Entre nuestro Silencio

8 comentarios

Título: Entre nuestro Silencio
Autor: Akasha Shim
Pareja: JaeMin / Vidar x Vali
Dios: Vidar - Nordico
Extensión: Oneshot
Género: Lime.
Recomendación: Al final del relato se encuentra el Glosario de la historia.
------

Estoy siendo paciente.

Por momentos realmente siento que soy una molestia para él, irrumpiendo en su silencio con mis tonterías, apareciendo frente a él con mi estúpida sonrisa convertida en esperanza sabiendo que él siempre está sumido en el silencio.

Él está apoyado en el marco mirando hacia afuera, completamente perdido en sus pensamientos mientras yo lo veo desde el otro extremo de la habitación sin saber qué hacer, porque él ha ido con Odín, nuestro padre y ha regresado en completo silencio a sentarse en ese lugar sin decir palabra alguna, sin siquiera echarme para dejarle pensar en paz.

Han pasado bastantes horas desde que él está en la misma posición y tan perdido que se me hace hasta extraño, como si algo hubiera sucedido mientras él no estaba aquí.

Desde que me filtré en su vida sin permiso no he podido evitar preocuparme por cada pequeña estupidez que sucede a su alrededor y hasta he aprendido a interpretar sus silencios, a conocerlo como seguramente nadie más lo conoce y sé que se está rompiendo la cabeza con algo.

Mi consciencia me dice que si tiene un problema él sabrá resolverlo solo, sin embargo no siento que pueda ser así sin mi ayuda. Por supuesto, yo siempre tratando de hacerme más relevante en su vida.

Apoyo mi peso en ambos pies para empezar a caminar hacia él, con calma para no alterarlo pero él no parece notar siquiera que estoy aquí. Me paro a su lado, esperando que con un gesto de su mano me eche, pero no es así, él continua con su vista perdida entre las hojas de los árboles que hay afuera.

Doy un paso hacia el costado, haciendo un poco más de ruido pero él ni se percata de mi presencia, ignorándome por completo aunque esta vez se mueve un poco cambiando de  posición. Aprovecho su movimiento para posarme junto a él y mirarle fijamente, pero ni así me percibe.

Suelto un suspiro y toco su brazo, al fin me mira pero no dice nada.


— ¿Sucede algo? —pregunto con delicadeza, él niega pero yo inclino la cabeza en señal de inconformidad, Changmin me mira fijamente y con un suspiro; a sabiendas de que voy a seguir insistiendo; se acomoda y habla.

— ¿Tú sabes que sucederá después de que todo esto acabe? Quiero decir…cuando la batalla final llegue y el mundo se acabe—Frunzo el ceño y lo miro fijamente, tratando de saber si me está tomando el pelo pero sé que él no lo haría, menos hablando de algo tan serio como lo es el futuro de nuestro mundo.

—Únicamente sé que cuando el Ragnarök llegue, padre deberá morir y que el universo se acabará…y que luego se regenerará—Changmin agacha su mirada para volver a mirarme fijamente.
—Vamos a sobrevivir
— ¿Qué?
—Las Nornas lo dijeron…nuestro padre les preguntó en Valhalla y ellas dijeron que íbamos a sobrevivir a la batalla final...—Lo miro fijamente pero él no dice nada más, suponiendo que eso era todo. Tomo su mano y juego con ella sin dejar de mirarlo, curioso por saber todo lo que su cabeza piensa pero no puedo ni adivinar, su mirada parece asustada pero determinada a la vez y sé que no podré sacar nada más de su boca por lo que permanezco a su lado mientras él sigue pensando.
Lo conozco lo suficiente como para saber que lo único que puedo hacer por ahora es quedarme a su lado, en silencio mientras el tomar su mano va cambiando a abrazarle un brazo y termino abrazando todo su cuerpo contra mi pecho, él únicamente se deja hacer.
—Todo va a estar bien—suelta un suspiro—Tal vez te estés rompiendo la cabeza creyendo que no sabrás que hacer cuando nos toque seguir el legado de nuestro padre, pero no es cierto. ¿A caso no eres el poderoso hijo de Odín que es capaz de resolver cualquier problema sin importar cuán difícil sea? Está en tu naturaleza Changmin, el gobernar e incluso te aseguro que lo harás mejor que nuestro padre—Una risita escapa de sus labios y lo abrazo con más fuerza—Puedes pensar todo lo que quieras pero sabes que es cierto, vamos a hacerlo bien.




El desastre se abre paso entre nosotros mientras doy todo de mí en medio de la batalla. No hay ni espacio para lamentar la muerte de mis hermanos mientras traro de protegerme a mí mismo y a Changmin, al cual ya he perdido de vista tras ver caer a Thor muerto.

Escucho un grito en algún sitio, lanzando una flecha directo hacia aquel que quiere atacarme de nuevo, voy corriendo hacia aquel grito que por alguna razón me estremeció.

La escena me abruma de golpe, dejando que suelte mi asombro en un grito que quedó hundido entre el escándalo a mi alrededor cuando veo a mi padre muerto, bajo las fauces de ese horrible ser el cual sonríe con victoria y empieza a avanzar hasta su siguiente víctima. Volteo hacia todos lados buscando a Changmin con la mirada pero no logro hallarlo hasta que un rugido corta el viento y veo a quien buscaba con el pie sobre la mandíbula sangrante de aquel que hace menos de un minuto había matado a mi padre.

Corro hacia él, sin importarme a quien pisaba en mí camino y lo veo caer de rodillas al suelo, su rostro ha sido manchado por la sangre de ese animal, dejando manchas rojas sobre su vestimenta también.

Cuando llego hacia él, me mira fijamente y mi mano encuentra la suya, apretándola con fuerza, él tiembla por completo. Jamás lo he visto así, sé que está completamente asustado y no sé qué hacer para calmarlo y eso me pone más nervioso.
Escucho el grito de alguien demasiado lejos y miro hacia todos lados, la cabeza de Changmin cae contra mi hombro y su respiración entrecortada la siento sobre mi piel.
—Se acabó…—susurra, entrelazo mis dedos con los suyos y me presiona con fuerza mientras ambos sentimos el calor  empezando a llenarnos, las llamas empiezan a expandirse por todo el universo y sobre nosotros, pero no siento dolor ni desesperación. Changmin está a mi lado y eso es suficiente.




Siento el frío calando mis huesos mientras escucho el repiqueteo de la lluvia en el suelo, sintiéndome un completo idiota mientras veo a aquella valquiria insistiendo en entregarle a los héroes caídos en batalla como hacía con nuestro padre, pero Changmin está reacio y lleva un buen rato discutiendo con ella y bueno yo…yo estoy aquí tratando de ver todo lo que hacen como un idiota.

Creo que Changmin tiene razón al decirme que me comporto como un tonto humano a veces, pero si es que se trata de él simplemente no puedo evitarlo.

La tormenta crece más afuera y por alguna razón presiento que Changmin es el que está cambiando el clima con su enojo. Podría hasta jurar que está  furioso por dentro y sé que en breve la valquiria saldrá corriendo. La puerta se abre de golpe y sale Changmin temblando de rabia mientras la valquiria lo sigue por detrás.

Corro hacia ella y la detengo por los hombros.


—Por favor déjale en paz—le digo con firmeza, ella me mira y frunce el ceño.

—Debo cumplir mi misión

—Si Freyja te insistió por favor ya no lo hagas—ella me miró fijamente—Deja a tus almas en el Valhalla y si las necesitamos estas estarán ahí—dije con calma, ella soltó un suspiro y se fue, en cambio yo me fui corriendo por el lado contrario para darle alcance a Changmin que hacía tronar el cielo cada vez más, aun cuando ya no caía ni una sola gota de lluvia afuera.

Cuando entre a su habitación le veo sentado cerca de la ventana, su espalda esta tensa y tiembla suavemente.

En silencio me acerco y pongo mi mano en su cuello. No digo nada porque sé que no es necesario pero él parece estar lejos de calmarse, por lo que lo dejo ser mientras mira lo que está provocando en el cielo ennegrecido.

—Jaejoong…—susurra y me apoyo en él, su aire es ausente por lo que en realidad no sé si realmente va a escucharme si le respondo.

Él no vuelve a hablar más y yo no contesto porque sé que no hay necesidad, pero siento que debo decirle algo, lo que sea, tal vez su nombre o quizá un “te amo” que no tendrá respuesta.

Antes de que empezara todo esto un buen amigo que jamás revelo nuestro secreto y que se fue a la tumba con él, me dijo que estaba realmente enamorado como para ver mi vida consumirse por alguien que jamás dirá una palabra en respuesta, ni en rechazo tampoco. Tal vez en ese tiempo no me rendí, fui tan terco como un animal y en realidad ahora no sé si arrepentirme o no.

Hay veces en la que me siento bendecido, porque Changmin ni una sola vez me ha echado, ni ha rechazado mi acercamiento y una parte de mí me dice que es porque en el fondo siente lo mismo que yo…pero otras veces mi corazón repiquetea de forma dolorosa sobre mi pecho, sintiendo que solo soy un estorbo en su vida porque permanezco a su lado molestándolo, esperando que corresponda mis sentimientos de alguna manera. Pero él no dice nada.

Nunca dice nada.

Heimdal una vez me dijo que si alguien ama tan intensamente no será capaz de retener las palabras de amor en su boca. Eso me hace dudar de que Changmin verdaderamente me corresponda,  aunque yo tampoco soy capaz de decírselo por miedo a que vaya a suceder algo que no quiero, peor aún puedo arruinar lo que he conseguido en este tiempo.


—Jaejoong…—vuelve a susurrar y esta vez me mira, sonrío suavemente para que no note que estoy a un paso de la desesperación.


El cielo ha dejado de tronar lo que indica que ya se tranquilizó, pero el sol no vuelve a salir y él ya se dio cuenta que eso es por mi causa, pero las nubes que permanecen en el cielo también son causa suya.

Abrazo sus hombros y me acomodo bien a su lado, él se apoya en mi hombro y respira tranquilamente.


—Frigg y Freyja creen que deberíamos tener un descendiente…cualquiera de los dos—Trago saliva y le miró fijamente, él no levanta la cabeza, quizá esperando que diga algo pero sencillamente no puedo. Pasa un buen rato antes de volver a escuchar su voz—La valquiria que vino aquí es Skuld…ella es una de las que me dio mi predicción cuando fui al Valhalla aquella vez…y es una de las candidatas


Lo suelto de golpe casi haciéndole caer, pero no me interesa, sus ojos fijos en mí no me ayudan tampoco.

Él no está dudando, él no tiene esa mirada de cuando está asustado, como la vez en que estuvo pensando sobre si de verdad quería sobrevivir al Ragnarök o no.


—Tú…tú… ¿Quieres hacerlo?

— ¿Hacer qué?

—Tener hijos quiero decir

—Era uno de los deseos de nuestro padre, en algún momento tiene que suceder—Mi mandíbula se tensa y siento el dolor perforándome las sienes, él me mira como si hubiera dicho cualquier tontería.


Después de todo Heimdal tenía razón, él no me ama.


— ¿Entonces será con Skuld?

—Ella no me agrada

— ¿Sera con alguien que te agrade?

—No puede ser con alguien que me desagrade

— ¿Entonces porque no es conmigo? —sus ojos se abren a más no poder y luego suelta un suspiro.

—No entiendes…Estoy hablando de hacer descendientes no de amistad—mi corazón se encoje en mi pecho, hasta el punto en que lo siento todo mi  adormecido y él no se da ni cuenta


Volteo ya no puedo pensar con claridad, en estos momentos necesito paz o voy a explotar y no saldrá nada coherente de mi boca. Avanzo con la esperanza de caminar sin caerme.

Si nuestro padre nos viera ahora, probablemente no me reconocería.

Ni siquiera yo soy capaz de verme a mí mismo tras todo lo estúpido que me volvió mi enamoramiento por Changmin.




Cierro los ojos con rabia y dolor, viendo a aquella valquiria salir con una sonrisa en el rostro.

Gunnr sale con una sonrisa y yo siento que voy a votar todos mis intestinos por la boca, la rabia que va a cumulándose en mi interior en los siguientes meses va volviéndose cada vez más intensa y es como si me estuviera volviendo un volcán a punto de explotar.

Camino hacia adentro del palacio, hallando a Changmin sentado tranquilamente al borde de la ventana, el deseo que tengo de empujarlo y hacerlo caer, pelea con el deseo de ir y abrazarlo.


—Gunnr salió muy feliz de aquí…—dije en tono suave, él ni se inmuto. Apreté los puños y lo mire fijamente

—La escogí…

— ¡¿Qué?! —se levanta de su sitio y camina por mi lado sin prestarme atención, ni una mirada me es dirigida, solamente pasa de mi como si no estuviera ahí, como si no estuviera muriendo en mi propia rabia— ¡¡Changmin!!

— ¿Qué?

—No…—susurro en mi desesperación, pero no puedo ni siquiera moverme y solo escucho sus pasos alejándose de mí y para cuando reacciono él ya no está en la habitación, él simplemente salió sin importarle nada.


Corrí por el pasillo tras él hasta alcanzarlo, su fría indiferencia instalo de nuevo ese horrible dolor en mi pecho que me hizo soltarlo.


—Puedes estar sin un descendiente…podemos hacerlo así—le dije con suavidad pero su mirada no cambió.


No estoy siendo egoísta, no lo hago porque lo ame, lo hago por él, porque él no quiere esto, para alguien tan quisquilloso como él es imposible tener un hijo de alguien como Gunnr.


—No y no se hable más, Gunnr es la escogida y ella vivirá aquí por un tiempo. Lo haré así porque esto era lo que padre quería de nosotros, tú también deberías pensar en buscar a alguien.

—No

—Jaejoong, estoy siendo flexible contigo pero ambos tenemos responsabilidades que cumplir con respecto a nuestro deber como dioses…además Gunnr me agrada y…ella está bien

— ¿Ella está bien?

—Si—Una suave sonrisa se abre en su rostro y mi corazón empieza a latir a la vez que se encoje en mi pecho

— ¿Ella te gusta?

—No precisamente…pero ella está bien para el propósito quiero decir


Pongo una mano en su hombro, nuestras miradas están fijas en el otro pero sigo sintiendo que hay un mundo de distancia entre los dos que incluso me siento perdido.


—Todo va a estar bien Jaejoong

—No, no lo está—suelto su hombro y me voy a paso rápido de ahí, buscando desesperadamente una manera de salir de esta pesadilla, pero no puedo.

Cuando llego al siguiente piso siento una mano fría sobre mi brazo, trato de apartarme avanzando hacia mi habitación, pero él no se detiene y me agarra con más fuerza.


— ¿Qué quieres? —él no responde y me empuja con su cuerpo hasta que entramos a su habitación, no tengo fuerzas para detenerlo, no tengo fuerzas para nada que no sea retener las lágrimas que luchan por salir.

Cuando menos me lo espero siento sus brazos rodeándome de golpe, su cuerpo tibio contrasta con el mío que teóricamente arde en calor por la rabia, el dolor, la presión y todo eso que esta irremediablemente metido en mi cabeza.

Pero como si fuera alguna especie de droga tranquilizante sus brazos a mí alrededor me calman, mi corazón late como loco en mi pecho y caigo ante la tentación rodeando con mis brazos su cintura.

¿Podrá escuchar el latido de mi corazón? ¿Entiende lo que eso significa?

Me estoy volviendo loco.

Él ignora el hecho de que mi corazón late tan fuerte que el sonido retumba contra las paredes. Me siento tan estúpido nuevamente, pero es que no puedo evitarlo, siempre hay una maldita manera en que Changmin me recuerde que lo amo.

Él era diferente a como es ahora y me gustaba pensar que solo era conmigo, pero ahora era simplemente así y en realidad no me importa, yo lo quería de todas formas.

Aunque él no sintiera lo mismo.

Lo alejo de mí, empujando su cuerpo con mis brazos pero no lo suficiente como para dejar de sentir su cálido cuerpo junto al mío.


—Changmin…—susurro, él me mira con sus ojos brillantes llenos de un mundo escondido en su silencio y simplemente no puedo evitarlo, para cuando mi cerebro trata de reaccionar estoy lo suficientemente pegado a él como para sentir su suave respiración contra mis labios.

Y la razón ya no funciona en mí, lo beso.

Y él no me aleja.

Sus labios suaves y dulces me dejan sentir por primera vez la mágica sensación de sentirte libre. Lo que siempre anhelé está sucediendo y todo mi ser tiembla de felicidad pero también de ansiedad.

Siento su mano sobre mi pecho, tratando de empujarme pero no lo dejo, tomando ambas muñecas, continuando con mis impulsos sin pensar demasiado, pero Changmin es fuerte y termina por alejarse, pero no dice nada, ni me mira, ni nada, solo se va.




Me siento al borde de la ventana y observo de una posición poco cuidadosa a Gunnr siguiendo a Changmin a una distancia prudente mientras él camina ignorándola por completo, sonrío y me acomodo mejor antes de caer los tres metros desde esa ventana.

La valquiria persigue a Changmin por todo el jardín tratando de llamar su atención, incluso la veo tratar de detenerle pero él pasa de ella como si no estuviera, no sé si sentirme feliz o mal por ella, lamentablemente mi felicidad es la primera en surgir mientras veo cómo se rinde y se va, dejando a Changmin en lo suyo.

Minutos después Gunnr aparece frente a mí con un rostro de contundente tristeza.


—Usted es realmente infortunado al tener un hermano como el que tiene—frunzo el ceño, ella se acerca—El dios del silencio es tan hermoso pero no vale la pena si es tan frío como una roca, su corazón esta tan vacío como los jarrones de la nornas…

—Eso no es cierto…

—Usted lo sabe…quizá el que debería encargarse de dar descendientes debería ser usted y no él. Es también su deber después de todo

—Pero yo no quiero…—digo con firmeza, ella suspira

—Sus sentimientos por él son visibles en sus ojos, pero siempre hay un límite en esos sentimientos, deberá encontrarlo si quiere que no le rompan los sentimientos mortales que tiene

— ¿De qué hablas?

—Su padre, Odín…él tuvo muchos descendientes, amo a muchas diosas y otros seres…dio su amor sin importar qué y eso fue quizá lo que le hizo grande, pero su único gran amor siempre fue Frigg, nuestra diosa máxima…y esa misma mirada que yo veía en los ojos de Odín es la que veo en tus ojos cuando tu hermano está en tu mente, estoy encargada de juzgar a las almas y tu alma es demasiado pura para ser ignorada

— ¿Entonces cómo puedes juzgar a Changmin así?

—No puedo porque él es un alma cerrada que no deja a nadie entrar, ni mi poder puede hacerlo…por ello realmente quería atravesar esa barrera pero…pero sé que no voy a poder y prefiero dejar las cosas como están. Pero recuerde…es su responsabilidad continuar el legado de su padre, aunque lo ames no es un inconveniente un descendiente…


Gunnr se fue dejándome solo en la habitación, mirando hacia su ausente presencia.

Pero sus palabras perforaron en mi cerebro, mis sentimientos eran muy obvios, incluso no me sorprendería si hasta nuestro padre lo hubiera sabido, pero eso ya no importaba, quien quiero que lo sepa parece no darse cuenta o si ya se dio cuenta simplemente lo ignora.

Suelto un suspiro y levanto la mirada, encontrándome a Changmin frente a mí.


— ¿Gunnr ya se fue?

— ¿La ignoraste apropósito? —Se encogió de hombros— ¿No era que ella la indicada?

—La elegí porque estaba aburrido de ver a diosas, semidiosas o nornas por aquí y por allá

—Yo creí que ibas a escoger con sensatez

— ¿Cómo puedo escoger con sensatez a la persona indicada si ya tengo a alguien? —Mi cuerpo se tensa de golpe y observo mi mundo obscurecerse

— ¿Ya tienes a alguien?

—Pero no puedo escogerle…—se queda en silencio y se da vuelta dejándome solo ahí. Las lágrimas empiezan a correr por mis mejillas, cálidas contrario a la sensación de total frío que siento. Caigo de rodillas sintiendo todo darme vueltas.






Miro por la ventana fijamente mientras siento el fresco aire del amanecer golpear mi rostro.

De todas las cosas que hice en mi vida, nunca paso por mi cabeza el por qué me había enamorado de Changmin, es decir…simplemente pasó.

Recuerdo que había llegado un día mientras yo estaba junto a Thor, nuestro padre lo había presentado ante mí como su hijo, el dios del silencio y haciéndole justicia a su nombre no dijo más que palabras de cortesía y se perdió en su mundo.

Yo era alguien bastante curioso—lo sigo siendo—y alguien tan silencioso, tan contrario a mis hermanos, que me hizo sentir curiosidad por él, viendo cuan tranquilo y callado era, pero había algo en él que lo hacía diferente a cualquier cosa que hubiera llamado mi atención antes y me sentí en la necesidad de averiguar que era.

Sin quererlo ni proponérmelo un día simplemente afirme que lo amaba, lo sabía porque sí pero no tenía idea del por qué y aun no lo sé.

Pero las cosas han cambiado y el tiempo ha pasado a una velocidad impresionante sobre nosotros y ahora no estoy realmente seguro de qué será lo que pasará conmigo y mis absurdos sentimientos.

Desde aquella tarde en que él confesó que había alguien, alguien a quien quería y no podía escoger mi mundo se hizo trisas. Si antes Changmin era el gran dios del silencio…pues ahora parecía que habíamos intercambiado papeles.

En realidad Changmin seguía siendo tan silencioso como siempre, pero ahora yo me había sumergido en un profundo silencio, no había dicho nada cuando él mismo me dijo que ya había conseguido a alguien más, una norna bastante hermosa y en las últimas semanas ella iba rondando por ahí y yo la había ignorado.

Esta vez, no los espié, esta vez no hice nada, simplemente me quede callado y pase la mayor parte de mi tiempo sumido en mis propios pensamientos. Justo como ahora.


—Jaejoong…—volteo al escuchar mi nombre, Changmin está parado ahí, con su aire de ausencia de siempre— ¿Por qué estás tan callado? Quiero decir…no te he escucho hablar por un buen tiempo


Suelto un suspiro y me levanto de mi lugar, haciendo como que lo ignoro, pero no lo hago en realidad.


—Te estoy hablando Jaejoong

—Y yo no quiero hablar—digo de golpe y trato de salir por un lado pero él me retiene, la clara pregunta escrita en su cara—No me pasa nada, ya déjame tranquilo

— ¿Yo qué te he hecho? —Quiero gritarle que todo pero no digo nada—Como sea, iré al Valhalla con Hildr y no sé cuándo volveré—suelta mi brazo y yo paso por su lado, pero siento su desesperación— ¿Te molesta que haya escogido a Hildr?
—Puedes escoger a quien quieras

—Jaejoong, de verdad quiero saber qué te pasa conmigo

—Changmin… ¿Quién es esa persona que quieres pero no puedes escoger?

—Eso…eso es algo que me guardaré para mí mismo

— ¿Es Freyja?

— ¡No! ¡Ella es como mi madre!

— ¿Entonces es Frigg? —abre los ojos a más no poder y niega frenéticamente—Sólo quiero saber

—Nadie lo puede saber, no está bien.  Solamente olvida que lo dije

—No quiero olvidarlo…Changmin…soy…soy tu amigo y quiero que seas feliz. No importa cuán mal este, solamente busca tu felicidad y sé que verdaderamente no quieres hacer esto

—Voy a hacerlo porque es mi deber y con respecto a lo otro solo traerá problemas y las cosas están bien como están, ahora debo irme

—…—lo miro irse y me quedo en mi lugar, sin saber en realidad que hacer.  Trato de moverme para ir tras él pero no puedo, después de todo sé que no la quiere, quizá le agrada pero no la quiere y su único propósito es que le dé un hijo, pero no puedo evitar sentirme intensamente mal solo por el hecho de pensar que no es a mí a quien escogería.


Cuando al fin logro moverme salgo de la habitación hasta llegar abajo, Hildr está ahí, sentada mirando hacia la puerta y cuando me ve una sonrisa se pinta en sus labios, amable pero yo no estoy en condiciones de responderle así ni por educación, solo inclino la cabeza y entro, buscando con la mirada a Changmin.

—Él dijo que tenía que hacer algo en su habitación…—dice con voz suave, yo asiento y salgo de nuevo, subiendo hasta encontrármelo por salir de su habitación

—Pensé que ya te habías ido

— ¿Venías a espiar en mi habitación?

—No precisamente, bajé y Hildr me dijo que estabas aquí

— ¿Ahora si hablas bien?

—Admito que estaba molesto, pero no empieces con eso ahora

— ¿Por qué estabas molesto?

—Porque no cofias en mí

— ¿No confío en ti?

— ¡¿Quieres dejar de hacer preguntas?!

—Sólo quiero hacer una pregunta más

—…

— ¿Por qué me besaste aquella vez? —su mirada estaba fija en mí y yo no alcance a traer a mi cabeza ninguna respuesta coherente, solamente me quedo mirando su inquisitiva mirada que parece querer sacar algo más que mis pensamientos de mi cuerpo.

—Yo…

—Solamente no vuelvas a hacerlo

—Pero tú no te negaste…

—Eso no quiere decir que esté de acuerdo—mi cuerpo se tensa y reacciono tomándolo de una mano

—No parecías muy en contra cuando lo hice

—No siempre puedo reaccionar cuando quiero

— ¡¿Estás bromeando?! ¡Eres el ser más controlado que conozco!  Tienes unos reflejos increíbles y eres vengativo…hubieras hecho algo y no lo hiciste. Ahora yo pregunto. ¿Por qué?

— ¡¡Porque ningún poder que tenga funciona contigo!!

— ¿Qué?

—Debo irme, Hildr me está esperando

— ¡No puedes decir algo así e irte así como así! —Lo miro fijamente y aprieto más su brazo sin ninguna intensión de soltarle, él trata de forcejear conmigo pero yo no doy brazo a torcer— ¿Por qué no funciona conmigo?

—Déjame ir…—su mandíbula se aprieta y yo sigo ejerciendo mi fuerza sobre él, él podrá ser todo lo fuerte que quiera pero jamás pudo conmigo, quizá es por la frecuencia en que ambos utilizamos nuestra fuerza en batalla, indudablemente yo hice más batallas que él.

—No hasta que me respondas, si me lo dices te dejaré ir

—No tengo idea

—Eso no es cierto…—forcejea con más fuerza hasta que caemos al suelo y yo sigo por encima de él—Solamente dímelo, no puede ser tan difícil.

—Lo es…tengo que ir con Hildr ahora, suéltame de una vez

—No quiero

— ¡Maldición! ¡Deja de ser tan fastidioso por una vez en tu vida! —le suelto de golpe, un ruido seco se escucha cuando su cuerpo golpea el suelo y me mira desde ahí con la mirada furiosa, luego me empuja y baja hacia su encuentro con Hildr.


Yo me quedo en mi sitio congelado como nunca, porque no es sorpresa, no es dolor…no sé qué es.

Desde que descubrí que amaba a Changmin me he empeñado en pegarme a él casi como un parásito, me mude de mi hogar en Valaskjálf para vivir en Landvidi junto a él, Changmin jamás se quejó, simplemente me miraba mientras yo hablaba interminables estupideces a su lado y él permanecía en silencio, con el tiempo empezó a contestarme las preguntas, sus palabras siempre fueron pocas pero era buen entendedor por lo que no se me hacía extraño, al pasar más el tiempo ya me contestaba, iniciaba las conversaciones y así llegamos hasta hoy, pero jamás se quejó, nunca me echó, en silencio dejó que me quedara a su lado y de alguna manera yo sentí que él se había aferrado a mí.

Siempre creí que la razón por la cual él nunca decía nada en contra de mi presencia a su lado era porque en realidad no le molestaba, porque estaba cómodo conmigo.


¿Acaso simplemente lo calló?

¿Acaso siempre fui una molestia para él?


—Changmin…Changmin…—susurro suavemente, sintiéndome tan estúpido por nombrarlo aun cuando acabo de descubrir que siempre fui una molestia.


¿Así se siente cuando te rompen el corazón? Prefería la sensación de desasosiego de no saber que sentía por mí, porque esto es peor.





Las hojas de los árboles se mueven frenéticamente contra el viento que quiere hasta arrancarles las hojas.

Él debe estar muy enojado, sin embargo eso ya no es mi problema.

Traté por unas semanas de sobrellevar las cosas de buena manera, pero cuando regresó simplemente perdí la compostura y me fui sin decirle ni adiós.


—Estoy bien…—le digo a Gunnr que se ha sentado a mi lado y ha sonreído dulcemente mientras me hace beber hidromiel

—No lo estás…te dije que soy buena juzgando almas y sé de alguna manera que tu silencio no es normal, a no ser que se te hayan pegado las malas costumbres de Changmin

—No sería nada raro que se me hayan pegado cosas de él. Pero en serio estoy bien

—No lo estás, te quedas mirando hacia los árboles, te tensas cuando empieza a nublarse, te deprimes cuando sale el sol, te frustras cuando el sol no sale pero el cielo esta azul y eso solo tiene la explicación de que sabes que Changmin con su humor controla el clima…pero aunque lo parezca él no está controlando el clima, todos tienen razón al decir que nuestro poderoso dios del silencio es alguien que sabe manearse en cualquier tipo de situaciones, porque no se ha afectado el clima a pesar de que su humor es terrible, no recibe visitas, Hildr está desesperada porque no sabe qué hacer y todos quieren cargarle la responsabilidad a ella


Suelto un suspiro y la miró fijamente.


— ¿Y qué hago?

—Eso deberías saberlo tú. Has huido sin hablar con él

—Con lo que dijo es suficiente

— ¿Y qué te dijo?

—Soy una molestia para él…—Gunnr toma una de mis manos y me mira fijamente

—Quizá no sea la mejor para juzgar a Changmin porque su alma esta tan cerrada de mis ojos que no puedo ver más allá de lo que él muestra pero sí sé que eres importante para él. No puedo decirte que hacer porque no lo conozco, pero tú lo conoces mejor que nadie, debes saber que hacer…así que solamente hazlo—Gunnr se levanta dejándome solo.


Yo sé que debo volver y hacer algo, pero temo que él simplemente me rechace más tajantemente de lo que ya hizo, en ese caso tendría que volver, fingir demencia y decir que solo me fui de vacaciones.

Pero ni siquiera puedo cruzar el jardín cuando ya estoy ahí, mirando fijamente hacia la puerta de entrada, debatiendo conmigo mismo si voy a entrar o no.

Lo peor que podría pasar sería que él me votara y tuviera que vivir en Valhalla con el riesgo de verlo de vez en cuando.


— ¡¡Estás aquí!! —Mi corazón se detiene de golpe y caigo al suelo de la sorpresa por el grito que acabo de recibir tan cerca de mi oído, volteo bruscamente y veo a Hildr que me ve con una sonrisa en la cara, como si fuera su mayor esperanza.

—Yo…

—Estaba desesperada porque volvieras…Changmin…él no ha salido de aquí desde que se fue y…me pone nerviosa, vaya y hable con él…—la miro como si fuera un bicho raro mientras va empujándome con sus pocas fuerzas para que avance hacia el frente, trato de frenarla pero al no utilizar toda mi fuerza para evitar lastimarla irremediablemente termino en la entrada

—Espera Hildr, no vine a hablar con él—dije pero ella me ignoró por completo, siguiendo su tarea de empujarme hacia adentro, al parecer no le interesa que sea alguien superior a ella

—Pero tiene que hacerlo…yo ya no aguanto el tratar de lidiar con él, él nunca dice nada y creo que hasta ahí eso está bien, no por nada es el dios del silencio pero está enojado sin razón, simplemente nos echa a todos sin dejar decirle ni una palabra y el tratar de hablar es simplemente imposible…todos están seguros que eres el único capaz de calmarlo

—Pero…—no puedo decirle nada más cuando me sonríe y se va. Miro a mi alrededor buscando con la mirada alguna excusa para irme o quizá una para esconderme pero al no hallar ninguna camino lentamente hacia el segundo piso.


El sol está por ponerse por lo que al no haber luz, todo es penumbra y sombras obscuras, pero aun así camino hasta detenerme frente a su puerta.

Toco un par de veces pero nadie me responde, en realidad lo estoy haciendo por pura precaución, porque nunca he tocado la puerta de su habitación para entrar, siempre he entrado sin llamar.

Sin dar más vuelta abro la puerta sin ningún esfuerzo y veo en su interior.

El corazón me late como loco en el pecho cuando asomo la cabeza y veo la obscuridad de la habitación, como si no hubiera nadie pero siento que él está ahí. Camino lentamente por el interior, buscándolo con la mirada pero no logro verle.


— ¿Changmin? —pregunto, pero él no responde ni da señales de estar ahí, aunque dudo mucho que mi intuición se equivoque.


El aura de la habitación es tan espesa que siento que me hincho para guardar en mí todo lo posible de ella. Estas semanas lejos de aquí me hicieron extrañar demasiado el sentir cerca de mí la presencia de Changmin.

Ahora recuerdo ese miedo que me llenaba en el pasado cuando me acercaba a él y temía que me rechazara, nunca sucedió y por eso me llene de confianza, pero ahora era diferente.

Camine en el interior de la habitación sintiendo su presencia más presente, como si estuviera a mi lado, pero no era capaz de verlo.


—Changmin…—digo con una voz más fuerte, pero él no aparece. Continúo mi recorrido por su habitación, revisando cada rincón hasta que siento algo detrás de mí y volteo y no veo nada, pero levanto mi mano y siento como si hubiera una especie de corriente de aire en la habitación que no proviene de la ventana porque esta está a mis espaldas—Vine a hablar contigo


La corriente de aire se junta haciendo una presencia más pesada y real frente a mí y al fin aparece Changmin, su mirada es pesada y furiosa, pero su rostro esta inmutable como siempre, por su mirada puedo adivinar que se está aguantando para ejercer su poder sobre mí, a modo de venganza, después de todo él no es alguien que se aguante una ofensa como la que yo le hice.


— ¿Qué haces aquí? —pronuncia, su tono de voz es casi como un susurro pero muy suave.

—Ya te lo dije…vine a hablar contigo—su mirada se agudiza pero no dice nada— ¿Por qué estas así? Digo…estas comportándote como todo un monstruo, ya me lo dijeron…

— ¿Y eso te importa?

—Por supuesto que me importa

—Ve a decirles a todos que todo está bien y déjame tranquilo

—No es así de simple, no me interesa lo que piensen los demás, tú eres el que está mal y quiero saber por que

—Lárgate, ya te fuiste antes, puedes irte ahora

— ¡¡¡Ya estoy harto!!! —grito, ya cansado de todo esto y lo empujo, él me mira furioso y se lanza sobre mi hasta hacerme caer de espaldas, su mirada arde en fuego, un fuego que no vi ni cuando mato a Fenrir.

— ¡¿De qué estas harto?!

—Estoy harto de ti y lo ciego que eres, estoy harto de ti y tu maldito silencio, se siente como si estuviese amando al aire, porque no me respondes, siento que siempre estoy a la deriva y…y estoy harto de mí mismo, porque me convertí en un burdo humano con mis sentimientos estúpidos, creyendo estúpidamente que algún día lograría algo contigo cuando tú me ignoras…no sé si te haces al estúpido con mis sentimientos o de verdad eres tan torpe como para no notarlos


Algo húmedo empieza a escurrir por mi mejilla y al fin noto que proviene de los ojos de Changmin, que se levanta bruscamente y se para junto a la ventana, viéndome fijamente.


— ¿Por qué me haces esto? —Susurra, el ver sus lágrimas ha activado inmediatamente en mí la misma reacción—Soy Vidar el hijo de Odín, tengo la misión de seguir su legado después de su muerte, de continuar con la fortaleza que tengo para poder ser justo con los que sobrevivieron y…y…tú tenías que llegar

—Seguir el legado de nuestro padre también es mi misión, odio que lo menciones como una excusa, ni siquiera sé porque lo nombras ahora

— ¡¡Porque rompí mi promesa!! —Lo miro con cara de incógnita pero él niega frenéticamente con la cabeza, está perdiendo la compostura, justo como el momento tras la muerte de nuestro padre, sus ojos brillan y su cuerpo tiembla ligeramente—Yo…juré que lo más importante para mí sería mi misión, lo prometí frente a mi madre y rompí todo por tu culpa

— ¿Qué?

—Te metiste en mi vida sin pedirme permiso, me hiciste acostumbrarme a tu presencia y te convertiste en alguien importante para mí, dejé que me hicieras frágil, que me hicieras dependiente de ti y a la mínima cosa que tenga que ver contigo pierdo toda oportunidad de controlarme como siempre lo he hecho…

—Changmin…

—Mi mundo estaba bien antes de que llegaras…podía controlarlo todo y así estaba bien pero de alguna manera tu llegaste y me hiciste darme cuenta de que siempre me falto algo y viniste a encajar a ese vacío perfectamente. No importa cuánto silencio intenté guardar, siempre terminaba hablando alguna cosa contigo y ahora mismo no sé porque mi boca no se detiene…se supone que mi base es el silencio pero no soy capaz de guardarlo ahora y las cosas que pienso salen sin control sin poderlas parar…no puedo estar a tu lado porque sé que me voy a destruir a mí mismo, soy más vengativo que silencioso y lo sabes…y por eso no sé si de verdad pueda controlar mi culpa por haberte vuelto más importante para mí.

>>Sé de tus sentimientos, siempre los supe pero siempre me hice el tonto porque creía que así estaba bien, que podía controlarme a mí mismo y que solo te estaba queriendo como el único familiar que permaneció siempre a mi lado, pero sé que no es así. Te enojaste conmigo sin razón, te fuiste sin ninguna razón y me hiciste perder la poca compostura que ya tenía…por eso eres una molestia para mí, siempre lo fuiste pero nunca te alejé porque eres el único que en verdad no me tiene miedo y se amedrenta con mi silencio, siempre estuviste aquí por voluntad propia y ver que te ibas me ha dejado sin nada…ahora mismo puedo gritarte que te vayas pero no quiero que lo hagas en verdad…y te odio por hacerme sentir tan estúpido…como un mortal…


—Los dioses no somos realmente muy distintos a los humanos…tenemos poderes y no podemos morir tan rápido como ellos pero sentimos como ellos y eso no nos hace débiles. Yo rompí mi promesa también…tú eres más importante para mí que cualquier otra cosa que tenga que hacer…cualquier misión y realmente no creo que nuestro padre vaya a molestarse por ello

—Tú…

—Y no vengas a decirme que no es así…Odín nos amó a todos nosotros he hizo muchas cosas por ese mismo amor, incluso falto a otras muchas cosas por eso…si ambos somos felices… ¿No es eso lo que importa? —sus ojos siguen soltando lágrimas sin parar y yo me acerco, él trata de alejarse pero choca con la pared, mirándome fijamente—No me pidas ahora que me detenga, no tienes derecho a pedírmelo cuando acabas de decir más de veinte palabras de golpe y me has dejado ver lo que siempre buscaba en tus silencios…te amo—Acaricio su rostro con mi mano, sus lágrimas dejan de caer

—No puedes jurar así por así que todo estará bien…

—No lo estoy haciendo…ambos tenemos una misión y vamos a cumplirla, es algo que debemos hacer juntos…pero no voy a frenar mis sentimientos ahora

—Pero…

—No voy a hacerlo aunque te niegues—él desvía mi mirada. Pelea consigo mismo hasta dejar caer su cabeza contra mi hombro. No dice nada más y yo no quiero que lo haga.


El haber soltado tantas palabras de golpe me hace pensar que realmente lo he presionado mucho y en realidad no me importa.

La paciencia tuvo su recompensa, ahora estoy tan feliz que probablemente no me importaría guarda silencio por un buen tiempo.

Su cabello huele al bosque, lo que me hace creer que en realidad en estos días no se ha encerrado y por el contrario ha permanecido en el bosque, donde él pertenece.


— ¿Dónde has estado este tiempo?

—En Valhalla…

— ¿Con Gunnr?

— ¿Cómo lo sabes?

—Ella ha venido demasiado seguido por aquí y ha sido la única que insistía en hablar conmigo

—Tú nunca respondes cuando te hablan

— ¿Qué estoy haciendo ahora?

—No les respondes a los demás…—una risa escapa de sus labios y su cuerpo se va volviendo ligero.




Cuando nací lo primero que hice fue vengar la muerte de un hermano que no conocí, vivir mi vida junto a mi padre y algunos de mis hermanos y adquirir el conocimiento necesario para llevar el legado de mi padre cuando muriera.

El Ragnarök llegaría para nosotros y muchos de los que conocía y permanecían a mi lado iban a morir en batalla, menos yo y mi hermano menor.

El destino de ambos era gobernar sobre la tierra regenerada que nacería después que el viejo mundo se hundiera en el mar y el universo fuera incendiado por Surt. Ambos teníamos que cumplir esa misión, pero también ambos sabíamos que así como un fin llegó para nuestro padre también llegaría para nosotros.

Los dioses somos poderosos y regimos el mundo pero no somos eternos, eso también lo sabemos ambos.

Y esperamos ese momento para afrontarlo.

Pero en realidad no nos importa, ni a él ni a mí.

FIN

Glosario

Valhalla: Salón de los muertos, conocido como el lugar a donde iban las almas tras su muerte guiados por las valquirias, donde se reúnen aquellas almas que ayudarán a Odín en el Ragnarök.
Ragnarök: Batalla del fin del mundo, donde el universo será destruido.
Nornas: Son espíritus femeninos encargados de la adivinación, analizan el destino desde las tres perspectivas: pasado, presente y futuro.
Freyja: Diosa mayor de la mitología nórdica. Diosa del amor, belleza y fertilidad.
Frigg: Esposa de Odín, diosa del matrimonio, artes domésticas y fertilidad.
Heimdal: Dios guardián, poseedor de una vista aguda, oído fino que le permitían cuidar de Asguard.
Valaskjálf: Palacio donde vivía Odín y Vali
Landvidi: Palacio de Vidar en el bosque
Fenrir: Hombre lobo, asesino de Odín.

Surt: Líder de los gigantes de fuego que en el Ragnarök incendia el universo.

8 comentarios:

  1. —Insertar miles y miles de taldos aquí—.
    Wow~ genial, simplemente genial. Quiero decir, soy un completo asco con cosas de Dioses ;;

    La historia me gusto, fue como un suspenso, y angustia romantico~. Me encantó, pensar en lo desesperado que estaba JaeJoong pero Changmin correspondía sus sentimientos en silencio, como el Dios del Silencio que es.

    Felicidades~, tu narración es excelente, lo digo muy en serio. Espero poder leerte pronto con algo nuevo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué dios es Jaejoong? Me gustó mucho, definitivamente me gustaría saber más de esta mitología.

    ResponderEliminar
  3. Oh por Dioh(?) D'x fue hermoso sentir la frustración de Jaejoong. Llegué a llorar de lo desesperada que estaba por que Changmin le dijese la verdad.
    :c y me encantó la reacción de ese Vidar cuando su hermano se fue sin decirle.
    Definitivamente este fanfic me mostró muchos sentimientos. Gracias por escribirlo. Fue hermoso D'x <3

    ResponderEliminar
  4. Me encantó la historia :)
    Eres gran escritora, nunca lo dejes por fa.
    :D

    ResponderEliminar
  5. Precioso! lo ame a mas no poder, sufria con Jae jeje pero que se le puede hacer ChangMin casi siempre es asi de cabezota

    ResponderEliminar
  6. TTT.TTT Muchas gracias, yo de verdad tengo un serio complejo de inferioridad cuando escribo bajo presión y sentí que no lo había hecho como esperaba.
    Muchas gracias a todas por sus comentarios, prometo no defraudarlas nunca ^^ y continuar escribiendo por su puesto.
    Nuevamente muchas gracias a todas, me alegra que les haya gustado. :D

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4/10/2016

    La forma con que escribes enamora. Se nota la practica- Felicidades

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD