Perdóname

7 comentarios

Título: Perdóname.
Autora: Mao
Pareja: ChangMinho
Género: Romance, Lemon, Angst, drama.
Extensión: Oneshot
Resumen: "No soy quien debe perdonar... soy quien debe pedir perdón"
-----


La cruel verdad aun no la podía asumir… no, no podía ser, aquello no era verdad, él no estaba en este momento en un cementerio dejándole rosas a ese ser que tanto amo… pero que a la vez tanto lastimó.

Volvió a secarse las lágrimas que corrían por sus mejillas, era difícil, horriblemente difícil… pero ¿qué podría hacer? ¿Qué más? No había día en que no le pidiera perdón… no había día en que no se arrepintiera de todo lo que había pasado… sí, no había día en que no se recriminara aquel desenlace que su relación obtuvo.


Flash back.

Lo había visto un montón de veces el biblioteca, siempre, siempre a la misma hora… con un libro en mano… le encantaba cómo se veía ese chico, si supiese lo atractivo que lucía así. No negará que gracias a ese chico sus notas había subido, había leído cada libro que ese chico de porte varonil había leído ¿sonaba psicópata? Tal vez sí… pero era una forma que tenía para sentirse cerca de él.

Pero hubo un tiempo en que ese chico de porte varonil había dejado de ir, si Shim Changmin, el chico que siempre observaba que gracias a la biblioteca supo su nombre… no había asistido a la escuela.

Suspiró por enésima vez… ese día ni por casualidad había visto a Shim Changmin por la escuela. Resignado se fue a la biblioteca, había encontrado una tranquilidad muy enorme cada que estaba ahí, sin mentir era su lugar favorito. Dejó los libros que necesitaba a un lado comenzado a leer uno y apuntar cosas en su cuaderno, ese día su profesor se había pasado con la tarea… realmente esa noche no podría dormir. Leyó como loco y apunto todo lo que creyó necesario en el borrado mientras en otro cuaderno pasaba al limpio. No supo cuánto tiempo se quedó en la biblioteca ni en qué momento sus ojos no siguieron abiertos… sólo supo de sí mismo cuando escucho una suave melodía. Abrió los ojos con algo de pereza intentando enfocar al ser del que salía esa linda melodía. Cuando logró enfocar a esa persona se sorprendió enderezándose de golpe.

- Si tienes sueño deberías irte a casa ¿no crees? –pregunto aquel chico que había intentado ver todo ese tiempo en el que no asistió ni al colegio ni a la biblioteca.

- Yo… este –y se maldijo a sí mismo ¿acaso no era capaz de hablar coherentemente… o al menos decir algo mejor en vez de monosílabos sin sentidos?

- ¿mucha tarea? –le sonrió su interlocutor.

- Eh… si –bajó su rostro azorado, era mejor guardar las cosas y seguir mañana.

- ¿Cómo te llamas? –pregunto el chico atractivo.

- Yo… este… -bajando el rostro avergonzado –Minho…

- Minho… ¿Minho cuánto? –le miró con una sonrisa encantadora a los ojos del menor.

- Choi Minho –respondió nervioso, vamos tiene al chico que le gusta hablándole de lo más normal… después de a verlo visto durmiendo.

- Shim Changmin… un gusto dongsae –sonrio a su interlocutor, era un chico muy tierno.

- el gusto es el mío –guardó silencio un minuto hasta que reaccionó ¿cómo sabía Changmin que era menor que él? Miró al mayor algo confundido.

- Te he visto en la biblioteca siempre a la misma hora, concentrado en tus lecturas… para mi es extraño ver a una persona que venga siempre y puntal aquí… obvio que tenía que averiguar quién eras –Respondió a la pregunta muda de Minho.

- … -No contesto nada ¿qué podría contestar aquello? “ahh eso se debe a que tú siempre estás aquí hyung”… eso jamás.

- Ven vamos, te invito a comer… has de tener hambre con tanto estudio –y volvió a regalarle esa sonrisa encantadora –vamos yo pago.

- Está bien… hyung –azorado acepto la invitación.

Nunca… pero nunca en su vida había visto a una persona comer de esa forma y es que teniendo de amigo a Shindong… no creía que alguien pudiese comer más que él.- Se entretuvo viéndolo comer, parecía un niño pequeño… uno adorable. Comía de a poco disfrutando el momento, sinceramente no quería que ese momento cambiase.

- Debe ser muy divertido verme comer ¿no? –preguntó sonriendo.

- Yo… lo siento hyung, no quise incomodarte… -no era su culpa, era culpa de su hyung por ser tan adorable comiendo, tonto hyung.

- Está bien… te disculpo sólo si aceptas salir conmigo el fin de semana –el menor lo miró incrédulo… Shim Changmin uno de los chicos más apuesto de la escuela y más inteligente lo invitaba a salir… no, eso era un sueño, él aún estaba dormido en la biblioteca y por favor ¡QUE NADIE LO DESPERTARA!

Era simplemente inexplicable… desde hace ya dos meses que es amigo de Changmin y se sentía el ser más feliz de la Tierra. Changmin era cariñoso con él, lo defendía lo ayudaba, además lo invitaba salir. No había forma de no enamorarse de Shim Changmin… y si Minho no era de piedra, no cuando su hyung era de lo más cariñoso tierno adorable inteligente y atractivo… sin contar que le encantaba la faceta concentrada o la enojada… hasta la berrinchuda de Shim.

Estaban conversando amenamente sentados en un parque comiendo helados cuando Changmin se acercó mucho a su rostro.



- Minho… tú me gustas –y sin esperar reacción del aludido lo beso… sin reparos ni nada probó sus labios con delicadeza hasta que Minho reaccionó y participo de esa suave caricia de labios.


- Tú… también me gustas Changmin hyung –comento al finalizar ese beso que le supo a gloria.

- Pues me alegro, así no me sentiré mal cuando le deje en claro a todo ese sequito que te persigue en la escuela que eres mío ni cuando quiera besarte cuando se me dé la gana.

Minho lo miró más que avergonzado… Dios, Changmin sí sabía cómo avergonzarlo rápidamente.


Fin del Flash Back.


Sonrió ante aquel recuerdo… es primer beso… es primer beso le hizo sentir tan bien, le había hecho sentir que los problemas no existían, que realmente podía superarlo todo… si le tenía a su lado. Lo amaba por eso y por mucho más.

Flash Back.


¿Cuánto llevaban como pareja? A si 4 años y estaba más que feliz, vivían hasta juntos. Siempre se preguntaba si era real o sueño, hasta que veía el lindo rostro de su novio cada mañana para reaccionar, eso no era un sueño… era la realidad.



Se sentía aun torpe referente a su noviazgo, pero amaba a Changmin de verdad lo hacía… de verdad quería estar unido a él por el resto de su vida y siempre se preguntaba si Changmin querría lo mismo y es que a veces no podía dejar de cuestionarse ese tipo de cosas… porque se sentía aun poca cosa al lado de Changmin. Changmin era dos años mayor que él, era inteligente, y con porte varonil, sin contar que a su edad ya estaba teniendo éxito… era por eso que siempre se esforzaba por superarse por ser mejor para que Changmin se sintiera orgulloso de su persona, para sentirse mejor con él mismo.

Bien este era su quinto aniversario y se sentía nervioso… esperaba que todo funcionara bien… esperaba, Dios… tan sólo esperaba que esos nervios se fueran lejos.

- ¿Tú has preparado esto? –pregunto sonriendo a su novio mirando el romántico ambiente de su departamento.

-Si… ¿te gusta? –preguntó el menor nervioso, luciendo un lindo traje que realmente volvía loco a Changmin.

- Claro que si Minho ah –tomo la mano de su novio y la beso con cariño. Se dispusieron a comer tranquilamente de la cena que el menor había preparado y cada vez que el tiempo avanzaba Minho se sentía aún más nervioso - ¿Me puedes decir qué te sucede?

- Este… yo… -y lo supo ese era el momento. Así que respiro hondo y miró a su novio –Yo… hyung… no soy bueno diciendo palabras… tú lo sabes, pero aunque me cueste esta vez lo hare –bajo su rostro respirando pausadamente – yo… te amo Changmin hyung, sé que no lo digo muy seguido pero es la verdad… y yo me preguntaba… si después de esto… cinco años de novio… tú –se animó estaba a solo palabras de terminar su pregunta y listo – quiero saber… ¿si te comprometerías conmigo? –abrió aquella cajita de terciopelo con esos anillos que sí, se veían costoso (había trabajado mucho para obtener el dinero de esas argollas… pero creía que Changmin lo valía.

Changmin seguía mudo… mirando realmente asombrado a Minho… eso había sido ¿una propuesta de matrimonio? No negaba que de verdad amaba a Minho… pero no estaba seguro de aun dar el paso al matrimonio.


Pero Minho comprendió su silencio, era el único que quería dar ese paso. Suspiro bajando su rostro.

- Lo siento… hyung –murmuró a penas, pero audible para el mayor.

- No… Minho… yo lo siento, de verdad… pero no creo que estemos preparados para dar ese paso tan grande… -busco realmente la forma de no hacer sentir mal a Minho, pero es que ¿matrimonio? Ni siquiera lo había pensado…

- Comprendo Changmin hyung –no, realmente él no entendía… ¿qué era lo que le faltaba para que Changmin considerara aquello? ¡Dios! ¡Viven juntos! Y él tan sólo quería sentirse más unido Changmin… necesitaba sentirse más seguro, de que Changmin de verdad lo ve como alguien que merece estará su lado. De verdad ya no quería estar ahí, lo había arruinado, pero no quería hacer sentir mal a su hyung –Hay postre iré a por él Hyung –sonrió, simplemente le regalo una sonrisa que no sentía pero que vio necesaria poner. Se levantó rápidamente y tomo la caja, se dirigió hasta la cocina y suspiró. Guardo la caja en la alacena… después se encargaría de deshacerse de ella. Tenía unas ganas de llorar horribles, tenía el pecho oprimido… pero era su noche con su novio y no podía arruinarla. Tal vez con el tiempo y si se esfuerza más… Changmin consideraría de verdad aquello de comprometerse.

Camino hasta donde estaba su novio… le vio cabis bajo y se sintió culpable, no… él no quería darle tiempo a Changmin de que le respondiera un “sí” solo por lástima.

- Espero que te guste, es helado de frutilla con muss de chocolate –dejó la copa frente a su novio que lo miró con culpa.

- Minho… de verdad –y fue interrumpido por una cuchara con helado.

- Hyung… tranquilo, disfrutemos de lo que queda de velada.



Fin del Flash Back.



Si tan sólo hubiese sabido lo que tu corazón sentía… si te hubiese comprendido mejor… Si tan sólo hubiese preguntado ¿por qué?



Flash Back.

Minho se levantaba aún más temprano, necesitaba quitarse algo de estrés. Estaba algo cansado y para mejorar todo (nótese el sarcasmo) Changmin actuaba raro… y se sentía culpable, él no quería eso, realmente no, por eso creyó prudente que debía conversar con el mayor.

Terminó de alistarse y tomar su desayuno, de paso preparó el del mayor. Fue a la alcoba que comparten y le vio durmiendo…


Changmin no sabía cómo él adoraba verlo…


- Hyung… despierta… -lo movió un poco pero le mayor no despertó. Le dio un beso en la frente apoyando su cabeza en el pecho del mayor… solo un instante… lo necesitaba, necesitaba sentir el calor del otro. Tenía un sentimiento tan extraño en su pecho, era angustiante y eso sólo le provocaba dolor de cabeza. Se incorporó de nuevo y esta vez con algo más de fuerza movió al mayor –Changmin hyung despierta, el desayuno ya está listo (si… Choi sabía que ese era un punto débil para el mayor).

Le vio rezongar para luego abrir sus ojos y sonrió tiernamente al reconocer la figura de su novio.

- Levántate hyung, te dejé listo el desayuno –el mayor lo miró inspeccionándole.

- ¿Qué hora es? –tal vez ya era tarde, a lo mejor Minho lo intento levantar hace ya rato y él ni ápice ha movido.

- Son las 6:30 hyung –sonrio regalándole un abrazo al mayor –te comes todo –beso la mejilla del mayor levantándose.

- ¿y tú? ¿Para dónde vas a esta hora? –El menor le miró, analizó su respuesta y luego sonrió divertido.

- ¿A dónde crees que voy?

- …-el mayor le miro –no sé dime tú.

- Babo… iré a la universidad, estoy en temporada de pruebas y con el trabajo no me da tiempo de estudiar mucho en las noches.

- Por eso te he dicho que dejes el trabajo, con lo que gano es suficiente para mantenernos y pagar tu universidad –vio como Minho fruncía el ceño.

- Y yo ya te dije hyung que eso no es necesario… no tienes por qué pagar mis estudios puedo hacerlo yo solito –y así con el ceño fruncido salió de la habitación, él no estaba ni alegando ni reprochando el hecho de trabajar y estudiar, sólo le comentaba al mayor por qué se levantaba más temprano y se dirigía a la universidad.

- Minho… no te enojes –lo tomó del brazo cuando vio que se iba.

- Déjalo así hyung –no quería seguir hablando, no quería pelear ni nada eso, de sólo pensarlo le producía dolor de cabeza.

- Lo siento Minho, no quise ofenderte… no lo dije con esa intención… sólo no quiero que te sobre esfuerces y así tienes más tiempo para estudiar –Choi solo inflo sus mejillas en un gesto por demás infantil –Pero si te sientes bien así… no te obligaré.

Minho le miró, si ya entendió todo y aceptó sus disculpas… pero al parecer Changmin estaba olvidando algo importante…

- ¿no me vas a disculpar? –Choi enarcó una ceja cruzándose de brazos -¿Minho?

- ¿A caso debo decirte lo que quiero? -¡yah! Que a él le gustan los mimos… en especial los de su hyung.

Y Changmin lo comprendió, sonrio tranquilo y acogió a Choi en sus brazos.

- Te amo Minho –Susurró a su oído.

- Na do Sarang hae, hyung –cerró sus ojos para luego besar a su novio antes de irse.

Tal vez se estaba exigiendo mucho, pero bueno si es sincero… era la única forma que tenía de “olvidar” lo que aquejaba su corazón…

…sí, el aún no olvida que Changmin rechazó su propuesta de compromiso… eso todavía le dolía y para peor Shim seguía algo más alejado y para poder darle un matiz un poco más “alentador” es que por más que Choi intenta hablar de ese tema Changmin le esquiva con burdas tonteras.
Fin del Flash Back


Por Dios como había sido estúpido en ese entonces para no comprender su comportamiento… era tan claro todo, era claro por qué hacía todo aquello.

Flash Back.

A pesar de que sus amigos le dijeron que no se exigiera tanto decidió tomarse una semana de descanso y que tal vez le haría bien porque realmente esos dolores de cabeza que a veces le daba realmente lo agotaban aún más que el propio trabajo y los estudios juntos.

- ¿Minho te sientes bien amor? –el mayor le miró preocupado pero Choi sintió que con la simple presencia de Shim el dolor no existía.

- Estoy algo cansado y con dolor de cabeza –Bueno ya… sí, el dolor era algo fuerte y al parecer no le vendría mal tomarse un analgésico, un paracetamol y descansar.

- Te traeré algo para el dolor y te dejaré dormir –y antes de que Minho pudiese replicar lo último su novio salió de la habitación en busca de alguna pastilla que alivie su dolor –Te traje un paracetamol –le dio la pastilla y vaso con agua.

- Gracias Changmin ah –tomó la pastilla y sintió como hasta el agua parecía quitarle el dolor.

- Bueno ahora descansa ¿bueno? –se dispuso a dejar la alcoba con el vaso vacío en mano hasta que sintió la manga de su camisa ser jalada. Volteó a ver… su novio tenía un tierno puchero en los labios -¿Qué sucede Minho?

- ¿Por qué me dejas solito? ¿Eh? Se supone que me siento mal y tú como buen novio debes cuidarme.

- Basta con que digas Changmin no te vayas y no lo hago, además pensé que querías descansar –contraargumento divertido ante el comportamiento de su novio

- Bueno a la otra me preguntas ya ven a mi lado, no seas mal novio –Changmin sonrió dulcemente, Minho así era adorable, tenerlo acurrucado en su pecho era agradable… querer tenerlo así para siempre… era…

Era algo que no podía explicar aún…

***


Tal vez era una excusa para “revisar” si el cuerpo de su novio no tenía ninguna otra dolencia.

- Hyung –gimió despacio… Changmin sabía cómo lo alteraban esas caricias, esos besos… esas lamidas. Pero también Choi sabía qué era lo que le gustaba a Shim… por eso siempre esos encuentro sexuales eran simplemente exquisitos.

Changmin separaba las piernas de Minho, esa vez quería verle de frente… ver cada expresión de su rostro quería hundirse en esa mirada. Penetro lentamente la intimidad de su novio aplacando entre sus labios aquellos gemidos de dolor. Acaricio cada palmo que podía para distraer a Minho, dejó furtivas caricias en su miembro escuchando encantado esos gemidos con tinte de excitación, esos que le decía que lo estaba disfrutando, que ya podía moverse… que ya podía hacerlo temblar entre sus brazos, que podía marcarlo a su antojo…

… se movió, en un vaivén pausado pero delirante… en uno que saca roncos gemidos por ambas parte… con sus pieles perladas en una capa de sudor que simplemente les daba ese toque sexy.

Ese “Te amo” fiel testigo de que aquello no era sexo burdo… sino una muestra de cariño más necesitada… de sentirse más unido al ser que amas.
Y aquel íntimo abrazo en el que compartían los últimos susurros cargados de amor… entonces Minho se preguntó…

“¿A qué no estaba preparado Changmin?”

Fin del Flash Back.



Estaba ahí tendido en la cama que fue fiel testigo de sus amoríos… de su novio, era fiel testigo de todos aquellos actos de amor…

Se sentía mal, triste dolido… ¡Dios! Lo extrañaba… a horrores, extrañaba su cuerpo cálido, sus labios, sus sonrisas… su piel… todo su ser. Extrañaba perderse en esa mirada… extrañaba verle dormir ¡Dios! No le importaba tenerle de mal humos con tan sólo tenerle de nuevo.

Y recordó… su última pelea…


Flash Back.

Taemin había corrido a felicitarlo, su hyung se había eximido de dar todas las pruebas finales en la universidad, se sentía feliz por su hyung, bien sabía él cuanto se estaba sacrificando por ser mejor, por demostrarle a Changmin que no estaba con ningún mediocre… de que él se esforzaba por ser alguien más que bueno. Por ello lo abrazo efusivamente, brindándole todo el cariño que siento por Choi, porque le consideraba un hermano mayor del cual seguir el ejemplo y Minho correspondió el abrazo de la misma forma, porque para ellos dos ese abrazo era fraterna … Pero el rostro de Taemin cambio al ver a Shim ahí a fuera de la universidad con rostro de mal amigo, Minho solo suspiro…

Shim Changmin estaba celoso y le pediría explicaciones llegando a casa y volvió a soltar un suspiro algo más pesando. Taemin le miró algo preocupado cuando vio a Minho llevarse una mano a la cabeza, al parecer era el único que se había dado cuenta de las fuertes jaquecas que aquejaban a uno de sus hyung’s favoritos.

Tal y como lo había dicho… eso había ocurrido, tan sólo la cerrar la puerta del departamento y Shim le soltó una cantidad de preguntas idiotas…

Prácticamente le había dicho que era un suelto y Minho bufó molesto y le encaró…

- Dios Changmin ¿A qué quieres llegar con toda esas bobadas? –Si Minho ya no tenía paciencia…

- No fui lo suficientemente claro quiero saber si me eres infiel –Choi sonrio cansadamente ¿Él serle infiel a Changmin? ¿Él engañar a su novio… siendo que lo ama con todo su ser?

- ¿Qué idiotez es esa? –pregunto “calmado”

- ¿Idiotez? ¿Idiotez Minho? De verdad crees que ese abrazo que te dabas con ese tal Taemin era de simple amistad.

- Por favor hyung Taemin es un amigo, es como mi hermano menor ¿cómo puedes venir a decir aquello?

- ¡Soy tu novio Minho! ¿Cómo quieres que me ponga después de ver esa forma con la que te abrazabas a él? –reprochó el menor, él sólo se sentía traicionado por Minho… él tan sólo quería explicaciones.

- ¿Qué más debo hacer para que entiendas que eres la única persona a quien amo? ¿Qué más tengo que hacer Changmin? –pregunto enojado.

- ¿Intentas culparme acaso?

- Pero que bobadas dices Hyung, no te quiero culpar… Sólo no entiendo cómo puedes llegar a concebir la idea de que yo te sea infiel, no lo entiendo… ¿te he dado motivo algún? Dímelos –exigió.

- ¿Qué más quieres que piense? ¿Ah? Te vas temprano de aquí, llegas tardísimo ¿qué quieres que piense? cada día tienes menos tiempo para mí que antes.

- Pero ya te dije que es por la universidad y el trabajo.

- No sé ni para qué trabajas, no entiendo con qué utilidad trabajas, es absurdo –bien… con eso colmó la paciencia del menor Choi.

- Más absurdo es toda esta tontería que estás diciendo. No entiendo cómo puedes dudar de mi amor por ti… Por Dios Changmin te pedí matrimonio ¿y tú crees que te sería infiel? –Minho jamás saco lo de la propuesta de matrimonio para hacer sentir mal a Changmin, ni siquiera para reprochárselo por ello no entendió la últimas palabras de su ¿novio?

“¿Ahora resulta que como no acepté tu propuesta de matrimonio me lo sacaras en cara cada que te pida explicaciones?” Pero qué estupidez más grande, odiaba cuando Changmin se cerraba de mente… odiaba discutir con el Changmin poco razonable…

“Pues créeme aún no retracto mi respuesta… y más aún, no sé si quiero vivir el resto de mi vida contigo” Y Changmin no tenía derecho de decir esas palabras tan crueles… Changmin no debió herirlo así… Changmin… simplemente amaba al idiota y no comprendía en qué se había equivocado…

… pero ver esa puerta abrirse y ver a ese Changmin furioso y tal vez herido abandonar el departamento lo hizo sentí fuera de sí, porque todo aquello era totalmente ilógico, porque no había un fundamento de peso en aquella discusión que terminó tan mal y de esa forma tan “dolorosa”

Fin del Flash Back


Se preguntó a sí mismo cómo es que había dejado que esa discusión lo separara, aquello fue tan estúpido y él lo era aún más por dejar que eso los separara de esa forma.

Flash Back.

Una semana y Changmin no había vuelto, no contestaba sus llamadas y nunca lo encontraba ene l trabajo o en la universidad, estaba claro…

Changmin lo estaba evitando…

Sinceramente y literalmente no se sentía nada bien, esos dolores de cabeza cada día eran peores y más fuertes. Taemin le dijo que era mejor que fuera a médico pero Choi se negó rotundamente, aquel dolor era producto de estrés y la pela que tuvo con Shim.

Llegó a casa y mientras limpiaba la alacena se encontró con la cajita de terciopelo, estuvo tan enfrascado en superar aquello que se había olvidado de que la había guardado ahí. Miró los anillos y suspiró, cerró la caja y la guardo en el mueble al lado de su cama.

Iban a cumplirse tres semanas y ni rastro de Changmin, estaba enfadado, mínimo que le diga que no volverá… pero que por favor no le tenga así en la deriva del mundo.

Llegó al departamento percatándose de que… las llaves de Changmin estaban colgadas. Se adentró rápido al departamento buscándolo y le encontró en la habitación. Changmin volteo a verle cuando sintió que alguien entraba a la habitación.

- ¡Si no pensabas volver, mínimo pudiste tener la decencia de hacérmelo saber! ¡¿No crees?! –espetó molesto el menor empujando Shim por el pecho – ¡Maldición di algo no te quedes callado! ¡Si pretendes volver ten la decencia de decir algo!

- Yo no dije que volvería… -Y aquello fue como un balde de agua fría para Minho ¿Changmin no pretendía volver? ¿Changmin de verdad pensaba dejar todo así? Choi miró el rostro inmutable de Shim, este parecía no tener expresión alguna… -sería bueno darnos un tiempo Minho… realmente creo que es necesario para ambos…

- Necesario para ti, querrás decir ¿casi tres semanas te parece poco? –Shim no dijo palabras –si eso quieres, pues hazlo, ten el tiempo que quieras, piensa todo lo que tengas que pensar Changmin, porque aquí el único con dudas eres tú… no yo –Caminó hasta la puerta –puedes quedarte aquí mientras te tomas tu tiempo –con esas últimas palabras salió del departamento, mañana vendría por sus cosas… por ahora no quería estar cerca de Changmin… por ahora se sentía bastante mal.

Estaba deprimido, no tenía ganas de nada Taemin le retaba constantemente por no comer… porque le veía débil y sin la debida alimentación esos dolores de cabeza aturdían a Minho a tal punto de que no podía moverse de la cama.

- ¿Hyung no te sientes bien? –preguntó Taemin, ese día Kibum le había dicho a Taemin que Minho realmente lucia mal… que sería bueno llevarlo a médico. Minho solo asintió con la cabeza ante la pregunta de su dongsae… Tan sólo intentó pararse ir al patio y tomar aire, pero ni siquiera dio dos pasos cuando la visión se le fue a negro.

Había sido toda una Odisea intentar localizar a Changmin… este simplemente ignoraba todas sus llamadas sí que como último esfuerzo Taemin le envió un mensaje.

“A Minho lo ingresaron de urgencias… por favor ven, te necesita”

Pero ese día no vino, Minho fue hospitalizado… le había hecho un montón de pruebas… un montón de análisis y ahora esperaban los resultados.

Fin del Flash Back


“Tal vez debi ser más fuerte y mirar mejor…” Se volteó mirando hacia el lado en que dormia su novio.

Flash Back

Taemin no entendía como Changmin era un idiota y no venía. Kibum le paso un café en sus manos. Minho no estaba bien… Minho lucía cada día más débil y tenían miedo de que no tuviese la suficiente fuerza como para mejorarse.

Le divisaron a lo lejos, caminaba rápido buscando con la mirada. Taemin fue a su encuentro, necesitaba desahogar todo esa desazón que le recorría el cuerpo y Shim era perfecto para eso.

- ¡Eres un idiota! ¡Hace tres días te mande el mensaje! –grito afectado.

- Lo lamento… estaba en mantenimiento, no lo tenía, acabo de leer el mensaje… –Apareció Kibum abrazando a Taemin.

- Changmin hyung… Minho no está bien. Estamos esperando los resultados de los exámenes –Kibum abrazó más fuerte a Taemin… Minho era como un hermano mayor para Taemin… esto realmente era doloroso y desesperante.

Vieron como Changmin tuvo que afirmarse de una pared… se veía asustado, se veía afectado, estaba al borde de las lágrimas.

- No puede ser… -murmuró tapándose el rostro. No, no podía ser… Minho no debería estar aquí y él debío de cuidarle más.

- Algún familiar de Choi Minho –apareció el doctor que atendía el caso de Minho con una carpeta en mano.

- Sus padres están fuera del país, soy el novio –Dijo sin tapujo, no había tiempo de temores ni dudar en decirlo, Minho era su novio y lo único que importaba es que mejorase.

- Debo hacerles unas preguntas por favor –Shim asintió – ¿Sabe si ha sufrido algún tipo de dolor de cabeza, alguna jaqueca? –Shim lo pensó, si había visto a Minho sufrir dolores de cabeza nada grave pero asintió.

- Los dolores eran tan fuertes que a veces lo dejaban en cama, le disminuyo el apetito creo que eso hizo que se debilitara, doctor –Shim volteo a ver a Taemin.

- Minho comenzó a exigirse mucho ¿sabes? No había momento en que no estuviese estudiando, aumento las horas en el trabajo y por más que le pedimos que se alimentara bien… no nos hizo caso –Changmin estaba horrorizado… El doctor suspiró, paso su mano por el rostro.

- Haremos una última prueba un encefalograma… Necesito que me firmen unos papeles de la hospitalización del paciente Choi.

Había firmado todos los papeles mientras a Minho le hacían el encefalograma. Le pidió Taemin que fuese a descansar y gracias a la ayuda de Kibum el menor acepto pidiéndole que cuidase de Minho, Shim asintió… no tenía ganas de hablar ni nada se estaba preguntando ¿en qué momento dejó de saber lo que Minho hacía? ¿en qué momento él se convirtió en un mal novio?

Pasaron tal vez unas 3 horas y el médico a cargo del caso de Minho se acercó, observó el rostro del doctor y se preocupó…

- ¿Qué salió en los análisis? –Nervioso, muy nervioso…

- Sólo confirmó lo que los otros decían. Un tumor cerebral, necesitamos operar lo antes posible señor –Changmin lo miró sorprendido ¿Minho tenía un tumor cerebral? No, no podía ser… su novio no puede tener aquello… eso era una mentira, una de muy mal gusto… - Señor necesito que firme el consentimiento –Shim volvió a mirarle, aquello no era una broma… - Debe estar consciente de que esta operación es de sumo riesgosa…

- Sálvelo… por favor se lo ruego sálvelo… -No había otro pensamiento en su cabeza –Por favor se lo ruego… doctor… tiene que salvarlo.

Firmo todo aquellos consentimientos que necesitaban, Su hyung había ido a verlo, estaba apoyándole como podía. Sabía que sus otros tres amigos no podían venir por cosas del trabajo que se lo impedían… que irían con él cuando se desocuparan.

- Tranquilo Changmin, Minho va a salir bien de la operación –Intento animarle Yunho.

- Es mi culpa Yunho, debí darme cuenta… debí estar con él… Yunho. Está siendo operado por un tumor cerebral hyung ¡un tumor cerebral!... –Estaba desesperado quería llorar, pero las lágrimas no salían, no se sentía merecedor de aquello…

Las 6 horas más eternas y dolorosas pasaron… hasta que el doctor salió y un presentimiento inundó el pecho de Shim.

- Doctor… ¿Cómo está Minho? –eran sus últimas fuerzas… eran las últimas que le estaban quedando en ese momento.

- Lo lamento… -que no siguiera que no dijera las otras palabras… -Se hizo todo lo que se pudo, pero el tumor está en una zona muy peligrosa… no pudimos extirparlo completamente…

- No doctor… no por favor, no diga usted eso… debe a ver una solución. Se lo ruego sálvelo –Cayo de rodillas llorando desesperado… rogaba no podía hacer nada por salvar a su novio.

- No podemos hacer nada… es sólo cosa de tiempo -¿tiempo? ¿Cuánto?... –Está tan débil señor que si pasa la noche será un milagro. Tiene usted permiso especial para verle.

Creyó que le habían quitado el aire, le costaba respirar… tenía un eco en sus oídos “Si pasa la noche será un milagro”. Escucho a Taemin llorar en los brazos de Kibum y a Yunho abrazándole fuerte… intentando darle la fuerza que le había abandonado.

Taemin y Kibum entraron primero a despedirse mientras Yunho y él esperaban. Shim le había pedido a Yunho que se comunicara con los padres de Minho, aunque sea con el hermano mayor que estaba en la isla de Jeju según lo último que le había dicho Minho.
Cuando al fin fue su turno entró a aquella habitación… Minho estaba conectado a un montón de máquinas. Se acercó a él. No podía creerlo, esta era una maldita pesadilla de la que realmente rogaba despertar pronto.

- Changmin… escuchó su nombre en un susurro débil de los labios de Choi, se acercó a él sentándose en aquella silla al lado de la camilla.

- No te esfuerces Minho… debes descansar… para que mejores -Minho le miró y de sus ojos salieron unas pequeñas lágrimas –No llores… por favor debes descansar Minho, llorar te hará peor –Sujetó la mano del menor afirmándola con fuerza (no tanto como para dañarle pero si lo suficiente para darle a entender que le necesita, que no debe irse… que no debe dejarle solo).

Pero Minho lo sabía… su propio cuerpo se lo estaba diciendo desde hace días. No tenía fuerzas…

- Te amo Changmin ah… -Nos se iba a ir sin decirlo… -De… demasiado… hyung –su voz sonaba rasposa. Changmin se incorporó un poco besando sus labios y sonrió, se iba con la mejor sensación… se iba con un beso de la persona que más amaba…

- También te amo Minho… demasiado, cómo no tienes ideas… como un loco. Por eso, te lo ruego no me dejes no te vayas de mi lado… Minho –Susurro acongojado. Choi le miraba con tanto amor…

- Tienes… que ser… fuerte hyung –No Changmin no quería ser fuerte, él quería que Minho mejorase y que estuviese a su lado.

- Al carajo ser fuerte… solo te quiero a ti Minho, no me dejes amor…

- Perdón… -¿Perdón? ¿Minho le pedía perdón? Siendo que él era el que debía decir aquellas palabras, él debía pedir perdón.

- No Minho… perdóname a mí, soy yo quien debe pedirte perdón, por mi culpa estás así –susurró calmando las lágrimas.

- Changmin… ¿te casarías… co… conmigo? –Shim miró a los ojos. Minho hablaba enserio y sonrio besando sus labios en un simple roce.

- Claro que sí Minho… -El menor sonrió.

Vendito sea Yunho y su facultad de ser eficiente cuando más se le necesitaban. Ahí estaba el cura y los amigos más cercanos de ambas partes. Taemin como pudo trajo las argollas que algún tiempo atrás Minho había comprado… Y la ceremonia termino con un “sí” por ambas partes. Con un Choi feliz y Shim simplemente destrozado antes la idea de perder a Minho.

Él no iba a mover ni un ápice de su ser. Él se quedaría a su lado… porque su ahora esposo lo necesitaba más que nunca. Estuvo ahí, besando sus manos, susurrándole una y otra vez “te amo”, le pidió que descansara pero Minho se negó…

Hubo un momento en que Choi se venció al sueño… y recordó la primera vez que hablo con él, su rostro tan tranquilo lo habían cautivado de forma desmedida.

Tarareo esa misma melodía… una melodía de un cantante japonés
“Last Song”…

Cantó aquella melodía tenuemente… para no despertar a Minho, sujeto mano y la beso. Rezó como nunca por Minho… rogó como nunca porque no le quitasen al amor de su vida, rogó como nunca que Minho mejorase.

Pero aquello no fue suficiente… él tenía la batalla perdida…

Cuando quedó solo frente a la tumba de Choi calló de rodillas llorando… pudiendo al fin derramar aquellas lágrimas, fue débil, lloró hasta que se le desgarró la garganta por esos gritos que se escapaban entre hipidos… pidió porque aquello fuese una mala broma, un sueño… rogó porque alguien le despertara… porque alguien le trajera a Minho de nuevo…

Porque quería a su lado a Minho, a Choi Minho… a su esposo, lo necesitaba más que nada en el mundo…

Fin del Flash Back.


Despertó pesadamente, le dolía la cabeza por tantas lágrimas que no podía dejar de derramar, se quitó el anillo observándolo detenidamente, aquel era el símbolo del lazo que tenía con su ‘difunto’ esposo… era tan difícil de creer aun. Deposito un pequeño beso en la argolla… y luego la miró percatándose al fin del gravado que había por el centro…

“Porque mi amor por ti es infinito C.M.”

- Mi amor por ti también es infinito Minho… porque te amo aún más cada segundo de mi vida. Perdóname amor –y se venció a las lágrimas que lo llevaron al mundo de los sueños. Donde Morfeo le dio la oportunidad de soñar una vez más con su Choi Minho.

Fin.

7 comentarios:

  1. minato-chan10/16/2011

    uwaaa T____T que triste me muero!!!!! pq tan tragico todo u___u no lo supero OMG que triste pero bella historia
    gracias!! T_T

    ResponderEliminar
  2. o my gosh u.u que manera de llorar TTT-TTT
    buenisima genialisima
    pero muy triste y.y

    ResponderEliminar
  3. Nooooooooooo, mejor que changmin también muera y esten juntitos en otra vida ^0^ ... bueno no, me gusto pero está muy triste Y__Y

    ResponderEliminar
  4. estoy yorando que tristeza por que dios mio por que hacen sufir a minie aun asi me conmovio hasta las lagrimas gracias por este fic ToT

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/09/2012

    T_T oohh que manera de llorar D: pobre Min...no me gusta que sufra u.u
    gracias por el Fic :D

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4/04/2013

    Waa estoy llorando pobre Minnie que historia tan trágica y conmovedora T_T. que triste final pero me gusto el fic muy lindo T~T

    ResponderEliminar
  7. Me quedo la duda. Donde estivo changmin las tres semanas que desaparecio?
    Me encantan los finalez tragicos de este estilo. Alguien amando eternamente a quien ya no esta.

    Muy buena historia.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD