Delirio

3 comentarios
Título: Delirio
Autor: YuukiNii
Pareja: MinJae
Género: Lemon, Slash, AU
Extensión: Oneshot
Advertencia: Incesto
----

De pie fuera del baño esperó impaciente, moviendo repetidas veces los dedos contra la pared y mirando sigilosamente que nadie más que su hermano se acercara. Llevaba una semana planeando tocarlo, pero no sabía que en su casa –a pesar de por fin tener tiempo a solas– la sirvienta la cual era un lujo, estaría todo el día para fastidiarle los planes.

No sabía en qué momento ella aparecería, así que en el instante en que el susodicho se acercó distraídamente con su celular tomó su mano.

-Ah, Chang… –sin permitirle terminar de pronunciar su nombre le besó ferozmente. Estaba con una dolorosa erección tironeando su ajustado pantalón y a su hermano se le había ocurrido caminar por la casa con el torso desnudo.

Sabía que lucharía por apartarse, y así lo hizo, reafirmando el agarre en su cintura y convertirlo en un abrazo, obligándole a introducirse al baño. Puso el seguro con dificultad cuando le empotró contra la puerta. Las fuertes corrientes que atravesaban su cuerpo aumentaban más su temperatura.

Esas firmes manos intentaron volver alejarle, apresándolas contra la puerta y menear su propia cadera de manera que su erección se frotara una y otra vez  con el miembro de su hermano, sintiendo –gracias a ese delgado pantalón buso– que algo se endurecía.

Tras esos ahogados gemidos contra su boca aprovechó para tomarse la libertad de usar la lengua y penetrar su boca cuando su consanguíneo quiso protestar. Se deleitó con el sabor de su interior y más aún al sentir ese electrizante choque con la resbaladiza lengua contraria.

Le sentía ceder. Sin temer soltó sus manos y de forma rápida comenzó a desvestirle, dejándole atónito y ya fuertemente sonrojado cuando bajó su pantalón, reluciendo un caliente y duro miembro. Y por ello se alejó de su deleitosa boca, viendo como un hilo de saliva aún les unía.

–Espero y no se le ocurra querer entrar –murmuró al momento que atacaba ese tentador cuello. Sus manos se movieron rápidas pero suave, apretando su piel cuando descendían hasta sus redondos glúteos. Los apretujó hasta marcar momentáneamente sus manos, separándolos y uniéndolos varias veces para enloquecerle.

Changmin... detente… 

Le vio cerrar los ojos debido a la excitación. Y antes de soltar uno de sus glúteos dio una fuerte palmada, sacándole un pequeño grito de sorpresa, entonces se apresuró en desabrochar su despreciable pantalón y bajarlo a duras penas.
No le importó bajarlo más, solo necesitaba sentir su erguido miembro ser libre de esa tela y únicamente para unirse al de su hermano y frotarlos con el movimiento de su cadera. Solo podía saborearse los labios al escucharle jadear, mirando directamente sus ojos.
No tuvo que esperar más para que fuese él quién le tomara del rostro para devorarle los labios, provocándole aún más y empujarlo contra la lavadora que repentinamente comenzó a sonar al cargar las manos en ella. Su cadera se movía de manera ruda para sentir más fricción.

Ambos ignoraron los sonidos de la máquina.

Le abrazó por debajo de los glúteos y lo levantó para sentarlo frente a él, abriéndole enseguida las piernas y acomodarse entre ellas.

Aah... Changmin –Le acarició sus cabellos, casi arrancándolos al sentir los dientes contra la piel de su cuello, bajando tras fuertes y rojizas marcas hasta sentir más humedad en una de sus tetillas, que fue succionada y comprimida por esa ardiente lengua.
Su voz aumentó cuando la atención llegó a su miembro, comenzando a restregar los glúteos contra la tapa del aparato cuando sus caderas le obligaron a moverse por más contacto.

El sonido de sus gemidos era opacado por el funcionar de la máquina al comenzar a lavar.

Los labios de Changmin aprisionaban su miembro enardeciéndolo más con el ardor de su boca, terminando tendido en la lavadora cuando las fuertes succiones le quitaban fuerza, apretando los dedos donde pudiera apoyar las manos y enterrar las uñas, ignorando nuevamente aquel extraño sonido.


Changmin ya no podía esperar más y mientras el silencio se hizo durante segundos le acercó a su miembro, haciendo presión contra esa rosada y apretada entrada.
Le escuchó quejarse antes de que el fuerte sonido de agua caer por el desagüe lo opacara. Le penetró lento, pero no se detuvo hasta estar por completo dentro, ni tardó en comenzar el vaivén.

Aaah... Uhmmm... –su hermano se mordía los labios disfrutando de esas certeras penetraciones, sujetándose de ambas esquinas traseras de la lavadora. Sus piernas completamente abiertas y elevadas por las manos de Changmin, que aprovechó de lamer y succionar una de ellas mientras le miraba, sintiendo la camisa pegada a su espalda por el sudor.

No le gustó ver a su hermano retener los gemidos, quería escucharle y ahora no importaba si la sirvienta estaba en casa. Agarró su miembro y lo frotó fuerte, sonriendo al escucharle gemir cuando sus dedos hicieron presión en la punta. Aquello solo fue un caos, la estreches de su hermano se hizo delirante, golpeando fuerte con su cadera y hacerle gritar, junto a una excitante vibración que no vio venir.

¡Ch-Changmin! –le vio sostenerse de los brazos con intenciones de levantarse– ¡Bájame! ¡Aah! –gimió entre palabras sintiendo su cuerpo entero vibrar, sobre todo su trasero que era el que estaba apegado a la lavadora.

Changmin nunca pensó que aquel artefacto sería un buen lugar para tener sexo cuando esta comenzó a centrifugar. Se deleitaba con ver como el miembro de su hermano no necesitaba más atención. Todo el interior de él vibraba, haciendo que su propio miembro recibiera esas electrizantes vibraciones en cada penetración.

¡Me corro! –le escuchó y él mismo gimió ronco cuando la brusca estreches abrazó su miembro, corriéndose en el instante en que veía como el semen de su hermano caía sobre uno de sus pezones, deseando lamerlo y succionarlo sabiendo lo duro que estaba.

La lavadora aún no se detenía y eso ayudó a que el orgasmo no acabara tan pronto, escuchando aún audibles gemidos pero débiles movimientos.
Le abrazó y cumplió su deseo de succionar ese pezón, sonriendo agitado al sentir esa dureza contra su lengua.

Estaba seguro que volvería a usar esa lavadora.

3 comentarios:

  1. Aleli_7778/25/2014

    Apuesto que se te ocurrió esta historia mientras lavabas tu ropa XD, junto con los fics minjae jaemin y el concurso me dan ganas de seguir traduciendo, pronto te enviaré un nuevo capítulo. Tienes un don XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ocurrió cuando me apoyé en la lavadora para ver cuánta agua tenía a centrifugar :v Cuando centrifuga es cuando vibra...
      Envía capítulo Dx

      Eliminar
  2. ahhh me encanto!!! ahhh esa vendita lavadora!!! XD

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD