidad” le cruzaba más de una vez la cabeza…. En ocasiones se había llegado a preguntar si no se estaría enamorando de él, de esa seguridad que transmitía en público, ese carisma, ese saber estar, ese dar todo lo mejor de sí, ese preocuparse por todo, hasta lo más mínimo, esa bondad y ternura de la que sólo los cuatro eran testigos… tenía tantas cosas buenas… no sería difícil enamorarse de él, definitivamente, no era fácil odiarle, o que te resultase indiferente, Yunho se hacía querer…
Changmin sacudió su cabeza, demasiadas horas delante de la pantalla, demasiados fics… ¿homin era como llamaban en los que salían ellos dos teniendo relaciones de ese tipo?, aunque creía haber visto que también los llamaban minho…; en fin, como fuera… había otros chicos en el grupo, Junsu y su vitalidad, su sonrisa, su cara de niño bueno, su genial voz, su espontaneidad, el que era tan buen bailarín como Yunho…; Yoochun y su romanticismo, su sentido del humor, su sensual voz, su facilidad para componer, ambos remansos de ternura…; y Jaejoong y su cocina, su forma de ser la umma, su belleza, su fragilidad, él siempre lo está protegiendo…, cualquiera de ellos podía ser mejor pareja de Yunho que él mismo; además, de seguro lo seguía viendo como el bebé… algo frustrante.
Visto que no conseguía concentrarse, decidió guardar lo que llevaba, y dejar el resto para mañana, si Yunho le preguntaba cómo lo llevaba, le diría que no conseguía darle el enfoque deseado, o cualquier otra cosa, todo menos… “no me concentraba porque no paraba de pensar en ti”; apagó la computadora y se fue a la cocina, tenía sed y algo de hambre, todo y que se había llenado antes de nada el estómago con la deliciosa comida de Jae; pero de eso hacía cosa de dos horas, eso creía él, pues al mirar el reloj de pared del pasillo, vio que en realidad habían pasado cuatro, ya eran las dos de la madrugada… no cabía duda… pensar en Yunho, contemplar su imagen en el ordenador, hacía que el tiempo volase sin que se diera cuenta…, seguro cuando fuese al cuarto lo encontraría durmiendo, mirando a la cama de Junsu, que era la que quedaba más a la vista en la posición en la que el líder dormía, la suya, ¿por desgracia?, quedaba de espaldas, pero eso le permitía contemplarlo sin que él se diera cuenta, además, por las mañanas solía haberse dado la vuelta, y lo veía con esa carita tan tierna que tiene cuando duerme, en ocasiones ponía una carita tan… sexy…, se preguntaba en qué estaría soñando, o con quien… de seguro no era con él.
En esos pensamientos estaba, cuando finalmente llegó a la cocina; le sorprendió ver la luz encendida, ¿aún estaría Jae despierto?, su dulce mami, igual estaba preparando la comida para mañana, le había prometido un plato especial, uno que sabía llevaba bastante tiempo de preparación… genial, ahora se sentía culpable por habérselo pedido… iba a entrar con intención de decirle a Jaejoong que lo dejase, cuando, al entreabrir la puerta, al que descubre es a Yunho, Dios… ¿cómo podía ser tan sexy sin darse cuenta?..., no podía quitarle los ojos de encima, allí estaba él, bebiendo del brik de leche, su manzana de Adán subía y bajaba acompasadamente, mientras el blanco líquido se deslizaba dentro de su garganta, aunque algunas gotas, se deslizaban por la comisura de sus labios, emprendiendo una tentador y sensual recorrido, que Changmin se sorprendió pensando recorrer con la lengua…
Eso ya era demasiado para él… realmente le estaba afectando más de la cuenta…, aquel maldito último fic que había leído antes de empezar a editar el video… le estaba haciendo perder la razón, aquel homin en el que explicaba, casi con todo lujo de detalles lo que Yunho le hacía… las horas delante de la pantalla viendo el torso desnudo del líder… aquella visión en la cocina… ahora seguro que no iba a poder dormir…, aún así, decidió meterse en la cama; cómo envidiaba a Junsu… quien ya estaba roncando hacía rato. Estaba terminando de ponerse el pijama, cuando recordó que se había dejado encendida la pantalla… no pasaba nada, pero era tan maniático cuando de su computadora se trataba… que no podía permitir que estuviera tanto tiempo encendida, porque… ¿y si se fastidiaba por estar toda la noche encendida, o se le olvidaba apagarla a la mañana siguiente?, no, definitivamente, no podía dejarla así… de modo que se levantó y fue al estudio nuevamente; pero una vez delante… no pudo evitar poner otra vez el video de Yunho… “no, Changmin, tú no estás muy bien, que digamos…” se dijo antes de apagar la pantalla.
- ¿Qué estabas viendo Minnie?- no podía ser, él no… ¿habría visto la forma en que lo miraba?- no serían videos porno, ¿verdad?
- ¿Qué?, no… ¿cómo se te ocurre?- dijo volteándose, aún sentado en su silla de oficina, para encararlo, no le gustaba que dieran por supuesto que cada vez que estaba frente al computador era para ver aquellos dichosos videos…
- Vale…- dijo acercándose un poco a él, pues lo había dicho desde la puerta- Pero tampoco pasaría nada, es nuestra naturaleza…- dijo poniendo sus manos en los reposabrazos de la silla, acercando su cara a la de Changmin “peligrosamente” para el gusto de éste, que ya empezaba a notar la sangre agolparse en sus mejillas ante tanta cercanía.
- ¿Nuestra naturaleza?- preguntó tragando saliva, su garganta se estaba secando por segundos, al igual que sus labios… por lo que pasó su lengua, tratando de humedecerlos e hidratarlos.
- Sí…- decía acercándose cada vez más- la naturaleza de los hombres…
Changmin no sabría decir exactamente cómo, pero de pronto se encontró con sus labios apresados por los de su amado Yunho, quien lo tenía prisionero entre su cuerpo y la silla, en la que permanecía sentado; y cuando éste empezó a recorrer su cuello con pasionales y hambrientos besos… unos leves gemidos escapaban de sus labios…. El pequeño permanecía quieto, se dejaba hacer, si aquello que estaba ocurriendo era un sueño… no quería despertar…; Yunho desabrochaba la parte superior del pijama y recorría cada centímetro de piel con sus manos, hasta que dejó caer la camisa al suelo, y empezó entonces con una lluvia de besos por el torso ahora desnudo del menor, quien intentaba contener sus gemidos, más aún, cuando una de las manos del líder se deslizó por debajo de los pantalones y bóxers, llegando hasta su miembro, y empezando a masajearlo; en intento de que no fuesen muy sonoros sus jadeos y gemidos de placer, Changmin mordía su labio inferior, clavando tanto los dientes, que algún fino hilillo de sangre, ya comenzaba a brotar, se sentía tan demoniacamente bien… si iba al infierno, no le importaba, no con él…, porque aquello era la gloria…. No supo en qué momento, Yunho se había quitado la camisa, dejando al descubierto aquel torso que lo había trastocado tanto… lo había levantado de la silla y le había retirado toda la ropa, mientras sus manos recorrían sus nalgas, sus labios seguían dibujando su pecho con sensuales besos; en un momento, el líder introdujo un dedo en la entrada del menor, para dilatarla, lo que provocó en Changmin un gemido mezcla de dolor y placer, y que entendiese hasta dónde iba a llegar aquella noche…. Apoyado contra la mesa del escritorio, apretando los puños, mordiendo sus labios, con las manos de Yunho en sus caderas, se preparó para recibir la primera embestida, que le supo a gloria, como todas las que siguieron después... cada una lo llevaba más cerca del paraíso… y hacía más difícil acallar sus gemidos… no tardaron en irse, en gemido ronco al unísono.
Fue entonces cuando despertó… todo había sido un sueño, un sueño bastante húmedo… había sudado, y… sí, al igual que en el sueño, él se había venido en la realidad…, lo malo de ese tipo de sueños, era… ¿cómo volvería a mirar a la cara de Yunho?

FIN

8 comentarios:

  1. maritza9/19/2009

    que malo que solo aya sido un sueno homedo pero vien que lo disfruto aunque aya sido solo eso un sueno gracias yuuki me gustan tus fic mi pensamiento pervertido es; que yo quisiera ser min y nonca despertar de ese sueno y si manana muriera muriria feliz porque fui de yunho lo ciento chicas me hemosione

    ResponderEliminar
  2. xdxd

    estubo genial

    lastima q solo fuera un sueño

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10/29/2010

    waaaaa
    jajajaja
    un sueño
    jajajaja

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9/06/2011

    que significa yume????

    ResponderEliminar
  5. Quien no va tener un sueno si es todo dios yunho y demasiado varonil aunque min ahora mejor .

    ResponderEliminar
  6. XD Min sucio!!! Mira que tener esos sueños con Yunho

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD