Existencias Entrelazadas. Cap. Especial 4

0 comentarios


“San Valentín”

“La facultad de música los invita a nuestro magno concierto ¨Una Canción para el Corazón¨  que se llevara a cabo en las instalaciones de la facultado, celebrando el 14 de febrero, fecha importante para nuestra prestigiada facultad ya que no solo festejamos el día del amor y la amistad sino que también un día como este uno de los directores de esta facultad dio a conocer mundialmente el esfuerzo de nuestros alumnos recibiendo el reconocimiento de ¨Mejor academia de música mundial¨ que hoy nos hace ser una de las mejores Facultades.

Este 14 de febrero ven y festéjalo con nosotros, te divertirás ya que al término del concierto podrás divertirte en la mini feria que los alumnos de la facultad prepararon con gran esfuerzo, los esperamos y no falten”

Leí entretenidamente el anuncio que ponía MinHo en la pizarra de recados y notas.

-Adoro el 14 de febrero, es uno de mis días favoritos- hablo YunHo a mis espaldas

-¿Por qué?- pregunto ChangMin que acababa de entrar al salón

-Porque ha de ser, es uno de los días más románticos y alegres, se puede respirar el amor en el aire y las parejas de novios demuestran lo mucho que se aman y en ocasiones encuentras pareja, por eso adoro el día del amor y la amistad- explico YunHo

-No hablábamos del 14 de febrero- dijo ChangMin confundido

-Por eso ChangMin el 14 de febrero es el día del amor y la amistad que no lo sabias-

-Había escuchado de eso pero no sabía que se festejara en ese día, ya que de donde yo vengo todos los días son como los que describes- hablo inocentemente Min

-Quisiera vivir ahí- rio YunHo alejándose de nosotros

ChangMin leía el cartel atentamente, me acerque a él tomándolo de la mano sin que los demás se dieran cuanta, me miro y sonrió a lo que yo le correspondí con otra sonrisa, estos pequeños momentos me agradaban demasiado, olvidarnos de los demás y solo concentrarnos en nosotros.

-Hey ustedes dejen de ver ese cartel y tomen asiento MinHo tiene algo que decirnos-Grito Eddie desde su lugar

Una vez cada quien en su lugar MinHo nos repartió unas hojas.

-Bueno chicos como ya deben saber el día de san Valentín ya va a llegar – Todos asentimos- así que el consejo estudiantil nos dio la tarea de ayudar con los puestos de comida que se montaran en el patio, cada puesto contara con dos personas que tendrán que preparar los alimentos, pero no se preocupen los alimentos serán fáciles de elaborar, a nuestro encargo quedo el puesto de sushi, el de Frituras, bebidas tradicionales y repostería, este último será el más fácil ya que los panecillos y demás serán traídos desde una de las mejores panaderías, creo que es todo, alguien tiene una pregunta- Finalizo MinHo

-¿Por qué nosotros? – se quejó Eddie

-Porque somos un grupo pequeño, el cual no podría organizar alguna actividad en dos días- respondió MinHo

-Como nos dividiremos para los puestos ya que somos cinco y los puestos tres- esta vez hablo YunHo

-Aremos un sorteo para ver quien toca con quien, y como YunHo dijo solo somos cinco y se necesitan seis personas por eso el profesor YooChun se ofreció a ayudar-

-Y si no queremos participar en esta tontería-  todos voltearon a verme

-Simple reprobaras el semestre-

Todos empezaron a discutir cómo hacerle para poder disfrutar también del día ya que unos tenían planes para ese día, yo solo mire por la ventana del salón, no podía creer que los humanos festejaran algo tan estúpido e innecesario, para mí todo esto era una pérdida de tiempo, así que aburrido tome mis cosas y Salí del salón sin importarme el enojo de MinHo por no participar y las carcajadas de Eddie por el comportamiento del menor.

A la mañana siguiente los profesores nos habían dado el día libre para organizar todo, Eddie y yo nos encargaríamos del puesto de sushi ya que este era experto en elaborarlo y según el con mi presencia atraeríamos a muchos clientes del sexo femenino lo cual a mí no me importaba.

-ChangMin está muy emocionado no lo crees- hablo Eddie señalando a Min

ChangMin se encontraba adornando el pequeño puesto de repostería junto con YunHo, alegremente mientras tarareaba una canción que nadie conocía o platicaba con YunHo.

-Eso parece- respondí regresando a como dar las cosas que utilizaríamos dentro del pequeño puesto.

-Jae ¿ya sabes que vas hacer mañana?- pregunto

-Ayudarte con el sushi- respondí confundido

-No Jae de eso no hablo, quiero decir que si ya tienes planeado como vas a celebrar el día con ChangMin-

-Porque tendría que celebrar con ChangMin- quise saber

-Porque tú y el son novios no, así que el día de san Valentín las parejas lo celebran saliendo y dándose presentes el uno al otro-

-Debo hacer eso… no creo que ChangMin lo quiera a ser-

Mire a ChangMin una vez más y por irunesa el voltio a verme cruzando nuestras miradas, me sonrió articulando un te quiero que ninguno de los otros pudo ver o eso pensé yo.

-Yo pienso que él te quiere demasiado así que agrádesele todo lo que te da festejando el día a su lado-

Se acercó Eddie palmeándome el hombro, acto que no pasó desapercibido para ChangMin ya que en su rostro se reflejó molestia.

-Me gusta hacer enfadar a tu novio Jae-  me susurro Eddie cerca del oído, haciendo que ChangMin se molestara más.

Aleje a Eddie de mí antes de que mi pequeño ángel se convirtiera en un demonio y viniera a matar a Eddie por estar muy cerca.

Terminamos de acomodar y adornar los puestos, me deje caer a la sombra de un árbol que se encontraba cerca de nuestro puesto, serré los ojos para relajarme un poco, pasaron unos minutos y sentí como otros labios hacían presión en los míos, abrí los ojos para encontrarme con la mirada de ChangMin.

-Pensé que dormías- hablo sentándose a mi lado

-No solo quería relajarme- me recosté en el pasto utilizando las piernas de ChangMin como mi almudada

-Jae, YunHo dice que las parejas de novios celebran el día de san Valentín juntos saliendo a cenar o hacer cosas divertidas- dijo apenado

-¿ChangMin quieres que celebremos el día?-  pregunte acariciando su rostro

-No lo sé, tengo esa incertidumbre de saber que hacen los humanos en estos días, en el cielo escuchábamos mucho sobre esto y los querubines eran los más alegres ya que les asignaban una pareja para unir en este día, siempre quise saber cómo era ese tal día ya que todos parecían felices- explico

Hubo un silencio entre nosotros, sabía que ChangMin estaba recordando esos días en el cielo, lo mire detalladamente, su rostro perfecto con esa aura angelicen me volvían loco, sus labios, su nariz, sus ojos todo era perfecto en él, para mí no había criatura más hermosa que él y me sentía afortunado que alguien como él se fijara en mí y me brindara todo el amor que puedo recibir, el me hacía infinitamente feliz, él nunca me pedía nada y me daba todo lo que tenía así que ahora era mi turno de darle todo lo que pudiera para verlo sonreír como solo él lo así.

Me levante del pasto y lo atraje a mi aprisionando sus labios con los míos, me separe un poco y lo mire.

-Min, mañana celebraremos el día juntos, no la pasaremos muy bien te lo aseguro- volví a besarlo

 -Enserio Jae- me abraso- gracias no sabes que feliz me haces-

Nos miramos sonriendo, nuestros labios se volvieron a unir en un tierno beso que poco a poco fue aumentando de intensidad.

-Hey vallan a hacer eso a otro lado, por si no se habían dado cuenta aquí seguimos- nos gritó MinHo molesto

Mientras YunHo y Eddie reían a todo pulmón.

Nos separamos sonrojados, nos levantamos del pasto y nos dirigimos a nuestros compañeros que aún seguían viendo los detalles de mañana.

Eddie y yo fuimos al mercado que se encontraba cerca de la facultad a comprar lo que nos hacía falta para preparar el sushi.

-Eddie te puedo preguntar algo-

-Claro Jae pregunta lo que quieras-

¿Qué se supone que hacen las parejas de novios en san Valentín?- pregunte

-Bueno, primero que nada tienes que darle un regalo, después invitarlo a comer, a ver una película o llevarlo a caminar por un parque o plaza, también podías invitarlo a cenar y a ver los juegos artificiales en la plaza principal y por ultimo llevarlo a un lugar muy íntimo donde puedan estar los dos solos y puedan cumplir sus más íntimas fantasías- lo último lo dijo con un tono muy extraño

-Y que se supone que le debo regalar- dije pensativo

-Jae que acaso no escuchaste lo último que dije- grito

-Si lo escuche pero no creo que ChangMin quiera que pase eso, y no lo voy a obligar-

Tome las algas para el sushi y seguí caminando por los pasillos pensando en que le debía regalar.

-Eddie has tenido muchas parejas para ser un experto en el tema no- lo mire

-La verdad no he tenido tantas y lo que te acabo de decir es lo que veo en las películas- sonrió

-Pero aun así, tú sabes que debería regalarle a ChangMin-

-Regálale algo que le traiga recuerdos felices Jae-

Pero que podía regalarle que le recordara cosas alegres, sabía que le gustaba mucho la comida humana, pero no podía regalarle una pizza o kimichi, también le gustaba leer pero no creo un libro le trajera recuerdos o sí??... que difícil era esto, nunca pensé en buscar un presente para él ya que soy un demonio y nosotros no regalamos cosas al contrario las quitamos, y una vez más odiaba ser un demonio.

Camine detrás de Eddie en silencio pensando en el regalo perfecto hasta que un pequeño pero hermoso sonido capto mi atención, mire esas pequeñas campanas que sonaban armoniosamente, eran de cristal las cuales brillaban con la luz, estaban sostenidas en un soporte también de cristal y sobre este estaba la imagen de un ángel con sus alas desplegadas dándole la mano a una persona la cual sonreía alegremente, tenía pequeños adornos que lo hacían lucir hermoso. Y sin pensarlo camine hasta la tienda y sin pensarlo dos veces lo compre para ChangMin, no sé si le gustaría pero por lo menor intentaría darle un presente, la señora que atendía me hizo favor de envolverlo para mí, aparte de eso compre un libro y una caja de chocolates tenía que ir preparado para cualquier cosa.

Regresamos a nuestros dormitorios, cuando entre las luces estaban apagadas, eso solo quería decir que ya era tarde y mis compañeros dormían, me cambie de ropa poniéndome el pijama y me recosté en mi cama.

-Jae tardaste mucho- escuche la voz de mi ángel que provenía de su cama

-Lo siento me entretuve mirando algunas cosas-

-Te extrañe- murmuro

-Y yo a ti Min-

Me levante de la cama y me dirigí a la suya mintiéndome entre sus sabanas abrasándolo cariñosamente.

-Buenas noches Jae-

-Descansa mi ángel- bese su frente

Al siguiente día todos corrían por las instalaciones, arreglándose para el concierto, como era de esperarse nuestro grupo no participaría en este ya que solo los alumnos más adelantados podían hacerlo, y el concierto dio inicio con una excelente presentación, me encontraba al lado de ChangMin el cual disfrutaba del espectáculo mientras yo no despegaba mis ojos de él, antes de que el concierto acabara tuvimos que irnos a nuestros respetivos puestos de comida ya que la gente empezaría a llenar los patios.

-Cuando esto termine tu y yo festejaremos juntos- le murmure al ido dándole un fugas beso en la mejilla

No sé si el éxito de nuestro puesto fue gracias al sushi de Eddie o porque casi todas las chicas venían a ver a según ellas los ángeles de la comida y no solo se referían a nosotros dos sino a todos nuestros compañeros, las mujeres se amontonaban en los puestos para que las atendiéramos.

Ya eran las tres de la tarde, mire a ChangMin que atendía a una chica sonriendo amablemente.

-Ve con el disfruta del día yo te cubro- me dijo Eddie tomando los platos que tenía en la mano

-Gracias te debo una- agradecí quitándome el mandil

Corree al puesto de reposterías abriéndome paso entre las chicas que lo rodeaban, pude llegar a detrás del puesto por el lado de YunHo.

-YunHo te importa si te robo a ChangMin por lo que resta del día-

-Claro que no Jae pueden irse y diviértanse-

-Gracias Yunnie- dijo ChangMin saliendo del puesto

Caminamos por las instalaciones comprando unas cuantas cosas entre comida y recuerdos, hablamos de temas sin importancia y cuando sabíamos que nadie nos miraba aprovechábamos para besarnos.

-Jae que aremos ahora- me pregunto mientras terminaba de comer su algodón

-Te llevare a un lugar que te va a encantar-

-Y donde es- quiso saber

-Es una sorpresa-

Esta vamos por irnos cuando MinHo salió de la nada gritando.

-ChangMin que bueno que te encontré necesito que me ayudes-

MinHo tomo del brazo a ChangMin llevándoselo, eso había sido extraño camine detrás de ellos para poder quitarle a mi novio a ese mocoso fastidioso pero alguien me detuvo.

-Jae gracias a dios- dijo YunHo, la última palabra no me agrado nada

-¿Qué pasa YunHo?-

-Necesito que me ayudes en el puesto, me ha llamado mi hermana y quiere que la vaya a recoger a su colegio, y no sabía cómo hacerle pero ya que te encontré podías quedarte en el por favor- esto último me lo grito ya que salió corriendo al escuchar su celular sonar

No podía hacer nada, regrese al puesto de repostería donde se encontraba una fila que al parecer no tenía fin y así se me fue toda la tarde, no vi a ChangMin por ningún lado y esto me hacía enojar, me había pasado toda la noche planeando esto para que, para que MinHo alejara a mi ángel de mí y yo quedara atrapado en este maldito puesto.

Toda la gente se había retirado ya, nosotros recogíamos las ultimas cosas, al terminar me despedí de Eddie y me dirigí a mi habitación la cual se encontraba vacía, sin ánimos me recosté en mi cama a esperar que este estúpido día terminara, me enfurecía que no se hicieran las cosas como yo planeaba. Escuche la puerta de la habitación abrirse y detrás de ellos unos pasos acercándose a mí, mantenía los ojos serrados estaba fastidiado y no quería saber quién se atrevía a entrar a nuestra habitación.

-Jae, estas dormido- era la voz de ChangMin

-No Min sigo despierto-

Sentí como se subía a mi cama y se acomodaba a mi lado.

-Discúlpame no quise arruinar el día yéndome con MinHo- su voz se escuchaba triste

-No fue tu culpa, él te llevo a la fuerza- lo abrase

-Pero aun así no pudimos celebrar como se debía-

-no te preocupes Min tenemos todo el tiempo del mundo para celebrarlo- lo mire

Su rostro reflejaba tristeza y no me gustaba nada eso, así que lo bese lentamente.

El pequeño beso que había comenzado como una caricia que de amor y dulzura comenzó a ser más que solo amor, era un sentimiento de necesidad de probar y recorrer el cuerpo de mi ángel, memorizar en mi mente su sabor, su textura y recorrer cada una hasta las más íntimas para marcarlo como mío.

No sé en qué momento fue pero me encontraba sobre el cuerpo de mi ángel, el beso había terminado en una lucha de lenguas para llevar el control del beso, nos besamos hasta que el maldito oxigeno nos hizo falta, lo mire repartiendo besos por todo su rostro sonrojado mientras acariciaba sus caderas.

-Jae….- murmuro con los ojos serrados

Regrese a su boca dándole un casto beso.

-Min te amo- dije antes de besarlo nuevamente

El calor corporal fue en aumento con cada caricia que nos dábamos, me estaba sofocando necesitaba liberarme de esta necesidad de sentirme uno con ChangMin.

Baje mis besos por su clavícula llegando a su cuello succionando pequeñas partes de piel haciendo que emitiera pequeños sonidos de placer los cuales me incitaban a seguir con mi labor, mis manos no se quedaban quietas, acariciaba todo lo que estaba a mi alcance, pero esta maldita ropa estorbaba en mi tarea de hacer sentir mejor a mi ángel. Desabroche lentamente su camisa, sentándome en sus caderas, abrió los ojos con sorpresa, dedicándome una mirada apenada, me acerque a sus labios.

-Te gustara lo prometo- murmure

ChangMin, volvió a cerrar sus ojos asintiendo, continúe con mi tarea hasta que su torso quedo a mi merced, empezando a besar su cuerpo bajando hasta esos rosados pezones que me incitaban a probar, primero les di un pequeño beso a ambos con lo cual ChangMin tembló levemente bajo mi cuerpo, después lambí y absorbí hasta que los dos quedaron erectos por la excitación que sentía, bese cada parte de su pecho dejando pequeñas marcas en su hermosa piel, sentí como el miembro de ChangMin estaba respondiendo a mis carisias, sin pensarlo baje hasta el acariciándolo sobre el pantalón.

-Jae no…-

ChangMin se había levantado de  golpe al sentir mi mano en su entrepierna.

-ChangMin, no te preocupes se lo que hago-

-Jae esto no es malo- pregunto

-Min hacerte el amor no es malo, ya que es una prueba del amor que te profeso, quiero entregarte todo mi ser, quiero tatuarte en mi piel y que tú te tatúes en la mía, ChangMin esta es una de las pruebas que te doy de mi amor-

- – Jae yo quiero sentir ese amor, quiero demostrártelo, quiero ser uno contigo.- me respondió sonrojado.

Esto fue suficiente para sellar el amor que  nos profesábamos, sin temor desabroche el pantalón de Min bajándolo con todo y ropa interior, liberando su miembro semi despierto, agache mi rostro hacia el con la atenta mirada de Min sobre mí, la cual no perdía detalle de lo que hacía, sople  sobre este recibiendo un gemido de su parte lo cual me hizo atacar su miembro sin piedad dándole pequeños besos por toda su extensión la cual termino de despertar, mire  a ChangMin el cual seguía con la mirada clavada en mí.

-¿Qué piensas hacer?- pregunto asustado

-Nada que no te guste- respondí sonriendo

Tome su miembro y lo traje completamente, sintiendo como llegaba hasta mi garganta, empecé con succiones lentas escuchando esa maravillosa voz, haciendo que mi excitación creciera dolorosamente, mis succiones fueron aumentando de velocidad en casi un movimiento frenético.

-Jae…mmm… pa… para-

Deje su miembro y lo mire, sus labios entre abiertos, su respiración entrecortada sus mejillas sonrojadas, y sus ojos serrados fuertemente, era la imagen perfecta.

Regrese a sus labios, probándolos una vez más.

-ChangMin quiero ser uno con trigo, por favor déjame entras- mordí levemente su cuello,

Le di mis dedos a probar con su boca, lo cual hizo mostrándome una sensualidad que jamás en toda mi vida hubiese pensado que un ángel pudiera tener de no ser porque lo estaba viendo con mis propios ojos, mordí de nuevo su cuello pero esta vez mas fuerte escuchando con esto un gemido ahogado.

Cuando creí que era suficiente retire mis dígitos de su boca, abrí un poco más sus piernas, acomodándome entre ellas, llevando mi mano a su entrada, ChangMin gimió ante la primera intromisión arqueando la espalda apretando los ojos junto con una clara mueca de dolor, para calmarlo lamí parte de su pecho concentrándome en esos erguidos y rozados pezones mientras que procedía con el segundo dedo haciendo movimientos lentos y suaves para no lastimarlo.

Después del tercero parecía menos incomodo, así que después de unos momentos me introduje en él despacio apreciando la estrechez de ese pasaje, gimiendo de placer deteniendo a pesar de que simplemente quería dar rienda suelta al deseo cuando escuché un gemido de dolor de su parte, acaricié el interior de sus muslos para darle menos tensión esperando a que se acostumbrara.

Rodeó con sus piernas mi cintura en señal de que podía moverme, así comenzó un vaivén que fue en aumento, al igual que los gemidos que sin pena salían de su boca y el igualmente calor que compartíamos.

La tensión, el olor de su cuerpo, el sudor recorriéndolo, su respiración sobre mi piel, siéntelo, siente mi amor, quiero que toque cada parte de tu interior, que desgarre tu alma como tu aunque inconscientemente también haces con la mía...

Sentí mi cuerpo temblar junto con unas corriente eléctricas por mi espalda nublando no solo mi vista si no también mi juicio hasta emitir un gemido desde los más profundo de mi garganta dándome la sensación de que el aire era demasiado denso para respirarlo y que me desmayaría, cuando en esos mismos momentos sentí sus piernas se cerraban más entorno a mis caderas y sus uñas se enterraban en mi espalda junto con un gemido similar al mío, sintiendo una sustancia tibia entre nuestros vientres supe que ChangMin también había llegado al orgasmo.

Espere lo suficiente para recobrar no solo el aliento, sino también mi consciencia y el dominio de mi cuerpo percibiendo aún la agitación en mi corazón, deposité un beso en su hombro y otro en sus labios.

Salí de su interior con cuidado, recostándome a su lado sintiendo la humedad de las sabanas y de mi propio cuerpo.

Recordé el regalo que le había comprado esa tarde, me levante de la cama dirigiéndome hacia el pequeño cajón de mi escritorio, tome la pequeña caja plateada y regrese a la cama donde mi ángel me miraba con una sonrisa en sus labios.

-Feliz san Valentín amor-

Le entre la pequeña caja, la cual la abrió lentamente sacando su contenido mirándolo sorprendido.

-Quería darte algo simbólico y esto fue lo único que encontré-

-Jae es perfecto gracias-

-Min te amo- bese de nuevo sus labios

-Y yo a ti-

Nos volvimos a acomodar en la pequeña cama, el sobre mi pecho y yo acariciando du hermoso cabello, y así nos quedamos profundamente dormido, y con esta sensación de plenitud que llenaba nuestros cuerpos y corazones.

Deseando que todos los días fueran San Valentín para demostrarle lo mucho que lo amo, pero si me pongo a pensar para nosotros todos los días son 14 de febrero ya que nunca dejamos de expresar el amor que sentimos el uno por el otro.

Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD