One Last Cry - Cap. 2

3 comentarios
ENFRENTAR LA REALIDAD.


No es una mentira que en muchos casos las personas embarazadas tienden a verse muy mal. Rostro pálido y demacrado, aumento de peso y humor insoportable eran características que pudo tener Junsu esos días; no obstante, eso no pasó con él.


Junsu incluso se había vuelto más hermoso.


La maternidad le había dado el consuelo y una razón por la cual salir adelante.


Además estaba Siwon que lo había acompañado a cada consulta médica, haciéndose cargo de todo, preocupándose si comía bien o si las náuseas no lo molestaban mucho.


– Están hermosos, gracias –sonrió- solo que…todo lo que me regalas es azul.


Eran unos pequeños zapatitos  que venían envueltos en una simpática caja.


– Quiero que sea un varón, así puedo enseñarle a jugar fútbol y videojuegos, ya sabes.


Junsu sonrió divertido porque si bien el mejor regalo que podría tener era que su bebé sea sanito, él sentía que sería una niña, como siempre lo habían deseado.


– Me asusta que seas tan hermoso.
– ¿Qué?
Junsu sonrió divertido sentado en sus piernas, envolviendo sus brazos en su cuello.
– No seas tonto, yo soy solo tuyo -Le dio un beso tierno.
– Amor, no lo digo por eso. Observa, soy sexy y tú eres extremadamente hermoso ¿Te imaginas cómo será nuestra bebé? ¿Cómo podré ahuyentar a todos los estúpidos que me la quieran robar? 
Y Junsu no pudo evitar retorcerse de la risa y de algo de amor porque Yoochun en su locura, había planificado una vida entera a su lado.


– Solo quiero que crezca sano y feliz.


– Lo hará, créeme que sí.


~~~~~~~~~~~~



Junsu estaba teniendo un embarazo tranquilo


Porque había cumplido su promesa de ser más feliz. Ya no lloraba por las noches, ni dejaba de comer. Incluso había besado un par de veces a Siwon tratando de darse una oportunidad en el amor.


Porque él merecía enamorarse nuevamente. Esta vez de la persona correcta.


Todo se tornó mejor cuando sus padres lo llamaron desde Japón, pues querían tenerlo en casa para cuidarlo. Junsu aceptó viajar una temporada al lado de Siwon.


Fue así que pasaron seis meses


Seis mejores meses para Junsu desde que todo estalló


Pero seis terribles meses para Yoochun.


Porque se había arrepentido en cuento lo vio alejarse de su departamento aquella vez


Porque era una tortura vivir al lado de Yoona, la persona más superficial del mundo. A la que solo le importaba gastar dinero viajando y comprando vestidos nuevos. La que no era capaz de besarlo antes de dormir ni prepararle el desayuno caliente por las mañanas.


Porque Yoona nunca se pudo comparar a Junsu.


– ¿Así que pelearon nuevamente y pretendes quedarte aquí?

Fue lo primero que pudo decir Jaejoong mientras vio a Yoochun parado tras la puerta del departamento que compartía con Yunho.


– Iría a un hotel, pero es difícil estar solo.


– Pasa idiota.


Y le abrió la puerta sin más remedio porque después de lo sucedido casi todos le habían dado la espalda. Solo se habían quedado a su lado sus verdaderos amigos que también estaban enojados con él, pero que lo querían igual


– Gracias – se dejó caer en el mueble más cercano-


– ¿Y qué pasó ahora? ¿Qué no le gustó a la señorita?


– La llevé donde mis padres para que la conocieran y bueno, ya sabes cómo es mamá…


– Entonces tus pobres padres obligados por ti tuvieron que aceptarla en su casa, pero entonces tu madre fiel a  su perfecto Junsu recordó lo maravilloso que es tu ex delante de ella, entonces pelearon hasta que terminaste aquí porque no soportaste sus estruendosos gritos.


– Eres escalofriante


– Solo te conozco muy bien. Igual dile a tu madre que es grandiosa, yo hubiera hecho lo mismo


Jaejoong hablaba mientras le servía un par de tragos a Yoochun.


– Ella dijo que Junsu era la persona más adorable que existía, que lo extrañaba y que pronto lo visitaría, pero le dije que era imposible porque  él estaba en Japón y…


En ese instante Yunho salió de una de las habitaciones a interrumpir la conversación


– Falso, acabo de hablar con él. Me ha pedido que lo vaya a recoger al aeropuerto. Idiota, parece que hoy es tu día de suerte – le sonrió-


Yoochun abrió los ojos sorprendido viendo a Jaejoong, quien no pudo evitar sonreír porque pareciera que todo podía solucionarse; ya que el tarado de Yoochun se había dado cuenta que no había nadie mejor que Junsu para él.


– Necesito verlo.
Eso fue suficiente para que el moreno le tendiera las llaves y Park las tomara en el aire para correr hasta el auto, necesitaba llegar rápido al aeropuerto.


Yoochun estaba nervioso,  vería  a Junsu después de seis meses.


De todas formas estaba seguro del amor que el menor sentía por él


Porque si bien él había sido un idiota, Junsu seguía siendo la misma persona noble de siempre.


¿Qué habría podido cambiar en todo ese tiempo?


Seguramente nada.


~~~~~~~~~~~~



– ¿Estás seguro que vendrán?


Siwon y Junsu estaban en el aeropuerto esperando a los chicos


– Ya te dije que sí. Acabo de llamar a uno de ellos, solo que no les he dicho que te quiero presentar. No estés nervioso.


– ¿Saben lo de tu embarazo?


– No he querido que sepan, la verdad es que también son amigos de él y pues…


– Entiendo. No te tienes que acordar de eso ahora.


Siwon lo tomó del rostro con ambas manos y le dio un beso suave que hizo sonrojar a Junsu.


Y fue ahí cuando Yoochun apareció con un ramo de flores


El cual cayó


Y más había sido su sorpresa cuando Junsu volteó hacia otra dirección y dejó al descubierto su vientre abultado de seis meses.


– ¿Hablas en serio?
Y casi había perdido el apetito porque sentía ganas de llorar de tanta felicidad, porque todo era perfecto. La cena frente al mar, la música, las velas, los pétalos de rosa y el anillo de compromiso que había encontrado al fondo de su copa. 
– Claro que sí –tomándole la mano-  quiero pasar el resto de mi vida junto a ti porque te amo ¿tú me amas a mí? 
Junsu no había podido evitar tomar la corbata de su novio y atraerlo hacia su asiento para darle un beso con todo el amor que pudo. 
– te amo tanto que puedo morir si no te tengo. 
– No mueras, quiero bebés, muchos, unos cuatro. Dos niñas y dos niños. 
– ¿Cuatro? Imposible, me voy a pasar el resto de mi vida gordo y horrible – bromeo haciendo un puchero- 
– Estoy seguro que estarías precioso. Doblemente precioso
Y ambos rieron y se besaron nuevamente porque estaban terriblemente enamorados uno del otro y porque en ese momento nada era más importante que su felicidad. 


Pero ni en sus más grandes sueños se lo había imaginado así, tan hermoso, con las mejillas rosas, con un vientre redondo y bonito que no dejaba de acariciar con amor porque así era Junsu.


Y sintió envidia de aquel hombre que había reconocido rápidamente.


Porque él ahora tenía todo lo que él siempre soñó


Fue así que una lágrima furiosamente cayó


Entonces lo vio él


A Junsu se le escarapeló todo el cuerpo porque no era posible que se lo encontrara ahí.


¿Por qué estás aquí?

Déjame cumplir mi promesa



Entonces tuvo ganas de correr hacia él, besarlo y alejarlo de ese estúpido que ahora lo abrazaba porque Junsu era suyo, desde que tuvieron quince y se dieron su primer beso en su casa.


Siwon desde el otro lado se dio cuenta y tomó la mano de Junsu tratando de hablarle al oído.


– No te preocupes por eso, yo lo solucionaré bien.


Entonces besó su mejilla y agitó su mano para que Yoochun lo notara y dejara de mirar a ese Junsu que estaba algo asustado porque Yoochun no podía simplemente llegar y agitar el pequeño mundo que había creado con su bebé y Siwon al lado.  Yoochun percibió al hombre hacer eso y se acercó.


– Park, ya son varios años sin verte.


Siwon  lo saludó tranquilamente dándole una palmada en la espalda como si fueran grandes amigos. Yoochun solo pudo asentir con  la cabeza y dirigirse a Junsu


– Ho…ola, sé que esperabas a Yunho y Jaejoong, pero…


– Seguramente no pudieron venir – sonrió tímido- no importa.


– Yo…no sabía que tú… ¿Cuántos meses tienes?


Preguntó nervioso porque ya había calculado el tiempo y si le decía  6 meses era posible que fuera su hijo, su bebé. Entonces Junsu respiró profundo, pensando en qué responder. Sabía que si decía la verdad Yoochun no lo dejaría en paz y él ya había rechazado a su hijo desde el momento que no lo escuchó aquel día, lo rechazó desde el momento en que prefirió quedarse con ella.


– Tiene 5 meses.


Siwon había sido rápido y había salvado la situación porque Yoochun ya había perdido su oportunidad y él estaba dispuesto a tomar su lugar.


– Entiendo …¿Vas bien? ¿Cómo estás? Quiero decir ¿Cómo están?...ambos.


Junsu acarició su vientre y sonrió levemente.


– Estamos muy bien, yo estoy viviendo bien.


Entonces Yoochun trató de responder que le encantaba escuchar eso, pero Siwon se interpuso entre ambos rompiendo así la pequeña escena que habían montado los dos.


– Sin embargo ha sido un viaje largo y creo que Junsu está algo cansado – le extendió la mano- si ves a los chicos, diles que pronto iremos a visitarlos.


– Yo… lo siento


Y no pudo evitar decir lo que tenía atorado en su garganta hace varios días. A Junsu no le quedó más que sonreír tranquilo, respirar profundo y esperar que Siwon solucione eso como lo había prometido.


– Junsu quería presentarme a sus amigos, ya sabes, es importante que den su aprobación a lo nuestro.


Entonces Yoochun conoció el dolor.


Porque se veía hermoso, embarazado y feliz al lado de otro. Yoochun tuvo que hacer un esfuerzo por mantenerse tranquilo y no arrebatarle a Junsu de su lado, porque era él quien debería estar ahí, cargado su equipaje, porque era él quien debía haberlo acompañado todo ese tiempo, porque era él quien debía ser el padre del bebé de Junsu.


– Pero ya que no están veo que será en otro momento. Bien, es tarde, creo que debemos irnos.


Yoochun solo pudo asentir algo ido porque era demasiada información en un solo día. Vio de manera desafortunada cómo ese hombre tomaba las maletas  y se alejaba con ese Junsu que ahora no lloraba, que ahora lucía fuerte y sereno.



~~~~~~~~~~~~




– ¡No puedo creerlo! Es perfecto, seré tío ¿lo viste amor? Seré tío, uno joven y apuesto.


Y ahí estaba Jaejoong prácticamente dejando sin aire a ese pobre Junsu que no podía mantenerse estable gracias a las muestras calurosas de afecto que recibía de su amigo. Gracias a Dios, tenían a Yunho cerca para que salvara la situación y controlara al rubio.


– Cariño, ya sabemos que estás contento, pero tus abrazos son peligrosos para Junsu y el bebé…


Entonces Jaejoong se dio cuenta de su torpeza y se disculpó con Junsu, no sin antes revisar cada centímetro de su cuerpo para comprobar que efectivamente no se había pasado.


– hyung, estoy bien.


– Entonces el estúpido de Park Yoochun después de todo va a ser appa.  Junsu tú tienes que saber que…


– Te equivocas.


El ambiente alegre cambió cuando Junsu interrumpió lo que estaba diciendo Jaejoong.


– Este es solo mi bebé


– Junsu…


La pareja se quedó sin habla, no habían inferido que Junsu les saldría con esto. Conocían muy bien a su amigo y jamás imaginaron que dejara sin padre a su bebé.


– Él nunca sabrá que es su hijo. Él perdió su oportunidad.


– El bebé no tiene la culpa, Junsu, además Yoochun sería un gran padre ¿Por qué no le das una última oportunidad? – Habló Yunho acariciando su cabello con cariño-


– Yo lo intenté, pero él ni siquiera me abrió por completo la puerta de su departamento porque ella estaba ahí. Yo después de eso le rogué nuevamente, pero él simplemente la prefirió a ella.


Entonces un par de lágrimas empezaron a caer por su rostro.


– Es un idiota, cuando lo vea yo, de verdad…


– Solo prométanme que no dirán nada. Yo estoy bien, él la tiene a ella y yo tengo a Siwon. Ya somos novios y planeamos casarnos, apenas salga mi divorcio.


Entonces Yunho y Jaejoong se miraron sorprendidos porque ese no era un buen final para la historia tan bella de esa pareja que habían conocido desde siempre; sin embargo, apoyarían a Junsu porque ellos solo querían que su pequeño hermano de cariño sea muy feliz


–  Gracias por su apoyo, chicos de verdad…


Y su conversación fue interrumpida por el sonido de la puerta por lo que Yunho tuvo que pararse para abrir y ver quién era.  Fue ahí cuando la imagen de un Yoochun con varias maletas se presentaba ante los muchachos que los miraron atónitos.


– Eso significa que la dejaste y piensas que te vamos a alojar aquí.


– No alojar, solo vine a pasar una noche hasta que…


Entones lo vio sentado en un mueble con la mirada tan sorprendida como la tenía él, por lo que dejó las maletas para  sonreírle acercándose cuidadosamente.


– Hola, yo…de verdad no sabía que estabas aquí, quiero decir…Me da gusto verte.


– Hola Yoochun


Le respondió avergonzado porque hace tiempo no lo tenía así de cerca y eso estaba mal. Tenerlo así era mala idea cuando aún sueña con él. Sin embargo, también lo notó diferente, más delgado y con el cabello largo y las ojeras que se notaban más que nunca.


– Hey! No aproveches la situación…


– Jaejoong…


Ahí estaba el yunjae iniciando una mini pelea porque Jaejoong podía ser un poco indiscreto y la idea era ayudar a que ese par regresen.


– No peleen, podría escucharles el bebé – dijo Junsu acariciando su vientre-


– Perdón, lo sé, pero Yoochun ¿Esta vez es definitivo? – preguntó Yunho sentándose al frente de ambos-


– Sí, ella dice que regresará a EE.UU


– Lo siento. – dijo Junsu mirándolo tímido-


– No lo hagas, ella es una bruja – fue entonces que Jaejoong se unió a la charla sentándose al lado de su novio acariciando su mejilla en forma de disculpa.


– Amor, no está bien que lo digas…Delante de Yoochun


Entonces Yoochun sonrió porque esos tipos resultaban ser divertidos y sus amigos de verdad.


– Llámenla como quieran, ya no es nada mío.


Y no pudo evitar mirarlo cuando dijo esa frase, para que sepa que ahora está libre, que puede perdonarlo, que solo puede decir algo y lo tendría nuevamente ahí.


– ¡Eso hay que celebrarlo! Iré por un par de vinos.


– Jaejoong ya no hay, creo que deberíamos ir por unos.


– ¿Qué? No es cierto, yo tengo varias botellas que…


Pudo leer los gestos que hacía Yunho para que se diera cuenta de lo que trataba de hacer, entonces lo comprendió todo y Jaejoong pudo reaccionar.


– Ahh, es cierto –rió nervioso- esos ya nos los terminamos el otro día,  iremos a comprar


– Yo puedo acompañarlos, de paso me voy a casa es que es tarde y…


– ¿De qué estás hablando? No puedes irte sin celebrar que tu ex terminó con esa tipa. Tú y tu barriga se quedarán aquí, mientras Yoochun cuidará  de ustedes ¿de acuerdo? Vamos Yunho.


Y Junsu se sentió nervioso porque eran un par de tontos tratando de hacer lo posible para dejarlos solos.  Entonces vieron cómo Jaejoong arrastraba a Yunho fuera de casa rápidamente mientras intercambiaban algunas palabras que parecían ser dichas por Yunho pidiéndole a Jaejoong que dejara de ser tan obvio, que no funcionaría así.


– ¿Has comido? Puedo prepararles algo, si quieres.


– ¿Crees que he podido  estar en esta casa sin que Jaejoong no me alimente en este estado?


– Buen punto. De todas formas ¿necesitas algo más?


– Estoy bien.


– Bien.


–Bien.


El ambiente de la nada se volvió incómodo porque no sabían de qué hablar y cuando Yoochun ya había planeado algo inteligente que decir, Junsu comentó.


– El día miércoles irá mi abogado a visitarte. Necesitamos divorciarnos.


Yoochun lo miró sorprendido porque de verdad no se había esperado eso, no quería dejarlo libre, no quería que se vaya con el idiota de Siwon porque estaba seguro que ellos aún se amaban, a pesar de que él no fuera el padre del bebé podría hacerse cargo.


– Junsu…


– Vamos a casarnos. Es parte de mi promesa ¿la recuerdas?


Entonces fue cuando Yoochun se puso de pie y caminó hasta la cocina porque necesitaba respirar y pensar en algo inteligente y no arruinarlo todo como siempre. Luego de unos minutos regresó con algo de té,


– Te dije que no te molestaras.


– Tú no tienes sed, pero la nena puede que sí.


Entonces Junsu acarició su vientre riendo por dentro, porque esa conexión entre ambos aún estaba. Yoochun inconscientemente le había dicho que sería una niña.


– Seguramente será muy guapa. Debes tener cuidado con los chicos que la rodeen, si quieres podría ahuyentarlos.


Entonces Junsu se rio de esa forma tan divertida que él amaba y casi hizo caer el té por el movimiento algo brusco producto del chiste de Yoochun.


– No celes a alguien que aún no nace.


Y ambos rieron más, como antes, entonces Yoochun intentó calmarse porque ya le dolía el estómago estar así, entonces tomó a Junsu de los hombros iniciando una cuenta para que ambos se concentren en dejar de reír, por lo tanto después de unos minutos ya solo quedaban pequeñas risas y una mirada algo intensa de parte de Yoochun que provocó que Junsu quisiera prácticamente huir de ahí.


–  Es mejor que me vaya.


–  pero, si te vas ¿Qué le diré a los chicos? Yo...


–  De todas formas no puedo tomar ni comer más.  Fue un gusto verte. Adiós.


–  Junsu – lo tomó de la mano-


–  Yoochun…


–  Lo que sea…Lo que sea que necesites….Solo debes llamarme y estaré ahí para ti.


–  Bien – logró soltarse – adiós.


Y lo dejó ahí, solo porque cuando Yoochun lo persiguió para llevarlo en su auto, Junsu se había negado. No estaba bien estar cera de Yoochun. Eso lo tenía claro, así que no había aceptado. Esperaba no verlo más.



~~~~~~~~~~~~



Y se posó en sus piernas, besándolo sin reparo, tocando su espalda y dejándole espacio en su cuello para que lo saboreara bien porque esos años sin él fueron un desastre.


El mayor no dejaba de gemir y pronunciar palabras de amor en su oído, haciendo que el otro solo cerrara los ojos y recordara los años vividos juntos.


Entonces haciendo uso de su fuerza lo cargo y lo llevó a la cama de ese hotel, en donde habían ido  ambos a parar, después de esa cita clandestina que habían pactado hace unas semanas al encontrarse en un supermercado.


Porque Siwon había creído imposible encontrarse con Heechul nuevamente.


Porque había pensado que ya estaba en China con su nuevo esposo.


Pero no.


Heechul habría terminado escapándose del matrimonio que su padre le había prácticamente arreglado para aumentar su fortuna.


Y no podía desperdiciar la oportunidad de regresar a Corea y buscar su verdadero amor, Siwon.


Ese que conoció en la universidad de China donde ambos estudiaron y se enamoraron.


Porque amores de esos podían ser así, irresponsables, tercos y locos, pero también podían ser eternos.


3 comentarios:

  1. Todos engañan al pobre Junsu.
    Yoochun pensaba que iba ser tan facil?
    Llegar con un "creo que cometi un error, lo de engañarte y tratarte de forma tan fria. Deberiamos volver" Y Recibir por parte de su delfin un "No te preocupes, son cosas que pasan todo el tiempo.todo olvidado"
    No, va tener que remarla para recuperar al infantil y aburrido hombre que ahora añora.

    ResponderEliminar
  2. pobre se susu por lo engañan si es tan buena persona y no le mintio a siwon es sabia que susu estaba es perando un bebe de yoochun que esgraciado ¡¡ es siwon

    ResponderEliminar
  3. Zaaaaaaaz ni modo Chunie tu te lo ganaste ahora tejones porque no hay liebres jajajaja. Aigoo ame esa parte de "Tu no tienes sed pero la nena puede que si" Y ese flash back donde le dice que lw asusta la futura bellesa de su hija aigooooo chinnnie seras todo lo mujeriego que lo sexy que eres te permita pero aun asi Te AMOOOOO wooooo justo hoy me entero que nuestro junsu esta de novio y digo que siendo lo dulce que es solo con Chunnie se me hace una linda Couple😉😉 a Junsu lo adoro pero no le veo lo hetero jejejje.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD