Scut Hamsters - cap 4

7 comentarios

Advertencia: algunos WTF (qué rayos pasa) en los últimos capítulos
Clasificación: No menores de 13 - R
Resumen: Solo otra historia de vida universitaria.
-----



Después de dos días finalmente pude tomar el control de mis enardecidos berreos. No porque haya aceptado del todo esta situación, sino porque ya estoy cansado de sobreusar mis cuerdas vocales de manera imprudente, gracias a cierta rama. 

Primero, ¿qué puedo decir? Pensé que el árbol reseco era solo uno de esos niños que sucumben ante ti en la cara pero te apuñalan por la espalda, o simplemente uno de aquellos cobardes que temen dar un paso al frente por sí mismos; pero después de unas cuantas observaciones, cambié de parecer. 

Él es simplemente directo. 

Como esta mañana, en que se atrevió a sacudirme el hombro para despertarme. Se atrevió a sonreírme con un buenos días (y me hizo notar que tenía una dentadura muy hermosa, por cierto) e incluso probó mi temperamento una vez más. 

Con otro fallido intento de lo que él llamaba una broma.

“Dos presos estaban conversando. ‘¿Cuánto tiempo estarás aquí?’ uno de ellos preguntó. ‘Un mes’. ‘Yah, ¡tan poco! ¿Cuál fue tu crimen?’. ‘Maté a mi esposa.’ ‘¿¡Solo te dieron un mes por un asesinato!?’. ‘Seee, después de eso seré ejecutado.’”

Yo no le respondí de inmediato lanzándole un libro ya que él estaba esperando por mi reacción como un Golden Retriever espera por croquetas; en lugar de eso me aproximé a él y le di en la cabeza con una cartuchera, e incluso, lo crean o no, le supliqué para que dejara de intentarlo. Él asintió y se disculpó, pero tras 5 minutos lo sorprendí en busca de otra broma. Qué hombre. 

Segundo, uno tras otro los problemas seguían sucediendo sin Yoochun a mi lado.

Ciertamente no quiero que mi nada cualificada mano sea responsable por la pérdida de vidas, ese es el por qué seguí suplicándoles a mis superiores para que me observaran hacer las cosas toda la mañana, y dejé mi incompetencia inevitablemente mostrada. Eso me trajo una tarde de veras, de veras frenética. 

El pico más alto de esta fue cerca a la hora del almuerzo, cuando un niño entró a nuestra unidad de emergencia junto a su madre. Él era pequeño, probablemente alrededor de 90 cm, el rostro deformado, desnutrido y azulado, particularmente sus labios y dedos hinchados. Escuché a la enfermera preguntarle su edad. Él no respondió y enfurruñado se escondió detrás de su madre, la que respondió en su lugar. Su madre dijo que tenía 9 años de edad. Lo más probable una cardiopatía cianótica, pensé. Observé como los doctores lo examinaban, sintiéndome aliviado de que no tuviera nada que ver conmigo. Así que a paso ligero me encaminé hacia la puerta de salida para tener un descanso, desde que todos mis compañeros scuts de cirugía se habían ido a tener los suyos antes de que yo terminara mi tarea. 

“Disculpa, tú el de allá.” Un doctor me llamó. 

Yo casi pretendo no oírlo pero él me tocó el hombro. “¿Siii?” Me di la vuelta. 

“Por favor colócale esto a ese paciente.” Me señaló al niño azul mientras me pasaba una enorme jeringa llena de líquido. “Ya tiene la intravenosa y la máscara de oxígeno puestas.”

Pensando que esta era una tarea fácil, fui hacia el niño con mi poco amigable rostro como es usual y únicamente incliné la cabeza levemente con dirección a su Madre, “Voy a inyectar la…esto.” Ni siquiera sabía que estaba a punto de darle, pero probablemente Ampicilina ya que este tipo de niños a menudo venían por causa de la neumonía. 

Como era de esperar, el niño chilló tan pronto vio la jeringa. Dejé salir un cansado suspiro. 

“Niño, no voy a pincharte, ya estás usando esa cosa. No dolerá.” Intenté persuadirlo directamente como un robot. Si fuera Yoochun, él se tomaría su tiempo para coaccionar melosamente a cada niño llorón posible en este hospital, pero tal trato no era una de mis habilidades. Así que le pedí a su visiblemente preocupada madre que sujetara una de sus manos para evitar que forcejeara. 

“Doctor…tenga cuidado…” La Mamá me recordó mientras hacía lo que le dije. 

“Tendré cuidado.” Le inyecté el líquido a su venflon –la cosita con tapa pegada a su muñeca. No debería doler, pero de alguna forma el niño llora y grita de manera histérica como una cabra loca. 

Yo solamente chasqueo la lengua tsk y sigo inyectando el líquido, presiono su mano más fuerte contra la mesa y me doy prisa, sin embargo él sigue llorando. No obstante sigo ignorándolo, inclusive cuando su respiración se hace más profunda. 

“Doctor…temo que él—“ 

“Oh Dios.” 

La mía se detiene cuando el niño convulsiona, su piel se torna aún más azul-casi púrpura, y él pierde el equilibrio como si estuviera a punto de perder la conciencia. Por algunos segundos mi mente está en blanco, mi voz no se encuentra allí para llamar a las enfermeras o a los sunbaes, pero la madre del niño, al parecer teniendo algo de experiencia, immediatamente lleva las rodillas de su hijo a su pecho y lo mantiene fijo en esa posición. 

“Heejun-ah, Heejun-ah, no llores cariño…Umma está aquí…” consuela al muchacho. 

Lo tengo, lo tengo. Este niño está teniendo una crisis de cianosis; debo ponerlo en la posición genupectoral para incrementar el retorno venoso, debo darle morfina… 

Aquellos textos que leí de los libros pasaban frente a mis ojos, pero mis manos temblaban mientras yo precipitadamente exploraba en los cajones, no estaba seguro de dónde guardaban la maldita morfina ni ningún otro medicamento de emergencia. 

Yoochun siempre había sido el que los cogía y los preparaba para mí.

Eventualmente recuperé mi voz y llamé a la enfermera; ellos vinieron a toda prisa e hicieron las cosas que supuestamente debí hacer antes yo. Aunque no tuve problemas ya que todos sabían que tal situación era impredecible, pero me pregunto si esto pudo ser evitado si tan solo yo…

Bueno, ahora...de algún modo, el hospital se vuelve un lugar extraño e incómodo para mí. Tener a Yoochun conmigo, no era solo porque podía pedirle que se hiciera cargo de mis deberes, sino que incluso por las cosas que era capaz de hacer por mí mismo, me sentiría más seguro si él estuviera cerca de mí, si estuviera observándome. 

Por lo cual, hoy mi energía estaba agotada, no podía lanzar ni un berreo más…yo simplemente estaba rendido.

Al final terminé con Junsu por una consulta. Ah, ¿puedes imaginar cuánto de dignidad manchaba para en serio aproximármele y decirle, “Oye, necesito tu ayuda”? 

Porque, honestamente, preferiría escupirle todo a Fuwa pero la gata no me responde con un lenguaje que yo comprenda, asi que no tuve más elección que venir a Junsu, el único que había estado persistentemente llamando mi atención (y la de Yoochun) todo este tiempo. No es que me crea mucho, él mismo lo dijo en voz alta.

Sé perfectamente por qué los
colegas de Junsu alrededor de la mesa abruptamente se despiden cuando yo me aproximo, mientras el demonio mismo se pone de pie y me da un repulsivo abrazo. 

“Eso, eso, sabía que me necesitarías tarde o temprano mi amor.” Él dice. “Yoochun se está portando como un idiota, ¿no es verdad?” 

Yo abro la boca. “¿Cómo…?” 

“Hice mis averiguaciones. La gente me llama Junparazzi. 

¿Se supone que eso sea una broma? 

“Como sea,” Él continúa, tan presumido como un chico puede serlo. “Sé cuáles son tus problemas, y tengo tres consejos para ti. Pero solo puedes escoger dos.”

“¿Qué eres, el Hada Madrina?” 

“Sush. Solo escoge.” Él mueve su dedo índice de derecha a izquierda como actor de comercial. 

“¿Cómo puedo escoger cuando ni siquiera sé qué consejos son esos?” 

“Si te digo los consejos, eso significaría que ya te aconsejé, entonces ¿por qué deberías escoger?” 

“Cierto, ¿por qué debería escoger?”

“¡Debes escoger!” 

“¿Hacia dónde está yendo esta conversación?” 

“Solo bromeaba, estoy probando tu paciencia, eso es todo.”

Quería darle de martillazos en la cabeza con un iceberg. Pero de nuevo, debido a mi falta de energía, solamente pude hacer como dijo cuando me dio una señal para tomar asiento frente a él. 

“Escupe.” Hace un ademán formando círculos con el dedo – estilo Hada Madrina. 

“Pues últimamente yo—“

“Espera.” Él aplasta mi boca con la palma de su mano, haciéndome toser al instante debido al olor del kimchi picante irradiando de esta. “No lo haré gratis.” 

Me jalo de mis propios cabellos, preguntando por qué me dejé meter en este tonto juego. “¿¡Cuánto quieres!?”

“Relájate. No quiero dinero.” 

“¿Entonces qué? ¿Un beso?” 

Él pone una sonrisa de tres dedos de ancho. “Me encantaría pero eso puede esperar.” Al parecer piensa en algo. “Ya sabes…quiero establecer mi reino.” 

“Por qué no estoy sorprendido, lo que sea que eso signifique.” 

“Así que de ahora en adelante, tú, y algunos de mis colegas, tendremos nuestros nombres de Telenovela.” 

Recogí mis libros y me alisté para irme –No debí haber esperado nada sensato de su parte - , pero entonces él me coge de la mano. 

“¡Joongita! ¡Por favor! ¡Solamente te necesito dentro! ¡Tú no harás nada! ¡Solo te estoy pidiendo que reconozcas el nombre!” 

“¿Qué carajos acabas de llamarme?” Le lanzo una mirada asesina.

“Joongita…” Él tira de mi mano y extrañamente me estampa de regreso a mi asiento. “Vendrás si te llamo así, ¿verdad? Para tu información, llamé a ese enamorado tuyo Chunando..."

Yoochun…Solo te has ido por dos días y mira lo que está pasando. Y aún no sé cómo demonios Junsu sabe tanto de él siendo mi enamorado, porque no hay forma en la que Yoochun le haya dicho algo a este idiota. 

“Bien.”  Disculpen, ¿acabo de decir ‘bien’?

Él sonríe ampliamente viéndome rendido.“Y tú me llamarás Hunsu.” 

“¿¡Ah…!?” 

“Ya sabes…” se cruza de brazos, actuando sabelotodo. “Cuando se escribe como ‘Juan Carloz’, en realidad se lee como ‘Huan Carloz’.” 

...Me niego a decir algo, e incluso me niego a cambiar de expresión. No quiero desperdiciar más energía. 

“Ahora escupe.” Ordena. 

Después de un buen rato observando a Hunsu con cautela, finalmente suspiro y comienzo a expresar mi problema. ”Todo es diferente, desde entonces—“ 

“A eso se le conoce co
mo síndrome de abstinencia. Como cuando usas esteroides o narcóticos, deberías reducir el consumo gradualmente, no descontinuar su uso de manera abrupta.”

Lo observo mientras él se ve tan serio, ni siquiera percatándose de que estoy robándole algunos sorbos de su vaso de té.

“Yoochun es estúpido, de hecho. Pero él no lo vio venir, así que no se pudo evitar.” Añadió. “En cuanto a una solución, te sugiero hipnoterapia.” 

Literalmente le rocío el té del interior de mi boca directo a su cara. Él simplemente la seca con una comprensiva sonrisa. “¿Sorpresa? Déjala como segunda opción entonces. Primero, debes encontrar un novio.
Te presentaré a un buen tipo."

Me levanto de mi asiento, lamentando mi decisión de siquiera pensar en él en primer lugar. Él pone un par de ojos de cachorrito en tanto yo entrecierro los ojos vengativamente y me preparo para irme.

“¿Qué hay de mi beso?” él suplica. 

Yo frunzo el ceño y lo beso en la mejilla.

*
*
¿Acabo de decir que, hoy finalmente soy capaz de controlar mis enardecidos berreos y estoy demasiado agotado como para abusar de mis cuerdas vocales? 

Borra eso. Mi temperamento llega a su tope cuando abro la puerta de mi dormitorio solo para tener a la rana cabeza dura recibiéndome con su sonrisa bobalicona, así como el olor de ciertas hierbas atravesándome la nariz. 

“¿¡Qué diablos anda mal con tu nervio olfatorio!?” Me abrí camino dando fuertes pisotones y estampé de golpe la pila de libros duro sobre mi mesa. “¿¡Por qué haces que MI cuarto apeste a incienso!?” 

“N-no es incienso, es aromaterapia….” Rápidamente revisa la envoltura de la mierda cualquiera que está ardiendo, CERCA A MI CAMA. “Junsu dijo que esto relajaba la mente…es Sándaloo--” 

“¡Sándalo es incienso! ¡Los niños de jardín saben eso!” Vocifero y él se encoge en su sitio como es usual. “A menos que este cuarto sea solo tuyo, ¡deja de actuar como si lo fuera!” 

“¡Voy a apagarlo, Hyung!” Èl se apresura en extinguir el fuego sobre el recipiente aromático mientras me cambio a unos pantalones holgados y camiseta, ocultándome de su vista tras la puerta del closet. Bueno, al menos puedo controlarme para no darle en la cabeza, debería estar agradecido. 

Sintiéndome complacido de que el olor del incienso se haya reducido gradualmente, decido leer algo, así que saco un libro de cardiología del cajón y me siento ante mi escritorio, mientras él continúa con su anterior trabajo cualquiera que este sea. Los minutos pasan en silencio y yo no puedo concentrarme como esperaba. No puedo dejar de pensar en Yoochun cada jodido minuto, solo han sido dos días y todo ya está así, entonces ¿cómo debería soportar los próximos 3 meses sin él? Hoy lo llamé varias veces pero él no responde. Probablemente ya se haya ido de todas formas. 

De repente mi teléfono timbra y salto de mi asiento. Rebusco en mi mochila a toda prisa para encontrarlo,  pensando que es Yoochun. Pero no es. 

“¿Joongie?” Una dulce voz es escuchada a través de la línea. Cuánto echo de menos esa voz, ha pasado un tiempo desde la última vez que la escuché. 

“Ah, hola Umma...¿qué pasa?”

“Nada, de pronto quise revisar si a mi bebé le está yendo bien. ¿Está todo bien, cariño?” 


“Por supuesto.”

“¿En serio? ¿No hay problema con los deberes o con alguna otra cosa? ¿Estás contento allí? ¿Tienes muchos amigos?” Ella se preocupa demasiado. No es que me importe, pero a veces pienso que debería dejar ese hábito por su propia salud. 

“Estoy feliz Umma, tengo muchos amigos y ellos son muy buenos.”

“¿Está Yoochun allí? ¿Puedo hablarle? Quiero asegurarme de que te trate bien…”


“Umma, Yoochun siempre me trata bien, y él no está aquí ahora. Está de camino a Japón para una investigación.”

“¿Eh? ¿Qué hay de ti? ¿Estás solo en el dormitorio? 

“No te preocupes, tengo un nuevo compañero de cuarto.” 

“¿Es un buen chico?”

“Él es muy bueno e inteligente, y me ayuda con las cosas, justo como Yoochun. No tienes que preocuparte por nada. No tengo ningún problema con la escuela." 

“Te creo cielo…pero si hay algo que te moleste, solo dímelo ¿está bien?” 


“Seguro, corazón.” 

“Omo, ¡qué manera tan maleducada de llamar a tu Umma!”
 Ella se queja así, pero yo sé que le gusta ser tratada de ese modo. 


Intercambiamos algunos azucarados sobrenombres más antes de que cuelgue el teléfono. Entonces sigo leyendo mi libro, hasta que oigo una alegre voz desde atrás. 

“¿Soy…soy bueno e inteligente…?”

Ah, ¿cómo pude olvidar que está detrás de mí?
Talvez porque ni siquiera recuerdo que existe. 

Doy una vuelta completa en mi silla con ruedas y fijo mi vista en su cara de bobo, la cual se había tornado sonrosada y completamente emocionada. "Seee, inteligente, desde que sabes cómo hacer dinero a cualquier hora y en cualquier lugar." 

Él se rasca la parte posterior de su cabeza y sonríe tímidamente, ignorante de mi cínico tono. “No pude obtener la beca completa...desearía ser tan inteligente como tú..." 

Ruedo los ojos. Aquí viene, el besa traseros. “Idiota. Yo la cago en todo." 

Él frunce el entrecejo, sin creer en lo que le digo.
“Eso no puede ser, ¡tú eres inteligente! Obtuviste una A por cada asignatura del año pasado..." 

"Esas son teorías. Los humanos de verdad son mierdas diferentes." respondo, sintiendo náuseas. Así que aún hay gente ingenua como esta quien piensa que las calificaciones de los exámenes garantizan tu éxito en la vida. 

"Oh, no te preocupes por eso, aún tenemos oportunidades. Solo tienes que pasar más tiempo en el--" 

"Odio el hospital." Giro de regreso a mi mesa y sigo leyendo, lamentando las últimas palabras que accidentalmente salieron de mi boca. Sé qué va a decir a continuación, lo más probable algo como ‘entonces ¿por qué te metiste a la escuela de medicina?', justo como todos los demás. Pero en ese momento él no lo hace, y solo responde con un suave 'Oohh...'. 

Entonces oigo la puerta del closet ser abierta, y poco después la puerta del baño es suavemente cerrada.
Toma un baño, aparentemente. 

Sintiendo el repentino asalto de paz (más el murmullo de la ducha) envolviendo la habitación, sigo leyendo...Bueno, honestamente solo puedo ver el rostro de Yoochun por encima de las páginas del folleto Tetralogía de Fallot. Pero como sea. 

"Disculpa, ¿Jae?" 

Me maldigo a mí mismo por estar demasiado sumergido en el espejismo de Yoochun, que cuando el verdadero se pone de pie justo frente a mis ojos, aún sigo pensando que es parte de mi imaginación.

"Oye, no te fijes en mí, sigue leyendo. Solo voy a tomar..." Lo observo con la boca abierta mientras él toma un manual médico sobre la mesa de la rana. "...esto. Ah ya tienes un nuevo compañero..." él nota las cosas nuevas sobre su vieja mesa.

¿Cómo puede actuar como si nada hubiera pasado?

"Yoochun...Tú...¿no te has ido?" Me levanto de mi asiento y me aproximo a él. 

"El vuelo es esta noche a las 9, Yo--" Lo jalo del cuello y choco mi boca contra la suya. 

"Jae, por favor..." coge mi mano y me aleja de un empujón, pero yo me fuerzo hacia él implacablemente. Ni siquiera me importa que la rana pueda vernos, él puede simplemente esperar donde quiera hasta que terminemos. 

"Son solo las 5...Todavía tenemos tiempo..." Deslizo una mano por debajo de su camiseta, eligiendo como blanco a su pezón el cual rápidamente se endurece bajo mi tacto. 

"No...Jae. No." Él suplica entrecortadamente, yo sé que está teniendo un duro momento en resistirse a mi impudente boca que sigue arrinconándolo no importa cuánto trate de evadirla.  

"Es más que lujuria Yoochun..." Me las arreglo para atrapar su labio inferior. "Te amo...quiero sentirte...Por favor..." Me aferro a su camiseta, puedo desgarrarla si él no me detiene. "Extraño tanto tu calidez tanto..."

"Jae...no...no hagas esto..." 

Lo odio, odio su autocontrol. 

"¿Por qué...? ¿Por qué no puedes amarme? ¿Porque todos me odian?" 

"Jae...Te amo, eres mi mejor amigo ya lo sabes...y no me importa lo que todos piensen de ti, pero-" 

"Cosas como que no eres el indicado para mí son una maldita basura..." se encoge cuando presiono la parte delantera de su pantalón, y de inmediato aparta mi mano de un palmetazo como si esta tuviera veneno. "Estás duro...me quieres, ¿cierto?"

"Jae...no quiero--" 

"¿Compromisos? Olvídalo, solo piensa en mí como una mera puta..." 

Él me sujeta de ambas muñecas y las pega contra su pecho.
"¡¡No lo eres, Jae!! Yo nunca pensaré así, ¡No puedo tratarte así...!" 

No me importa, yo solo lo quiero...No me importa cuán miserable me vea ahora con mi rostro empapado en lágrimas. "Yoochun..."

"No estás en tus cabales, Jae…Yo...s-solo...Adiós..." 

Se va. 

Y el cuarto se siente tan frío con la repentina falta de su calor corporal. Me abrazo a mí mismo, sin creer lo rápido que sucede todo. Casi lo tengo de vuelta...

Me dejo caer sobre la cama, fijando mi vista sobre un punto inexistente en el piso de manera ausente.

"¿Hyung...?" 

Quiero olvidarlo todo... 

"Hyung...¡Estás llorando!" 

Sé que este idiota el cual pasa un pañuelo de papel por todo mi rostro no es Yoochun, pero... 

"¿Harías lo que sea por dinero, verdad?" 

La pregunta está matándome... 

"¿Tendrías sexo por dinero?" le pregunto de nuevo

Parece como si no pudiera registrar esa simple pregunta en su cabeza dura; se queda estupefacto. Así que lo acerco de un tirón y deshago sus botones. Honestamente no se ve mal con el húmedo cabello revuelto, y sin gafas.

"¡Hyung! ¿¡Qué estás haciendo!?" Él se resiste para conservar la camisa en su sitio, perplejo en mis manos recorriendo sus caderas. 

"¿No es obvio? Sexo." 

Su rostro torna a miserablemente pálido al escuchar mi declaración. Es un hecho, un geek después de todo. Pero yo únicamente necesito calidez, y para salir de la desesperación en la que me encuentro yo podría ser capaz de pensar en este geek como Yoochun. Solo tengo que hacerlo desearlo, después de todo es un instinto básico y él es un hombre, por más geek que pueda parecer.  

"P-p-pero por qué--" 

"Hormonas. Necesidades." 

Lo empujo hacia la cama y lo monto a horcajadas, algo sorprendido de lo fácilmente seducido que es, con solamente tartamudos 'eh's y 'hyung's como único intento de auto preservación. El cual es inútil, cuando estás lidiando conmigo. Yo fácilmente lo reduzco y él es patéticamente sensitivo; casi cualquier punto donde mi mano se posa lo hace retorcerse. Mordisqueo su oreja mientras froto su, demonios, endurecida erección, sintiendo su falta de experiencia por como se estremece y se encoge, y en serio, comparado a Yoochun, él es ruidoso. 

No es que me importe. 

“Hyung…no…aahh...no deberíamos….” 

“Yo no saldré embarazado, tú tendrás efectivo y placer, no puedo ver por qué no deberíamos."

Quiero hacer al animal salir de él, así que estimulo su pene sin piedad como si no hubiera un mañana, dejándolo perdido y aturdido por esto, y me detengo sin advertencia alguna.

Él suelta un maullido por la repentina pérdida de acelerante placer, pero aún así no hace nada más que quedarse pasmado como una estúpida estatua, fijando la vista en mí, jadeando y con la boca ligeramente abierta.  

“¿De verdad eres tan lento?” Resoplo y acaricio de nuevo, más lento. Él cierra los ojos; puedo ver cómo las venas a lo largo del dorso de sus manos se van definiendo mientras él se aferra a la sábana como apoyo, y lo deseo. 

Así que mientras sigo estrujándolo remuevo una de sus manos a mi pecho, a mi pezón, presionando esa mano contra mi piel.

Él me roza con timidez, algo reticente a tomarme de la forma que quiero. “Agárrame como agarras la sábana…” Lamo su pezón y él gime. “Clava tus uñas…” 

Rápidamente retira su mano cuando presiono sus uñas contra mi pecho con demasiada fuerza. 

“P-perdón, ¿duele…?” 

“Me gusta…ahora una mordida…” 

“¿M-mordida?...¿De amor?” 

“Mordida de amor mi trasero, yo no te amo. Muérdeme como muerdes a tu comida, idiota.” 

Oh Dios, él es demasiado estúpido. Suspiro, finalmente quitándome la ropa, revelando las marcas de dientes que Yoochun ha dejado por todo mi cuerpo. “Así.” 

Y él únicamente se queda boquiabierto como un pescado muerto. Okay esto se está volviendo ridículo. No tengo más elección que darle un ejemplo: Lo muerdo con fuerza en los abdominales y él grita. 

“¡No puedo hacer eso...!” Finalmente tiene un nervio cerebral conectado. 

“Ah cierra la boca…” Descuido su endurecido miembro de nuevo para envolver mis manos en torno a él, presionando mi hombro contra su boca. Muerdo su oreja, gentilmente, y por el sonido que provoco sé que le gusta. “¿Eso te gustó...? Quiero que lo hagas más fuerte…más fuerte de lo que yo lo hice...tan fuerte como puedas…” 

Él hace tal y como le digo, en mi hombro, con reticencia. Esto solo está matándome, pero me asombra lo bien que se siente. Gimo en su oído y su pene se pone más duro contra mí, si eso es siquiera posible. 

“Con más fuerza…aahhh…no dudes, solo hazlo…” No sabía que le gustara mi piel tanto así, ahora está succionando cada pequeño espacio como un cachorrito hambriento. A decir verdad me gustan mucho los tiempos alternados entre sus dientes y lengua, y su descuidada e imprudente forma de hacerlo. 

Finalmente cojo el lubricante que siempre está bajo mi cama, haciéndolo observarme como lo preparo a él y a mí mismo. 

“H-hyung...Tú vas a …” 

“Sabes como follar, ¿cierto?” 

Él cubre su boca, desesperadamente tratando de detener los obscenos sonidos que escapan de esta en tanto yo ajusto su longitud dentro de mí. Lo monto mientras estrujo mi propia erección, haciéndolo dejar de sonar coherente. “Desde que estás tan perdido…Mhhh….” Nuestras pieles pegajosas chapotean cuando repetidamente chocan una contra la otra. “Esta vez yo…aahh…lideraré…” 

Él se siente bien dentro de mí, supongo que debería soltar una buena cantidad por algo así, no importa lo inútil que en realidad sea… 

Sabiendo que no durará mucho, me estimulo tan fuerte como puedo, tratando de hacernos venir al mismo tiempo. Él grita mientras ambos alcanzamos el clímax, al mismo tiempo que mis fluídos llegan hasta la parte superior de su pecho. 

Me desplomo a su lado, respirando con pesadez y tan jodidamente adormilado. 

No sé en lo que está pensando, pero él se acerca y casi toca mis labios con los suyos. Para mi satisfacción tengo los suficientes reflejos como para alejar su rostro de una palmada antes de que eso suceda. 

“Ni siquiera lo intentes.” Le advierto. 

Para mí, un beso de labios es más íntimo que el sexo.
Yo no beso a una persona que no amo.


7 comentarios:

  1. Anónimo5/27/2012

    gracias..graciaaaas!!!!...-lehacereverencia- es encrio gracias por traducir este fic.

    ResponderEliminar
  2. >.< waaaaaa genialoso el capitulo, gracias por el trabajo y tiempo que se tomó la persona que lo tradujo; en cuanto al capitulo, jaejoong de verdad que me estresa, pobre minnie seguro que le gusta jae

    ResponderEliminar
  3. O.o oh por dios me encanta gracias como adoro esto pobre Changmin no supo ni que onda pero bueno me encanta me encanta me encanta espero que actualizes pronto, pero no te preciones se lo dificil que es traducir un texto en ingles GRACIAS nuevamente n.n

    ResponderEliminar
  4. Waaaaaaaaaaaaaaaa muero me encanto lo ame!!!! y asi!!! necesito el próximo cap pero oigan que Jae nos resulto masoquista para esto del sexo xDD

    bueno estaré esperando el próximo cap no leemos!!!

    ResponderEliminar
  5. Geek 1.Es un experto en computadoras o un apasionado por ellas (expresión de orgullo como autoreferencia, pero a menudo considerada ofensiva cuando es usada por extraños.). 2. Una persona peculiar o visto de otro modo desagradable, especialmente aquella que es percibida por ser demasiado intelectual.

    ResponderEliminar
  6. mizore7/11/2012

    oh~~ es genial! amo el fic >.<

    Espero que pronto traduzcas el proximo capitulo~~

    Gracias! :D

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9/19/2012

    D: Porfis sigue traduciendolo U_U el fic esta muy interesante ♥ Gracias n.n

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD