You Should Be Mine - Cap. 10

4 comentarios
Caminos separados.

Eran pasadas las cuatro de la tarde y el sol ya pintaba débil en el cielo a esa hora. Parecía que iba a llover pues varias nubes parecían amotinadas alrededor desde hace un rato, amenazando el buen clima. Changmin suspiró tratando inútilmente de anudar su corbata pero al parecer hoy no tenía ningún tipo de coordinación. Él podía resolver una ecuación simultánea con siete incógnitas pero era completamente nulo al momento de atar una estúpida corbata. Ya cansado, dejó el trozo de tela a un lado y se sentó en la cama bastante molesto.

No podía culpar a su manager por no estar ahí en ese momento ayudándolo, el hombre mayor estaba bastante atareado ayudando con los preparativos de la rueda de prensa como para ocuparse de la inutilidad de Changmin al momento de atar un nudo. Pero no podían culparlo a él tampoco, si no era su madre eran sus hermanas, si no eran sus hermanas era su manager, si no era su manager eran sus amigos, sus estilistas, cualquier persona siempre estaba dispuesto a echarle una mano y el jamás había tomado el trabajo de aprender.

Suspiró nervioso por enésima vez recostándose en la cama y observando el techo de su habitación. Este día finalmente había llegado, la esperada rueda de prensa que revelaría la naturaleza de su personaje ante el país entero y que marcaría una línea trascendental en su carrera hasta el momento.

—Si una mucama se acerca tendré que pedirle el favor— murmuró cerrando los ojos momentáneamente para tratar de olvidar lo que en un par de horas sucedería. No podía decir que estaba mentalmente listo para responder la lluvia de preguntas que tendrían los reporteros, por eso trató de memorizar las posibles respuestas a las que podía acudir en caso de verse en apuros.

Sumido en sus pensamientos, se percató tarde de una mano que subió rápidamente por su muslo deteniéndose en su pecho. En cualquier otra situación se hubiera levantado advertido, pero su cuerpo conocía perfectamente aquellas manos y sus labios tenían impregnados el sabor de los que ahora se inclinaban sobre los suyos.

—Mi sensor detectó que estabas en problemas—murmuró Jaejoong colocando todo el peso de su cuerpo sobre Changmin— He venido a rescatarte, princesa —dramatizó, arrancándole una sonrisa a su interlocutor.

Changmin abrió los ojos entonces, observando sorprendido la sobriedad de la apariencia del rockero el día de hoy. Su rostro estaba libre de maquillaje, no llevaba zarcillos, anillos o brazaletes, estaba perfectamente embutido en un entallado y masculino traje y su siempre rebelde e indomable cabello rojo estaba elegantemente peinado a un lado sujeto por algo de gomilla.

— ¿Te pasó algo en la cara?— se burló Changmin sorprendido por como Jaejoong lucia serio y masculino con aquel atuendo tan particular, ya bastante habituado a su forma extravagante de vestir.

—Al menos no me hicieron usar peluca esta vez— respondió sacudiendo los hombros— El caso es que tu manager estaba por allí corriendo como loco y me pidió que viniera a ayudarte a vestir, quien diría que un hombrecito de tu edad aun tendría problemas para atar su corbata.

—Tsk.

Jaejoong se acercó tomando el trozo de seda negro olvidado en el colchón y lo ató alrededor del cuello de Changmin, anudándolo perfectamente en unos segundos, pasando luego a acomodar las solapas de su cuello.

—Listo. — anunció halando un poco de la tira de seda sobrante hasta hacer levantar a Changmin de la cama—Que guapo —murmuró melosamente, levantando sus talones para dejar otro beso en los labios contrarios— Supuse que estarías nervioso, así que iba a venir de todas formas.

— ¿Luzco nervioso?—indagó Changmin en tono aburrido—

—Eres actor, por supuesto que puedes exteriorizar cualquier expresión que quieras aunque te tiemblen las piernas— aseguró pelirrojo, colgándose del cuello de Changmin— Tenemos un par de horas, porque no te ayudo a relajarte un poco ¿uh? —Ofreció usando esa miradita lasciva que Changmin ya conocía de sobra—

—No pienso dejarme convencer teniendo a toda la prensa de Japón debajo de mis pies—ironizó— No quiero que me saquen del closet a la fuerza y menos  por culpa de tu cachondez.

—Me pregunto si algún día me dirás que sí sin poner tantas trabas —murmuró el pelirrojo, enredando sus manos peligrosamente alrededor de la cintura del alto— ¿Quieres que te ruegue? —Sonrió, apretando el delgado trasero contrario en sus manos— ¿Qué me arrodille? ¿Qué me arrastre por el suelo?

— ¿Caerías tan bajo, idiota?

— ¿Por sexo? ¡Por supuesto! Si es contigo, es un doble sí.

Changmin sonrió perdiendo la batalla completamente. Últimamente no podía hacer más que dar cortas peleas ante la insistencia del otro, arriesgando su integridad y de paso su seguridad en todo aquel embrollo sin nombre. Jaejoong tomó ventaja de aquella chispa de duda y arrastró el cuerpo en sus manos en dirección al cuarto de baño, colocando el pestillo tras de sí  inmediatamente ingresaron al módico cuarto.

Changmin se apoyó a la base del tocador mientras aguardaba por las manos que sin esperas se ciñeron contra su cuerpo, entreabriendo sus labios cuando los de Jaejoong se acercaron, avistando un beso. Se dejó atrapar por la lengua rastrera que se paseaba sin tapujos por su interior, empujando sus caderas hacia atrás, Jaejoong comenzó a acariciar sin esperas su inerte sexo.

—La ropa…—susurró Changmin, disfrutando en una sonrisa de las caricias repartidas por su cuello—

Jaejoong atendió al llamado, desatando el cinturón de Changmin mientras se permitía explorar con más profundidad aquella boca. Cuando finalmente el cinturón estuvo fuera, Jaejoong deslizó los pantalones a sus tobillos incluyendo su ropa interior y se inclinó para recogerlos y doblarlos sobre la mesa. Luego se dirigió a su camisa, desatando el nudo de la corbata y desabotonando la blanca prenda, hasta que Changmin solo quedó vestido con sus calcetines y la camisa entreabierta. Jaejoong se mojó los labios metiendo sus manos en el interior de la abertura de la ropa de Changmin, apretando su cintura mientras volvía a repartir besos por su cuello.

—Eres tan hermoso—

Changmin echó la cabeza hacia atrás, levantando sus piernas mientras Jaejoong lo asía hasta sentarlo en la superficie marmolada del tocador, sintió la fría superficie sobre su trasero desnudo y gimoteó sosteniendo el cabello de Jaejoong entre sus dedos, arrepintiéndose de inmediato pues había deshecho su elaborado peinado.

A Jaejoong pareció importarle menos que nada. Rápidamente se arrodilló en el piso hasta alcanzar la parte media de Changmin, quien inmediatamente sintió los besos que eran repartidos por su sexo inerte y tembló encorvando su espalda.

—Tan bonito —Jaejoong abrió la boca una vez más, dejando un beso húmedo en la punta del pene de Changmin, apretándolo con sus dientes solo un poco, apenas y se asomaba un poco por encima de la piel del prepucio— Quiero comérmela.

—Calla…te— Changmin apretó sus labios mientras los dedos de sus pies se movían inquietos, incapaz de soportar por mucho aquella caricia. —nhg.

Jaejoong sorbió y paseó su lengua sin mesura por el tronco de su miembro, salivando lo más que podía antes de engullirlo en su boca por completo, sintiendo las largas piernas de Changmin enroscarse en sus hombros como forma de sostenerse. Jaejoong ahuecó sus mejillas aligerando el paso de su lengua, devorando con hambre aquel trozo de carne que temblaba y se engrosaba en su boca.

Estaba haciendo un trabajo profesional, sin embargo, Changmin no soltaba nada con lo que sus oídos pudieran deleitarse. Frustrado, levantó la vista de la entrepierna de Changmin sin dejar de sorber, percatándose de los labios fuertemente apretados que impedían escuchar aquel coro de jadeos.

No podía exigir que dejara de hacer eso, el personal podía entrar en cualquier momento. Explicar la presencia de dos hombres en un baño era más fácil que explicar los jadeos de Changmin si eran escuchados por alguien más. Así que Jaejoong se resignó, sorbiendo enérgicamente del miembro en su boca para tratar de culminar la tarea un poco más rápido.

Pero Changmin no parecía cerca de correrse. Últimamente su resistencia era para aplaudir. No podía culparlo tampoco por eso, Changmin se estaba acostumbrando cada vez más al sexo duro y resistente que él le ofrecía. Podía resistir horas de dar y recibir siempre que existieran las suficientes caricias para excitarlo.

Jaejoong continuó su trabajo usando sus dientes suavemente y llevando aquel miembro hasta el fondo de su garganta, Changmin abrió las piernas un poco más, llevando parte de su camisa a sus dientes ya incapaz de acallar los sonidos por sí mismo sin lastimarse. Jaejoong se quedó observando aquel lugar prohibido escondido entre sus glúteos, ese pequeño pasaje que le incitaba con cada movimiento de caderas.

Decidido a hacer terminar a Changmin, se levantó, bombeó de su pene con la mano y lo miró a los ojos fuertemente cerrados. Changmin se percató de inmediato del cambio de sensaciones y abrió los ojos dejando que el trozo de tela de su camisa se deslizara mojada por su saliva en su pecho.

— ¿Qué sucede? —Indagó en un jadeo—

Jaejoong dejó escapar una sonrisa traviesa.

— Quizás nos ensuciemos un poco —la cautivadora sonrisa se enanchó. Jaejoong se alejó un poco y comenzó a desvestirse por completo.

Changmin abrió los ojos asombrado ¿Qué pretendía hacer?

Antes de quitarse los pantalones y la ropa interior, Jaejoong sacó un sobre de color azul de su bolsillo y lo rasgó con sus dientes— Te necesito ahora.

Changmin negó con la cabeza efusivamente, cerrando sus piernas en una clara negativa. Podían masturbarse mutuamente pero el sexo estaba fuera de discusión.

— ¡¿Tienes idea de donde estamos?! ¡Toda la prensa está a solo un piso de aquí!

—Tenemos tiempo. Además, no puedo bajar esa erección tuya a menos que haga esto, no querrás pasearte frente a las cámaras con un bulto en tus pantalones.

— La última vez que hicimos esto tomo mucho, no seas insensato.

—No lo hará. No me gusta usar esto a menos que sea un caso de emergencia, y considero este uno.

— ¿De que estas hablando?

Gentilmente, Jaejoong separó las piernas de Changmin a regañadientes y jugueteó con su rígido amigo.

—Los gays tenemos muchas herramientas para jugar solos, a veces no hay quien nos prepare y no es divertido si solo usas un dildo, así que se inventaron esta preciosidad.

Del sobre azul comenzó a gotear un líquido de color rojo, mucho menos denso que el lubricante que Jaejoong generalmente utilizaba. Al hacer contacto con su piel, esa cosa se sentía caliente, pero en lugar de hacer daño, excitaba más su cuerpo.

— ¿Q—que demonios es eso?

— Con esto no necesitarás preparación, y no sentirás nada allí adentro. Su único problema es que el efecto dura muy poco, por lo que lo haremos muy rápido.

— ¿Acaso escuchaste cuando dije, NO?

— Si no quieres que yo también salga con este tronco de madera en mis pantalones, entonces procedamos con esto.

Changmin contrajo su cara en una mueca de descontento.

— ¿V—Vas a meterla en verdad?

—No tengo más opciones.

— ¡Sabia que no debía escuchar tus malditos ruegos, esto es jugar sucio!

—Oh, sí, Jugaremos muy sucio.

Jaejoong volvió a ensanchar su sonrisa, tomó las caderas de Changmin y deslizó su cuerpo por el tocador hasta hacerlo girar. El rostro de Changmin encontró su reflejo directo contra el espejo. Sin esperar una respuesta, Jaejoong vació el líquido en la espalda baja de Changmin, este líquido se deslizó rápidamente entre sus muslos y la hendidura de sus nalgas. Solo dos segundos se sentía frio, luego el calor se propagaba como fuego.

Un jadeo tortuoso se escapó de la garganta de Changmin.

—Esta cosa…— Changmin  tuvo que morder su labio con fuerza, un espasmo repentino invadió su zona pélvica. Era una sensación muy rara.

—Prometo no volver a usar esto pues se siente como un engaño, pero no acabaremos nunca si continuamos así.

Sin dar más esperas, Jaejoong separó los glúteos de Changmin y se enterró en el completamente. Changmin solo escuchó un chapoteo y como su interior cedía fácilmente ante el calor que se propagaba y le hacía mecer las caderas sin control.

No había dolor o molestia alguna, solo ese maldito fuego que le quemaba por dentro.

— ¡Ah!— el quejido salió más alto de lo que buscaba. Jaejoong reaccionó metiendo los dedos en su boca para acallarlo. Changmin pudo ver su reflejo en el espejo al levantar su rostro, no podía creer que el rostro lleno de lujuria de sí mismo, fuera de la misma persona que hace unos meses renegaba del hombre que se movía a su espalda. — ¡mghn! —

Jaejoong esta vez se movía sin detenerse. El interior de Changmin se contraía en espasmos fuertes, Jaejoong mordía sus labios incapaz de contener sus propios ruidos. Su bello rostro pálido estaba completamente rojo y su respiración era tan pesada que Changmin podía sentirla rozar contra su espalda.

Jaejoong se inclinó y abrazó por completo al cuerpo de Changmin para agregar más firmeza a sus estocadas. Sus rostros quedaron juntos y se reflejaron perfectamente en el espejo, Jaejoong abrió los ojos y dejó un beso en la mejilla de Changmin, el movimiento de sus caderas hizo que el tocador comenzara a temblar.

Antes de sentir cualquier preludio, Changmin se corrió y sus dientes se apretaron mordiendo los dedos de Jaejoong, un hilo grueso de saliva se deslizo por su boca hasta caer en la superficie de mármol.

Jaejoong también se había corrido, pero el condón que en algún punto se había colocado había retenido su semen. De inmediato, salió del interior del Changmin. El efecto de aquel líquido se había acabado ya, y justo como Jaejoong había dicho, con el calor que se opacaba desaparecía cualquier sensación extraña.

—Mira el desastre que somos ahora —Se quejó Changmin luego de lograr reponerse.

 Ambos desnudos, sudados y despeinados. Las estilistas iban a enfurecerse.

Jaejoong sonrió sin culpa alguna. El sudor era fácil de quitar solo con una toalla húmeda, el peinado de Changmin pudo arreglarse solo con un poco de moldeo con los dedos, en cuanto a si mismo, necesitaba un poco más de trabajo. Mientras le hacia la mamada Changmin, este había enterrado los dedos en su pelo deshaciendo el elaborado peinado, ya nada se podía hacer para rescatarlo.

Ambos se vistieron a la velocidad de un rayo y en menos del tiempo que les tomó en un principio, habían salido de la habitación rumbo a la sala de conferencias, parcialmente compuestos.

— Ya prometiste que no volverías a usar esa cosa, y espero que cumplas —susurró, Changmin bastante serio, llamando el ascensor. Los dos subieron al cubículo dirigiéndose a los pisos inferiores donde las estilistas los esperaban para pulir el aspecto de ambos.

—No te defraudaré— musitó Jaejoong, su mano sigilosamente se encontró con la de Changmin e intentó tomarla, pero fue rechazado enérgicamente con un manotazo.

—No me gusta que me toques fuera de la habitación—

—Lo sé. —Respondió resignado, llevando ambas manos a la parte frontal de su cuerpo.

Las cámaras estaban listas y encendidas. Un gran grupo de periodistas se amotinaba en el salón dispuestos en distintas mesas. Había un escenario desde donde se podía ver una pantalla gigante por la cual seria trasmitida el piloto y la larga mesa en la que se sentarían los actores principales del elenco de la serie. Cada lugar en la mesa tenía un micrófono, un botellón de agua y una placa con el nombre del respectivo actor que allí se sentaría.

Changmin tragó nervioso mirándose en el espejo y acomodando el nudo de su corbata. Por el reflejo del espejo podía ver a Jaejoong a su espalda, riéndose a carcajadas con las estilistas mientras trataba de explicarles por qué su peinado se encontraba de esa forma.

Jaejoong lucia bastante normal, después de todo, él era muy abierto sobre su orientación sexual, aunque Changmin aún no tenía claro si la manejaría de esa forma con el público. Estando pronto a debutar quizás aquella no era la mejor idea para publicitarlo.

Aunque, en este instante Changmin dudaba de que Jaejoong fuera completamente homosexual, después de todo le había asegurado que no siempre lo fue… ¿Bisexual tal vez? Jaejoong no parecía del tipo de persona que se ajustara a las etiquetas.

En menos de media hora la sala de conferencias estaba atestada de gente y todos los actores se hallaban preparados para enfrentar la entrevista. Los primeros en salir fueron Oonoki y Amure, hicieron una corta presentación y dejaron entrever parte del argumento de la serie sin entrar en detalles ya que los periodistas verían el piloto con sus propios ojos. Poco después, los actores del elenco fueron llamados uno por uno, los cinco principales, Changmin, Jaejoong, Kuono, Sakura y Tetsuka, salieron primero. Kuono interpretaba al padre de los hermanos, así como Sakura su madre y Tetsuka el detective a cargo del caso de desaparición del personaje de Jaejoong.

Los tres mayores entraron primero haciendo su presentación, la prensa parecía muy animada con el primer abanico de actores, pero en definitiva, cuando Changmin hizo aparición la prensa enloqueció apuntando todas las cámaras hacia él, poco después, el encargado de robar toda la atención fue el roquero que caminó con una sonrisa resplandeciente y su siempre flamante confianza.

Los actores tomaron asiento en la mesa dispuesta luego de posar individual y grupalmente para la prensa, las luces de los flashes inmediatamente se detuvieron y los periodistas tomaron asiento también. El director Oonoki hizo su presentación de nuevo, invitando a los actores a que se presentaran individualmente.

Las presentaciones concluyeron, hubo un corto interludio de tiempo mientras se hacían las trasmisiones en vivo y finalmente la lluvia de preguntas inició, solo que gran parte de ellas eran dirigidas al particular nuevo rostro sentado a la derecha de Changmin:

— ¿Es tu primera vez en una serie de Televisión, Jaejoong—Kun?—

Jaejoong se inclinó hacia el micrófono y sonrió:

—En una serie sí. Trabajé anteriormente como Izuya Motoki en la película “Fearless” del director Ryouchiro Amure—

La prensa parecía bastante sorprendida por aquella revelación, por lo que inmediatamente todos los periodistas presentes solicitaron continuar indagando, pero el turno de preguntas era estricto así que se delimitó a solo uno a la vez:

—Eso significa que no es tu primer trabajo en el medio —apuntó una periodista— ¿Por qué te tomó tanto tiempo volver a tomar un papel? Los actores de Fearless desaparecieron inmediatamente la película fue sacada a la luz, a pesar de su retumbante éxito  ¿A qué se debió?

—No estaba interesado en volver a grabar hasta que el Director Amure me contactó de nuevo. Takuya y yo teníamos nuestros propios intereses, por lo que nuestra llegada a la pantalla grande fue una total coincidencia—

— ¿Cuáles intereses?

—Takuya se dedicó a estar detrás de las cámaras, sé que su carrera en el extranjero como director va muy bien. Yo amo la música.

— ¿Eso quiere decir que eres Músico? ¿Solista?

— Hago parte de una banda de rock Independiente.

La prensa hizo una ovación de sorpresa mientras el grupo de preguntas eran pasadas a Kuono. La actitud de Jaejoong había sido muy fresca y tranquila, como si estuviera acostumbrado a esto desde el principio, lo que dejó boquiabierto a más de uno en la mesa, que creyó que en algún momento tendrían que auxiliar al cantante por ser su primera vez enfrentando la prensa.

Changmin sonrió confiado al verlo, el jamás pensó que Jaejoong se viera en apuros por enfrentar a la prensa, contrario a eso, dedujo que en algún momento debían pararlo por ser de naturaleza un boquiflojo, pero aquello también lo supo controlar muy bien, quizás porque las preguntas de la prensa eran bastante precisas y no suspicaces.

Luego de cumplido el turno de Kuono, el grupo de preguntas fue pasado a Changmin.

—Este es tu primer trabajo de regreso a la pantalla luego de mucho tiempo. ¿Qué se siente volver al trabajo?—

—Es bastante gratificante. El lapso de inactividad fue muy largo, por lo que me preocupo por causarles problemas a mis superiores.

La prensa y el elenco rio ante aquella afirmación.

—A pesar de que tus papeles nunca han recibido críticas negativas por tu buen trabajo, los últimos proyectos en los que estuviste involucrado fueron considerados fracasos ¿Qué te hizo escoger este papel entre todas las  demás ofertas que pudiste recibir?

—Trabajé con el director Oonoki cuando era Joven, él se encargó de contactarme y aunque en particular no estaba del todo convencido, conocer al elenco fue una de las razones que me impulsó a aceptar tomar el desafío.

A pesar de que las palabras de Changmin no tenían ninguna insinuación de por medio, Jaejoong no pudo evitar sonreír mientras lo ocultaba detrás de la palma de su mano.

—Changmin—kun, esta serie lleva varios meses grabando, a pesar de eso aún no tenemos idea de que va dirigido el argumento. La serie se encuentra registrada en un horario para adultos así que ¿Qué podemos esperar de este papel y de ti?

—El exterior de mi personaje es bastante común, a pesar de eso, enfrenta muchos problemas internos y familiares que lo hacen vulnerable y duro. Es la primera vez que trabajo con un personaje de este tipo, interponiendo una escala distinta de sentimientos y demostrándolos en pantalla. Creo que se darán cuenta del porque se ha trabajado el proyecto con cuidado cuando el piloto sea revelado, sin embargo, pueden esperar un papel transcendental que cambiará por completo la imagen que tienen de cada uno de los actores que participan. Yo pondré todo de mí para que mi personaje se instale en los corazones de los televidentes y para que puedan entender parte de su proceder.

La prensa pareció bastante complacida con esa última respuesta, a pesar de que las preguntas dirigidas a Changmin eran mucho menos superficiales que las dirigidas a los demás, el actor estaba acostumbrado a ello y sabía que esas preguntas iban a surgir inevitablemente. Hasta el momento ningún periodista había tocado algún punto sensible o hecho una pregunta capciosa.

Hasta el momento, pues Changmin pronto se percató de que Shirahara Kazumi estaba en medio del grupo, mirándolo fijamente. Si había alguien de la prensa a la debía tratar con pinzas, esa era la mujer que ahora levantaba su mano sonriente:

— ¿Qué hay de tu relación con Jaejoong —Kun?— Apuntó la mujer mientras cruzaba su pierna— Se les ha visto salir juntos del set, aunque hasta el momento nadie pensaba que Jaejoong—Kun fuera parte del elenco. Ustedes son bastante cercanos ¿no?

Por algunos segundos Changmin se vio en problemas al no saber que responder pues confundió la pregunta como una acusación, por esto apretó su puño y frunció el ceño, pero relajó su rostro al ver que esa era la exacta intención de Shirahara y anotó.

— Nacimos en el mismo país así que tenemos cosas en común, es inevitable llevarnos bien. Soy su senpai en cuanto a actuación se refiere así que he estado enseñándole algunas cosas y aprendiendo de él igual. Nuestros personajes son muy cercanos, así que nuestras salidas se limitan principalmente a salidas de trabajo. —anotó políticamente, pero Shirahara no parecía convencida. Sin embargo, su turno había pasado y las preguntas fueron dirigidas a otro actor por lo que Changmin pudo respirar a salvo.

La ronda de preguntas siguió su flujo habitual aunque en esta ocasión se enfocaron en los dos directores a cargo y en las descripciones de los personajes. El piloto seria mostrado justo entonces, por lo que los actores y la mesa fueron retirados para dar paso a la trasmisión.

Nadie sabía cómo iba reaccionar la prensa hasta que los comunicados comenzaran a ser publicados, por lo que inmediatamente la rueda de prensa terminó, todos se dirigieron a sus habitaciones para marcharse y descansar por el día.

Mientras caminaban por el pasillo, Kuono se acercó a espaldas de Changmin y lo palmeó dándole algo de ánimos.

—Fuiste el más golpeado de nosotros —aseguró sonriente— Shirahara siempre te ha tenido en cuenta, no dudo que esa mujer ya tenga conocimiento de tu relación con Jaejoong en pantalla y por eso hizo esa pregunta capciosa—

Changmin tembló por un momento, pero pronto sonrió ocultándolo y le dio la razón al hombre mayor. Pasaron de tema naturalmente hasta que Changmin se desvió regresando a su habitación donde su manager lo esperaba con todo listo para partir.

—Lo hiciste bien, como era de esperarse— sonrió el manager arrojándole una cerveza al aire, la cual Changmin atrapó sin problemas— Creo que eran más tus nervios.

Changmin tomó un sorbo de la lata sin miramientos, respondiendo con pesadez.

—Esto apenas está comenzando. Hay que salir de aquí, me estoy asfixiando —aseguró, desanudando su corbata y tirándola a un lado al tiempo que terminaba de vaciar la lata— Vamos directamente a casa ¿no?

— ¿No iras a la fiesta del elenco? —Preguntó el manager tomando la corbata y guardándola entre las demás cosas—

—No estoy de ánimo para nada —aseguró Changmin— Llévame a casa y puedes irte entonces.

El manager asintió, tomando el pequeño maletín y cargándolo en su hombro mientras acompañaba a Changmin al estacionamiento. Subieron al auto y se encaminaron al apartamento de este último.

Su manager comenzó a hablar animadamente sobre lo extenuante que había sido preparar todo para la rueda de prensa, pero Changmin parecía no prestarle mucha atención pues estaba mucho más ocupado recordando esa expresión en Shirahara. ¿Cómo demonios sabía esa mujer que ellos en una u otra ocasión habían salido juntos del set? La pregunta alteró sus nervios ya que eso solo significaba que no estaba manejando su aventura con Jaejoong con la discreción que hubiera querido en un principio.

Claro que nadie podía imaginarse que ese amorío que llevaban sus dos personajes en pantalla era más o menos similar al que tenían por fuera de ella.

—Changmin—ah, tu teléfono está sonando— le alertó el manager al verlo perdido en sus pensamientos—

Changmin miró distraído a un lado, escuchando el tono de alerta de llamada y descolgó el celular llevándolo a su oreja.

— ¿Hola?

— ¿Dónde estás? —Preguntó directamente Jaejoong—

—Voy a casa —respondió Changmin sin miramientos— ¿Sucede algo?

Nada en realidad, creí que saldríamos juntos —Jaejoong murmuró aquello ultimo como un niño, arrancándole una sonrisa a su interlocutor— ¿Iras a la fiesta?

—Voy a casa, dije— repitió enfurruñado— No tengo ganas de celebrar nada.

uhmm La pregunta de esa mujer te alteró y por eso no quieres juntarte conmigo ¿no? —Alegó Jaejoong en tono de reclamo— Si me evitas te verás más sospechoso.

— ¿Quién te está evitando, idiota? Tengo que verte la cara todos los días de todas formas —aseguró en tono aburrido Changmin, sonriendo al escuchar las risas al otro lado de la línea—

Entonces ¿podrás venir si descansas un rato? —Insistió el pelirrojo— Quiero estar contigo hoy. Ven a la fiesta ¿uh?

Changmin rio en tono bajo rascando su nuca sin poder creer que estuviera reconsiderando sus opciones, simple y exclusivamente por la petición de aquel caprichoso tipo. Por eso colgó el teléfono sin dar respuesta, no sorprendiéndose cuando Jaejoong siguió insistiendo hasta que apagó el teléfono y lo escondió en su bolsillo.

Su manager que aun conducía el auto lo miraba desde su asiento bastante confundido al ver la expresión relajada en el rostro de Changmin de repente, luego de parecer tan estresado hace un momento, pero lo dejó ser hasta que finalmente llegaron al apartamento. El manager tomó el auto de regreso dirigiéndose a la fiesta del elenco y Changmin permaneció en casa donde solo se desperezó en su habitación y cerró los ojos completamente cansado, venciéndose al sueño instantáneamente.

[…]

Changmin despertó unas horas después con el estómago avisándole que debía recargar, bostezó estirándose todo lo que podía mientras alcanzaba su teléfono, percatándose de que aún no lo había encendido. Lo encendió encontrándose con un número considerable de llamadas y mensajes venir de la misma persona. El alto suspiró cansado, tomando el móvil y deslizándose a la cocina mientras los revisaba, el contenido de cada mensaje no eran más que quejas de Jaejoong por apagar el celular, por lo que una vez se preparó un sándwich marcó el teléfono dJaejoong solo para molestarlo un poco.

Eres tan desconsiderado— mofó Jaejoong una vez tomó la llamada—

—Ah, que decepción. Creí que escucharía una fiesta al teléfono en este momento —se burló Changmin dando un mordisco a su sándwich—

Solo iba a ir por ti,  me arruinaste una gran oportunidad de socializar— se quejó. Changmin tuvo que sostenerse el estómago para no sacar a relucir una carcajada—

—Solo querías emborracharme como la última vez, pervertido. Además no mientas, mi manager me envió un mail diciendo que estuviste toda la noche preguntando por mí como un acosador.

Es que le escuché decir que tal vez llegarías una vez despertaras, pero me cansé de esperar. Era una fiesta llena de viejos de todos modos.

—Es una excusa que mi manager usa siempre que me ausento. Tú no eres exactamente Joven, solo eres un fraude visual —se burló y Jaejoong respiró agitado—

¡Sigo estando en el segundo nivel!— refunfuñó molesto el pelirrojo— Entonces, ¿puedes salir ahora?

—Olvídalo, voy a colgar—

Chang…

Changmin colgó antes de recibir una nueva respuesta, terminando su improvisada cena y acercándose a su habitación para cambiarse de ropa. Se puso algo cómodo, tomo el teléfono y sus lentes, encaminándose a la salida. Caminó un rato hasta poder tomar un taxi y una vez dentro del vehículo se dirigió a la dirección de Jaejoong.

Mientras estaba en el auto imaginaba la expresión de asombro que tendría Jaejoong al verlo llegar. Había pasado un rato desde que habían estado solos desde la última vez, por lo que él también se encontraba algo ansioso por pasar un rato con él.

No podía contar el encuentro de esa tarde como estar a solas, todo había sido muy apresurado, sexo improvisado. En cambio, disfrutaba retozar un rato en el apartamento de Jaejoong y hablar con él. Claro que el sexo era importante, de eso se trataba esta relación, pero compartir una conversación amena antes de ponerse cachondos era igual de gratificante. Sobre todo, con todo lo que tenían en común. Changmin no quería pensar en la idea del compromiso, pero se sentía tan bien y seguro al lado de Jaejoong que, de ser una mujer, habría puesto un anillo en su dedo hace mucho.

Al percatarse del tamaño de la estupidez que estaba pensando, Changmin sacudió su cabeza y se golpeó contra el vidrio del auto varias veces. No podía imaginar esas tonterías, no con un sujeto al que no volvería a ver después de que la grabación concluyese.

Ahora que lo pensaba, era una lástima tener que perder la compañía de Jaejoong luego de que todo acabara, independientemente del sexo, de todos sus amigos, Jaejoong hasta ahora había sido con el que se comportaba de forma más natural, pues incluso con sus amigos de la infancia debía moderarse un poco. Con Jaejoong podía usar todo el sarcasmo y la pesadez que quisiera pues él rara vez se ofendía, contrario a eso, podía devolver los golpes con la misma intensidad.

Lastimosamente, eso no sucedería así.

El taxi aparcó justo enfrente del edificio poco después. Changmin salió de él con bastante energía, pero pronto se retrajo al ver el auto que se aproximaba a la entrada. Podía estar loco, pero juraba que era el auto en el que el director Amure llegaba todos los días al set.

Changmin frunció el ceño extrañado y regresó al interior del taxi indicándole al taxista que aguardara un momento.

El auto de Amure se mantuvo frente al edificio de Jaejoong un momento y luego dos ocupantes salieron del vehículo. Justo como Changmin había sospechado en primer momento, eran Jaejoong y Amure. Aquello no era algo de lo que preocuparse, aunque por el silencio que el actor escuchó durante la conversación telefónica que tuvieron hace poco, dedujo que Jaejoong ya se encontraba en casa, pero de hecho, estaba con Amure.

Los dos hombres estuvieron en la acera un rato, Jaejoong sentado en el capó del auto y Amure frente a él, de pie. Parecían tener una conversación regular pues Jaejoong parecía muy entretenido y divertido.

 Repentinamente el rostro de Jaejoong se tornó serio, observaba con fijeza al director.

Changmin no podía entender nada ya que solo podía ver la espalda de Amure y parte del cuerpo de Jaejoong, pero el asunto del que conversaban ahora no parecía igual de divertido que antes por su lengua corporal.

Changmin desvió la vista en ese instante pensando que estaba siendo un poco entrometido con algo que no le competía y por lo que no debería estar nada nervioso. Pero lo estaba y por eso volvió a redirigir la vista encontrándose con una escena que no esperaba.

El director amure estaba inclinado hacia adelante y estaba besando apasionadamente a Jaejoong aun en medio de la calle. Changmin abrió los ojos sin tener claro si era por sorpresa o por molestia, pero inmediatamente volvió la vista al frente indicándole al taxista que condujera de regreso.

 El conductor accedió y lo llevó de regreso a su apartamento sin hacer ningún tipo de cuestionamiento.

Changmin sacó a relucir una sonrisa una vez estuvo solo en el interior de su apartamento, no podía entender porque se sentía tan devastado por lo que acaba de ver. No era como si le hubiera exigido a Jaejoong una relación fiel, después de todo, lo que había entre los dos no era más que algo transitorio y ya desde el principio sospechaba que la relación entre esos dos era mucho más de lo que dejaban ver.

Si lo miraba desde esa perspectiva, quien estaba en medio no era otro más que el mismo.

Changmin apuntó en su cabeza todos “lo sabía” que tenía aguantados en su interior, y todas sus sospechas quedaron saldadas en un instante. Después de todo, para Jaejoong esto era un juego divertido, ya que mientras pasaba la noche con él, probablemente le mentía a Amure sobre lo que estaba haciendo, como esa mañana luego de pasar la primera noche juntos.

Por primera vez desde que lo conoció, la imagen de Jaejoong comenzó a parecerle despreciable. Que fuera capaz de jugar a dos bandas demostraba que no tenía ningún tipo de respeto ni por el mismo, ni por los demás.

[…]

Las siguientes semanas el horario de grabaciones fue extenuante. Apenas faltaban unos días para que la grabación concluyera y el primer episodio seria lanzado un par de días después de eso, por lo que debían apresurarse.

La respuesta de la prensa al piloto había sido explosiva; aunque hubo muchas críticas, fueron más los comentarios positivos y recomendaciones de este como un drama fuera de serie. El horario de trasmisión era cercano a la media noche, lo que suponía que ningún menor debía verlo debido a su  contenido y por lo que las críticas de contenido no apto se abstuvieron hasta allí.

Ahora el público esperaba con ansias la emisión de la serie y las entrevistas llovían para todos los actores involucrados.

Changmin se mantuvo ocupado desde principio a final del día, varias entrevistas fueron programadas desde la última semana y por ello apenas y había pisado el set. Su regreso a la pantalla había llamado mucho la atención, pero era la naturaleza del papel lo que causaba tanta curiosidad a los medios de comunicación y la pregunta de porque decidió tomar ese papel se repitió en cada persona que lo interrogaba y el daba la misma respuesta siempre. El sabía controlar su imagen por lo que no representó ningún problema el explicar su proceder con este papel.

Contrario a lo que temía en un principio, ningún periodista hizo alguna insinuación sobre sus tendencias o sobre algo más, ya que Changmin era muy categórico al respecto.

Toda esa semana llena de ocupaciones había tenido un propósito fundamentado, gracias  a que en los últimos días no fue al set de grabación, Changmin evitó completamente a Jaejoong, quien no había hecho algo distinto a llamarlo constantemente hasta obligarlo a apagar el móvil permanentemente.

Luego de lo que había descubierto aquella noche, la sola idea de encontrarse con el tipo lo enfermaba, aun no creía que tuviera la desfachatez de seguir con todo esto como si nada sucediera en su vida, como si no estuviera engañando a alguien.

Después de todo no importaba, en un par de días ya no estarían obligados a verse nunca más.

El debut de Jaejoong estaba previsto a darse en conjunto con la emisión de la serie. Ji hyo repentinamente se había comunicado un día con Changmin, avisándole que una de las canciones del álbum seria parte del soundtrack de la serie y que ese contaría como el primer debut oficial de la banda, por lo que Jaejoong también se encontraba ocupado en la grabación del resto de temas.

La mujer nunca había perdido el contacto, muy a pesar de que la relación de Changmin con Jaejoong estaba muy deshecha ya, ella siempre insistía en que se acercara a la compañía y le hiciera una visita. Changmin sabía que la intención de Ji Hyo era convencerlo para unirse a su compañía, pero dada su relación con Jaejoong, estar en la misma compañía que él no era una opción siquiera remota.

Después de todo en un par de días, toda esta tontería experimental que inició con el tipo acabaría para siempre y lo mejor que podía hacer Changmin era alejarse lo suficiente.

—Esta vez no puedes negarte a ir a la cena— anunció el manager mientras abría la puerta del auto para trasladarlo de cadena—  Habrá prensa allí, el primer episodio será emitido ese día y además, es el último día que pasaras con el elenco. Todos esperan que estés presente.

Changmin mantuvo una expresión neutra mientras subía al auto, lo cierto es que su primera opción era evitar aquella cena a como dé lugar, pero no podía hacer nada si su manager vaciaba su agenda para ese día como forma de no dejarle alternativas más que asistir. También era políticamente incorrecto no presentarse sin una buena excusa, después de todo, eso solo levantaría sospechas con la prensa que también estaría presente.

—Iré, no hay ningún motivo por el cual no ir de todas formas—murmuró, abrochándose el cinturón al tiempo que su manager daba la marcha al vehículo.

A pesar de que la actitud de Changmin últimamente era muy esquiva sin razón, no podía detenerse a explicar por qué no quería tener contacto con nadie del set en ese momento. Las promociones de la serie habían culminado ya y más de uno se había enlistado en nuevos proyectos por lo que inevitablemente dejaron de asistir a las sesiones de grabación. Él hubiera preferido meterse en un nuevo proyecto de inmediato, pero las propuestas que habían llegado hasta el momento no le satisfacían en lo absoluto.

—Qué bueno. Hoy tienes que grabar la escena final ¿no? —Sonrió el manager— La última, que nostalgia. Y pensar que en un principio estabas tan reacio a tomar este papel y ya estas a punto de culminar todo.

Changmin suspiró mirando hacia la ventana, pensando aquellas palabras con detenimiento. Era cierto, si tan solo no hubiera tomado este papel muchas de las preocupaciones y molestias que hoy lo aquejaban ni siquiera existirían.

Después de todo, la principal razón de aceptar fue ese tipo y la razón por la que ahora estaba rehuyendo a volver era ese mismo tipo. Todo desde que empezó giraba en torno a él.

[…]

El set estaba listo y todos los actores estaban en su posición, los diálogos fluían con normalidad aunque en verdad existiera una ligera tensión entre ambos protagonistas. Las miradas superfluas que Jaejoong le dedicaba entre cortes a Changmin no pasaban desapercibidas por este último, pero por el momento no tenía que acercarse a él, así que estaba todo bien. Solo faltaba una escena que representaba el final de la historia y en la que se veía obligado a intimar con el personaje de Jaejoong.

Se movieron de set entonces y ahora estaban en una habitación, Changmin comenzó a desnudarse dejando solo sus pantalones y Jaejoong procedió de la misma forma, las estilistas estaban por doquier al igual que gran parte del elenco, aunque no hacían parte de la escena se encontraban allí para observar.

Cuando ambos estuvieron listos, las cámaras apuntaron hacia la cama donde ambos se recostaron. Jaejoong arrastró suavemente el cuerpo de Changmin debajo del suyo, el staff los acomodó y Oonoki se acercó a darles instrucciones. Esta era la primera vez en varias semanas que tenían contacto visual, pues aún no se habían dirigido la palabra para nada.

— ¡Acción!— Gritó el director, las luces se encendieron y todo el set se mantuvo el silencio—

Jaejoong se inclinó sobre el cuerpo tendido de Changmin y comenzó a besarlo moviéndose suavemente sobre él, Changmin enredó sus dedos en el cabello oscuro del otro, cuidando de moverlos demasiado o la peluca terminaría en otro lugar. Respiraciones juntas y entrecortadas mientras el beso se alargaba y se hacía más profundo. Jaejoong simuló mover sus caderas y sus labios se movieron de los labios de Changmin a su cuello. Changmin cerró los ojos, entreabriendo la boca y contorneándose en su lugar mientras dejaba que las manos del otro se deslizaran por su cuerpo.

Todos en el set mantenían la respiración contenida al observar la escena erótica. No había duda ni vacilación en los movimientos de ninguno, por ello, la escena siguió sin interrupciones, el director solo los dejó que se acoplaran uno al otro y lo hacían de forma perfecta.

Changmin sintió que aquellas manos iban tomando un camino que no deberían. Sus muslos que se encontraban entrelazados con los de Jaejoong podían sentir la dureza de su parte media restregándose, haciéndole bufar pues increíblemente Jaejoong se encontraba excitado con una escena como esta. Changmin no lo estaba a pesar de que las caricias que recibía tenían esa intención, no solo por el enorme grupo de personas mirándolo si no por el recuerdo de lo que esta persona que lo sujetaba estaba haciendo frente a alguien que los observaba fijamente detrás de las cámaras.

Changmin podía sentir el vibrar de desprecio en la mirada de ese hombre, por primera vez la reconocía, no era solo que Amure fuera frio con él, en verdad debía estar enterado de lo que Jaejoong estaba jugando con los dos desde el principio.

Rápidamente movió la mano que intentaba escabullirse por debajo de su pantalón y siguió el guion, las cámaras se movieron dándole el siguiente aviso y su mano se escurrió debajo de la almohada de dónde sacó un filoso abrecartas el cual enterró en un grito en la espalda de Jaejoong.

El silencio reinó entre los presentes mientras la sangre salpicaba las sabanas y Changmin resurgía con una risa profunda y oscura que atravesaba su garganta, dijo las últimas partes de su guion con su cuerpo empapado del líquido rojo, mirando directamente a la cámara con los ojos perdidos de alguien que ha abandonado por completo su humanidad.

— ¡C—Corte! —Gritó Oonoki y tanto el staff como los actores se deshicieron el aplausos para con la increíble interpretación de Changmin.

Las estilistas se acercaron limpiando el cuerpo de Changmin de la sangre falsa que había terminado salpicando su cara mientras extendían sus ovaciones, algunas chicas incluso lloraban al creer que Jaejoong en verdad había muerto y suspiraron aliviadas cuando lo vieron ponerse de pie y sonreír despreocupadamente.

Oonoki y Amure se acercaron luego de que ambos protagonistas estuvieron limpios y los felicitaron, todo el staff se acercó y tomaron varias fotos conmemorativas. El set se llenó de sonrisas y aplausos, a  los dos les fue entregado un ramo de flores, y ante la insistencia de todos posaron juntos para una foto. Jaejoong casualmente paso un brazo alrededor del hombro de Changmin, acercándolo, y ya que estaba en medio de tanta gente, Changmin no pudo negarse y sonrió levemente a la cámara que los apuntaba.

Oficialmente era el final de la historia de ambos, por dentro y por fuera de la pantalla.

[…]

Changmin se encontraba molido luego de toda la tensión que había acumulado en su cuerpo durante aquella filmación y la consecuente cena. Su manager estaba a su espalda, dándole golpecitos firmes para hacerlo sentir mejor mientras lo arrastraba hacia el auto que se encontraba en el estacionamiento. Justo entonces, denotaron una particular figura esperándolos sentado en el capó, en la expresión de Changmin podía verse que no estaba nada feliz de verlo.

—Hola— Saludó, guardando el cigarrillo que pretendía fumar en su bolsillo—

—Jaejoong—Sshi, Tanto tiempo— saludó animado el manager—

Changmin no se esforzó por devolver el saludo y solo siguió caminando.

—Cuanto tiempo, Hyung —sonrió en contraposición el pelirrojo— Hyung, ¿podría hablar con Changmin un momento? —Pidió y el manager pareció captarlo de inmediato—

—Uhm… está bien —El hombre mayor se volteó entregándole las llaves del auto a Changmin y despidiéndose mientras se alejaba. Changmin suspiró, pretendiendo entrar a su auto pero Jaejoong usó su cuerpo para impedirlo.

—Te pedí que habláramos— Esta vez el tono de Jaejoong se escuchó más demandante y serio—

—No tengo nada que discutir contigo— aseguró cortante Changmin—

Ambos compartieron una larga batalla de miradas en la ninguno de los dos parecía dispuesto a ceder, Changmin bufó dándose la vuelta y rascándose la nuca incomodo, Jaejoong parecía mucho más calmado ahora, por lo que se alejó del auto cuando Changmin lo hizo. Luego se mantuvieron en silencio, solo hasta que Jaejoong se aventuró a hablar.

—Al menos creo que merezco una explicación de qué está pasando ¿Me piensas seguir evitando, acaso? —Mencionó tranquilo, tratando de no parecer prepotente—

Changmin rio por lo bajo colocando su más hosca expresión.

—Ya que importa Jaejoong, simplemente deja de comportarte como alguien inocente y sal de mi camino —la expresión oscura en el rostro de Changmin no amedrento ni un poco a Jaejoong, que se mantuvo firme en su lugar—

— ¿Pero qué bicho te ha picado a ti? —Preguntó sin evitar alzar la voz— La última vez que hablamos no recuerdo haber quedado en malos términos ¿Por qué me tratas ahora como si fuera un extraño?

—Y entonces ¿que eres? —Apuntó el alto cruzándose de brazos— Deja ya de actuar. No hay ninguna cámara grabándote.

Jaejoong pareció encabronarse finalmente.

— ¡Se claro, maldita sea! —Gritó alterado— ¡¿Cuál es el puto problema?!

—El puto problema es que eres un fraude. Y eso ni siquiera un problema, independientemente de que lo haya descubierto, esta estupidez terminaba hoy de todas formas —escupió finalmente Changmin, usando todo el desdén posible—

—Que demo… ¡¿Descubrir, que?!

— ¡Que estuviste usándome como tu juguetito desde el principio! ¡¿Fue divertido?! Engañar a tu verdadera pareja solo por liarte con alguien por capricho. Eso es bajo, para cualquiera, incluso para ti.

—De que…—

—La noche que hablamos por última vez en realidad me dirigí a tu casa, estúpidamente queriendo pasar la noche contigo —interrumpió Changmin— Lo que descubrí era algo que sospechaba desde que te conocí ¡Todo este tiempo estuviste saliendo con Amure y me metí contigo frente a sus ojos! ¡Asqueroso, bastardo!

Jaejoong pareció comprenderlo finalmente, suspirando pesadamente, volvió a sentarse en el capó del auto.

—Ahora lo entiendo, eres tan idiota —anotó, sacando el cigarrillo olvidado en su bolsillo y encendiéndolo de una vez— Estaba en casa esa noche, pero recibí la visita de Ryochiro justo después de que me colgaste. Ese tipo estaba borracho y hecho un lio por lo que tuve que lidiar con él.

—Y pretendes que yo te crea que…—

—No tenía idea que iba a hacer eso —interrumpió— ni tampoco que ha seguido con lo mismo todos estos años —Exhaló dejando que el humo del tabaco saliera expulsado de su boca— Yo nunca he salido con él y si hubieras espiado un poco más te habrías dado cuenta que lo rechacé por completo luego de eso. Siempre ha estado encaprichado conmigo, desde mucho antes de empezar a grabar. Te dije que lo conocía desde hace años ¿no? Convenimos ser amigos luego de que él se casó, pero parece que el capricho no se le ha pasado. No puedo negar que dormí con él un par de veces, pero eso fue hace tanto tiempo que no lo recuerdo. ¡No tengo ningún sentimiento por él, independientemente de que a él se le vayan las luces conmigo!

Changmin se quedó mudo observando la tranquilidad con la que Jaejoong se mantenía luego de dejarlo en ridículo con aquella afirmación, como si él fuera algún tipo de novia paranoica.

— ¿Estabas tan exaltado por eso? Hombre, pregúntame las cosas directamente—

—No es algo que me incumba de todos modos— alegó Changmin notablemente cabreado—

—Esta es una de las cosas que justo más me molestan de ti. Si dejaras de mentirte a ti mismo sobre esto nos hubiéramos evitado este lio desde el principio.

— ¿A qué te refieres?—

— ¿Tanto te cuesta aceptar que estabas celoso? Esto no tiene que ver nada con tu orgullo, si te enfadaste tanto por una estupidez como esa, yo si te importo y mucho.

—No saques tus propias conclusiones—

—Entonces ¿Qué? Nuestro trato nunca incluyó fidelidad ni soltería, no fue una de las cosas que me planteaste desde el principio, así que no hay necesidad de molestarse tanto por ello ¿no es así?

Derrotado Changmin miró a un lado frunciendo el entrecejo.

—Si es así entonces porque lo niegas ¿Acaso no entiendes lo que te pasa? ¿Quieres que te lo diga directamente?—

— ¿Qué pretendes hacerme ver? Mi personalidad es así, no estaba celoso simplemente indignado. No trates de poner en mí cosas que no he dicho o demuestro.

— ¿Entonces, que hay de mí? Tienes idea todas las noches que no he podido dormir pensando en qué demonios hice para que me ignoraras así ¿eh? — Changmin se congeló al observar de cerca la expresión seria con la que Jaejoong dijo aquello. — Deja de mirarme como si no supieras nada. No es necesario ser tan denso como para darse cuenta de mis sentimientos.

La colilla del cigarrillo que había estado fumando Jaejoong ahora descansaba aplastada en el suelo y sus manos se hallaban escondidas en los bolsillos de su pantalón. Tenía en sus ojos esa mirada insistente y profunda que de alguna manera provocaba que el corazón de Changmin tamborileara inquieto en su pecho.

No podía dejar que este sujeto lo persuadiera después de haberse decidido a cortar todo con él.

—A mí no me importa lo que tu sientas— se adelantó, su expresión perdió toda simpatía— Solo quería acostarme contigo, no quiero saber lo que sientes por mí—

Aunque en muchas ocasiones Jaejoong parecía tomarse aquellas afirmaciones en bromas, esta vez en su rostro se dibujó una verdadera expresión de dolor.

—Hoy se cumple una de las condiciones —aseguró el actor con expresión seria— “esto durara solo hasta que la filmación concluya” —repitió— Ese día es hoy.

—Changmin…—

—No confundas lo que ha pasado, yo no siento nada por ti. Bueno sí, me agradas, pero no hay forma de que yo siga en contacto contigo luego de esto. Tú lo sabes, lo prometiste.

Jaejoong resopló, dejando salir una risa cansina.

— ¿Qué logras mintiéndote a ti mismo? —Preguntó, acercándose, pero Changmin inmediatamente retrocedió en su lugar— Estas huyendo de mí y diciendo cosas crueles que ni siquiera tú mismo…—

— ¡Y a quién le importa eso, soy yo el que está engañándose, no es para nada tu asunto!— Aseguró con sorna, sonriendo— Se acabó, Jaejoong. Olvídate de mí y borra de tu cabeza lo que pasó entre nosotros.

Changmin pasó a un lado del cuerpo inmóvil de Jaejoong y alcanzó la puerta de su auto, justo cuando estaba por abrirla Jaejoong sostuvo su brazo con fuerza, evitando que huyera de nuevo.

— ¿Quieres escuchar algo que es gracioso? —entonó el mayor, ciñendo sus dedos dolorosamente contra la muñeca de Changmin— Hablas de reglas como si fueran irrompibles, pero todas esas reglas son nulas desde el principio —anotó, forzando a Changmin a girarse y acorralándolo contra su auto— Nunca las cumplí, nunca pensé en esto como un juego porque desde el principio yo he estado enam…—

Changmin se abalanzó hacia adelante deteniendo las palabras que estaban por salir con el fuerte puñetazo que atinó en la mejilla del pelirrojo, quien de inmediato se contrajo hacia atrás adolorido. Su boca se tiño de carmesí y pronto la sangre corrió desde su barbilla hasta su ropa. Changmin no pretendía golpearlo, pero un miedo irracional se había apoderado de sus sentidos al ver en esa mirada algo que estaba seguro que no quería descubrir.

Estaba temblando y por ello rápidamente abrió la puerta y se metió en su auto, encendiendo el motor y conduciendo a toda velocidad por el parking, asegurándose de no mirar atrás ni por un segundo.

Respiraba intranquilo mientras tomaba la carretera, su teléfono vibraba impaciente pero no lo tomó, sabia a quien correspondía aquella llamada, sabía lo que le diría esa persona, y estaba mucho mejor sin escucharlo.

Lo estaba, porque sin saberlo podía tener más control de su racionalidad y de sí mismo, de que esto definitivamente no estaba pasando, de que su corazón no estaba así de inquieto por las palabras que nunca lograron ser pronunciadas.

De que Jaejoong ya no existía en su memoria, a partir de hoy.

4 comentarios:

  1. Anónimo8/04/2014

    definitivamente adoro esta historia, tus personajes tienen una personalidad tan atrayente, eso y que me encanta chagmin en el papel de pasivo pero solo en el sexo pues ambos personajes son súper fuertes, el hecho que jae a logrado derribar cada estereotipo en changmin y ahora esta peligrosamente haciendo que sus convicciones tambaleen, además de lo sexy que son en la intimidad, bueno no digo mas que gracias, felicidades y espero el próximo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/04/2014

    definitivamente una de las mejores historias que he leido,no nos hagas esperar mucho por el siguiente capitulo,el jaemin es lo mejor

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/09/2014

    Siguelo porfi esta super T_T

    ResponderEliminar
  4. zore-chan9/06/2014

    Es muy bueno tu fic *-* actualizalo pronto por favor~ lo necesitooooo!! Gracias por los capítulos~ saluditos ^-^

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD