Mi infierno propio y personalizado - prólogo

1 comentarios


"Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer"

Refranero español.


-xxx-


Una tarde cualquiera, de cierto día de otoño me encontraba delante de mi portátil. Yo, un especializado, digamos friki, de los ordenadores estaba realizando un meticuloso pero trabajoso examen de unas placas base que tenía en mi mesa todas ordenadas por diferentes razones; dimensión, capacidad y dificultad en el montaje. Me entusiasmaba, no, me apasionaba de manera inimaginable toda aquella parafernalia que tenía situada en mi mesa de estudio donde la música de fondo de mi otra pasión sonaba de manera repetida en el reproductor. Mi novio, un cantante de un grupo Rock había creado su primera maqueta "Better known good to know that evil" con su grupo "Hell YES!".

Movía mi cabeza al sonido de la música al mismo tiempo que fundía el metal mientras le preparaba su regalo de cumpleaños, en pocos meses cumpliría los 22 años y yo como estudiante de segundo año de carrera de informática, le estaba haciendo lo que mejor sabía, prepararle el mejor ordenador que le durase más tiempo que cualquiera que pudiera comprar, con el añadido de que se lo hacía con "love" como a él tanto le gustaba decir.

Sonreía mientras escuchaba la maqueta al completo, aunque a mi parecer le faltaba un poco de originalidad a las letras, sabía que el esfuerzo y el empeño darían sus frutos.

Pero fue en mi ensimismamiento que mi padre, viudo desde hacía 10 años entró por mi puerta todo contento, tenía algo que anunciarme. Se había vuelto a enamorar.

En realidad me alegré, mi padre, ya mayor, con 60 años había conocido a una buena mujer en el Bingo, el cual le encantaba frecuentar.

Yo era su único hijo ya que cuando consiguieron concebirme mis padres ya rondaban los 40 y tantos. Los años de trabajo en el quiosco familiar que todavía llevaba; y en el cual había estado ayudándole desde hacía unos años, los habían mantenido tan ocupados que no se acordaran de tener familia, así yo, Shim Changmin nació del fruto de unos "maduritos" cuando decidieron que era momento de tener alguien a quien legar todo aquello.

Me encantaba ver como todavía a su edad sentía las ganas de vivir la juventud que por tanto esfuerzo y dedicación habían hecho que tuviera que aplazarla; y ahora después de haberme criado sentía la necesidad de sentirse joven de nuevo. Kim SooHee era el nombre de la mujer que tanto había atrapado el corazón de mi padre. Al parecer era algo más mayor que él, uno o dos años, realmente no sabría decir, pero era bien sabido que estaba, al igual que mi padre, enamorada perdida de él.


Pasaron los meses y su relación se hizo más fuerte. Se prometieron y decidieron casarse, pero no antes sin mi aprobación y la del supuesto hijo que tenía la señora.

Aquella noche, un 24 de Diciembre sería nuestra primera cena familiar y enlace matrimonial. Con nuestras mejores galas mi padre y yo fuimos en mi coche a la dirección de aquel restaurante que ambos habían escogido para realizar la ceremonia el día de Noche Buena. Conocería al que sería mi hermanastro justo en el momento que nuestros padres se darían el si quiero.

En realidad estaba muy entusiasmado al saber que aquel chico, que era unos dos años mayor que yo, sería mi Hyung. Solamente pensar que podría tener algo que siempre había ansiado era lo que más ilusión me hacía. Tener alguien con quien compartir cosas que siempre quise y no pude al encontrarme solo en aquella casa.

Llegamos a aquel restaurante en el coche que mi padre me había regalado y dejándolo en la entrada, fuimos directos al interior de aquel lugar. Sería una boda sencilla y sin mucha familia más que los novios y los testigos, vamos, mi futuro hermanastro y yo.

Como si se tratara de Las Vegas, el restaurante preparó un lugar solamente para la pareja y nosotros.

Yo ya me encontraba dentro esperando con mi padre y los anillos, pensando e imaginando como sería el hijo de aquella señora. Acomodaba mis gafas y mi padre se dio cuenta de mi nerviosismo; era una manía que tenía cuando los nervios me comían por dentro y empezaba a hacer muecas con la nariz y los ojos. Una mala costumbre que no se me había sacado.

Entonces sonó la música que anunciaba la llegada de la que sería mi futura madrastra y allí le vi, al que sería mi Hyung. Me quedé impresionado por el porte de ambos, jamás hubiera pensado que eran tan elegantes. Pero demasiado elegantes.

La ropa que llevaba SooHee y las ropas de mi hermanastro del cual todavía no sabía el nombre se veían caras, mucho más caras de lo que esperaba encontrarme e incluso parecía como que me veía insignificante frente a la forma de andar y esa manera tan galante que tenían al acercarse al altar.

El chico era más bajo que yo, con piel mucho más clara, tenía la cara algo chupada y era muy delgado, diría que demasiado. Tenía el pelo teñido de un rubio platino y lo traía con una cresta.

Me toqué el pelo que tenía sintiendo que aquel corte no era, en comparación con el de él, nada sofisticado y bajé mi cabeza al sentirme tan abrumado por tanta belleza y elegancia.

SooHee y mi padre subieron los dos peldaños hacia el altar y sonrientes se miraron ambos a los ojos deseando que al fin su enlace se terminara y fueran oficialmente una pareja.

Mi hermanastro, o todavía no hermanastro en ese momento, se quedó abajo conmigo mientras miraba al frente con la cabeza erguida y apretando los labios con una sonrisa pequeña mientras atendía cada momento de aquel enlace que nos haría familia finalmente.

Ese instante que tanto deseaba el tener una familia, y sobretodo el tener un hermano, un Hyung al que adorar; si en ese preciso momento hubiera sabido que tendría que soportar por él, mi hermanastro Kim Junsu, después; no habría sido tan inocente y me habría preparado para lo inminente.

Mi infierno propio y personalizado....

1 comentarios:

  1. conti conti conti conti

    ese junsu parece malo y me gusta la idea de eso

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD