La joya mas valiosa - cuarta parte

1 comentarios


-Muy bien, entonces……
“¡Piedra, papel o tijeras!” exclamaron al unísono Changmin y Xiah ante la mirada de Yoochun, que los veía sin poder creer lo que estaban haciendo.

“Piedra” en ambos lados, Yoochun suspiró.

-¡Gané!- exclamó Changmin

-¿Cómo que ganaste? ¡Ambos tenemos piedra!- replicó Xiah.

-Sí, pero la mía está hecha con los minerales más duros mientras que la tuya está hecha de simple arenita, por lo tanto es más fuerte….

-¡Eso no existe!

-¡Claro que sí! Por lo tanto gané- replicó Changmin.

-¡Maldito tramposo!

-¿Quieres pelear? ¡Vamos, estoy listo!

Yoochun se sujetó a los barrotes de la celda.

-Esto es una tortura, por favor sáquenme de aquí…..-sollozó.

-¿Yoochun?- escuchó decir en una de las esquinas.

-¡¡Yunho!!- se alegró y sorprendió de verlo ahí- Gracias a Dios que eres tú, te lo suplico, sácame de aquí….ya no los soporto…..

-Shhh….no grites- dijo Yunho alegrándose de ver que a pesar de la situación no perdía su sentido del humor.

-¿Quién es ella?- preguntó Xiah al ver a BoA detrás de Yunho.

-Mi hermana- respondió como si nada mientras los sacaba.

-¿Qué? Pero Yunho, tú no tienes herma….

-Las explicaciones para después ¿ok?

-Está bien….-dijo Changmin un poco molesto, le gustaba que le explicaran a la primera.

En cuanto estuvieron libres corrieron hacia donde creían que estaba la salida, con sus debidas precauciones.

-¿Qué vamos a hacer?- preguntó Xiah.

-Primero tenemos que salir de aquí, después formularemos un plan y….

-¿Creen que podrán salir de aquí?- se escuchó decir de repente.

Todos se detuvieron y las luces se encendieron, mostrándoles que les era imposible escapar.

Al encenderse las luces se percataron de  que estaban en medio de una gran sala, rodeados por completo por varios cazadores, entre ellos varios que Yunho había derrotado anteriormente.

-¿Eh?- el líder de ellos se molestó al ver a BoA con ellos, mirándola amenazadoramente.

BoA se asustó, después de todo ella nunca ha peleado, el líder lanzó varias armas hacia ella, lo único que hizo fue cubrirse con sus brazos temerosa de los golpes, Yunho se interpuso y frenó con su katana cada uno de ellos.

-Tu problema es conmigo- dijo.

-Ohh…-dijo burlonamente el líder- ahora la defiendes….-Yunho afianzó su mirada- y has venido por los tuyos- dijo viendo a sus amigos-…..y por tu madre….

Yunho se lanzó en su ataque furioso, pero fue detenido por Yoochun.

-No sé qué es lo que está pasando-dijo-pero lo mejor será tomar una cosa a la vez- dijo viendo a su alrededor-una vez que terminemos con ellos- “si podemos”- podremos ir con calma a lo demás….

Yunho asintió y se retractó aunque no quería hacerlo.


-¿Por qué estamos aquí?- preguntó Hero, sentado en una de las salas de reposo sin hacer nada.

-Nada en realidad- respondió GD mientras jugaba con el fuego en sus manos.

El silencio volvió a reinar por unos minutos.
-En realidad es un descanso merecido después de nuestro duro trabajo- dijo Top sin despegar la vista del libro que estaba leyendo.

“¿Desde cuándo lee?” se preguntó Hero.

-¿Sabes? Cuando te vi en aquel callejón- comenzó a decirle Seungri muy animado- creí que eras un traidor, pero entonces caí en la cuenta de que todo era parte de tu brillante plan- decía sonriendo- por algo eres el mejor entre nosotros…..

Taeyang se sobresaltó en su sitio…..Daesung dejó de reír ante los comentarios de Seungri….el libro de Top cayó al suelo…..Seungri dejó de platicar……el fuego de GD se apagó……cayendo todos inconscientes al suelo….

-Sí, por algo soy el mejor….-dijo Hero tranquilamente mientras se ponía de pie- debieron saber que no pueden retenerme aquí- decía indiferente- quieran o no…..los ayudaré- salió caminando pasivamente hacia el salón principal.


El líder sonreía mientras veía caer uno a uno a sus soldados bajo las armas y técnicas de cada uno de ellos, incluso de BoA, que aunque sus movimientos eran torpes eran precisos, sin embargo, su mirada se posaba en una sola persona: Yunho……en cada movimiento, cada expresión, cada palabra….todo…..

-Tan parecido…..y tan diferente…



Yunho podía sentir la mirada de ese líder sobre él, su mirada y su sonrisa burlona, él lo había mandado cazar desde pequeño, le había hecho pasar una vida insoportable, tenía a su madre encerrada……no lo dejaría escapar…….
Tan metido estaba en sus pensamientos que no se dio cuenta del golpe que estaba a punto de llegar a su rostro…

-¡Yunho!- gritó Xiah intentado llegar a él.

Instintivamente Yunho intentó protegerse, pero no lo necesitó, el golpe fue detenido, Jaejoong levantó la mirada mientras bajaba su katana, su atacante cayó enseguida sin vida.

-Tú….-dijo Yunho

-Sé que no merezco que me escuches- comenzó a decir Jaejoong- ni que confíes en mí, pero te protegeré….

-No necesito que….

-Lo sé, me lo dijiste- lo interrumpió- pero aún así lo haré….

Y lo hizo, detuvo cada golpe dirigido a él, Yunho ni siquiera tenía que moverse porque no era necesario, se perdió en su imagen, quería odiarlo….pero no podía…..no quería…..lo atacaron por detrás, tenía que moverse para defenderse; el líder esperaba el momento en el que estuviera lo suficiente distraído para atacarlo y quitarle el cristal.

-Ahora….

Se acerco rápidamente y dirigió su golpe directo a su pecho…..sus ojos reflejaron el dolor…..su mano soltó la katana al perder fuerza……se tambaleó……perdió la respiración…..su corazón comenzaba a detenerse……

-¡No!

Una enorme luz cubrió toda la estancia deteniendo a todos de sus ataques debido a la sorpresa, una luz que llenaba de calidez y paz el ambiente, un pequeño pero brillante cristal salió por su espalda a la altura del corazón y cayó de rodillas semi inconsciente al suelo….

-¡Jaejoong!

Yunho corrió hacia él y lo sostuvo antes de que su cabeza golpeara contra el suelo.

-Jaejoong……Jaejoong…..háblame…..- pero no respondía.

-Él……él……- el líder no podía articular palabra ante la sorpresa- c….cómo…

Como si su otra mitad lo llamará, el cristal de Jaejoong fue directamente hacia Yunho.

-Yunho….el cristal- dijo Changmin

Yunho levantó la mirada y lo vio, sentía una gran atracción hacia él, una lágrima silenciosa y pequeña salió de sus ojos.

-No lo tomaré….-dijo recordando lo que la princesa Kumi le dijo, si lo hacía….Jaejoong moriría definitivamente.

-P…pero….

-Si tú no lo haces yo lo haré….-dijo el líder sonriendo.

Yunho detuvo sus movimientos con un simple golpe, furioso por tu atrevimiento.

-Cuídenlo- dijo a los otros.

Yoochun se acercó y tomó a Jaejoong en brazos, estaba frío, apenas respiraba.

-Yo lo ayudaré….- Xiah se acercó, tocó la frente de Jaejoong y la otra mano la colocó sobre su pecho.

-¿Qué haces?- preguntó Yoochun.

-Me aseguró que la sangre circule por su sistema y que respire

-Al menos sirves para algo- dijo Changmin, Xiah sonrió.

Yunho se lanzó al ataque derribando ahora sin esfuerzo a sus oponentes, su mirada no se movía de ese líder prepotente, su único objetivo era llegar a él y acabarlo, seguía arrebatándole lo que más quería y todo por el cristal en su interior….pero siempre había tenido a su disposición el de Jaejoong…..entonces había dos posibilidades….

Uno: Ignoraba totalmente que Jaejoong poseía también un cristal creyendo que sólo existía uno, el que tenía él y por eso se obsesionó en cazarlo.

Dos: Sabía que Jaejoong también poseía un cristal, hizo como que no lo sabía y lo envió a cazarlo, al tener su cristal podría tomar fácilmente el de Jaejoong y obtener los dos al final, usando a Jaejoong para su propósito.

Cualquiera que fuese la verdad no importaba, amabas tenía un único propósito para él: eliminar a ese líder que sonríe suficiente…..o tal vez……tal vez Jaejoong sabía que tenía un cristal y todo esto estaba planeado: cuando él matara al líder Jaejoong se recuperaría y obtendría ambos cristales para controlar todo.

Giró un poco la cabeza para verlo: respiraba con dificultad mientras Xiah lo ayudaba a sobrevivir…..estaba muriendo…..no pudo haber planeado esto.

-No te mueras…

Por fin llegó frente al líder, que no hizo intento alguno de alejarse siquiera o moverse un centímetro.

-Hasta aquí llegaste- dijo Yunho

-No lo creo, no me matarás

-¿Acaso lo dudas?

-No lo harás

-Dame una buena razón para no hacerlo….

-¿Estás seguro?

-De lo contrario acabaré contigo enseguida

-Porque un hijo no mata a su padre…..

-¿Q…qué quieres decir con eso?

-Lo que escuchas

-No te creo

-No necesito que lo hagas

-Mientes para salvarte

-¿Eso crees?- sonrió.

Cuidaba mucho de su jardín, era lo único que la hacía olvidar su obligación.

-Princesa Ayumi- llamó el oficial al mando, el encargado de su seguridad.

-Buenos días Haneul- respondió ella con una sonrisa- ¿Vienes solo?

-Vengo con todo mi amor- dijo acercándose y abrazándola por la espalda cariñosamente.

-No hagas eso, te pueden ver- dijo ella pero dejándose abrazar.

-¿Entonces será mejor que no lo haga?

-No, abrázame…

-Has cuidado mucho el jardín ¿te gusta?

-Lo construiste para mí, por supuesto que me gusta

-¿Crees que también le guste?

-Por supuesto- respondió acariciando su vientre junto con él.

Pocos meses pasaron desde ese día, había sido niño, ella lo supo desde el principio, era perfecto, lo cuidaba con mucho amor, era su mundo, aunque también estaba triste, Haneul no se había aparecido desde ese día debido a la gran carga de trabajo que tenía.

Incluso ahora que invadían la ciudad no se aparecía, no temía por su vida, sino por la de su hijo, como guardiana no podía abandonar el lugar, pero su hijo sí podía, esperaba que Haneul llegara y se lo llevara, que lo pusiera a salvo, pero eso no pasó.

-No…no puede ser….-dijo con el corazón rompiéndose en mil pedazos……..el oficial Haneul estaba al mando de la invasión….

Su bebé….el bebé de ambos…..ahora lucharía sólo por él, era el trocito de felicidad que le quedaba ahora después de la traición, tenía que salvarlo, a él y al mundo en el que viviría, lo salvaría y condenaría al entregarle el cristal y enviarlo solo….pero no tenía opción…..lo vio marcharse llena de lágrimas…..las puertas se abrieron cediendo a la invasión……un solo hombre entró…..

-¿Dónde está mi hijo?- fue lo único que cuestionó cuando llegó frente a ella, pero no respondió- ¿Dónde está?- exigió sacudiéndola un poco por los hombros.

-¿Por qué lo has hecho?

-¿Aún ahora no lo sabes?- dijo él- por el poder, por mí, un hijo descendiente tuyo que posee un poder increíble, criarlo a mi favor, hacer que me obedezca en todo….

-Pudiste quitarme a mí el cristal…

-No, porque tú ya sabes usarlo, él sin embargo lo desconoce, sería muy fácil manipularlo…

Ella ya no escuchó, qué tonta había sido, pero no se arrepentía, no, después de todo, amaba a su hijo, ahora más que nada en el mundo, más que ese oficial, su silencio le costó la libertad, pero no importaba, jamás le ayudaría.


-La usaste…-dijo Yunho ahora más furioso que antes.

-Sí, lo hice- dijo despreocupadamente.

La furia de Yunho lo impulsaba a atacar, pero Haneul esquivaba todos sus golpes con facilidad sin quitar esa sonrisa de su rostro, Yunho sabía que no era lo suficientemente fuerte para vencerlo, no podría ganarle, usaba toda su fuerza mientras que él lo esquivaba sin esfuerzo alguno.

“Usa el cristal….”-Escuchó en su mente- “Úsalo”

“No”

“Debes hacerlo”

“No puedo”

“Tienes que”

“Si lo hago, él morirá”

“Lo hará si no lo usas”

“Debe haber otra forma”
“No la hay”

“Pero….”

“Hazlo…..confía en mí”

Y sin que se diera cuenta el cristal ya estaba su lado, como si quisiera ser usado, giró su vista de nuevo a Jaejoong, tenía una ligera sonrisa…..el cristal se acercó a su mano, rozándola apenas….Yunho lo sabía….tenía que usarlo……

Lo tomó fuertemente…..era tan cálido…..de repente reaccionó ante su toque, rodeándolo con una gran luz, con un fuego que no quemaba, una enorme ráfaga de viento cubrió el lugar, derribando incluso los muros a su alrededor, dejando todo al aire libre, en ruinas, los chicos se cubrieron y cubrieron a Jaejoong para protegerse, podía sentirse una presencia poderosa, pero no podían ver nada.



Cuando por fin pudieron enfocar su mirada se posó en Yunho, no estaba diferente, pero ahora tenía en su brazo derecho un arco de color plateado que se sujetaba por sí solo a su brazo, como si estuvieran unidos, y en el brazo izquierdo una katana un poco pequeña, también plateada, unas armas magníficas ante los ojos de cualquiera.

-Impresionante- dijo Haneul- pero no lo suficiente….

Atacó sin temor, lanzándole cuanta arma y truco poseía, sin embargo ni uno solo llegaba a él, Yunho se mantenía indiferente, sin expresión alguna en su rostro, como si fuera otra persona, como si no estuviera conciente de lo que pasa a su alrededor. Levantó lentamente su brazo derecho, colocando el arco en posición, sorprendentemente la katana se acoplaba sola a su espalda para no estorbar en el tiro, pero no había flecha alguna que pudiera usar, al menos eso era lo que se veía, cada vez se sorprendían más, tensó la cuerda…..y disparó…..un cristal salió disparado seguido de otro, salían de la nada cada vez que disparaba.



-¿Ves lo mismo que yo?- preguntó Yoochun, Changmin asintió- ¿Puedes creerlo?- Changmin negó.

Haneul esquivó con dificultad cada cristal que amenazaba con enterrarse en su cuerpo, no hacía ningún movimiento innecesario, estaba sorprendido, sí, pero sabía que Yunho era apenas un principiante en el uso del cristal, así que no podía dañarlo gravemente, tenía que quitarle ambos cristales antes de que pudiera controlarlos un poco mejor y lo hiriera gravemente.

Utilizó todos los ataques posibles y los lanzó en su contra, confiando que al menos uno le daría, pero ninguno llegó siquiera a rozarlo, un enorme muro de cristal se levantó a su alrededor protegiéndolo de cualquier ataque, una vez cumplido su propósito Yunho lo usó para lanzar nuevos ataques en su contra, pero esta vez los cristales eran más grandes y más fuertes, costaba más trabajo esquivarlos, algunos lograron incluso golpearlo, no era grave, pero lo debilitaban lo suficiente como para no resistir un ataque más fuerte.

La expresión de Yunho no cambiaba para nada, tan indiferente, como si su única meta fuera terminar con él, como si no le importara el hecho de que Jaejoong estaba muriendo, que sus amigos estaban ahí y podían sufrir un golpe si no atacaba con cuidado, como si nada valiera la pena.

Un golpe decisivo tumbó a Haneul en el suelo sin posibilidades de levantarse, había sido un golpe diferente a los demás, un golpe mortal que no pudo esquivar, quedó en el suelo con varios huesos rotos y muchas heridas que lo estaban desangrando, cuando pudo incorporarse un poco una prisión de cristal se forjó a su alrededor sin dejar una grieta que pudiera servirle de salida, pudo ver a través de su claridad a Yunho, su mirada enfocada en él, alzó lentamente su brazo sujetando la katana, lista para dar un corte, cuando los cristales se rompieran él lo haría también, de eso estaba seguro, era tan ridículo, había logrado tanto, había hecho tantas cosas por conseguir el cristal….y moriría de esa manera.



-Muere…..

-¡¡Yunho, no!!- Changmin lo detuvo de su ataque sosteniéndolo del brazo, Yunho giro su vista hacia él.

-No te entrometas….- dijo golpeándolo, mandándolo hasta el otro extremo del lugar.

Xiah no sabía qué hacer, el poder del cristal lo estaba dominando, si no lo detenía ahora nadie podría hacerlo, el cristal haría lo que quisiese a través de Yunho, pero si iba a detenerlo significaba dejar a Jaejoong, y moriría inmediatamente.

-Lo detendré- dijo Yoochun como leyendo sus pensamientos.

-No, no lo hagas, no podrás….- lo detuvo BoA

Se sentían impotentes, no podían hacer nada para detenerlo ni para hacerlo entrar en razón, el movimiento se hizo, los cristales se rompieron bruscamente, pero ninguno los daño…..ni daño a Haneul en lo absoluto, la katana de Yunho acabó clavada en la pared y su brazo tenía una herida pequeña, como un rasguño, Haneul levantó la mirada preguntándose qué había pasado, BoA sonrió.



-Por siglos has creado problemas, no dejaré que uses a mi hijo de esta forma…

-Ayumi….-dijo Haneul.



Ni siquiera volteó a verlo, simplemente caminó decidida hacia Yunho.

-Veo que volviste a hacer lo mismo….-dijo sonriendo viendo a Jaejoong en el suelo, Yunho solo la miraba- sé que tú no sabes- dijo refiriéndose a él- pero el poder dentro de ti lo sabe perfectamente, no es la primera vez que intenta apoderarse de alguien para hacer lo que se le antoje……ni es la primera vez que ustedes se encuentran…..-Yunho giró un poco la cabeza como un niño curioso- Yunho…..no dejes que te controle…..no puedes hijo…..si lo haces….él definitivamente morirá…..- dijo señalando a Jaejoong, Yunho no respondió- lo amas…¿cierto?.......también lo hiciste en el pasado…..

-¡¡Cállate!!- dijo Yunho con una voz muy diferente a la suya, lanzando un ataque que ella esquivó sin problemas.

-Incluso tienes ahora la apariencia que tenías hace mucho……todos reencarnamos en este mundo, eso tenlo por seguro, pero son pocas las personas que vuelven a vivir las experiencias pasadas…..que vuelven a conocer a los que conocieron antes….que recuerdan todo sobre su yo anterior…..como yo lo recuerdo ahora…..también eras mi hijo……qué alegría que lo vuelvas a hacer…..- sonrió, Yunho la atacó de nuevo- escúchame….lucha contra él…..lucha por él…..porque lo amas…..¿no lo recuerdas?

Yunho permanecía en un silencio irrompible.

-Hace mucho, cuando el cristal era uno solo, se usaba para el bien de las personas, pero, con el paso del tiempo, inexplicablemente comenzó a tomar conciencia propia, ambiciones, tentando a varios con su magnífico poder, las guerras comenzaron, unos contra otros con tal de obtenerlo, era un peligro para todos…..decidiste que lo mejor sería destruirlo…..pero era imposible…..el mundo……ya no quedaba mundo alguno que salvar……usaste todos tus recursos para destruirlo, pero el cristal es mas fuerte que cualquiera de nosotros, ibas a morir intentándolo…..lo único que pudiste hacer fue una grieta en el cristal……lo rompiste en dos…..pero ya no tenías fuerza suficiente para sellarlo ni hacer nada más……estabas muriendo….él no dejó que eso pasara…..sacrificó su vida por ti- dijo sosteniendo a Jaejoong en sus brazos- ……te dio su vida....luchó contra el cristal para salvarte…incluso hoy lo hizo…..lucha…..lucha por él Yunho…..

-Da igual cuánto le hables….-dijo de pronto Yunho- no dejaré que me encierres de nuevo…..durante siglos he sido encerrado, privado de la libertad, ahora, que por fin mi cuerpo ha reencarnado….no saldré de él….

Una bofetada sonó en todo el lugar, el rostro de Yunho giró violentamente debido a la fuerza del golpe y un pequeño hilo de sangre salió de sus labios.

-¡¡Despierta de una vez!!-decía Yoochun mientras lo sacudía por los hombros y le daba nuevos golpes, sin la más mínima intención de dañarlo-¡¿Me oíste?! ¡¡Deja de decir tonterías Yunho!!

-Ya te dije que no soy él….-respondió sin hacer un intento por defenderse.

-¡¡Me da igual!! ¡¡Despierta!!
Yoochun quería que volviera a sus sentidos de una vez para poder acabar con todo aquello, Ayumi simplemente se limitó a observarles mientras intenta de nuevo hacer reaccionar a Yunho, éste sólo sonrió y lo apartó de un golpe hiriéndolo gravemente, comenzando una ola de destrucción a su alrededor, les costaba trabajo mantenerse en pie debido a la fuerza de sus ataques sin objetivo, queriendo demoler todo en pedazos, gobernar a su antojo, como siempre debió ser, Ayumi era la única que se mantenía en pie, observándolo pasivamente a los ojos…


La oscuridad lo rodeaba por completo, no podía ver ni siquiera su mano ni nada, escuchaba desesperadamente el silencio a su alrededor, no había nada ni nadie con él, así es como siempre había sido, desde que tiene memoria nadie ha estado a su lado, nadie, ni siquiera se le acercaban por temor a él, lo único que recibía de los demás eran esas miradas frías hacia él, indiferencia.

Era como la vez que se cayó en la calle y se rompió un brazo, nadie volteó siquiera a ver, ni por reflejo, la sangre hizo un horrible charco a su alrededor, y nadie lo veía, su llanto podía escucharse incluso en el otro lado del mundo, pero nadie se acercó, la lluvia había comenzado a caer, seguía tendido en el piso bañado en sangre, la gente corría para no mojarse, golpeándolo con sus pisadas de vez en cuando, haciendo su dolor más grande, cuando por fin tuvo fuerza para levantarse y volver al orfanato, la directora lo regaño por ser torpe y lo castigó por dos meses, ni siquiera una vez le preguntó si le dolía.

Ahora sabía que en realidad estaba solo, se alejó de todos, ya no hablaba con nadie, se había cansado de intentar hacer amigos, de agradarle a la gente, lo único que quería era desaparecer.

-¿Te duele mucho?

Había escuchado de pronto decir mientras estaba sentado bajo la copa de un árbol, alejado de todos los niños que jugaban alegremente en el patio, alzó la vista y se encontró con un chico más o menos de su edad que jamás había visto, con la piel blanca como la porcelana, unos ojos profundos y soñadores, sonriente, cabello negro como la noche y una voz un de niño pero con un toque un poco ronco.

-¿Eh?

-Que si te duele mucho….- dijo señalando su brazo enyesado.

-Eh…ahora no mucho…

-Debe ser difícil llevar ese yeso-dijo sentándose a su lado- ¿qué haces cuando te da comezón?

-No puedo rascarme…

-Eso se ve-dijo sonriendo-¿cómo te heriste?

-Soy un poco torpe…

-No, yo no creo que lo seas….

-Mmmm….

El silencio reinó unos momentos entre ellos, sintiendo la brisa del viento en su cara mientras veían a los otros jugar.

-Creo que podemos ser grandes amigos- volvió a decir.

-No te conviene estar conmigo, puedes salir herido

-No creo que me pase nada, además, unos siempre necesita amigos en los que apoyarse, nos protegeríamos mutuamente

-¿Quieres un guardaespaldas?

-No, pero yo creo que tú sí lo necesitas, además de que serviría para acercarte a otros, por ejemplo, tengo un amigo en la ciudad, se llama Changmin, es un renegado y menor que yo, pero siempre que me meto en dificultades él me apoya y me salva de varias cosas, además….

-Si ya tienes a ese amigo por qué quieres otro….

-Por que…..porque….no lo sé, sólo quiero ser tu amigo ¿acaso eso está mal?

No respondió.

-Por cierto, soy Yoochun- dijo extendiéndole la mano.

-Yunho….

Desde ese día Yoochun estaba siempre a su lado, siguiéndolo a todas partes, empezando a conocer sus secretos, jamás le temió, fue el primero en tenderle una mano, en reconocerle, en ser sincero con él, había dejado de llorar por las noches, había encontrado una razón para sonreír, amigos.



Pero ahora en esa oscuridad volvía a quedarse sólo, por más que corría no lograba encontrar una salida ni nada, corrió en todas direcciones buscando, anhelando, saber que aún puede ser feliz.

Un pequeño tintineo comenzó a escucharse en aquella oscuridad, se detuvo buscando el origen, sus sentidos lo guiaron hacia delante, corrió lo más rápido que pudo, una pequeña, diminuta luz se veía adelante, mientras más se acercaba podía ver la figura de una persona abrazando esa pequeña luz que emitía los pequeños tintineos.

Conocía esa silueta, lo conocía.

-¿Jaejoong?



-Es cierto, Jaejoong está luchando por su vida- dijo quedándose a cierta distancia de él- y yo debo luchar por la mía…….por ambos…..


Cuando abrió los ojos vio la ciudad frente a él que había vuelto a edificarse, pero estaba sombría, temible a simple vista, giro la mirada y vio a sus amigos luchando por protegerse del caos que estaba causando.



-No dejaré que me controles….- dijo luchando con toda su fuerza de voluntad contra el poder del cristal- soy yo el dueño de mí mismo….

La cabeza comenzó a dolerle, el caos paró por un momento, todos levantaron la vista, Yunho luchaba contra sí mismo en un intento de controlar la situación, una gran luz comenzó a emanar de él comenzando a cubrir toda la ciudad, pero no era producto suyo, era cálido, era Jaejoong, quien lo apoyaba en su lucha.

Haneul sabía que era la oportunidad perfecta para atacarlo, mientras está en un debate mental, sabía que no era nada, que nunca había tenido oportunidad de controlar semejante poder sin la instrucción de Ayumi, ahora era su oportunidad de ganar, su oportunidad de dar el golpe final, así tenía que ser.

Se incorporó y tomó su katana, corrió a gran velocidad que ni siquiera le dio tiempo a Ayumi de detenerlo, de hacer nada, Yunho aún se debatía por dentro que no vio el ataque en su contra, lo único que fue capaz de hacer fue levantar la vista hacia la katana que iba derecho a su abdomen.

Fue un dolor terrible, cada centímetro de la hoja filosa atravesando su piel, el músculo y los órganos, un dolor físico que extrañamente no le provocaba mucho dolor, la sangre comenzó a correr por un fino hilo creando gota a gota un charco carmesí en el suelo, algunas lágrimas salieron de los ojos de Ayumi, una de las personas que amaba estaba herida de muerte, lo sabía, con la herida en su abdomen ya no podía hacer nada, estaba inmóvil, tosió un poco tratando de respirar como se debe, lo único que consiguió fue ensuciar a la persona frente a él.

Sin poder creer del todo lo que había hecho sacó la katana de ese cuerpo, la sangre salió libremente por la herida, como si lo hubiera estado esperando todo ese tiempo, se tambaleó cubriendo su herida, casi siempre sus heridas sanaban por sí mismas, pero esta no lo hacía.

-Una katana magnífica- dijo sonriendo.

-Lo es- respondió incorporándose.

No podía salir de su sorpresa, no sabe cómo, pero había ganado la batalla, contra él….y contra su mente….vio la katana en su brazo y reparo que era producto del cristal de Jaejoong, él lo había salvado de ese ataque, su brazo se había movido por si solo deteniendo a Haneul antes de que tuviera oportunidad de golpearle.

Haneul se dejó caer al suelo, nada podía hacer para curar la herida hecha por una katana poseedora del cristal, lo único que podía hacer ahora era esperar su muerte, levantó la vista y se encontró con la mirada de Ayumi, lloraba, se inclinó frente a él.

-A pesar de todo, nunca deje de amarte- dijo- podría salvarte, pero no lo haré, hay una persona que se lo merece más que tú- Haneul hizo una mueca de disgusto- adiós…..-se levantó y se dirigió hacia los otros con calma.

En cuanto se recuperó de la sorpresa Yunho tiró sus armas que se desvanecieron apenas tocaron el suelo y corrió hacia donde estaban los otros, Xiah aún mantenía en brazos a Jaejoong, pero su mirada no mostraba buenas noticias.

-Yunho…..nada puedo hacer para salvarle….-dijo afligido.

-Jaejoong….Jaejoong…-Yunho lo tomó en brazos- te devolveré el cristal….

-No puedes…- escucharon decir en uno de los rincones.



Kumi se encontraba sentada sobre unos escombros viéndolos.

-¿Cómo que no puedo?

-Cuando un cristal es separado de un cuerpo no hay forma en que vuelva a él, han dejado de ser uno, ahora su cristal te pertenece sólo a ti, si se lo regresas acabarás matándolo más rápido.

-No puede ser….-dijo Yoochun.

-¿Quiere decir que no hay forma de salvarle?- preguntó Changmin.

-La hay- respondió Ayumi acercándose- yo lo salvaré….

Tomó a Jaejoong en sus brazos y comenzó a recitar un canto que inundó por completo el lugar, un canto dulce y triste.

“Ven aquí, toma mi mano.
incluso si lo que te queda es una ala...
Por favor, oye mis oraciones.
en esta era desbordada
con ángeles sin alas.
Si te quedaste sin alas...
a mí todavía me queda una...
Así que... “

Yunho se perdió por completo en su canto, después de todo esa era la voz que le cantaba en sueños, la que siempre le guiaba.

-Yunho…- escuchó decir en su mente- perdóname por todo lo que te he causado- decía la voz de Ayumi en su mente, sin dejar de cantar- perdóname…..te amo…..

Yoochun tomó a Ayumi antes de que cayera al suelo inconsciente, esperando poder ver una reacción en alguno de los dos, pero nada pasaba, el silencio volvió a reinar, todos se miraban unos a otros sin poder entender qué había pasado realmente, Yunho giró su vista hacia Kumi esperando una respuesta o al menos una palabra, pero ella sólo sonrió y señaló con la mirada, Yunho los vio de nuevo, nada pasaba.

De repente Jaejoong tomó una gran bocanada de aire sin abrir los ojos, como suspirando, poco a poco comenzó a abrir sus ojos intentando enfocar algo, creyó que su vista le jugaba una mala pasada al ver que todos los que alguna vez fueron sus compañeros yacían en el suelo inmóviles, los chicos a los que traicionó a su alrededor sonriendo al verle reaccionar, incluso aquél que aún no tenía el gusto de conocer del todo, Changmin, sonreía un poco.

Giró su vista, ahí estaba él, Yunho, seguía ahí con él, sonriendo tímidamente al verlo reaccionar, con su mano en su hombro dando señales de apoyo.

-Jaejoong…..

Jaejoong aun miraba a su alrededor procesando las imágenes que llegaban a su cerebro, intentó incorporarse pero no tenía nada de fuerza, así que cayó de nuevo al suelo.

-No inetentes levantarte todavía- le dijo Yunho con un poco de cariño- sigues entumecido así que aún no puedes moverte.

-Pero qué…-comenzó a decir.

-Hemos decidido que no eres tan mala persona- lo interrumpió Yoochun mirándolo con una ligera sonrisa- pero eso sí, si te atreves a dañar a Yunho de alguna forma, no habrá segunda oportunidad para ti- Jaejoong asintió.

Xiah le tendió la mano para ayudarlo a levantarse, dudando, la tomó, apoyándose también en Yunho para poder incorporarse, le pesaba todo el cuerpo, vio a su alrededor y pudo ver a Haneul moribundo arrastrándose hacia la salida, al ver su expresión Yunho se percató de lo que veía.

-Déjalo, no tiene salvación-le dijo viéndolo también.

Sólo asintió, todos se sonrieron, excepto BoA.

-No todo es felicidad en este momento-dijo la princesa Kumi desde donde estaba sentada.
Todos la voltearon a ver sin saber a qué se refería, ella dejó de sonreír y vio a Ayumi.

-Despertará ¿verdad?- preguntó Yoochun sin dejar de sostenerla, Kumi no respondió.

-¿Kumi?- preguntó Yunho preocupado.

-No lo hará- dijo BoA cabizbaja.

-¿De qué hablas?- preguntó Yunho a punto de la desesperación.

-De que se ha sacrificado para salvarlo….- nadie entendía qué estaba pasando- la única forma de salvarlo era dándole una nueva vida, tu propia existencia, ya que la suya le había sido arrebatada junto con el cristal, ahora, ella le ha dado la suya…..-su voz se cortó, no pudo explicar más, pero no era necesario.

-Ella no tenía que hacerlo, no lo merezco-dijo Jaejoong con algunas lágrimas en los ojos, sentía que sólo le había dado infelicidad a la vida de Yunho desde el momento en que apareció- ¿Hay alguna forma de revertirlo?- dijo a Kumi con seguridad, ella iba a responder que sí, había una, pero Yunho no le dio tiempo.

-No- dijo con los puños apretados- ella te ha dado una nueva oportunidad por mí, no dejaré que la desperdicies.

-Pero Yunho….

-Aún si lo hicieras….ella volvería a hacer lo mismo…..y sería un circulo interminable sobre quién debe vivir y quién no- sus lágrimas comenzaron a caer pero no le dio vergüenza ni nadie lo menospreció por ello- ella ha dicho que siempre hemos sido así, que aún en las reencarnaciones nos hemos vuelto a encontrar- Jaejoong no entendió muy bien esa parte, pero siguió escuchando- así que es lo que ella quiere, y lo haré por ella así como ella lo ha hecho por mí- dijo sonriendo viendo a todos- viviremos todos, como debe ser, como la familia que hemos llegado a ser……- no dijo más, aunque quisiera, ya no podía decir más, Kumi sonrió y desapareció sin hacer el menor ruido o movimiento, deseándoles suerte al final.-Vamos, hay que salir de aquí…..

Yunho tomó a Ayumi en brazos llorando aún su pérdida, la había perdido por segunda vez, pero a pesar de todo, sabía que tenía una oportunidad de conocerla, sabía que podría hacerlo, o al menos una parte de ella, a través de Jaejoong.

-¿Qué pasa?- preguntó Xiah cuando BoA se quedó en su sitio, en la entrada del edificio.

-Me quedaré, este es mi hogar, siempre he vivido en él, además, los ciudadanos necesitan alguien que los guíe- dijo viendo a Yunho- por eso me quedaré, como descendiente de ella es mi deber….

-Pero los cristales….

-No serán necesarios, si alguna vez hay alguna dificultad, puedo contar con ustedes ¿no?- dijo sonriendo.

-Me quedaré contigo- dijo Yunho.

-No, ella no lo habría querido, vete, vive en tu mundo, después de todo, somos hermanos- dijo sonriendo- no te preocupes, estaremos bien, te mereces algo de felicidad después de todo lo que has pasado, todos se lo merecen- se acercó a Yunho y le acarició la mejilla- déjala conmigo…..-Yunho asintió.

La ciudad volvió a llenarse de luz, no parecía que hace poco estaba sumida en las tinieblas, pero ahí estaba, glamorosa, brillante, tranquila.


-¿Qué harás con los que queden?- preguntó Yunho.

-Ya no serán mucho problema, tranquilo- sonrió, él asintió y vio la ciudad que pudo haber sido su hogar, pero no había sido así, pertenecía a otro lugar, al lado de sus amigos, al lado de su familia…..y de la única persona que ha amado y amará, aquélla a su lado, que afligido y un poco triste, sigue siendo lo más importante para él.


1 comentarios:

  1. wAAAAY! El final me matooo! Yunho ama a Jae! TTwTT
    Eso fue tan hermosooo.. pero la mami de Yunho murio u,u

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD