It Hurts

11 comentarios
Titulo: It Hurts
Autor:Himenie
Trió: JaeMinHo
Género: Lemon
Extensión: Oneshot
Nota: Este es mi primer fic publicado, y mi primer Lemon, lo hice algo deprisa así que pido disculpas
-----



Jaejoong despierta al amanecer, viendo su deseo realidad, estar de nuevo junto a ellos …



~~~~~~~



<<.Estoy preocupado, y es que a pesar de que él se esfuerza en sonreír ante el público, yo sé las verdaderas penurias que está pasando, no hace falta que me sonría, tratando de hacerme creer que todo está bien, yo sé mejor que nadie lo mucho que en realidad JaeJoong está sufriendo… >> pensó YooChun.



– ¡JaeJoong! – gritó YooChun desesperado -¡JaeJoong! – repitió de nuevo aun más alto, lo que llevó a JaeJoong gritar:

– ¡YooChun, ¿Qué diablos quieres?! – dijo mientras asomaba su desboronada cabeza, con aquellos cabellos claros despeinados, por la puerta de la habitación.



YooChun suspiró aliviado cuando lo vio.



– Creí que habrías salido y me preocupé – dijo mientras se acercaba a JaeJoong.

YooChun no podía evitar preocuparte por JaeJoong, que ya llevaba puesta la ropa de dormir.

– Deja ya de preocuparte por mi YooChun- dijo JaeJoong malhumorado – quiero irme a dormir lo antes posible –

– Eso es realmente extraño en ti… –

– En realidad, no me encuentro muy bien, estoy cansado, hablamos mañana YooChun-ah – dijo por último JaeJoong antes de cerrar tras de sí la puerta de su habitación.



<<.¿Por qué siento la habitación tan vacía?.>> pensó mientras se acercaba a la cama, tumbándose sin apenas sentarse. Se estiró sobre ella, y pensó…



En su cabeza se recrearon las imágenes nítidas de YunHo y Changmin, ¿Por qué sentía su corazón detenerse de pronto?

Quería dormir, pero una tristeza le inundó, la tristeza del tiempo que llevaba sin verlos a ambos, de extrañar cantar junto a ellos, abrazarlos, tocarlos… sentía de nuevo que el corazón se le desbordaba. Si dormía ¿aquel dolor en el pecho pasaría?

JaeJoong sintió unas tremendas y dolorosas ganas de llorar, pero empuñó sus manos y se despejó los ojos.



– Lo mejor es irse a dormir – se dijo, mientras se posaba entre las sabanas.





Esa luz, tan brillante, tan fuerte, haciendo despertar a cualquiera. Esa luz matinal que se extendía por aquella habitación. Que confusión cuando abrió los ojos … ¿Cómo se había hecho tan de pronto la mañana?.

JaeJoong se sentía confundido, esa luz solar empañaba sus ojos. Dio media vuelta sobre la cama intentando ocultar su rostro del sol, quería dormir un poco más, pero la presencia de alguien a su lado lo asustó.



– ¿Cómo…? – preguntó asustado JaeJoong. Tocó dulcemente, pero algo asustado, la cabellera de aquella persona que estaba tumbada junto a él, de espaldas. Aquella cabellera morena. JaeJoong suspiró al reconocer el tacto.



– Mmm… un poco mas JaeJoong – dijo aquella persona, refiriéndose a que le dejara dormir un poco más.

JaeJoong sintió encoger su corazón al escucharlo hablar.



– ¡YunHo! – exclamó algo eufórico, de tal manera que se sentó sobre la cama, cerciorandose así de su desnudez. Se sintió algo avergonzado, el no se acordaba de nada, todo aquello era muy extraño…

JaeJoong intentó tranquilizar su corazón, mientras intentaba ver alguna razón a todo aquello, en realidad, sentía solo euforia y felicidad al sentir a su lado el cuerpo desnudo de YunHo.



– ¡Hyung! – se escuchó una dulce voz de pronto, haciendo despejar todos los pensamientos de JaeJoong. Cuando este último alzó la mirada, observó atónito como la figura alta y esbelta de Changmin entraba en la habitación, con una ropa elegante y dulce (un traje de color canela, y bajo una camisa blanca abotonada), y con aquella amplia sonrisa en sus labios, dejando aun mas desconcertado a JaeJoong.



– ¿Qué hacéis aquí? – preguntó JaeJoong mientras se cubría aun mas con las sabanas, sin poder evitar aquella expresión suya de no entender absolutamente nada.



– ¿Cómo que “qué hacemos aquí”? – Dijo Changmin parando de andar poniéndose justo enfrente de la cama con expresión enfadada – tu nos trajiste aquí – dijo Changmin con mucha seguridad en sus palabras



– ¿Yo? – preguntó JaeJoong auto-señalándose con el dedo.



– Oh, oh, oh – dijo Changmin con desapruebo cuando observó el panorama de la habitación – YunHo y tu habéis hecho el amor anoche – dijo algo disgustado.



JaeJoong sintió que el sonrojo se generaba en sus mejillas, mientras echa un vistazo al cuerpo desnudo y tendido de YunHo junto a él – ¡Na! Yo ya soy un hombre, no me lo ocultéis – dijo Changmin con una sonrisa inocente, sus ojos se alindaron, y pareció un niño envuelto en un cuerpo de hombre con aquel extraño y simbólico traje.



– Shhh – aquel sonido salió de los labios de YunHo, quien seguía tumbado – ¿Cuándo callaras tu boca Changmin? – dijo furioso, al ser desvelado.



– ¿Cómo se la haces callar a JaeJoong? – preguntó Changmin, pensando en lo bien que sabía hacer callar a su hyung.

Changmin volvió a la mirada al confuso y sonrojado JaeJoong.



–JaeJoong, ¿Por qué me has llamado? Es muy temprano, tengo sueño… – dijo tiernamente Changmin mientras se acercaba al lado de la cama donde se encontraba extendido JaeJoong.



JaeJoong alzó su mano sorprendido, deseaba a Changmin cerca de nuevo, ¡y ahí estaba!, tan dulce y endemoniado como siempre, alzó su mano para creer aquello no se lo inventaba y tocó con la yema de los dedos las mejillas de Changmin.



– Ah, me hace cosquillas – dijo Changmin, risueño – tu mano está tan fría – continuó diciendo. JaeJoong se quedó aun mas sorprendió, podía sentir la piel de Changmin, aquello era real.



– Changmin… – susurró sin poder evitar el tono de emoción en su voz. –Oh, te extrañaba – dijo mirándolo fijamente, sin dejar de tocar aquellas mullidas mejillas.



– ¿Enserio? – rió con maldad –JaeJoong, no me extrañes, por eso me has traído –



– No, YooChun te trajo a ti y a YunHo, ¿cierto?. Él se preocupa mucho por mí, sabe que me faltáis mucho.– JaeJoong se retiró el pelo que le molestaba con tal de ver completamente a Changmin, quien contestó:



– No, no – Changmin negó con la cabeza – Fuiste tú. Tu nos trajiste.– dijo de nuevo, con aquella seguridad



– No recuerdo… – susurró JaeJoong mientras se rascaba la cabeza, como si haciendo aquello lograra acordarse de algo.



– ¿Qué no recuerdas JaeJoong? – se escuchó de pronto la voz de YunHo, quien se incorporó en la cama, dejando a la vista aquel pecho suave y moreno.



– No recuerdo, que hago desnudo – dijo con voz confusa, mientras miraba a YunHo a su lado, quien se acercó a JaeJoong hasta el punto de rozar sus labios en el hombro izquierdo de él.



– Lo que siempre hacemos mi adorable Jae – dijo YunHo dejando un escalofriante beso sobre aquel suave hombro desnudo de JaeJoong. A este último se le hacía tan difícil, sintió perfectamente los labios de YunHo sobre su piel, aquellos labios que antes de irse a dormir quería volver a sentir, aquellos ojos oscuros que extrañaba mirar y que ahora de nuevo podía ver, tan cerca y perfecto.



– Ah, YunHo seguramente te dejó sin recordar nada – dijo Changmin, dando una risotada fuerte – ¿eso provoca hacer esas cosas con él? – siguió riendo. YunHo frunció el ceño, pero sabía que no debía tomar en cuenta las palabras traviesas y endiabladas de Changmin.



YunHo besó de nuevo y vorazmente el hombro masculino JaeJoong, con tal desespero que uno de sus blancos colmillos se hincó con fuerza en su lisa piel.

JaeJoong dio un fuerte alarido debido al mordisco de YunHo



– Changmin por qué no te vas, pequeño…– dijo YunHo apartando su boca de aquella perfecta piel, para mirar a Changmin, decirle aquello, y hacer un moviendo con la mano indicando que se fuera.

Changmin lo miró con desapruebo y envidia:



– JaeJoong no quiere que me vaya – dijo con plena seguridad, parecía muy seguro e inocente en todas sus palabras, de pronto dirijo la mirada a JaeJoong –, él quiere que me quede. Él me trajo aquí – siguió diciendo Changmin, quien miró con ojos vidriosos y expectantes a JaeJoong. Este último no pudo mas, aquella mirada alteró todo su cuerpo, y de sus labios salieron las palabras como un torrente de agua:



– Quiero abrazarte, quiero abrazaros – exclamó JaeJoong – , no puedo aguantarlo más, quiero escuchar vuestras voces junto a la mía ¿Por qué estamos tan separados ahora?, ¿Por qué nos es imposible vernos?, siento que soy el culpable, siento que quiero estar cerca y me alejo sin querer, no podemos ser DBSK sin vosotros, no puedo ser JaeJoong si no estáis junto a mí! – JaeJoong no lograba ver la expresión de los otros dos, sus ojos se empañaron de lágrimas contenidas y no lograba ver nada – Os necesito más que nunca. No me acuerdo por qué estáis aquí, pero no quiero que os vayáis de aquí nunca – confesó.



De pronto sintió que unas manos le rodeaban la cintura, con fuerza fue alzado un poco de la cama hacia el costado izquierdo dejando las sabanas a un lado, dejando al descubierto su impecable cuerpo rosado.

JaeJoong sintió de pronto que se encontraba sentado justo encima de YunHo, y que su espalda rozaba con la nariz de este.



– Jae, yo tampoco soporto estar lejos de ti – le dijo YunHo, dejando todo el aliento sobre la espalada de JaeJoong – se me hace insoportable. –

– Dices palabras tan bonitas JaeJoong – dijo de pronto Changmin, acercándose al rostro de él.



JaeJoong cuando despejó sus lágrimas, vio perfectamente a Changmin y esa cara aniñada y dulce frente a él, ¿Desde cuándo Changmin se había subido a la cama posándose frente a él y YunHo? La camisa blanca resaltaba hasta parecer una especie de ángel ante los ojos de JaeJoong. Changmin ya no presentaba aquella chaqueta canela del traje ¿Cuándo se había deshecho de ella? Se preguntó JaeJoong, supuestamente cuando él hablaba y no lograba ver nada con las lágrimas.



– Yo tampoco me quiero ir de tu lado, ¿cierto, YunHo? – preguntó Changmin mirando a YunHo, quien de pronto se le veía extender la mano tras JaeJoong, acercando su gran mano a la camisa de Changmin, suavizando los botones hasta desprenderlos, dejando entrever aquel pecho masculino, que ahora se mostraba mucho mas adulto de lo que podía recordar JaeJoong.



– Changmin y yo siempre estamos contigo – afirmó YunHo respondiendo la pregunta de Changmin.



– No te preocupes – dijo el menor.



Así ambos fueron presionando al sonrojado y desnudo JaeJoong, mientras a la vez se alternaban las frases:



– Tranquilo… – dijo YunHo mientras besaba por detrás el cuello de JaeJoong



– …sé que te sientes solo… – Changmin dijo aquello con comprensión mientras tocaba con las palmas de las manos el pecho desnudo de JaeJoong.



– …no te sientas mas solo… –



– …no estás solo… –



– …nosotros estamos contigo –



JaeJoong dio un pequeño sobresalto:



– YunHo… ah – suspiró al sentir el sexo caliente y duro de YunHo rozar su espalda, ¿Cómo se había logrado quedar en ese estado? no entendía que pasaba pero sentía aquello perfectamente.



– Deseo tanto sentirte dentro, YunHo – dijo JaeJoong sin apenas darse cuenta, completamente dejado por la sensación de sentirlo de nuevo, con voz rota y temblorosa, cerro los ojos al sentir aquellas cuatro manos rozar su cuerpo – lo extraño – confesó.



YunHo lo rodeó con los brazos por atrás, ambos seguían sentados y extendidos sobre la cama, YunHo apoyaba su espalda sobre el cabezal de aquella cama en la que todas las noches JaeJoong dormía, y en la cual siempre extrañaba a ambos silenciosamente.



– Yo también, lo extraño. – le susurró YunHo al oído con un suspiro fuerte, al tiempo que le agarraba de las caderas y lo levantaba un poco para que su sexo rozara la entrada de JaeJoong, a quien no le dio tiempo a decir ni una sola palabras más, simplemente dejó salir un grito agudo de sus labios al unísono del gruñido de YunHo, cuando este entró en él.



JaeJoong no había sentido nunca un dolor tan agudo, sería porque aquello le vino de sorpresa y sin ningún tipo de preparación. No sabía si sentirse mal o sentirse realmente bien.



– ¡YunHo! ¡Le haces daño a Jae! – exclamó asustado Changmin, mientras con ambas manos sujetaba el rostro de JaeJoong, quien presentaba una dulce y excitante expresión de dolor, con aquellos gruesos y rosados labios entre abiertos.



JaeJoong no entendía que hacía Changmin allí, él nunca habría hecho nada similar, es más, él nunca estaría ahí en esa situación, pero qué más da si estaba…, era reconfortante tener a alguien así en ese momento, que le acariciara el rostro, y le aliviara aquel dolor que ahora recorría todo su cuerpo. Se alegraba demasiado de que Changmin estuviera frente a él, a pesar de ser en esa situación, por la que se avergonzaba haciéndole sonrojar las mejillas, pues Changmin tenía que observarle gimotear y moverse de esa manera tan ruda.



YunHo suspiró ronco el nombre de JaeJoong, con aquel tono que parecía decir a gritos que había extrañado aquello, mientras besaba con euforia el cuello y hombro de JaeJoong a la vez que aceleraba aquel fuerte ritmo.

El corazón de JaeJoong se aceleró cuando su cuerpo empezó a sentir aquella sensación de excitación y el dolor se convertía en una especie de placer indiscutible aun más cuando YunHo aceleraba amarrándolo de las caderas.

– Changmin – suspiró JaeJoong, entre cerrando los ojos, ya apenas tenía cordura en su voz, pero aquello sonó a un ruego.



– ¡YunHo para! – exclamó Changmin de pronto.



YunHo rodeo con los brazos las caderas de JaeJoong y cerró los ojos, negándose a parar aquello que le hacía sentir lo indescriptible. Se negaba a parar de sentir aquel cuerpo perfecto que poseía JaeJoong, y que ahora empezaba a sudar haciéndolo parecer aun más perfeccionado y excitante.



– ¡Para! – volvió a exclamar Changmin, a la vez en la que daba unos toques fuertes en el hombro de YunHo, quien paró con disgusto, saliendo como pudo del cuerpo agitado de JaeJoong.



Este último se sintió vacío de pronto…, quería besar a YunHo, y que aquel gran trozo de carne volviera a completarlo, como si su cuerpo se tratara de un rompecabezas incompleto sin la pieza que suponía ser YunHo, sin aquella pieza que lo completaba íntegramente. Como se había sentido todo aquel tiempo sin él, no era sencillo para JaeJoong reconocer que todo ese tiempo se había sentido completamente incompleto.



Aquello era muy real, pues sentía esas gotas de sudor envolverle la frente y aquella felicidad devorándole el corazón.



– Has logrado hacerle parar… – dijo JaeJoong sorprendido, tomando aire que hace poco le había faltado. Escuchaba tras de él como YunHo hacia lo mismo, respirando con dificultad.

Changmin sonrío:



– Él y yo nos entendemos – dijo con una traviesa y amplia sonrisa que le caracterizaba mientras dirigía una mirada al líder que se encontraba tras el hombro de JaeJoong.



– Date prisa ¿quieres? – le dijo YunHo a Changmin en tono de reproche, pues sentía que no podía estar por mucho tiempo así, sentía que el dolor le invadía hasta las piernas.



JaeJoong de pronto se sintió alerta <<.¿Cómo que “Date prisa”?.>> pensó, se sintió nuevamente confuso, aun mas, cuando pensaba en que se tenía que dar prisa Changmin.



– YunHo es una bestia ¿cierto? Sigue sin cambiar ¿verdad? – empezó a preguntarle Changmin mientras se acercaba a su sonrojado y sudado rostro.

JaeJoong afirmó tímidamente con la cabeza



– Ni tan siquiera tiene un poco de consideración – siguió hablando Changmin, acercándose aún mas y peligrosamente al rostro de JaeJoong – Él es tan malvado – dijo como si se tratara de un puchero, esta vez tan cerca que el aliento recorrió el caluroso rostro de JaeJoong.



Si, podía ver tan cerca el rostro de Changmin que parecía aun más perfecto de lo que podía recordar. Su cercanía le lograba disipar cualquier duda, Changmin a pesar de ya ser todo un hombre, tenía la cara más aniñada y dulce que un hombre podía poseer, irresistible besarle, pero imposible hacerlo.



Changmin extendió su larga mano para apartar los cabellos claros y húmedos de JaeJoong y así ver su rostro con más detalle.

JaeJoong parecía tan maravillado que Changmin río.

– Hyung – dijo dulcemente – ¿sabes que te quiero, ah? – le preguntó Changmin.

JaeJoong bajó su mirada felina y expresiva y asintió de nuevo con la cabeza.



De pronto JaeJoong, instintivamente, cerró con dulzura sus rasgados ojos, como prediciendo lo que Changmin iba a hacer, ya que su cercanía y palabras dejaban claro que aquellos alargados y fríos labios tocarían los suyos.



Pero nunca imaginó que fuera tan dulce y rico. Tan pastelosos y suculentos. JaeJoong nunca imaginó que aquellos labios fueran tan perfectos. Así que los saboreó sin limitarse a pensar, sin tomar atención a la persona que estaba tras él, solamente sentía como si alguien los observara, si, aquella mirada de YunHo, no hacía falta mirarlo para saber que este los observaba con descaro. Pero JaeJoong no tomó atención a aquello.

Pues, ¿Qué podía hacer él?. Los labios del menor eran lo suficientemente adictivos como para quedarse apegados a ellos.



La camisa de Changmin rozó con tirria la piel suave de JaeJoong, cosa que molestó al último. Sus involuntarias e inteligentes manos se acercaron con movimiento propio a la camisa de Changmin para deshacerse de ella, apenas sin hacer esfuerzo alguno.

Changmin apartó rápidamente sus labios, desuniéndolos:



– Ah, que vergüenza – dijo tímidamente Changmin, pero algo en su rostro hacía saber que en realidad no se sentía tan avergonzado.

Se escuchó la risotada de YunHo tras JaeJoong.



– YunHo siempre tan inoportuno – dijo de pronto Changmin. JaeJoong se sonrojó, sabiendo perfectamente a lo que este se refería – pero él es tan endiabladamente fastidioso, solo piensa en sí mismo – continuó diciendo con maldad a la vez que le dirigía de nuevo una mirada a YunHo – Por suerte estoy yo para atenderte, hyung – continuó hablando desviando de nuevo la mirada a JaeJoong.



– ¿Changmin? – preguntó sorprendido JaeJoong cuando Changmin se apartó un poco y se inclinó hacia las piernas desnudas y extendidas de JaeJoong, quien sintió un pánico indescriptible cuando sintió las manos del menor deslizarse por sus piernas con aquella extraña soltura.



– Que niño más impaciente – se le escuchó decir a YunHo refiriéndose a Changmin, a la vez en la que acarició por detrás aquellos suaves cabellos de JaeJoong

Este último sintió aquel cálido y apaisado aliento de Changmin entre sus piernas, y un escalofrío paralizó su cuerpo cuando sintió aquella humedad en su viril zona.

JaeJoong empezó a gimotear, echó su cabeza hacia atrás quedando apoyada en el ancho hombro de YunHo quien besó con fervor los carnosos labios de JaeJoong, quien estaba completamente nublado por el placer de los lengüetazos mientras mordía aquel labio inferior y grueso de YunHo, como si fuera comestible.



– ¿Cómo… sabe hacer… eso? – preguntó JaeJoong entrecortadamente separándose de los labios de YunHo, su respiración se agitó, y YunHo río por aquella pregunta, de una manera muy sospechosa. – No hace… falta – continuó diciendo, preocupado por Changmin. Este dio un seguro y último lengüetazo a aquel sexo que se endureció sobre sus labios para decir con cierta inseguridad:



– Sé que lloraras. –



JaeJoong se mordió los labios intentando no gritar como gato en celo, rogándole que continuara lo que había comenzado



¡Por qué nadie terminaba nada en aquella estúpida habitación!

Sentía que aquello no era suficiente.



– ¿Llorar? – preguntó JaeJoong confuso por las palabras de Changmin, mirándolo, él menor tenía sus singulares labios untados de su propia saliva.



– Si, pero no te preocupes. Piensa igualmente que Changmin y yo nos queremos, y te queremos a ti también – dijo YunHo tranquilizando a JaeJoong, pero había algo que JaeJoong no comprendía:



– No os entiendo chicos – dijo mientras miraba tras de sí a YunHo quien dejaba caer por su comisura un reguero de saliva del beso anterior



– Ains, ya está llegando la ahora – dijo Changmin con voz apagada, una mirada completamente entristecida se hizo dueña de su rostro. Changmin parecía estar a punto de llorar.



– ¿Qué hora? ¡Maldita sea! No entiendo nada. – Exclamó JaeJoong posando sus manos por sus sienes – Desde que me he despertado, no entiendo nada, ¿Qué sucede, YunHo? …. ¿Min? Ah, No entiendo – les interrogaba.

– ¿Desde qué te despertaste? – preguntó confuso YunHo

– Ahí está el problema… –



De pronto una oscuridad apareció. Sabía que tenía los ojos cerrados así que los abrió deprisa, observando aturdido su habitación <<.Nunca he estado despierto, “Ahí está el problema”…>> pensó JaeJoong a la vez en la que daba una vuelta sobre su cama, recordando aquellas últimas palabras de Changmin.



<<.Todo esto era un mero sueño. ¿Desde cuándo los sueños duelen tanto? Era tan real.>> pensó mientras con su mano apretaba fuertemente la almohada, sentía su sexo despierto, y aquella mañana grisácea y turbia envolviéndolo.



Estaba tumbado sobre la cama, recién despierto, con aquel mismo pijama con el que se había ido a dormir anoche. Sentía como por sus mejillas se desplazaban alguna que otra pequeña lágrima incapaz de hacerlas parar <<."Sé que lloraras".>> recordó aquellas palabras.



– Changmin… YunHo… – susurró, completamente aturdido.

Parecía como si en aquella cama hubieran estado ambos, pero nuevamente se habían ido de su lado...



– ¡JaeJoong! – gritó YooChun a todo pulmón, sin obtener respuesta – ¡JaeJoong! Tenemos que irnos hacia el aeropuerto ya, si no perderemos el vuelo… – continuó diciendo mientras se acercaba a la habitación – ¡Jae! – volvió a llamarlo, mientras abría un poco la puerta de la habitación, observando a JaeJoong tumbado sobre la cama y lloriqueando en silencioso a la vez que murmuraba aquellos nombres que ahora se desvanecían.



<<.Te duele, pero no llores JaeJoong, los sueños no siempre son tan lejanos.>> pensó YooChun.



-Fin-

11 comentarios:

  1. waaaaaaaaaaaaa ke liiindooo T-T
    pobree de mi Jae snif snif waaaaa
    y eso de ke komo aprendio Min ¬¬ pues preguntale a Yunho xD
    y que son muy unidos ahora no??!!!
    jajajaja buenisimo me encanto
    estuvo re lindo T-T
    waaa pero por ke tuvo ke ser un sueño TT-TT
    *se avienta del puente*

    ResponderEliminar
  2. lo ameeee y adore el trailer, sobre todo por la cancion la amoooo T^T

    ResponderEliminar
  3. aaaa estuvo muy bueno para ser solo un sueño xDDDD
    pobre de jae bien por el fic me gusto me gusto

    ResponderEliminar
  4. Naaa~~~ Me alegro mucho de que haya entretenido, estaba nerviosa ~ por que era mi primer fic publicado y lo hice algo deprisa. Pero si entretuvo yo me siento mas que satisfecha♥. Gracias por leerlo <33333

    ResponderEliminar
  5. muy bueno lo que dijo yoochun es vd los sueños no son tan lejenos u_u estuvo muy bueno me encanta el lemon estuvo muy bn hasta me imagine a mi sexy jae jojo ni se nota que lo hayas echo deprisa

    ResponderEliminar
  6. T.T waaaaaaaaa mi jae buuuuu pobrecito estoy segura q se extrañan mucho u.u!! me gusto el fic, para haberlo hecho rapido te quedo muy bien ^^

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3/10/2011

    ummm aja me gusto jajaja

    ResponderEliminar
  8. Silver3/10/2011

    Wooo, que buen ritmo y que hermoso el final, no hay duda de ello. Muchas gracias por compartir lo que escribiste ^^, fue un gusto leerlo. Me dio mucha pena el final eso si xD

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5/06/2011

    estuvo hermoso
    excitante primero, luego triste y al final me gustó muchisimo que halla terminado con esperanza...
    excelente fic ^^


    Lyoko

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8/05/2011

    como puedes dejarme asi me puse a llorar al ultimo comoooooooooooooo vaaa a seeeeeeeeer un sueño si yo fuera el jae apenas m despertaba m suicidaba aparte que el junho estaba muy maloso en este capitulo me encanto por cierto espero que escribas mas historiass

    ResponderEliminar
  11. Anónimo5/23/2012

    ooo pobre jae un sueño?? ...ojala y ya ...no sea solo eso kiero verlos juntos otra ves tampoco aguanto mas cada ves pierdo la esperanza ...me gusto mucho el fanfic ps me hizo reir y anhelar ese momento claro sin lemon ajjaaja

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD