사랑해

5 comentarios
Titulo: 사랑해 (Saranghae, I love you)
Autor: Hitomi Nakenshy
Parejas: JaeMin/YooMin
Género: Slash, Lime, Angst
Extensión: Oneshot
Advertencia: Incesto
----

“Prometimos siempre estar juntos y nunca separarnos…”


Jaejoong descargaba la última caja con una sonrisa en el rostro, con su antebrazo izquierdo limpió el poco sudor que corría por su frente. Acomodó la caja junto con el resto, sacudió un poco el uniforme y le brindó aquella sonrisa a su jefe.
-Ya he terminado señor.

Dijo bastante animado aún con la sonrisa en el rostro y con las manos bailándole de la impaciencia, quería irse lo más pronto posible.
-Ya veo, Jaejoong,-le contestó el hombre que era su jefe, An SeungHo.- ya puedes irte.-sonrió haciendo que sus ojos prácticamente desaparecieran.

Jaejoong hizo una reverencia y se fue corriendo a los vestidores, cambiándose en segundos, miró el calendario que pendía en la puerta de su casillero, 18 de febrero. Con la misma sonrisa tomó su bolso y salió de la habitación, tenía que hacer muchas cosas y no tenía mucho tiempo.

-¡Jaejoong!

La voz de su jefe lo hizo voltear, con una sonrisa nerviosa hizo una leve inclinación.
-Tony hyung, lo que me tienes que decir, ¿no me lo puedes decir mañana?-hizo un puchero- No tengo mucho tiempo, tengo muchas cosas que hacer.
-Yah, Jaejoong-ssi, ¿hoy es el cumpleaños de tu hermano, cierto?-el menor asintió frenéticamente. SeungHo le extendió el paquete que llevaba en manos ofreciéndoselo, Jaejoong le miró interrogante.- Es un pastel, considéralo como un regalo de mi parte.

La sonrisa del joven se extendió todavía un poco más, hizo una última venia agradeciéndole para marcharse al fin. SeungHo se quedó mirando hacia la dirección en la que había tomado Jaejoong; era sorprendente lo trabajador que era ese muchacho, a pesar de que él ya era todo un hombre no podía evitar sentir un poco de envidia por el chico, envidiaba esa energía tanto como lo admiraba. Suspiró encarnando una sonrisa, seguramente Changmin se sentiría orgulloso de su hermano.


---



Los estudiantes se encontraban esparcidos por todo el plantel, algunos sentados en las gradas y otros tantos listos para irse a sus casas. Recargado en la pared cercano a la salida se encontraba Jaejoong, su vista se alzó sólo para toparse con uno de los estudiantes quien le miraba sorprendido. Su expresión cambió para sonreírle.
-Jae hyung, ¿qué haces aquí?-el joven corrió hasta quedar frente al mayor sin dejar de sonreír.
-Hoy salí temprano del trabajo,-el pelinegro se incorporó acercándose a Changmin tomando su bolso- vamos a casa.

El rostro de Changmin pareció ensombrecerse un poco, pero aun así no protestó y siguió al mayor. En todo el camino permanecieron en silencio, ninguno se atrevió a decir palabra y Jaejoong comenzaba a sentirse incómodo y un tanto preocupado. Jaejoong dejó escapar un suspiró al saberse cerca de su hogar. Nervioso pasó la llave abriendo la puerta, tomó la manija y la giró lentamente.
-Yah, abre rápido quiero dormir.

La molestia era evidente en la voz de Changmin y Jaejoong sabía muy bien cuál era el motivo, abrió la puerta entrando él primero dejando a un asombrado Changmin.
Una sonrisa bañada de timidez se asomó por el perfecto rostro de Changmin al toparse con la sorpresa que su hyung había preparado, corrió hasta Jaejoong y lo abrazó.
-Gracias, Jae.-susurró escondiendo tímidamente el rostro en la espalda del mayor.

Jaejoong pasó una de sus manos por los brazos del castaño deshaciéndose con cuidado del abrazo, girando sólo para verlo. Tomó el rostro del menor mirándolo directamente a los ojos sintiendo aquella conexión que siempre habían tenido.
Mirándolo detenidamente, observando sus ojos de color chocolate, sus labios y el ligero carmesí que adornaba las mejillas de Changmin. Acercó su rostro besándole la frente, Changmin suspiró. Se separó un poco solamente para volver a ver aquellos orbes y juntar sus labios rompiendo la poca distancia que los separaba. Sus labios danzando lentamente, las manos del azabache pasaron por el uniforme de Changmin desabrochando con parsimonia los botones de la camisa, deslizó la prenda por sus hombros exponiendo la piel. Un escalofrío lo inundó soltando un suspiro.

Los gritos de sus padres se escuchaban por toda la casa. Los hermosos ojitos de Changmin se encontraban bañados en lágrimas, no sabía que estaba pasando pero tenía miedo. Sentía que en cualquier momento comenzarían a golpearse.

Recorrió la curvatura de su cuello con la yema de los dedos admirando la belleza del menor. Adorando la forma en que sus mejillas ardían a pesar de las tantas veces que había visto ya su cuerpo desnudo. Despojó en su totalidad la prenda deleitándose con la vista que el menor le propinaba. Dejó varios besos en su cuello ascendiendo hasta su oreja izquierda, mordiendo y lamiendo el lóbulo haciendo que un gemido saliera de su boca. El castaño llevó sus manos al rostro de Jaejoong buscando con desesperación sus labios.
Con pasos torpes fueron caminando hasta la habitación, desprendiéndose de las estorbosas prendas que sólo impedían que se sintieran en su totalidad.

Los pasos de uno de sus padres subiendo las escaleras perforaron sus oídos sintiendo el miedo incrementar. Se volvió a encoger en la pequeña esquina de la habitación, cerrando los ojos esperando a que todo pasara.
La manija de su habitación se movió y sus ojos se abrieron con pánico, sintió su corazón latir con más fuerza. Dobló más sus piernitas como si así pudiera desaparecer. La puerta se abrió.


Recorrió con sus labios la piel canela, descendiendo hasta uno de sus pezones saboreándolo, mordiéndolo, lamiéndolo. Disfrutando de cada gemido que escapaba de aquellos labios que tanto amaba.
-Hyung…-gimió Changmin, sintiendo como se retorcía en cada caricia debido al placer que sentía.
-Shh…-depositó su índice en los labios del menor deslizándolo para después reemplazarlo por sus labios. Con sus lenguas danzando y sus manos explorando el cuerpo del otro.

La puerta se cerró y escuchó las pisadas de alguien aproximándose a él, la oscuridad de la habitación le impedía ver el rostro de la persona. Movió sus piecitos tratando de alejarse pero la pared ya estaba cerca.
-Shh… no te asustes.-cuando reconoció la voz no pudo evitar saltar hacia éste abrazándolo con el cuerpo tembloroso y las torrentes de lágrimas recorriendo su rostro.
-Jae hyung, tengo miedo.-el pequeño de seis años se escondió en el pecho del más alto.


El vaivén desenfrenado acompañado con la exquisita estrechez de Changmin estaba volviendo loco a Jaejoong, sumando con la hermosa melodía que producía cada vez que tocaba aquel punto sensible. Escondió el rostro en el cuello del menor sintiéndolo contraerse, retorciéndose del placer.
Su nombre escapando en un gemido. Lo amaba.

Jaejoong lo abrazó con fuerzas sintiéndose impotente, a pesar que era sólo un niño y sabía que no podía hacer nada, cómo deseaba que Changmin no sufriera. Quería impedir todos esos malos ratos y maltratos de sus padres para con ellos, pero sobre todo contra él. Lo quería proteger sobre todas las cosas.
Para cuando la riña parecía haberse detenido lo soltó y miró a los ojos.

-Changmin, mírame,-el pequeño con la dificultad que la oscuridad le propinaba trató de enfocarlo- te prometo que te sacaré de aquí, tú y yo nos iremos de este lugar. Nos largaremos y seremos felices.

Los ojos de Changmin se hicieron enormes ante lo dicho y un pequeño hipo comenzó a aparecer.

-¿E-En serio, hyung?-contestó el pequeño ilusionado en medio del llanto- ¿Lo prometes?

Jaejoong tomó la mano del menor entre la suya.
-Lo prometo, juntaré dinero y nos iremos de aquí.


Jaejoong jugaba con los cabellos del menor mientras éste reposaba en su pecho, sintiendo la cálida respiración chocar contra su piel.
-Feliz cumpleaños número 17, Min.-depositando un beso en su cabello.
-Gracias hyung…-elevó la vista mirándole enternecedoramente sonriendo con aquel toque de timidez-…por lo de hace rato… lo siento, pensé que lo habías olvidado.

Acarició su rostro dejando un fugaz beso en los labios resecos.
-Eso nunca, te amo Changmin.-dijo aferrándolo más contra sí.
-Yo también, hyung.


Los ligeros rayos del Astro Sol se asomaban por la ventana golpeando su rostro, avisando que un nuevo día había comenzado. Changmin se removió entre las sábanas en un intento por dormir un poco más.
Un beso en su mejilla y bastó para hacerlo despertar. Abriendo sólo uno de sus ojos.
-Yah, despierta dormilón.-revolvió sus cabellos.

Talló uno de sus ojos intentando espabilarse observando a Jaejoong dirigirse a la cocina, con pesadez se puso de pie encaminándose hacia el comedor mirando como su hyung iba y corría de un lado a otro mientras cocinaba. Una risita escapó de sus labios.
-Yah, Changmin-ah, ¿de qué te estás riendo?-preguntó en un falso intentó de sonar molesto.
-De lo gracioso que te ves hyung.

Jaejoong no pudo hacer nada más que sonreír y servir la comida.

-Ayer olvidamos comer…-susurró haciendo que el otro se sonrojara violentamente- supongo que tendrás mucha hambre.-sin decir nada tomó asiento sintiendo sus mejillas arder ante cada palabra que le mayor decía.- Por cierto,-sus ojos se posaron en la persona frente a él- Tony hyung te regalo un pastel.
-Oh, debería darle las gracias la próxima vez que lo vea.

Se removió en su asiento mientras comenzaban a desayunar, disfrutando de la comida recién hecha por el mayor.
-Por cierto Changmin, ¿cómo te ha ido en la escuela?

El inesperado cambió de conversación pareció incomodar al menor, como si no quisiera tocar el tema. Esto sólo hizo que Jaejoong se preocupara más alzando una ceja y entrelazando una de sus manos.
-¿Sucede algo malo? ¿Otra vez te están molestando esos chicos?

Changmin negó.

-No, no es eso, es que…-dejó sus palillos de lado removiéndose en su asiento.- Nos han pedido hacer un trabajo en equipo…
-¿Y eso es tan malo? ¿Es por la casa que te sientes así? ¿Te da vergüenza de que vengan aquí?-el más joven volvió a negar esta vez viéndole.
-No es eso hyung,-suspiró- el problema es la persona con la que me ha tocado.-Sus ojos viajaron por el lugar que era su hogar, nada presuntuoso y suficiente para ellos dos.- Es un pesado, es uno de los chicos más populares y que se sienten el centro de atención.

Jaejoong soltó una carcajada ante la graciosa expresión de asco que el menor había hecho.
-¿Qué? ¿De qué te ríes, hyung? No es gracioso.-hizo un puchero.
-Ya, ya, está bien.-exhaló- ¿Por qué no tomas esto como una oportunidad para hacer amigos?
-¿Con Park Yoochun? ¡Nunca!
-Jajá, Min-ah, no puede ser tan malo.-el menor le dedicó una mirada de ‘no sabes lo que dices’ provocando la risa del más grande- Además, no me dirás que con Junsu es más que suficiente, porque sé que no es así; además de que el delfín está con su papá en Japón.

Changmin sólo miró su plato de comida derrotado, sabía que no podría ganarle a su hermano si seguían con la conversación. Suspiró cansadamente.
-Está bien, haré el intento de no asesinarlo.

Jaejoong sonrió sin saber.


---



Changmin caminó apresuradamente pasando a un lado de su compañero de equipo en un intento por pasar desapercibido, aunque había dicho que lo intentaría preferiría mil veces hacer todo el trabajo solo antes que hablar con el dichoso Yoochun.
Yoochun platicaba con sus amigos y unas cuantas chicas cuando vio una silueta muy parecida a la de su compañero pasar a su lado. Giró para comprobar.
-¡¿Shim Changmin?!-el aludido detuvo su paso maldiciéndose internamente puesto a que hubiera sido una mejor opción ignorarlo. Una sonrisa apareció en el rostro de Park corriendo hacia éste.- Oh, sí eres tú.

El chico colocó sus manos en las rodillas intentando recuperar el aliento y, es que a pesar de ser atleta, la carrera lo había tomado de imprevisto. A Changmin no le quedó de otra más que darse la vuelta y el encarar al moreno.
-Por un momento pensé que huías de mí.-comentó en son de broma.

«Si supieras que en verdad lo estaba haciendo» Pensó el menor de los dos.

-Eh… sí, ¿sucede algo?-el menor contestó con cierto deje de indiferencia.
-El trabajo en equipo, tenemos que hacerlo ya.-sonrió el otro abiertamente haciendo que a Changmin sólo le volvieran las ganas de huir.- ¿Podemos ir a comer un helado o beber algo?

El más alto pareció vacilar unos momentos pero no le quedó de otra más que resignarse.
-Está bien.


Changmin observó por segunda ocasión el lugar en los quince minutos que llevaban ahí. El lugar que Park había elegido era demasiado ostentoso para su gusto y el hecho de pensar que el maldito helado que Yoochun estaba comiendo costara aproximadamente lo que Jaejoong pagaba en renta, sólo hacía que el estómago se le revolviera. Yoochun volvió a mirarlo preocupado ante la notable incomodidad que dejaba entrever el muchacho.
-¿Sucede algo?-preguntó con el ceño fruncido.
-Verás, el helado que estás comiendo cuesta aproximadamente lo mismo que el alquiler de la casa donde vivo.-Yoochun dejó la cuchara de lado comenzando a entender el porqué de su actitud.- Como sabrás, soy un alumno totalmente becado, por lo que no me puedo dar esta clase de lujos.

Yoochun carraspeó.

-En ese caso, si te sientes incómodo podemos irnos de aquí y la próxima vez elegimos un lugar que sea de tu agrado.-sugirió.
-Ya has pedido y no desperdiciarás ese dinero ahora,-suspiró cruzándose de brazos- además no planeó que haya una segunda vez. Si acepté venir contigo era para decirte que no te preocuparas, yo haré todo el trabajo por lo tanto ya tienes el diez asegurado.

El moreno alzó una ceja confundido.
-¿Podrías dejar de hacer eso?-pidió extrañando al menor.
-¿Hacer qué?
-Tratarme como un imbécil, está bien, sé que soy popular y me gusta serlo. Pero eso no significa que me guste obtener calificaciones que no merezco; y si te molesta esta clase de lugares, sólo dímelo e iremos a otra parte.

Changmin frunció el ceño.

-Qué extraño…-Yoochun le miró otra vez confundido- pensé que serías diferente, veo que me equivoqué.
-En ese caso debes dejar de juzgar a las personas por su apariencia, a veces no son lo que uno piensa.-sonrió abiertamente haciéndolo sonrojar.

El menor desvió la mirada intentando ocultar sus sonrosadas mejillas.
-Sí, ya no lo haré.

---


Jaejoong se acercó por la espalda colocando sus manos encima de las del menor mientras éste limpiaba los platos, comenzando a jugar con la espuma que había en su mano. Depositó un beso en su mejilla.
-¿Cómo te ha ido con el trabajo?-preguntó recorriendo con la yema de sus dedos la suave piel de los brazos del menor.
-Pues, hemos avanzado bastante estos días, además de que Yoochun-ssi no es tan malo como parece.-dijo con una sonrisa en el rostro.

Jaejoong hizo un extraño ruido con la boca llamando la atención del menor.
-¿Pasa algo?
-Nada es sólo que,-colocó su índice en la mejilla del menor dejando un rastro de espuma- si sigues sonriendo así cada vez que hablas de ese Yoochun me pondré celoso.

Las mejillas de Changmin se encendieron. Tomó el rostro del mayor entre sus manos y besó sus labios tímidamente.
-Hyung, yo sólo te quiero a ti.-le sonrió- ¿Lo recuerdas? Siempre estaremos sólo tú y yo juntos…
-…y nunca ni nadie nos podrá separar.

---


Changmin explicaba completamente absorbido por el tema tratando de sonar lo más sencillo posible para que ninguna duda quedara en su compañero; pero éste parecía más interesado en admirar su rostro y facciones. El joven formuló una pregunta pero no recibió respuesta, volvió a preguntar obteniendo el mismo resultado.
El chico rodó los ojos impaciente mirando molesto a su compañero.
-Yoochun-ssi, deja de mirarme y responde lo que te dije.

Pero al parecer eso tampoco había funcionado. El mencionado se limitó a extender una de sus manos acariciando la mejilla de Changmin. El menor se quedó estático ante el súbito contacto, sintiendo la sangre acumularse en sus mejillas.
-Yah, Yoochun-ssi, deja de jugar-quitó su mano desviando la vista nervioso, esa era la primera vez que tenía contacto con otro chico que no fuera Jae, incluso a Junsu le negaba esa clase de muestras de afecto.
-Tu piel es más suave de lo que pensaba.-pensó en voz alta el moreno sin despegar su vista del menor.
-Yah, deja de hacer eso. Estás actuando raro.-rió nerviosamente sintiendo a los pocos segundos la fría mano de Yoochun en su mejilla de nueva cuenta.
-Y tu ojo derecho se cierra cuando sonríes.
-Yoochun, sabes… esto es extraño así que yo…-

Sus palabras se vieron interrumpidas por el inesperado beso de Yoochun, sus ojos se abrieron en demasía y la extraña sensación de ser tocado por otra persona que no fuera Jaejoong.
Changmin se alejó rápidamente tomando sus cosas huyendo de ahí, con una mirada muy parecida a la del terror.

---


Changmin esa noche no pudo dormir pensando en el beso que Park le había dado, todo aquello le resultaba tan extraño y nuevo a la vez. Se acurrucó en el pecho de Jaejoong.
El mayor pareció removerse abriendo uno de sus ojos.
-¿Pasa algo malo?-cuestionó adormilado.
-Hyung, ¿podrías besarme?

Jaejoong sólo sonrió y obedeció.


---


Changmin no volvió a tocar el tema del beso, tal vez por temor de recibir una respuesta que no sería de su agrado, pero prefirió no hablar de ello. Las únicas veces que hablaba con Yoochun era sólo por trabajo y eso ya lo estaba cansando.
Cada vez que Yoochun intentaba hablar de lo sucedido Changmin se salía por la tangente, inventaba cualquier excusa.
-Changmin, tenemos que hablar…-el menor sonrió nerviosamente ante el posible tema de conversación.
-Sabes, me tengo que ir a trabajar y yo-
-Changmin, yo sé que no trabajas, deja de estar haciendo excusas tontas sólo para que no hablemos sobre lo que pasó.-Yoochun parecía molesto.
-Sí, lo sé…-exhaló pesadamente- solamente estabas jugando, así que no te preocupes hyung, yo, yo entiendo.

Yoochun tomó de su muñeca obligando que lo mirara.
-No Changmin, tú no entiendes, tú… tú me gustas.-ahí estaba otra vez ese extraño sentimiento.- No, yo… creo que me he enamorado de ti.

Los ojos del castaño comenzaron a humedecerse, soltándose de su agarre tomó sus cosas y salió corriendo de ahí con su corazón latiendo violentamente y una mezcla de emociones.

---


Algo malo sucedía, eso sabía Jaejoong, Changmin siempre había sido cariñoso con él y ahora se comportaba de una manera fría. Evitaba cualquier tipo de contacto físico y eso no era normal, algo estaba sucediendo con él.
El simple hecho de pensar que había aparecido una persona hacía que su sangre hirviera. No permitiría que nadie lo alejara de él.

---


Yoochun no podía dejar las cosas sólo así, así que decidió irlo a buscar. Esperó por dos largas horas afuera de su casa, estuvo a punto de irse pero escuchó la voz de su querido Min acercándose.
No supo porqué pero se escondió, tal vez temía que lo volviera a rechazar. Miró a Jaejoong abrir la puerta, inmediatamente supuso que sería su hermano, el chico entró pero se quedó recargado en la puerta esperando a que Changmin pasara. Ya en el umbral pasó uno de sus brazos alrededor de la cintura del menor atrayéndolo hacia él, uniendo sus labios en un beso desesperado.
Ese no era un beso normal, uno de hermanos, no, era de amantes. Yoochun retrocedió ante lo que veía, eso no podía ser cierto, eso no era correcto.


Park intentó hablar en más de una ocasión con Changmin, pero éste sólo lo rechazaba y pedía que se alejara de él. ¿En verdad amaba de esa manera a su hermano? ¿Tanto lo amaba?


Jaejoong lo esperaba en la salida, con aquella pose de completa indiferencia. Vio al moreno insistir con Changmin y éste evadiéndolo, golpeó la pared con su puño. Porque a pesar de que Changmin parecía no tener interés en el chico, sus ojos decían otra cosa, sus ojos brillaban diferentes.

---


El castaño se separó del sofocante beso, sintiendo los dientes de Jaejoong apoderarse de su cuello, estaba siendo muy brusco. El mayor abrió impaciente la camisa de Changmin haciendo que los botones salieran disparados por toda la habitación.
Changmin se sentía asfixiado.
-H-Hyung, m-me estás lastimando.-se quejó al sentir las manos del mayor pasarse sobre su piel de una forma bastante dura.

Jaejoong miró los ojos del menor.
-¿Y tú no me lastimas también a mí?

Changmin no entendió a lo que se refería, pero a pesar de las tantas veces que se quejó del dolor Jaejoong no cambió su comportamiento, hasta parecía gozarlo. Sus labios rojos e hinchados eran adornados por pequeños hilos de sangre que Jaejoong se dedicaba a lamer, su cuello ahora lleno de marcas y los dedos de su hyung tatuados en su piel.
Ese no era el Jaejoong que él conocía, éste era un monstruo.

No importaron las veces en las que pidió que se detuviera, que doliera e incluso que sangrara, Jaejoong no se detuvo.
Y lo peor fue, que esa no fue la única noche, de esa le siguieron más.

---


Yoochun miró preocupado a Changmin, estaba actuando extraño, distante incluso con su amigo Junsu y el brillo en sus ojos se había apagado. Llevaba camisas de manga larga aun cuando era verano.

-Changmin, tenemos que hablar.-tomó de su muñeca provocando que un gemido de dolor saliera de sus labios. Yoochun frunció el ceño y miró interrogante a Changmin, quien sólo se mostraba temeroso.

Tomó la manga de su camisa y la subió dejando al descubierto marcas en su muñeca del día anterior. Yoochun miró a su alrededor soltando su muñeca y ahora tomando de su mano llevándolo a un lugar donde pudieran hablar a solas.
Esperó a que el menor le diera una explicación pero éste parecía no querer hablar sobre el asunto, Yoochun suspiró cansado.
-¿Quién te hizo eso?

Changmin sólo levantó la vista para después mirar sus pies, una lágrima descendió por su rostro. El moreno estaba preocupado por él, y él no se lo merecía, no merecía eso.
-Tú no me conoces.-negó con la cabeza limpiando las gotas saladas que habían aparecido.
-¿Fue Jaejoong?-sus ojos se abrieron como plato y su labio inferior comenzó a temblar, tenía miedo. Tenía miedo de ser rechazado, después de todo Jaejoong y él no dejaban de ser hermanos.- Sé que entre él y tú hay algo,-los ojos de Changmin se abrieron todavía un poco más- no te juzgaré, sólo… sólo dime si fue él quien te hizo eso.

Decir cada palabra le dolía a Yoochun, porque Changmin era la primera persona a la que realmente amaba. El castaño sólo agachó la cabeza debido a la vergüenza que sentía, el llanto se hizo incontenible.
-Sí…-soltó en un débil susurro.

Yoochun apretó su puño con más ganas.
-Yo… yo no sé quién es él.-murmuró en medio del llanto.- Él no es Jaejoong hyung, no es la persona que yo conozco.

El moreno le abrazó sintiendo su pecho humedecerse, Changmin se aferró a él.
-Changmin, ¿por qué no le dejas? Te está lastimando.-Yoochun había comenzado a llorar también.
-No puedo.-el menor se separó mirándolo a los ojos- Él sólo me tiene a mí, y yo sólo lo tengo a él.
-No, no, no… eso no es cierto.-Yoochun tomó de su rostro.- Mírame, me tienes a mí.
-Hyung, yo lo amo a él.-mintió con una sonrisa débil.- Yoochun hyung me gusta, pero… Jaejoong es la persona a la que amo.
El moreno lo abrazó fuertemente.- ¿Aun cuando está mal?
-Sí.-pasó sus manos por el blanco rostro de Yoochun limpiando las lágrimas que caían por éste. Jaejoong había renunciado a tantas cosas por él, aun cuando su corazón perteneciera a Yoochun.
El moreno acercó su rostro al del muchacho dejando un suave beso en sus labios, Changmin cerró los ojos perdiéndose en el acto. Yoochun merecía alguien mejor, debía dejarlo ir…

Pero en los ojos de Jaejoong, sólo había traición. Sin que ninguno de los dos notara se marchó del lugar, recordando las veces en que él y Changmin se habían amado.
Ellos siempre estarían juntos.
---


Changmin se paró en seco al toparse con el azabache en el comedor, se sorprendió al verlo en medio de la oscuridad del lugar.
-Hyung, ¿por qué no enciendes las luces?

Jaejoong se puso de pie acercándose y posando una de sus manos en el rostro del menor, lo besó. Lo besó con ternura, una lágrima descendió por su mejilla. Los ojos de Changmin se abrieron viajando hasta su abdomen, su ropa se tiñó carmesí, su mano tocó la herida.
-¿Por qué hyung?-preguntó con los ojos cristalinos.
-Lo siento Changmin.-Fue lo único que respondió el pelinegro antes de volver a clavar el arma en el cuerpo del muchacho. El cuerpo de Changmin bañado en sangre en el suelo, intentando respirar.

Jaejoong se recostó junto a él, lo abrazó. Pasó el cuchillo en sus muñecas cerrando los ojos debido al dolor. Changmin se retorcía, no quería morir. El pelinegro acarició la mejilla del menor dejando un rastro de sangre.
-¿Lo recuerdas Changmin-ah? Prometimos estar siempre juntos y nunca separarnos… estoy cumpliendo nuestra promesa…

---


Yoochun corrió con toda la fuerza que sus piernas le permitían, tenía un extraño presentimiento tenía miedo. Golpeó una, dos veces la puerta, nadie abrió no había luces encendidas. Se asomó por la ventana, la oscuridad de la noche no le permitía ver nada, la cortina se movió y logró vislumbrar a Changmin y Jaejoong tendidos en el piso.
Rompió la ventana y llamó a una ambulancia.

Su rostro cubierto en lágrimas con la vista perdida, no tenía fuerzas, Jaejoong se las había arrebatado.

«Lamentablemente los jóvenes ya habían perdido mucha sangre, intentamos hacer todo lo que pudimos. Lo sentimos»

Las palabras del doctor resonaban en su mente.
¿Por qué lo había hecho Jaejoong? ¿Por qué si Changmin había decidido estar a su lado? ¿Por qué lo alejó más de él? ¿Por qué si Changmin a quien siempre había amado era Jaejoong?

Simplemente… no entendía.

FIN

(N/A: Qué asco de historia hice >3<)

5 comentarios:

  1. no digas eso es un yoomin y yunjae hermoso a mi si me gusto

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/15/2011

    waaaaaa ToT
    que lindo T-T
    no se pero me gusto el final -w-
    por que Jae se llevo a Min muahahahaha
    ok no ps ._. amo el JaeMin y ya me di cuenta que hasta los extremos xD
    kubdi historia
    cofcof pobre Chun emm pero que se le hace no? :p

    ResponderEliminar
  3. Es cierto...el Jaemin ya me afectó tanto que si el Yoomin hubiera terminado feliz me habría sentido traicionada...en cambio todo ha terminado enfermamente bien...aunque Min ame a Yoochun buaaaaa...él nunca lo sabrá muajajaja...aishhh como puede ser que el incesto haya pasado a segundo plano...ni siquiera me importó...si Yoochun no hubiera aparecido todo sería perfecto ajajaja...bromis.

    ResponderEliminar
  4. T.T porque???????
    aunque si chunnie los hubiera salvado tal vez changmin se hubiera quedado con el
    no me suelen gustar las historias con final trágico pero esta si me gusto
    felicidades muy buen fanfic

    ResponderEliminar
  5. waaaaaa tal vez suene

    egoista pero entiendo

    a Jaejoong aun cuando

    no estuvo bn adoro el

    JAEMIN y como lo dijo Jae

    prometieron estar juntos n.n

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD