Call Me Maybe

2 comentarios
Título: Call Me Maybe
Autor: sangsanghae/Ale Jung
Pareja: MinSu (Changmin x Junsu), YunJae (Secundaria)
Género: Universo Alterno, Humor
Extensión: Oneshot
----

Los fines de semana Junsu se dedicaba a hacer nada en realidad, leía un comic si le placía, sacaba a pasear a Xiahki cuando andaba de buenas, ayudaba a Junho con la ropa sucia si le entraban ganas aunque terminaran ambos empapados por su culpa. Incluso se daba el lujo de salir con alguno de aquellos chicos que seguido lo invitaban a cenar, aunque no estuviera interesado en ninguno de ellos, igual su amabilidad no tenía límite.

Este era uno de esos fines de semana en los que Junsu se sentaba en el sillón de su sala y leía un comic, aunque repetido, no le molestaba tener algo con que entretenerse. Varias veces el teléfono fue atendido por Junho avisándole de algún muchacho que lo invitaba a salir, contestaba amablemente, negando la invitación de una manera que hasta a su gemelo sorprendía.

– ¿Cómo puede ser que te llamen tantos? – Junsu levantó sus hombros dando a entender que incluso el mismo desconocía la respuesta. – Seguiré con el almuerzo.

De regreso a su sillón buscando donde había dejado su comic, no pudo evitar voltear hacia la ventana, un muchacho alto le daba una de las mejores vistas de su vida, con solo unos jeans rotos y la camisa amarrada a su cintura hacía la limpieza en el patio de sus vecinos. Y se preguntó quién era y porqué no lo había visto antes.
Un sonrojo apareció en su rostro al imaginarse esos delgados labios hablándole, diciendo su nombre.


_
El chico de los jeans rotos al sentirse observado buscó con su vista de donde venía aquella intensa mirada, volteo a ver a la ventana que daba a la casa de los vecinos encontrándose con… nada. Sonrió con sarcasmo, sabía que había alguien ahí hace solo unos momentos y ese alguien lo miraba demasiado.


– ¡Iré a pasear a Xiahki! – gritó con la intención de que su hermano que estaba en la cocina lo escuchara. Salió al patio trasero y desató al perro, jalándolo con prisa.

– ¿Por qué tan de repen-… Ohh, ya veo – salió de la cocina a interrogar a su hermano, pero sonrió entendiendo al ver al muchacho de piel tostada a través del gran ventanal de la sala cortar el pasto del patio de la casa vecina. Regresó a sus labores tarareando una canción que había escuchado ayer en la radio.

Hey, I just met you.
And this is crazy.
But here’s my number.
So call me, maybe


Inhaló profundamente y caminó por la acera frente a su casa, dando pasos lentos fue acercándose a la casa de su vecino. Sentía su corazón latir demasiado rápido, apretó con nerviosismo la correa del can. Alentó sus pasos deseando pasar mucho más lento, ya había divisado al muchacho y su espalda sudada por la labor que realizaba; esa imagen lo hizo soltar un suspiro.

– ¡Junsu, cariño! Fin de semana y tú en la calle, eso sí que es una sorpresa – sintió sus piernas flaquear, el calor subir a su rostro y su mano hacerse puño. Justo frente a él había aparecido Yoochun, su mejor amigo, el cual le había arruinado su plan de hacer que el más alto se fijara en él.

Y no falló del todo, pues al escuchar el sonido de un cuerpo ser golpeado violentamente volteó solo para encontrar a su vecino con su puño alzado y alguien que no reconocía en el suelo. Sonrió sarcásticamente una vez más, como solo él podía y volvió a su trabajo viendo por el rabillo de su ojo como el muchacho del perro se iba maldiciendo al otro.

_

– Junho, estoy harto de esa maldita canción – Junsu desayunaba mientras veía a su amigo Jaejoong y a su hermano limpiando la casa al ritmo de una pegajosa y repetitiva canción que daban en la radio. Su hermano no dejaba de cantar la canción mientras el de piel blanca le hacía secunda solo en los coros. – ¿A qué hora dices que Yunho hyung pasará por ti, Jae?

– Tres en punto, Ripped jeans, skin was showing ~ – Unos extraños escalofríos recorrieron la espalda de Junsu al escuchar esa parte de la canción. La imagen de su vecino el día anterior pasó por su cabeza y un sonrojo llenó su cara. – ¿Por qué no lavas su auto por mientras?

– No quiero… Si quiero, llenaré las cubetas – se levantó animado dispuesto a lavar el auto de su hyung y solo por esa vez agradeció que Yunho quisiera caminar a su trabajo y dejar su auto en la casa en donde Junho y él vivían pues quedaba cerca. Seguramente el muchacho de ayer estuviera ahí afuera.

– Debe ser el vecino – intervino Junho al ver la cara desencajada de Jaejoong ante las acciones de Junsu. El mayor solo pudo dejar salir un ‘Oh’ bastante bajito y sonrió emocionado.


_

“¡Voltea por Dios!” Junsu se sentía feliz. Al salir de su casa, dispuesto a lavar el auto de su hyung se había encontrado con que el muchacho de ayer estaba ahí, arreglando el auto de su vecino, escuchando música por sus auriculares y una sonrisa en el rostro. Lucía muy sexy, y él no podía creer que se hubiera quedado prendado de un chico después de tanto tiempo de no tener esos sentimientos.

Sin embargo, no entendía nada, llevaba casi quince minutos tratando de llamar su atención moviéndose de vez en cuando, poniéndose de cierta manera para que lo viera pero nada funcionaba. Se estaba desesperando, de eso no había duda.

Miró hacía abajo, se había resignado a que el de piel tostada no lo mirara. Se quedó un rato así mientras quitaba el jabón del auto. Se sintió observado y levantó la mirada. El muchacho aquel lo miraba y le sonreía, su corazón se aceleró, su saliva se acumuló y tuvo que tragar duro. Levantó su mano con nerviosismo y la intención de saludarlo, sin darse cuenta una pelota de soccer ya se había estrellado en su adorable rostro.

– ¡Gooooool! – gritaron los niños que jugaban con aquel balón, pasaron a un lado de Junsu solo para recogerlo y se fueron corriendo cuando vieron al alto muchacho acercarse.

– Cielos, ¿estás bien? – una risa burlona salió de su garganta pero se preocupo de que el muchacho no despertara y se agachó a su lado. Con un poco de agua en sus dedos le salpicó y los ojos del mayor se abrieron despacio, luego con gran violencia se levantó golpeando la cabeza del otro chico con la suya.

– ¡Aisssh! Que duele… ¡Oh! ¡Lo siento! No quería hacer eso. – Sus manos fueron directo a la cabeza del recién agredido. No había sido su intención golpearlo, sus reflejos habían actuado más rápido, solo eso.

– Está bien. ¿Tú estás bien? El balón te dio duro – dijo riendo abiertamente y las mejillas de Junsu se colorearon.

– Si, gracias. Tu eres… – no podía mirar su cara, se sentía avergonzado y a la vez sorprendido por aquel chico que se le hacía tan apuesto. – ¿mi vecino?

– No en realidad. Tus vecinos son mis tíos, yo solo estoy de visita este fin de semana, me llamo Changmin. – le estiró la mano para que pudiera levantarse mientras le mostraba una encantadora sonrisa. Se sacudió los pantalones y le cedió su mano para saludarlo correctamente. – Regresó a casa mañana temprano.

– Oh… Kim Junsu – Estiró su mano recibiendo la del otro. Seguía nervioso y no sabía que más decir. Corrió a la cochera y sacó un marcador negro y aló la mano de Changmin, sorprendiéndolo repentinamente. Escribió rápidamente y escuchó como Yunho recién llegaba y se acercaba a la entrada de su casa.

– Sonará muy extraño pero marcame, ¿sí? Tengo que irme – apresuró sus pasos dentro de su casa empujando a Yunho fuera de ella en el camino.

Changmin sonrió y miró su mano. Sabía que era él el que lo miraba desde la ventana, que sacó a pasear a su perro y lavó el auto solo para mirarlo. Sin duda lo llamaría.

– Kim Junsu… – rió abiertamente y caminó hacía la casa de sus tíos.

2 comentarios:

  1. haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, necesito la contiiii!!!!, me ha gustado mucho, y me he reido XD, pobre junsu, que de la nada comienza a querer a hacer cosas solo para ver a changmin XD, me ha gustado, ojala le hagas conti XD

    ResponderEliminar
  2. awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww lo ame!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD