Existencias Entrelazadas. Cap. 12

0 comentarios


“Traición.”

(Narrado x Min)
Sin duda mi vida es mejor aquí que en el cielo, encontré algo con lo que me motivo por mí, no solo por complacer al Divino, no sé si ese pensamiento este bien, en cierta forma quisiera que SungMin me ayudara a comprender todo esto nuevo, pero hace tiempo que no lo escucho, creo que ya no me pone la atención de antes, o dejaron de preocuparse de esto, había un sentimiento increíblemente grande entre nosotros que no creo se atrevan a destruir.

Ocultar nuestra relación no es tan complicado como había pensado, ese tal YooChun nos tiene o más bien tiene un poco vigilado a Jae pero solo es cuestión de ponerle a alguien enfrente y se distrae completamente, no sé si es cosa de demonios o solo de él, pero en el momento que le ponemos a una linda joven o incluso jóvenes se le ve un brillo en los ojos el cual a mi me parece algo perturbador, pero por el contrario a Jae parece divertirle, ríe cada vez que ve esa mirada en el, dejándolo ir con esas personas y así es como tenemos tiempo para estar solos, en ocasiones ya que últimamente YunHo anda con una linda joven saliendo de un lado para otro, es divertido ver como es con la chica, eso bueno nos sirve un poco, es mejor verlo a él, que a Eddie y sus conquistas de una noche.

Nos habíamos concentrado un poco más en cuidar de YunHo, claro teníamos dos motivos el principal era que no sospecharan de nosotros o que encontraran motivos para separarnos, que llevaran a cada uno a sus respectivos lugares, el segundo y que para mí era el más importante era el estar cerca de Jae, así podíamos estarlo sin sospechas, el solo tenerlo a mi lado me hacia feliz, cuando no teníamos a YooChun sobre todo era un momento muy bueno, seguíamos a YunHo claro sin que se diera cuenta, había ocasiones que la llevaba al cine y por supuesto que nos serbia a nosotros para estar juntos, eran momentos que para mi eran maravillosos.

Me entretuve demasiado pensando en lo que había pasado en este último mes después de haber declarado nuestro amor tan abiertamente entre nosotros, que no me di cuenta cuando había terminado la clase y solo se encontraba Jae en el salón frente a mí, parpadee extrañamente me sentía fuera de la realidad, reí y Jae solo me miro con una muda pregunta, sonreí mas.

-          Me perdí por un momento recordando –reí algo apenado-
-          Me di cuenta, te veías algo sumido en tus pensamientos pero no salía de tu rostro esa sonrisa de tonto –sonrió de lado-
-          Tonto? Mira quién habla, además es tu culpa que yo tenga esa sonrisa – sonreí, algo sonrojado-
-          Y me enorgullezco de eso.

Soltó una ligera risa, últimamente lo oía reír muy seguido, me alegraba tanto que estuviera así, es como si cuando sonríe o se ríe mi corazón recibe una descarga eléctrica, me tomo de la mano levantándome de mi asiento, dándome un pequeño y dulce beso en los labios.

-          Vamos que YunHo saldrá con su chica.

Asiento y salimos del salón por supuesto como si nada de lo que paso ahí adentro hubiera sido real.

Caminamos en dirección a una de las cafeterías que se encontraban al lado sur de los dormitorios donde justo se estaban encontrando YunHo y ……..

Sonreí, realmente se le veía feliz a YunHo esto de vivir en la tierra dejo de ser un problema ya hace tiempo, me estoy acostumbrando a aquí, sobre todo a tener a Jae a mi lado, no me había percatado que su mirada estaba puesta en mi hasta que gire hacia su lugar para completar el pensamiento que tenia con su hermoso rostro y como dice el, sonreír como tonto.

-          ¿Qué tanto me vez? – pregunto un poco seco, ya que ambos sentimos la presencia de Yoochun cerca.
-          Solo, lo feo que te ves con esa luz que da a tu rostro de angelito.

Lo dijo de forma seca y directa, pero al terminar la frase me guiña el ojo, casi me fue imposible soltar una risita la cual apenas llego a mostrarse con una media sonrisa, sabía que era lo contrario de lo que quería decirme pero la cercanía de la presencia de su gran amigo hacia que actuáramos así como previniendo.

 Algo paso fue tan rápido, el cielo se oscureció trayendo también con él un fuerte aire frio, y de momento una aplastante energía negativa que hacía temblar cada extremidad de mi cuerpo, Jae por instinto se puso frente a mí, cubriéndome de todo aquello que sentía que se avecinaba.

-          Maldición – murmuro Yoochun acercándose a nosotros.

Esto definitivamente era algo malo, inmensamente malo, vi como las multitudes de humanos corrían alejándose de aquello que había aparecido tan de repente.

-          YunHo – dijimos al mismo tiempo los 3.
-          Yo voy por él.

Dije ya cuando había comenzado a correr en busca de él, recordando la mesa en la que se había sentado con esa adorable chica, los encontré a mitad de camino, se alejaban tomados de la mano lo más rápido que podían ya que la multitud intentaba separarlos, tome de la mano a YunHo haciendo que sorprendiera, solo llegue a articular en mis labios un “corre” el cual comprendió y corrió detrás de mi yo estirando de él y el de la chica, los lleve a una pequeña fuente.

-          Ve y enciérrate en tu habitación – le ordene a la chica.
-          Pero… - dijo YunHo
-          Pero nada, ella se va a ir a la habitación y tú vienes conmigo, anda –le dije a la joven- te encierras bien en la habitación, YunHo ira en un momento no te preocupes.

Ella solo asintió y se fue corriendo, YunHo no dejaba de verla hasta que entro a los dormitorios.

Enseguida llego Jae a nuestro lado.

-          Jae, ¿Qué es lo que está pasando? – le pregunte.
-          No sé muy bien, la gente grita y grita “demonios” por todas partes, no llego a saber bien que es lo que está pasando.

Me miro y lo comprendí, en verdad eran demonios lo que atacaban y estaba seguro que solo tenían un propósito, venir hacia nosotros para conseguir a YunHo.

-          ¿Qué hacemos?

Dije un poco asustado, por la magnitud del poderío que sentía me imaginaba que esta vez no era solo un demonio si no una gran multitud de estos y no eran precisamente solo de niveles bajos.

Jae me miro preocupado y no pude evitar mirarlo de la misma forma un sentimiento de inferioridad se apodero de mi por un momento y  una idea atacaba mi mente torturándome.

“¿y si le pasa algo a Jae?

No podría seguir existiendo si a él le pasara algo, no permitiré que nos alejen otra vez.

¿Otra vez? Me confundí yo mismo pero no, ahora no era el momento para estar pensando en estas cosas, había que enfrentar a esos demonios, mi cuerpo ya se estremecía queriendo salir esa parte ángel de mi, pero aun no podía YunHo estaba presenta habría que mantenerlo a nuestro lado para evitar que le pasara algo, pero esta vez teníamos que pelear ambos, si le hago caer en un sueño uno de los dos correría más peligro ya que además de cuidarse a si mismo tendría que proteger el cuerpo de YunHo y podría descuidarse, lo que ocasionaría que el otro se entrometiera, no definitivamente eso no era lo correcto, lo mantendríamos despierto pero como evitar que no vea lo que está a punto de pasar.

Sentía como si la multitud viniera directo hacia nosotros, los imaginaba como una muralla de demonios tratando de acorralarnos, un rayo fuerte y preciso entre los tres hizo que nos separáramos lo que nos hizo distraer y rápidamente llegaron los demonios atacándonos, con sus espadas algunos realmente me sorprendieron, catanas con fuego hacia nosotros, no pude mas, mi ser salió incluso con mis alas, sentí la explosión dentro de mí transformándome en ese ser celestial de inmediato mi catana apareció, esta vez no tuve necesidad de invocarlo, al parecer me sentía como conectado a ella, como si fuéramos uno, se movía a mi placer con golpes certeros destruyendo a cada demonio que se nos acercaba, no me di tiempo ni de mirar atrás donde estaban los demás, intuía que Jae ya se había convertido en ese ser demoniaco, por extraño que me pareciera sentía su ser muy cerca, pensaría que aunque hubiera una gran multitud de demonios y mantuviera los ojos cerrados reconocería su escencia de inmediato sin necesidad de verificar con la vista si era él.

Por un momento los demonios se detuvieron a nuestro alrededor observando nuestros movimientos, no sabía ni descifrar que tipo de armas traían eran demasiadas, me gire a ver a Jae pero antes de que mi vista llegara a él se toparon con la mirada atemorizada y sorprendida de YunHo, le sonreí cálidamente, sabia la impresión que le he de haber dado me acerque a él poco a poco, pero el retrocedió topando con el cuerpo de Jae que ahora en su forma demoniaca era más alto, se giro y vio a Jae…

Nunca pensé que tal mirada pudiera existir, era de total terror, no sabría explicarlo pero de tan solo verlo así me dieron ganas de protegerlo, aunque en este caso de él que temía era de Jae lo que me parecía algo absurdo.

-          Pero… ¿Qué son ustedes? Tiempo conviviendo y …

Sus palabras se atropellaban unas a otras, apenas pude comprenderle, balbuceaba.

-          YunHo, tranquilo – hice que un poco de mi paz se depositara dentro del, haciendo que se tranquilizara en el momento – ahora no te podemos explicar, hay cosas que hacer – guie la cabeza hacia la multitud – solo mantente detrás de nosotros y nos encargaremos de ellos.

Ver a Jae, no lo niego también me había perturbado un poco pero era el hombre que amo, ambos asentimos, nos encargaríamos de todos estos demonios, no nos vencerían por nada.

Comenzó la batalla, demonios por doquier, a donde miraba se encontraban mas, hice que mi catana se dividiera haciendo que su poder su multiplicara, manteníamos entre los dos a YunHo, que de vez en cuando soltaba gritos primero de desesperación, miedo después se fue tranquilizando un poco y nos fue diciendo por donde venían los demonios.

Un intenso aire llego a nuestro circulo pero no hizo que desapareciera nuestra concentración ante los demás demonios, de pronto a mi lado se encontraba ese arcángel, la persona a la cual le tenía mucho respeto, me sonrió como el solo lo sabe hacer.

-          Nosotros cielo… -sonrió provocadoramente a aquel hijo del demonio que se encontraba justo al lado de Jae.

No me di tiempo de reaccionar ante ese gesto, algo tenía en su interior no era el mismo que yo había conocido, su comentario para mí fue una orden así que solo lo dijo y mi cuerpo se elevo, vi hacia abajo, dejando ahí a Jae y YooChun el cual había llegado al mismo tiempo que mi arcángel.

Los ojos de Jae, hicieron que un calor corriera dentro de mí, no sabría explicar la forma en que en esos 2 segundos me miro, sorpresa, deseo, amor, impresión, admiración, no sabría decir cuál es la correcta o si tenía un poco de todo eso.

-          ¿Que crees que haces? – me cuestiono JunSu.
-          ¿de qué? – realmente no sabía a lo que se refería.
-          Crees que no me doy cuenta como le miras, eso es más que un cariño – JunSu hablaba tranquilo.

No lo podía creer, ahora lo comprendía, sabía que era eso diferente en el.

-          Y tú crees que yo no me doy cuenta que no eres el mismo, no me vengas con eso, cuando ambos sabemos que algo dentro de ti cambio – le reclame.
-          Estas diciendo incoherencias.

Esto era demasiado, en plena batalla con demonios y nosotros nos poníamos a platicar sobre esto, pero creo que era algo que me incitaba a pelear con más fuerza, era extraño pero solo con él era de esta forma, siempre hablándole así, no entendía el por qué pero me sentía aliviado de hacerlo y el ni siquiera se inmutaba cuando le hablaba así.

-          Seguro que digo incoherencias? Te conozco bien JunSu, además –algo me tenia inquieto- ¿tu como sabes de que yo lo veo así?
-          Te he visto ChangMin, tal parece que por estar con ese demonio no te diste cuenta de mi presencia hace ya casi un mes.
-          No pensé que fueras tu, tu escencia es un poco diferente ahora, aunque ahora no tan diferente a la mía.

Sentía como sus emociones eran casi las mismas que las mías, el estaba enamorado, el me miro con el rostro descompuesto.

-          JunSu, ¿estas enamorado? – casi se lo grito.

Su rostro no sabia descifrarlo, pero no era necesario que me contestara, lo sabía, el estaba enamorado.

-          ¿de quién es JunSu?
-          No estoy enamorado, y vamos que hay que terminar con estos demonios.

Me lo quería ocultar, aunque el mismo ya había comprendido que yo lo sabía.
Se escuchaba el resonar de las espadas al chocar, gritos de dolor.

-          Bajemos – le ordene a JunSu.

Llegamos hasta ellos, YooChun y Jae, mantenían lejos a los últimos demonios de YunHo, me coloque al lado de Jae el cual sonrió al verme, dejando detrás de nosotros a YunHo y detrás de él a YooChun y JunSu.

Terminamos juntos con el ultimo demonio, baje mis alas ya no sentía peligro, Jae me tomo de la mano.

-          ¿estas bien? – me pregunto Jae un tanto cariñoso.
-          Si y ¿tu? – le coloque la mano en la mejilla, acariciándolo.
-          Perfectamente – sonrió.

No había más preocupación, sentía a YunHo detrás de nosotros, solo fue cuestión de segundos, su esencia desapareció, me gire tratando de observarlo ahí detrás, pero no se encontraba…

YooChun, JunSu y YunHo habían desaparecido.


“Engaño”

(Narrado x Jae)
Siempre pensé que mi lugar predestinado era el inframundo y que todos aquellos sentimientos y comodidades eran los únicos que conocería en ese oscuro mundo al que pertenecía, pero ahora veo lo equivocado que estaba ya que en este plano terrenal estaba todo lo que alguna vez pensé jamás tendría, aunque ustedes no lo crean, muy buenos amigos y a la vez compañeros, tenia a la persona por la cual daría mi existencia sin pensarlo y lo que mas me agradaba me sentía completo. Aunque aveses me preguntaba si esto era real ya que era demasiado fantástico para pasarle a un demonio, tenia tantas dudas las cuales quería preguntarle a Siwon pero este ya no se había comunicado con migo y eso me alertaba, algo  no andaba bien y podría asegurara que eso me perjudicaría a mi y a la vida que llevaba en estos momentos.

Pero por ahora le restaría importancia ya que en estos momentos me preocupaba mas que YooChun no nos descubriera, aunque la verdad esto era divertido y fácil ya que podría estar cerca de mi angel mientras le pusiéramos a YooChun un humano enfrente que llamara su atención, siempre fue su punto débil ya que en el inframundo el hijo del señor era conocido por sus relaciones de una noche con demonios, humanos o cualquier cosa que le ofreciera una noche de pación, conozco demasiado bien a YooChun que se que cuando ese brillo de perversión aparece en sus ojos cuando ve a alguien quiere decir que estará ocupado por un largo tiempo.  Y ahora mas que nunca puedo estar con mi angel ya que tenemos que vigilar a YunHo, el cual se consiguió pareja, una bella joven que hace feliz al mencionado, pero como buen demonio se me hace aburrido prefiero ver las miles de relaciones de Eddie y sus largas charlas narrándome su aventura de una noche, aunque la relación de YunHo me ayudaba mucho ya que en cada cita que tenia con esa chica me ayudaba a estar con ChangMin y a tener nuestras propias citas aunque los demás no lo supieran.

Ya había pasado un mes desde que mi ángel y yo habíamos dado comienzo a esta relación clandestina que nos hacia feliz a ambos y que por nada de esta amarga existencia cambiaria, al lado de ChangMin tengo todo nada me falta y si tuviera que ser castigado por este amor que sentía por el, recibiría el castigo gustosamente.

Mire a ChangMin el cual estaba perdido en sus pensamientos, mirando hacia la nada, era la imagen perfecta de un angel, me sentía afortunado en tenerlo solo para mi, no me di cuenta cuando la clase termino si no es por Eddie que me trae de vuelta a la realidad.

-Si no lo dejas de ver, todos se darán cuanta de lo que sientes por el- murmuro a mi oído

Lo mire y sonreí, me levante de mi lugar acomodando mis pertenencias mientras los demás salían hablando de trivialidades.

-Hasta mañana Jae- se despidió Eddie

-Nos vemos gigoló- le dije haciéndolo reir, este apodo se me había ocurrido gracias a YooChun

Mire hacia el lugar de ChangMin esperando verlo vacío, pero no fue asi, mi pequeño angel aun se encontraba sentado mirando la nada pensativamente, me hacer que a el poniéndome enfrente, cuando se di cuenta de que solo nosotros dos nos encontrábamos en el salón de clases parpadeo un par de veces sonriéndome inocentemente. ChangMin en ocasiones podría pasar casi todo el dia en sus pensamientos y a veces me daba curiosidad por saber en que tanto pensaba, lo mire interrogativo y el supo cual era mi duda.

-Me perdí por un momento recordando –respondió riendo

-Me di cuenta, te veías algo sumido en tus pensamientos pero no salía de tu rostro esa sonrisa de tonto – sonreí por mis palabras

-¿Tonto? Mira quién habla, además es tu culpa que yo tenga esa sonrisa – dijo apenado

-Y me enorgullezco de eso- dije seguro de mi

Se me estaba haciendo costumbre sonreír o reír en cada momento y esto era extraño ya que yo jamás expresaba mi felicidad, pero al lado de ChangMin podía hacerlo sin que el me viera molesto, como si estuviera haciendo algo malo, lo tome de la mano levantándolo de su asiento depositándole un dulce beso en sus labios.

-Vamos que YunHo saldrá con su chica.-

Salimos del salón como dos desconocidos, como si lo que hubiera pasado en el salón solo hubiera sido un truco de nuestra imaginación.

Llegamos a una cafetería al sur de las instalaciones encontrándonos a YunHo y su chica hablando despreocupadamente.

Mire a ChangMin que observaba a la pareja con una sonrisa en sus labios, no se como le hacia o si era de nacimiento, pero cada vez que sonreía su rostro se iluminaba tan preciosamente que me perdía en ese brillo de paz y armonía que destilaba cada parte de su cuerpo, se dio cuenta de que lo miraba y me miro sonriendo, con esa sonrisa que una vez mas hacia que mi cuerpo se paralizara.

-¿Qué tanto me vez? – pregunto un poco frio, ya sentimos la presencia de YooChun cerca.

-Solo, lo feo que te ves con esa luz que da a tu rostro de angelito.-

Dije frio y molesto, pero le guiñe un ojo para que supiera que era todo lo contrario, pude ver una pequeña sonrisa en sus labios, había comprendido, aunque ya se nos hacia costumbre esto aun tenia miedo que el pensara que todo lo que le decía fríamente fuera cierto.

Estaba tan feliz al lado de ChangMin, pero esto se borro rápidamente ya que el cielo se oscureció repentinamente, el aire soplo fuertemente atacándonos con sus ráfagas frías, pero eso no era lo que me preocupaba, podía sentir toda esa energía negativa acercándose a nosotros, por instinto me puse delante de ChangMin para protegerlo de lo que se acercaba.

-Maldición – murmuro YooChun al llegar a nuestro lado

Los humanos corrían por todos lados aterrados de lo que se acercaba eso solo me hacia confirmar mis sospechas.

-YunHo – dijimos al uniso los 3.

-Yo voy por él.- dijo ChangMin corriendo a donde se encontraba este.

Solo lo mire, estaba tan concentrado en la energía que se concentraba cada vez mas alrededor de nosotros tratando de comprender como habían escapado tantas presciencias demoniacas del inframundo, me voy por unos meses y los demonios salen y entran como juan por su casa al inframundo, solo había dos explicaciones, Siwon no sabia cuidar la puerta que yo una vez custodie o los demonios se habían juntado y secuestrado a Siwon por eso ya no lo escuchaba en mi cabeza.

-Sea lo que sea que pienses, hazlo después YunHo necesita que lo protegen y no creo que ese angel pueda con lo que se avecina- dijo YooChun sacándome de mis pensamientos, a lo cual asentí

Sali corriendo por donde se había ido ChangMin, mientras la gente pasaba por mi lado gritando histéricamente “demonios”,  era ilógico asta ahora se daban cuenta de la presencia de estos seres cuando yo llevaba mas de un mes entre ellos.

Encontré a ChangMin junto con YunHo el cual miraba a su novia entrar a su edificio.

-Jae, ¿Qué es lo que está pasando? – pregunto ChangMin cuando llegue a su lado

-No sé muy bien, la gente grita y grita “demonios” por todas partes, no llego a saber bien que es lo que está pasando.-

Mentí en lo ultimo ya que sabia lo que pasaba, pero no podía darme el lujo de que YunHo comprendiera en que estaba metido, mire a ChangMin el cual había comprendido mis palabras.

-¿Qué hacemos?- pregunto asustado

Su mirada me preocupaba, esto era mas grande que nosotros y esto me hacia sentir como un pequeño bicho ante un niño que quiere jugar contigo para al final aplastarte, en mi persona había una lucha  interna ya que toda la energía negativa hacia que mi propia energía se disparara por todo mi cuerpo haciéndome temblar levemente, pero no me preocupaba, a lo que le temía era perder a mi pequeño ángel, no quería volver a sentir esa ausencia. ¿Ausencia? No entendí mis propias palabras ya que ChangMin no había estado en mi existencia asta hoy, o estaba equivocado… pero en que pensaba tenia que concentrarme en proteger a YunHo y a mi angel de lo que venia después podría pensar en eso.

Mire  ChangMin quien miraba a YunHo y después a mi, como pensando en que hacer, tenia que dormir a YunHo para que no se diera cuenta de lo que pasaba no me importaba luchar a mi solo contra los demonios mientras que el se mantuviera seguro al lado de YunHo, no me importaba nada ni siquiera perder mi vida si es que tenia una.

Cada vez sentía a los miles de demonios que se acercaban a nosotros, callo un rayo entre los tres haciendo que nos separáramos, distrayéndonos para poder atacarnos, no lo podía creer demonios de diferentes rangos nos estaban atacando, desde los rangos mas altos asta los inferiores a mi y esto lo podía distinguir por las armas que llevaban ya que cada rango tenia su propia armamento característica, no podía creer que el rango mas alto el que contaba con catanas de fuego  haiga desobedecido al señor y saliera del inframundo.

Me concentre en lo que tenia que hacer cuando el aura angelical de ChangMin se sintió mas fuerte, lo mire sorprendido, mi pequeño ángel no pudo guardar su verdadera apariencia y la dejo salir, pero no lo culpaba ya que la mia estaba al borde de aparecer por tanta energía, pero lo que me preocupo fue la reacción de YunHo, pero era mejor mostrar nuestra verdadera apariencia para poder pelear al cien por ciento, sin dudarlo deje salir toda mi energía haciendo que mi verdadera forma apareciera junto con mi espada de los lamentos atacando a cuanto demonio que se me pusiera frente, cada golpe, cada movimiento parecía haber sido practicado por años como una que orografía de baile, los movimientos eran rápidos pero precisos dejando a mis oponentes sin vida y desapareciendo en una nube de humo negro, podía sentir como ChangMin peleaba de la misma manera y me alegraba sentir su presencia ya que me hacia concentrarte mejor y no dejarme llevar por la furia de mi ser.

Los demonios se detuvieron analizando nuestros movimientos y poderes, frente a mi se encontraba ChangMin quien miraba a YunHo con una sonrisa tratando de darle confianza ya que este ultimo lo miraba sorprendido y temeroso retrocediendo lentamente asta topar con mi cuerpo, se giro y me miro.

Si hubiera estado en otra situación me hubiera burlado en la forma de mirarme, su mirada expresaba un terror que jamás pensé que los humanos pudieran tener, pero me dio tristeza al darme cuenta que YunHo me temía lo cual era ilógico ya que no debía temerme ya que no lo dañaría.

-Pero… ¿Qué son ustedes? Tiempo conviviendo y …- dijo en murmullos

-YunHo, tranquilo ahora no te podemos explicar, hay cosas que hacer,  solo mantente detrás de nosotros y nos encargaremos de ellos.- trato de tranquilizarlo ChangMin

YunHo se tranquilizo un poco, dando comienzo a una nueva ronda entre los demonios y nosotros, eran demasiados y se abalanzaban contra nosotros en multitud y si queríamos ganar tenia que sacar todo mi poder, me concentre en la espada que sostenía haciendo que de esta se llenara de un fuego color azul, característica de los guardianes del inframundo y de alto rango, de vez en cuando escuchaba los gritos de YunHo de miedo y en otros nos advertía de los demonios que se acercaban.

De pronto una ráfaga de viento se apodero de nuestro circulo y pude sentir una presencia pura, era otro angel, pero esta presencia era mas fuerte que la de ChangMin pero su aura estaba contaminada.

-Nosotros cielo…- le ordeno a ChangMin, sonriendo provocadoramente hacia detrás de mi, sabiendo que ese gesto se lo hacia a YooChun el cual corría hacia donde me encontraba, los dos ángeles empezaron a elevarse sobre nosotros.

-Se van cuando mas lo necesitas- escuche hablar a YooChun detrás de mi.

Sentí algo extraño en mi interior, un dejavu, esto era una ¿despedida? Ese ángel apartaría a ChangMin de mi lado, no sabia que hacer solo mirarlo y reflejarle en esa mirada todo lo que el significaba para mi si este era un adiós quería que el supiera todo lo que me hacia sentir.

-Deja de míralo como un estúpido enamorado y mejor concéntrate en la lucha- grito YooChun quien peleaba con un demonio

-Jae, debes dejar de sentir, eso esta mal- volvió a gritar

-Y tu que YooChun, no creas que no me di cuenta de tu distracción cuando apareció ese ángel- me defendí de sus palabras

-Con eso me has confirmado que aun sientes algo por el-

-Yo no estoy confirmando nada, solo estoy recalcando lo importante y eso es la extraña aura que te rodea al aparecer ese ángel-

-Es tu imaginación, mi aura es la misma-

-Si YooChun y yo soy un ángel- dije sarcásticamente

YooChun se detuvo sus acciones y me miro sorprendido

-¿Qué has dicho JaeJoong?- pregunto enojado

-Era un sarcasmo YooChun idiota- dije continuando con la pelea

-No juegues con eso estúpido, o yo mismo are que te regresen al inframundo, para que dejes de decir todas esas idioteces, de estar enamorado y de ser un ángel-

Era extraño la discusión que teníamos mientras pelábamos, pero esto era genial ya que mientras discutíamos nuestro enojo crecía y asi nuestra fuerza aumentaba, no solo me agradaba eso si no que pelear al lado de YooChun me hacia sentir bien ya que en el inframundo solo jugábamos a pelear con demonios de rango bajo por diversión y retarnos a ver quien acababa con mas de ellos, asi que me sentía extrañamente bien luchar a su lado.

Los dos ángeles bajaron a nuestro lado mientras YooChun y yo exterminábamos a los últimos demonios, ChangMin se posiciono a mi lado recibiéndolo con una sonrisa al saber que las palabras de YooChun habían sido falsas mi angel no tenia pensado irse, YunHo quedo detrás de nosotros y mas atrás YooChun y ese angel que había llegado.

Exterminamos al ultimo demonio juntos, me tranquilice al no sentir mas energía negativa, mire como ChangMin bajaba sus alas tranquilizándose, lo tome de la mano para saber que aun estaba ahí frente a mi.

-¿Estas bien? –pregunte cariñosamente

-Si y ¿tu? – respondió acariciando mi mejilla

-Perfectamente…-sonreí ante su contacto

Ya todo había pasado, YunHo se encontraba a bien al igual que mi ángel, o eso creía porque la esencia de YunHo desapareció en un dos por tres.

Dirigí mi mirada hacia atrás de ChangMin para saber que había pasado, pero no había nada, YooChun, YunHo y ese otro ángel ya no estaban y eso no me daba buena espina.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD