Sabor a tequila Cap. 1

7 comentarios

El día en que Changmin descubrió el horror.
Primer Shot de Tequila



La primera noche fue culpa de Yoochun.

De Yoochun y sus malditas y estúpidas malas ideas.

Oh, si. Changmin solo deseaba poder colgarlo de la torre más alta que encontrara y dejarlo ahí de por vida, por que gracias a él, comenzó todo y Changmin lucha contra sus instintos asesinos, por que sus manos no se levanten hacía Park Yoochun.

—Tengo esa mal presentimiento de que esto no va a ser buena idea.

Jaejoong había tenido una risita tonta en los labios, el licor que ya tenía en la sangre era producto de ello, su vista estaba ya un poco perdida y difícilmente podía mantenerse en equilibrio.

—Oh, vamos Jae. Tú eres mi compañero de fiesta no me hagas quedar mal. Ya sabes que estos tres son un asco. Tan solo con cerveza y ya están más allá que acá.

Y ciertamente Jaejoong no distaba demasiado del precario estado de Yunho y Junsu que sabrá Dios que estaban hablando que se reían a carcajada limpiada cada diez segundos. Pero Changmin solo se mantenía cruzado de brazos, observando como Jaejoong se dejaba arrastrar por su Soulmate hacía el mal camino.

—No sé Yoochun…
—¿Miedo Jae?

Yoochun había levantado el Shot de tequila en sus manos, colocando una sonrisa traviesa que hizo que Jaejoong afilara la mirada ante el desafío que obviamente Yoochun le estaba planteando.

Entonces Changmin, rodó los ojos.

Genial… De seguro sería el único cuerdo al que le tocaría llevarlos de regreso al departamento. Jaejoong le había quitado el Shot de las manos a Yoochun, y lo había bebido de golpe, el cuerpo entero de Jaejoong se sacudió, cerró los ojos con fuerza y después terminó sacudiéndose por completo con muecas extrañas.

—¡Quema!
—Si, y mucho… ¡Eso es lo divertido!

Yoochun había empezado a reír, gustoso de lo que había observado, cuando por fin dejó que Jaejoong se acostumbrara a su nuevo vicio y miró hacía el sillón negro donde estaban Junsu y Yunho arrugó el entrecejo.

—¡Oye, Yunho! ¡Quita tu mano de ahí!

Sinceramente, Changmin no quiso mirar hacía donde esos tres se encontraban. Ni por que Yoochun se había prácticamente lanzado sobre Yunho, por que ahora que lo recordaba Yunho y Junsu tenían rato sin reír. ¡Oh, Dios! Que bueno que no regresó a mirarlos JAMÁS.

—Hyung… Ya deja eso. ¿Qué hay de bueno en algo que te queme el… Estómago?

Changmin tuvo que retener la carcajada que le provocó ver a Jaejoong cuando se hubiera levantado del mesón del bar para verlo, con aquella rebanada de limón en la boca, con sus mejillas sonrosadas y la mirada perdida.

—Ok, ya es demasiado tarde.
—¡Min! Prueba esto… ¡Quema pero es delicioso!

Jaejoong había pasado un brazo por sus hombros, gritando y reventando los oídos de Changmin. Él solo se removió incómodo y se soltó como pudo. Tenía que resignarse, estaba solo con esos cuatro. Y ahora al parecer tenía que andar cuidándoles el trasero.

Miró hacía los otros tres, donde se suponía que debía estar su líder responsable, y Yunho solo reía a carcajadas, con Yoochun en medio de Junsu y él.

Si, estaba completamente solo.




—¡¡Ok, everybody sing!!
—¡It’s taking me higher! ¡HIGHER! ¡Higher off the ground! ¡¡HIGHER!!

Changmin deseó ponerse unos tapones en los oídos, esos ahí incitados por el grito de Yoochun. Eran los cinco, menos uno, dioses del este. ¡Demonios! Changmin sabía que si alguien los escuchaba cantar así de seguro les quitaban el título de unas de las mejores voces del país.

Junsu se sacudía mientras supuestamente terminaban de entrar al departamento que con esfuerzo Changmin había logrado traerlos. Bueno, sacudir por que definitivamente eso no podía ser llamado bailar.

Yunho fue tropezando por ahí, y Yoochun medio lo agarró pero los dos terminaron en el piso entre risas de posesos y Junsu queriendo ser parte del montón se les había lanzado encima. Más risas que taladraban la poca paciencia de Changmin.

Ahora que lo notaba, faltaba uno.

Busco rápidamente a Jaejoong y lo encontró cerrando la puerta del departamento y golpeándose la frente con ella al haber terminado de cerrarla y que su cuerpo no se detuviera a tiempo.

Más risas. Changmin supo que era hora de ducharse e irse a dormir.

—¡¡MIN!!

Pero Jaejoong al parecer no pensaba lo mismo. Se había colgado de su cuello y lo había abrazado con tanta fuerza, justo como a Changmin no le gustaba.

—Yoochun, ven acá~… Quiero probar algo.

Fue instantáneo. Changmin no sabe que maldito pensamiento lo obligó a mirar hacía el suelo, ahí donde Yoochun permanecía arrimado contra uno de los sillones y Yunho  gateaba hacía él, hasta tomarlo por la barbilla y besarlo, Yoochun no pareció incomodo. Y Junsu había empezado a reír y silbar estrepitosamente divertido con aquello.

—¡Yunho esta besando a Yoochun! ¡Yunho esta besando a Yoochun!
—Si Jaejoong ya me estoy traumando con eso…

Jaejoong había empezado a saltar cual niño pequeño divertido, y riendo a carcajadas.

—¡Yo también quiero!

El grito de Junsu y Changmin supo que tenía que huir, por que Junsu se había acercado a Yoochun para besarlo también, como si nada. Con besos no demasiado traumantes para sus ojos, pero seguían siendo besos, y ellos seguían siendo sus amigos, y eso seguía traumándolo.

—¡Junsu ahora también está besando a Yunho!

Cuando Jaejoong hubiera gritado Changmin solo apresuró el paso. Debía huir YA.



Suponía que esos cuatros seguían en sus besuqueos, oh, si. Por que de seguro Jaejoong se les había unido. Pensando en eso, Changmin salió de la ducha dentro de su habitación, con la toalla a la cintura y otra secando su cabello.

—¡Hasta que al fin sales!

Jaejoong había saltado de la cama directo hacía él. Changmin solo pudo retroceder un paso ante la sorpresa.

—¿Y los otros tres?
—¡En la sala! Ya son un trío; No me puedo meter. Dejarían de ser un trío si me meto… ¿Por qué no hacemos tú y yo un dúo?

Bueno, Changmin dudaba que esos tres hubieran hecho algo más que besarse y tal vez Jaejoong no estaba midiendo correctamente sus palabras pero… ¡Un momento! ¿Un dúo… ¡Qué!?

—¿Perdiste la cabeza, Jaejoong? Vete a tú habitación.

Pero Jaejoong solo había hecho un puchero, cruzándose de brazos.

—Pero yo quiero besar a alguien.
—Pues ve con esos tres. A mí no me jodas.

Changmin había esquivado a Jaejoong hábilmente, empezando a buscar un poco de ropa.

—Pero a ellos ya los he besado. ¡Solo faltas tú!

¿Qué Jaejoong? ¡¿Qué?! Había vuelto a girar, con los ojos muy abiertos, ahí donde Jaejoong se encontraba.

—¿Qué ya has besado a Yunho, Yoochun y Junsu?
—Si, son mis miembros, tengo que conocerlos a fondo, ¿no?

Iba a hablar, a decir lo primero que se le pasara por la cabeza, pero prefirió callar. Eso era demasiada información. Siguió buscando su ropa hasta que sintió las manos de Jaejoong en su desnuda piel, abrazándolo por la espalda con fuerza.

—Changmin~ Hueles muy bien~

La voz de Jaejoong estaba demasiado cerca de su oído, Changmin se tensó de inmediato. Intentando no moverse demasiado, quiso soltarse de ese abrazo. Principalmente por que no quería tocar algo que incitara aún más a Jaejoong.

—Hyung… Hyung, vamos suéltame. Además, ya me has besado, ¿no lo recuerdas? Mi primer beso y toda esa porquería.

Intentó sonar amable, era su último recurso a utilizar pero Jaejoong solo había reído, apoyando el rostro en su espalda.

—¡No importa! Hagamos como si eso nunca hubiera pasado.
—Hyung… Por favor, me vas a obligar a noquearte.

Pero contrario a lo que esperaba Jaejoong lo había hecho girar con fuerza, con una fuerza que Changmin desconocía en el mayor. Jaejoong tenía una sonrisa extraña en el rostro había agarrado a Changmin por el rostro y cuando había visto los labios del mayor demasiado cerca, rápidamente había girado el rostro.

—¡Hyung, juro que te denuncio por acoso!
—No es acoso si tú también quieres.
—¡ES QUE YO NO QUIERO!

Changmin no se había percatado, pero aunque sea solo para gritarle, pero había vuelto a girar hacia Jaejoong, y él no había desaprovechado esa oportunidad. Se había aferrado a su boca con ímpetu desconocido y sorprendente.

Los ojos del menor de Tvxq se habían abierto con sorpresa, la intromisión en su boca era sensualmente despiadada y su raciocinio dio muestras de vida casi de inmediato. Logrando empujar a Jaejoong con fuerza contra la cama.

—¡Maldición, hyung! ¡Me metiste la lengua hasta la campanilla!

Pasó una de sus manos por su boca, con una mueca molesta en el rostro. Mientras Jaejoong moría de risa sobre la cama, sosteniendo su estómago como si ya no pudiera respirar ante tanta risa. Changmin solo arrugó el entrecejo.

—¡Dios! ¡En verdad me gustas mucho Changmin!

Jaejoong se había levantado una vez más. Pero Changmin había sido más rápido y se había movido con habilidad, corriendo lo más rápido que pudo de regreso al baño y cerrando la puerta con seguro.

Dónde él y su ya no tan virginal boca estuvieran a salvo.




Cuando los rayos de sol fueron molestos, Changmin arrugó la nariz.

Se removió incómodo en aquel espacio reducido, y recordó que había dormido en la tina del baño. Con un par de toallas, como almohada y tapándolo un poco del frío. Se levantó con un terrible dolor de cuello, y evidentemente malhumorado.

—Oh, Maldición… Kim Jaejoong, juró que me las vas a pagar. Si tuviéramos un perro juro que te dejaría durmiendo en la casa del perro.

Un frío atroz lo cubrió por completo, recordó entonces que aún estaba solo con aquella toalla. Horrorizado notó que su voz no era la misma, sonaba raro. ¡Se había enfermado! Tosió un poco y su estado de ánimo empeoró.

Abrió la puerta,  sabiendas de que su hyung ya estaría completamente dormido, y tal y como lo imagino Jaejoong dormía placenteramente sobre la cama, con el edredón encima y abrazando una almohada.

Maldito desconsiderado que había ocasionado que se enfermara y durmiera en una tina. Buscó rápidamente ropa y se cambió revolviendo sus cabellos y decidido por buscar algo de comer en la nevera.

Sin embargo, cuando salió, sobre la alfombra en la sala de estar. Yoochun, Yunho y Junsu permanecían dormidos, los tres abrazados en una conjunción extraña de brazos y piernas. Por suerte y por la sanidad mental del pobre de Changmin. Los tres estaban todavía vestidos.

—Va a ser un largo día.

Resignado a que ese día nadie saldría a desayunar, ni a comprar y Jaejoong mucho menos cocinaría, tomó el teléfono de la cocina y marcó un número que ya se sabía de memoria.

—Hola, buenos días… Si, llamo para pedir cinco desayunos a domicilio, completos, con mucho café por favor.




—¡Mi hermosa voz!

La voz rasposa de Yoochun lo hizo sonreír, mientras Park apretaba su cuello cuidadosamente, asustado por como sonaba su voz, debido al frío de la noche y que había dormido en el suelo. Aunque a ninguno de los tres parecía molestarle el hecho de haber amanecido abrazados.

Junsu seguía con el rostro contra la mesa, más muerto que vivo. Seguramente con un horroroso dolor de cabeza. Yunho tenía los codos sobre la mesa, pasando las manos por su rostro cada dos minutos, carraspeando a ratos y con mucho sueño al parecer.

Por eso mismo, Changmin los observaba sonriente, con una taza con café en las manos, notando que nadie parecía muy entusiasmado con tocar su desayuno. Hoy más que nunca Changmin estaba feliz de haber estado en sus cinco sentidos la noche anterior.

—Buen día…

La única voz intacta del grupo parecía ser la de Jaejoong que salió de la habitación que Yunho y él compartían. Agarrándose como podía de las paredes y con un rostro terrible, a pesar de que ya se había duchado al igual que todos.

Changmin solo arrugó el entrecejo, y decidido a fingir que lo del beso nunca había sucedido.

—¡No es justo! ¿Por qué tu voz está intacta, Jae?
—Que asco… ¿Por qué suenas así?...

Pero no había terminado de hablar cuando perdió el equilibrio y cayó contra el suelo, logrando que todos levantaran la mirada. Pero Jaejoong se levantó inmediatamente, todavía un poco atontado.

—Estoy bien, estoy bien. No se molesten en ayudarme.

El sarcasmo por parte del mayor hizo que Changmin rodara los ojos, probando un poco más de su delicioso desayuno. Cuando finalmente Jaejoong se sentó junto a ellos en la mesa, Junsu levantó la cabeza.

—Diablos hyung… No hagas tanto ruido.

Yunho bostezó apoyando la cabeza en una de sus manos.

—El manager nos mata donde no recuperemos la voz para el fin de semana que tenemos una presentación.

En realidad Yunho no había sonado tan preocupado, tal vez por qué su propio malestar lo superaba.

—Por cierto, Changmin. Tú no bebiste, ¿por qué te ha afectado la voz?
—Por qué no me arropé al dormir.

Miró acusadoramente a Jaejoong y él parecía no entender por lo que Shim bufó con molestia, logrando que Yoochun riera, pero inmediatamente se agarrara la cabeza y se quejara, ante la resaca que tenía.

—Auch… Maldición, no me puedo ni reír. Pero haber, ¿qué pasó?
—Jaejoong que es un maldito violador de bocas.

Yoochun volvió a reír y se volvió a quejar. Yunho entonces bostezó, parpadeando varias veces y con una sonrisa en los labios.

—Oh, así que al fin te pasó.
—¿Pasó?

Junsu entonces lo miró, sonriente también. Notando como Jaejoong bajaba la cabeza.

—Jaejoong hyung tiene una particularidad cada que bebe demasiado y en exceso, le da por besar, y proclamar eterno amor a la persona adecuada. Por ejemplo cuando bebe cerveza dice que me ama, cuando bebe whisky es con Yunho hyung, y cuando bebe vodka es con Yoochun.

Yunho esta vez sonrió un poco más, apoyándose en el hombro de Junsu como si en realidad estuviera en las últimas.

—…Y ahora al parecer tú eres con el tequila.

Junsu quiso reír, pero se contuvo principalmente por que a Yoochun parecía dolerle más la cabeza cada reía, y no quería que eso le pasara a él. Changmin miró a Jaejoong y él solo estaba comiendo una pequeña tostada.

Cuando Jaejoong sintió la mirada de Changmin, tenía una tostada en la boca, así que como pudo le sonrió a modo de disculpa. Por lo que el menor solo rodó los ojos, bebiendo un poco más del café en las manos.

Jaejoong optó por un poco del jugo de naranja.

El malestar de sus compañeros duró lo que resto del día. Es decir, Changmin tuvo cuatro moribundos quejándose todo el día. Si había creído que se había librado de ellos apenas los había traído sanos y salvos al departamento, se había equivocado. Ni más los dejaría volver a beber tan bestialmente como el día de ayer.

Lo único que parecía rondar en la cabeza de Changmin era el hecho de que recordaba a la perfección las palabras de Jaejoong.

En verdad me gustas mucho Changmin

¿Por qué razón a él le decía que le gustaba y al resto parecía proclamarles amor eterno? ¡Maldición! Hasta ebrio Jaejoong le traía problemas a su tranquila y pacífica existencia.

Por que lo hacía pensar en estupideces como esas.

Fin del Primer Shot de Tequila

7 comentarios:

  1. miu kuki5/25/2012

    continualo por fa, esta muy weno¡¡
    esperemos que a la próxima jaejoong se viole a changmin y que haya mucho lemon jaja(ok,soy una pervertida)
    a todo esto,que les pasa a esos tres?parece que estaban acostumbrados a hacer eso jejej
    besos

    ResponderEliminar
  2. Ari_JaeMin5/25/2012

    Me encantó!!! ojalá lo continues ^^
    Espero haya más 'acción' ok no xDD es que la situación se presta para imaginar muchas cosas que pueden suceder!! Jae borracho y cariñoso con Min *O*
    Gracias por compartirlo ^^

    ResponderEliminar
  3. AH! Me gusta mucho!!! Por favor no abandones este fic. ^________^ De verdad que lo estoy disfrutando de este fic y no puedo esperar a ver lo que pasa después. Hahahaha, aun borracho tratas a Min diferente Jae. XDDD Por cierto, no tienes un blog o otro lugar en donde actualizas? Ya se que lala a veces no puede actualizar todas las entradas rápido y que tal si el otro capitulo esta por allí en algún lugar. :D Bueno, esperare el próximo capitulo con ansias. :D

    ResponderEliminar
  4. P.S. También me encanto el chunhosu! ♥o♥

    ResponderEliminar
  5. Que bueno esta esto. Espero que lo actualize pronto.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6/01/2012

    Me encanta! el jaemin es mi favorito pero los otros tres me mataron de risa! Y lo de que dependiendo que toma JJ es al miembro que ama es lo mejor!!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1/28/2013

    Me encanto!!! el Jaemin es mi favorito!! :D
    Por favor siguela!! esta muy bueno! n.n

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD