Sentimientos equivocados - Cap. 11

3 comentarios
Sentimientos Que Regresan


Changmin después de tan apasionado beso poco a poco regreso a sus cinco sentidos al sentir las manos de Jaejoong querer quitar su chaqueta, separándose con brusquedad, y con la respiración agitada Changmin vio a los ojos del mayor a través de la luz que se colaba por las ventanas, dándose cuenta del gran error que estaba cometiendo, el menor quiso reincorporarse pero de nuevo fue detenido, siendo tomado por el cuello por el castaño quien lo mantuvo cerca de él, mirándose ambos a los ojos-Por favor-pidió Jaejoong con anhelo, y el cual dejó a Changmin confundido, quedándose por primera vez desde que llegó desconcertado en lo que debería hacer, su mente estaba bloqueada, y la súplica en los ojos del mayor no ayudaba en nada, y temía aceptar la peligrosa proposición que veía igual en sus ojos.

Y es que esos ojos habían dejado de ser su perdición desde hace mucho, pero ahí está él con Jaejoong bajo su cuerpo mirándolo con deseo, pasión y algo que lo hacía dudar, porque pareciera que el castaño lo miraba con amor, con un gran amor,…pero eso sería imposible, no podía ser, todo era a causa del maldito alcohol que al parecer le había atrofiado el cerebro momentáneamente de manera desconcertante pero que Changmin no se podía permitir caer, no quería….no podía.

Cerrando los ojos intentó bloquear sus ojos de aquella hermosa mirada que podría cautivar hasta el más inteligente y despiadado, porque si Kim Jaejoong a un parecía tener el poder de hacer dudar de sus mismas decisiones,…sus mismos pensamientos, algo que creyó que ahora era imposible.

Pero no bastó con cerrar los ojos tenía que alejarse, correr si es necesario…… ¿pero cómo hacerlo ahora?, ahora que aquellos labios volvían a posarse sin permiso en los suyos, sin tener compasión de su lucha interna,…..y sin imaginárselo en lo más profundo de su ser podía escuchar una voz interna que pedía una vez…solo una vez, tan solo una vez poder tener lo que siempre deseó y se le fue negado con una brutalidad imperdonable, solo una vez el sentir como es que la persona amada te corresponde, como es tocar su piel, aquella que siempre imaginó suave como la seda, y el sentir su respirar tan cerca que podía sentirla rozar sobre su piel, siendo como una suave briza que lo envuelve por completo.

Y todo posible pensamiento razonable fue echado en un santiamén por la borda, siendo él mismo quien atrapara esos labios que solo acariciaban los suyos, profundizando nuevamente en el beso, recorriendo todo lo que podía en aquella deliciosa cavidad, y aunque Changmin se lo negara a sí mismo desde el primer beso que tuvo con el mayor quedó cautivado con aquellos labios, aquellos de los cuales se burló y que se dijo nunca más besar y que ahora no podía dejarlos atrás.

El aire fue un requerimiento esencial en determinado momento, donde Jaejoong no desperdició ningún momento y despojó al menor de su chaqueta mientras sus labios besaban su cuello queriendo probar más de su piel, sintiendo como Changmin le quitó con rudeza su polera tirándola en el piso sin saber su paradero por la oscuridad de la habitación.

-……Te amo -susurró Jaejoong sin pensarlo antes de hablar, las palabras solo fluyeron de él sin siquiera planear, como si su mente, su cuerpo y su alma hayan dicho eso por él, pero ninguna respuesta se le fue devuelta, en vez recibió otro beso que le cegaba el alma, haciéndolo sentir al borde de sus emociones, pero Jaejoong se dio cuenta en ese momento que no se arrepentía de haber dicho esas palabras.

Changmin separándose miró detenidamente el pecho descubierto del mayor, siendo alumbrado por la luz de la noche que se presentaba a través de las ventanas, admirándolo, apreciándolo por solo una vez tendría el derecho de hacerlo.

Jaejoong sintió vergüenza por aquella mirada que desprendía fuego a borbotones, pero el igual quería ver, deseaba hacerlo y sin esperar más despojó de su camisa al menor quedando sin aliento al observar aquel cuerpo firme, y perfecto que tenía delante de sus ojos.

-¿Te gusta? -ladeó una sonrisa el menor con arrogancia para después empujar sin previo aviso a Jaejoong con brusquedad dejándolo completamente tendido en la cama-demuéstrame que tan bueno eres -retó.

Y esas palabras encendieron más a Jaejoong quien logró cambiar posiciones quedando arriba del alto y fornido cuerpo de Changmin quien aún le sonreía de manera arrogante.

Jaejoong deslizó una mano por aquel duro abdomen, devolviéndole de la misma forma la sonrisa para luego dirigir sus ansiosos labios a una de aquellas tetillas que le hacían agua la boca, llegando a la izquierda trazó con su húmeda lengua un patrón circular dejándola dura en pocos momentos y sin dejar de mirar el rostro extasiado de Changmin posó su lengua en la tetilla derecha lamiendo y chupando su gran festín, acariciando descendentemente el cuerpo del menor hasta llegar a un punto primordial.

Desabotonando con un poco más de desespero los jeans contrarios para después despojarlos junto con la estorbosa ropa interior.

Jaejoong mordió su labio inferior observando con gran apremio la intensa mirada de Changmin, y antes de que el menor entrara en razón y se arrepintiera tomó entre sus labios la dura extensión de Changmin haciéndolo gemir con sorpresa,… sonriendo delineo con su lengua el miembro del alto, probándolo, sintiéndolo, escuchando sus satisfactorios gemidos como nunca se imaginó hacerlo algún día, porque hoy se dio cuenta abruptamente que Changmin para el ya no era un simple hermano pequeño, y se preguntaba si ¿alguna vez en realidad lo fue?.

Changmin sentía que la respiración aumentaba mucho más cada vez, sintiéndose como nunca antes, admitiendo para sus adentros que el mayor era realmente bueno en lo que hacía, queriendo probar de nuevo esos labios tomó del cabello a Jaejoong y lo jaló hasta que estrelló sus labios con los otros en un juego fogoso en el que ambos eran ganadores.

Sintiendo un calor abrazador el menor quería sentir más, tenía una gran urgencia de poseer al mayor, sentirlo suyo aunque sea solo por esa noche.

Tomando los jeans de Jaejoong los despojó con gran maestría, siguiendo su excitante ropa interior de dibujos animados, si fuera en otra ocasión, o mejor dicho si el tuviera una relación con el mayor se hubiera burlado, pero ni había tiempo para ello y tampoco eran ya los mejores amigos, así que solo se enfocó en esos lindos muslos que siempre supo que Jaejoong poseía, y que nunca creyó que vería tan íntimamente, preguntándose por millonésima vez por qué las cosas tenían que terminar así…por qué su adorado hyung lo había traicionado y humillado, por qué no podía dejar todo atrás…por qué sentía mucho dolor aun cuando lo recordaba,… impidiendo que lo perdonara.

El castaño sabía que sería algo estúpido, pero por la expresión en la mirada del menor supo que esto se terminaría sin más, así que sin preparación alguna tomó la extensión del menor y posicionándose con rapidez se hundió en ella, cerrando los ojos a su vez ante el ardor percibido pero no podía permitir que todo terminara, no podía, el realmente quería sentir a Changmin en el, lo deseaba con todo su ser.

Changmin abrió los ojos a la par ante el accionar del mayor, mirándolo supo que este sentía dolor, y aunque él se sintiera más que bien dentro del mayor estaba dispuesto a retirarse, pero no esperó que el mayor se lo negara, y de un momento a otro se encontraba mirando con deleite como Jaejoong se movía sobre el aun con los ojos cerrados moviéndose y gimiendo a la vez, con un leve ceño fruncido señal de que aun persistía un poco de dolor que fue sustituido no muy tarde por un completo placer aumentado así sus movimientos haciendo al menor olvidar y sentir igualmente el deleite del castaño entrando y saliendo de su excitado miembro.

La habitación se llenó de intensas respiraciones y gemidos placenteros compartidos, Changmin cambió posiciones una vez más dejando abajo a Jaejoong, el quería tomar el control, mirando a los ojos al Cataño dio una embestida dura y certera haciendo que el castaño cerrara los ojos por gozo sentido junto con corrientes eléctricas que invadían todo su cuerpo, el menor aceleró los movimiento, golpeando duro y fuerte en Jaejoong quien no podía dejar de gemir, envolviendo sus delgadas piernas en la cintura del menor queriendo sentirlo más cerca.

Jaejoong lo atrajó por los hombros queriendo besarlo, acallando así los gemidos de ambos en medio de aquel beso que no podían llevar con normalidad debido a la dificultad de sus respiraciones, pero que no podían dejar de intentarlo.

Encontrándose con las rápidas embestidas del menor, sintió su pronto culminar, y mirando al menor supo que el también, tomando su miembro necesitado lo masajeó durante unos momentos, gritando su liberación no mucho después, sintiendo como el menor aumentaba más sus embestidas que tocaban ese punto que lo hacía volverse loco del placer, para después venirse dentro de él, sintiendo su semilla fluir en su interior.

Sus respiraciones eran las que irrumpían el silencio que los rodeaba, Jaejoong sintió a Changmin salirse con cuidado de su interior, sin poder evitarlo el castaño hizo una pequeña mueca, sabía que al otro día el ardor se intensificaría más, pero sabía que valió la pena, y lo volvería hacer mil y un veces más si fuera necesario, porque el estar con el alto fue lo mejor que le había pasado, el sentirlo parte de él fue como un sueño que rogaba porque nunca acabase, porque temía hundirse cada vez más en ese mundo de sufrimiento en el que ha estado viviendo durante todos estos años,… mirando a ver a Changmin a su lado vio que tenía los ojos cerrados, preguntándose ¿si se había quedado dormido?, concluyendo que así era, tomó las sabanas que yacían en el suelo, para después acomodarse mejor en la cama terminando por cubrirlos a ambos.

Tomando una gran bocanada de aire sonrió, realmente se sentía feliz por poder haber compartido este maravilloso momento con Changmin, hacía muchos años que no se sentía tan vivo como ahora lo hacía…

Changmin no había querido abrir los ojos, no sabía que debería hacer, si marcharse o fingir que dormía, realmente no lo sabía, no quería enfrentarse al mayor porque no había explicación para dar por lo que acababa de ocurrir, el no debió estar con Jaejoong no cuando sabía quién era y lo que para el significaba, no podía seguir queriéndolo, no podía seguir amándolo se negaba siquiera a pensarlo porque sabía que terminaría cayendo de nuevo ante él, y eso no podía permitírselo, no cuando luchó miles de veces internamente en el pasado por ese sentimiento que si alguna vez le llegó a causar felicidad, también terminó causándole el dolor más intenso que pudo alguna vez sentido…él estaba realmente mal, no podía…no de nuevo…

Sintiendo unos brazos rodear su cintura, pudo sentir de nuevo la calidez del cuerpo de Jaejoong quien se acurrucaba junto a él, manteniendo los ojos cerrados sintió como este depositaba un tierno beso en su pómulo, y después de un largo silencio en el que creyó que el mayor se había dormido, pudo oír su voz-Te amo Changmin-ah…..por favor perdóname…por favor -escuchó el sincero susurro del mayor con una voz llena de dolor, escuchando después unos silenciosos sollozos que transmitían un sentimiento de aflicción y pesar en el …y por primera vez en años su corazón realmente quería creerle, quería poder por fin perdonarlo y dejar atrás todo lo malo, todo el daño y todo el sufrimiento….en verdad quería creerle…pero su mente no quería caer, … ya que temía terminar por desmoronarse…nuevamente, y esta vez no sabría en qué clase de persona se convertiría………………………………………………………………………………..

……………………………………………………………………………………………………………………

Abriendo los ojos ante los rayos del sol frunció el ceño, tomando una almohada de su lado se tapó la cabeza, no quería despertar, aun no, después de un minuto recordando lo sucedido en la noche, se quitó la almohada de golpe, mirando a su lado lo vio vacío, mirando la puerta del baño abierta y la ropa del alto faltante, supo que este se había ido, mirando de nuevo su lado de la cama vacío arrugó las sabanas con su mano, no deteniendo de nuevo las lágrimas que caían por su rostro, porque sabía la razón del abandono de Changmin, y no pudo evitar preguntarse si ¿alguna vez sería perdonado?, ….porque prefería morir a seguir aguantando tan inmenso dolor………………………………………………….

3 comentarios:

  1. Anónimo9/01/2014

    Todo va para una tragedia, solo espero que min se de cuenta de su error porque, aunque el no lo sepa, de el depende la vida de esa persona que tanto ama😢. Cambiando un poco de tema jeje, yo quería que min viera esas heridas de jae... Pero bueno... No me queda mas que decirte que me gusta tu dic... Es un tormento esperar tu actúa, pero vale la pena.

    ResponderEliminar
  2. Yo también quería que se diera cuenta, pero después de leer que no fue así, pensé que tal vez en una situación importante de tensión se llegaría a dar cuenta.
    Me encanta el fic y me da mucha pena Jaejoong porque Changmin no puede perdonarle aún :'c pero es comprensible. Changmin también me da pena porque no puede odiarlo del todo. Me da esperanzas de que terminarán juntos o terminará en un tragedia este fanfic XD aún así me encanta.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/03/2014

    también me encanto el fic esperamos pronto continuación de verdad sea convertido unos de mi favoritos y solo espero que todo salga bien para el jaemin los adoro.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD